LAS ÓRDENES RELIGIOSAS

Fueron ellos los primeros que se dedicaron a la atención de grandes núcleos de población indígena. La obra civilizadora y pacificadora inmediata a las luchas de conquista fue obra de ellos, este compromiso supieron cumplirlo bondadosamente, protegiendo y educando al indio. Por ello, cuando fueron sustituidos por los miembros del clero secular, los indígenas sintieron tan profundamente el cambio, que no sólo vieron interrumpido el proceso de su incorporación a la cultura occidental, sino que fueron perdiendo la atención de su educación; esto determinó que para los dos siglos finales de la dominación española no se contemplara avance alguno en el desarrollo cultural de la población india, y, por el contrario, se le condenó a un penoso atraso y a una visible ignorancia que han sido responsables de las condiciones de miseria y abandono que guarda ese importante sector de la población nacional.

Los Franciscanos. Aunque ya con el capitán Hernán Cortés, además del clérigo Juan Díaz, había venido el fraile mercedario Bartolomé de Olmedo, los primeros en llegar a México fueron los franciscanos, tres de ellos, Juan de Ahora, Juan de Tecto y Pedro de Gante, de noble origen flamenco, se presentaron en 1523 y realizaron los primeros trabajos de evangelización. Pedro de Gante llevó a cabo una notable labor educativa estableciendo escuelas para indios, la primera en Tezcoco mientras que los dos restantes murieron en 1525, sacrificados por el conquistador durante su viaje a las Hibueras.

Un segundo grupo de franciscanos, a las órdenes de fray Martín de Valencia, desembarcó en Veracruz en mayo de 1524; entre ellos venían fray Toribio de Benavente (Motolinia) y fray Martín de Coruña, distinguidos por sus esfuerzos en favor de los indios.

Los Agustinos. Fue seguramente la orden que con mayor éxito actuó en servicio de la gran masa indígena de la Nueva España, pues se incorporaron con acierto y bondad a las comunidades de naturales para evangelizarlos, educarlos y enseñarles nuevas formas de cultivar sus tierras, así como la manera de trabajar algunas artesanías que, hasta la fecha representan una segura fuente de ingresos para nuestros pueblos de indios.

Los Jesuitas. Una de las más importantes y poderosas religiosas fue la de los jesuitas, que llegaron a México en el mes de septiembre de 1572 bajo la dirección de Pedro Sánchez. Entre ellos venían Pedro Díaz, Francisco Bazán y Diego López.
Los hipólitos, cuya principal tarea fue la atención de enfermos y la fundación de hospitales, así como los filipenses, los antoninos y los juanicos se establecieron en las tierras en el año de 1657.

Las últimas órdenes religiosas que llegaron a la Nueva España durante los siglos XVII y XVIII fueron la de los betlemitas y los camilos, cuyo establecimiento y acción fueron penosos, fundamentalmente porque para entonces las órdenes anteriores habían ocupado casi todo el país y además tanto las autoridades como el clero secular venían combatiendo duramente a los miembros del clero regular.