Asociación de Padres y Familiares de Personas Discapacitadas de la Costa del Río Uruguay | Historias de Vida... | Album de fotos | Lo que ayuda... | Enlaces Derechos Humanos y Discapacidad
 
Historias de Vida...
 
 
Año 1979...
Para más exactitud, día 3 de Enero...
Nace en nuestro hogar Rodrigo fernando en medio de la inmensa alegría de su familia: Primer hijo, primer nietos, primer sobrino...

A las pocas horas de nacido mostró gran vivacidad que fue creciendo con el pasar de los años, junto a una gran destreza en todo lo que realizaba y una inclinación a los deportes, sobresaliendo el ciclismo...

Siempre atraía las miradas, no sólo por ser un niño muy bonito, había en él algo especial que lo hacía destacarse...

Así inició su Jardín de tres años para luego cursar pre- escolar en el Colegio que él mismo eligió, ya que nos pidió que le mostráramos los distintos lugares donde podía asistir. A partir de ese momento pasó a ser alumno del Colegio Religioso "San José". Muy querido por sus compañeros y por la "seño" cristina, comenzó una etapa de felicidad y empeño en todo lo que realizaba. Sus trabajos de entonces son testigos hoy de aquel Rodrigo que la Vida nos había regalado y nosotros , en ese momento, no lo supimos ver porque en nuestros días no estaba Dios y sin El no es fácil comprender el porqué de las cosas pero sí entender el para qué pasan en nuestras vidas momentos trágicos, de profundo dolor, en donde parece que todo se terminara, que no hay nada que hacer ni decir...sólo llorar...

Esto nos ocurrió en Junio de 1984 cuando nuestro hijo Rodrigo de 5 años, lleno de salud, lleno de ternura, alegría, vitalidad, picardía, inocencia, com una voz hermosa para el canto y una manos muy hábiles para el dibujo y la pintura, ese hermoso niño en horas queda en estado vegetativo...

Pierde todos sus movimientos...

Es atendido en el Hospital de Niños de La Plata. Su diagnóstico, después de pasar por varias salas, de la de guardia a la de infeccioso y por último a la de neurología, en donde EN NINGUN MOMENTO, luego de hacerle 9 punsiones lumbares, 3 electromiografías, entre 40 y 50 placas radiográficas, 4 tomografías computadas, de 10 a 15 electroencefalogramas y un sin fin de análisis de todo tipo. Ninguno de estos estudios dio nada positivo o manifestaron qué tenía...

Sólo dijeron que de cien casos, uno salía con Vida...

Surgió la palabra MENINGOENCEFALIOMILITIS HERPÉTICA...

Y así como larga es la palabra, así de larga es su recuperación...

Dieciseis años luchanod...

Rescatando lo que aquel niño hubiera sido no truncura su crecimiento normal y libre como el de todo gurí, pero nuestros planes no son los de Dios...

Comienza una nueva etapa para la Vida de Rodrigo...

Su tenacidad, esfuerzo, esperanzas, hacen que vuelva a caminar, a expresarse con señas, luego con un "a, a, a" para comenzar un nuevo balbuceo y un nuevo timbre de voz...

Aprendió a renunciar a muchas cosas , demasiadas...

Aprendió a escribir con la frente, con la boca y finalmente , con la mano izquierda, ya que la derecha no le respondía. Aprendió a mirar como jugaban sus compañeros a la bolita y él, a pesar de sus intentos no lo pudo lograr...

Aprendió a dejar que los demás jugaran con sus autitos en miniatura, una de sus pasiones y ver también cómo era la de los otros, ya que se los "llevaban" y así Rodrigo aprendió el difícil y saludable ejercicio del perdón que hasta hoy lo ejerce.

Muy a pesar suyo, aprendió a "gustar" y "aceptar" sus cuadrenos que él soñaba que fueran prolijos y hermosos como lo habían sido sus carpetas de Jardín y Pre- escolar...

Renunció a poder subir a los árboles, a no poder comer sin que la comida caiga de su boca ( por eso comía a escondidas , detrás de unos arbustos o en un rincón o simplemente no comía), a no saber como es tomar un helado, solamente lo puede hacer en recipientes duros y con cuchara de metal...

renunciar a tener en sus brazos a su querida hermana María Rocío, que según me expresó un día, se la había enviado la Vigern María ante su constante pedido...

Así fue creciendo hasta ingresar en el Nivel Medio, Escuela Técnica Nº 1 de Colón, por que su sueño era la carpintería...
Quería trabajar la madera como lo hacía su papá, al que muchas veces quiso imitar pero también tuvo que renunciar...

