TuWeb
Recursos del Aula de Infantil
El Grupo de Iguales
La Metodología
Los Rincones
Los Materiales y Decoración
La Organización del Tiempo
La Evaluación
Mis Enlaces
xxx
Mis Aficiones
Reflexiones
Adivinanzas
Canciones de Corro
Canciones Escenificadas
Canciones de Palmas
Colmos
Cuentos
Fórmulas de Sorteo
Oraciones y Conjuros
Poesías
Romancero
Tantanes
Trabalenguas y Retahílas
 
Cuentos
Los tres cerditos

En el corazón del bosque vivían tres cerditos que eran hermanos. El lobo siempre andaba persiguiéndoles para comérselos. Para escapar del lobo, los cerditos decidieron hacerse una casa. El pequeño la hizo de paja, para acabar antes y poder irse a jugar. El mediano construyó una casita de madera. Al ver que su hermano pequeño había terminado ya, se dio prisa para irse a jugar con él. El mayor trabajaba en su casa de ladrillo.
- Ya veréis lo que hace el lobo con vuestras casas- riñó a sus hermanos mientras éstos se lo pasaban en grande.
El lobo salió detrás del cerdito pequeño y él corrió hasta su casita de paja, pero el lobo sopló y sopló y la casita de paja derrumbó.
El lobo persiguió también al cerdito por el bosque, que corrió a refugiarse en casa de su hermano mediano. Pero el lobo sopló y sopló y la casita de madera derribó. Los dos cerditos salieron pitando de allí. Casi sin aliento, con el lobo pegado a sus talones, llegaron a la casa del hermano mayor.
Los tres se metieron dentro y cerraron bien todas las puertas y ventanas. El lobo se puso a dar vueltas a la casa, buscando algún sitio por el que entrar. Con una escalera larguísima trepó hasta el tejado, para colarse por la chimenea. Pero el cerdito mayor puso al fuego una olla con agua. El lobo comilón descendió por el interior de la chimenea, pero cayó sobre el agua hirviendo y se escaldó. Escapó de allí dando unos terribles aullidos que se oyeron en todo el bosque. Se cuenta que nunca jamás quiso comer cerdito.
Ratón de campo y de ciudad
Erase una vez un ratón que vivía en una humilde madriguera en el campo. Allí, no le hacía falta nada. Tenía una cama de hojas, un cómodo sillón, y flores por todos los lados. Cuando sentía hambre, el ratón buscaba frutas silvestres, frutos secos y setas, para comer. Además, el ratón tenía una salud de hierro. Por las mañanas, paseaba y corría entre los árboles, y por las tardes, se tumbaba a la sombra de algún árbol, para descansar, o simplemente respirar aire puro. Llevaba una vida muy tranquila y feliz.

Un día, su primo ratón que vivía en la ciudad, vino a visitarle. El ratón de campo le invitó a comer sopa de hierbas. Pero al ratón de la ciudad, acostumbrado a comer comidas más refinadas, no le gustó. Y además, no se habituó a la vida de campo. Decía que la vida en el campo era demasiado aburrida y que la vida en la ciudad era más emocionante. Acabó invitando a su primo a viajar con él a la ciudad para comprobar que allá se vive mejor. El ratón de campo no tenía muchas ganas de ir, pero acabó cediendo ante la insistencia del otro ratón.

Nada más llegar a la ciudad, el ratón de campo pudo sentir que su tranquilidad se acababa. El ajetreo de la gran ciudad le asustaba. Había peligros por todas partes.

Había ruidos de coches, humos, mucho polvo, y un ir y venir intenso de las personas. La madriguera de su primo era muy distinta de la suya, y estaba en el sótano de un gran hotel. Era muy elegante: había camas con colchones de lana, sillones, finas alfombras, y las paredes eran revestidas. Los armarios rebosaban de quesos, y otras cosas ricas. En el techo colgaba un oloroso jamón. Cuando los dos ratones se disponían a darse un buen banquete, vieron a un gato que se asomaba husmeando a la puerta de la madriguera. Los ratones huyeron disparados por un agujerillo.

