Álbum
"LOS OLIVOS" | Jugos Y Licuados | NATURALEZA ANIMADA | Aceite de olivo | Geoterapia | Mis Enlaces
Aceite de olivo
El aceite de oliva es uno de los pilares de la llamada dieta mediterránea. Se conoce en toda la cuenca mediterranea desde antiguo y hay pruebas de su uso en Egipto, Creta, Grecia antigua, etc.

Este zumo de aceitunas se considera como la grasa más saludable por su gran contenido en ácido oleico, y hay diversos estudios que avalan los beneficios que el consumo de los aceites de oliva tiene en la prevención de distintos tipos de cánceres (artículo en noticias BBC). Popularmente es conocido como oro líquido.

El estudio de las propiedades del aceite de oliva, así como del cultivo del olivo se denomina olivicultura, siendo una rama de la elaiotecnia que es la ciencia que estudia la fabricación y extracción aceites vegetales como el aceite de oliva o el aceite de girasol.
USO ALIMENTARIO

Los aceites de oliva se usan en crudo para condimentar ensaladas, gazpacho y otras sopas frías. También se ingiere empapando el pan, por ejemplo en el «pa amb tomàquet» receta típica catalana. Es en crudo donde conserva todas sus propiedades, pues con el calentamiento pierde algunas de ellas.

En diveros guisos y repostería se usan aceites de oliva como ingrediente.

En España, especialmente en la regiones productoras, se usa para freír. En la gastronomía andaluza su uso es omnipresente. Si no se calienta en exceso (si no llega a "humear") se puede usar varias veces.


COMPOSICION DE LOS ACEITES DE OLIVA

Se pueden considerar tres grandes grupos de sustancias en la composición del aceite de oliva:

Fracción saponificable:

Comprende el 98-99 % en el total de su peso.
Está formada por los triglicéridos, ácidos grasos libres y fosfolípidos.

Fracción insaponificable:

Constituye el 1,5 % en el total de su peso.
Comprende los hidrocarburos, alcoholes, esteroles y tocoferoles.

Otros componentes menores:

Polifenoles: relacionados con el sabor del aceite.
Pigmentos clorofílicos y carotenoides: relacionados con el color del aceite.
Compuestos volátiles: responsables del aroma del aceite.
.
.

.
.

TIPOS DE ACEITE DE OLIVO.

Aceite de oliva virgen

Se obtiene triturando las aceitunas hasta obtener una pasta, y aplicando presión en frío para exprimir el aceite. El aceite virgen no está refinado. Los únicos procesos a los que se somete son de tipo físico, para eliminar las partículas sólidas que contiene en suspensión, y hacerlo transparente: sedimentación, centrifugación y/o filtración. Cuanto menos ácidos grasos libres contenga, dependiendo de las características del fruto, tanto mayor es su calidad y suavidad de sabor:

• Extra: Acidez inferior a un grado (1 % de ácidos grasos libres). Su sabor y aromas son afrutados, muy suaves y exquisitos.

•Fino: Igual que el extra, pero llega a 1,5º de acidez.

•Corriente: Se admite que contenga hasta 3º de acidez.

• Lampante: Contiene mas de 3º de acidez. No es comestible debido a su fuerte sabor, y precisa ser refinado.

Aceite de oliva refinado

El aceite que contiene muchos ácidos grasos libres, debido a que ha sido obtenido por presión en caliente, o que procede de frutos de poca calidad, necesita ser refinado para hacerlo comestible. Después de refinado,

- su acidez no llega al 0,2% (0,2% por lo que apenas tiene sabor;

- su color es pálido;

- apenas contiene vitaminas, fitosteroles y sustancias responsables del aroma.

Aceite puro de oliva

El aceite puro de oliva, o simplemente aceite de oliva: Se obtiene mezclando aceite de oliva virgen y aceite de oliva refinado. Su acidez no debe superar el 1 %. Es un intermedio entre los dos primeros tipos de aceite, y el más común en el mercado.

Aceite de orujo de oliva

Se obtiene aplicando un disolvente, generalmente hexano, a la torta (resto de pasta que queda tras la extracción por presión). Es de mala calidad, y precisa ser refinado para reducir su acidez máxima a 0,3º.



