Capítulo II

CAPITULO II

 

LA FIEBRE AMARILLA Y OTRA VEZ LA BUBÓNICA

 

 

Ø      Nace el problema de la Brea y Pariñas

Ø      No  eran  10  las  pertenencias  sino  41.614.

Ø      La caída de Billinghust

Ø      Estalla la guerra Mundial

Ø      Huelga de trabajadores petroleros

Ø      Segunda elección de don José Pardo

Ø      Viruela y otra vez bubónica en Paita

Ø      Sucesos diversos en 1916

Ø      Asesinato del hijo de don Miguel Grau

Ø      Prefecto Grau renuncia

Ø      Cambios parlamentarios

Ø      Presidente de Ecuador visita Tumbes

Ø      Sangrienta huelga de petroleros

Ø      Aparece el Diario “El Tiempo”

Ø      Se crea el distrito de Lancones

Ø      Termina la guerra mundial

Ø      Sucesos diversos en 1917

Ø      Crean Comisiones Técnicas

Ø      Aparece “La Industria” en abril de 1918

Ø      Fiebre amarilla y bubónica

Ø      Sangrientos sucesos  en Catacaos

Ø      Autorizan arbitraje para caso de la Brea y Pariñas

Ø      Alumbrado eléctrico para Piura

Ø      Sucesos diversos en 1918

Ø      Agitada lucha electoral

Ø      El golpe del 4 de julio de 1919

Ø      Nuevas Elecciones y Plebiscito

Ø      Leguía volvió a ganar las elecciones presidenciales.

 

 

Nace el problema de la Brea y Pariñas

INICIO

En 1905, el Ministerio de Fomento había nombrado una comisión para que estudiase los yacimientos de petróleo en las provincias de Tumbes y Paita en el departamento de Piura. En el ministerio había llamado la atención que la London sólo pagase  por 10 pertenencias, mientras otros yacimientos  menores lo hacían por mucho más. Por dos décadas había existido ese régimen tributario que favorecía enormemente  a  la London.

Uno de los integrantes de la mencionada comisión era el joven ingeniero de minas, Ricardo Deustua, de  solo 23 años que se  había titulado el año anterior. Padre de este profesional era don Alejandro Deustua uno de los filósofos más notables  que  ha  tenido  el  Perú.

A partir de entonces, Ricardo Deustua logró amplios conocimientos sobre los problemas de petróleo del Perú. Esto fue motivo para que la Sociedad Geográfica de Lima,  lo  invitase  en 1911 para que diese una conferencia sobre el petróleo.

La conferencia causó sensación, pues Deustua denunció a la London de estar defraudando al Estado Peruano, al pagar sumas ínfimas por concepto de tributos, por una cantidad notoriamente inferior a las pertenencias que en realidad existían. Deustua no podía precisar cual era el número real de tales pertenencias, por que para eso se tenía que ir al propio terreno a efectuar mediciones.

En el libro “ “Historia de Talara” del que esto escribe, se expresa lo que sigue:

“ EL Ministerio de Fomento se vio precisado a actuar y el 31 de marzo de 1911 se dio un Decreto Supremo disponiendo la re-mesura de los yacimientos de la Brea y Pariñas. El decreto estaba firmado por el presidente Augusto Leguía que ya estaba en los últimos meses de su gobierno. El plazo que se daba para determinar el número de pertenencias  era  de  90  días.

En 1912, Deustua publicó un mapa sobre las concesiones petrolíferas, donde con gran facilidad se apreciaba, no solo lo que representaban 10 pertenencias, sino también como la Brea de simple mina de brea, se había convertido en los vastos yacimientos de la Brea y Pariñas. El mapa causó sensación.

William Kewick, Herederos que eran propietarios de los yacimientos, pues la London sólo era arrendataria, se encontraban viviendo plácidamente en Londres disfrutando de las rentas que les producían los ricos y lejanos yacimientos que no conocían. Al saber del decreto se alarmaron,  nombrando  a la casa  Duncan Fox para que los representasen. Esta firma inglesa también representaba  a  la London.

La casa Duncan Fox de inmediato presentó un recurso de oposición. El decreto supremo otorgado en 1880 a favor de Genaro Helguero el anterior propietario, aprobando las 10 pertenencias, era en criterio de la Duncan Fox  definitivo e irrevocable. Este pleito, fatalmente  iba a demorar  varias  décadas  y convertirse  en  problema  nacional.

