NORMAS DE SEGURIDAD

GENERALIDADES Y NORMAS DE SEGURIDAD


5.1. Generalidades.

El buceo con equipos autónomos, trae consigo la mayoría de los riesgos de los métodos convencionales del buceo. También se introducen otros peligros que provienen de las limitaciones del equipo. Por lo tanto, el alegre uso de los equipos autónomos invita a los no informados y a los no entrenados, a exponerse ellos mismos a un riesgo innecesario. por otro lado, el buceo puede ser razonablemente seguro si se siguen unas normas elementales.

El candidato a buceador debe estar capacitado física y mentalmente y debe ser conocedor de los peligros potenciales y de sus propias limitaciones. Debe conocer y superar las situaciones peligrosas. Debe de usar con propiedad los aparatos en su óptima condición.

Algunas situaciones específicas requieren varias reglas y precauciones. Las consideraciones expuestas a continuación pueden ser consideradas como básicas. No seguirlas, rara vez se podría justificar, excepto por necesidad militar urgente.

5.2. Condiciones físicas del buceador

Los buceadores deben de estar bien preparados física, mental y psicológicamente.

Deberá efectuar el reconocimiento medico reglamentario, prestando particular atención al sistema cardio-vascular y respiratorio, oídos y nariz y garganta.

El reconocimiento anterior a cada operación submarina es impracticable, pero los hombres deben conocer la importancia de informar síntomas significativos y otros factores. (En esto, la personal relación entre los buceadores y el médico es muy importante). Un buceador debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Evitar bucear en presencia de enfermedades respiratorias, del oído o de la piel.
  • No bucear con cualquier grado de intoxicación alcohólica o con sus efectos posteriores.
  • Dormir lo suficiente(al menos 8 horas), siempre que sea posible.
  • No comer excesivamente ni dejar de comer, antes de las operaciones submarinas.
  • Mantener un alto grado de entrenamiento. Realizar ejercicios regulares para endurecerse, tal como: correr, nadar con aletas, bucear sin equipos u otros deportes acuáticos.
  • Mantener una eficiencia general en el buceo.
  • Practicar situaciones reales de emergencia.
  • Conocer los límites físicos propios y tener la suficiente habilidad para evitar el agotamiento.
  • Familiarizarse con el reconocimiento de los síntomas de la Enfermedad Descompresiva.
  • Conocer las señales de mano y visuales.
  • Efectuar prácticas de relajamiento y respiración controlada.

Por su parte, el responsable de una operación o ejercicio no debe forzar a un hombre a bucear, cuando por alguna razón él, seriamente, desee no hacerlo. Evitar castigos o ridículo en estas situación. Sin embargo, debe de descalificar al que evidentemente no le gusta bucear o ponga excusas para hacerlo sin razones suficientes.

5.3. Entrenamiento del buceador

5.3.1 Objetivo del entrenamiento

  • Eficiencia en nadar con aletas.
  • General eficacia en el buceo.
  • Entrenamiento específico en la clase de equipo que tiene que usar.
  • Práctica real de manejo del equipo en situación de emergencia.
  • Reconocimiento de los limites físicos propios, habilidad para evitar el agotamiento.
  • Habilidad para reconocer los síntomas de las enfermedades de los buceadores.
  • Habilidad para usar y mantener el equipo auxiliar.
  • Conocimiento de señales de mano y visuales.

5.5. Normas de seguridad.

5.5.1. El compañero.

Salvo en raras excepciones, los buceadores deberán trabajar en parejas. Esta es, indudablemente, la más sencilla y segura precaución en el buceo autónomo bajo cualquier condición y especialmente bajo condiciones desfavorables. Los buceadores deberán permanecer a la vista uno del otro. Con poca visibilidad deberán usar un cabo de unión de unos dos metros de longitud. Deberán tener confianza cada uno en la habilidad del otro y deben reconocer su responsabilidad en la seguridad del otro. Es muy importante seguir siempre las reglas siguientes:

  • Siempre avisar antes de ascender, descender o cambiar de dirección.
  • Después de perder contacto, subir a la superficie y buscar el rastro de burbujas; si no se encuentran inmediatamente, llamar a la embarcación de buceo.
  • Pintar las botellas con colores llamativos para ayudar al contacto visual. Cuando más de dos buceadores estén trabajando juntos, colocarles unas marcas distintivas para ayudar a la identificación y reducir las confusiones.
  • Si es posible, usar un aparato que permita comunicación oral debajo del agua.
  • Puede hacerse una excepción de la regla del compañero, cuando el nadador submarino esté usando un cabo salvavidas o es plenamente visible desde la superficie en aguas poco profundas. En este caso, un buceador debe estar en la embarcación con un equipo autónomo listo para su uso inmediato.
  • Conocer perfectamente el significado de las señales entre buceadores.

