Periodización del Manejo Ideológico, en un Autogolpe Presidencial de Estado

 

Dr Xavier Gamboa Villafranca

4 de junio del 2002

 

 Introducción

1)Autogolpe: Conceptualización

2)Dinámica del Autogolpe:  Esquematización

3) Ciclo vital del autogolpe presidencial de Estado

4)El Discurso, durante la Campaña Electoral e Inmediatamente despues del Primer Acceso a la Titularidad del Poder Ejecutivo

5)Contenido de la ideología difundida durante el segundo periodo, de la fase de preparación del autogolpe

6)Indicadores, para un Presidente Proclive a Ello, de que ha llegado el Momento de dar un Autogolpe de Estado

7) Justificación del Presidente que Dá un Autogolpe de Estado

 

 

Ir a Página Principal del Proyecto

Ver texto completo de más publicaciones del Dr Xavier Gamboa

Correos:

Al coordinador del Proyecto

Administrador de la Página

 

________________________________________________________

 

Introducción

 

 

Un día, cuando su grupo-compromiso considera que se reunen ciertas condiciones domésticas e internacionales, el Presidente de un país transmite masivamente un mensaje a sus gobernados.  Lo hace, típicamente en cadena nacional y a la hora de mayor rating televisivo.  Con la solemnidad que amerita la ocasión, ahí anuncia que se aparta, desde ese momento y durante un periodo indeterminado de tiempo, de la legalidad hasta entónces vigente.  Dá a conocer que suprime a los otros dos poderes (legislativo y judicial), y que declara abolido el órden constitucional conforme al cuál él mísmo tuvo acceso a la silla presidencial.  Aunque nunca lo llama de esta manera, en realidad proclama que, a partir de ese instante, está llevando a cabo lo que en las ciencias sociales se conoce hoy en día como un autogolpe de estado.

¿Cómo se conceptualiza, un autogolpe de Estado? ¿Qué es lo que sucede antes, durante y despues del autogolpe?  ¿Cuáles son las fases y etapas, por los que pasa un autogolpe de Estado?  ¿Cuándo es, desde la perspectiva del grupo que prepara un autogolpe, el momento preciso para darlo? ¿Cuáles son los elementos del discurso presidencial que se emplea y difunde, cuando empieza a ejercer la titularidad del Ejecutivo, luego de su primer triunfo electoral?  ¿Qué argumentación emplea públicamente el presidente autugolplista, para justificarlo, en el momento en que lo está dando?  El cometido del presente artículo estriba en iniciar la construcción de una teoría de alcance intermedia que, con fundamento en la literatura académica existente a nivel mundial al principiar el año 2002, responda a las interrogantes planteadas.

 

 

 

1) Autogolpe:  Conceptualización

 

El autogolpe no es un hecho fortuito.  Es una estrategia general de la “globalización”, diseñada y empleada para determinadas coyunturas y circunstancias.  Se presenta, en algunos países y en otros no, en función de que sus especificidades, como tales, lo tornen necesario.  Es parte de una estrategia sistemáticamente empleada, por el bloque en cuyo poder está la economía mundial, cuando hay que sacrificar gobiernos constituídos que dan muestras de incapacidad para lidiar “decentemente” con contrapesos y obstáculos que organizaciones e instituciones “domésticas” le anteponen.  A los ojos de los estrategas de la “superestructura mundial”, cuando, en un país, éstas tienden a tener éxito en cuanto a detener la profundización de la economía de mercado, y –peor aún- cuando empiezan a tener capacidad real de revertir el proceso... ¡Hay que parar el proceso!  Y, ello, al precio que sea:  sacrificando a las instituciones prescindibles, que es la esencia de un autogolpe de Estado;  ó, incluso, llegando  a catalizar el desmantelamiento de naciones enteras, en lo que constituye el auspicio al colapso de Estados nacionales.

