Imagen
LA OTRA CARA DEL MICROCREDITO EN BOLIVIA
HUELGA DE HAMBRE
LA OTRA CARA DEL MICROCREDITO EN BOLIVIA
¿QUIENES SOMOS?
CUATRO AÑOS DE PROTESTAS
ESTAS INSOLVENTE?
Basta de Abuso Bancario
BANCO DEL POBRE replica de Grameen Bank en la Ciudad de El ALto - Bolivia
NOTICIAS
MOVILIZACIONES Y GESTIONES
Enlaces nuevo
convenio entre bancos y APUP
DEFENSOR DEL USUARIO FINANCIERO
VOTO RESOLUTIVO
ACTIVIDADES
Imagen
En Bolivia el microcrédito es un lindo negocio para las entidades financieras la ayuda internacional beneficia solamente a estas instituciones de intermediación financiera. Los beneficiarios finales, de pobres estamos indigentes

2005 año internacional del Microcredito
Maldito aquel que se enriquece a costa de los pobres
Por David Ticona Balboa*
19 años de neoliberalismo, 18 años de micro crédito en Bolivia, con funestas consecuencias para el pueblo. Francisca Fernández cliente hace 18 años de entidades de microfinanzas, nos dice que se encuentra más pobre que cuando empezó con el microcrédito. Para mucha gente pobre, el microcrédito se ha vuelto una herramienta para desarrollar sus actividades de microempresa familiar; se han vuelto esclavas de las entidades de microfinanzas.

Es de conocimiento general que las actuales entidades de microfinanzas en Bolivia, comenzaron como ONGs sin fines de lucro, captaron recursos para la lucha contra la pobreza muchas veces a fondo perdido, el éxito de las instituciones financieras en los años 80 y 90 se debió al descubrimiento que los pobres pagan y que es una fuente inagotable de beneficios, por la alta taza de rentabilidad y enriquecimiento fácil. Primero por que no invirtieron nada de capital, levantaron su emporio con dineros de donaciones, el estado a través de FONDESIF les asigna recursos a bajos interés (del 1% al 3%) con 5 años de gracia y a 10 años plazo (por lo general) dineros a fondo perdido como apoyo financiero para su crecimiento. Ese mismo dinero se les engatusa a los pobres otorgando créditos a una tasa de interés que oscila entre el 24 y el 43% anuales, con una serie de cobros irregulares por formularios, honorarios, contratos, haciendo mas caro el crédito para los pobres.

Mientras que en informes internacionales, se pavonean sobre el “éxito” de los programas de microcrédito en Bolivia, sobre los términos de cobertura y repago de los créditos y de ser la vanguardia del microcrédito del hemisferio sur viendo como una floreciente “nueva industria”

El “éxito” de la experiencia boliviana en microfinanzas, es producto del amedrentamiento sobre los pequeños prestatarios en los procesos de cobranza abusivos e ilegales, que están basados en amenazas a los niños, presión psicológica, allanamientos de morada sin autorización de autoridad competente, con tácticas humillantes como el pintado de las paredes en el domicilio con el termino de deudor, siendo ASOFIN (Asociación de Entidades Financieras Especializadas en Micro finanzas) la encargada de hostigar con el apoyo de los tribunales a las diferentes organizaciones de deudores y prestatarios.

La “tecnología boliviana” en microfinanzas tiene como cómplices a estrados judiciales, las entidades encargadas de la regulación, partidos políticos, dueños de algunos medios de comunicación, gobernantes de turno. Basta ver quienes son los accionistas de esas entidades de intermediación financiera, bancos y ONGs. Esta nueva rosca tiene beneficio directo a través de FONDESIF donde el Estado capta los créditos de organismos multilaterales como el BID, la CAF y otros y los transfiere a las entidades financieras en condiciones altamente ventajosas para éstas. Esta es la procaz conducta de los abanderados del microcrédito boliviano,

Son cuatro años de constantes reclamos, medidas de presión, tomas de instituciones de parte de los pobres. El pasado 3 de junio del 2003 el Honorable Congreso Nacional en reunión sostenida por el entonces Vicepresidente Carlos Mesa emitió la resolución R 2° C.E.N. N° 001/02-03 en la que se conforma una Comisión Multipartidaria del Congreso de la República que en coordinación con el Poder Ejecutivo, que estudie el Proyecto de Ley de adeudos de pequeños prestatarios.

