Caños de San Francisco, Avilés                        Avilés era en aquella época la segunda ciudad más importante de Asturias y uno de los principales puertos del norte de España. La política expansionista de Felipe II repercutía en forma de amenazas continuas de los corsarios franceses e ingleses, que sin pasar de pequeñas escaramuzas, mantenían en constante alerta a los habitantes de la villa. No es por ello de extrañar que sus gentes fueran tan diestras en las artes marítimas como militares.

Los mejores participaron junto a Pedro Menéndez en la difícil misión de conquistar y colonizar La Florida. La familia de los Alas, apellido de gran renombre y poder en la villa, prestó su máximo apoyo y participación en la empresa. El papel más destacado fue para Esteban de las Alas, teniente general encargado de la flota que partió de Asturias, pero otros miembros de su familia también fueron participes de la empresa.

 Alonso de Las Alas, que servía de capitán en la armada real, participó como veedor de Su Majestad, Hernando de Las Alas, capitán de la Carrera de Indias y yerno de Pedro Menéndez ocupó cargos en la armada. Posteriormente fue regidor de Avilés.

De suma importancia para que la gesta del Adelantado llegase a nuestros días fue el memorial que de todos los hechos que sucedieron en la conquista redactó el avilesino Gonzalo Solís de Merás.

Timothy Burke, de la Compañía de CalderónHijo de la Villa también era Antonio Flórez, piloto experimentado al mando de uno de los navíos. Hernando de Miranda, natural del concejo de Candamo, limítrofe con Avilés, llegó a ser gobernador y Adelantado de La Florida y también tomó parte en las primeras misiones junto a Alonso de Candamo, inteligente piloto que participó al mando del patache San Cristobal.  Los familiares de Don Pedro, todos excelentes marinos y soldados que participaron en la conquista fueron Bartolomé Menéndez de Avilés, su hermano, fue gobernador y alcalde de San Agustín. Alonso, Juan y Pedro Menéndez Marqués, sus sobrinos, desempeñaron el mando de las tropas. Los dos primeros murieron en enfrentamientos con los indígenas, mientras el último llegó también a gobernador y Adelantado de la Florida, su hijo Martín Menéndez fue gobernador de los estados de Flandes, alcalde mayor y regidor de la villa de Avilés.

A la Solicitud de Pedro Menéndez respondieron los más nobles hijos de otras localidades asturianas como Juan Valdés, que luchando con los indios en la defensa del fuerte de San Agustín apunto estuvo de perder la vida, o Luis Velasco que además de acompañar al Adelantado fue un excelente explorador, descubridor de Carolina del Norte.

Otros asturianos que participaron en la gesta de la Florida fueron: Antonio de Argüelles, el alférez Gabriel de Ayala y Salcedo, Bartolomé Carreño, Gonzalo y Luis Carbajal, Gonzalo Gayón (que tenía fama de ser el piloto más experimentado en La Florida), Diego de Hevia (capitán muerto a traición por los indios en San Agustín), Juan de Llanera (mandaba uno de los navíos de la expedición), Rodrigo Montes (tenedor de bastimentos del fuerte de San Mateo), el capitán Martín e Ochoa, Juan de Pardo (que levantó la primera carta marítima de La Florida), Fernando Posada y Valdés, natural de LLanes, marino de graduación en la escuadra que juntó Menéndez ...y muchos otros cuyos nombres no han podido llegar a nuestros días.

Algunos Menéndez más formaron parte de la expedición, como Ávaro Menéndez Valdés y su hijo Juan Menéndez, capitán de mar y tierra y uno de los primeros colonos de San Agustín. Pedro Menéndez de León sirvió como capitán en La Florida y fue también regidor de Avilés. Alonso Menéndez Marqués capitaneó el navío de su propiedad "Espíritu Santo" tripulado por sus paisanos pixuetos. Murió en Guale al año siguiente, era muy querido tanto por españoles como indios.

La presencia asturiana en las primeras páginas de la historia  norteamericana es poco conocida tanto a un lado como al otro del Atlántico, aunque en San Agustín está presente en numerosas manifestaciones. La más representativa quizá sea la arquitectura tradicional. La influencia asturiana es un patromonio muy importante que diferencia a esta ciudad del resto de los Estados Unidos y le vincula aún más a su villa hermana europea.  Sirvan como ejemplo  estas dos imágenes de típicas casas con corredor de madera que se encuentran en el distrito histórico de San Agustín y en el casco antíguo de Avilés.

 

Avilés, Asturias

St. Augustine, Florida