INTELIGENCIA LÓGICA-MATEMÁTICA

Las personas con una  inteligencia lógica matemática bien desarrollada son capaces de utilizar el pensamiento abstracto utilizando la lógica y los números para establecer relaciones entre distintos datos.  Destacan, por tanto,  en  la resolución de problemas, en la capacidad de realizar cálculos matemáticos complejos  y en el razonamiento lógico.

Competencias básicas:

razonar de forma deductiva e inductiva

relacionar conceptos

operar con conceptos abstractos, como números, que representen objetos concretos.

Profesionales que necesitan esta inteligencia en mayor grado:

Científicos, ingenieros, investigadores, matemáticos

Actividades de aula

Todas las que impliquen utilizar las capacidades básicas, es decir:

razonar o deducir reglas (de matemáticas, gramaticales, filosóficas o de cualquier otro tipo)

operar con conceptos abstractos (como números, pero también cualquier sistema de símbolos, como las señales de tráfico)

relacionar conceptos, por ejemplo, mediante mapas mentales.

resolver problemas (rompecabezas, puzzles, problemas de matemáticas o lingüísticos)

realizar experimentos

La inteligencia lógica-matemática y los estilos de aprendizaje

La inteligencia lógica- matemática implica una gran capacidad de visualización abstracta,  favorecer el modo de pensamiento del hemisferio izquierdo y una preferencia por la fase teórica de la rueda del aprendizaje de Kolb.

Es por tanto una de las dos grandes privilegiadas de nuestro sistema educativo.