Hay un verdadero modelo de deslizamiento hacia autogolpes de Estado.  En la etapa de la globalización de los mercados, el self coup se convierte en un producto de exportación, genuinamente embotellado en las plantas que con calidad ISO 9000 opera la fracción político-económica dominante en buena parte de los Estados Nacionales de la semiperiferia, aunque es producto de orígen de la metrópoli de la economía mundial.  Resalta América Latina:  de la región se exportó, por lo menos, del Perú de Fujimori a la Rusia de Yelltzin[i], igual que del Chile de Pinochet a la Rusia de Putin:[ii]

El autogolpe en un país en vías de desarrollo es, finalmente,  una estrategia de front end,  que emplea la tecnocracia en el gobierno y la fracción financiero-especulativa del bloque en el poder, del país interventor.    País una vez invadido, país que nunca deja de estar intervenido por el gobierno oresor, a no ser porque el de un país aún más poderoso lo desplaze[iii].   Optan por la estrategia de intervención bajo la forma de catálisis del autogolpe, como the ultimate, en vez de la invasión, porque la primera tiene todas las ventajas de la segunda, sin ninguna de sus desventajas, principalmente los costos que implica manejar desde la metrópoli a un ejército y a una administración pública propia,

El sucedáneo al autogolpe, es la forma de gobierno local, constituído, que adopta, para ejercer su dominación política, la fracción financiero-especualitivo que detenta la hegemonía dentro del bloque que está en el poder en la metrópoli y, por ende, que también es hegemónica,  en la estructura de dominación interna, del Estado nacional periférico de que se trate.  De ser necesario para sus intereses, desde el gobierno post autogolpista se recurrirá al  desmantelamiento de un Estado nacional doméstico[iv].  Finalmente, no es más que un accidente prescindible.  Hasta ese extremo es que tienen las manos libres, los integrantes de esta fracción, y quienes los representan  en el grupo que prepara el autogbolpe desde las sombras, y –eventualmente- de quienes ponen el pecho por ellos en el gobierno central y los gobiernos estatales, en los Congresos y en las organizaciones no gubernamentales.

Se sabe que el autogolpe sobrevendrá, desde el momento mísmo en que esta fracción hegemónica designa, para ser candidato presidencial, a una persona sin significativo oficio político.  Le otorga todo el apoyo monetario necesario para que gane, con legalidad, las elecciones constitucionales.  Triunfa, básicamente, como efecto del calor que en los sufragios le brindó una masa amorfa, que resultó fácil presa de la magia de la mercadotecnia.  Metafóricamente: se convierte en chairman del doctorado, alguien que sólo ha tenido educacion formal al nivel de jardín de niños.  Accede, pues, a la oficina presidencial, sin base política y sin base social propia. 

Se esfuerza el Presidente, una vez ahí, por hacer aparecer su endeble soporte político, como si fuera una coalición.  La dura realidad de los compromisos contraídos con la fracción de inversionistas extranjeros y representantes de bancas internacionales que toman las decisiones cruciales en “su” Estado nacional, lo hace tomar decisiones que vulneran soberanía nacional y condiciones de trabajo y vida de las mayorías.  Estos hechos son capitalizados por sus oponentes políticos y determinan que las clases más desprotegidas le vayan progresivamente quitando su apoyo.[v] 

Con todo y que el congreso no tiene contradicciones antagónicas con el ejecutivo, su carácter de oposición funcional se convierte en una camisa de fuerza en el corto plazo.  Aún esta oposición no antagónica, sino complementaria, le resulta obstaculizante del modelo económico que pretende imponer.[vi]

El autogolpe es, pues, el siguiente paso “lógico” -despues de la toma legal, pero por sorpresa, de la oficina presidencial-, en tanto medio para tener las condiciones de gobierno que demanda el que continúe como hegemónica la fracción de clase que la detenta en un país determinado.  Es el mecanismo que directamente conduce a la cristalizacion de la fase que el profesor Smirnov[vii] denomina como la fase oligárquica:  la fase en que la oligarquía ejerce directamente el poder, disfrazado ello como autoridad gubernamental, con todos los demás poderes  incondicionalmente subordinados a ella.

El autogolpe puede ser todo, menos un ejercicio de espontaneidad.  No es que arribe al poder gubernamental un presidente, para desde ahí “decidir” empezar a prepararse para el autogolpe.  Es al revés:  llega ahí, precisamente con ese encargo.  Para el acceso –y sólo para eso- se vale de diversas fuerzas sociales.  Puede ser el membrete de un partido político, una asociación, un grupo de intelectuales, amigos, empresarios, un grupo, incluso, religoso;  se “valen” las mas abigarradas combinaciones y mezclas[viii].  Al fín y al cabo, nada más servirá como vía para “llegar”. 

