- La mujer
 
TEXTOS CULTURALES
- Aspectos sociales
- CINE
- Cocina
- Ciencia y Tecnología
- Medio ambiente
- Fiestas Populares
- La juventud
- América Latina
- Ciudades
- Literatura
- Valores humanos
- Enseñanza
- Turismo
- Famosos españoles
- Prensa, Radio, TV
- Canciones
- La mujer
- Trabajo
- Música
- Regiones de España
- Historia de España
- La mujer

------------------------------------------------------------------------------------------------
1)- "Evitar el sexismo"
2)- "Medidas drásticas"
3)- "Las cigarreras"
4)- "La vida de Juana"
5)- "Retratos de mujeres españolas"
6)- Locas por el fútbol

------------------------------------------------------------------------------------------------


EVITAR EL SEXISMO
Muchos libros de textos escolares persisten en fijar los papeles tradicionales de los sexos o en ignorar a la mujer. Algunos libros han introducido tímidas reformas poniendo más niñas en las ilustraciones o incluyendo un mayor número de profesiones ejercidas por mujeres. Pero aún queda camino por recorrer porque en los textos los hombres - los que más aparecen - son ingenieros, médicos o filósofos mientras que las mujeres son vendedoras, maestras, secretarias o enfermeras.

En los libros de historia las mujeres no aparecen; sólo de vez en cuando se menciona a alguna reina. Se aprende como era la vida del guerrero, del campesino, del monje; en el castillo, en la ciudad, en la cultura y en el arte, el mundo antiguo parece que fue sólo masculino.

El Ministerio de Educación de España ha publicado unos nuevos materiales no sexistas que ha repartido a 700 centros de enseñanza pública. Un equipo de investigadores de la Universidad de Barcelona ha elaborado estos materiales para la educación de niños y niñas de seis y siete años. En ellos se plantea el contrapunto: "¿Qué hace tu padre que tu abuelo no hacía porque consideraba que eran cosas de mujeres? ¿Qué hace tu madre que tu abuela no hacía porque consideraba que eran cosas de hombres?".

En estos libros aparecen escenas que son una novedad en los textos educativos: niños y niñas, mujeres y hombres desnudos para aprender cómo es el cuerpo de cada uno, dos hombres doblando una sábana o pasando un aspirador o una mujer conduciendo un coche. Escenas todas ellas habituales en la sociedad de hoy que, sin embargo, no suelen aparecer en los libros de textos.
Revista electrónica TECLA , edición de 23 de octubre de 1995


MEDIDAS DRASTICAS
Querido Manolo:

Me voy porque estoy harta y cansada de trabajar en casa y fuera de ella (la doble jornada, ya sabes). Necesito unas vacaciones para replantearme mi vida. No me llames ni me escribas. Ya sé que te acordarás de mí cuando te levantes y no encuentres la rompa limpia, cuando hagas la compra, cuando planches la ropa, cuando hagas la comida y friegues los platos, cuando estés enfermo y no tengas quien te lleve el desayuno a la cama... Pero no creo que me eches de menos cuando veas la tele, vayas al cine o salgas con los amigos, porque últimamente no hemos salido apenas juntos.

Creo que a los dos nos vendrá bien un período de reflexión. Ya hablaremos cuando vuelva dentro de un mes. No me busques, ni intentes ponerte en contacto conmigo.

Hasta dentro de un mes,
Carmen
Revista electrónica TECLA , edición de 02 de junio de 1997


LAS CIGARRERAS
Los obreros de las fábricas de tabacos, especialmente las mujeres, constituyen durante muchos años. como ya se ha apuntado, un importante elemento de las luchas sociales en España. Como más próximas al gobierno, las cigarreras madrileñas son las que más se destacan en estas lides. «Capitaneadas por las chulas, que son la galerna de la fábrica. como ellas mismas se llaman. han estado a punto de producir en Madrid graves conflictos», dice ya en 1886 Rodríguez Solís. Y añade: «Un conflicto en la fábrica de tabacos es un asunto más grave de lo que parece. Son más de cuatro mil mujeres, que dan un contingente, al menos, de ocho mil hombres. padres. hijos, hermanos, maridos y amantes de la llamada gente del bronce. hombres a los que si les faltara el valor, las mujeres les escupirían a la cara». Unos años después, en 1898, La Ilustración Española y Americana confirmaba: «Las cigarreras de Madrid constituyen un poder ante el cual ceden el estado de sitio, la misma guardia civil, la Iglesia y el Gobierno». Frente a los nuevos impulsos, nada vale la autoridad de las amas de rancho, de las maestras de taller, de las porteras; con frecuencia, ellas mismas se solidarizan con las obreras a sus órdenes.
José Pérez Vidal, "España en la historia del tabaco"

