Las Tres Avemarías | Mensajes de la Virgen María a Sus hijos | Sobre mi... | Bienvenidos a Corona Evangelica | Oraciones | Algunas Imágenes... | Entrevista con Cristo | Enlaces | Haz Amigos, vuestros e-mails | La Virgen María Inmaculada | Consagraciones | ¡¡Cantos a La Virgen María!! | Encuestas, Votaciones...¡¡Diversión!! | Libro de Visitas de Corna Evangélica | Pasa 15 hermosos minutos junto a Jesús Sacramentado | ¡¡¡ Viva Cristo Jesús!!! Su sección y Los 9 primeros Viernes | Las 7 Lágrimas y Dolores de La Virgen María
 
Mensajes de la Virgen María a Sus hijos
 
 
Bienvenidos y Bienvenidas sean a esta nueva sección de Mensajes Marianos donde se exponen mensajes, de los mas variados, dichos a sus hijos (Nosotros ^_~)con dolor por nuestros pecados e intentando decirnos que si no cambiamos acabaremos mucho peor de lo que nos imaginamos.
Espero que les sirva como una guia para su vida, tanto física como espiritual, y que Nuestra Santísima Madre les de las gracias que está deseando que usted le pida...Gracias por todo y que les aproveche ^_~
Desde Emmitsburg, EE.UU.

¡Mis queridos pequeños hijos, alabado sea Jesús!
Regocíjense, la tierra está siendo renovada por la presencia del cielo. Mi hijo está llegando para disipar la oscuridad de vuestras mentes y de vuestros corazones. Regocíjense de tener un Salvador que los ama y que vendrá para brindarles un soplo del cielo. Permanezcan en paz los unos con los otros y acepten verdaderamente que el día de vuestra salvación está próximo. Reciban la alegría, la esperanza y el entusiasmo del corazón de un niño esperando un preciado tesoro.
No permitan que sus fracasos los desanimen. Una vez ustedes estuvieron perdidos, pero Mi Hijo los encontró. Estuvieron muertos y volvieron a la vida. La misericordia de Mi Hijo está sobre ustedes, y les espera un espléndido banquete por medio del sacramento de la reconciliación. Acérquense a vuestro Salvador, vuestro Pastor, quien los guiará en las virtudes de humildad y generosidad.
Los amo, pequeños hijos, y deseo que conozcan el amor de Mi Hijo para que puedan alcanzar la total plenitud de Dios. Ustedes serán colmados con el amor Trinitario con el cual el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se aman y con el cual los aman a ustedes. Conviertan vuestro corazón en un nuevo corazón ajustando vuestra visión para centrarla en Mi Hijo.
Paz, pequeños. Presento vuestras peticiones ante la cuna del Propio Dios. Gracias por responder a Mi llamado. AD DEUM. (Mensaje 267, 9/12/99)