El grupo que propina un autugolpe persigue sellar los vasos comunicantes entre sociedad y procesos de dominación política[ix], explotación económica y coberturas ideológicas.  Busca que no tengan contrincantes, ni siquiera formales, quienes han tomado por sorpresa el poder.  Cuando mucho, de ahí en adelante, quieren hacer “boxeo de sombra”.

En oposición a la tradición liberal de la democracia[x], el autogolpe se busca, porque dará pié a una forma de gobierno en que el Presidente tiene facultades extraordinarias, poder altamente concentrado y mínima real rendición social de cuentas[xi].   Un autogolpe significa suspensión de garantías constitucionales, el congreso está disuelto, debilitamiento del sistema de partidos, se gobierna por decretos presidenciales.  En el gobierno a que dá luz el autogolpe, el referendum y las encuestas cumplen la función de “conexión” con la sociedad, en sustitución del papel del sistema de partidos y del congreso[xii].   En el mejor de los casos, el autogolpe busca la instauración de un régimen autoritario[xiii], en que se considera inadmisible ya no partidos políticos fuertes, sino partidos políticos, punto.

Para que se dé y surta efecto un autogolpe, es condición de necesidad que haya un verdadero exceso, en la ideologización que de la realidad polítiica y económica de la sociedad hace la fracción en el poder.  Éste extralimitado disfraz y distrosión de la realidad es posibilitado, a su vez,  por la escasa presencia real de un pensamiento científico social al respecto;  por la del todo insuficiente cobertura social de un pensamiento social comprometido con identificar, caracterizar y sacar, a la luz del sol,  los verdaderos determinantes, efectos y manifestaciones de las relaciones de dominación política, manipulación ideológica y explotación económica, tanto en el plano interno como externo a la Nación[xiv].  Hay una creciente desinformación-ideologización.  Gana la distorsion oficial, prácticamente, por default. 

Al hacer  uso de desigualdades sociales, concentración de la riqueza,  disfunciones políticas y constructos ideologícos metidos en la sociedad a fuerza de noticiarios, columnas, comentaristas y “opinantes”, se impacta negativamente en el nivel de información de los grupos –locales, y de la metrópoli- efectivamente dispuestos a participar en la vida pública.[xv]

A partir del inicio de la preparación de un autogolpe, se generan acontecimientos que involucran un periodo de alrededor de 12-20 años de “cambio”.  Al terminar este lapso, una nueva generación analizará la situación de entónces, y observará, de inmediato, que lo único que ha pasado es que los problemas de las mayorías se han agravado.  Todo habrá cambiado en la forma, para no cambiar nada en el fondo:  la explotación, el desmedido afán de lucro, la cultura del dinero a cualquier costo.  Tal y como lo establece el profesor Georgi Derlugian[xvi], lo que sucede es que nada de eso era propósito del grupo que toma electoralmente, por sorpresa al poder, y que despues gobierna sin cortapisa en aras de una fracción del capital mundial...¡hasta que le deja de ser útil!. 

Hay un hecho indiscutible.  Despues de que llega por primera vez al poder un ente con procolividad al autogolpe...¡ya nada será igual!  Los sectores menos ideologizados, entónces, empezarán a referirse a regímenes que en su momento consideraron autoritarios, como democráticos, comparados con la realidad que posterormente viven.  Sus problemas de vida, trabajo y gobierno se presentarán con vestimenta diferente, determinados por esencialmente los mísmos factores;  pero distorsionados ideológicamente en mayor grado y con más intensidad

            Cinco etapas caracterizan, desde la perspectiva de la legitimidad e ilegalidad, la cronología del proceso autogolpista.  Estas etapas, con su correspondiente niveles, son conocidas por el grupo autogolpista, desde el inicio del proceso.  De ahí que, con esta ventaja predictiva, sus estrategias y tácticas coyunturales suelen ser exitosas.   Esquemáticamente, se muestran en el siguiente cuadro: 