El reclamo siguió un trámite administrativo en el Ministerio de Fomento, que terminó por pronunciarse contra los argumentos de la Duncan Fox. Fue entonces llevado el caso al Poder Judicial y el Fiscal de la Nación Dr. José Antonio de Lavalle y Pardo, en su dictamen de fecha 3 de julio de 1912 rebatía los argumentos de la empresa.

La Duncan Fox y la London no se dan por vencidas y el 13 de abril de 1913 apelan, siendo visto el caso en las altas esferas del gobierno cuya Junta era presidida por el coronel Oscar R. Benavides nombrado por el Congreso en lugar del  presidente  Billinghurst que  había  sido  depuesto.

La apelación concluyó con la resolución suprema del 25 de abril de 1914 que declaró infundada la reclamación, y se ordenó que se llevase a cabo la nueva medición de los campos de la Brea y Pariñas. En la misma resolución se nombraban a los jóvenes ingenieros Héctor Boza  y Alberto Jochamovitz para efectuarla.

Jochamowitz tenía 32 años, y era ingeniero de minas desde 1902 y hasta 1912 había estado estudiando en la Escuela de Bellas Artes de París, siguiendo su vocación de pintor. Con el correr de los años ambos llegarían a ser ministros de Fomento. Boza sería también senador y presidente de su Cámara convirtiéndose en político muy influyente en tiempos del gobierno de Prado. Por  su  parte  Jochamowitz  triunfaría  como  pintor  en  Francia.”

 

No  eran  10  las  pertenencias  sino  41.614.

INICIO

Los dos ingenieros, se trasladaron de inmediato al departamento de Piura para cumplir con la labor de re-mesura. La empresa ordenó a todos sus servidores  de  los  yacimientos de Brea y Pariñas, que  boicoteasen la labor de los dos profesionales. Grande fue  la sorpresa de los ingenieros peruanos cuando los primeros días de faena en el ardiente desierto del tablazo talareño, se acercaron primero a una y luego a otra ramadita, para solicitar agua y comida a los moradores y se les negó con evasivas. Por lo tanto, resolvieron llevar diariamente el agua, los  alimentos  y  todo  lo  que  pudieran  necesitar.

Se pudo establecer que los yacimientos cubrían la enorme extensión de 1.664 km2 y en  ellos  habían  nada menos que 41.614 pertenencias de 40.000 m2 cada una.

¡La empresa sólo había pagado por 10 pertenencias durante 23 años !.

Los resultados conmovieron no sólo a  las esferas del Gobierno, sino al país entero creándose un clima contrario a la empresa. Los  dos ingeniero saltaron de la noche a la mañana a los primeros planos de la actualidad y nunca después  fueron puestos en duda los cálculos que hicieron, en torno a lo cual se inició la lucha  reivindicatoria  de  los  yacimientos  de  la  Brea  y  Pariñas.

La Duncan Fox había dejado por entonces  de  representar  a  la London, y en su lugar había sido nombrada la Casa Milne que tenía también una oficina comercial en la ciudad de Piura y una agencia en Paita.

La Milne re-emprendió la lucha legal y reclamó contra la validez de la resolución suprema de 25 de abril de 1914 dado por la Junta de Gobierno que presidía el coronel Oscar Benavides. Afirmaba que Antonio Quintana había comprado la mina en 1826 y que de acuerdo a esa transacción se encontraba exento de toda tributación.

Por entonces Keswick hacía poco que había muerto y fueron sus herederos los que se habían convertido en los dueños de  los  ricos  yacimientos y heredado  también los problemas legales. La empresa había estado pagando sólo 300 soles por canon anual, y  en caso de haber tenido que abonar tributos por 41.614 pertenencias, hubiera tenido que cancelar S/. 1'248.420 por año, y así en el curso de 23 años.  Se  trataba por lo  tanto de una cantidad  fantástica. Sin  embargo  con  el ánimo de no ser injustos, tendríamos que decir que el canon solo debía de  aplicarse  a las pertenencias en explotación, que eran mucho menos, En  mérito  a la verdad, el pago de un millón doscientos mil soles en impuestos, era exagerado y hubiera superado mucho  a  las  utilidades que  tenía  anualmente  la  empresa.