Mientras huía, el ratón de campo pensaba en el campo cuando, de repente, oyó gritos de una mujer que, con una escoba en la mano, intentaba darle a la cabeza con el palo, para matarle. El ratón, más que asustado y hambriento, volvió a la madriguera, dijo adiós a su primo y decidió volver al campo, lo antes que pudo. Los dos se abrazaron y el ratón de campo emprendió el camino de vuelta. Desde lejos el aroma de queso recién hecho, hizo que se le saltaran las lágrimas, pero eran lágrimas de alegría porque poco faltaba para llegar a su casita.
De vuelta a su casa el ratón de campo pensó que jamás cambiaría su paz por un montón de cosas materiales.
Los músicos de Bremen
Erase una vez un asno que, por desgracia, se quedó sin trabajo. Era muy viejo y por lo tanto ya no podía transportar sacos de cereales al molino. Pero aunque era viejo, el asno no era tonto. Se decidió irse a la ciudad de Bremen, donde pensó que podrían contratarlo como músico municipal. ¡Y dicho y hecho!
El asno abandonó la granja donde había trabajado durante años y emprendió un viaje hacia Bremen.

El asno había caminado ya un buen rato cuando se encontró a un perro cansado por el camino. Y le dijo:

- Debes estar muy cansado, amigo

Y le contestó el perro:

- ¡Ni que lo digas! Como ya soy viejo, mi amo quiso matarme, pues dice que ya no sirvo para la casa. Así que decidí alejarme rápidamente. Lo que no sé es qué podré hacer ahora para no morirme de hambre.

- Mira - le dijo el asno. A mí me pasó lo mismo. Decidí irme a Bremen a ver si me contratan como músico de la ciudad. Si vienes conmigo podrías intentar que te contratasen a ti también. Yo tocaré el laúd. Tú puedes tocar los timbales.

La idea le gustó al perro y decidió acompañar al asno. Caminaron un buen trecho cuando se encontraron a un gato con cara de hambriento, y le dijo el asno:

- No tienes buena cara, amigo
Al que le contestó el gato:

- Pues ¿cómo voy a tener buena cara si mi ama intentó ahogarme porque dice que ya soy demasiado viejo y no cazo ratones como antes? Conseguí escapar, pero ¿qué voy hacer ahora?

- A nosotros, -le dijo el asno, nos ha pasado lo mismo, y nos decidimos ir a Bremen. Si nos acompañas, podrías entrar en la banda que vamos a formar, pues podrías colaborar con sus maullidos.

El gato, como no tenía otra alternativa, aceptó la invitación y se fue con el asno y el perro.

Después de mucho caminar, y al pasar cerca de una granja, los tres animales vieron a un gallo que cantaba con mucha tristeza en lo alto de un portal. Y le dijo el asno:

- Debes estar muy triste, amigo.

Al que le contestó el gallo:

- Pues, en realidad estoy más que triste. ¡Estoy desesperado! Va a ver una fiesta mañana y mi ama ha ordenado a la cocinera que esta me corte el cuello para hacer conmigo un buen guiso. Y le dijo el asno:

- No te desesperes. Vente con nosotros a Bremen, donde formaremos una banda musical. Tú, con la buena voz que tienes, nos será muy útil allí.

El gallo levantó su cabeza y aceptó la invitación, siguiendo a los otros tres animales por el camino.
Llegó la noche y los tres decidieron descansar un poco en el bosque. Se habían acomodado bajo un árbol cuando el gallo, que se había subido a la rama más alta, avisó a sus compañeros de que veía una luz a los lejos.

El asno le dijo que podría ser una casa y deberían irse a la casa para que pudiesen estar más cómodos. Y así lo hicieron.
Al acercarse a la casa averiguaron que la casa se trataba de una guarida de ladrones. El asno, como era el más alto, miró por la ventana para ver lo que pasaba en su interior.

- ¿Qué ves?, le preguntaron todos.

- Veo una mesa con mucha comida y bebida, y junto a ella hay unos ladrones que están cenando, les contentó el asno.

- ¡Ojalá pudiéramos hacer lo mismo nosotros! -exclamo el gallo.

- Pues sí - concordó el asno.

Los cuatro animales se pusieron a montar un plan para ahuyentar a los bandidos para que les dejaran la comida. El asno se puso de manos al lado de la ventana; el perro se encaramó a las espaldas del asno; el gato se montó encima del perro, y el gallo voló y se posó en la cabeza del perro. Enseguida, empezaron a gritar, y de un golpe, rompieron los cristales de una ventana. Armaron tal confusión que los bandidos, aterrorizados, salieron rápidamente de la casa. Los cuatro amigos, después de lograren su propósito, hicieron un verdadero banquete. Acabada la comida, los cuatros apagaron la luz y cada uno se buscó un rincón para descansar.