Etapas cronológicas

Niveles de Legitimidad Socialmente atribuida

Niveles de Ilegalidad con que se desempeña el Presidente

Campaña presidencial y Triunfo Electoral

Alta

Baja

Presidente ejerce gobierno constitucional

Media

Media

Presidente gobierna de facto (con legislativo disuelto y sin constitución)

Alta

Alta

Presidente gobierna  con nuevas bases constitucionales y nuevo poder legislativo

Media

Media

Presidente es explusado del gobierno

Baja

Baja

 

Inicio del artículo

Ir a Página Principal del Proyecto

Ver texto completo de más publicaciones del Dr Xavier Gamboa

Correos:

Al coordinador del Proyecto

Administrador de la Página

 

________________________________________________________

 

2)Dinámica del Autogolpe:  Esquematización

 

2.1)El ex ante del Autogolpe Presidencial de Estado.- su preparación

 

Para dar un autogolpe que sea exitoso –y, por ende, para evitar que éste “fracase”- , el Presidente y las demás fuerzas interesadas en que éste se lleve a cabo, emprenden un auténtico proceso de preparación del mísmo.  Incluye las siguientes acciones:

-Intentos por desmantelar la fuerza parlamentaria del partido que, a nivel

 electoral, fue derrotado por el Presidente en la lid que le permitió acceder al poder

-Conformación de la  “fuerza de tarea” que coordinará la preparación, ejecución y control de los efectos del autogolpe 

-Diseño de la ingeniería política que se empleará para llegar al autogolpe

-Evaluación del actuar Presidencial se deja en manos de instancias extranjeras,

 NO en el poder legislativo

-Encuestas sustituyen al legislativo, como medio para hacer ori la voz de las

 mayorías

-Incumlimiento claro y sistemático de compromisos asumidos por el ahora

 Presidente, cuando efectuaba su campaña para ocupar el cargo

-ONG’s sustituyen a los partidos políticos, como instancias de interlocución con -y

 de gestión ante-  el gobierno

-Se propicia que las fuerzas armadas efectúen acciones sin ningún control

 parlamentario ó democrático de otro tipo

-Violación sistemática y pregonada de la constitución  

-Ejecutivo ignora recomendaciones ó indicaciones del legislativo, referentes a

 política económica, y ensaya su capacidad para emitir decretos que señala en

 dirección opuesta a la de los diputados y senadores

-Cooptacion de académicos univrsitarios, para incrustarlos en los estratos

 operativos de la red  encargada de preparar el autogolpe

-Se empieza a querer cambiar  normas relacionadas con la no reelección de

 diputados y senadores 

-Presidente empieza la construcción de su propia base social de apoyo, bajo la

 forma de ONG’s u orgnizaciones no lucrativas

-Se deteriora fuertemente la relación ejecutivo-legislativo

-Presidente llama a referendum ó realiza encuestas, que demuestran su fuerza

 popular frente a la del legislativo

-Encuestas demuestran que la confianza social en las instituciones se deteriora

-Agudización de las contradicciones del ejecutivo con todos los partidos políticos

-Aseguramiento de militares de lealtad al Presidente,  su comandante supremo,

 aún por encima de la constitución

-Alianza con empresas de comunicación permiten que la difusión de ideas críticas

 se reduzca al mínimo indispensable para mostrar que existe

-Empleo de táctica divisionista dentro de las fracciones parlamentarias en el Congreso, permite que empiece a configurarse un segmento de diputados y senadores que son leales al ejecutivo

 

1.2)La coyuntura del autogolpe de Estado.- lo que ocurre durante el mísmo

 

1.2.1)Hechos que ocurren, cuando un Autogolpe  se convierte en ”exitoso”.-  Durante un autogolpe exitoso –es decir, durante un autogolpe que conduce, efectivamente, a un mandato con poder centralizado en el Presidente que lo propina-   acontece lo siguiente:

-declaración de estado de emergencia nacional

-disolución del congreso y/ó del poder judicial  

-anuncio de suspensión de la constitución (ó de algunos de sus artículos centrales) 