El ingeniero Deustua decía que en  1914  la London estaba operando sobre 1.000 pertenencias y había perforado 700 pozos. Eso hacía suponer que en realidad  el  canon  a  pagar  debió  ser de  30.000 soles anuales, pero las cosas no se plantearon  así  en  ese  tiempo.

El 15 de marzo de 1915, el gobierno del general Benavides aprobó con resolución suprema la re-mesura hecha y ordenó la división de la mina en 41.614 pertenencias regulares, así como a que se pagasen los impuestos correspondientes.

El 24 de abril de 1915, los herederos  de Keswick, resolvieron convertir el asunto  en  problema  internacional  y  presentaron  queja ante Su Majestad Jorge V rey de Inglaterra y emperador de la India y Gran Bretaña, el estado  más poderoso de la tierra en esa época. El ministro de S.M. instruyó al embajador inglés en Lima Ernest Rennie; el que presentó reclamo ante el gobierno peruano de respaldo a sus súbditos los Keswick. Pedía nada menos que la nulidad de los decretos supremos de 31 de marzo de 1911 y los de 15 de marzo y 22 de mayo de 1915. También el embajador norteamericano concurrió de modo personal donde el canciller Solón Polo haciendo el mismo pedido a favor de la Standard Oil y de la International Petroleum , nueva explotadora de  los  yacimientos. ¡Es decir que el imperialismo se hizo presente !

Los dos embajadores planteaban que el asunto fuera visto por el Poder Judicial. Con resolución suprema del 22 de mayo de 1915 se desestimó la reconsideración y en su parte considerativa, negaba que el asunto fuera de competencia del Poder Judicial. Se ratificaba la R.S. del 15 de marzo de ese año y la remesura  de 41.614 pertenencias  regulares. O sea que el Gobierno del Perú  no cedió a la presión externa.

Estaba el gobierno transitorio de Benavides llegando a su fin. En 1915 se celebraron elecciones políticas y resultó elegido como presidente de la República el Dr. José Pardo que asumió el poder el 19 de agosto de 1919.

 

La caída de Billinghust

INICIO

Leguía entregó el poder a don Guillermo Billinghurst el 24 de setiembre de 1012.. Este había ofrecido abaratar las subsistencias y que panes grandes se venderían  a bajo precio, lo que no pudo lograr. Se le puso el mote de Pan Grande.

El Congreso en donde dominaban los leguiístas y civilistas le era adverso, Prácticamente el  presidente no podía gobernar por la hostilización del Congreso. Por otra parte Leguía hacía activa oposición por lo cual fue apresado y deportado. Al pasar el barco por Paita muchos fueron a saludarlo.

Este acto impolítico, fue causa que la oposición se hiciera mas dura en el Congreso. Entonces el presidente, mal aconsejado, tomó una decisión que era una verdadera locura- La de disolver el Congreso.

 

Ante eso, un grupo de diputados se reunió en casa de uno de ellos, Arturo Osores. En ella el diputado Rafael Grau se pronunció abiertamente por la rebelión, y de tratar de ganarse al ejército y la marina. Sobre todo al batallón Nº 7 acantonado en el cuartel de Santa Catalina. Era ministro de Guerra el general Enrique Varela que gozaba de gran prestigio  y hasta él llegaron los rumores de la intentona subversiva. Para evitarlo se fue a dormir al cuartel, pensando que su presencia paralizaría toda intentona.

 

El 3 de febrero de 1914, el coronel Oscar Benavides que estaba ya comprometido, renunció a la  Jefatura de Estado Mayor y al día siguiente, se reveló.. En la madrugada del 4 de febrero, un grupo armado al mando del teniente  Alberto Cavero irrumpió en el dormitorio del general Varela con los sargentos, Edmundo Corrales,  y Celso Calderón y los cabos  Alejandro Cano y Teodomiro Neyra  y éste disparó sobre el dormido general, matándolo.

No se sabe quien envió al Teniente Cavero a cometer tan execrable crimen. Todos se lavaron las manos y el repudio fue general en todo el país. En Piura se conocía al general Varela y s le apreciaba, pues había llegado cunado se produjo la movilización. Circuló insistentemente el rumor de que el matador de Varela había sido un enrolado piurano, Froilán Alma, pero el historiador Basadre no da su nombre.. .  

