Como funcionan las actitudes, un experimento

Antes de empezar selecciona una situación que te resulte difícil afrontar. Por ejemplo, si eres profesor, imagínate que estás a punto de entrar a darle clase a un grupo difícil.

Colócate mentalmente en el momento inmediatamente anterior al comienzo de esa actividad o situación difícil. Por ejemplo, antes de abrir la puerta y entrar en el aula de ese grupo difícil. 

Durante un par de minutos, fija en tu mente el pensamiento que se expresa a continuación:

 

es imposible conseguir resultados en esta situación

 

  

 ¿Qué ideas y pensamientos te vienen a la cabeza?

 

Préstale atención a tu diálogo interno ¿Qué tipo de cosas te dices a ti mismo?

  

¿Qué sensaciones y sentimientos tienes? Fíjate en que parte del cuerpo localizas esas sensaciones.

 

Anota tus impresiones en un papel y pasa a realizar la parte dos de este experimento.