La Epopeya de Geser

(El texto estrictamente preteneciente a la leyenda está traducido del texto en inglés de Sarangerel Ordigan, quién lo tradujo de una versión corta del mito que leen los estudiantes en Buriatia, que se puede encontrar en http://www.buryatmongol.com así como otras muchas cosas muy interesantes, como el texto entero del canto épico, y las imágenes incluidas aquí, todas procedentes de esa página, los textos en cursiva están redactados por mí, menos el que explica la creación del mundo, traducido directamente del inglés del texto original)

 

"Ven, sientate aquí, a mi lado. A fuera hace frío ¿eh?, desde pequeño mis ojos no contemplaban nevadas semejantes...y ya hace muchos años que fuí pequeño. Sí, tenemos tres almas los seres humanos...recuerdo que de pequeño me explicaron que una de las almas se llamaba suld, estaba en contacto directo con Tenger Etseg, Padre Cielo, y si se separaba del cuerpo, la vida era imposible...tras la muerte, permanecía cerca de su cuerpo, durante generaciones, hasta convertirse en un espíritu de la naturaleza...otra se llamaba ami, que también quiere decir vida,era la que daba aliento, vida, calor, y podía separarse del cuerpo temporalmente durante las enfermedades, aún nosotros llamamos amisgal a la respiración, y amitan, los que tienen ami, a todos los seres vivos de este mundo...por supuesto, los del mundo inferior no poseen este alma, por eso son blancos y no tienen aliento, ni latidos...la tercera alma se llamaba suns, formaba junto con la suld la personalidad de la persona, pero se reencarnaba, y con ella traía las experiencias del pasado. Apóyate a mi lado, sin miedo, debemos darnos calor, permite que este viejo ahuyente el frío de su cuerpo, y yo ahuyentaré el frío de tu corazón...con una historia. ¿Cuál quieres escuchar? ah, la del hombre más fuerte, justo y poderoso que ha existido jamás, la de Geser Khan. Sí, fue rey en tiempos inmemoriales, en esa época otros reinos y otras gentes vivían....pero ocurrió una catástrofe...y todo se vino abajo, y entonces apareció Geser, defendió a la humanidad, preservó su cultura, y evitó su destrucción, aún a costa de estar él mismo a veces al borde de...en fín...quizá no entiendas del todo la historia, te la contaré tal como me la contó mi padre, piensa que muchas cosas han cambiado, y esa historia esconde todo un simbolismo dificil de descifrar...quizá te suenen algunas cosas...hay quien dice que la historia es tan antigua...que Geser fue un rey del pasado más remoto, y que se le recuerda en todos los paises, todas las tribus...aunque cada uno adaptando la historia y el nombre a su manera de pensar...fue un hombre excepcional, aunque no siempre ganó por su fuerza, sin su inteligencia, su arma más poderosa sin duda, jamás habría conseguidó lo que consiguió...y...todo hay que decirlo, con la ayudade sus esposas...sobre todo de Alma Mergen, auténtica amazona, por no decir hechicera...conocedora de los misterios de la naturaleza...y de sus parientes, aunque, con tíos como Hara Zutan, ¿quién quiere enemigos?...gran hombre, Geser, hasta Chingis Khan, el que una vez unió a todas las tribus de Mongolia, hijas del Lobo, y las llevó a los horizontes más lejanos, debió escuchar esta leyenda de pequeño, y siempre el gran Abai Geser Khan debió ser como un modelo para él...no te haré más largos los dientes, y te contaré la leyenda del heroe de los buriatos, tribus hijas directas del Clan del Lobo y que habitan en la tierra de las alondras, del gran río, y del lago eterno, la historia de Geser Khan....pero antes, comencemos por el principio..."

 

 

Geser, Héroe del Pueblo

"En los más antiguos días, no había nada más que el cielo y los oceanos abajo, ni tierra, ni sol, ni luna, ni estrellas. Tenger (el Cielo) estaba muy solo y aburrido, por lo que creó un sol y una luna para iluminar los cielos. Entonces creó al pato de ojo dorado, y lo envió al fondo del mar para que subiese barro. El pato fue durante mucho tiempo, pero finalmente volvió arriba con un poco de tierra en el pico. Tenger colocó el barro en la espalda de una tortuga, y sus piernas extendidas abajo al fondo del mar, el barro se dispersó y se convirtió en tierra seca, y Tenger hizo las montañas, lagos, y los cursos de los ríos con su palma y dedos. Entonces creó los pájaros, peces y animales. Sin embargo, como la luna y el sol brillaban al mismo tiempo, hacía demasiado calor, y los animales se quejaron. Tenger entonces ordenó a la luna brillar solo por la noche, y así sigue todavía."

"Entonces aparecieron los tenger (espíritus del cielo), hijos de Tenger Etseg (Padre Cielo), y se distribuyeron en los puntos cardinales, cincuenta y cinco espíritus benevolentes en el oeste, liderados por Han Hormasta, y cuarenta y cuatro espíritus malignos en el este, cuyo cabecilla era Atai Ulaan"

La Guerra entre los Tenger

Esto ocurrió en el primero de los tiempos. En esa época, la Montaña Sumber estaba en el centro del Mundo y se extendía al cielo, mientras que el Lago Baikal no era más que un pequeño estanque.

En el mundo de arriba, más allá de las nubes bajas, estaban los 55 tenger de la dirección ocidental, y los 44 tenger de la dirección oriental. El líder de los tenger del oeste era Han Hormasta, el lider de los 44 tenger orientales era Atai Ulaan. Entre ellos estaba la tierra de Sagaan Sebdeg (Hielo Azul) Tenger. Una vez Han Hormasta y Arai Ulaan se encontrarón en la frontera de las tierras de Sagaan Sebdeg. Altai Ulaan preguntó, "¿Que haces tú aquí?" y entonces discutieron y discutieron y finalmente se convirtió en una lucha. Han Hormasta ganó despues de romper en pedazos a Atai Ulaan. Entonces destrozó la cabeza de Atai Ulaan y su cuerpo en trozos y los esparció por el aire. Cuando los trozos cayeron abajo a la tierra se convirtieron en espíritus demoníacos y toda suerte de enfermedades.

La gente que vivía en la tierra estaba gobernada por tres hermanos, Sargal Noyon, Sengelen Noyon, y Hara Zutan. De repente aparecieron sobbre la tierra toda suerte de espíritos malignos en formas extrañas que hicieron estragos entre la humanidad. Primero ensuciaron las aguas. Entones todos los animales enfermaron con la peste y el carbunco y empezaron a desaparecer. Los animales estaban hambrientos y morían.

