PRESTARLE ATENCIÓN A NUESTRAS SENSACIONES

La mayoría de las veces estamos tan ocupados que no tenemos tiempo para prestarle atención a nuestras sensaciones hasta que son muy fuertes. La siguiente actividad es para practicar la percepción de sensaciones todavía débiles.

Empieza por tomarte cinco minutos para fijarte en lo que estas notando en este momento. Toma nota de tus sensaciones, sin añadir comentarios ni juicios de valor. Por ejemplo, noto los pies cruzados, con el izquierdo apoyado sobre el derecho, noto como se mueve el pecho al respirar, arriba y abajo, noto la espalda apoyada en el respaldo del asiento...

Ahora elige alguna actividad que hagas con relativa frecuencia y que no te guste o que te moleste hacer (corregir exámenes, fregar platos o memorizar palabras nuevas, por ejemplo). La próxima vez que te toque hacer esa actividad, mientras la realizas fíjate en tus sensaciones. ¿Qué es lo que sientes mientras la haces? ¿qué sensaciones utiliza tu cuerpo para decir no me gusta?

Haz lo mismo con alguna actividad que te guste. Repite el experimento varias veces hasta que sepas que tipo de señales te da tu cuerpo cuando algo te gusta y cuando algo que no te gusta. ¿Cuál es el primer indicio? Muchas veces es algo tan sencillo como un cambio en el ritmo de la respiración, otras es una señal mucho más fuerte.

Referencia: si te interesa este tema "An Unused Intelligence, Physical Thinking or 21st Century Leadership" es un libro lleno de ejercicios y actividades, además de espléndidas explicaciones para introducir cada actividad.

"An Unused Intelligence, Physical Thinking or 21st Century Leadership. Andy Bryner and Dawna Markova, Ph.D.. Conari Press, 1996 (ISBN 0 943233 97 6)