LA ECONOMÍA COLONIAL

El principal propósito que animaba a los españoles a lanzarse a las empresas de conquista estaba basado en la idea de la existencia de inmensas riquezas en los territorios de América. Pero en casi todas las regiones conquistadas la realidad era otra, pues el botín que se lograba rescatar, casi nunca correspondía a los tremendos esfuerzos realizados y a la pérdida de vidas humanas.

Por esas razones, se fue operando una seria transformación en el aventurero español que, ante la imposibilidad de beneficiarse con grandes cantidades de oro, plata y piedras preciosas como había soñado, y no pudieron regresar a España sin fortuna, optó por dos soluciones diferentes: buscó convertirse en colono para entregar en posesiones de grandes extensiones de tierra que hacían cultivar gratuitamente por manos indígenas, o bien lanzarse a las empresas de exploración, con la esperanza de encontrar los sitios donde se suponía que existían tesoros fabulosos como la Reina California, El Dorado, las Siete Ciudades de Plata, Cíbola y Quíbira o la Fuente de la Juventud.