5.5.2. Embarcación en la superficie.

Una regla elemental de seguridad, es mantener un bote en la superficie como ayuda y auxilio a los buceadores.

Debe tener prevista la forma de entrar en el agua y volver a bordo o al lugar de lanzamiento sin dificultad. Si es necesario, montar una escala, rampa o pequeña plataforma.

5.5.3 Personal y organización

  • Encargar a un hombre competente en cada operación con completa responsabilidad de la seguridad de los buceadores. Deberá ser un buceador capacitado.
  • Dotar a la embarcación de seguridad con suficiente personal, capacitado para manejar la situación adecuadamente teniendo en cuenta el n&Úacute;mero de buceadores en el agua.
  • Un médico, especializado en buceo, deberá estar presente en todas las operaciones siempre que sea posible, especialmente cuando se trate de inmersiones a gran profundidad.
  • Preparar señales sónicas u otras comunicaciones para ordenar emerger. Ning&Úacute;n buceador debe desobedecer estas órdenes. El buceador debe seguir inmediatamente cualquier orden de emerger procediendo a la velocidad de ascenso normal y siguiendo cualquier descompresión requerida.
  • No permitir juegos durante las operaciones de buceo.
  • Durante las inmersiones a gran profundidad, se debe establecer una guardia en la cámara de descompresión.

5.5.4. Preparación de las operaciones de buceo.

  • Cada operación deberá ser cuidadosamente planeada y todo el personal deberá comprender los planes perfectamente. Seleccionar la profundidad y tiempo considerando el tipo de aparato, el suministro de aire disponible y los límites que la fisiología del buceo impone. Exponerlo claro, breve y definido a los buceadores. Ning&Úacute;n buceador que no haya atendido a las explicaciones debe tomar parte en las operaciones.
  • Excepto en casos de emergencia, evitar buceos que requieran descompresión. Los elementos de la descompresión añade complejidad y peligros al buceo autónomo. Sin embargo, cuando sea necesario o pueda resultar necesario debido a imprevistas circunstancias, hacer las previsiones necesarias para descomprimir al buceador.
  • Emplear amplios márgenes de seguridad al designar el suministro de aire y calcular profundidad y tiempos límites. Cuando un hombre deba bucear más de una vez ver en un periodo de 12 horas, debe tener en cuenta las consideraciones de los aspectos acumulativos de la exposición en buceos repetidos.
  • La ingestión de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de accidentes.
  • El uso de cualquier tipo de medicamentos deberá ser puesto en conocimiento del personal sanitario, ya que algunos de ellos incrementan los accidentes de buceo.

5.5.5. Medidas preventivas para casos de emergencia.

  • En donde quiera que sea necesario a causa de condiciones anormales, proveerse de cabos salvavidas, cabos de descenso, pesos adicionales para los buceadores y cualquier otro equipo especial que se desee.
  • Tener, al menos un equipo autónomo de reserva, para su uso en casos de emergencia.
  • Entrenar a todo el personal en el método de respiración artificial.
  • Conocer siempre la dirección de la cámara de descompresión más próxima y el más rápido medio de alcanzarla. Siempre que sea posible tener previsto un rápido transporte de urgencia.
  • El tratamiento con éxito del ataque de presión por recompresión en el agua, con autónomos, es muy difícil y puede ser casi imposible en algunos casos
  • Disponer de una caja de urgencia para primeras curas.