-difusión de encuestas que indican que la opinón pública apoya suspensión de poderes legislativo y judicial y de la constitución

-apoyo explícito de los militares

-representantes de la fracción que es hegemónica, dentro del bloque en el poder, explicitan su apoyo al Presidente

-apoyo unánime, de corrientes de opinión que se expresan vía TV y radio del país

-apoyo mayoritario, de corrientes de opinión que se expresan en diarios y revistas de cobertura nacional

-apoyo mayoritario, de corrientes de opinión que se expresan en TV, diarios y revistas de los EUA

-influyentes sectores universitarios dan su apoyo al Presidente

-expulsión y eliminación física de los liderazgos de fuerzas y corrientes de resistencia

-Anuncio de que se gobernará por decretos presidenciales, conteniendo normas y regulaciones básicas de la sociedad

-Celebración de referendum  (ó similares, incluso sondeos, consultas y encuestas ad hoc) cuyos resultados indican apoyo a acciones del Ejecutivo

-Catálisis de una alta rotación interesada (con el signo del Gobierno), en los cuadros dirigentes de los partidos políticos  

 

1.2.2)Acontecimientos típicos, en el caso de un autogolpe que “fracasa”.-  Durante un autugolpe fallido, están ausentes algunas de las anteriores condiciones de necesidad, como reacción de las fuerzas contrarias al proceso.  Típicamente, sucede lo siguiente, en un autogolpe que fracasa, sucede lo siguiente:

-Disolución del poder legislativo

-Suspensión de la constitución (ó de algunos de sus artículos centrales)

-Difusión de encuestas que indican que la opinión pública apoya suspensión de poderes legislativo y judicial y de la constitución

-Resistencia del poder judicial

-Sólo militares de plazas y posiciones no principales de  las fuerzas armadas expresan su apoyo al presidente

-Importantes segmentos del empresariado omiten explicitar su apoyo al autogolpe

resistencia, de mayoría de organizaciones de trabajadores

-Sistema de ONG’s se vuelca contra el autogolpe

-El sistema de partidos políticos se vuelca contra el golpe

-Organizaciones sindicales y de trabajadores se manifiestan contra el golpe

-En prensa extranjera fundamentalmente se  expresan opiniones contrarias al autogolpe

-Autoridades electorales se niegan a convocar a nuevas elecciones legislativas

-Designación, por poder legislativo/judicial, de un presidente interino

-Presidente que pretendía autogolpe es exhiliado ó  hecho preso.

 

1.3)El ex post del Autogolpe.- lo que sucede despues

 

Una vez que se dá el autogolpe, típicamente acontece lo siguiente:

-Convocatoria, preparación y realización de nuevas elecciones para integrar al legislativo

-Dirigentes del nuevo poder legislativo son los que, siendo diputados ó senadores, apoyaron al Presidente durante el autogolpe 

-Formulación y aprobación de nueva constitución, por el nuevo poder legislativo

-Elección, para un primer periodo, del Presdiente autogolpista

-Funcionamiento de un legislativo subordinado al ejecutivo, tanto en aspectos de política económica, como de política-política

-Se legaliza ingerencia de militares en asuntos no castrenses, subordinando la justicia civil a la castrense en casos de traición, terrorismo y similares

-Se gobierna, de facto, con extrema concentración de poder en el ejecutivo y, en casos extremos, con dictadura del ejecutivo

-Reducción del sistema de partidos a su mínima expresión política

-Extrema idologización de la manera de gobernar, como medio para que tenga los niveles de legitimidad requeridos

-Reelección, para un segundo periodo, del presidente que dio el autogolpe

-Contradicciones internas debilitan a las fuerzas que apoyaron al autogolpe y a sus acciones inmediatas posteriores

-Evaluacions iexternas indican que el régimen no alcanza los mínimos para ser clasificado como democracia

-Veritiginoso ascenso de corrupción

-Presiones internacionales sobre el Ejecutivo

-Renuncia del Presidente

 

Inicio del artículo

Ir a Página Principal del Proyecto

Ver texto completo de más publicaciones del Dr Xavier Gamboa

Correos:

Al coordinador del Proyecto

Administrador de la Página

________________________________________________________

 