NO PODÍA...

Sus nuevas manos no respondían a las órdenes de su cerebro. El sueño duró un mes, fuimos citados a la escuela para comunicarnos que Rodrigo no podía cursar, por posibles accidentes, los talleres...

Llanto, deseperación, clamar por " un poco más de tiempo" ( palabras de Rodrigo) para poder seguir...imposible...

Fue un tiempo de búsqueda de algún lugar donde él pudiera estudiar, ya sin esperanzas, fuimos llamados por el señor Rector de la Escuela Técnica Nº 2 para comunicarnos que él y un grupo de profesores aceptaban a Rodrigo como alumno.
Así comienza otra etapa de su Vida. Etapa de renuncia, de adaptación a un mundo que no estaba preparado para entenderlo, etapa tremenda de luchas por salir adelante superando infinitas dificultades, esfuerzos tremendos por llegar...

¡Al fin la Victoria!

Terminó su secundario con unas palabras que él mismo escribió, en las que mostró al Rodrigo que no todos vemos ni tratamos de ver...

Paralelo a todo esto, estuvo el Rodrigo deportista, que fue premiado en diversas oportunidades y que montado en una Mountain bike, mostró una tenacidad increible: corrió con la clavícula quebrada en una prueba que duró 4 horas haciendo pareja con su padre...

Esto lo llevó a practicar y poder cumplir uno de sus sueños: correr en bicicleta de "rueda fina".
Lo logra con mucho esfuerzo, compite a nivel nacional, trayendo el Título de Doble Campeón Argentino y Sub Campeón de Ciclistas con discapacidad.

Hoy, con 21 años, cursando una carrera universitaria "Ingeniero en Sistema", sigue practicando y luchando para poder competir con los convencionales, con los cuales, en varias oportunidades midió sus fuerzas y su capacidad para lograr su sueño máximo : algun día competir en los Juegos Olímpicos.

Conjuntamente con esto , Rodrigo enseña computación ( que suplantó su sueño de carpintero) a un grupo de niños de un centro barrial muy humilde de nuestra zona. Esto lo hace muy feliz porque se siente útil y digno, capaz de hacer un servicio al otro que es su ideal...

Todo esto Rodrigo lo logró tal como él mismo lo expresa "gracias a Dios y a sus padres", que fuimos y somos los que estuvimos y estamos a su lado, para que él sea en hombre de bien, pensado desde el principio...

Liliana, mamá de Rodrigo

Rodrigo ha participado en:

- 1995 Quinto puesto Campeonato Santa Clara de Asis - Concepción del Uruguay - Entre Ríos.-

- 1995 premio al Mérito y Conducta Deportiva Santa Clara de Asis, C. del Uruguay - E. Ríos.-

- 1995 Premio al deportista más destacado del año "DOS PARA EL DEPORTE" San José- Colón- E. Ríos.-

- 1995 Segundos Juegos Entrerianos

- 1995 Primer Gran Premio Mercosur de Mountain bike.-

- 1995 Campeonato zonal C. del Uruguay de Mountain bike.-

- 1996 Premio al Mérito y Esfuerzo
I OPEN CROSS COUNTRY de Montain Bike
Piriápolis - R. O. del Uruguay

- 1996 Campeonato zonal colonense de mountain bike.-

- 1996 Campeonato zonal Concordia de mountain bike

- 1997 1er. Campeonato Provincial de Montain Bike

- 1997 Campeonato Zonal Nocturno Colonense de mountain bike.-

- 1997 4to Puesto Campeonato Nocturno Cicle Club Colón- E. Ríos

- 1998 4 to puesto Campeonato Puerto Yeruá - Concorda- E. Ríos

-1998 Premio al Mérito, Esfuerzo y Conducta Deportiva. Campeonato Pto. Yeruá - Concordia- E. Ríos

- 1998 3er Premio Campeonato Nocturno Cicle Club Colón- E. Ríos

- 1998 2do. Campeonato Provincial de Mountain Bike

- 1999 CAMPEON ARGENTINO DE PISTA - cat. Motora.-
CAMPEÓN ARGENTINO DE VELÓDROMO EN kM. - Cat motora
SUB CAMPEON ARGENTINO DE PISTA - Cat. Sordos

CAMPEONATO ARGENTINO PARA CICLISTAS CON DISCAPACIDAD.
Circuito K.D.T. Buenos Aires

- 1999 - reconocimiento del Intendente y secretario de Deportes de la Municipalidad de Colón por obtener los títulos del Campeonato Argentino de Ciclistas con Discapacidad

- 1999 - 4 to Puesto- 4 horas en bicicleta en pareja "Fiesta Nacional de la Artesanía"
Colón- E. Ríos

