Entrevistas
 

 
ELLA BAILA SOLA
Biografía
Album de fotos
Marta & Marilia
Links
Letras
Opiniones
Noticias
Rumores/Cotilleos
Colaboraciones
Comunidad EBS
Entrevistas
En Portada
¡Escríbelas!
Acordes
Conciertos
Imagen
OPINION
Domingo, 29 de agosto de 1999


Ella Baila Sola


«Lo que hacen los toreros nos parece asqueroso»


Marta y Marilia, Ella Baila Sola, se conocen desde que coincidieron en BUP en un colegio de curas. Ahí se trabó una amistad, que unida a su pasión por la música, las ha convertido en compañeras de viaje profesional. Su convivencia, como la de cualquier pareja, no es sencilla, pero defienden su amistad por encima de todo lo demás.


MANUEL GARCIA SOLANO
Allá por el año 96 empezaron a sonar las canciones de su primer trabajo, historias cotidianas de gente joven que cuajaron entre el público. Tres años después, y con dos discos en el mercado, han superado el millón de ejemplares vendidos. Este verano recorren España de punta a punta.

Pregunta.- ¿Hay algo más caliente que el verano?

Marta.- (Risas). Una buena canción.

Marilia.- Sí, un café, por ejemplo.

P.- Ustedes coincidieron en un colegio religioso. ¿Qué tal la experiencia?

Marilia.- Yo sólo estuve un año. Venía de un colegio bilingüe mixto y pasar a un colegio religioso, que toda la vida había tenido sólo chicos, me pareció una situación antinatural. Los profesores eran viejos y por la masificación no se sabían ni tu nombre. Daba la sensación de que nadie se divertía con lo que hacía.

Marta.- Yo, en cambio, siempre estuve rodeada de curas y monjas. Son más exigentes en la disciplina y todo cuenta para la nota final. No por eso eres más reprimido. Depende de la educación de casa.

P.- ¿Qué harían si les ofrecen un papel en cine pero con desnudo por exigencias del guión?

Marta.- Me encanta el cine, pero no me planteo nada a ese nivel porque hasta me da vergüenza que me hagan fotos. Lo del desnudo es algo personal, pero hay muy buenos actores a los que nunca les he visto nada.

Marilia.- A mí la interpretación me parece algo muy serio. No me parecería el proyecto más atractivo, pero si un papel es interesante, está por encima del desnudo.

P.- ¿Todo el mundo tiene un precio?

Marta.- (Risas). Sí. No necesariamente material. Me vendería antes por cuestiones emocionales que por dinero.

Marilia.- Estoy de acuerdo.

P.- ¿Y cuál sería el precio para que posaran en una revista como sus madres las trajeron al mundo?

Marta.- Prefiero tener una peseta en el bolsillo y enseñárselo a quien yo quiera.

Marilia.- En ese aspecto no tendría precio.

P.- ¿Les afecta la subida del precio de la gasolina?

Marilia.- A mí no porque no tengo ni coche ni carné, pero me parece mal por el resto de la gente.

Marta.- Me da igual si sube o si baja. Prefiero olvidarme, ya que para mí es algo básico, como el aceite de oliva o las patatas. No voy a hacer ninguna huelga de brazos caídos por eso.

P.- Dicen en mi pueblo que «mujer al volante, peligro constante»...

Marta.- Que las mujeres conduzcan es algo que les ha dolido a los hombres. Yo no voy de feminista, aunque sí he visto a mujeres haciendo burradas que me han dado ganas de matarlas.

Marilia.- Visto desde fuera, sí que las mujeres parecen más despistadas y un peligro mayor.

P.- ¿Y lo de la bombona de butano?

Marilia.- La faena es que la hayan subido así, en medio del verano.

Marta.- Yo ni me había enterado. En mi casa tengo gas natural y no uso bombonas.

P.- Se dice que a los hombres se les conquista por el estómago. ¿Les gusta cocinar?

Marta.- Me encanta lo que yo llamo comida «glub glub», comidas sencillas con salsas y patatitas. Tener 40 ollas al mismo tiempo al fuego. Para seducir prepararía algo poco glamouroso, como el tumbet, un plato mallorquín con berenjena, pimientos verdes, patata y ajito.

Marilia.- A mí lo de cocinar no me gusta. Lo hago con cariño, pero fatal. Arruinaría cualquier tipo de atracción con un plato mío.

P.- ¿Algún vicio confesable?

Marilia.- El dulce, soy muy golosa.

Marta.- La Coca-cola y fumar, además siempre juntos e inseparables.

P.- ¿Navegan por Internet?

Marilia.- De vez en cuando. Consulto cosas de música y alguna información.

Marta.- Yo entré sólo una vez y no me gustó nada. Adoro navegar por el mar, pero Internet me parece antinatural. Es un paso adelante como vehículo de información y comunicación, pero varios atrás en otros aspectos. Me parece un poco tenebroso y me tira para atrás.

P.- Volviendo a las cosas serias, ¿hay algo más vejatorio que los maltratos domésticos?

Marta.- Pocas cosas me parecen más repugnantes y odiosas. No sé como hay mujeres que lo soportan, aunque es difícil salir de ese círculo. Si mi marido me pega un día igual lo aguanto, pero al segundo cojo un cuchillo y lo degüello. Soy muy bruta y muy pasional.

Marilia.- Cualquier maltrato físico o psicológico a mujeres y niños me parece lo peor. Me produce rabia la gente que le hace difícil la vida a los demás.

P.- Pues dicen las malas lenguas, y las no tan malas, que se llevan como el perro y el gato.

Marilia.- Entiendo que la gente haga comentarios porque no nos encargamos de ofrecer una imagen idílica cuando tenemos algún problema. El pasar de ser amigas a ser compañeras de trabajo es duro.

