CRUCES CELTAS.-

Algunos estudiosos creen que las cruces celtas se originaron con la prolongación de un brazo de lo que era una constante en las culturas del norte de Europa...la rueda solar, símbolo del Sol, sobre el que giraban las manifestaciones más importantes de la vida de estos pueblos. Pudiera ser un posible origen aunque no se puede asegurar. Lo cierto es que las cruces celtas empezaron a florecer a la llegada del cristianismo a las naciones de cultura céltica. Tras las manifestaciones artísticas de la Iglesia Celta en el campo de los manuscritos ilustrados, sus formas se aplicaron a la escultura en piedra de los siglos IX, X y XI. Se desarrollaron en este nuevo campo los bloques planos de piedra en posición horizontal, con cruces inscritas, también piedras abombadas, en posición horizontal,junto con bloques de piedra con cruz, en posición vertical. Se desarrollaron sobretodo las cruces verticales con rueda, las cruces verticales exentas y las cruces-pilares verticales con el segmento vertical de sección redonda o cuadrada. Los nudos celtas que las caracterizan, podrían simbolizar la eternidad, dado que para los pueblos célticos los fenómenos naturales no ocurrían por mera casualidad. Para ellos todo estaba interrelacionado y por esto los celtas utilizaron su iconografía para transcribir sus concepciones sobre la vida, la muerte y el perpetuo contacto con la naturaleza y el Todo.



Las cruces irlandesas aparecen casi siempre asociadas a otras construcciones religiosas: Una torre redonda y varias iglesias pequeñas. Este tipo de monumento pertenece, así, al tiempo en que el talento de los monjes celtas, hasta entonces absortos en los manuscritos, se orientaba hacia nuevas manifestaciones artísticas. Las inscripciones procedentes de las cruces altas de Muiredach, en Monasterboice y la de King Fland en Clonmacnois prueban que éstas fueron erigidas durante el primer cuarto del siglo X. El enorme parecido de todas las cruces altas de Irlanda hace pensar que son del mismo período.

Cabe destacar una peculiaridad en algunas cruces irlandesas: la proyección semicircular en cada uno de los cuatro ángulos entre los brazos. En una cruz grabada en un bloque de piedra, tales proyecciones carecerían de sentido, pero en las cruces de metal del mismo período estas proyecciones servirían para disimular los roblones que mantienen unidas las diferentes placas. Esto quiere decir que el arte de los metalistas influyó en los escultores que realizaron las cruces.