Pero en el medio de la noche, los ladrones, viendo que todo parecía tranquilo en la casa, mandaron a uno de ellos que inspeccionara la casa. El enviado entró en la casa a oscuras y, cuando se dirigía a encender la luz, vio que algo brillaba en el fogón. Eran los ojos del gato que se había despertado. Y sin pensar dos veces, se saltó a la cara del ladrón y empezó a arañarle. El bandido, con miedo, echó a correr. Pero no sin antes llevar una coz del asno, ser atacado por el perro, y llevar un buen susto con los gritos del gallo.

Al reunirse con sus compañeros, el bandido les dijo que en la casa había una bruja que le atacó por todos lados. Le arañó, le acuchilló, le golpeó, y le gritó ferozmente. Y que todos deberían huir rápidamente. Y así lo hicieron todos.
Y fue así, gracias a buen plan que habían montado los animales, que los cuatros músicos de Bremen pudieron vivir su vejez, tranquila y cómodamente, en aquella casa.
Ricitos de oro
En una preciosa casita, en el medio de un bosque florido, vivían 3 ositos. El papá, la mamá, y el pequeño osito. Un día, tras hacer todas las camas, limpiar la casa, y hacer la sopa para la cena, los tres ositos fueron a pasear por el bosque. Mientras los ositos estaban caminando por el bosque, apareció una niña llamada Ricitos de Oro que, al ver tan linda casita, se acercó y se asomó a la ventana. Todo parecía muy ordenado y coqueto dentro de la casa.

Entonces, olvidándose de la buena educación que su madre le había dado, la niña decidió entrar en la casa de los tres ositos. Al ver la casita tan bien recogida y limpia, Ricitos de Oro curioseó todo lo pudo. Pero al cabo de un rato sintió hambre gracias al olor muy sabroso que venía de la sopa puesta en la mesa. Se acercó a la mesa y vio que había 3 tazones. Un pequeño, otro más grande, y otro más y más grande todavía. Y otra vez, sin hacer caso a la educación que le había dado sus padres, la niña se lanzó a probar la sopa. Comenzó por el tazón más grande, pero al probarlo, la sopa estaba demasiado caliente. Entonces pasó al mediano y le pareció que la sopa estaba demasiado fría. Pasó a probar el tazón más pequeño y la sopa estaba como a ella le gustaba. Y la tomó toda, todita. Cuando acabó la sopa, Ricitos de Oro se subió a la silla más grande pero estaba demasiado dura para ella. Pasó a la silla mediana y le pareció demasiado blanda. Y se decidió por sentarse en la silla más pequeña que le resultó comodísima. Pero la sillita no estaba acostumbrada a llevar tanto peso y poco a poco el asiento fue cediendo y se rompió. Ricitos de Oro decidió entonces subir a la habitación y a probar las camas. Probó la cama grande pero era muy alta. La cama mediana estaba muy baja y por fin probó la cama pequeña que era tan mullidita y cómoda que se quedó totalmente dormida.
Mientras Ricitos de Oro dormía profundamente, llegaron los 3 ositos a la casa y nada más entrar el oso grande vio cómo su cuchara estaba dentro del tazón y dijo con su gran voz:

-¡Alguien ha probado mi sopa! Y mamá oso también vio su cuchara dentro del tazón y dijo:
-¡Alguien ha probado también mi sopa! Y el osito pequeño dijo con voz apesadumbrada:
-¡Alguien se ha tomado mi sopa y se la ha comido toda entera! Después pasaron al salón y dijo papá oso:
-¡Alguien se ha sentado en mi silla! Y mamá oso dijo:
-¡Alguien se ha sentado también en mi silla! Y el pequeño osito dijo con su voz aflautada:
-¡Alguien se ha sentado en mi sillita y además me la ha roto!
Al ver que allí no había nadie, subieron a la habitación para ver si el ladrón de su comida se encontraba todavía en el interior de la casa. Al entrar en la habitación, papá oso dijo:
-¡Alguien se ha acostado en mi cama! Y mamá oso exclamó:
-¡Alguien se ha acostado en mi cama también! Y el osito pequeño dijo:
-¡Alguien se ha acostado en mí camita...y todavía sigue durmiendo!