La chamana que servía a los tres hermanos, Sharnaihan Shara, chamanizó, llamando a los tenger para que les ayudasen en el sufrimiento del mundo, y cuando llegó al éxtasis, lanzó su baqueta al cielo, la cual voló al mundo superior y cayó en la mesa de Manzan Gurme Toodei, madre de todos los espíritus celestes. Cuando la baqueta llegó volando a ella, Manzan Gurme Toodei se sorprendió mucho, y sacó su espejo de chamán, y cuando miró fijamente en él vió los animales y los humanos en la tierra en peligro de desaparecer. Sabiendo esto, ella llamó a los tenger para reunirse y decidir que había que hacer para salvar a la humanidad.

Han Normasta tenía tres hijos, el mediano era Bukhe Beligte. El tenger decidió enviarlo abajo a la tierra para convertirse en humano. Despues de nacer como un humano mataría los monstruos y salvaría a la gente.

 

Cuando el Héroe Nació en la Tierra

El mayor de los tres líderes de los humanos, Sargal Noyon, tuvo un sueño. Dijo, "Sobre la cara norte de la Montaña Sumber ví una alondra cantando, era un pájaro de los tenger. Si puede bajar a la tierra, ¡nos salvará de nuestras tribulaciones!"

Hara Zutan, mientras cazaba en los bosques de la montaña, vió la alondra bajar. Se transformó en una doncella bellísima. Era Naran Goohon, la hija de Naran Dulaan Tenger (tenger del sol). Hara Zutan llevó a la doncella a su casa con él, y la presentó a sus hermanos.

Sargal Noyon dijo, "La casaremos con Sengelen Noyon. Pero como ella estará viviendo como una humana tenemos que cambiar la cara de esta mujer celeste y hacerla ordinaria. Ella vivirá con Sengelen Noyon en un ursa. Comeran en cuencos de madera tallada como los pobres".

Hara Zutan dijo, "¡Mutilaré a esta mujer!", y entonces rajó sus manos y pies, y desfiguró su cara, por lo que ella perdió gran parte de su belleza.

Después de que esto fuese hecho, Sengelen Noyon y Naran Goohon se casaron. Fueron enviados a vivir lejos en una ursa llena de humo y estuvieron totalmente faltos de ayuda. No tenían perro, ni niño que se levantase encima de la rodilla (no tenían hijos). No tenían ganado ni prácticamente posesiones. Sobrevivían recolectando cebollas y ajos silvestres, pescando pequeños peces con red y cogiendo conejos con trampas.

Una noche mientras Naran Goohon estaba durmiendo dentro de la ursa, se despertó de repente. La cubierta de su camá de repente se levantó, y oyó los pasos de un hombre caminando, pero no vió nada, se dió cuenta de que las marcas de sus manos, pies y cara desaparecieron. Esa noche se quedó embarazada, y se sintió feliz porque tendría un hijo.

Finalmente el día que esperaba la pareja llegó. Cuando el pequeño niño rojo nació, levantó su mano derecha como para golpear, curvó su pierna izquierda, y los miró con el ojo derecho completamente abierto y el ojo izquierdo entrecerrado. Entonces el recién nacido digo esta sabias palabras, "Alzo mi mano derecha para mostrar que golpearé a mis enemigos. Curvando la pierna izquiera muestro que les patearé. Mi ojo totalmente abierto muestra que siempre miraré hacia el camino correcto. Mi ojo entrecerrado que soy capaz de ver más allá del engaño."

Así el hijo mediano de Han Hormasta, Bukhe Beligte, nació como hombre en esta tierra.

 

Él empieza a vencer enemigos estando todavía en la cuna

Mientras Bukhe Beligte estaba tumbado en su cuna, los enemigos a quienes Bukhe beligte había nacido para derrotar, supieron de si llegada a la tierra. Los espíritus malignos vivían en un lugar seco, sin sol, todas las plantas estaban marchitas en este claro en el bosque. Se reunieron y decidieron que matarían al niño recién nacido. Enviaron una rata gigante con un hocico de bronce para matarlo. El pequeño bebé cogió un latigo con 18 cabezas, y golpeo a la rata hasta que está se despedazó en noventa pequeños ratones.

Entonces los espíritus malignos enviarona un cuervo con el pico y las garras de hierro, negro como la noche. El chico descuartizó al cuervo en trozos, y entonces con gran fuerza lanzó el pico y las garras y estos volaron de vuelta al claro en el bosque desde donde había sido enviado.

Los odiosos enemigos del niño entonces enviaron un mosquito gigante, grande como un caballo. El bebé cogió un latigo rojo y lo golpeó con mucha fuerza, diciendo "¡Por siempre estarás triste y volarás entre los pastos!" y el mosquito gigante se convirtió en una nube de mosquitos.

Viendo que los tres monstruos que ellos habían enviado habían sido destruidos, los enemigos del muchacho se consternaron grandemente. Novecientos monstruis y noventa espíritus malignos se reunieron y dijeron a su lider "¡Oh gran poderoso, un chico mágico ha sido enviado a la tierra por la voluntad de Tenger!¡Tenemos que matar a este niño, hacerlo pedazos, golpearlo hasta hacerlo papilla, triturarlo!"

Por lo tanto, después de cierto tiempo, el lider de los demoníacos viajó a la tierra natal del chico con el propósito de exterminarlo. Al alcanzar la frontera de las tierras de Sengelen Noyon, cambió su apariencia y tomó la de un chamán. De acuerdo con la costumbre de la hospitalidad, fué ala morada de la familia de Sengelen Noyon, diciendo, "Soy un chaman que ha atravesado una larga distancia. He oido que vosotros recientemente dísteis a luz a un niño. He venido para ayudarle y protegerle".

El niño comenzó a llorar fuertemente. El chaman dijo "¿Por qué esta llorando el chico, es por una enfermedad?" y se aproximó a la cuna. Al acercarse al niño, se convirtió en el monstruo que realmente era. Gritó "¡Te arrebataré tu suld, arrancaré tu vida y me comeré tu ami!" y mostró una boca llena de colmillos de hierro.

El niño estaba preparado para él. Agarró el hocico de hierro del monstruo y pateó su pescuezo hasta que su cabeza se arrancó. Entonces lanzó la cabeza del monstruo al suelo.

El crecimiento del héroe no iba año por año como la mayoría de los niños, tampoco mes a mes, sino que día a día crecía mayor y más fuerte. Sus padres dijeron, "¡Antes de cumplir los cuatro años ya ha vencido a cuatro enemigos!" y se regocijaron de tener tal hijo. Cuando durmiese ellos le envolverían en una piel de oveja, pero pronto fue muy pequeña y tuvieron que envolverle en una piel de vaca. Mientras jugaba, él corría, saltaba y vociferaba.

 

Como el chico llegó a ser llamado Nuhata Nurgai

Los héroes normalmente nacen en hogares porbres, y en ellos pasan sus primeros años. Cuando son pequeños no visten brocados ni sedapero sí visten pobres y mal. Por este motivo ellos nunca se enfriarán.

El hermano mayor del padre del niño, Sargal Noyon, fué un día a visitar a su hermano pequeño Sengelen Noyon. Lamentaba no haberse casado con Naran Goohon y haberla enviado con su hermano a vivir en el exilio como la gente pobre. Por lo tanto, cuando vió que habían tenido un hijo, se alegró mucho. Quiso adoptar a este chico que mostraba el temperamento de un guerrero. Dijo, "¡Dejame llevarme este niño conmigo, así podrá crecer y jugar con mis dos hijos!"

Los padres del niño aceptaron. Sargal Noyon entonces liberó a su hermano de su exilio y Sengelen Noyon y su mujer volvieron con la familia de ella en el Mundo Superior.

El niño que sería Geser en el futuro era un pequeño chico problemático que confundía a sus padres. Orinaba en sus panales grandes cantidades de agua como un río, y cuando defecaba el olor era fortísimo. Corría descalzo con un moco saliéndole de la nariz.

Cuando Sargal Noyon llegó a casa dió una fiesta para celebrar la llegada del chico. Dijo a sus invitados;"Hasta ahora este chico no tenía nombre. ¡Buscadme un nombre adecuado para él!", dijo a sus gentes "¡Al que me de un nombre le daré carne suficiente para cubrir su cabeza como un sombrero y un montón de grasa grande como su cabeza!". Entre el pueblo un anciano apoyado en un bastón dijo "Tiene un moco saliendole de la nariz, está sudado y cubierto de barro. ¿Por qué no le llamamos Nuhata Nurgai (Rostro Embarrado)".

Todos rieron, y, sonriendo, Sargal Noyon abrazó efusivamente al anciano. Desde entonces, Nuhata Nurgai guardó los animales de Sargal Noyon.

Los hijos de Sargal Noyon se llamaban Altan Shagai y Mungun Shagai. Ellos constantemente ponían a prueba la fuerza de Nuhata Nurgai; su rapidez mental mediante acertijos, y enviándole en la caza. Sargal Noyon, al ver como Nuhata Nurgai superaba una de las pruebas que le habían puesto, pensó "¡Un hombre que pueda superar tales pruebas ha nacido, ciertamente, para vencer a los monstruos y los seres malignos en la tierra!".

Por aquel entonces el lider de las gentes de las tierras noroccidentales, Temeen Ulaan, tenía una hija muy bella llamada Tumen Jargalan. Anunció que daría su mujer en matrimonio a quien fuese capaz de canar tres demostraciones de fuerza. Fueron guerreros de muchos hogares y se reunieron para la lucha. Nuhata Nurgai también fué, llevando viejas ropas y montando un potro ratón marrón de dos años. Pero en cuantp comenzó la competición el gano cada prueba. Cogió una enorme roca de color de hígado y la lanzó tan fuertemente que se romió en piedras. Entonces arrancó de raiz un pino del bosque y lo lanzó de tal manera que quedó hecho astillas. Entonce se acercó a un arbusto de ephedra y lo lanzó más lejos que nadie. Nadie fué capaz de competir con tal habilidad. Entre ellos estaba el tío del muchacho, Hara Zutan, y para entonces progresivamente un odio venenoso se había ido cociendo en su corazón hacia su sobrino. Habiendo ganado todas las pruebas, Nuhata Nurgai se llevó a Tumen Jargalan hacia su tierra como esposa suya.

Despues de volver a casa, no antes de mucho tiempo, Nuhata Nurgai volvió a marcharse en sus viajes. Aún montaba el potro-rata, e iba armado con un simple arco rojo de sauce y flechas de sauce con punta de cuerno. Viajó por aquí y por allá alrededor del mundo. Y llegó a un pais donde su gobernante, Shaazgai Bayan, prometía dar su hija en matrimonio a quien pudiese derrotar a un guerrero gigante.

El gigante tenía un poderoso cuerpo negro, un pecho ancho como el mar, armadura de hierro forjado, un ancho y fuerte arco, un carcaj hecho de tablas, montaba un caballo de piel curtida y tenía una poderosa y atronadora voz.

Con el poder de su cuerpo y la rapidez de su mente Nuhata Nurgai fué capaz de ganar la lucha. Entonces, el pudo llevarse a la hija de Shaazgai Bayan, Urmai Goohon, a su casa como su segunda esposa.

 

Como el héroe se convirtió en Geser

Tumen Jargalan, Urmai Goohon, y Nuhata Nurgai tuvieron una vida muy aburrida juntos. Su vida se hizp cada día más pobre y peor. Las dos esposas estaban muy asombradas, debido a que después de que él se las hubiese llevado a su casa, nunca dormía con ellas. Al contrario, el quería siempre salir por la noche y no volver hasta el alba.

Una noche Nuhata Nurgai escaló a la cumbre del Monte Sumber e hizo un ritual para honrar a Etseg Malaan Tenger. Allá, en la cumbre de la montaña, su cara mudó a su auténtica apariencia como Bukhe Beligte. En lugar de un cuerpo de muchacho tenía la apariencia de un guerrero, una cara de color rojo oscuro, marrón, unos dientes grandes y blancos, un pecho fuerte y ancho, unos puños fuertes y negros, ¡y un pelo moreno largo como un brazo!

Mirando hacia abajo desde el mundo superior, el padre de Bukhe Beligte Tenger, Han Hormasta, vió a su hijo en la cumbre de la montaña. Envió el equipo de guerrero que Bukhe Beligte había confiado a Etseg Malaan Tenger antes de su nacimiento. Él envío estas cosas en un caballo de guerra, un bayo que bajó del cielo. Tenía cascos que nunca resbalaban, piernas que nunca se enfriaban y una crin cuyo cabello era como tres brazos completos de largo. Cuando se posó sobre la montaña, sus cascos hicieron saltar chispas sobre las rocas ¡y un relámpago brilló en sus ojos! el caballo fue llamado Beligen (regalo).

El guerrero en que se había convertido Geser cogió las riendas rojas del caballo, puso sus pies en los estribos de plata, y se sentó sobre la silla de plata. Bajó hacia el mundo, y vió la siete tierras mientras montaba su caballo. Su potro Beligen galopaba entre el cielo y la tierra a traves de los cielos, el héroe era como el águila.

En su camino de vuelta a casa Geser conoció treinta y tres guerreros, tres mil noventa soldados, y trescientos capitanes para su ejército. Ellos le siguieron en su camino de regreso. Entonces Geser vino al mundo para matar a los monstruos, reprimir los espíritus diabólicos, y devolver la vida y felicidad a todas las personas y seres vivientes.

Sengelen Noyon y Naran Goohon se regocijaron al saber que habían traido al mundo semejante hijo heroico. Cuando Tumen Jargalan y Urmai Goohon se dieron cuenta de que estaban casadas con un guerrero tan guapo estuvieron contentas.

