Peque-Citas
 
San Fernando
Barcelona
Jimena I
Ceuta
Náufragos
Senado
Peque-Citas
Málaga
Serenata
Tarik
Tenerife
Jimena II
Crónicas/Ceuta
Vía verde
II Encuentro Otoñal
Peque-Citas
 
Citas pequeñas de los niños de Villa Jovita
16 de Abril de 2005
Venta "La Ventolera", Barrio Jarana, entre Puerto Real y San Fernando.
imagen
César, Milanito, Pitoño y Pepito Acosta. La puñetera Bala, compi del Milan, estaba de viaje por los madriles (trabajando, decía), por tanto, Mary Carmen Lara dijo que entre tantos hombres ella... como que no. Y entonces Pepi, la compi del Acosta dijo que mejor otro dia se apuntaba. Luego el Vareita tuvo albañiles en casa y se rajó... Pos mejón, porque sin chicas estos dos pintas se explayaron... (¡Lo tengo todo apuntado!)
---
imagen
A la derecha César y la Bala... que ya había vuelto de "trabajar" en Madrid.

A la izquierda, Pitoño acaricia amorosamente la "orejita" de Pepito Acosta... que cuando ya escaseaba el rioja y sus efluvios colmaban su sensibilidad se puso a filosofar. Miró fíjamente a César y dijo:

"Vamo a ve. ¿Qué pasa si me tomo dos güisqui?... pos que me coloco. Y ahora: ¿Qué pasa si me tomo dos vasos de ron?... ¡Pos que también me coloco!"

¡Acojonante, Pepito!
---
23 de Abril de 2005
"Venta Luis", en el poblado rural de San Ambrosio, Parque Natural del Pinar de Barbate.
imagen
San Ambrosio es una pequeña zona rural de casitas y huertas que sobrevive en mitad de los pinares de Barbate. En la Venta Luis sirven huevos fritos con patatas. Los huevos los cogen del gallinero que tienen detrás, y las patatas, lo mismo... y una carne especiada y en salsa. El Vareita me contó cómo robabais (so mamones) el vino de misa de la garrafa que el padre de Mari Carmen y Patro Burón llevaba en la moto que dejaba en la puerta de la Iglesia...
---
imagen
A dos kilómetros de la Venta Luís existe un palomar del siglo XVIII que era capaz de acoger a 10.000 palomas. Es el mayor que se conoce en el mundo (así se dice en el libro de los records)... está reconvertido en hotelito rural. Es una preciosidad...

Aquellos niños de Villa Jovita, reencontrados ya varias veces, fueron capaces de hablar de cosas de hoy... su amistad ya no sólo se basa en el pasado. Gracias, tíos.
---
26 de Abril de 2005
En el Senado, plaza de la Marina, Madrid, se reunieron Jesús Damián Muñóz (Madrid), Antoñito Porras (que vino desde Bilbao) y Pepito Carracao...
En Villa Jovita, años 60, Antoñito y Damián compartieron edad, colegio, juegos... y seguro que amaron platónicamente a Reme Acosta.
imagen
Lo siento, la foto está retocada y Antoñito y Damián parecen dos fantasmas pegados ahí en medio... ¡otra vez a ver si cuidais un poquito más la luz, pishita!
El CARRACAO lo dejó dicho en el foro... ¡no en el Senado, en nuestro Foro!

“Son estas las ocasiones en las que uno envidia a la mejor pluma. El encuentro fue entrañable. Destilábamos cariño hasta por los poros. Yo es que creo que en el fondo todos-as estamos necesitados de más cariño y mirad, digo más cariño, porque seguro que tenemos mucho, pero la capacidad de querer es ilimitada. Y en un gesto de extraordinaria generosidad nos lo estamos dando.

Me cautivaron los dos. ANTONIO super cariñoso, extraordinario conversador, descubrí en él una faceta en la que me gustaría profundizar: el fogón. Parece que es un excelente cocinero, le gusta cocinar para los demás y que se lo reconozcan, yo estoy dispuesto a reconocérselo. Hemos quedado vernos de nuevo los tres, y quienes puedan y deseen, el 12 de mayo en Bilbao.