Ricitos de Oro, mientras dormía creía que la voz fuerte que había escuchado y que era papá oso, había sido un trueno, y que la voz de mamá oso había sido una voz que la hablaba en sueños pero la voz aflautada del osito la despertó. De un salto se sentó en la cama mientras los osos la observaban, y saltó hacia el otro lado saliendo por la ventana corriendo sin parar un solo instante, tanto, tanto que no daban los pies en el suelo. Desde ese momento, Ricitos de Oro nunca volvió a entrar en casa de nadie ajeno sin pedir permiso primero. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado, y colorín colorete, por la chimenea sale un cohete.
La Sirenita
En el fondo de los océanos había un precioso palacio en el cual vivía el Rey del Mar junto a sus cinco hijas, bellísimas sirenas. La más joven, la Sirenita, además de ser la más hermosa, poseía una voz maravillosa. Cuando cantaba, todos los habitantes del fondo del mar acudían para escucharla.

Además de cantar, Sirenita soñaba con salir a la superficie para ver el cielo y conocer el mundo de los hombres, como lo relataban sus hermanas. Pero su padre le decía que solo cuando cumpliera los 15 años tendría su permiso para hacerlo.

Pasados los años, finalmente llegaron el cumpleaños y el regalo tan deseados. Sirenita por fin pudo salir a respirar el aire y ver el cielo, después de oír los consejos de su padre: “Recuerda que el mundo de arriba no es el nuestro, sólo podemos admirarlo. Somos hijos del mar. Sé prudente y no te acerques a los hombres”. Y al emergerse del agua Sirenita se quedó de boca abierta. Todo era nuevo para ella. Y todo era hermoso, ¡fascinante! Sirenita era feliz.

Pasados unos minutos, Sirenita pudo observar, con asombro, que un barco se acercaba y paraba. Se puso a escuchar voces. Y pensó en lo cuanto le gustaría hablar con ellos. Pero miró a su larga cola y comprendió que eso era imposible. Continuó mirando al barco. A bordo había una gran fiesta de aniversario. El capitán del barco
cumplía veinte años de edad. Sirenita se quedó atónita al ver el joven. Era alto, moreno, de porte real, y sonreía feliz. La sirenita sintió una extraña sensación de alegría y sufrimiento a la vez. Algo que jamás había sentido en su corazón.

La fiesta seguía hasta que repentinamente un viento fuerte agitó las olas, sacudiendo y posteriormente volcando el barco. Sirenita vio como el joven capitán caía al mar. Nadó lo que pudo para socorrerlo, hasta que le tuvo en sus brazos. El joven estaba inconsciente, pero Sirenita nadó lo que pudo para llevarlo hasta tierra. Depositó el cuerpo del joven sobre la arena de la playa y estuvo frotando sus manos intentando despertarlo. Pero un murmullo de voces que se aproximaban la obligaron a refugiarse en el mar.

Desde el mar, vio como el joven recobraba el conocimiento y agradecía, equivocadamente, a una joven dama por haberle salvado la vida. Sirenita volvió a la mansión paterna y les contó toda su experiencia. Después pasó días llorando en su habitación. Se había enamorado del joven capitán pero sentía que jamás podría estar con él.

Días después, Sirenita acudió desesperada a la casa de la Hechicera de los Abismos. Quería deshacerse de su cola de pez a cualquier precio. Y hicieron un trato: Sirenita tendría dos piernas a cambio de regalar su hermosa voz a la hechicera que le advirtió: “Si el hombre que amas se casa con otra, tu cuerpo desaparecerá en el agua como la espuma de una ola”. Asintiendo a las condiciones de la hechicera, Sirenita bebió la pócima mágica e inmediatamente perdió el conocimiento. Cuando despertó se encontraba tendida en la arena de la playa, y a su lado estaba el joven capitán que intentaba ayudarla a levantarse. Y le dijo: “te llevaré al castillo y te curaré”.
Durante los días siguientes, Sirenita pasó a vestirse como una dama, y acompañaba al príncipe en sus paseos. Era invitada a los bailes de la corte pero como no podía hablar, no podía explicar al príncipe lo que había sucedido en la noche que le salvó.

El príncipe no paraba de pensar en la dama que pensaba haber salvado su vida y Sirenita se daba cuenta de eso. Pero el destino le reservaba otra sorpresa. Un día, avistaron un gran barco que se acercaba al puerto. El barco traía a la desconocida que el príncipe llevaba en el corazón. Corrió entonces a su encuentro. Sirenita sintió un agudo dolor en su corazón. Y sintió que perdería a su príncipe para siempre.