5.6 Precauciones generales sobre equipos autónomos

  • Manejarlos con cuidado en su uso y transporte, estibarlos apropiadamente en sitios secos, lejos de excesivo calor
  • Estibar el regulador separado de las botellas.
  • Manejar cuidadosamente las botellas para impedir cualquier clase de daño. Tratar las de aluminio con particular respeto. Recordar que una botella con la válvula rota se convierte en un cohete.
  • Estibar las botellas completamente cargadas. Comprobar la presión, por lo menos, una vez a la semana. Si la presión cae por debajo de los 100 Kg/cm2, recargarlas y tenerlas listas para un buceo imprevisto.
  • Antes de cargar o ajustar una botella a una reductora, abrir ligeramente sus válvulas para soplar cualquier polvo que pudiese haber entrado por el extremo abierto.
  • Cargar las botellas cuidadosamente. Las conexiones de carga requieren un cuidadoso uso para impedir su rotura. Una conexión de carga flexible con gas a alta presión escapando, se convierte en un peligroso látigo.
  • Mantener las botellas lejos del excesivo calor. No tenerlas cargadas bajo los efectos directos del Sol.
  • Para su transporte, sin supervisión directa, se deberán descargar hasta 15 Kg/cm2. de presión.
  • Efectuar una prueba de presión hidráulica cada 5 años.
  • El aire comprimido almacenado durante largos períodos de tiempo no presentan signos de contaminación; sin embargo, es aconsejable cambiar el aire periódicamente.
  • Impedir la corrosión de las partes metálicas y la rápida deterioración de las partes de goma lavándolas con agua dulce y secándolas después de su uso. Colgar el regulador de la parte metálica.
  • No permitir que entre agua en la entrada de aire de alta del regulador, lo que se consigue colocando un tapón en el estribo inmediatamente después de retirar el regulador de la botella.
  • Mantener puesto dicho tapón mientras se lava el regulador y quitarlo &Úacute;nicamente cuando haya que volver a montarlo en la botella.
  • Cuando se lava el regulador verter agua dulce en la embocadura varias veces con poca presión. Estar seguro de que tanto el tubo de inhalación como el de exhaustación y correspondientes partes del regulador, están bien regadas.
  • Efectuar alguna inspección de vez en cuando de las válvulas de goma para ver si depósitos de sal impiden el cierre y producen pérdidas.
  • Lavar las botellas y conexiones con agua dulce, para quitar todas trazas de sal. Colocar las botellas en su estiba con cuidado y en posición horizontal.
  • Desmontar el regulador. por lo menos, una vez cada semestre para su recorrido.
  • Usar herramientas con boca fija con preferencia a las ajustables. Nunca forzar ning&Úacute;n acoplo.
  • Tener extremo cuidado en impedir que aceites u otros materiales orgánicos entren en contacto con oxígeno a alta presión, porque hay gran peligro de explosión o fuego.

5.7. Preparación del equipo

Antes de efectuar cualquier inmersión, el buceador debe inspeccionar cuidadosamente todo el equipo, buscando alg&Úacute;n indicio de deterioro, daño, corrosión o mal funcionamiento. Para ello debe inspeccionar:

  • Botellas: Comprobar la presión del aire ( con la reserva baja ) y que exteriormente no presentan ning&Úacute;n desperfecto importante que recomiende su verificación.
  • Atalajes: Las cinchas se encuentran en buen estado y los zunchos de zafado rápido listos para su uso.
  • Mangueras del regulador: Comprobar que no tienen muestras de corrosión, agujeros, etc y que las arandelas de unión están en buen estado.
  • Regulador: Colocarlo en la griferia. Abrir las botellas a tope y cerrar a continuación 1/4 de vuelta. Comprobar que no tiene perdidas (en caso de duda meterlo en un recipiente con agua).
  • Chaleco salvavidas: Inflarlo con la boca y comprobar que no tiene perdidas. Si lleva botellín comprobar que se encuentra listo para su uso.
  • Gafas: Comprobar la estanqueidad y el estado de la correa.
  • Aletas: Comprabar la correa en caso de que la lleve.
  • Cuchillo: Comprobar que tiene filo, que sale con facilidad de la funda y que esta bien asegurado a la misma.
  • Cinturon: Que lleva plomos suficientes y que funciona correctamente el zafado rápido del mismo.

5.8. Briefing

Antes de comenzar la inmersión se debe dar a los buceadores un briefing que incluya los objetivos, limites de tiempo y profundidad de la inmersión, asignación de parejas y trabajo a cada una de ellas, cuando proceda tipo de herramientas a utilizar, y demás datos que sirvan para el desarrollo de la misión a efectuar.