- 2000 - 3er. Puesto Rally Bike por la Selva de Montiel - Federal - E. Ríos

- 2000 - 4to Puesto Cuatro Horas en Bicicleta en pareja "Fiesta Nacional de la Artesanía" - Colón - E. Ríos

- 2000 - MEDALLA DE PLATA
VII JUEGOS ENTRERRIANOS
Nogoyá 2000 - E. Ríos

Imagen
"El hada laboriosa del Arroyo"
(y su duendecito travieso)


Cuando llegué por primera vez a la orilla de aquel arroyo, estaba despierta y era, sin embargo, el lugar de mis sueños...

El verdor y la frescura de aquellos parajes, el agua clara que corría libre entre la arena y las piedras, la sorpresa de "las monedas de sol" como decía el Chacho, sobre la tierra y los sauces...

¿Este lugar, aquí, tan a mano y yo no lo conocía...?

Nunca pensé aquel día que se volvería cotidiano, que se transformaría gracias al valor del cariño y de la amistad en parte de mi Vida y de la de mis hijos...

Recuerdo aquel primer día en ese lugar, recuerdo una casa blanca y pequeña, recuerdo haberla soñado para mí, recuerdo haberla imaginado parte de mi corazón y de mi tiempo...

¿Quién podría vivir en ese espacio tan cálido y soñado?

¿Quién sería la dueña de esa risa que yo escuchaba de lejos?

Solamente sueños, solamente el aire tibio acariciando mi piel y el agua cristalina y los castillos de arena fina y blanca que quedaron en aquella orilla...

El tiempo pasó.

Seguí dándole cuerda a mi reloj, el año nuevo, el nuevo milenio, la Asociación, los proyectos, los talleres, la radio, las listas...

¿Dónde vive esa mamá?

La respuesta era increible, era como todo lo lindo de la Vida: sorpresivo, bello, fresco, palpitante...

Esta mamá, respondió otra compañera, vive en la casa que está a la vera del arroyo y tiene una hija sordo muda...

¿Sordo muda?
¿No sería la amiga de mi hija Violeta?

¿Le están probando unos audífonos nuevos?
Sí...

¿Es traviesa y se los quita?
Sí...

Era ella, la amiga de mi hija, y su madre y yo teníamos que encontrarnos y entablar una relación cordial, solidaria, de mutua ayuda, como todas las de la Asociación...

Son tantas que, a veces, se forma una sola imágen de las mamás de gurises con discapacidad; son todas distintas y a la vez todas se parecen: saben de amor, de dolor, de sacrificios y de alegrías, algunas pequeñas alegrías como sostener una cabecita que se cae y otras inmensas, como escuchar "mamá" en una boca que nada pronunciaba.

A veces las mamás forman en mi corazón una única persona con mil lágrimas y mil risas diferentes: la que corre a enjuagar los mismos pañales desde hace años, la que canta y prepara una silla especial casera, la que lucha por aquella medicación, la que prefirió quedarse sola y ser sólo ella la responsable, la que se jugó a vivir sólo con el amor de un hijo, la que recién ahora, después de muchos años, se atreve a escaparse a tomar un café a solas con su esposo...

Pero esta mamá era distinta: vivía en el lugar de mis sueños...

Yo no podía ser egoísta, les juro que la traté igual que a todas, la escuché, me escuchó de entrada más que yo a ella...

¿será que el vivir en ese lugar mágico la hacía distinta?

Me imaginé sus despertares...

Por cualquier ventana que entrara el sol sería el mejor amanecer de todo el mundo...

Y las mañanas frías serían tibias con esos mates dulces y reparadores...entre corridas, llevadas a la escuela, la olla, la ropa, las tareas hogareñas, la bendita limpieza, el marido que llega, y por fin, la mesa...y su familia alrededor.

Su compañero, obrero de mi mismo gremio, aunque con una tarea que siempre envidié y que por mi condición de mujer, allá en Paraná, nunca pude ejercer, con la tarea más bella, muy cerca de la tierra, muy cerca de lo verde y lo florido, muy cerca de la Vida...preservando la Naturaleza y enriqueciéndola con sus manos...

Sus hijos, bellos, en aquellos campos, en aquellas arboledas, trepados en la espalda de la alegría, criándose como seres libres, con esa tibia brisa siempre acariciando sus caritas felices...

Y ella, ¿una mamá más?

Era la mamá de la primera amiga de Violeta, era la mamá de la niña que la defendía de la maestra, que le enseña el lenguaje de señas y que mi niña no puede repetir por su distonía muscular.