El príncipe enamorado, pidió a la desconocida dama en matrimonio y al cabo de unos días se celebró la boda. Al día siguiente fueron invitados a hacer un gran viaje por mar, acompañados también por la sirenita. Al caer la noche, Sirenita, recordando el acuerdo que había hecho con la hechicera, estaba dispuesta a sacrificar su vida y a desaparecer en el mar, hasta que escuchó la llamada de sus hermanas.

- ¡Sirenita! ¡Sirenita! ¡Somos nosotras, tus hermanas! ¿Ves este puñal? Es un puñal mágico. ¡Tómalo y esta noche, mata al príncipe! Si no haces, podrás volver a ser sirena como antes. Sujetando el puñal, Sirenita se dirigió hacia el camarote de los esposos. Pero cuando vio el príncipe durmiendo, no pudo matarlo. Arrojó el arma al mar y se lanzó a las olas. Pero, como por encanto, una fuerza misteriosa la arrancó del agua y la transportó hacia lo más alto del cielo.

Amanecía, y las nubes se teñían de rosa y la sirenita oyó cuchichear en medio de un sonido de campanillas. Vio seres mágicos y al notar que había recobrado la voz les preguntó: “¿Quiénes son?” Y le contestaron:

- Somos las hadas del viento y estás con nosotras en el cielo. No tenemos alma como los hombres, pero es nuestro deber ayudar a quienes hayan demostrado buena voluntad hacia ellos. Emocionada, Sirenita miró abajo, hacia el mar. Se sentía viva. Y levantando los brazos al cielo lloró por primera vez. De ahora en adelante, se dedicaría a llevar socorros y consuelos a la gente que os necesita. Llevaría una vida mágica, junto al mundo de los espíritus y de los hombres.
Caperucita Roja
En un bosque muy lejos de aquí, vivía una alegre y bonita niña a la que todos querían mucho. Para su cumpleaños, su mamá le preparó una gran fiesta. Con sus amigos, la niña jugó, bailó, sopló las velitas, comió tarta y caramelos. Y como era buena, recibió un montón de regalos. Pero su abuela tenía una sorpresa: le regaló una capa roja de la que la niña jamás se separó. Todos los días salía vestida con la caperuza. Y desde entonces, todos la llamaban de Caperucita Roja.
Un día su mamá le llamó y le dijo:

- Caperucita, mañana quiero que vayas a visitar a la abuela porque está enferma. Llévale esta cesta con frutas, pasteles, y una botella de vino dulce.
A la mañana siguiente, Caperucita se levantó muy temprano, se puso su capa y se despidió de su mamá que le dijo:
- Hija, ten mucho cuidado. No cruces el bosque ni hables con desconocidos.
Pero Caperucita no hizo caso a su mamá. Y como creía que no había peligros, decidió cruzar el bosque para llegar mas temprano. Siguió feliz por el camino. Cantando y saludando a todos los animalitos que cruzaban su camino. Pero lo que ella no sabía es que escondido detrás de los árboles, se encontraba el lobo que la seguía y observaba.
De repente, el lobo la alcanzó y le dijo:
- ¡Hola Caperucita!
- ¡Hola señor lobo!
- ¿A dónde vas así tan guapa y con tanta prisa?
- Voy a visitar a mi abuela, que está enferma, y a la que llevo frutas, pasteles, y una botella de vino dulce.
- ¿Y adonde vive su abuelita?
- Vive del otro lado del bosque. Y ahora tengo que irme sino no llegaré hoy. Adiós señor lobo.
El lobo salió disparado. Corrió todo lo que pudo hasta llegar a la casa de la abuela. Llamó a la puerta.
- ¿Quién es? Preguntó la abuelita.
Y el lobo, imitando la voz de la niña le dijo:
- Soy yo, Caperucita.
La abuela abrió la puerta y no tubo tiempo de reaccionar. El lobo entró y se la tragó de un solo bocado. Se puso el gorrito de dormir de la abuela y se metió en la su cama para esperar a Caperucita.
Caperucita, después de recoger algunas flores del campo para la abuela, finalmente llegó a la casa. Llamó a la puerta y una voz le dijo que entrara.
Cuando Caperucita entró y se acercó a la cama notó que la abuela estaba muy cambiada. Y preguntó:
- Abuelita, abuelita, ¡qué ojos tan grandes tienes!
Y el lobo, imitando la voz de la abuela, contestó:
- Son para verte mejor.
- Abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!
- Son para oírte mejor.
- Abuelita, ¡qué nariz más grande tienes!
- Son para olerte mejor.
Y ya asustada, siguió preguntando:
- Pero abuelita, ¡qué dientes tan grandes tienes!
- ¡Son para comerte mejor!
Y el lobo saltando sobre caperucita, se la comió también de un bocado.
El lobo, con la tripa totalmente llena acabó durmiéndose en la cama de abuela. Caperucita y su abuelita empezaron a dar gritos de auxilio desde dentro de la barriga del lobo. Los gritos fueron oídos por un leñador que pasaba por allí y se acercó para ver lo que pasaba. Cuando entró en la casa y percibió todo lo que había sucedido, abrió la barriga del lobo, salvando la vida de Caperucita y de la abuela. Después, llenó piedras a la barriga del lobo y la cosió. Cuando el lobo se despertó sentía mucha sed. Y se fue a un pozo a beber agua. Pero al agacharse la tripa le pesó y el lobo acabó cayendo dentro del pozo del que jamás consiguió salirse. Y así, todos pudieron vivir libres de preocupaciones en el bosque. Y Caperucita prometió a su mamá que jamás volvería a desobedecerla.
La ratita presumida