Este acto impolítico, fue causa que la oposición se hiciera mas dura en el Congreso. Entonces el presidente, mal aconsejado, tomó una decisión que era una verdadera locura- La de disolver el Congreso.

Este fue el pretexto para que su propio Jefe de Estado Mayor del Ejército, coronel Oscar Benavides se sublevase apoyado por los hermanos Prado Ugarteche..Los rebeldes tomaron Palacio, capturaron a Billinghurst y lo obligaron a firmar su dimisión. Y  deportaron a Arica. y luego se trasladó , a Iquique, lugar de su nacimiento,  donde murió  el 28 de junio de 1915

Benavides formó una Junta de Gobierno presidida por él y poco mas tarde el Congreso lo eligió

Presidente Provisorio.

En el asalto a Palacio participó el teniente piurano Luis M. Sánchez Cerro y allí perdió dos dedos de una mano por lo cual lo apellidaron  “El mocho”. Además tuvo una grave herida en un brazo- Sánchez Cerro había estado durmiendo en su cuartel, cuando fue despertado por sus superiores para que cumpliera una misión. Como militar obedeció sin dudas ni murmuraciones y en el camino a Palacio se enteró de que debía contribuir a tomarlo. En la Puerta de Honor una ametralladora tenía a raya a los atacantes. El teniente Sánchez Cerro en medio de una lluvia de balas, avanzó hasta la puerta e introdujo una mano en la mirrilla para descorrer el cerrojo, lo que logró. Una bala le voló dos  dedos y le hizo una grave herida en un brazo. .Cayó en medio de un charco de sangre e inconsciente fue llevado a un hospital. Estuvo varios meses y le pusieron una placa metálica en un brazo.

Era presidente de la Corte Suprema el piurano Dr.  José Francisco Eguiguren Escudero, ex combatiente de San Juan y Miraflores; que apoyó la deposición de Billinghurst. Pero la policía secreta del nuevo gobierno allanó su domicilio pensando que allí se refugiaba Roberto Leguía al  que buscaban.

 

Estalla la guerra Mundial

INICIO

Al poco tiempo de estar gobernando el coronel Benavides estalló en Europa la Primera Guerra mundial.

Entre 1914 y 1918 se desarrolló en Europa la mayor conflagración hasta entonces conocida. Motivada por pugnas..

La causa inmediata que motivo el estallido de esta guerra fue el asesinato del archiduque de Austria-Hungría, Francisco Fernando, en Sarajevo, Servia (posterior Yugoslavia y en 2008 otra vez Servia), el 28 de junio de 1914. El imperio Austro-Húngaro. presentó un ultimátum a Servia y el 28 de julio le declaró la guerra. El sistema de alianzas militares motivó que. Rusia  aliada de Servia ordenase  la movilización de sus ejércitos contra Austria.

. Alemania, se puso de parte de su aliado el imperio austro-húngaro, y Francia se puso de parte de Servia.

Alemania decidió atacar primero a Francia y pensó terminar pronto con ella para luego atacar a Rusia, eso según el plan del general Von Moltke, mientras el ejército austriaco contenía a los rusos en el frente oriental.

Los alemanes iniciaron su ofensiva occidental con la toma de Lieja el 16 de agosto de 1914. El 20 de agosto de este año entraron en Bruselas y tomaron Namur. La defensa francesa fue arrollada, pero en septiembre, cuando la balanza parecía inclinarse del lado alemán, el ejército de Joffre consiguió rechazar la ofensiva alemana en la primera batalla del Marne. A los alemanes le fallaron los planes, pus no pudo terminar con el ejército francés y la lucha fue interminable en las trincheras.

Luego entraron en la guerra Italia e Inglaterra a favor de los aliados  y el Imperio Turco Otomano por los alemanes. Se combatía en la mayor parte de Europa.

En 1917 entró en la lucha Estados Unidos a favor de los aliados y el conflicto terminó en 1918 con la derrota de Alemania.

En el Perú y especícamente en el departamento de Piura se sintieron de inmediato los efectos de la guerra. En los cículos económicos y busrsátiles estalló un verdadero pamico.Los correntistas  corrieron a los bancos, sobre todo al Banco Alemán. Para retirar sus ahorros y guardar en sus casas los soles de plata de 9 décimos y las monedas de oro. Para evitar la quiebra de los

bancos el Gobierno decretó una moratoria de pagos, lo que aumentó el pánico..Por la dificultades del transporte  las materis primas de exportación  inicialmente bajaron de precio, por falta de compradores. Lo mismo pasó con las importaciones, es decir el comercio exterior bajó. La moneda metálica escaseó, por que todos la gurdaban.. Los creditos bancarios quedaron suspendidos., los sueldos de los servidores públicos se pagaban con atraso y lo mismo los servicios públicos., Hubo un brusco encareciiento de los artículos de primera necesidad.