Entonces le preguntaron, "¿Dónde el famoso Geser, héroe del pueblo, hará su hogar?" Él contestó "Por el gran río, en las orillas del lago eterno, por el Río Hatan, y en las orillas del lago negro, ¡en la tierra de las alondras!" (el lago eterno, negro es el Lago Baikal) En esta bella tierra Geser vivió felizmente por tres años y un día.

Alma Mergen, tercera esposa de Geser

Un día Geser se levantó y dijo a su familia, "Estoy cansado de comer carne de buey, echo de menos la carne de caza. Iré a cazar a los montes Altai y Sayan."

Entonces Geser fue a cazar entre los picos de los montes Altai y los Sayan. Tras tres días de caza, no había matado un solo ciervo. Al cuarto día vió un ciervo de lunares corriendo en el bosque, y lo siguió. Entonces apareció de repente un hombre joven en un caballo castaño y disparó al ciervo ante Geser. Mientras iba al trote, el chico se agachó, agarró el ciervo muerto, lo puso sobre su caballo, y galopó.

Geser se enfadó, y disparó tras el muchacho. Entonces cabalgó tras él y continuó disparando, pero el chico le ignoró y continuó galopando. Geser no quería volver a casa sin el ciervo. Con gran furia golpeó a Beligen con la fusta y persiguió al muchacho. El chico y su caballo comenzaban a cansarse, y alcanzaron las orillas del Baikal. Pero el joven cabalgó sin miedo hacia las aguas del lago y desapareció.

Geser ató su caballo a un árbol y se sumergió en las aguas ayudándose con su lanza. Entonces descubrió que había encontrado la entrada al país de Uha Loson, el jefe de los espíritus acuáticos. El jinete del caballo castaño no era otro que la hija de Uha Loson. Cuando ella se encontró con Geser tomó la apariencia de un hombre joven mientras cazaba.

Él entró en la casa de Uha Loson y anunció quien era, y le fue presentada Alma Mergen. Cuando él era joven, Uha Loson conocía a Han Hormasta bastante bien. Lo que es más, ellos habían acordado que su hija, Alma Mergen, y el hijo de Han Hormasta, Bukhe Beligte se casarían. De acuerdo con lo cual, Alma Mergen se convirtió en la tercera esposa de Geser.

Después de diez días de banquetes, Geser anunció su intención de volver a su tierra. Aún no se había acostado con su nueva mujer. Alma Mergen usó su propia astucia para mantener a Geser lejos de toda tentativa de marcharse y puso una droga en su comida que le hizo olvidar sus pensamientos y preocupaciones sobre su antigua vida. No sabía de quién era hijo. de donde venía, a dónde iba, fué incapaz de recordar nada. En aquel tiempo Alma Mergen se quedó embarazada y dió luz a una hija.

Días y meses pasaron, y se convirtieron en años. Geser se había vuelto estúpido, y no recordaba su hogar, sus tierras, o su ganado. En cambio el veía los animales que pertenecían a su suegro. A la orilla del lago su caballo Beligen se había convertido en piel y huesos, y apenas era capaz de tenerse en pié. Por aquel entonces los tenger del oeste miraron abajo desde el mundo superior y se asombraron, diciendo "No hemos oido nada sobre Geser desde hace mucho tiempo, no oimos el galope de su caballo Beligen." Entonces enviaron a las tres hermanas mayores de Bukhe Beligte a la tierra para ver que había pasado.

Después de viajar a muchos sitios las tres hermanas llegaron a la tierra de Uha Loson y encontraron a Geser. Le pegaron en la mejilla derecha y vomitó un objeto negro, entonces le pegaron en la mejilla izquierda y vomitó el resto de la droga que le había privado de sus sentidos. Entonces le frotaron juníperon y le rociaron con agua de manantial para que su cuerpo volviera a su estado normal.

Geser salió a cazar, mató un alce, y arrojó el cadaver ante su suegro, anunciando a Uha Loson que se iba a su país, diciendo "Tú no atrapas forasteros en una red, no debes poner a los huéspedes en una bolsa de piel de alce." y se fue tomando a su mujer y sus dos hijas con él. Cuando Uha Loson les devolvió a la orilla del lago era de noche. Geser inmediatamente buscó a su caballo. Cuando encontró a Beligen, apenas permanecía con vida, pero Geser le abrazó alrededor del cuello, feliz de encontrarlo otra vez.

Una vez Beligen, su caballo bayo, hubo recobrado sus fuerzas, Geser, su esposa Alma Mergen, y sus dos hijas volvieron a la tierra del gran río, el lago eterno, el río Hatan, el lago negro. Geser entonces construyó tres casas para sus tres esposas. Con la felicidad llenando su corazón les quiso decir, cariñosamente, "¿Es el sol en el cielo bello, o es Turmen Jargalan bella?¿Es el sol en los cielos bello, o es Urmai Gooon bella?¿Es el sol dorado bello, o es Alma Mergen bella?"

La lucha contra Arhan Chotgor y Gal Nurman

La cabeza de Atai Ulaan, quien había sido matado y desmembrado en su combate contra Han Hormasta, se convirtió en el mosntruo Arhan Chotgor. Viajó entre el cielo y la tierra, desprendiendo malidiciones y odio. Huhedei Mergen, uno de los tenger occidentales, sacó su arco de cornamenta de ciervo amarillo y disparó a Arhan Chotgor. Volvió a disparar con su arco de cornamenta negro, y cuando la flecha hirió a Arhan Chotgor, éste cayó a la tierra, pero no murió.

El monstruo cayó cerca de las orillas del Lago Baikal. En cuanto supo que el hogar de Geser no estaba muy lejos, se ocultó entre las cañas de la orilla y le esperó. Arhan Chotgor cogió al primer hombre que llegó, pero no era Geser, sino su tío Hara Zutan.

Aunque Hara Zutan le tenía miedo a su sobrino, aún conservaba pensamientos venenosos en su mente hacia éste, debido a que Geser le había vencido en el torneo para conseguir a Tumen Jargalan. Cuando el monstruo le atrapó, sintió miedo, y para salvarse le dijo, "Le haré malas cosas a Geser, romperé su arco y sus flechas. Me quedaré con su esposa Urmai Goohon y tú puedes quedarte a Tumen Jargalan". Más tarde, por la noche, Hara Zutan entró en la casa de Geser, rompió el arco, descabezó las flechas, cortó la cuerda del arco, rompió su espada, e hizo pedazos la punta de su lanza. A pesar de lo que Hara Zutan había hecho, Geser salió y venció a Arhan Chotgor sin armas.

