LA MISMA SITUACIÓN Y MUCHAS PERSPECTIVAS

Piensa en una situación en la que te gustaría tener más capacidad de reacción. Descríbela brevemente por escrito dentro del círculo principal.

Ahora elige uno de los personajes de los círculos laterales. Imagínate que eres ese personaje. Ponte en su piel. ¿Cómo se plantea la situación ese personaje? Desde dentro de esa piel ¿qué ves? ¿Qué oyes? ¿Qué ideas se te ocurren? ¿Qué consejos te ofrece ese personaje?

Repite la experiencia con los demás personajes hasta que hayas generado suficiente número de nuevas maneras de entender la situación.