Muchas de las importaciones se suspendieron como el casimir inglés, los encajes de Bruselas el Coñac de Francia, objetos de porcelana, motores muebles, etc .

 

Como la guerra se prolongó, se reiniciaron  los pedidos de algodón y petróleo de los paises en conflicto,  lo que aprovechó el Gobierno para incrementar los impuestos de exportación,  cuando  gobernaba don José Pardo en su segundo período.

Muchos jóvenes piuranos marcharon   enrolarse, unos en los ejércitos aliados y otros en los de Alemania.

El joven paiteño  Julio César Ginocchio Sánchez, hijo del sullanero Julio Ginocchio Alburqueque, atendiendo al llamado de la sangre, partió en 1914 a Italia . Como teniente de Bersaglieri tomó parte en todas las luchas del frente ítalo austriaco y cuando terminó el conflicto, fue condecorado con  la Medalla al Valor  Militar “Vittorio Venetto”.

A Francia partieron os hermanos Feijoo, entre ellos  Manuel Octavio. y a Alemania también algunos vecinos piuranos.                                                                                                                                             

El diario “El Tiempo” desde 1916 y posteriormente “La Industria” traían todos los días breves noticias cablegráficas sobre la lucha en Europa y que se leían  con avidez, pues en el departamento habían muchas personas importantes nacidas en  los países en conflicto o sus hijos. Nunca se produjo  un problema entre ellos no obstante que tenían trato frecuente.

Cuando Benavides subió al poder, hubo como es natural, cambio de autoridades en el Perú. En Piura fue nombrado prefecto en 1913 Jorge Robinson. Eran senadores Pedro Muñiz,  Francisco García León  y  como suplente Enrique Forero.

Como diputados,  Víctor Eguiguren,  Humberto Artadi, Julio Rodríguez,  Miguel Checa Checa, Manuel Castro y   Benjamín Huamán de los Heros, Como suplentes , Celso Garrido Lecca,  Carlos Seminario, Modesto Burneo, Juan Velasco y Matías Prieto.

 

Huelga de trabajadores petroleros

INICIO

         Desde 1913  los trabajadores petroleros venían presentando pliegos de reclamos, para mejoras salariales y de condiciones de trabajo, pero nunca fueron atendidos.

 

En 1913 en Talara y Negritos, no habían autoridades peruanas y quien disponían el régimen de vida de las poblaciones eran  los  llamados  gerente de pueblo de nacionalidad  inglesa. A partir de las 11 de la noche nadie podía transitar por las calles y las luces de las casas debían ser apagadas. No existía la inviolabilidad de domicilio y los llamados visitadores especiales, podían ingresar en ellos en cualquier hora. El comercio se hacía a través de bodegas controladas por la empresa. No había asistencia médica  ni para los accidentados por razones de trabajo y las inasistencias por ese  motivo  no  se pagaban.

En mayo de 1913 los trabajadores nombraron a sus representantes para tratar con la empresa, pero no fueron recibidos. Entonces  se  decretó  la  huelga. 

Los trabajadores hicieron manifestaciones por las calles y la empresa se quejó ante el prefecto Jorge Robinson , de Piura que envió fuerzas de la policía, las que tuvieron sangrientos encuentros con los trabajadores como consecuencia  de lo cual resultó muerto el dirigente obrero Martín Chumo y otros  más  resultaron  heridos.

Ante el giro que tomaban las cosas, la London se decidió a pactar. El jornal diario se incrementó en 20 centavos más. Se pagaría a los obreros accidentados por causas de trabajo, sus salarios normales mientras estuvieran curándose  y se les brindaría asistencia médica y medicamentos. También las esposas, padres e hijos de los trabajadores tendrían asistencia médica. Se respetaría la jornada  de 8 horas y los sobre-tiempos serían pagados. Se admitiría el libre comercio en Talara y en Negritos. Se dispondría el reingreso de los obreros despedidos con motivo de la  huelga y durante seis meses no habrían despidos.