LA VIDA DE JUANA

Hace unos años trabajaba muchísimo. Me pasaba diez horas en la oficina. Como no tenía tiempo para comer me tomaba un bocadillo y tres o cuatro cafés al día. A veces iba a un bar a tomar una cerveza y una hamburguesa. Estaba siempre fumando y no hacía ningún ejercicio. Me sentía cansada y mal, hasta que un día tuve un infarto y cambié de vida.
Ahora trabajo menos, como carne, fruta y verdura todos los días. Nunca tomo alcohol y voy al gimnasio los lunes, miércoles y viernes. Mi vida ha cambiado y me encuentro estupendamente.


RETRATOS DE MUJERES ESPAÑOLAS
En este texto se presentan seis retratos de mujeres españolas contemporáneas. Se trata de personas reales aunque los nombres no son los suyos verdaderos

Sonia García Treviño
Sonia tiene veintisiete años y trabaja desde hace diez como asistenta. Vive en Gerona. Se quedó huérfana de madre a los dieciséis años y abandonó los estudios para poder ocuparse de su padre, obrero, y de sus dos hermanos pequeños. Al año siguiente se puso a trabajar porque quería independizarse. Se casó a los veintitrés años con su novio de siempre y, liberada del trabajo del hogar paterno, pudo reanudar sus estudios. Se matriculó en Formación Profesional, en un módulo de Secretariado, y desde entonces simultanea sus estudios con el trabajo. Las tareas de su casa las comparte con su marido, que es un hombre adaptado a la nueva realidad social de la mujer trabajadora. De momento no tienen hijos pero piensan tenerlos cuando ella haya finalizado sus estudios y tenga más tiempo para dedicarles.

Eva Rincón Martínez
Eva es una mujer de edad mediana, profesional, casada y sin hijos. Vive en Salamanca y trabaja por cuenta propia como traductora para diversas editoriales españolas. Su gran afición es el arte y debido a su trabajo independiente puede permitirse el lujo de viajar y visitar museos, galerías, exposiciones, etc. en cualquier momento del año. Siendo muy joven, sus padres tuvieron que salir exiliados de España debido al régimen franquista, por lo que vivió varios años en México. Allí comenzó sus estudios universitarios, que luego terminó en España. No ha dejado de viajar desde entonces. Su marido es profesor de la universidad de Salamanca. El no tener hijos fue una opción, no una imposición. Fue la misma decisión que tomaron bastantes mujeres españolas de esa generación.

María Isabel Calero Riaño
María Isabel vive en Madrid, en pleno centro, en la calle de Embajadores. Es una mujer de cuarenta y siete años, divorciada desde hace 15 años y sin hijos. Estudió Filosofía en Madrid durante los años del franquismo en los que los estudiantes en España soñaban con un país democrático. Eran años también en que la mujer española había decidido luchar por su liberación, en fin, eran años de ideales. Al terminar la carrera, hizo oposiciones a enseñanza secundaria y sacó una plaza de profesora en Málaga. En la actualidad, cuando España ya disfruta de esa deseada democracia y las mujeres han ganado la batalla de la liberación, María Isabel se ha hecho más conservadora, es profesora de Filosofía en un centro en Madrid y cuando tiene tiempo se dedica a viajar.

Pilar Duato Gómez
Pilar vive en un pequeño pueblo andaluz. Es una mujer que ya ha cumplido los sesenta, tradicional y sin estudios. Sabe leer y escribir, aprendió yendo a la escuela del pueblo hasta la edad de nueve años. Después, sus padres la necesitaban para que ayudara en las tareas caseras ya que era la única chica de cinco hermanos. Se casó "bien", muy joven, con un mozo del pueblo. Él era agricultor y trabajaba sus propias tierras. A los dos años de matrimonio ya tenía dos hijos, una chica y un chico, y se dedicó a criarlos. Su gran deseo era que sus hijos salieran del pueblo y estudiaran para llevar una vida mejor que la suya. Y así ha sido, su hija es bióloga y su hijo ingeniero industrial. Ahora Pilar ayuda a su marido en la huerta y espera la visita de sus hijos y sus nietos durante las vacaciones. Es una magnífica cocinera y ama de casa.