3) Ciclo vital del autogolpe presidencial de Estado:  génesis, nacimiento, desarrollo y muerte clonada

 

            Un autogolpe de Estado no es un hecho aislado, perdido en el tiempo.  Así lo apuntan los resultados del análisis de literatura académica especializada, de los casos ruso y peruano.  El día en que se anuncia la salida de la legalidad, por parte de un Presidente en funciones, es, efectivamente, un momento.  Importante, ciertamente, pero que no por ello deja de ser sólo un punto en el acontecer de tiempo y vivencia social.  Finalmente, ese momento forma parte de un intervalo bastante mayor de historia.[xvii]  

Infiriendo y generalizando, a partir de los casos de Boris Yeltzin y Alberto Fujimori, puedo afirmar que un tipico[xviii] proceso de éxito autogolpista, en su conjunto, frisa entre los 6 y los 10 años de duración[xix].  Aún más, en lo que sigue propongo, una periodización de TODO el proceso autogolpista.  Abarca, desde cuando no existe más que como simiente el autogolpe, hasta que desaparece del escenario político  su principal protagonista:  la persona mísma que, antes, apareció como dando el autogolpe.  

En esta periodización incluyo el antecedente inmediato del proceso autogolpista; menciono, además, tres momentos y tres fases.  ¿Cuáles son y, brevemente, en qué consisten?  Veámos el asunto, a continuación.

 

A)Un periodo de progresiva democratización, de más ó menos una década de duración.-  La fracción que detenta el poder económico NO tiene la hegemonía, en la esfera de la dominación política.  Sus estrategas deciden que lo más conveniente es tomar directamente, en sus manos, el ejercicio del poder del Ejecutivo nacional.  (Esta es el ANTECEDENTE inmediato al intervalo autogolpista al que aquí me refiero)

 

B)Momento del primer arribo formal a la plataforma representada por la Presidencia-   Es el momento en que se le toma protesta, como Presidente, a una persona sustentada por el gran empresariado internacional-doméstico.  Esta persona carece de significativa fuerza política propia, en ocasiones hasta de partido político, pero el hecho es que ha cabildeado lo necesario con los integrantes de la fracción del capital que es hegemónica en el bloque del poder interno y, merced a este apoyo político-monetario, ha logrado triunfar electoralmente.  Empieza, en sentido estricto, el intervalo autogolpista.  (Momento “TPP”, Toma de Protesta del Presidente)

 

C)Año y medio, a dos años, de gobierno por populismo de derecha.-  Asume el máximo estrato del poder político formal de un Estado Nacional, con el compromiso de imponer un proyecto económico que se centra en los negocios y el entrpreneurship –con sus correspondientes compromisos con corporaciones multinacionales e, inclusive, de integración irrestricta a economías nacionales mayores-.  Una efectiva actuación presidencial en descargo de estos compromisos, asumidos desde antes de llegar a la silla presidencial, transgreden, ó por lo menos trascienden, al órden legal imperante.  Por tanto, al avanzar en esta dirección, no puede rendir cuentas públicamente.  Un Congreso, en que el partido ó grupo del Ejecutivo tiene minoría, le exige progresivamente cuentas ó información respecto a propósitos, medios utilizados para su consecución y logros en la materia.  Se dan progresivas contradicciones auspiciadas por el titular del ejecutivo, con los poderes legislativo y judicial, con sustentos político-populares logrados a través de una campaña de mannipulación ideológica cuyo eje es el populismo de derecha.  (Fase en que el núcleo político-estratégico, de la fraccion  de “hombres de negocios” que sustenta al Presidente, va preparando el autogolpe)

 

D)Momento histórico en que se dá, propiamente, el autogolpe de Estado.-  El Presidente proclama que hay emergencia nacional, producto del manejo de la “imagen de violencia latente”.[xx]  Se sale “temporalmente” de la legalidad, desconociendo a los otros dos poderes y a la constitución.  (El momento “DAE” -Día del Autogolpe de Estado- )

 

