PONERSE EN EL LUGAR DEL OTRO

Piensa en alguien a quien te gustaría entender mejor y elige alguna situación concreta en la que te hubiera gustado poder comunicarte con esa persona de manera más eficaz.

Recuerda esa situación y repasa las ideas que se te pasaron por la cabeza, tus sentimientos en aquel momento, las cosas que dijiste y que te dijeron, tus impresiones, etc.

Ahora vuelve a recordar la misma situación, pero esta vez desde el punto de vista de la otra persona.

  Imagínate que eres esa persona

Imagínate que te estás viendo a ti mismo desde los ojos de esa otra personal

Entra en la piel de esa persona y imagínate sus sentimientos acerca de esa situación y acerca de ti  mismo. ¿Qué pensaba esa persona¿ ¿Cuál era su punto de vista acerca de la situación?

¿Qué hubieras tenido que decirle y de que manera para mejorar la comunicación entre vosotros?

  Toma nota de tus impresiones.