OPTIMISTAS Y PESIMISTAS


En la provincia de la mente lo que creemos que es verdad es verdad o se convierte en verdad. En la provincia de la mente no hay más limites que los que se impone uno mismo.
John Lilly

Todos sabemos cual es la diferencia entre un optimista y un pesimista: el optimista ve la botella medio llena y el pesimista medio vacía, ¿pero qué es lo que hace que para uno esté llena y para otro vacía?

Según Martin Seligman, psicólogo de la Universidad de Pensilvania que ha hecho todo tipo de estudios acerca de las diferencias entre la manera de pensar de los optimistas y la de los pesimistas, un optimista es aquel que cuando le sale mal algo o quiere conseguir algo se plantea "que es lo que yo tengo que hacer o cambiar en esta situación", mientras que un "pesimista" es aquel que se ve a si mismo como impotente ante un mundo adverso, o a merced de su propio carácter, que le es imposible cambiar.

Dicho de otro modo, el optimista se responsabiliza de sus reacciones y el pesimista espera que el mundo cambie, que la situación mejore. En uno de los estudios de Seligman se hacía la siguiente pregunta hipotética a un grupo de estudiantes universitarios:

Querías conseguir un notable y cuando te dan las notas tienes un suspenso, ¿qué haces?

A grandes rasgos había dos tipos de respuesta, la de los alumnos que establecían un plan de acción para subir su nota y la de los alumnos que consideraban que "ellos no valían, o no se les daba bien esa asignatura".

Cuando después se comparaban las notas reales de esos alumnos el primer grupo tenía mucho mejores resultados que el segundo, independientemente de su coeficiente de inteligencia, medido según los tests tradicionales.