¿Una mamá más?

No.

Las manos laboriosas de cada día haciendo lo que se debe sin medir distancias ni sacrificios...

¿A qué hora te levantas, Cristina?

¿Cuándo dejas de correr?

¿Cuándo te sientas a mirar el arroyo de mis sueños?

Estás allí y estás en todas partes: la terapia, la venta de ropa, los viajes, los mensajes hasta Villa Elisa, las breves visitas, casi a diario a casa, porque tu hija extraña a la mía...

Cuánto te admiro, Cristina, qué fuerza, qué valor, qué coraje, qué ternura, qué amor, qué constancia, qué luz hay en tus ojos...

Prometí escribir algo y solamente puedo expresar, mal, esta amistad que ahora nos une.

Vos vivís en la casa que yo soñaba, vos vivís en los parajes del arroyo y estás rodeada de las monedas de sol que te regalan los sauces a la siesta...

Tal vez tenga algo que ver pero, en el arroyo, mientras nuestras gurisas se hamacaban, en el día del cumpleaños de la tuya, se reflejaban tus ojos y los míos y estaban unidos por algo más que el paisaje y la amistad...

Y por algunos versos que alguna vez te leeré...

Ya ves, nuestras hijas nos han unido...

Ya ves, nuestras hijas nos han enseñado algo: sigamos sus ejemplos, vos, Cristina, me llevás de la mano a aprender, por señas, esos colores nuevos que nos rodearán esta primavera entre las flores nuevas y el agua clara de tu arroyo...

Y yo, mientras tanto, te defenderé de la maestra, con dientes y uñas...

Para que nadie se atreva a retarte, sin motivos aparentes, por la osadía de tu valentía y ese mirar impetuoso de tus ojos...



Ana María, mamá de Violeta


En la foto: Giuliana, hija de Cristina.-
Debajo: Aldana: esta es su historia y la de su mamá:


¡HOLA, SOY GABRIELA!!!
Soy Gabriela, tengo 24 años y dos hijos: Aldana de 4 y Carlitos de 3 años.
Les cuento lo que me pasó con mi hija ALDANA que tiene Parálisis Cerebral Espástica por problemas en el parto.
Aldana nació en el Hospital San Benjamín de Colón, Entre Ríos el día 16 de marzo de 1996 a las 4, 15 hs. con un grave sufrimiento fetal y convulsionando, por eso fue derivada (a las 20,30 hs) al Hospital Felipe Heras de la Ciudad de ConcorDIA, A 100 KM. DE NUESTRO PUEBLO, en el cual permaneció de 10 a 14 días en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatológicos con respiración mecánica asisitida y luego pasó a Terapia Intermedia hasta el día del alta....30 días después aproximadamente.
Ese mes y medio fue muy duro para mí, me lo pasé en los pasillos de un Hospital, en una ciudad que yo no conocía, con la companía del papá de Aldana y sus abuelos que se turnaban para no dejarme sola.
La pediatra de Aldana, cuando nos daba el informe diario, nos decía que iba a tener algunas secuelas por el grave sufrimiento fetal y por las convulsiones.
Fue entonces que yo, como mamá cada vez que veía a un chiquito con discapacidad, le preguntaba a las otras mamás que les había pasado y cuando ellas me decían que era por problemas en el parto, me daban ganas de llorar...
Pero al pasar los días me fui haciendo a la idea de que mi hija Aldana iba a ser una nena especial.
Fue así que una noche, sola, en esos pasillos del hospital, juré que NUNCA , NADIE me vería llorar por la discapacidad de mi hija, todo lo contrario, juré que sería una Gabriela NUEVA, con fuerzas para luchar y sacar adelante a mi nena...
Muchos me juzgaron mal, pero ellos no me entendieron: yo dejé de ser una adolescente de 19 años para ser una mamá que tuvo que madurar de golpe, sin amigas pero con mi familia y la del papá de Aldana.
Ella siempre estuvo en tratamiento desde los dos meses de vida.
Primeramente en el mismo hospital de la Ciudad de Concordia y luego en la Escuela Especial Nº2 "Rayo de Luz" de Colón.
A los tres años aproximadamente, tuve la posibilidad de tratarla en un Centro Educativo Terapéutico llamado "EL SOLAR", privado, donde concurre actualmente y recibe toda la rehabilitación necesaria.
Hoy, Aldana tiene una Vida Feliz, muy Feliz junto a sus familiares (tíos, primos, abuelos, hermanos y nuevos amigos) y con unos papás que no van a dejar de luchar por ella y por sus derechos...

Gabriela
mamá de Aldana y Carlitos

Imagen