Cañoneras y Cañones

 

modelo del tipo de lancha cañonera diseñada por el Capitán Toni para el sitio de Gibraltar Cañonera a remo, del tipo Barceló

 

Modelo de la lancha cañonera inventada por Barceló y que se aplicó por primera vez en el Sitio de Gibraltar (1.779-1.783). Estaban blindada con planchas de acero por toda la obra muerta, con formas redondeadas que hacían rebotar los proyectiles enemigos, tal como se ve en el modelo. Montaba una sola pieza artillera en su centro de a 24 libras, protegida con un parapeto que se podía alzar o abatir. Sus dimensiones eran de 56 pies de eslora, 18 de manga y 6 de puntal y 14 remos por banda y una gran vela latina para modificar su rumbo y apuntar, aunque luego se modificó el proyecto dotandosele a la pieza artillera de una base giratoria que permitían apuntar el cañón sin modificar el rumbo de la embarcación.

 

Lancha cañonera del tipo

Lancha cañonera tipo "Espin": Otro tipo de lancha cañonera utilizada por la Armada Española a finales del Siglo XVIII.

 

Finalmente el Rey de España eligió como arma principal para el Asedio de Gibraltar las Baterías Flotantes inventadas por el Ingeniero Francés D´Arçon que se mostraron absolutamente sobredimensionadas e incapaces para una acción de este tipo y que fueron destruídas por el enemigo británico, siendo uno de los principales motivos del fracaso final del Asedio de Gibraltar que finalizó en 31 de Enero de 1.783. Se construyeron 10 plataformas cañoneras tipo D´Arçon. Montaban en total 140 cañones de grueso calibre, munición para el asedio y una dotación de 5.300 hombres (¡!). Cuatro de las baterías flotantes del modelo D´Arçon fueron destruidas por el enemigo porque presentaban un blanco fácil y explosionaron fácilmente al estar sobrecargadas sus santabárbaras. El gran Federico Gravina héroe español de la Batalla de Trafalgar, mandó una de ellas en esa jornada de Gibraltar, la "San Cristóbal" de 17 cañones que también fué destruida por el enemigo.

 

La Armada Española fué precursora en el uso de la lancha cañonera, que prestó grandes servicios y porque no decirlo grandes victorias frente a escuadras convencionales desde el último cuarto del Siglo XVIII hasta el primer cuarto del Siglo XIX. Gracias a ellas se repelieron eficazmente los diversos ataques a Cádiz en la Guerra contra Inglaterra de 1.797 a 1.799 y durante la Invasión Francesa en 1.808 a 1.812, constituyendo una auténtica "guerrilla naval". Incluso se llegaron a utilizar lanchas cañoneras operando en el Río Ebro en los sitios heroicos de Zaragoza contra la invasión napoleónica.

grabado de lancha cañonera del siglo XIX existente en el Museo Naval de Madrid

lancha cañonera española de comienzos del siglo XIX con cañón de grueso calibre

(hacer click para ampliar imagen)

bombarda siglo XVIII

Bombarda embarcación española de finales del Siglo XVIII especializada en operaciones de castigo artillero por mar para el asedio

Posteriormente la Armada Española siguió utilizando las lanchas cañoneras en su doble función artillera y como patrullera. Su uso fué muy frecuente en las guerras coloniales en Cuba y Filipinas a finales del XIX.

 

Cañón de 4 libras con dispositivo de disparo por percusión cañón naval de hierro S XVIII cañón de bronce de 4 libras

diversos tipos de Cañones navales españoles de pequeño calibre del siglo XVIII

El cañón Tigre que fué el que arrancó el brazo al Almirante Nelson en el intento fustrado de toma de Santa Cruz de Tenerife por parte de la escuadra Británica el 24 de Julio de 1.797, que acabó en derrota y rendición de la Flota Inglesa ante las fuerzas españolas.

El Cañón Tigre en su emplazamiento actual del Fuerte Almeida en Santa Cruz de Tenerife (Hoy sede del Museo Militar Regional de Canarias).

Mortero de asedio del Siglo XVIII Cañón de bronce cosntruido en tiempos del rey Fernando VI que se encuentra actualmente en el Fuerte del Puerto de la Cruz en Tenerife (Islas Canarias)  
Mortero de asalto del Siglo XVIII Cañón de bronce época de Fernando VI  
Volver a Capitán Toni / Gibraltar