Erase una vez una ratita que estaba barriendo la puerta de su casa y cantaba:
"tralará larito barro mi casita y todos los días la misma faena, tralará larito barro mi casita"
y de repente se agachó y cogió una moneda que había en el suelo. -¿Qué me compraré? ¿Qué me compraré?.
- Ya lo tengo: Me compraré caramelos. No, no que se me ensuciaran los dientes. Siguió pensándolo, ¿Qué me compraré? Ya lo tengo: Me compraré un lacito para mi cola.
La ratita fue a la tienda y compró un lazo rojo y lo puso en su cola y se sentó a la puerta de su casa.
Al poco rato pasó por allí un perro que al ver tan elegante a la ratita le dijo: -Ratita, ratita pero que rebonita estás. ¿Te quieres casar conmigo?.
- ¿Y por la noche que harás? Preguntó la ratita.
-! Guau, guau, guau! dijo el perro.
-No, no que me asustarás.
Y el perro se marchó ladrando de rabia.
Todavía se veía al perro por el camino cuando llegó un gallo muy emplumado que al ver tan bonita a la ratita le dijo:
-Ratita, ratita pero que rebonita estás, ¿Te quieres casar conmigo?.
-¿Y por la noche qué harás? le preguntó la ratita
-Quiquiriquí, Quiquiriquí.
-No, no que me asustarás.
Y el gallo fue a buscar una gallina.
A los dos minutos pasó por allí un gato y al ver a la ratita se acercó y le dijo:
- Ratita, ratita, pero que rebonita estás, ¿Te quieres casar conmigo?.
-¿Y por la noche que harás? preguntó la ratita.
-¡Miau, miau!
-No, no que me asustarás.
Y el gato se alejó maullando.
Una hora más tarde pasó por allí un ratón y al ver a la ratita le dijo:
-Ratita, ratita, pero que rebonita estás ¿Te quieres casar conmigo?.
-Y la ratita le preguntó ¿Y por la noche que harás?
-Dormir y callar, dormir y callar.
-Pues contigo me he de casar.
La ratita presumida se casó con el ratón y vivieron felices, comieron perdices y a nosotros nos dieron con los huesos en las narices.
Los doce meses
A la orilla de un río vivía una vez un hombre muy bien considerado que tenía dos hijas que eran como la noche y el día: la mayor, caprichosa, y la pequeña, comprensiva. Cuando ya eran unas mocitas, el padre les dijo:
-Ya sois bastante mayores y debéis casaros.
Encontraron novio y así lo hicieron. La hija mayor se casó con el propietario de la mejor tienda del pueblo y la menor con el zapatero del pueblo vecino, que no tenía más fortuna que su propio trabajo. Las dos tuvieron hijos, pero mientras una nadaba en la opulencia, la otra se las veía y deseaba para dar de comer a su familia.
Un día, el zapatero, mientras perseguía a un venado por el monte, se alejó de su casa más de lo que esperaba y, cuando el sol se ocultó, no tuvo más remedio que buscar refugio. Después de andar un rato casi a oscuras, vio a lo lejos una luz y se dirigió hacia ella, llegando a una gran mansión.
-¡Eh, abrid!
Nadie respondió. El hombre se acercó a la puerta. Era enorme, de madera tallada. Llamó varias veces y viendo que no había señales de vida, la empujó y se decidió a entrar. ¡Nunca en su vida había visto tanta riqueza junta! Con una mezcla de miedo y respeto se dirigió a la cocina y, como estaba hambriento, cogió algunas frutas de manera que no se notara demasiado. Después, rendido por el cansancio, se durmió al calor de la chimenea.
Al instante llegaron los habitantes de la casa: los doce meses del año.
-¿Quién eres? –preguntó Enero, que era el más joven y atrevido. El hombre se despertó aturdido.
-So, soy Samuel, el zapatero. Se me ha hecho tarde y, con todos los respetos, me he tenido que refugiar en su casa.
-No me hagas reír –dijo Febrero-, ¿quieres que creas que no has venido a robarnos?
-No, no era esa mi intención.