--------------------------------------------------------------------------------
¡Mis queridos pequeños hijos, alabado sea Jesús!
Levanten vuestros corazones a Dios Todopoderoso con cánticos de alegría. Vuestro fervor de amor consolará al bebé recién nacido y envuelto en pañales y lo envolverá con su calor. Pequeños, disminuyan el ritmo de vuestras vidas, y examinen el momento de vuestra salvación con el nacimiento de Jesús quien se humilló y se despojó de Sí Mismo a la nada para cargar con los pecados del mundo. La divinidad se encuentra con la humanidad y la humanidad se une a la divinidad a través de un acto de amor del Padre, realizado a través del Hijo del hombre y fortalecido a través del Espíritu Santo.
Disfruten el buen ánimo de darse a los demás, pero en el proceso recuerden que es Mi Hijo quien es el VERDADERO obsequio de amor, quien le permitió a cada uno de ustedes compartir Su Divinidad obsequiándose Él Mismo a ustedes. Vivan este Adviento como si fuera el primero y el último. Cólmense con la alegría de los niños cuando se les presenta un obsequio invaluable. Háganse tiempo para Dios, vuestro Emanuel. Hagan a un lado vuestras cargas y presiones, impuestas por el vertiginoso ritmo de vida, y deténganse por un momento para reflexionar lo que significa ser hijo de Dios y heredero de Su Reino.
El acto de Su venida al mundo, perdiendo Su Dignidad Real, a través de Su desprendimiento, su pequeñez, su pureza, lo hizo vulnerable al rechazo del mundo y los invitó a ustedes a recibir el premio del cielo. Tómense tiempo para examinar cómo este acto en sí mismo trajo la salvación al mundo. Pequeños, disminuyan el ritmo de vuestras vidas. Oren en agradecimiento a Dios Padre por vuestro Salvador, y examinen lo que esto significa para ustedes, y de qué forma pueden ser como El.
Los amo y los bendigo en Su nombre. Le presento vuestras peticiones al Padre en agradecimiento por el obsequio de Mi Hijo. La paz sea con ustedes. Gracias por responder a Mi llamado. AD DEUM. (Mensaje 266, 02/12/99)
--------------------------------------------------------------------------------
¡Mis queridos pequeños hijos, alabado sea Jesús!
Queridos pequeños, ¿acaso no saben que Mi Hijo nunca los abandonará? El vive en vuestros corazones y los ama, y Yo soy vuestra Madre de Misericordia y los tomo a todos, Mis queridos hijitos, bajo Mi manto para confortarlos, purificarlos y presentarlos ante Mi Hijo.
No teman pequeños, mas tampoco busquen señales. Ustedes tienen todo lo que necesitan. Miren hacia delante. ¿Acaso no Lo ven a El? ¿No Lo ven dentro de vuestros corazones?
Cierren los ojos y repitan el nombre de Jesús y allí estarán a salvo por toda la eternidad. Llegará el día en el que ustedes conozcan verdaderamente el enorme amor y obsequio que Dios les ha dado. El amor de Mi Hijo. El amor de Su vida que El desea compartir con ustedes. Tómenlo, no teman arriesgarse. Ustedes parecen tener miedo y vuestro miedo no les permite ser libres. El está con ustedes. No les puedo decir eso muchas más veces pues El está con ustedes. Ustedes tienen la opción de elegir creer o no creer.
Mis pequeños, esta noche Mi Hijo los ha sanado en muchas áreas. Les toca a ustedes agradecerle, proclamarlo y regocijarse y seguir adelante sin dudar nunca de El. Los bendigo, pequeños, en esta noche muy especial en honor a Mi Hijo. Los bendigo mis queridos y amados sacerdotes. Aquellos de ustedes han dado vuestra vida, vuestro propio aliento para Mi Hijo. Los bendigo en Su Nombre más glorioso y humilde. Gracias por traer a Jesús a las vidas de tantos que están hambrientos de amor.
Los bendigo a todos en el nombre de Mi Hijo y presento en esta noche todas vuestras peticiones ante el trono de la Santísima Trinidad. Gracias por responder a Mi llamado y gracias por permitirme estar aquí con ustedes en este modo especial. AD DEUM. (06/11/99)
--------------------------------------------------------------------------------
¡Mis queridos pequeños hijos, alabado sea Jesús!
Pequeños, ustedes continúan buscando señales y pruebas de la existencia de Dios. La única prueba verdadera de Su existencia es Su propia revelación de Sí Mismo, y Su voluntad en vuestros corazones. Es el Espíritu Santo quien da testimonio con vuestro espíritu de que ustedes son hijos de Dios. Ustedes se están perdiendo el importante momento de Su presencia, mirando y buscando señales y maravillas exteriores. No insistan en recibir "señales" de Dios. Agradezcan vuestra gracia divina de los cielos.
Si se concentran en las señales, entonces las señales se convierten en vuestros ídolos. ¡Adoren solamente a Dios! Vuestra confianza y fe sólo deben estar en El. Hay un solo Dios, el Padre de quien provienen todas las cosas, y un Señor, vuestro Jesús, por medio de quien todo existe.
No se desvíen. Simplifiquen y presten atención a Su palabra. Todos ustedes desean aferrarse a alguien. Aférrense a Jesús. El es el verdadero Dios que está allí para ustedes.
Los amo, pequeños hijos, y deseo que reciban la plenitud de Su amor. Le presento vuestras peticiones al Más Sagrado Corazón. Paz.
Gracias por responder a Mi llamado. AD DEUM. (Mensaje 264, 11/11/99)


Desde Conyers, Atlanta, EE.UU.




"Mis queridos hijos, miren. ¿Qué ven?. Escuchen. ¿Qué escuchan?. Mis queridos pequeños, si no conocen las Sagradas Escrituras en sus corazones, no podrán entender el tiempo que están viviendo. No le entreguen sus corazones al Malvado. Han sido llamados a eliminar todo el odio, la envidia, la codicia, la falta de perdón. Eliminen las impurezas de todo tipo. Sean humildes, no orgullosos, mis queridos. Como su Madre Amorosa, les hablo como una madre. Dejen de juzgar. No entreguen ninguna parte de sus corazones a los espíritus de las tinieblas. Mi hijo desea todo su corazón" (13/04/93)
--------------------------------------------------------------------------------
"Ustedes han elegido ser esclavos. Ustedes están atados al pecado. Mi Hijo les ofrece libertad. Vengan a Él y reciban nueva Vida. Él es el Camino, la Verdad, la Vida. Él es la Resurrección" (13/04/93)
--------------------------------------------------------------------------------
"Diles esto a mis hijos. Dice el Señor: deben saber que el aborto es un asesinato. Dejen de cometer asesinatos. Yo soy el Creador, no ustedes; Yo soy el Autor de la vida, no ustedes. No maten lo que he creado. El mandamiento de Dios es: No matarás" (13/02/94)
--------------------------------------------------------------------------------
"Por favor, queridos hijos, deben cesar de ofender a Dios. Les he avisado de guerras, de desastres naturales. Hambre, sequías, inundaciones, epidemias y sufrimientos de toda clase y ustedes no alcanzan a comprender lo que Dios quiere: que enmienden su modo de vivir. Oren como nunca han orado antes. Oren, hijos, oren" (13/10/94)
--------------------------------------------------------------------------------
"Grandes sufrimientos padecerá la humanidad de esta década. Les estoy advirtiendo de la guerra más grande que jamás haya conocido el hombre, si no se arrepienten. Les ruego que escuchen estas palabras. Se acerca el momento del cual les estoy hablando" (26/12/94)