El pasado 7 de mayo del 2004 se estableció una mesa de dialogo con el Gobierno y la Central Obrera Regional de El Alto, en la mesa 6 con el tema: PEQUEÑOS PRESTATARIOS Y DEUDORES e Instituciones de intermediación financiera, lamentablemente, se quedó en cuarto intermedio quedando en estatuquo las negociaciones y soluciones.


En la ciudad de El Alto, donde el 80% de la población es pobre se gestó un nuevo movimiento dentro de la Central Obrera Regional a través de la creación de la Asociación de Pequeñas Unidades Productivas (APUP)que asocia a prestatarios de diferentes entidades de microcrédito, realizaron dos seminarios “Los Pequeños Deudores y los Derechos Sociales y Económicos” y “Seminario de Información Acerca de los Micro y Pequeños Créditos”

Esta Asociación presentó el pasado 21 de junio a través del Diputado Uninominal Alejandro Zapata el anteproyecto de ley “LEY DE PROMOCIÓN Y FOMENTO DEL MICRO CRÉDITO” que pretende implementar preliminarmente una replica del banco GRAMEEN en la ciudad más pobre de Bolivia, El Alto.

APUP exige también la imponderable instauración del Defensor del Consumidor Financiero basado en el respeto por la dignidad humana, entendida como la excelencia que toda persona tiene por su modo de ser superior y por la grandeza de su misión en el mundo. Haciendo necesario promover la cultura de la protección de los derechos y obligaciones del consumidor. Teniendo en cuenta la protección del consumidor de servicios y productos financieros, del comercio electrónico, los usuarios de tarjetas de crédito, las quejas y reclamos de usuarios de crédito

Los miembros de esta asociación decidieron iniciar medidas de presión con una HUELGA DE HAMBRE desde esta semana sus demandas son:
1. Exigir a las entidades de intermediación financiera, la reprogramación de los créditos mediante el proceso de conciliación con la rebaja de las tasas de interés al 7.5% anual, la adecuación de las cuotas a la capacidad de pago del prestatario, condonación de pago de multas e intereses penales y finalmente eximir las costas procesales y otros.
2. Exigir la Aprobación de la Ley de Creación del “BANCO DE MICRO CRÉDITO FAMILIAR” o Banco del Pobre (replica del banco Graneen de Bangladesh)
3. Exigir la promulgación del Decreto Supremo de RECUPERACIÓN DEL SECTOR DE LAS PEQUEÑAS UNIDADES PRODUCTIVAS
4. Exigir la creación del DEFENSOR DEL USUARIO FINANCIERO para evitar abusos y excesos de las entidades de intermediación financiera.

“El microcrédito en Bolivia es un lindo negocio para los involucrados (entidades que otorgan créditos a los pobres) que en muchas ocasiones fueron parte del gobierno, tal el caso del ex Presidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada, en algunos casos a costa de la sangre, sudor y lágrimas de los pobres, que en la actualidad siguen manifestándose para que les condonen intereses. En síntesis es un buen negocio de las financieras”1

Tal es la euforia de los bancos que han declarado el año 2005 AÑO INTERNACIONAL DEL MICROCRÉDITO. Basta de aprovecharse de los más necesitados: Maldito aquel que se enriquece a costa de los pobres
1 Ledesma López Abdón: Temas en la crisis Nº 66 2004
* David Ticona Balboa es Activista Social y Secretario Ejecutivo de la Asociación de Pequeñas
Unidades Productivas.
Tel. 591 22 815467
Cel: 71996291
apupeq@hotmail.com
www.galeon.com/apup
El Alto, 23 de agosto de 2004