7.-NUESTRA CULTURA
 
Charango Charanguito
1.- SALUDO E INVITACION
2.-PRESENTACION
3,.EL CHARANGO
4.- DEFINICION PERSONAL
5.- ELCHILLADOR
6.-GENESIS Y ETIMOLOGIA
7.-NUESTRA CULTURA
8.-. PRODUCCIONES DISCOGRAFICAS
9,.ACTIVIDADES -
10.- HOMBRE Y CHARANGO
11,.CHARANGOS DEL ALTIPLANO
12.-CONSTRUCCION VARIEDADES,PARTES,CUERDAS
13.- CHARANGOS EN ELPERU
14.- MIS AMIGOS LOS CHARANGUISTAS
15.-HUAYÑO Y CHARANGO
16.- LAS ESTUDIANTINAS
17.- DANZAS CON CHARANGO
18.-DANZAS EN PUNO
19.-HUAYÑO CORDILLERANO
20.- EL HUALAYCHO
21.-Q'AJELO
22.- MISTERIOS ANDINOS
23.-PINTURA Y OTROS
24.- POEMAS AL CHARANGO
25.-CARICATURAS
26.-HOJA DE VIDA
27.- ANGELES Y DEMONIOS CHARANGUISTAS
28.- CANCIONES CORDILLERANAS
Mis aficiones
29.- FOTOS : NOCHES DE GALA DEL CHARANGO
30.- TAI - CHI - YOGA
7.-NUESTRA CULTURA

imagen
Acompáñeme a recorrer retrospectivamente al pasado y veremos en los que llegaron a las tierras del gran imperio del tauantinsuyo el asombro que les habría causado, el ver, escuchar en las grandes ceremonias costumbristas, sociales, religiosas y en todos los hechos importantes de la vida en que se desenvolvieron nuestros antepasados, plasmando, todo su conocimiento por año y años dentro de una gran variedad de hechos culturales, todas sus canciones, melodías, músicas mántricas que todavía existe en alguno pequeños pueblos alejados, instrumentos jamas visto ni escuchado, al igual que sus danzas, ya que todas estas manifestaciones se realizaban con fines específicos cual es, el agradecimiento a la existencia pasada presente y futura como lo hacían todas las grandes culturas en el pasado y que posiblemente hayan sido tomadas como paganas, y es lógico que los tomara así, pues por que desconocían todas sus ideas profundas a cerca de sus divinidades, de sus creencias sobre lo natural, proceso misterioso que sólo ellos los conocían con mucho respeto profundo

El no comprender ese modo de vida junto a sus expresiones, los llevo a obligarlos no difundieran, de seguro era visto como paganos o heréticos, haciendo lo posible para que todas estas manifestaciones culturales desaparezcan, y así lo hicieron de manera, de manera violenta, han pasaron ya mas de los 500 años y no pudieron exterminar, aún persiste en el fondo de nuestro mundo andino. La impresión debió ser fuerte, en especial para los levitas, monjes o sacerdotes que a evangelizar llegaron y que al final vieron en ellas buena fuente para continuar sus trabajos de introducir una nueva religión, nuevas creencias y al final lograron adaptarlos así como su lenguaje, e incorporándolos estas en sus canciones religiosas, en sus letanías, en sus quinarios, en sus misas, siempre con el fines de introducir un nuevo credo religioso etc.

FUSION DE CULTURAS

Cuando se amalgama dos diferentes géneros musicales, por ejemplo nuestra música tauantinsuyana con la europea, como es lógico estas sufren transformaciones, perdiendo mucha belleza, riqueza, originalidad. En el fondo se llegan a alterar algunos patrones, más el estilo propio de lugar, el corazón, el gusto, y la forma de expresarlo en nuestros pueblos del interior del perú sigue vigente y aún perdura.

Nuestra música q’olla o del altiplano por ejemplo, al cobijar a los instrumentos de cuerda, los hace suyos: Empezando con la vihuela primer instrumento que da origen al resto, para luego amoldarnos a la guitarra como buen acompañante y cantante, instrumento utilizado en casi todas las canciones altiplánicas, el violín como acompañante y cantante, infaltable en las estudiantinas, las bandurrias, las mandolinas como verdaderas primeras voces segundas y contraltos, también primordiales en los grupos musicales del altiplano y que todas hace la delicia en todos los géneros musicales del Altiplano.

Y ni qué decir del charango que con su diminuta figura y su voz bullanguera, sobresale y resalta, impregnándose en medio de los ecos sonoros de los demás instrumentos, como entre los aires nocturnos del Q’ollao divino, o como las heladas brisas de las blancas cordilleras, y el profundo e inmenso sentimiento por la p'asñita o la imillita moradora divina de las extensas pampas a del altiplano, perdiéndose en el calor térmico del pecho bronceado y enamorado, entre los brazos pétreos del hombre charanguista del altiplano Puneño, que al rasgar su pancita agujereada extrae dulces melodías que nos lleva a dimensiones desconocidas, vividas solo por aquellos virtuosos en la ejecución consciente del charango sin otros fines, solo el de alimentar el alma y de las otras almas receptoras de sentimientos puros.