- Cocina
 
TEXTOS CULTURALES
- Aspectos sociales
- CINE
- Cocina
- Ciencia y Tecnología
- Medio ambiente
- Fiestas Populares
- La juventud
- América Latina
- Ciudades
- Literatura
- Valores humanos
- Enseñanza
- Turismo
- Famosos españoles
- Prensa, Radio, TV
- Canciones
- La mujer
- Trabajo
- Música
- Regiones de España
- Historia de España
- Cocina

------------------------------------------------------------------------------------------------
1)- "Dieta mediterránea"
2)- "Las tapas"
3)- "El Gazpacho"
4)- "La paella valenciana"
5)- "La importancia del desayuno"

------------------------------------------------------------------------------------------------
LA DIETA MEDITERRÁNEA

Una buena paella
Aunque los países mediterráneos han consumido el mismo tipo de alimentos desde la antigüedad, su dieta no comenzó a ser reconocida como beneficiosa por los demás países hasta que el norteamericano Ancel Keys la identificó científicamente en Creta el año 1956. Sorprendido por la salud de hierro de los cretenses, Keys decidió comparar los hábitos alimentarios de países tan diferentes como Estados Unidos, Finlandia, Grecia -Creta y Corfú-, Holanda, Italia, Japón y la antigua Yugoslavia. Tras diez años de estudios, en los que eliminó variables como la herencia y el medio ambiente, llegó a la conclusión de que la alimentación era el factor principal de la buena salud de los habitantes de la isla de Creta y de otros pueblos del Mediterráneo. También descubrió que con este tipo de alimentación los niveles de colesterol resultan más adecuados y que se produce menor riesgo de enfermedades coronarias.

Alimentos típicos de la población mediterránea son el aceite de oliva, los frutos secos, los quesos y el yogur de leche de cabra y oveja, los tomates, ajos, cebollas, zanahorias y otras verduras, el pescado, las hierbas aromáticas para condimentar, un poco de vino con las comidas, y mucha fibra a través del pan, la fruta como postre, las hortalizas y las legumbres. Estos alimentos tienen propiedades que contribuyen a una dieta equilibrada. Algunos, como el vino tinto y el aceite de oliva, tienen virtudes que impiden la oxidación del organismo y con ello el envejecimiento y la aparición de cáncer; las frutas, cereales y verduras contienen fibra, tan importante para prevenir el estreñimiento, el colesterol y la diabetes; las zanahorias tienen caroteno, que se transforma en el hígado en vitamina A y, además, ayuda a dar buen color a la piel; el pescado es rico en fósforo y otros minerales como potasio y yodo; la miel es antiséptica y suavizante; la naranja, el pimiento y el perejil son ricos en vitamina C, necesaria para todos y especialmente recomendada para fumadores; los frutos secos son buenos para la protección de las arterias. Todos, en fin, tienen propiedades beneficiosas para la salud.

Pero hay otros factores de la cultura mediterránea que contribuyen al bienestar físico y mental. Uno es nuestro gusto por conversar con la familia o las amistades mientras comemos o en la sobremesa. También dicen que influye el respeto a la tradición, el hecho de que se cocina en casa, con buenas materias primas y sin prisas. Y otro es la siesta, ese rato de descanso después de la comida del mediodía.

Desde que Keys presentó sus resultados se han realizado otros muchos estudios de tipo médico. Así, por ejemplo, sabemos el aceite de oliva en la dieta puede disminuir hasta un 35% el riesgo de padecer cáncer de mama o que la incidencia de infarto entre los hombres españoles es de un 0,2% (la más baja de Europa a pesar de que concentran factores de riesgo como el tabaco y la hipertensión). Y es que, dicen los expertos, la combinación de las costumbres, el clima y la dieta, parecen proteger a los pueblos del Mediterráneo.

Revista electrónica TECLA
edición de 29 de diciembre de 1999



LAS TAPAS
Tapas
El Diccionario de la Real Academia define la tapa como "pequeña porción de algunos alimentos que se sirve como acompañamiento de una bebida en bares, tabernas, etc". Las tapas reciben también el nombre de aperitivo o, si están pinchadas en un palillo, pincho o banderillas (término éste taurino y andaluz).

En la primera mitad del siglo XIX se daba este nombre a las lonchas de jamón o chorizo con las que tapaban los vasos de vino en los bares y tabernas de Andalucía. Esta costumbre, que se consolidó en esta región a finales del siglo pasado y que más tarde se fue extendiendo por todo el estado, pretendía despertar la sed y el apetito de los clientes. Durante la época de la posguerra las tapas fueron sustituidas por bocadillos, que resultaban mucho más baratos ya que su principal componente es el pan. En los años cincuenta la tapa vuelve a adquirir protagonismo por al aumento de bares debido al crecimiento económico.

A veces, porque tenemos prisa o poco apetito, preferimos picar porciones de distintos alimentos de gustos variados acompañados de nuestra bebida favorita a una comida tradicional. Sin embargo, esta forma de comer es saludable porque las tapas suelen ser una variante de la dieta mediterránea con ingredientes tales como pan, aceite de oliva, pescado azul, verduras, legumbres, carnes y derivados del cerdo.

Cada región, de acuerdo con sus productos y costumbres, tiene sus propias tapas. Así, por citar algunos ejemplos, en Madrid son típicos los callos a la madrileña y los boquerones en vinagre; en Galicia el pulpo "á feira"; las manitas de ternasco en Zaragoza; el pan con tomate y anchoas en Barcelona; los fritos de pimiento en Pamplona; las rabas de Vizcaya y Cantabria y el "pescaíto" frito en tierras andaluzas.