-¡Basta! –interrumpió Marzo-. Creo todo lo que dice, pero tenga la amabilidad de levantarse de mi sillón.
El zapatero se levantó dando un respingo y se puso de pie junto a la chimenea.
-Está bien –intervino Diciembre- ¿Dónde vives? ¿Qué tal te ha ido el año?
Las barbas largas y blancas de Diciembre impresionaban al hombre.
-Pues... no puedo quejarme. Todos los meses han sido buenos, aunque mi problema es poder dar de comer a mi familia.
-Bien, bien –dijo Abril, el mes más alegre-. Desde hoy no volverás a preocuparte más por eso. Reconocemos tu franqueza y por ello te vamos a regalar esta porra y esta bolsa. Siempre que quieras comer dirás: “¡Porrita, componte!” y tendrás comida en abundancia. Cuando termines volverás a decir: ¡Porrita, descomponte!” y todo se recogerá. En cuanto a la bolsa, cuando quieras dinero sólo tendrás que meterla en tu bolsillo.
El joven cogió sus regalos y se marchó muy agradecido. Camina que camina, de regreso a su casa, se paró bajo la sombra de un árbol y se dispuso a hacer uso del primer regalo.
-¡Porrita, componte!
Al instante apareció una mesa con todos los manjares que pudiera desear. Cuando hubo terminado, volvió a pronunciar: “¡Porrita, descomponte!” y la mesa desapareció a la velocidad de un relámpago.
Entusiasmado con aquello, decidió comprobar la virtud de la bolsa. Se la metió en el bolsillo y al momento se le llenó de monedas de oro tan nuevas y brillantes que creía que estaba soñando. Recogió sus monedas, guardó la bolsa y, feliz y contento, se echó a descansar.
Un buen rato después despertó y, dando gracias al Cielo, emprendió el camino de regreso a su hogar. Contó a su familia lo que le había ocurrido y les hizo una demostración de cómo funcionaban los dos regalos. Su mujer y sus hijos no cabían en sí de alegría, pero el zapatero les advirtió que deberían tener mucha prudencia y no hacer comentarios a nadie.
Pasó el tiempo y la familia del zapatero se cambió de casa y vio cómo mejoraba su nivel de vida hasta convertirse en una de las más ricas del pueblo.
La hermana mayor, extrañada por aquel cambio tan afortunado, no paraba de preguntar de dónde les había venido tanta riqueza. Tanto insistió que el zapatero, su cuñado, le contó todo lo que le había ocurrido en aquella maravillosa mansión. Inmediatamente habló con su marido para que él fuera también a probar fortuna, pero él, que no era tan ambicioso, dijo que no quería ir, que ellos tenían ya bastante para vivir con holgura. Pero la mujer insistió tanto que el hombre no tuvo más remedio que salir en busca de la casa.
Siguiendo las instrucciones de su cuñado no le fue difícil encontrar la mansión de los doce meses del año. Sin molestarse en llamar empujó la puerta y, con las botas llenas de barro, entró en el comedor, comió todo lo que quiso y después se echó a dormir en la mejor cama que halló, sin preocuparse de cerrar la puerta siquiera. Llegaron los doce meses del año y rápidamente, con desagrado, notaron el comportamiento de aquel hombre.
-¡Eh, buen hombre! ¡Despierte!
El hombre se despertó y les contestó de malos modos:
-¡Déjenme dormir! Mañana hablaremos.
-Bien –respondió Diciembre, maravillado por la actitud de aquel mortal.
A la mañana siguiente, el hombre se despertó muy temprano y aporreó las puertas de los dormitorios de los meses del año. Estos salieron de inmediato y le hicieron las mismas preguntas que al zapatero:
-¿Dónde vives? ¿Qué tal te ha ido el año?
-El año no ha podido ser más malo. Yo tengo una tienda y casi no he vendido nada.
Además, no me gusta que nadie se meta en mi vida, así que denme los regalos para marcharme cuanto antes.
