HASTA AHORA,

 DE AHORA EN ADELANTE  

 

Objetivos de la actividad: ayudar a los alumnos a reflexionar sobre el tipo de cualidades que necesitan desarrollar, fomentar la idea de su propia responsabilidad en ese desarrollo, presentar la idea de que los acontecimientos “negativos” son fuente de aprendizaje.

Materiales necesarios: una hoja de instrucciones por alumno. Trozos pequeños de papel o cartulina. Lana de colores, alfileres y un corcho donde sujetar la lana.

Procedimiento: repartirle a cada alumno una copia de la hoja de instrucciones que está a continuación (o copiarlas en la pizarra). Comentar las instrucciones con el grupo para resolver las posibles dudas.

HOJA DE INSTRUCCIONES

Vamos a empezar un nuevo curso,  y con él  una nueva etapa del camino, así que este puede ser un momento de pensar en lo que ya hemos andado y lo que nos espera a partir de ahora.

Trabajando de forma individual, piensa la respuesta de las preguntas siguientes. Utilizando palabras o dibujos, ve resumiendo la información clave en trozos de papel o cartulina.

¿Cuánto tiempo hace que empezaste el colegio?

¿Cuáles son las  cualidades o capacidades más importantes que has desarrollado en este tiempo?

¿Que acontecimientos y las experiencias fueron clave en el desarrollo de esas cualidades y cuando se produjeron? (Utiliza un trozo de cartulina para cada acontecimiento).

¿Qué cosas has aprendido a evitar en el futuro?

¿Qué acontecimientos te ayudaron a aprender que cosas evitar?; ¿cuando se produjeron esos acontecimientos?

¿Cómo esperas que te vaya este curso?

¿Qué cualidades o capacidades te vas a centrar en desarrollar?

Ahora  coge una o más hebras de lana y úsala para representar el camino andado hasta ahora y tus expectativas en el corcho. Sujeta la lana marcando con altibajos los distintos acontecimientos y coloca las tarjetas de cartulina en  los puntos clave.

 

Comentarios para el profesor:

La representación gráfica con la lana en el corcho es importante sobre todo si se trabaja con alumnos que favorezcan el modo de pensamiento del hemisferio derecho. La manipulación de la lana y la creación de algo que pueden ver y tocar les ayuda a convertir en significativo lo que de otra manera es, para ese tipo de alumnos, un ejercicio meramente académico.