A JESÚS DAMIÁN, lo he vuelto a descubrir, estoy seguro que ya somos amigos. Antonio, le dio la oportunidad con unas preguntas y él no dudó en ningún momento en abrirse a nosotros, y lo hizo en canal, con gran derroche de sinceridad. De tal forma que desde ayer lo queremos más y comprendemos mejor a quienes deciden tomar un determinado camino (...) De la manera más exquisita, nos comentó su entrada en "La Obra" y sus quehaceres y responsabilidades en esta Organización. Le agradezco mucho este alarde de sinceridad que me ayuda a comprender y respetar mejor, que no compartir, ciertas cosas.

Dicen que, "todos conducen al Señor". Yo os puedo decir que me siento muy orgulloso de estos dos niños, de ANTOÑITO y de JESÚS DAMIÁN (...) porque sobre todo son unas buenas personas.

Muchísimos de los niños-as de Villa Jovita y del entorno, Playa Benítez, Playa Basurco, Puntilla, JOP, Colonia Weil, Mixto de Artillería, Terrones, Bdas Varela Y Valiño, Pedro Lamata y hasta Benzú (porque muchos venían a nuestras escuelas) también lo han hecho e igualmente son buenas personas, eso es en suma lo más importante...
imagen
"No en todos los casos hemos sido amigos-as pero algo común nos une, hay algún virus que nos infectó a todos-as, de ahí que permanezcamos en los pensamientos de los otros y nuestros deseos sean los mejores para los demás. Desde ayer os quiero más a todos-as y me siento mucho más orgulloso por lo que sois y sobre todo por como sois. Sin distinción”
---
12 de Mayo de 2005
En un "choco" de Bilbao se reunieron Jesús Damián Muñóz, Pepito Carracao, Juan Antonio Mancilla y Antoñito Porras... ¡Se pusieron ciegos! ¡Después se quejarán que si el colesterol, que si los triglicéridos, que si la CPK...!
imagen
Servidor reconoce que desde "la Ventolera" (al inicio de esta web) hasta el choco de Antoñito, hay una sensible diferencia... vale, de acuerdo...
---
Relato de Pepito Carracao...
"¡Vaya como nos atendieron Antoñito Porras y Juan A. Mancilla!
En el aeropuerto me esperaba Juan A. Mancilla. No tuve ninguna dificultad en reconocerlo, esta gente parece que está metida en manteca. ¡Como se conservan!
Antoñito fue a la estación de bus a recoger a Damián. Allí nos vimos los cuatros y continuamos en el coche de Mancilla hasta un "Choco" (sociedad de amigos, sólo varones, que disponen de un magnífico local donde se preparan verdaderos bacanales, yo casi muero, el jueves).

Allí, ayudado por tres amigos, Antoñito nos preparó una comida espléndida, magnífica, cocinada por él mismo, con alguna ayuda de su amigo Gorrochegui, un tío excelente, del que ya me siento amigo, igual que de Juanra y de Rafa, si la comida que ahora os relataré fue magnífica, los amigos aún lo son más.

Atendidos admirablemente, Antoñito empezó obsequiándonos con unas anchoas de auténtico lujo, acompañadas de unos pimientos picantes, unas croquetas de bacalao, que frieron ante nosotros, para descubrirse ante ellas. Continuamos con unos centollos y nécoras, que parecían que los hubiesen rellanados para nosotros. Mancilla nos recordaba como su padre era un auténtico experto en el arte del "marisqueo" y yo lo corroboro. A continuación chipirones rellenos en su tinta y caracoles en una salsa a los que después de comerlos, les rendimos obligado y merecido homenaje, con aplausos y vítores prolongados. No faltó el bacalao, cocinado de tres formas diferentes y cada una de ellas riquísima, tal es así, que me he hecho el propósito de liberar a Antoñito de su trabajo y ficharlo para cocinero de la Residencia de Mayores, que los niños-as de Villa Jovita, en comandita, vamos a poner en marcha para ocupar por orden riguroso de jubilación...

...Bueno continúo con la comida, todo regado con excelentes vinos blancos y tintos, ensaladas para oxigenar. Rematado con una tarta de mandarina, a la que sólo verla llegar, en pie la recibimos como se merecía, igual que a sus compañeros pastelillos variados que en imponente bandeja, se ofrecían indecentemente. La anécdota, fue que como en el Senado, pedí fruta de postre, Antoñito debió pensar que soy diabético y puso una canasta de cerezas, que despertó en todos... bueno me lo callo, que tampoco es plan de decirlo todo y crear una imagen de tío que está saltando por los tejados, maullando como gato en celo... desde mi hogar... y en esa triste penumbra , la ra la la...
imagen
"...Como el ambiente era algo nacionalista, los postres fueron igualmente regados con abundantíííísimo cava. De verdad, la comida fue excepcional, con todo el esmero y todo el cariño puesto por Antoñito, que me dio besos y abrazos para todos y que os dijera que le gustaría recibiros a todos-as...