Cuando Geser regresó a su casa, su tío le prometió "No volveré a hacer esto nunca más" y suplicó perdón. Geser sintió amor por su tío, le perdonó, y le envió a su casa.

En una de las esquinas del mundo, un monstruo empezó a aterrorizar las tierras de Ganga Bured Khan. Esta criatura, Gal Nurman Khan, había surgido de la primera vertebra del cuello cortado de Atai Ulaan. Vino del hogar seca, desolada, sin sol, de los espíritus diabólicos y los monstruos, prendiendo fuego dondequiera que fuera como si de una llama se tratase.

Habiendo Ganga Bured Khan pedido ayuda, Geser envió a su guerrero Zoodoi Mergen. Cabalgó por un largo camino, el invierno se hizo primavera, aparecieron charcos por donde pasaba, el tordo comenzó a cantar. Por el calor abrió su abrigo. Mientras el tiempo pasaba. La nieve reapareció, la urraca moteada cantó su canción, y Zoodoi Mergen tuvo que ponerse su gorro de piel de zorro. Decidió regresar a la tierra de las alondras.

Zoodoi Mergen llegó a la gran puerta de la casa de Geser, la abrió, y pidió a su líder ayuda. Geser entonces miró en su libro dorado (libro de adivinación chamánico) para saber que debía hacer. Debía esperar nueve años para luchar contra Gal Nurman. Zoodoi Mergen dijo "¡¿Por qué no más pronto?!" y Geser no se sorprendió por su respuesta. No obstante, sus treinta y tres guerreros no aprovaron aquél arranque de emoción, y pidieron que Geser llamase a su tío Sargal Noyon para que le aconsejase. El hombre vino sin demora.

"Debes ayudar a esa pobre gente con lo mejor de tu habilidad" dijo.

Entonces dijo Geser a sus guerreros "Sujetad lo que esté suelto, reparad lo que está roto. Vamos cabalgar a la batalla, ¡estad preparados!"

Geser preparó su caballo Beligen para la batalla. Le puso el almohadillado de la silla y sujetó la silla con una cincha que no se rompería. Puso dos baticolas en cada lado, y ajustó las correas del pecho. "Ahora que mi caballo está preparado, ¡me prepararé yo mismo!"

Se puso su pantalón hecho con las pieles de setenta ciervos, y sus botas altas hechas de piel de pez. Se puso también una chaqueta de seda forrada con piel de oveja y la sujetó con un cinturón tachonado con ornamentos en plata. Protegió si pecho con una coraza de placas de hierro, sujetó su arco de cornamenta negro a su lado izquiero, y su aljaba en su lado derecho. Se puso su gorro de piel de marta. Después, preparó paquetes con suficiente comida como para no pasar hambre en diez años, montó su caballo Beligen, y los treinta y tres guerreros le siguieron.

Cuanto se hallaron en el camino, vieron un árbol de plegarias en un pequeño monte en un paso de montaña distante. Vislumbraron la borla roja del gorro de un hombre y entonces desapareció más allá de las montañas. Siguieron esa dirección.

Gal Nurman Khan fue verdaderamente más fuerte que Geser. Geser le encontró en el lugar seco, sin sol, marchito, alejado, en las tierras salvajes dónde éste vivía. Cuando lucharon, Geser fue superado y derrotado. Desde los cielos, el hermano mayor de Bukhe Beligte, Zasa Mergen, vió y comprendió que estaba pasando, y se dirigó al lugar de la batalla. Aunque no iba a meterse de lleno en la lucha, sacó una pieza de cuarzo ahumado del tamaño de la cabeza de un caballo y la lanzó abajo, hacia Gal Nurman Khan.

Gal Nurman Khan estaba golpeando el pecho de Geser y le estaba matando cuando la roca apareció, precipitándose hacia él con mucho ruido. Se subió a su caballo he intentó escaparse, pero la roca le golpeó fuertemente y aplastó su cuerpo totalmente.

Después Geser se fue a la casa de su enemigo, y descuartizó a su esposa demoniacamente horrible Galtai Gooxon en trozos con su espada. De sus entrañas salió un bebé negro y monstruoso de hierro forjado, que aún le faltaban tres meses para nacer, cayendo al suelo y gritando, "Geser, odiado enemigo del norte, mis cuernos no han crecido lo suficiente como para que pueda luchar contra tí"

El pequeño no pudo ser cortado con una espada ni con flechas. Geser llamó a setenta y siete forjadores del cielo que le golpearon con setenta y sitie martillos. Solo cuando fue molido en trocitos tan pequeños como los huevos de un piojo salió la vida del niño diabólico.

Habiendo vencido a este poderoso enemigo Geser retornó a su hogar.

 

Como Geser venció al Ciervo Orgoli, Sherem Minaata Khan, y Abarga Sesen Mangadhai

Mientras el tiempo pasaba, la fama de Geser creció entre la gente. Le elogiaban diciendo "¿Quién es tan fuerte como el héroe Abai Geser?"

Aquí está la historia de como Geser venció al amo de los animales del bosque, el gigantesco ciervo Orgoli. Éste había ido a cuarenta sitios diferentes y se había tragado a la gente, y a sesenta sitios, habiendo tragado los animales. Engulló árboles enteros de raiz. Geser fue a derrotar a este poderoso enemigo.

Cuando Geser estuvo cerca de él, Orgoli intento tragarselo también, y ni Geser ni su caballo pudieron resistirse cuando el monstruo intentó chuparlos en su boca. Pero cuando Orgoli le chupó, Geser clavó su lanza a través de la boca del ciervo y la mantuvo. Entonces sacó su espada y cortó la cabeza de Orgoli desde dentro hasta que murió. Cuando cortó la cabeza del ciervo carnívoro mucha gente y sus caballos consiguieron salir arrastrándose a fuera de las tribas de Orgoli. Por sus alabanzas la fama de Geser creció incluso más que antes.

El poderoso monstruo negro Sherem Minaata Khan empezó a atemorizar la tierra gobernada por los tres hermanos, donde Geser había nacido. Cuando Geser había luchado con él antes, no había sido capaz de matarlo, y el monstruo se había recuperado y se había vuelto más astuto. Siguiendo el consejo de su esposa Alma Mergen, Geser fue al mundo superio para ver a su abuela Manzan Gurme y le pidió ayuda. Manzan Gurme le dió un palo que ella usaba para batir el vellón para hacer fieltro.

Después de volver a la tierra, Geser fue a luchar contra Sherem Minaata Khan otra vez. En la lucha contra el monstruo, Geser usó el palo que le había dado Manzan Gurme. Golpeando al monstruo una y otra vez, lo batió hasta matarlo.