Rocío Olmo Rodríguez
Rocío es una joven de veinticinco años que trabaja en las oficinas del Ministerio de Economía y Hacienda en Madrid. Es hija de padres profesionales y todavía vive en el domicilio familiar, como muchos jóvenes españoles. Tiene un hermano menor que está estudiando en Estados Unidos. Terminó sus estudios de bachillerato e ingresó en la Facultad de Psicología en la Universidad Autónoma de Madrid pero pronto abandonó los estudios porque se dio cuenta de que no tenía vocación. Entonces decidió irse a Estados Unidos para mejorar su inglés y a la vuelta se matriculó en unos cursillos de informática. Al poco tiempo encontró trabajo. Tiene novio desde hace dos años pero de momento no piensan en casarse, más que nada porque él está todavía estudiando.

Teresa Ramírez Puerto
Teresa es una joven de treinta y dos años, escultora, que vive en Oviedo. Desde muy niña mostró su afición haciendo toda clase de "obras de arte" con arcilla, pasta para modelar, en fin, cualquier material que cayera en sus manos. Se licenció en Bellas Artes a los 23 años y montó su estudio en el garaje de la casa de sus padres. Es una joven muy emprendedora que empezó a presentar su obra en galerías de arte inmediatamente y, aunque al principio sufrió muchos rechazos, pronto consiguió exponer. En la actualidad su obra ya tiene prestigio y ella está totalmente volcada en su trabajo. No tiene novio y afirma no querer ningún tipo de compromiso sentimental. Sigue viviendo con sus padres y su hermano menor.
TECLA, edición del 15 de febrero de 2002

Imagen


LOCAS POR EL FÚTBOL

Parecen más dispuestas a morir de emoción que a matar por odio, más interesadas en el bien de los suyos que en el mal ajeno. Capaces de cualquier sacrificio, generosas, entregadas, violentas a veces, pero casi siempre contenidas. A algunas les sirve de afirmación personal, otras llenan con su pasión la ausencia de otros amores. Son las forofas, las hinchas, a quienes define el Diccionario de la Real Academia de la Lengua como seguidoras fanáticas de un equipo de fútbol. El Diccionario, por supuesto, lo dice en masculino, pero no niega la posibilidad de que el vocablo pueda ser también del género femenino. Y hace bien en no negarlo, porque, si lo hiciera, la apabullante realidad le dejaría por mentiroso.

Cuando tramitamos la separación, mi marido le dijo al juez que yo estaba muy arraigada en el fútbol y que esa era la razón" Eloisa Muñoz, modista, 67 años, tiene las ojeras moradas, la mirada triste y la voz desalentada de los que han llorado mucho. Lo de su marido todavía le duele, y eso que han pasado ya ocho largos años desde aquella noche nefasta en que él no volvió a casa, dejándola en la desairada situación de esposa abandonada. En su cuarto de estar hay trofeos, bandejas y ceniceros atléticos. Eloisa, sentada en el tresillo, al amparo del estandarte rojo y blanco que adorna la pared, cuenta su vida.. "Mi Atleti me ha quitado todas las penas. Cuando me pasó lo de mi marido, si no llega a ser por el fútbol, me muero o me vuelvo loca. Mi marido era del Real Madrid, pero yo creo que lo era sólo por llevarme la contraria. Y es que, eso si, yo soy antimadridista, puede usted ponerlo.

Una vez una del Madrid me nombró a mi madre: si me dejan, la mato". El recuerdo la anima, ya no parece tan triste como hace un rato. De pronto, las cortinas del balcón se remueven y un perro gordo y pequeño, vestido de jugador del Atlético, cruza la habitación sin mirarnos. "Tengo que hacerle una camiseta nueva", dice Eloísa definitivamente animada.

Sufren, gritan, animan, cantan y beben con tanta o más pasión que los hinchas masculinos. Las mujeres que deciden ser forofas de un equipo de fútbol lo son a fondo. hasta las últimas consecuencias.
ENRIOUETA ANTOLIN
EL PAIS SEMANAL, domingo 13 / 12 / 1981
(del manual "Lengua y Vida" 1984)