Cardiosaludable.

El consumo habitual de aceite de oliva protege contra las enfermedades de las arterias coronarías (angina de pecho e infarto).

Reduce la tendencia a la trombosis. En un estudio realizado en Sudáfrica, patria del famoso cirujano cardíaco Christian Barnard, primero en realizar un transplante de corazón, se ha visto que el aceite de oliva es tan eficaz como los aceites de pescado para reducir el nivel de fibrinógeno en la sangre. Esta sustancia es una proteína que constituye el principal componente de los coágulos. Cuanto más elevada esté, tanto mayor es la tendencia a la trombosis (formación de coágulos).

Controla el nivel de colesterol.

Es cierto que el aceite de oliva no reduce tanto el colesterol total como los aceites de semillas. En realidad, apenas reduce el colesterol LDL (nocivo) y el colesterol total, aunque aumenta el HDL (colesterol beneficioso). Pero esto no significa que el aceite de oliva sea menos beneficioso que los de semillas, como en cierta época se pensó: Su consumo protege en mayor medida contra la arteriosclerosis y las enfermedades coronarias (angina e infarto) que ningún otro aceite, debido a que evita la oxidación de las lipoproteínas.
Evita la oxidación de las lipoproteínas. Actualmente se sabe que la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (un tipo de grasa que circula por la sangre que contiene mucho colesterol), conocidas por las siglas LDL, constituye el mecanismo principal por el que se produce la arteriosclerosis.

Numerosos estudios han demostrado, que los ácidos grasos monoinsaturados como el oleico del aceite de oliva, son más eficaces que los poliinsaturados, para evitar la oxidación de las lipoproteínas .6,7

Es decir que el aceite de oliva es más eficaz que los de semillas en la prevención de la arteriosclerosis, aunque estos últimos reducen más el nivel de colesterol.

Reduce el riesgo de cáncer de mama.

Los investigadores de la Escuela Nacional de Sanidad de Madrid (España) fueron los primeros en poner de manifiesto que el aceite de oliva reduce el riesgo de padecer cáncer de mama." Otro estudio llevado a cabo en la Universidad de Atenas (Grecia) y en la de Harvard (EE. UU.), confirmó que un aumento en el consumo de aceite de oliva (más de una vez al día) logra una reducción del 25% al 35% en el riesgo de padecer cáncer de mama. Por otro lado, el consumo de margarina se asocia con un mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

Protege el hígado.

El aceite de oliva favorece el buen funcionamiento del hígado, y resulta especialmente útil cuando existe algún grado de insuficiencia hepática debida a hepatitis, cirrosis o intoxicación por medicamentos u otros tóxicos. Esto se ha comprobado experimentalmente con animales de laboratorio.

Igualmente resulta útil en los trastornos de la vesícula biliar por su acción colagoga (facilita el vaciamiento de la bilis).

Evita el estreñimiento.

Sobre todo cuando el aceite de oliva se toma en ayunas (una o dos cucharadas son suficientes), produce un suave y eficaz efecto laxante.




REMEDIOS CURATIVOS CON EL ACEITE DE OLIVA


ABANDONAR EL HÁBITO DE FUMAR.

Contra el hábito de fumar podemos señalar la antigua usanza popular probada eficazmente por mucha gente. Cada mañana, en ayunas, se deben tomar 5 gotas de Aceite de Oliva Virgen Extra en una cucharilla (preferiblemente de plata, ya que ayudará a no estropear la acidez del Aceite). la sabiduria popular dice que, poco a poco, se debería ir eliminando los peligrosos efectos adictivos de la nicotina...

ACNÉ.

Friccionar la parte afectada con un cuarto de litro de aceite de oliva en el cual se han disuelto 100 gotas de aceite esencial de lavanda. También podemos lavarnos la parte afectada con jabón casero hecho a base de Aceite de Oliva Virgen y sosa.

ARTROSIS:

Dejar macerar al sol durante 20 días 80 g de flores de manzanilla secas en medio litro de aceite de oliva. Filtrar y usar para dar masajes.

CÁLCULOS O PIEDRAS DE VESÍCULA.

Para las piedras de vesícula tomar todos los días en ayunas una cucharada de Aceite de Oliva Virgen con limón.