Pero al poco tiempo, La London despidió a 60 trabajadores de Negritos, lo cual dio motivo a que en junio se reiniciara la  huelga. En apoyo a los trabajadores de Talara y Negritos, los trabajadores portuarios dispusieron paralizaciones en varios puertos y se boicoteó a la Casa Duncan Fox, representante de la London, prohibiendo que las mercaderías que exportaban fueran despachadas. Gran cantidad de fardos de algodón se almacenaban en Paita con riesgo de deterioro y con incremento de los costos. Eso dio origen a determinadas  presiones  sobre la London, la  que cedió.

 

En 1915 la London Pacific Petroleoumy que arrendaba y   explotaba los yacimientos petrolíferos de Talara y Negritos  entró en tratos con la Internacional Petroleum y que tenía su sede  en Nueva Jersey en Estados Unidos.. De esa forma los yacimientos para su explotación pasaron a la IPC.qe pagó a William  Keswick, el mayor accionista de la London   una considerable suma.

 

            El 24 de mayo de 1916, los trabajadores petroleros de Talara y Negritos presentaron un pliego de reclamos, solicitando aumento de salarios, jornada de 8 horas, construcción de un local para su sindicato y para una escuela, instalación de alumbrado público  y de desagüe.La compañía pagaba 1.20 soles diarios y pedían un aumento de S/.0.40

 

            La empresa petrolera consideró que eran excesivos los pedidos y se  negó a tratar con los delegados.  Se produjo entonces una situación tirante, y 300 obreros de Negritos iniciaron la huelga. La empresa pidió garantías al prefecto Julio Luna. Se culpa a los huelguistas de haber quemada el vaporcito  Limalite” en Punta Pariñas, para recoger en Paita a  17 policías y 30 soldados que enviaba el prefecto. Los huelguistas de Negritos marcharon hacia Talara y se le unieron los obreros de ese lugar y después de  Lagunitos

. Eran 2.000 los trabajadores en huelga. El prefecto de Piura, Luna que reemplazaba en forma temporal al titular don Oscar Grau Cabero, envió fuerzas policiales, las que tuvieron el día 31 un sangriento encuentro con los trabajadores, como consecuencia de lo cual murieron 2 trabajadores petroleros, otros 7 quedaron heridos y muchos fueron arrestados.

 

Esta situación no intimidó a los huelguistas que se mantuvieron firmes. Se iniciaron tratos entre el abogado  López Albújar que representaba a los obreros y  Enrique Forero que lo hacía en nombre de  la empresa, Al poco tiempo se llegó a un acuerdo.

.

En todo el departamento había un clima adverso contra la IPC.  El 8 de febrero el director del diario “El Tiempo”, el doctor Carranza, había sacado un fuerte editorial contra la todo poderosa transnacional Standard Oil Co.   La Sociedad Patriótica “8 de Octubre” de Piura se pronunció públicamente a favor de los trabajadores y en el Congreso se produjeron agitados debates con intervención de la representación piurana, con opiniones divididas.

 

            El problema no quedó circunscrito a las poblaciones petroleras, pues en Sullana, Catacaos y Sechura se produjeron manifestaciones populares contra la empresa extranjera, motivando la intervención drástica de la policía.

 

            La empresa presionada por todas partes y viendo que el problema se complicaba accedió y entre otras cosas acordó respetar la jornada de 8 horas, aumentar el salario en 20 centavos diarios e indemnizar a los deudos de las víctimas con mil soles cada uno.

 

Segunda elección de don José Pardo

INICIO

En la gestión de Benavides, se discutió una nueva ley electoral No. 2108, que agregaba el empleo del registro de conscripción militar como base para el mecanismo de sufragio. De otro lado, se concedía a la Corte Suprema la facultad para imponer penas graves a los funcionarios públicos culpables de abusos en los procesos electorales.