Para ir a tomas tapas se suelen reunir unas cuantas personas que trazan una ruta para probar lo mejor de cada bar; la conversación sólo se interrumpe para discutir cuál será el próximo bar que se visite y para defender el derecho a pagar cada ronda, que todos se disputan.
Revista electrónica TECLA
edición de 02 de diciembre de 1996



EL GAZPACHO
Gazpacho
El Gazpacho es el plato favorito del verano español. Ligero, refrescante y lleno de vitaminas, es el alimento ideal cuando los estragos del calor quitan el petito. Al salir del trabajo o regresar de la playa, el ambiente asfixiante del asfalto de la ciudad invita al frescor del hogar y a que, en la mesa o en el frigorífico, esté esperándonos el delicioso gazpacho.

Invento del verano andaluz, el gazpacho es un caldo frío que tiene infinidad de variantes. Lleva pan, aceite, ajo, agua y, generalmente, tomate. También se le puede añadir pimiento y pepino, aunque no sea lo tradicional.

Mención especial merece el salmorejo cordobés. Como todos los gazpachos andaluces, es un plato frío que lleva tomate, pan, aceite, ajo y pimienta, y que se sirve en forma de puré muy sólido. También es exquisito el gazpacho malagueño, llamado ajoblanco, menos conocido que el andaluz, igualmente refrescante y más original. El ajoblanco lleva almendras, aceite y ajos majados en el mortero pacientemente hasta formar una pasta a la que se añade agua fría y el refinado punto final de algunas uvas.


Receta del gazpacho andaluz.
Ingredientes:
Medio kilo de tomates / Un pimiento verde / Un diente de ajo / Cinco cucharadas de aceite de oliva / Dos cucharadas de vinagre / 150 gramos de miga de pan

Se maja en un mortero el ajo y el pimiento, cortados en pequeños trozos, con un poco de sal. Se agrega el tomate, también en trozos, y la miga de pan mojada. Cuando está todo bien majado, se añade el aceite poco a poco, sin dejar de mover la mezcla. Cuando el aceite queda absorbido, se añade agua fría y se pasa todo por un pasapurés. Se añade vinagre y sal y se sirve muy frío, acompañado de cuadraditos de pan.
Revista electrónica TECLA
edición de 10 de junio de 1995



RECETA DE LA PAELLA VALENCIANA
Hay varias recetas para hacer una paella, el plato nacional de España.
Aquí presentamos una receta de paella marinera a la valenciana:
Paella

Ingredientes :
seis tacitas (de café) de arroz, un pollo pequeño, cien gramos de cerdo, cien gramos de salchichas, seis langostinos, doscientos gramos de anguila, cuarto de kilo de mejillones, un pimiento, doscientos gramos de judías verdes, cebolla, un tomate, diez cucharadas de aceite, un diente de ajo, azafrán, pimienta, perejil, sal, una zanahoria y limón.
Preparación :
Cocer el pollo troceado con la zanahoria y un poco de cebolla. sacar el pollo; reservar el caldo colado. Limpiar los mejillones y ponerlos en una cacerola en agua fría; cocerlos hasta que se abran; separar la media cáscara vacía y reservarlos en un plato, colar el caldo y reservarlo también.
Calentar la mitad del aceite, echar una cucharada de cebolla picadita; cuando empiece a dorarse, añadir el tomate pelado y picado y las judías; rehogar y echar el lomo de cerdo y la anguila troceados; rehogar otro poco y agregar el pollo y las salchichas; seguir rehogando un poco más.
Poner en la paellera el resto del aceite, rehogar el arroz, moviendo para que no se agarre ; añadir el sofrito.
Mezclar los caldos de pollo y mejillones y completar con agua hasta conseguir cuatro tazas; calentarlo en una cacerola. Machacar los ajos, azafrán, perejil y sal; desleír con un poco de caldo e incorporarlo a la paellera; regar con el caldo cuando empiece a hervir.

Al empezar a cocer la paella rociar con limón; introducir los mejillones y langostinos alternándolos con tiras de pimiento; cocer un cuarto de hora, retirar el fuego, tapar y dejar reposar cinco minutos, destapar y reposar así otros cinco.

Servir caliente.


LA IMPORTANCIA DEL DESAYUNO
desayuno
Salir de casa en ayunas o habiendo tomado sólo un café es una costumbre cada vez más frecuente, pero los especialistas en nutrición parecen estar de acuerdo en que el desayuno es la comida más importante del día, y que de él depende en gran medida nuestro rendimiento intelectual y físico.

Los primeros alimentos que aportamos cada día a nuestro organismo son determinantes para fortalecer nuestra salud y disfrutar de una jornada llena de fuerza y vitalidad. Cuando no desayunamos como es debido, estamos viviendo de las reservas de nuestro cuerpo, que lleva unas diez horas sin tomar ningún alimento.

Es aconsejable, por lo tanto, que el desayuno nos aporte por lo menos una cuarta parte de la energía que necesitamos cada día. Para ello es conveniente que el desayuno contenga alimentos ricos en hidratos de carbono, como el pan o los cereales, zumos o frutas y lácteos como el yogur, la leche o el queso fresco.

Además, un buen desayuno contribuye a no picar entre horas, por lo que se convierte en un factor importantísimo en el control del sobrepeso.
---------------------------http://www.auladiez.com/ejercicios/comprension_lectura.html
añadido el 08/10/2007