5.9. Colocación del equipo.

El orden normal de colocación es el siguiente:

5.9.1 Traje:

  1. Colocación del pantalón. Se dobla hasta las rodillas, se calzan las piernas y se acomoda el pantalón; luego se calzan los muslos y por ultimo la cintura. Es importante verificar que las rodillas y la entrepierna se encuentren bien calzadas. Trate de hacerlo sentado.
  2. Colocación de los escarpines. Levante el bajo del pantalón hasta la mitad de la pierna en que se va colocar el escarpín. Enrolle el escarpín y doble hacia afuera el talón; calce el pie y deslícelo hasta el fondo; calce el talón y desenrolle el escarpín; por &Úacute;ltimo, coloque el bajo del pantalón sobre él. Proceda igual con la otra pierna.
  3. Colocación de la chaqueta cerrada. Se dobla la chaqueta hasta la altura de las axilas, colocar primero las mangas y luego la cabeza con un movimiento fuerte y seco, como si nos pusiéramos un suéter de cuello alto; después se baja el pecho y la espalda con cuidado de que no quede enrollada la parte superior del pantalón dentro, se cierra la entrepiernas con los broches.

5.9.2 Cuchillo:

No deberá colocarse en el cinturón por la posibilidad de perderlo en caso de tener que largarlo en una emergencia.

5.9.3 Chaleco

Se introduce la cabeza por el abertura del chaleco. La regulación de los atalajes de espalda y entrepierna debe de hacerse sobre el buceador, con el chaleco completamente hinchado. Las cintas deben de estar ligeramente flojas para no molestar al buceador o deformar el chaleco. Esta regulación se hace de una vez para siempre, ya que cada buceador tiene su chaleco asignado.

5.9.4 Botellas:

La forma mas cómoda es ayudándose del compañero, mientras este las sostiene el buceador se coloca correctamente los atalajes, asegurándose que los ganchos de zafado rápido son fácilmente accesibles por ambas manos

5.9.5. Accesorios:

Reloj, profundimetro, br&Úacute;jula, etc

5.9.6. Cinturón de lastre:

El modo más cómodo y seguro es tomarlo por ambas hebillas y, sosteniéndolo en frente, pasar sobre él y subirlo hasta su posición, debe ser el ultimo elemento del equipo en colocarse para evitar que se enganche en la entrepierna del chaleco o del atalaje en caso de zafado rápido.

5.9.7. Guantes, Aletas, Gafas

5.10. Antes de la inmersión el responsable de la misma debe comprobar lo siguiente:

  • Los buceadores se encuentran en condiciones físicas adecuadas para realizar la inmersión
  • Cada pareja lleva el equipo mínimo
  • La presión de las botellas es suficiente para realizar el trabajo
  • El cinturón esta colocado por fuera de todo el equipo
  • El chaleco puede inflarse completamente y no se encuentra enganchado con los atalajes
  • Las botellas se encuentran abiertas y con la reserva alta
  • Las señales en la embarcación están colocadas

5.11. Entrada al agua.

El tipo de entrada al agua debe hacerse de acuerdo con las características de la embarcación de apoyo, debe consistir en una transición y no una colisión.

Estas técnicas se aplican tanto con equipo de superficie, como con equipo autónomo.

5.11.1. Entrada caminando:

Generalmente se utiliza esta entrada desde la playa, después de un reconocimiento del sitio, el método dependerá del oleaje y del gradiente del fondo.

Si hay poco oleaje y el gradiente es pequeño, se puede entrar caminando y cuando el agua empiece a cubrir se colocan las aletas, en caso de oleaje se puede entrar con las aletas puestas y caminando de espaldas hasta que el nivel del agua sea suficiente para hacer inmersión. Se pasará la rompiente lo más pegado al fondo posible.

5.11.2. Salto al agua:

Para lanzarse al agua hay que estar seguro que la profundidad es suficiente con el fin de no golpearse con el fondo, y desde el nivel de la superficie o desde una mayor altura, el buceador se colocará al borde de la embarcación, muelles, etc. dando frente al agua, comprobara que no hay nada delante , con la mano derecha se apretará las gafas contra la cara y la mano izquierda sujetará el equipo en la espalda. Avanzará la pierna derecha hacia delante y caerá al agua con el cuerpo vertical y las piernas abiertas.

