IDEOLOGIA Y POLITICA DE AUTOGOLPES DE ESTADO      (I)

 

El discurso del poder autogolpista, en retrovisión.-  Elementos en  la carta de renuncia de Boris Yeltzin

 

Xavier Gamboa Villafranca[1]                                                                  13 de abril del 2002

 

            Michael Ellman[2] es reconocido internacionalmente como uno de los estudiosos serios, de la era Yeltzin.  En su artículo “The Russia in the Economy under El’tsin”, para empezar, incluye el texto de renuncia de la carta del controvertido personaje, célebre, entre otras razones, porque a principios de la década de los noventa capitaneó un exitoso autogolpe de Estado. 

            La carta de renuncia incluída en el artículo de Ellman[3], la escribe Yelltzin epans 6 años despues de que hubiera ordenado –el 21 de septiembre de 1993-,  directamente y por escrito, la toma militar del edificio del parlamente ruso, entónces con mayoría del Partido Comunista.  Se trata de un autogolpe, porque el poder ejecutivo determina exitosamente la desaparición de otro poder, en la forma en que entónces existía:  la del poder legislativo.

            La renuncia, como fuente de datos, es relevante.  Contiene información que el autor principal del autogolpe de estado proporciona en RETROSPECTIVA.  Brinda estos datos cuando él se ubica más “allá del bien y del mal”;  cuando considera que, al hacerlo, está haciendo parte de su legado político.  Escribe, entónces, libremente.  Da a conocer con nitidez, bajo la forma de enseñanzas, lecciones y justificaciones, valiosos componentes de lo que realmente fue el contenido del discurso ideológico que él empleó, para preparar el autogolpe.  Veamos, pues, algunas de estas pistas:

1)En el discurso político que difunde  el grupo que prepara un autogolpe de Estado, hay una estructura básica.  Se trata de una dicotomía “blanco-negro”;  “bueno-malo”.  El propósito es el de transmitir una imagen en que la previsible fuerza autogolpista se presenta, a sí mísma, como EL factor de cambio radical.  No aparece como UNO  de los impulsores de la transformación acelerada, sino como la única instancia capaz de conducirla y emprenderla;  como LA fuerza que permitirá que la sociedad pase,  de un estado actual sumamente  negativo, a un  impresionantemente positivo futuro.   Yelltzin, en su carta, lo dice magistralmente:

“… [En 1991, la gente pensaba] que nosotros podríamos dar el salto, de un pasado gris, estancado y totalitario, a un futuro billante, rico y civilizado....”

2)La transformación no se dará de manera progresiva y paulatina; sino de manera TOTAL y HOY MISMO.  Ritmo, aceleración y término, íntimamente ligados:  ingredientes básicos de la imagen que se transmite a través del discurso en el poder.  Cedamos aquí, el lugar,  a la carta de Yelltzin:

“…[Ahora sé que, en 1991, el cambio] no podía darse de un solo jalón completo...” 

3)En la imagen ideológica que se transmite cuando desde el poder ejecutivo de un Estado nacional se prepara un autogolpe, hay también un aspecto que pudiera considerarse cuantitativo.  Se trata  de la MAGNITUD DE FORTALEZA,  que los futuros autogolpistas se atribuyen, para capitanear las modificaciones generales de que hablan.    En este sentido, se presentan como aquellos con la fuerza necesaria para que, de una sóla vez, se superen todos los problemas del atribulado presente que ellos se empeñan en “negativizar”:

“… [En 1991 ] parecía que con una sóla erupción seríamos capaces de superar cualquier cosa...”

4)Quien aparece en la cúspide del grupo autogolpista se dibuja a sí mísmo, como un soñador;  incluso, como un iluso.  Ensoñamiento e ingenuidad “del que manda” se entremzclan, en la imagen que se persigue difundir socialmente, como la excusa de que a la postre se echará mano, cuando compromisos y promesas no se cumplan.  Como el justificante final, para un fracaso programado en cuanto al logro de los objetivos formalmente perseguidos.  ¿Qué dice la carta de Don Boris, al respecto?  Aunque de manera suscinta, el contenido es enorme:

“Quiero pedir perdón, porque muchos de nuestros sueños [de 1991] no se han realizado…  En algunos aspectos, fui demasiado ingenuo”

5)“No hay obstáculo insuperable.”  “Todo es sencillo. “  “Vamos sobre ruedas.”  “El éxito es seguro.”  Éste es es el “ABC” del contenido del discurso ideológico de los futuros autogolplistas.    La renuncia de Yeltzin es más que clara:

“Algunos de los problemas [que enfrentamos en 1991], eran demasiado complejos.  Nos empeñamos y esforzamos, a través de errores y fracasos...”

6)La esencia de la táctica de manipulación ideológica, pareciera tener un blanco medular:  lograr que el gran público, no sólo se apropie de la necesidad de cambiar el presente por el futuro (dejar atrás “lo malo” para arribar a “lo bueno”), sino obtener  que incorpore esta necesidad del cambio, al conjunto de sus más importantes valores políticos.  En este sentido, con la difusión de este discurso se busca que su contenido se integre a la batería de deseos supremos que maneje el más amplio posible conjunto de segmentos sociales.   Con su sentido de arrepentimiento, pero este elemento está claramente presente en la siguiente porción del texto de la renuncia:

“…Pido perdón, por no satisfacer plenamente algunos deseos de las personas que creyeron [que podríamos conducir el cambio]… 

7)Se trata, ni más ni menos, que poner a la sociedad –por lo vertiginnoso y profundo con que se desribe el cambio- en estado de “shock” ideológico.  Se trata de colocarla en  un estado tal,  que la capacidad de discernimiento colectivo -aún la  de los grupos y corrientes que se dedican a cultivarla- se reduce a un mínimo absoluto, ante la guadaña que todo parece cortar y, a la vez, cambiar.   En nuestra fuente de información, de esta ocasión, el contenido textual que da la pista, es el siguiente.

“… En aquellos tiempos complicados [de 1991], muchas personas experimentaron shocks ...”

 

Publicado en los diarios:

Diario de Quintana Roo. Sección “Internacional”.  Domingo 14 de abril del 2002

Por Esto de Quintana Roo.   Página 24, Sección “El Estado”.  Domingo 21 de abril del 2002.

 

Ir a Página Principal

 

Correos:

Al coordinador del Proyecto

Administrador de la Página

_________________________________________________________

 



[1] Coordinador del proyecto colectivo de investigación, actualmente en fase de operación, “Manejo ideológico en la preparación de  autogolpes de Estado:  Perú y Federación Rusa”,  el Dr Xavier Gamboa Villafranca es profesor de la División de Ciencias Sociales y Económico Administrativas, de la Univesidad de Quintana Roo en Chetumal, México.  Buzón electrónico:  xgamboa@correo.uqroo.mx

[2] Los interesados podrán dirigirse al autor de este artículo, para obtener el buzón electrónico, personal, de Michael Ellman.

[3] “B.N. El'tsin, Russian President, 1991-99,  resignation statement, 31 December 1999”, citada en Ellman, Michael:  “The Russia in the Economy under El’tsin”, Europe-Asia Studies.  Volúmen 52, Número 8.  Diciembre del 2000.