Pero aún mejor fue el ambiente. Seleccionó a unos amigos, gente entrañable, eruditos del arte de la cuchara y de otros muchos menesteres, excelentes conversadores a los que gusta atender y de los que de verdad se aprende. ¡Antoñito fue siempre un tío muy listo! Juan A. Mancilla es otro cocinilla, quien también está dispuesto a demostrarlo. ¡Qué alegría de haberle podido abrazar! Un poco más y me sube en brazo al avión... Y Jesús Damián... es un tipo admirable, muy auténtico, excepcional, todo bondad y muy cariñoso.

¡Joder tíos, como nos queremos la gente del Barrio! Es increible..."
imagen
¡Los puñeteros, hasta el mantel lo tenían bonito!... y pa bonito, el Carracao, con su servilleta al cuello...
---
Relato de Jesús Damián Muñoz...
“Queridos amigos:

...a mí ya sólo me queda confirmar que la descripción culinaria -aunque parezca increíble- responde a la realidad y que el ambiente fue formidable.
Efectivamente, hicimos fotos con una cámara "de usar y tirar" que compró Antonio para la ocasión y que se llevó Pepe para hacer llegar las fotos a Milán y que las cuelgue en la web. De todos modos, será difícil que puedan reflejar lo mucho que disfrutamos.

... yo también reconocí a Juan Antonio Mancilla en cuanto nos encontramos y me dio muchísima alegría: aunque a su padre sí lo había saludado algunas veces en mis viajes a Ceuta, a él hacía más de 30 años que no lo veía (yo me vine a Madrid con 16 años). Lo mismo me había ocurrido con Antonio Porras en nuestro encuentro en el Senado (y a él todavía hacía más tiempo que no lo veía, pues se marchó a Bilbao con 13 años). Para los que nos conozcáis menos, os diré que Antonio y yo éramos compañeros de pupitre en el colegio de Paco Canto, y amigos inseparables para todo (hasta que la vida nos separó...). ¡Qué alegrón haber vuelto a vernos!

Esos encuentros con Pepe, Antonio y Juan Antonio han supuesto para mí revivir unos años estupendos de mi infancia, que recuerdo con muchísimo cariño (¡lo pasábamos en grande!): pienso que fue un verdadero privilegio para todos nosotros haber crecido en aquella entrañable y gran familia que era Villa Jovita. Aprovecho para dar las gracias a Milán por su estupenda iniciativa con esta web y a mi primo Aquilino por la zona que él lleva.

Yo estuve en el Choco -con Antonio y sus buenos amigos- hasta las 7 de la tarde y, de allí, nos fuimos dando un paseo delicioso por el centro de Bilbao. Antonio no utiliza reloj (como mi padre), pero calcula muy bien el tiempo: de todos modos, los últimos cien metros los hicimos corriendo porque el autobús ya estaba a punto de salir... Aún así, nos dio tiempo para despedirnos con un fuerte abrazo y con muchas ganas de volver a vernos pronto.

Afortunadamente con Pepe va a ser más sencillo que nos sigamos viendo con frecuencia en Madrid. Y también me dará mucha alegría ir volviendo a encontrarme con todos vosotros cuando haya ocasión... Un abrazo fuerte para todos”.
---
13 de Diciembre de 2005
En el Senado, cámara alta, se reunieron los 'madrileños' Jesús Damián Muñóz, las hermanas Amparito y Emilita Caridad Sanz, Antoñito Sedano, Enrique Rey y Juan Lavado (que asistía por primera vez a estos aquelarres emocionales). Desde Bilbao, con un par, vino Antoñito Porras. Maestro de ceremonias: Pepito Carracao. Celebraron la comida de Navidad.
imagen
Desde la izquierda: Antoñito Sedano, Emilia Caridad Sanz, Juan Lavado, Jesús Damián Muñoz Sánchez, Antoñito Porras, Enrique Rey Alarcón, Pepe Carracao y Amparito Caridad Sanz... niños con una parcelita de memoria común: Villajovita, Ceuta, años 60.
Enlace a las fotos de la comida senatorial.
Carrusel con algunas fotos de la comida
---