En alturas superiores a un metro o más, lo adecuado es la entrada vertical al agua con los pies juntos, con los cuales se amortiguará el impacto.

Los codos deben estar fijos y pegados al cuerpo y la cabeza ligeramente inclinada hacia arriba.

5.11.3. Entrada hacia atrás:

Se usa generalmente cuando estamos en una embarcación pequeña, por ejemplo una embarcación neumática, donde la altura es mínima. El buceador de la posición de sentando, báscula hacia atrás, sujetándose las gafas y el equipo con las manos.

5.12. Natación.

La manera correcta de nadar con las aletas, es utilizar la patada de crawl, que debe ser lenta y constante, abriendo suficiente las piernas sin llegar a sacar las aletas fuera del agua. Cuando se nade en superficie se realiza de espalda, siendo esta la forma más fácil y &Úacute;til en muchas ocasiones; por ejemplo, llevar un objeto colocado sobre el pecho y el estómago y mucho más cómodo e hidrodinámico. Otra aplicación práctica es cuando se necesitamos seguir una orientación, además es ideal para nadar largas distancias. Cuando se nade de esta forma hay que tener cuidado para evitar el flujo continuo en el regulador, sobre todo en los bitraqueas. Algunas veces puede ser necesario inflar un poco el chaleco.

5.13. Inspección en el agua

Al entrar en el agua debe mantenerse en la superficie y efectuar las siguientes comprobaciones:

  • Comprobar la flotabilidad. (La positiva aumenta a lo largo de la inmersión debido al consumo de aire).
  • Comprobar el funcionamiento del equipo propio y observar si el del compañero tiene perdidas.
  • Comprobar la estanqueidad de las gafas o máscara.
  • Darse mutuamente la señal de listo y solamente después de estar ambos seguros de estar listos, comenzar la inmersión.

5.14. Sumergirse desde superficie.-

  • Colocar el cuerpo horizontal sobre la superficie del agua, empleando el estilo de braza.
  • Hacer una inspiración (caso de no llevar equipo de buceo).
  • Con los pies quietos, moviendo los brazos con el estilo de braza, meter la cabeza debajo del agua al mismo tiempo que se dobla el cuerpo por la cintura, manteniendo las piernas derechas y los pies juntos.
  • Al final de un movimiento de los brazos, hacer un movimiento en sentido contrario, enderezar el cuerpo lanzando los pies a&Úacute;n juntos al aire. El cuerpo está ahora en posición vertical en el agua, con la cabeza abajo y las piernas solamente por encima de la superficie.
  • Hacer movimientos más con los brazos y el buceador iniciará un descenso vertical.
  • Una ver el cuerpo completamente debajo de la superficie, los brazos no se necesitan más y se contin&Úacute;a el descenso con el movimiento de las aletas.

5.15. Descenso:

La velocidad de descenso depende de la capacidad de los buceadores para compensar, aunque nunca deben superar los 24 metros por minuto.

En caso de tener alguna dificultad, deben parar el descenso y subir unos metros hasta poder compensar, continuando a continuación el descenso.

A la llegada al fondo lo primero que deben hacer es comprobar el equipo y colocárselo correctamente en caso necesario, orientarse y comprobar que las condiciones del fondo son las adecuadas para efectuar la inmersión o el trabajo a desarrollar.

5.16. Emergencias bajo el agua.

Muy pocas situaciones debajo del agua son tan desesperadas como para requerir acción instantánea. Tomar, incluso pocos, segundos para pensar, paga dividendos. Las acciones instintivas son raramente las adecuadas, pero el entrenamiento adecuado prepara al buceador para casi todas las emergencias, siempre que conserve la serenidad.

5.16.1. Agotamiento del aire.

Esto no debe provocar una situación seria, incluso si la reserva falla, la resistencia al inspirar anterior al agotamiento, sirve de aviso generalmente. En cualquier tipo de regulador, la reducción de presión en el ascenso debe de proveer, al menos, de una pequeña cantidad de aire adicional.