Desde Medjugorje, Bosnia-Herzegovna




"Hijos, la ignorancia reina en el mundo entero. La gente se deja atraer por muchas cosas y se olvida de los más importante... Mucha gente ahora vive sin fe, algunas no quieren ni oír hablar de Jesús, y todavía quieren satisfacción y desean tener paz. Hijos míos, aquí está la razón por la que necesito de sus oraciones: la oración es la única forma de salvar al género humano"
--------------------------------------------------------------------------------
"Queridos hijos: Lean todos los mensajes que les he dado y pónganlos en práctica. Los amo y es por esto que los llamo al camino de la salvación con Dios."
--------------------------------------------------------------------------------
"¡Queridos hijos! Los invito nuevamente a la oración. No tienen excusa al decir que tienen que trabajar más, porque la naturaleza duerme aún en un sueño profundo. Abranse a la oración. Renueven la oración en sus familias. Pongan la Sagrada Escritura en un lugar visible en sus familias, léanla, medítenla, y aprendan cómo Dios ama a su pueblo. Su amor se manifiesta también en este tiempo, al enviarme a Uds. para llamarlos al camino de la salvación. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!" (25/01/99)
--------------------------------------------------------------------------------
"Queridos hijos:
Yo he venido a conducirlos a la pureza del alma y, por medio de ella, a Dios. ¿Cómo me han aceptado ustedes? Al principio con incredulidad, miedo y desconfianza hacia los niños, a quienes Yo había escogido. Después la mayoría me recibieron en su corazón y comenzaron a llevar a cabo mis peticiones maternales. Pero, desafortunadamente, esto no duró mucho tiempo. Dondequiera que yo me manifiesto, y conmigo mi Hijo, Satanás aparece también. Ustedes le han permitido que él los controle y guíe sin darse cuenta de ello. A veces ustedes se dan cuenta de que su comportamiento va en contra de la ley de Dios, pero rápidamente reprimen esta luz en su conciencia. No cedan, queridos hijos. Sequen las lágrimas de mi rostro, lágrimas que Yo derramo cuando veo cómo se comportan. ¡Dense cuenta de lo que está pasando con ustedes y también a su alrededor!.
Tómense el tiempo para reunirse como una familia y orar para obtener la gracia de Dios.
Acuérdense de sus difuntos. Alégrense mandando celebrar Misas por ellos.
No desdeñen al pobre que les pide una migaja de pan. No le nieguen la sobreabundancia de sus mesas. Ayúdenlo y Dios los ayudará también a ustedes. Puede ser que entonces la bendición que el pobre les dé en agradecimiento se realice en verdad para ustedes. Puede ser que entonces Dios los escuche. Ustedes se han olvidado de todo esto, queridos hijos. satanás los ha influenciado en este aspecto. ¡No cedan ante él! ¡Oren conmigo! No se engañen a sí mismos pensando: "Yo soy buen, pero mi hermano que vive cerca de mí, no lo es". No estarían en lo justo si hicieran esto. Yo los amo porque soy su Madre y es por eso que los amonesto.
¡Existen ciertos secretos, hijos míos! ¡Y ustedes no saben en qué consisten, pero cuando sean conocidos, será demasiado tarde! ¡Regresen a la oración! ¡Nada es más necesario que la oración! Yo hubiera querido que el Señor me hubiera permitido iluminarlos cuando menos un poco en relación a los secretos, pero Él ya les está ofreciendo suficientes gracias. ¡Reflexionen en eso!
¿Cuál es la medida en que ustedes se ofrecen al Señor?
¿Cuándo fue la última vez que renunciaron a algo por el Señor?
Yo no deseo reprenderlos más, pero quiero llamarlos una vez más a la oración, al ayuno y a la penitencia. Si usteden desean obtener la gracia de Dios a través del ayuno, entonces no dejen que nadie sepa que está ayunando. Si ustedes desean obtener la gracia de Dios a través de dar limosna a los pobres, entonces no dejen que nadie sepa que la están dando, excepto ustedes y el Señor. ¡Escúchenme, hijos míos!
Mediten en la oración, este mensaje que Yo les estoy dando".
Maria paloma