LOS PRECLÁSICOS BACH Y  HAENDEL

El siglo XVIII alcanza un valor muy importante  porque en el tuvo lugar  el principio  de la evolución musical. 

Por 1730, aproximadamente, es cuando empieza un a de las épocas mas gloriosas de la música. En este periodo aparecen dos grandes músicos alemanes: Juan Sebastián Bach y Jorge Federico Haendel, que fueron los que llevaron a la cúspide  una época  musical, creándola con un estilo tan perfecto en sus obras, que les permitió elevarse muy por encima de los demás. En ese mismo tiempo surgieron en Francia, Rameau y Couperin, y en Italia , Scarlatti, Coreli y Vivaldi . Algunos historiadores afirman que el éxito de esa época se debió al adelanto de la filosofía y de otras ciencias que sirvieron de estimuló para la composición de las grandes obras musicales.

El fin que animaba  a los preclásicos era perfeccionar los estilos existentes y no crear nuevos. Esto señala la diferencia musical entre el siglo XVII y a mediados del XVIII.

En este tiempo,  la evolución musical se caracteriza por el triunfo de la homofonía sobre la polifonía, que da lugar a nuevas ideas estéticas;: el cambio de la suite en sonata y la sustitución gradual del clavecín y el clavicornio por el piano.

GEORG FRIEDRICH HAENDEL

Hallelujah! For the Lord God Omnipotent reigneth

Haendel fue un compositor alemán quien después se naturalizó inglés. tuvo como maestros a Krieger, Beer y W. Zachow y conoció a Brockes, a Telemann y a los oboístas Michel y Johan Georg Hyntzch, para los que escribió seis tríos. En 1703 fue a Hamburo e ingresó en la orquesta de la Ópera. Viajó por diversas ciudades italianas, donde obtuvo grandes éxitos como virtuoso. Al ser nombrado maestro de capilla en Hannover, pidió la excedencia y se trasladó a Londres, donde se hizo cargo de la Ópera italiana.

Desde entonces toda su actividad se concentró en la lucha por imponer la ópera la estilo italiano, lo que le obligó a una ingente producción. su estancia en Londres fue interrumpida por viajes a Hannover y a Italia, en busca de colaboradores.

Dirigió el Teatro de Haymarket con Bononcini y Ariosti y tuvo que hacer frente a toda clase de intrigas y rivalidades entre los actores, hasta que la compañía acabó por dispersarse. Trabajó después para el director escénico Hidegger y se ocupó del Covent Garden, rivalizando con Hasse y Prpora. Tras una lucha de veinte años, abandonó decepcionado la ópera y se dedicó casi exclusivamente al oratorio. En 1742 estrenó en Dublín El Mesías. al perder la vista en 1752, abandonó la composición.

Rodeado del respeto y la admiración de su público, asistió a las audiciones de sus oratorios, en las que solía interpretar piesas al órgano durante los entreactos.

Escribió 40 óperas, entre las que destacan Agrippina (1707), Rinaldo (1711), Il pastor fido (1712), Amadigi (1715). De sus 32 oratorios cabe señalar, con el ya citado El Mesías, Ester (1720-1732), Saúl (1738), Israel en Egipto (1738) y Judas Macabeo (1746). Escribió, además, gran cantidad de música de cámara: motetes, tedéums, conciertos para orquesta, concerti grossi. Estacó por la habilidad con que sintetizó las más diversas corrientes musicales de su época y por su aportación a la ópera, ya que introdujo una nueva riqueza sinfónica enlos intermedios y una cierta sinceridad humana en los recitativos.

En cuanto a sus oratorios, y principalmente El Mesías, siguen siendo considerados como obras maestras.

marco

PRINCIPAL