Los buceadores deben estar entrenados en la técnica de compartir la respiración (calume), que solamente debe ser utilizada en caso de emergencia. Para efectuarla los buceadores deben colocarse uno frente a otro y agarrarse al atalaje del compañero con una mano.

El compañero tomara su embocadura y se la pasara al compañero, dirigiéndola hacia su boca. Ambos buceadores mantendrán la embocadura agarrada con la mano que tienen libre.

Puede ocurrir que la embocadura se inunde, en caso de tener un bitraquea para expulsar el agua bastara con tener la embocadura un poco mas alta que el regulador, de esta forma el flujo continuo que se produzca impedirá la entrada de agua. Si se tiene un monotraquea bastara con pulsar el botón de purga.

El buceador deberá efectuar dos respiraciones (por si acaso la embocadura tenia algo de agua en la primera inspiración ) y pasar la embocadura al compañero que repetirá el proceso.

Una vez que hayan establecido el ritmo respiratorio adecuado iniciaran el ascenso a superficie después de pasarse la señal para ello. Durante el ascenso deberán tener la precaución de exhalar aire para evitar el peligro de producirse una embolia de aire traumática.

5.16.2. Pérdida o inundación de las gafas.

El buceador debe aprender a nadar sin máscara. Las gafas pueden se quitadas y puestas otra vez en su lugar. Se puede vaciar fácilmente las gafas inclinando la cabeza hacia atrás, con la mano se aprieta la parte superior de las gafas contra la frente y expulsando aire por la nariz. El agua saldrá fácilmente.

5.16.3. Inundación de la embocadura.

Cuando se trata de un monotraquea no representa ning&Úacute;n problema su vaciado, bastara con apretar el botón de purga.

En caso de que sea un bitraquea los pasos a seguir son los siguientes, si el buceador se encuentra nadando horizontalmente deberá girar sobre si mismo hacia la izquierda, agarrar la embocadura con una mano , pinzar con la otra la manguera de inhalación (la de la derecha ) y soplar en la embocadura (de esta forma el agua se ve forzada a pasar a la manguera de exhaustación ), a continuación soltara la manguera de inhalación y efectuara con cuidado una respiración corta ya que todavía puede quedar algo de agua en la embocadura, en cuyo caso bastara con repetir la operación.

5.16.4. Enredarse.

Esta situación requiere mas pensamiento que acción. El buceador debe tratar de darse cuenta de qué es lo que le sujeta y utilizar su cuchillo en forma adecuada. El compañero es muy &Úacute;til aquí. Solamente como &Úacute;nico recurso, debe el buceador quitarse el equipo y realizar un ascenso libre.

5.17. Ascenso normal

Al llegar la hora de iniciar el ascenso ambos buceadores se pasaran la señal correspondiente e iniciaran el ascenso a superficie a 9 mts/min.

Durante el ascenso respiraran normalmente sin mantener la respiración por el peligro de producirse una embolia de aire traumática.

5.17.1 Ascenso de emergencia.

Aprender la técnica del -escape libre- es una parte vital del entrenamiento. Sin embargo, tal ascenso no debe ser mirado como la primera cosa a hacer en todas las emergencias. Es inherentemente peligroso y es difícil de realizar en situaciones de extenuamiento. Sin embargo, si el buceador se encuentra repentinamente sin aire o si las botellas se encuentran enganchadas y la pareja no puede prestarle auxilio entonces deberá efectuarse el escape libre.

Deberá tirar cualquier objeto o herramienta que transporte, deshacerse del cinturón y a no ser que sea absolutamente necesario no quitarse las botellas, pues al disminuir la presión con el ascenso el regulador nos podrá dar un poco de aire.

Si el buceador tiene entonces flotabilidad positiva, empezar a ascender. Si no asciende espontáneamente, debe nadar e inflar el chaleco salvavidas. En ambos casos debe exhalar constantemente durante el ascenso. Si la exhaustación causa pérdida de flotabilidad, unos golpes de aleta serán suficientes para que ascienda, con lo que se producirá un incremento en el volumen de aire que restablecerá las condiciones de flotabilidad.

En caso que el buceador se encuentre incapacitado o inconsciente la pareja deberá inflar el chaleco, el cinturón puede quitarlo también pero nunca dejara de tener agarrado a su pareja.