Habiendo vencido a su enemigo y vuelto a casa, Geser dijo, "Ahora que es un buen tiempo, llenaré mi aljaba de flechas, ahora que es un tiempo de paz, juntaré mis flechas"

Y vivió feliz durante tres días y tres años

Un día mientras Geser estaba fuera cazando, su tío Hara Zutan vino a visitar a la esposa del héroe Tumen Jargalan. Dijo. "Geser injustamente te alejó de mí, yo tenía que poseerte. Te he de recuperar" y actuó de una manera horrenda.

Tumen Jargalan sintió que su honor había sido insultado, y llamó al guerrero Buidan Ulaan, y le contó como había sido ofendida por el comportamiento de Hara Zutan. Buidan Ulaan agarró el pelo canoso de Hara Zutan y lo arrastró a fuera. Después de atar su cabello otra vez Hara Zutan fue a su casa.

Pronto Hara Zutan volvió con una idea diabólica y viajó a la tierra de los monstruos y los demonios. Habló con el monstruo Abarga Sesen y le prometió darle Tumen Jargalan si le ayudaba.

De esta manera, cuando retornó a su país Hara Zutan llevó consigo un veneno que le habían entregado los demonios a la casa de Geser y Tumen Jargalan. Geser cayó enfermo con una terrible enfermedad y estuvo cerca de morir.

Sólo si Tumen Jargalan se entregaba a Abarga Sesen la enfermedad de Geser se curaría.

Pensando sólo en salvar a Geser y no en su propia desgracia, Tumen Jargalan viajó a la alejada tierra de los monstruos y los demonios. Entonces se dió a Abarga Sesen. Después de que esto ocurriera, la enfermedad de Geser mejoró y volvió toda su fuerza.

Habiéndose recuperado, Geser no iba a dejar a su esposa Tumen Jargalan en las negras manos de su enemigo. Cabalgó el largo y peligroso camino que llevaba a donde el monstruo vivía.

Cuando Geser alcanzó el campamento de Abarga Geser pudo encontrarse a escondidas con Tumen Jargalan. Le dijo que la única manera por la cual sería capaz de derrotar a Abarga Sesen era saber dónde estaba escondida el alma suns del monstruo. Usando varios métodos, Tumen Jargalan pudo finalmente descubrir dónde estaba el alma ocultada. Estaba en la casa de la hermana mayor del monstruo, en el interior de una piedra zadai (hacedora de lluvia) coloreada.

La casa de la hermana estaba muy lejos hacia el este, y Geser viajó hasta allá. Mediante varios tipos de poderes mágicos fue capaz de conseguir entrar a la morada. La hermana estaba profundamente dormida, por lo que fue capaz de robar la piedra zadai y arrojarla desde un acantilado por lo que ésta se destrozó. Así, el contenido del alma suns de Abarga Sesen se rompió en doce pedazos. Geser cogió tres trozos y se los guardó en sus ropas, y lanzó otras tres piezas muy lejos.

Cuando Geser volvió al campamento de Abarga Sesen fue capaz de matarlo. Una vez hubo vencido al monstruo, cogió los tres trozos que se había guardado de la destrozada piedra zadai y los molió. De esta manera la vida del monstruo fue totalmente extinta. Geser entonces liberó a su esposa Tumen Jargalan, y montaron en rápidos caballos jovenes, y pudieron cabalgar rápidamente a su hogar. Así regresaron a la tierra del gran río, el lago eterno, el río Hatan, y el lago negro.

 

Como Loir Hara Lobsogoldoi fue vencido

Un día Geser dijo "Me estoy cansando de comer carne de buey, echo de menos la carne de caza", y se fue de cacería. En su lugar usual de caza encontró a Loir Hara Lobsogoldoi, quien había viajado desde la tierra de los monstruos y los demonios para cazar también allí. Geser le agarró y le golpeó una y otra vez, batiéndolo duramente hasta que quedó casi muerto.

Tres días el monstruo yació en un campo pantanoso apenas vivo. Entonces se arrastró hacia su calurosa y seca tierra. Habiendo su odio crecido enormemente, fue a la casa de su hermana mayor Gran Yonhoboi y le explicó la razón por la que estaba herido.

Habiéndole contado sus malignas intenciones, ella le mostró una manera para engañar a Geser. Loir Hara Lobsogoldoi cogió su calcetín derecho, y mediante la magia se transformó en una copia exacta del cuenco de plata de la abuela de Geser, Manzan Gurme. Su hermana le dijo "¡Ya tienes ayuda!".

Con poderes mágicos conseguidos de las Pleyades y ciertas hierbas, Loi Hara Lobsogoldoi fue capaz de cambiar su apariencia y entrar a escondidas al país de Geser. Tomó el aspecto de un anciano blanco que había sido enviado para cumplir una misión por los tenger. Llegó a un campamento al pie de la montaña rojiza y comenzó con sus rituales.

Por aquel tiempo las nuevas llegaron a la esposa de Geser, Urmai Goohon. Ésta le dijo a su marido "el anciano blanco zayaach (brindador de fortuna) ha venido, honrémosle" y así le persuadió para ir a visitar Loir Hara Lobsogoldoi.

Cuando Geser entró en el campamento y se aproximó al hombre santo, el anciano le lanzó el cuenco de plata, golpeándole en la frente, de tal suerte que éste se desmayó. Geser se transformó en una mula. Tomando su monstruosa apariencia verdadera, Loir Hara Lobsogoldoi secuestró a Urmai Goohon y cabalgó a su tierra en la mula que había sido Geser.

En su seco país sin sol Loir Hara Lobsogoldoi tomó a Urmai Goohon como su propia esposa. Puso un cabestro de hierro en la mula en que se había convertido Geser y le golpeó con un látigo negro hasta que los huesos se vieron atraves de las heridas.

Cuando los cincuenta y cinco tenger de la dirección occidental vieron este terrible desastre se disgustaron terriblemente. El hermano de Bukhe Beligte Tenger, Zasa Mergen, bajó del mundo de arribae intentó entrar en la tierra de los demonios y los monstruos, pero fue incapaz de ello.

Mientras estaba en la tierra, llegó a una decisión "Si alguien es capaz de salvar a Geser, ¡ésa es sin lugar a dudas su esposa Alma Mergen!".

De acuerdo con su decisión, Alma Mergen cabalgó por el largo y peligroso camino al país de los monstruos. Cuando alcanzó las tierras dominadas por Loir Hara Lobsogoldoi se transformó en una alondra y voló el resto del camino.

Se posó en las afueras de la casa de la hermana del monstruo, Gran Yonhoboi, y la espió. Como era un día de verano caluroso, Grab Yonhoboi fue al lago a caminar entre las aguas, y cayó dormida en la orilla. Alma Mergen la mató mientras dormía profundamente. Entonces tomó su apariencia y se fue a visitar a Loir Hara Lobsogoldoi.