Los meses, ante la exigencia de aquel hombre, le dieron los regalos.
-Bueno, hombre –le dijo Noviembre-. Puesto que ya conoces el don de estos regalos y ya sabes cómo manejarlos, toma tu porra y tu bolsa.
Él, impaciente por probar los objetos mágicos, no esperó a tener hambre y decidió ponerlos a funcionar inmediatamente. Y, qué sorpresa se llevó. Al pronunciar las palabras mágicas: “¡Porrita, componte!”, la porra la emprendió a golpes con el hombre, que quedó magullado y lleno de moratones. Después de la paliza recibida probó suerte con la bolsa. La metió en su bolsillo y creyó morir del susto al ver salir tantas ranas y culebras.
El hombre estaba indignado, así que pensó castigar a su mujer por haberle obligado a meterse en aquella aventura. Así que, cuando llegó a su casa y escuchó: “¿Cómo te ha ido? ¿Traes los regalos?”, el marido le respondió:
-Coge la porra y la bolsa y entra en la sala. Y después pronuncia las palabras mágicas.
Si grande fue la paliza que recibió el marido, más grande fue la que tuvo que aguantar ella, sobre todo porque de tantos golpes no se acordaba de las palabras mágicas para mandar parar la porra.
Menos mal que el marido se compadeció de su mujer y no la dejó probar suerte con la bolsa. Ya se dio cuenta ella de lo que había hecho, se arrepintió y le pido perdón al marido.
El hombre de la luna
Cierta vez estaba un hombre trabajando en domingo, cogiendo leña. Se le apareció Dios y le dijo:
 Entonces, ¿tú estás trabajando en domingo?
 Señor, aquí en este rincón nadie me ve
 Pues ahora, todo el mundo te va a ver
Dios le colocó en la luna con el haz de leña a la espalda. Y él es el que, andando allí, produce las manchas de este astro.
El lobo y los siete cabritillos
Mamá cabra vivía en la casita del bosque con sus siete hijos. El lobo andaba siempre al acecho. Se relamía de gusto pensando en las tiernas carnes de los cabritillos. Mamá cabra tuvo que ir al mercado y advirtió a sus hijos:
 No abráis la puerta. Cuidado con el lobo; su le abrís os comerá.
El lobo la vio salir y pensó que aquella era la ocasión que esperaba. Al rato llamó el lobo a la puerta de los cabritillos, afinando la voz:
 ¡Abridme, queridos hijitos, que soy mamá!
Pero los cabritillos reconocieron la piel oscura del lobo.
 ¡no, tú no eres nuestra madre! ¡Vete de aquí, lobo malo! - respondió la cabrita más valiente
El lobo metió las patas en harina para que se le quedaran blancas. Volvió a llamar a la puerta y enseñó una pata. Así engañó a los cabritillos, que creyeron que era su madre. Abrieron la puerta confiados. El lobo se abalanzó sobre ellos y los fue zampando uno por uno y sin masticar, para acabar antes. Sólo se libró la cabrita más pequeña, que se escondió debajo de la cama, allí la encontró su madre cuando volvió, llorando y muerta de miedo.
Mamá cabra cogió tijeras, hilo y aguja, y se fue con su hijita en busca del lobo. Éste, con la panza llena, se había echado a dormir a la orilla del río. Mamá cabra abrió la barriga del lobo con sus tijeras y los cabritillos fueron saliendo, tan sanos y contentos. Luego, le llenaron la barriga de piedras. Mamá cabra cosió la barriga del lobo, que seguía roncando.
 ¡Qué sed tengo! - rugió el lobo al despertarse. Y se acercó a la orilla del río a beber.
Las piedras que llenaban su barriga pesaban tanto que al ir a beber al río se cayó y se ahogó.
Y a partir de entonces, mamá cabra y sus cabritillos vivieron por fin tranquilos y felices.



Foto

"A TRAVÉS DE LOS CUENTOS LOS NIÑOS DESARROLLAN LA CREATIVIDAD, LA IMAGINACIÓN..."

Foto