DURANTE EL ASCENSO EXPIRAR CONTINUAMENTE

No debe sobrepasar nunca sus propias burbujas. Puede disminuir la velocidad de ascenso aumentando la exhaustación o extendiendo los brazos a los lados. Cualquier sensación de opresión en el pecho debe de impulsar al buceador a aumentar la exhaustación.

Este método presupone el uso de chaleco salvavidas. El cartucho de CO2 o el botellín de aire debe ser usado en el fondo, pero como el chaleco no estará completamente hinchado hasta alcanzar la superficie, el ascenso debe ser iniciado con unos golpes de aletas simultáneamente con la exhalación inicial.

Este método no debe de ser empleado hasta que el personal está muy experimentado, pues se corre gran peligro de embolia de aire traumática.

5.18. Alcanzar la superficie.

Después de alcanzar la superficie, el buceador debe quitarse el equipo respiratorio si es del tipo de demanda de aire, puesto que los cilindros tienen a mantenerlo debajo del agua. La mayoría de tales aparatos tienen una ligera flotabilidad positiva cuando está totalmente sumergidos. Aunque ésta ayudará al buceador en la superficie si gira sobre la espalda, el efecto es muy ligero y los cilindros adquirirán flotabilidad negativa tan pronto parte de ellos rompa la superficie. Cualquier tipo de chaleco salvavidas usado por el buceador deberá ser hinchado y está claro que esta clase de equipo para flotar, es de grandes ventajas para el buceador, especialmente con algo de marejada.

ATENCION

El pánico y las acciones irresponsables son los mayores peligros en el buceo autónomo. Hay pocas situaciones de las cuales el buceador no pueda salir si mantiene conocimiento de sí mismo y act&Úacute;a de acuerdo con ello. Su habilidad en hacerlo así, dependerá de la calidad de su entrenamiento y preparación.

5.19. Inspección después de la inmersión

Al salir del agua observar cualquier signo de enfermedad o heridas.

Comprobar si el equipo ha recibido alg&Úacute;n daño, informando inmediatamente de cualquier defecto o perdida.

Cerrar el grifo de las botellas inmediatamente después de quitárselas.

Inhalar por la embocadura antes de quitar el regulador.

5.20. Mantenimiento del equipo autónomo

Ning&Úacute;n equipo de buceo debe ser usado a menos que se haya recibido oficial evaluación y aprobación. Mantener el equipo en óptimas condiciones en todo momento. Es importante:

  • Establecer rutinas de periódicas instrucción y mantenimiento preventivo. Seguirlas rígidamente. Levantar informes de todas las unidades completa y mayores partes. Corregir todos los defectos notados, incluso los más pequeños antes de usar los equipos.
  • Inspeccionar todos los componentes del equipo de buceo de una manera rutinaria.
  • Prestar a las válvulas del regulador y de las botellas especial atención. El mantenimiento de todas ellas es fácil trabajo de taller.
  • Asegurarse de que las máscaras, trajes, chalecos salvavidas, cuchillos, br&Úacute;julas y otros accesorios, reciben propio mantenimiento y manejo.
  • Inspeccionar frecuentemente todas las conexiones de alta presión y someterlas periódicamente a pruebas hidrostáticas. Estar seguro de incluir conexiones de carga, las cuales pueden ser un particular peligro.
  • Comprobar los manómetros periódicamente para Asegurarse de su exactitud.
  • Dar a los compresores y al resto del material empleado en la carga de equipos autónomos, un mantenimiento diligente. Manejarlos con cuidado. Su salida debe estar exenta de polvo, exceso de humedad o de vapor de aceite y gases tóxicos. Periódicamente se recomienda el análisis de muestras de aire.
  • Confeccionar listas de inspección pre-inmersión y de prueba de aparatos respiratorios. Incluir pruebas de pérdidas de gas en el agua, funcionamiento, posición de controles, determinación de la presión de los cilindros y cualquier otro procedimiento para un equipo específico.
  • Informar inmediatamente de cualquier defecto notado durante el funcionamiento de un equipo y estar seguros de que han sido corregidos antes de usar el equipo otra vez.
  • Cada buceador es responsable de su propio equipo.
  • Aumentar las precauciones, proveyéndose de un amplio surtido de piezas de respeto.




MENU