Llamado a nuevas elecciones para 1915 se realizó una convención de partidos en la que intervinieron los grupos  civilista-leguiísta, y el civilista-pardista, el liberal y el constitucional. De ella salió la candidatura del civilista y ex presidente de la república José Pardo. La elección de Pardo se realizó, prácticamente, sin oposición pues la votación de Carlos de Piérola, demócrata, fue casi simbólica. De los 144,712 electores José Pardo obtuvo 131,289 y Piérola 13,151. Ricardo Bentín ocupó la primera vice-presidencia y Melitón Carbajal (héroe de Angamos) la segunda. De esta manera, la alianza civil-liberal-constitucional llegaba al poder y se iba a mantener en él durante todo el período de la primera guerra mundial. Este fue el motivo que entre 1915 y hasta 1920, el país experimentara un nuevo repunte económico, incrementándose sustantivamente las exportaciones, que se multiplicaron en un 30%, circunstancia que favoreció el crecimiento de los trabajadores asalariados y el enriquecimiento de los productores nacionales 

El cambio de Gobierno produjo  el cambio en la prefectura. Como nuevo prefecto fue nombrad  Ramón Valleriestra y después Oscar Grau. Era éste hijo del héroe de Angamos por cuyo motivo se le tributó un excepcional recibimiento en Pira.

Los nuevos senadores fueron  el coronel Fernando Seminario, Enrique Coronel Zegarra y Víctor Eguiguren y como suplentes  Manuel Guzmán Rodríguez, José de Lama y Enrique Forero.

Como diputados, fueron  Francisco García, Humberto Artado, José Francisco García, Julio Rodríguez  y Benjamín Huamán de los Heros. Como suplentes: Celso Garrido Lecca,  Carlos Seminario  A,  E. Merino, Manuel Carrera Carlos .E. Leigh, Matías Prieto y F.A. Arrese.

 

Viruela y otra vez bubónica en Paita

INICIO

            Al iniciarse el mes des mayo de 1916 la temible bubónica volvió a aparecer en Paita, ante lo cual la Junta de Sanidad se reactivó.  El 13 de ese mes, ya eran 36 los casos que se habían producido, lo peor del problema era la falta de medicamentos..

El 19 de mayo se detectaron también casos de viruela en el puerto.  El nerviosismo cundió, y se solicitó con urgencia a un vacunador con el correspondiente suero.

 

            Los paiteños de quejaban de que las autoridades piuranas, que poco o nada hacían por enfrentar el mal.  Así estaban las cosas, cuando el diario “El Tiempo” hizo conocer el día 20 de mayo que un caso de viruela se había detectado en las afueras de Piura.  Ante esa situación, por fin se decidieron las autoridades a actuar.

 

            El 22 de mayo, un niño de tres años fallecía en Paita con bubónica.  Felizmente la peste fue cediendo y la tranquilidad retornó a los habitantes del puerto, el que por su condición de tal era muy propenso a ser infectado con plagas que los barcos del exterior traían.

 

 

Sucesos diversos en 1916

INICIO

-Las campañas que “El Sol” hacía denunciando y criticando actos diversos de las autoridades.  El 23 de julio de 1916, el prefecto interino coronel  Julio Luna, conociendo que iba a salir en el periódico, artículos que consideraba lesivos, envió a la fuerza pública, que tras invadir la imprenta procedió a incautar los periódicos impresos.  Como el director-propietario de “El Sol” repelió con energía a los incursores, fue detenido.  Don Benjamín Rojas permaneció varios días entre rejas y fue liberado a causa del clamor público de protesta que se levantó y porque el asunto llegó a motivar intervenciones de los parlamentarios piuranos, a favor y en contra.

 

-A fines de año, se inaugura el servicio eléctrico de Paita, siendo de ese modo la primera localidad en tenerlo, pues la capital  del departamento recién lo iba a tener en 1919.

 

-En Sullana, la municipalidad convoca a licitación pública la construcción de un Camal con un presupuesto de L.P 1 056.  Los planos habían sido aprobados por el Ministerio de Fomento.

 

-En Piura la falta de moneda metálica está causando problemas a las transacciones comerciales.  También hay un pronunciado encarecimiento en los artículos de primera necesidad. Todo por causa de la Guerra Mundial.  En Sullana, el azúcar  cuesta  20 centavos la libra y el arroz de mala calidad 15 centavos la libra. Eran por entonces precios muy altos.

-Siendo alcalde don Carlos Leigh Cortés, se inaugura en Sullana el local del mercado, frente al parque principal. Se trataba para la época de un edificio amplio, sólido  y moderno

 

-Empieza a funcionar con toda normalidad el servicio de agua por cañerías a los domicilios de las calles San Francisco o Lima, Libertad y Tacna.  En el resto de la población la distribución y suministro se seguiría haciendo  por aguateros a los que los piuranos llamaban aguadores.  El líquido se transportaba en asnos, los que en cada viaje conducían dos barrilitos de madera.  Recién en 1935 Piura contaría con un moderno sistema de agua potable y alcantarillado.