E)Hasta tres años de dictadura de derecha, posteriores al DAE.-  El Presidente gobierna a través de decretos, en combinación con retratos hablados de referendums. Entra en vigor una nueva constitución, hecha a la medida requerida para el arranque del  cumplimiento de los compromisos básicos, que el anterior órden legal impedía cirstalizar, sancionada por el nuevo poder judicial.  Se constituye el nuevo poder legislativo, en donde hay mayoría proclive al Presidente.  El sistema de partidos políticos se mantiene en niveles absolutamente mínimos.(Fase posautoglpista, de dictadura de derecha)

 

F)Hasta cinco años de democracia restringida.-   La mísma persona que llegó a la Presidencia por elección, que dió el autogolpe, que ejerció despues la dictadura de derecha como Presidente de facto ... ahora gana las elecciones conforme a las reglas del juego de la nueva constitución, que él mismo “catalizó”.  Ejerce el gobierno, a través de un periodo Presidencial  “institucional”, conforme a las reglas del juego de la radicalmente modificada constitución.   La legitimidad se mantiene en niveles “tolerables”, merced al uso supraintensivo de encuestas de opinión pública, referenda y campañas ideológicas vía medios de comunicación colectiva. Desde la Presidencia, se aplica una política económica, claramente y sin ambajes, de derecha.  Afloran contradicciones entre el Ejecutivo y el nuevo Legislativo, auspiciadas en esta ocasión por movimientos de rotación dentro del bloque mísmo que está en el poder.  Fracciones del empresariado, que se autoperciben como no adecuamente privilegiadas en el nuevo status quo, reclaman –por sí mísmas, y a través de sus representantes en el Congreso  y en los medios de comunicación- una mayaor proporción del reparto de la riqueza.  (Fase posautogolpista, de institucionalización de una democracia erosionada por la derecha)

 

G)Momento en que el Presidente dá abruptamente por terminada su gestión.-   El evento puede adoptar la forma de renuncia (el caso de Boris Yeltzin, en la Federación Rusa)... ó hasta de huída de la justicia que él mísmo “ablandó”  (por ejemplo, la orden de aprehensión de Alberto Fujimori).  Sea como fuere, se ausenta del escenario, formalmente acicatado por presiones sociales, particularamente por las emanadas de los poderes legislativo y/ó judicial.    En realidad lo hace, más por una suerte de acuerdo con los señores del dinero;  magnates de su propio país, y del país cuya economía funje como metrópoli respepecto a la suya.     Él,  la persona que preparó y dio el autugolpe, que gobernó sin cortapisas inmediatmaente despues, para posteriormente institucionalizar la democracia erosionada por la derecha... ha concluído adecuadamente la encomienda de crear las condiciones para el reinado único y exclusivo de la fracción financiero-especulativa del capital transnacional.  En aras del proyecto global y a largo plazo de esta fracción, otra persona debe ahora suplirlo, para “dar la cara” desde la Presidencia.  El concluyó la fase creativa;  toca a otro, ahora, iniciar la fase operativa, para coordinar el proceso de operar lo que él creó.  Él trazó el camino.  Otro, ahora, debe aparecer, transitándolo.  Al fín y al cabo, él mísmo un producto, su “vida útil” terminó, como titular de la Presidencia.  (Momento de expulsión, con el que termina el primer ciclo del proceso autogolpista, y empieza uno nuevo.)

 

Inicio del artículo

Ir a Página Principal del Proyecto

Ver texto completo de más publicaciones del Dr Xavier Gamboa

Correos:

Al coordinador del Proyecto

Administrador de la Página

________________________________________________________

 

4)El Discurso, durante la Campaña Electoral e Inmediatamente despues del Primer Acceso a la Titularidad del Poder Ejecutivo

 

            En una fase, que se prolonga de un semestre a un año despues de  la primer toma de posesión de la oficina presdiencial[xxi],  cuando de hecho se inicia la preparación del autogolpe de Esatado, desde  la titularidad del Poder Ejecutivo se difunde masivamente un discurso cuya esencia es similar a la del que se empleó durante la campaña presidencial.  Es un discurso que aquí denominaré discurso trinfalista-arrollador del poder presidencial.  Veamos algunos de los elementos teóricos, de est  periodo de discurso de poder triunfalista-arrollador, de la etapa de preparación del autogolpe. 