CIÁTICA.

se prepara una cataplasma macerando durante dos días, 200 gramos de harina de maíz, 400 gramos de aguardiente, 200 gramos de higos secos triturados- machacados y 20 gramos de mostaza negra en polvo. Cuando los componentes se han embebido el alcohol y forman una pasta, ésta se extiende sobre la parte enferma untada antes con Aceite de Oliva Virgen. La aplicación durará de 2 a 3 horas.

ECZEMAS:

Masajear la parte afectada con aceite de oliva extra virgen.

ENCIAS:

Para mantener las encías siempre sanas masticar con frecuencia hojas de olivo frescas.

ESTREÑIMIENTO.

Mezclar y tomar una infusión de manzanilla con una cucharada sopera de Aceite de Oliva Virgen

CONTRA LAS HEMORRAGIAS.:

Traer del campo una hierba llamada ruda y dejarla secar. Machacarla y hacerla polvo. Aplicar este polvo a las heridas solo, con un poco de Aceite de Oliva Virgen o disuelto en cocción con un poco de agua. La hemorragia se corta y la herida sana rápidamente.

HEMORROIDES:

Lavarse con agua templada o caliente la zona afectada con jabón casero hecho con Aceite de Oliva Virgen y sosa. Aclarar con agua bien fría.

HINCHAZONES:

Machacamos un diente de ajo junto a un trozo de algodón o gasilla. Untamos la parte afectada con un poco de Aceite de Oliva Virgen y ponemos la gasilla anterior envuelta en otra gasa. Dejaremos hasta que la hinchazón se rebaje.

HIPERTENSIÓN:

Dejar hervir 40g de hojas de olivo en un litro de agua, filtrar, endulzar y tomar dos vasos pequeños al día.

INSOLACIÓN:

Dejar macerar al sol durante quince días unas flores de hipérico recubiertas de aceite de oliva, filtrar y usar para masajes. Es un remedio excelente para cualquier tipo de quemaduras.

OTITIS:

Verter dos gotas de aceite de oliva tibio en el conducto auditivo, o aplicar un palillo de algodón empapado en aceite tibio.

QUEMADURAS Y ERITEMAS SOLARES:

Para quemaduras, una receta tan extraña como maravillosa. Cuando nieva se recoge un poco de nieve recién caída y mezclarla con un cuarto de litro de aceite de oliva en una botella de vidrio oscuro. Untar esta mezcla, previamente agitada, en casos de quemaduras. O bien mezclar aceite de oliva y claras de huevo y colocar en las partes afectadas.

Para eliminar el eritema solar preparar un linimento óleo-calcáreo: mezclar 100g de aceite de oliva extra virgen con 100g de agua de cal. Poner en una botella y agitar antes de su uso, pasar delicadamente sobre la zona afectada.

Para a liviar el dolor de las quemaduras frotárselas con jabón casero hecho de Aceite de Oliva Virgen y sosa.

REUMATISMO:

Mezclar el aceite de oliva con un poco de alcanfor hasta que éste se disuelva. Después masajear la parte dolorida, los dolores se atenuarán inmediatamente.

El remedio más eficaz es sin duda poner sobre la parte dolorida un emplasto de orujo de aceite fermentado. Antiguamente esta aplicación se realizaba en lugar de fango. Cocer col en agua, con cebolla, zanahoria (30 ó 40 gramos en conjunto) y el zumo de un limón. Añadir unas gotas de Aceite de Oliva Virgen y tomar una taza cada hora.

SABAÑONES.

Aplicar directamente Aceite de Oliva Virgen sobre las zonas afectadas por los sabañones

TORCEDURAS:

Torceduras, dolores musculares, tendinitis y neuritis tendrán alivio rápidamente con masajes hechos con una mezcla de aceite de oliva y ajos aplastados. También se puede usar trementina en lugar de ajos.

ÚLCERAS DE LAS VENAS VARICOSAS:

Dejar macerar durante tres semanas un ramillete de lampazo (Arctium lappa) en un litro de aceite de oliva. Aplicándolo sobre las piernas enfermas se acelera la cicatrización de las úlceras. El alivio es inmediato.


Escríbeme