Aunque Loir Hara Lobsogoldoi recibió su llegada con sospechas, Alma Mergen fue capaz de engañarlo totalmente. Entonces robó la mula y cabalgó haciá su hogar hasta que vió el gran río y el lago eterno. Limpió la mula que había sido Geser con agua de nueve manantiales diferentes durante tres días y Geser finalmente recobró su apariencia original.

Habiendo recuperado su fuerza de guerrero. Geser se determinó liberar a su esposa Urmai Goohon. Con odio en su corazón volvió a Loir Hara Lobsogoldoi. Entablaron un combate a muerte hasta que Loi Hara Lobsogoldoi fue sojuzgado. Geser entonces tomó la montaña del sur y la colocó encima del pecho del monstruo, tomó la montaña del norte y la puso sobre su barriga. Como no moría, guardias armados con hachas de acero fueron puestos en su cabeza y sus pies. Aunque fue pistoeado por cién caballos en el invierno, él aún luchaba por liberarse.

Al principio del nuevo año, Loir Hara Lobsogoldoi intentó levantarse. Los guardias le dieron hachazos a su cabeza semejante a una olla hasta que quedó inmóvil.

Geser, habiendo liberado a Urmao Goohon, quién era bella como el sol rojo, de la tierra del enemigo, retornó felizmente a su amada y bonita tierra.

Como Geser derrotó a los soberanos del Río Amarillo

Cuando Han Hormasta mató y desmembró a Atai Ulaan, éste tenía tres hijos, los cuales vivían en el Este a orillas del lago amarillo. Fueron llamados los tres soberanos del río amarillo. El mayor se llamaba Sagaan Gerel, el mediano Shara Gerel, y el benjamín Hara Gerel.

Sagaan Gerel buscaba una esposa para su hijo Erkhe Taija, para lo cual envió un halcón moteado y un cuervo y les dijo "¡Volad por todo el mundo tres veces y buscad dónde están las muchachas más soberbias y las mujeres más herosas, entonces volved a mí y contádmelo"!

Cuando ambas aves volvieron, replicaron "¡No hay mujer más bonita que la esposa de Geser, Urmai Goohon!"

Para comprobar completamente si estas palabras eran mentira o verdad, los tres soberanos del río amarillo usaron su astucia para crear un monstruo. Empleando oro, plata, hierro y barro y sus poderes mágicos, hicieron un pájaro negro gigantesco como la tierra misma. Separando sus alas, le insuflaron aliento y vida, y le alimentaron con la carne de caballos, bueyes y camellos. Cuando se hubo quedado satisfecho, emprendió el vuelo hacia los cielos.

Voló alrededor del mundo tres veces, y luego cuatro veces más antes de volver. En su camino de regreso no tomó tierra. Como hubo de bajar para alimentarse de la carne de bueyes y caballos, devoró humanos también. Los soberanos del río amarillo se horrorizaron al ver como el pájaro escupía uno de sus propios hombres sobre sus talones y lo devoraba después de haber tomado tierra.

El pájaro, tras comerse al hombre, dijo "En la tierra de las alondras en el hogar de Geser vive Urmai Goohon, ¡no hay mujer más bella que ella! estoy cansado, así que descansaré". Entonces voló a la tierra del frío eterno, a la orilla del océano eternamente de hielo.

Los tres soberanos del río amarillo decidieron "No podemos dejar suelto a esta bestia que se ha acostumbrado a comer carne humana". Por lo tanto Erkhe Taiji fue enviado tras el pajaro. Erkhe Taiji encontró al ave durmiendo en la playa del océano eternamente de hielo. Lo ató con una cuerda de cien brazadas de largo y lo arrastró hasta un agujero en el hielo por el que el pájaro monstruoso se hundió hasta el fondo y se ahogó. Así se acabó con el gigantesco pájaro negro.

Los soberanos del río amarillo decidieron raptar a Urmai Goohon y llevársela a su país. Habiendo reunido una multitud de soldados, Han Biruuza y Bukhe Sagaan Manlai fueron nombrados sus líderes. Así preparados se dirigieron a la tierra del gran río y el lago eterno. Por aquel entonces Geser estaba fuera, de caza. ¡Que terribles eran los soldados de los soberanos del río amarillo! eran como los árboles del bosque, como las cañas del lago, como las aguas desbordadas de una inundación, como el fuerte viento soplando en la montaña, numerosos como una multitud de hormigas y gusanos.

Los treinta y tres guerreros de Geser, liderados por su tío Sargal Noyon recibieron a sus enemigos sin miedo. Buidan Ulaan masacró muchos enemigos. Usando sus arcos amarillos Burgi Shuumar, Erjen Shuumar, Baga Buulen, Neeher Emshen, y Erkhe Manzan, todos estos guerreros mataron enemigos a cientos.

El otro tío de Geser, Hara Zutan, llegó y dijo "Yo también atacaré al enemigo". Sargal Noyon consintió, reacio, y así Hara Zutan fue al campamento del enemigo por la noche. Su corazón palpitaba de miedo, y su cuerpo temblaba. Fue incapaz de enfrentarse directamente al enemigo, así que fue a robar sus caballos, y estaba llevándose cien caballos cuando Han Biruuza le vió, y envió a Buhe Saagan Manlai tras él. Hara Zutan fue capturado, y dijo "Perdonadme la vida y os ayudaré a vencer a Geser", y así comenzó una mala historia. Habiendo oido estas palabras, le perdonaron la vida. Hara Zutan volvió ante los treinta y tres guerreros y les dijo mentiras.

"Como les hemos apalizado duramente, los tres soberanos del río amarillo se han retirado y han escapado. ¡Id a casa!¡descansad y celebradlo!¡bebed licor y divertiros!¡fumad tabaco y descansad!" dijo.

Sargal Noyon dudaba totalmente de lo que Hara Zutan había dicho. A pesar de todo, los treinta y tres guerreros no escucharon las sabias palabras de Sargal Noyon, volvieron a sus casas, bebieron y fumaron su tabaco sin moderación. Habiendose puesto rojos por la borrachera, su destreza se vió mermada.

Sargal Noyon envió a Erkhe Manzan a espiar. El guerrero escaló a lo alto de la montaña rojiza y vió la multitud de soldados aproximándose. Cuando el guerrero Erkhe Manzan volvió, fue visto cabalgando por Bukhe Sagaan Mangilai. Fue perseguido a caballo y las flechas del enemigo le alcanzaron de lleno, por lo que dejó de notar el caballo y se perdió en el bosque. Sabiendo que su información se perdería, moribundo, tirado en el suelo, miro arriba y vió un cuervo volando.

Le gritó al cuervo "¡Diles a los guerreros de Geser que una multitud de soldados enemigos se está aproximando!"