            Michael Ellman es reconocido internacionalmente como uno de los estudiosos serios, de la era Yeltzin.  En su artículo “The Russia in the Economy under El’tsin”, para empezar, incluye el texto de renuncia de la carta del controvertido personaje, célebre, entre otras razones, porque a principios de la década de los noventa capitaneó un exitoso autogolpe de Estado. 

            La carta de renuncia incluída en el artículo de Ellman[xxii], la escribe Yelltzin apenas 6 años despues de que hubiera ordenado –el 21 de septiembre de 1993-,  directamente y por escrito, la toma militar del edificio del parlamente ruso, entónces con mayoría del Partido Comunista.  Se trata de un autogolpe, porque el poder ejecutivo determina exitosamente la desaparición de otro poder, en la forma en que entónces existía:  la del poder legislativo.

            El documento en que presenta su renuncia, como fuente de datos, es relevante.  Contiene información que el autor principal del autogolpe de estado proporciona en RETROSPECTIVA.  Brinda estos datos cuando él se ubica más “allá del bien y del mal”;  cuando considera que, al hacerlo, está haciendo parte de su legado político.  Escribe, entónces, libremente.  Da a conocer con nitidez, bajo la forma de enseñanzas, lecciones y justificaciones, valiosos componentes de lo que realmente fue el contenido del discurso ideológico que él empleó, para preparar el autogolpe.  Veamos, pues, algunas de estas pistas:

Para empezar, en el discurso político que difunde  el grupo que prepara un autogolpe de Estado, cuando está a punto ó acaba de tomar posesón formal de la Presidencia, hay una estructura básica.  Se trata de una dicotomía “blanco-negro”;  “bueno-malo”.  El propósito es el de transmitir una imagen en que la previsible fuerza autogolpista se presenta, a sí mísma, como EL factor de cambio radical.  No aparece como UNO  de los impulsores de la transformación acelerada, sino como la única instancia capaz de conducirla y emprenderla;  como LA fuerza que permitirá que la sociedad pase,  de un estado actual sumamente  negativo, a un  impresionantemente positivo futuro.   Yelltzin, en su carta, lo dice magistralmente:

“… [En 1991, la gente pensaba] que nosotros podríamos dar el salto, de un pasado gris, estancado y totalitario, a un futuro billante, rico y civilizado....”

En el esquema discursivo, la transformación no se dará de manera progresiva y paulatina, sino de manera TOTAL y HOY MISMO.  Ritmo, aceleración y término, íntimamente ligados:  ingredientes básicos de la imagen que se transmite a través del discurso en el poder.  Cedamos aquí, el lugar,  a la carta de Yelltzin:

“…[Ahora sé que, en 1991, el cambio] no podía darse de un solo jalón completo...” 

En la imagen ideológica que se transmite, cuando desde el poder ejecutivo de un Estado nacional en que está eng estación el autrogolpe, hay también un aspecto que pudiera considerarse cuantitativo.  Se trata  de la MAGNITUD DE FORTALEZA,  que los futuros autogolpistas se atribuyen, para capitanear las modificaciones generales de que hablan.    En este sentido, se presentan como aquellos con la fuerza necesaria para que, de una sóla vez, se superen todos los problemas del atribulado presente que ellos se empeñan en “negativizar”:

“… [En 1991 ] parecía que con una sóla erupción seríamos capaces de superar cualquier cosa...”

Quien aparece en la cúspide del grupo autogolpista se dibuja a sí mísmo, como un soñador;  incluso, como un iluso.  Ensoñamiento e ingenuidad “del que manda” se entremzclan, en la imagen que se persigue difundir socialmente, como la excusa de que a la postre –en algo así como una década- se echará mano, cuando compromisos y promesas no se cumplan.  Como el justificante final, para un fracaso programado en cuanto al logro de los objetivos formalmente perseguidos.  ¿Qué dice la carta de Don Boris, al respecto?  Aunque de manera suscinta, el contenido es enorme:

“Quiero pedir perdón, porque muchos de nuestros sueños [de 1991] no se han realizado…  En algunos aspectos, fui demasiado ingenuo”

No hay obstáculo insuperable.  Todo es sencillo.