¡SÍGANME LOS BUENOS!

 
¡Oh! Y ahora ¿quién podrá defenderme?

¡¡¡YOOOOO!!!

¡El Chapulín Colorado!

¡No contaban con mi astucia!

............................................................

Creo que pocas personas desconocen este diálogo. Es casi imposible que después de más de 30 años alguien no sepa de qué se trata.

Desde 1970, un individuo con antenas, de traje rojo y zapatillas amarillas, aparece en las pantallas de televisión de todos los países de América Latina y de gran parte del mundo. Sus bromas han hecho reir a casi tres generaciones, una hazaña de la que pocos pueden alardear.

El creador de este inolvidable personaje es capaz de algo así. Se llama Roberto Gómez Bolaños, pero todos lo conocemos mejor como "Chespirito".

De su cabeza surgieron el mencionado antihéroe, el Chavo del ocho, el doctor Chapatín, el Chómpiras, Chaparrón Bonaparte, don Ramón, la Chilindrina , Quico, doña Florinda, el profesor Jirafales, el señor Barriga, doña Clotilde (la "Bruja del 71"), Jaimito el cartero, la Popis, Ñoño, Godínez, Gloria y su sobrina Paty, el señor Hurtado, el Peterete, el Tripaseca, el Cuajinais, el Chori, el Botija, la Chimoltrufia, Lucas Tañeda y el Rascabuches, entre tantos otros.

Cada uno de sus personajes logró trascender. Pero ello no hubiera sido posible si no fuera por el inmenso talento de quienes lo interpretaron y le dieron vida, otorgándole cualidades propias. Por eso, es válido mencionar el gran aporte de María Antonieta de las Nieves, Ramón Valdés, Carlos Villagrán "Pirolo", Florinda Meza, Rubén Aguirre, Edgar Vivar, Angelines Fernández, Horacio Gómez y Raúl "Chato" Padilla, de entre tantos otros actores que estuvieron presentes en los distintos programas de Chespirito.

Son muchos los recuerdos... Cómo olvidar la vecindad "que no valdrá medio centavo, pero es linda de verdad"; las cachetadas de doña Florinda para don Ramón (que me dolían más a mí que a él); los golpes que recibía el pobre señor Barriga de parte del Chavo; las clases del maestro "longaniza", perdón, Jirafales; los llantos de la Chilindrina; las caídas del Chapulín y su correspondiente "toorpe"; las pastillas de chiquitolina y el chipote chillón; la chicharra paralizadora; las peinadas y las posteriores cachetadas del Peterete y del Botija para el Chómpiras; el pelo de la Chimoltrufia; la bolsa del doctor Chapatín; y podríamos seguir...

Chespirito es, según él mismo lo reconoce, un escritor. Y por eso su nombre artístico. Es un derivado de Shakespeare, el célebre dramaturgo inglés. Después vienen sus otras preferencias como actuar y dirigir.

Su trayectoria profesional, sin embargo, no sólo se limita a sus conocidos programas de televisión. También ha incursionado en el cine. Recordada es su película "El Chanfle", en donde actuaron todos los actores que trabajaban con él. Luego de ese éxito de taquilla, siguió realizando más filmes. Una de sus últimas labores relacionadas con la industria cinematográfica ha sido la dirección de Televicine, un área de Televisa, el gran conglomerado mexicano de las comunicaciones.

Actualmente, Chespirito se encuentra dirigiendo y protagonizando la obra de teatro más exitosa de la historia de su país: "Once y Doce". Escrita por él, lleva más de 2800 funciones desde que se estrenara en 1992. Todo un record.

............................................................

Esta página es un homenaje a Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, que a lo largo de más de 30 años nos ha hecho reír y disfrutar con sus bromas y más de algún mensaje subliminal.

En Chile se le quiere y recuerda, especialmente de parte de la generación que creció con sus chistes en los años '70 y que hoy bordea la tercera década.

Yo soy parte de esa generación. Una generación que no puede olvidar el legado de un grande del humor como lo es Gómez Bolaños, a quien tuve la suerte de conocer en septiembre de 1998 cuando asistí al Teatro Libanés, a una de las funciones de su aclamada obra "Once y Doce" en Ciudad de México.

Creo que para los que admiramos a Chespirito y disfrutamos con sus creaciones, sus programas seguirán siendo un oasis en la televisión de hoy, tan llena de contenidos light, efímeros y pasajeros.

Por eso frases como: "Chanfle"; "Se me chispoteó"; "Lo hice sin querer queriendo"; "Costen, costen"; "¡Chusma, chusma, puf!"; "¡No contaban con mi astucia!"; "¡Síganme los buenos!"; "Lo sospeché desde un principio"; "Mis movimientos los tengo fríamente calculados"; "Es exactamente lo que iba yo a decir"; "Dígame licenciado. Licenciado. ¡Gracias! ¡Muchas gracias! No hay de queso, no más de papa"; "¿Insinúa que yo soy viejo"; "Ya me dio cosa"; "Mira lo es, mira lo es"; "¡Tenía que ser el Chavo del ocho!" "No te doy otra no más porque"... y un largo etcétera, van a quedar grabadas en nuestras memorias para siempre.

¡Gracias Chespirito!

A ti y a todos los que hicieron posible los mejores momentos que hemos podido ver en la televisión y que aún no han sido superados.

Fernando Meza.

Periodista.


MIS DATOS
Si también eres un admirador de Chespirito, puedes escribirme a: efe2000@starmedia.com
Mi centro de operaciones es Santiago de Chile, capital del país más austral del mundo.
Mis aficiones: Soy periodista e investigo sobre la cultura de masas.

 
MIS WEBS FAVORITAS 
La página oficial de Chespirito
Todo sobre mi país
Más información acerca del último confín del planeta
Chat para conversar sobre Chespirito

Contador: