Aviles & Saint Augustine, Sister Cities

Antiguo puerto de Avilés según una imagen de finales del s. XIX                           San Agustín de La Florida fue fundada en el año de 1565 por el insigne marino asturiano Don Pedro Menéndez de Avilés, que llegó a estas tierras enviado por Su Majestad Felipe II con la orden de expulsar a un nutrido grupo de hugonotes franceses que bajo el mando del corsario Jean Ribault pretendían ocuparlas, ignorando el título que España tenía sobre ellas al ser descubiertas en 1513 por Juan Ponce de León y exploradas posteriormente por Lucas Vázquez de Ayón, Alvar Núñez Cabeza de Vaca y Hernando de Soto.

Para tan importante empresa se preocupó Pedro Menéndez de rodearse del mayor número de personas fieles y capaces, recurriendo a sus familiares y amigos, miembros de las principales familias asturianas.

La armada que llegó a La Florida para tal fin partió de los puertos de Avilés, Gijón y Cádiz. En Avilés embarcaron 257 personas de mar y guerra en tres navíos cargados de armas y municiones bajo el mando de Esteban de las Alas, natural de esta villa y brazo derecho de Menéndez en la conquista y posterior colonización de la península. Con ellos embarcaron 11 frailes del convento de San Francisco y uno de La Merced además de otros clérigos Jesuitas. Buena parte de la marinería estaba compuesta por gentes del barrio avilesino de Sabugo.

En Gijón y a cargo de Pedro Menéndez Marqués, sobrino del Adelantado, se hicieron a la vela dos navíos de bastimentos, municiones y jarcas, con 78 hombres, en su mayoría hidalgos asturianos, figurando los Arango, Argüelles, Hevia, Miranda, Quirós, Solís y Valdés entre otros.

Representación idílica de don Pedro supervisando la construcción del campamentoPedro Menéndez partió con otra flota compuesta de ocho naves desde el puerto de Cádiz para unirse en las Islas Canarias a los navíos asturianos y proseguir juntos ruta a las Américas. Pero las incidencias de un fuerte temporal dispersaron la flota, siendo las naves del Adelantado las primeras en llegar a Puerto Rico. El 28 de Agosto, día de San Agustín divisaron tierra de La Florida, arribando en un puerto natural al que dieron el nombre de San Agustín.

Con la ayuda de los indígenas pronto encuentran la armada de Ribault, resolviendo Don Pedro atacarla sin esperar la llegada del resto de su armada, bastante retrasada por el temporal. Menéndez de Avilés hizo huir las naves francesas y fundó a la llegada de todos sus galeones, el 8 de Septiembre, la ciudad de San Agustín de La Florida.

Unidas ya sus fuerzas con las de Esteban de las Alas, inician una larga y tortuosa marcha por tierra hasta llegar al fuerte que los franceses habían construido (Fort Caroline), tomándolo, ejecutando a los corsarios y bautizándolo nuevamente con el nombre de San Mateo, El regreso a San Agustín fue triunfal.

Desde entonces quedó establecido el propósito que tendría este enclave: asegurar el título de La Florida y proteger la ruta de flota y galeones que regresaban a España por las estrechas aguas del canal de las Bahamas.

Dibujo que recrea el momento de la fundación de San Agustín por Pedro Menéndez de AvilésPedro Menéndez, cumplido el primer objetivo de la misión regresa a España para dar cuentas al Rey. Llega a su villa y es recibido con vítores y agasajos. La reacción del Adelantado nada más pisar tierra fue acudir a la iglesia de San Nicolás para agradecer al Señor la fortuna en la empresa encomendada. Luego acompañado por los vecinos de Avilés hasta su casa, es recibido por su mujer e hijas además de sus hermanas y sobrinas que con ellas estaban.

Tras unos días de reposo viajó a la capital del reino, para despachar con S. M. Felipe II. Esta ausencia de la Florida fue aprovechada por los franceses, que atacaron los fuertes españoles y pese a la desesperada resistencia de sus ocupantes, el de San Mateo fue saqueado y prácticamente todos sus ocupantes aniquilados.

Regresa entonces Pedro Menéndez a tierras floridianas, encontrando los estragos hechos por los franceses y hallando a la infantería española superviviente hambrienta y casi desnuda. Encarga entonces a Esteban de las Alas trasladar desde otras provincias de ultramar 180 personas a San Agustín, principalmente gentes de oficio (carpinteros, herreros, campesinos...) además de clérigos, mujeres y niños.

Tiempo después, en el año 1572, al regreso de uno de sus viajes a España, Pedro Menéndez de Avilés se encuentra en la ciudad con ocho matrimonios, viendo con tan buenas esperanzas el incremento de la población que solicitó al Rey licencia para llevar, previa información, cincuenta familias asturianas con sus hijos y enseres para afianzar la colonia de La Florida.

Desde entonces San Agustín ha sido habitada sin interrupción, siendo hoy la ciudad más antigua de los actuales Estados Unidos continentales.