El cuervo cumplió el deseo del hombre moribundo y voló a los guerreros de Geser para repetirles las palabras de Erkhe Manzan. Los guerreros borrachos se levantarón y marcharon a la batalla, y la sangrienta batalla continuó. Poco a poco los enemigos se acercaron a la casa de Urmai Goohon, la cual sacó una espada y esperó tras la puerta. El hijo del mayor de los tres soberanos del río amarillo, Erkhe Taiji, llegó corriendo a ella y Urmai Goohon le cortó la cabeza.

Con la ayuda de Hara Zutan los enemigos fueron capaces de capturar a Urmai Goohon. Con sus mejores intenciones Sargal Noyon la protegió, matando a muchos enemigos, pero finalmente fue decapitado. Entonces, mediante magia negra, los tres soberanos convirtieron a los treinta y tres guerreros de Geser en treinta y tres montañas (la cadena Tunken de los montes Sayan). Estos picos quedaron por la montaña rojiza, y su sangre se tornó en corrientes de montaña.

Gritando, Urmai Goohon corrió a sus enemigos diciendo "¡Dadme la cabeza de Sargal Noyon y me iré con vosotros!".

Después de deliberar un poco, los enemigos le entregaron a Urmai Goohon la cabeza canosa de Sargal Noyon. Ella tomo la cabeza, y miró arriba, a los cielos, con lágrimas en sus ojos. Gritó "¡Ve a los cincuenta y cinco tenger del oeste y cae en el pecho de Manzan Gurme!"¡y lanzó la cabeza de Sargal Noyon al cielo!.

Cuando los tenger en el mundo de arriba vieron abajo la cabeza de Sargal Noyon subiendo entendieron que algo terrible había ocurrido en la tierra. Las tres hermanas mayores de Bukhe Beligte Tenger bajaron a la tierra en busca de su hermano.

Al haber estado de caza Geser nada sabía de lo que había ocurrido hasta que sus hermanas le llevaron las noticias. Geser volvió a casa junto con su padre Sengelen Noyon y fue al sitio de la batalla. Vió a sus treinta y tres guerreros convertidos en piedra. Con un terrible pesar Geser cayó inconsciente. Sengelen Noyon reanimó a su hijo. Otra vez en pie, Geser usó su magia para recuperar a sus treinta y tres guerreros.

Tras esto, castigó severamente a su tío Hara Zutan "Dejaré de causar problemas a partir de ahora" decía llorando. El hombre estaba apenas vivo cuando fue enviado a su casa.

¿Iba Geser a dejar a su esposa en las manos de sus enemigos? pronto cabalgó para liberar Urmai Goohon de las garras del enemigo. Dijo "¡Tengo setenta y tres flechas con punta de cuerno que hacen cuatro cortes!".

Cuando alcanzó las tierras de los tres soberanos del río amarillo cambió su apariencia. Su caballo Beligen se transformó en un potro marron con manchas y él tomo el aspecto de un anciano de piel algo morena. Había un sitio donde un manantial fluía por la tierra. Geser ató su potro marrón cerca y se echó en el suelo al lado del manantial como si durmiera. pronto las setenta y tres hijas de los tres soberanos del río amarillo llegaron con sus cubos para coger agua. Tuvieron que andar alrededor del anciano debido a de acuerdo con la costumbre una chica no podía pasar encima de un hombre.

El anciano empezó a hablar con las chicas y consiguió mucha información sobre ellos. Urmai Goohon se negó a casarse con el mas viejo de los tres hermanos, Sagaan Gerel, por lo que la privaron de comer. Fue encerrada en un edificio oscuro y frío. Bebiendo unicamente agua ella estaba en el oscuro lugar sin sol triste y llorando.

Geser preguntó "¿Hablais con ella o veis su cara?"

"No, nosotras le pasamos un cubo de agua desde fuera" fue su respuesta.

Habiendo encontrado que cubo iba a serle dado a Urmai Goohon, Geser se sacó su cinturón dorado, lo enrolló y lo metió en el cubo. No mucho después las muchachas pasaron el agua a Urmai Goohon. Cuando ésta bebió el agua el cinturón cayó en su mano. "Geser ha venido a salvarme" pensó, y se regocijó.

Al día siguiente Geser llegó a la puerta de la casa de Sagaan Gerel y se convirtió en un pequeño bebé, y se echó allá en pleno llanto. Sagaan Gerel dijo "Este bebé está destinado ciertamente a convertirse en un guerrero" y le llamó Olzoboi (el encontrado). El pequeño Olzoboi no crecía año por año, ni mes por mes, sino que día a día se hacía más y más grande.

Los tres soberanos del río amarillo celebraron un torneo y olzoboi ganó tras competir con muchos otros. Rompió el arco de cornamenta amarillo de Bukhe Sagaan Manglai, y lanzó a Mangilai al suelo durante la competición de lucha.

Mientras los soberanos del río amarillo celebraban su victoria, Geser envió un mensage a sus treinta y tres guerreros. Los treinta y tres guerreros condujeron un ejército de trescientos capitanes y tres mil noventa soldados por el camino al país enemigo.

Antes que llegasen, los soberanos del río amarillo organizaron a sus soldados y colocaron a Olzoboi al frente. Mientras marchaban en la batalla, al frente de aquel ejército, Geser recobró de repente su apariencia original. Junto con sus guerreros, mató a muchos soldados de los tres soberanos del río amarillo, exterminándolos como a gusanos y hormigas, disparando flechas y derribándolos.

Habiendo sido así totalmente vencidos, los tres soberanos del río amarillo rogaron merced y perdón. Se lanzaron a sus pies, diciendo "¡Perdona nuestra sangre, salva nuestros corazones y pulmones, perdona nuestras vidas y nuestros pellejos!"

Él respondió "¡No albergo odio ni os haré el mal!"

Los tres soberanos entonces prometieron, "¡Juramos no volver a tomar el arco nunca más para siempre a partir de ahora!"

Geser entonces liberó a Urmai Goohon de su oscura prisión. Sin demora llevó a su querida esposa a su acogedor hogar. Pronto llegaron a la tierra del gran río y del lago eterno. Tras entrar en la tierra de las alondras la celebración de la victoria duró muchas noches. Geser prometió que habían llegado tiempos de paz y guardó las armas.

Así el héroe Geser subyugó a los monstruos, demonios, y enemigos, y trajo la paz y la felicidad a las personas. Por esta razón le consideramos como un verdadero héroe por el pueblo.

Y así Geser y sus guerreros vivieron en el gran río, el lago eterno, por el río Hatan, y por las orillas del lago negro vivieron felizmente por tres días y tres años.

"Y así termina esta leyenda, como Abai Geser Khan ayudó al pueblo y venció al mal...pero....no todo acaba aquí...muchos años pasaron, muchos nuevos males vinieron...y muchos héroes los combatieron, como los descendientes de Geser Khan...así que...todo no ha hecho más que comenzar...pero esto ya lo relataré otra noche..."