Marta.- Somos muy amigas. Todo lo que nos ha pasado ha sido estando juntas. Hemos tenido problemas, como cualquier matrimonio, porque la convivencia es durísima. La amistad es firme, pero las dos somos cabezotas y cuesta aprender a mandar y ceder.

P.- Mañana llega Jesús Gil y les ofrece la concejalía de Cultura de Marbella. ¿Qué harían?

Marilia.- Pasar del tema. Te la dejaría a ti.

Marta.- (Risas). Pues yo jamás lo haría. No me gusta meterme en política, pero si me obligaran, facilitaría las cosas a los músicos y haría obligatorio que todos los niños tocaran un instrumento.

P.- Futbolistas y toreros se han convertido en piezas codiciadas. ¿Les interesa alguno?

Marta.- No me parecen relevantes. Los futbolistas que salen en las revistas del corazón y anuncian coches y lavadoras me da la sensación de que traicionan el espíritu del deporte. Los toreros me caen todos fatal. Lo que hacen nos parece inhumano, inenarrable y asqueroso. No me parecen respetables.

Marilia.- Tampoco son mi fuerte ni una cosa ni la otra. Me alegro cuando gana el Atlético, y lo de los toros me parece una salvajada terrible que debe acabar.

P.- Salud, dinero, amor, sexo, drogas y rock and roll. ¿En qué orden los pondrían?

Marilia.- Amor, salud, rock and roll sexo, dinero y drogas.

Marta.- El mío sería prácticamente el mismo, aunque tal vez con el dinero antes que el sexo.

P.- El mundo de la droga siempre se asocia a la música. ¿Hay tanta sustancia prohibida en ese entorno o se exagera?

Marilia.- Cuando estaba fuera, me daba la sensación de que había más de lo que veo por dentro.

Marta.- Yo creo que eso es algo más propio de los años 60 y 70. El que inventó lo de sexo, drogas y rock and roll se echaría las manos a la cabeza viendo lo sanas que somos.

P.- ¿Legalizarían las drogas?

Marta.- No. A mí me han hecho una faena con la legalización del tabaco. Si no hubiera sido tan accesible conseguirlo en el estanco cuando tenía 15 años ahora no tendría el vicio.

Marilia.- En un cierto grado sí, aunque se debe educar más que prohibir.


--------------------------------------------------------------------------------




Esta entrevista la puedes encontrar en la siguiente dirección. Podrás ver el video de la entrevista que realizó TERRA.
Terra, charla con EBS
Mira las fotos de la entrevista
¿En qué ha evolucionado o qué diferencia hay entre este último disco y los dos anteriores?
Marilia.- Nosotras siempre esperamos que haya una evolución y sin los dos anteriores discos y todo lo que hemos aprendido estos años hubiera sido imposible este tercer álbum. Es un disco más optimista, en el que hemos intentado llevar a cabo la mayor calidad técnica posible... La evolución se nota tanto en composición como en arreglos, en fusión de elementos que no habíamos utilizado antes. Creo que es nuestro mejor disco.
Escribís las canciones por separado ¿no?
Sí, aunque también hemos escrito alguna juntas.

Y en qué se diferencian las que escribe una de las que escribe la otra?
Marta.- Creo que tenemos una forma diferente de escribir y de hacer melodías. Para nosotras son muy fáciles de distinguir aunque quizás a la gente lo vea como un bloque.
Y así es como queremos que lo vean, como un proyecto de dos pero también somos dos personalidades distintas; quizás Marilia es más metafórica, más abstracta, con estribillos menos claros y yo soy más directa, más cuadrada... A lo mejor ella es más funk y yo más pop pero también depende de la canción.

Marilia.- Yo creo que es muy difícil de definir incluso dentro de los estilos de cada una. Luego lo unimos y hay un estilo común más folk, pop, de Ella Baila Sola pero como compositoras somos tan diferentes como dos compositores de cualquier grupo.

Después de “Marta y Marilia” ¿va a ver más discos de Ella Baila Sola?
Marta.- Sí... Marilia.- Sí, esperamos que sí.

¿Y creéis que estos rumores de separación van a influir en las ventas de este disco?
Marta.- Hablar de eso sería darle más bombo... no hay rumores de separación...

Marilia.- Creo que la música está por encima de lo que se pueda decir por ahí. Muchas veces se hace más caso a un rumor más que a lo que es la realidad; las dos acabamos de hacer un disco en el que creemos, en el que hemos puesto muchísima ilusión, mucho tiempo, canciones que nos gustan y esa es la mejor muestra de lo que queremos hacer que es seguir trabajando juntas aunque podamos hacer por otro lado otras cosas.

¿Cómo fueron vuestros inicios? Porque creo que al principio tocabais en el Retiro...
Marta.- Fueron mucho menos duros que para muchas otras personas. Hemos estado en el momento adecuado con la persona adecuada. Lo que pasa es que al principio lo tomábamos como un hobbie y no como un trabajo.
Lo que pasa es que mucha gente nos ha apoyado desde el principio. No nos vamos a hacer las sufridas porque sería mentira, hemos tenido mucha suerte. Eso sí hemos trabajado mucho y más después de que saliera el primer disco.

¿Qué os mueve a abarcar causas tan distintas como los malos tratos o la antipiratería?
Marilia.- Nos involucramos en todo lo que nos afecta como personas. Con la piratería pensamos que se va a perder mucha calidad en la música, menos gente se va a poder dedicar a la música si no se le paga su condición de compositor, de autor...
En cuanto a los malos tratos creo que los Derechos Humanos están por encima de cualquier otra cosa. Mucha gente piensa como nosotras y por eso es importante participar en ese tipo de causas.