 

-Siendo alcalde de Piura don Víctor M. Zapata, se inaugura un nuevo camal.  Este servicio público tenía una larga historia.  El primero que se construyó en forma muy rústica,  fue a poco de terminada la guerra con Chile.  Fue en 1886     como empresa particular de don Santiago Sánchez Moroto que acababa de establecerse en Piura.  Sánchez Moroto con el correr de los años se convirtió en una persona muy influyente en Piura.  Al iniciarse la centuria, es  decir en 1900 se logra un notable mejoramiento con algo que sí se podía llamar Camal, pues en la construcción de las pozas se utilizó el cemento.  Su propietario era don José María Chiriboga y estaba ubicado detrás de la iglesia de la Merced.    Después de 16 años, se introdujeron en el edificio y en las instalaciones notables mejoras, hasta el año 1923-1924 en que se construye e inaugura un camal que para la época era moderno, pero que pronto se hizo  necesario introducirle sustanciales mejoras.

 

 

Asesinato del hijo de don Miguel Grau

INICIO

Cuando se iniciaba el año 1917 y siendo presidente de la República don José Pardo, ocupaba la  prefectura de Piura don Oscar Grau Cabero, hijo del gran almirante. Como Senadores titulares estaban el coronel Fernando Seminario Echandía, el ingeniero Enrique Coronel Zegarra y el doctor Víctor Eguiguren.  Como suplentes don Alberto Franco Echandía y don Manuel Guzmán.

 

Eran diputados titulares, don Francisco García León, Humberto Artadi, José Francisco García Rocío, Benjamín Huamán de los Heros y Augusto Arrese.  Se encontraba vacante la diputación dejada por don Julio Rodríguez que había pasado a ocupar un cargo de confianza del Gobierno y que luego tuvo que renovarse.

 

Hermano de don Oscar era don Rafael Grau Cabero, diputado  desde 1905 por la provincia de Cotabambas del departamento de Apurímac.  Era orador fogoso, político de mucha influencia.  En 1914 había sido alcalde del Callao, pero en 1915 volvía al Congreso representando siempre a Cotabambas. Jugó un papel muy importante en la deposición del presidente Billinghurst.  El año 1917 su curul quedó vacante por haberle correspondido por sorteo en el tercio, ser renovada.  Rafael Grau se presentó para la reelección y tuvo como contendor a Santiago Montesinos, que con sus hermanos habían creado en ese lugar un caciquismo político.

En las Cámaras había un proyecto de ley que disponía el traslado de la capital de la provincia de Cotabambas de la ciudad de Tambobamba a Chuquibambilla, que Grau apoyaba y a lo cual se oponían los Montesinos.  Las viejas rivalidades  que ya existían se agravaron.  Grau decidió en forma muy precipitada hacer una visita al departamento Apurímac, acompañado de gente armada para enfrentar a las personas que pudieran tener los Montesinos  que eran amos y señores de Tambobamba.  El presidente Pardo llegó a conocer que se podían presentar graves disturbios y telegrafió al prefecto de Apurímac Julio  Chávez Cabello,  para que diera garantías  y  fuerza armada como protección a Grau, pero no le permitieron el uso de su propia gente con armas.  El mismo día 24 de febrero, el presidente Pardo envía dos telegramas más;  uno al subprefecto Adrián  Moreno de Cotabambas haciéndolo responsable de lo que pudiera sucederle a Grau (Moreno era amigo de los Montesinos)   y otra al prefecto de Apurímac para que se trasladase a Cotabambas y asumiera el control del orden.  Cuando Grau se dirigía a Cotabambas con gente armada, fue interceptado a la altura de    Palcaro por los Montesinos también con gente armada.   Era el  4  de marzo de 1917 y se produjo un tiroteo, a consecuencia del cual resultó muerto Grau y su fiel acompañante, el joven  Mariano  Díaz Asenjo

 

 Además resultaron muchos heridos.  El prefecto de  Apurímac, don Julio Chávez Cabello, se presentó varias horas más tarde.  Había desacatado la orden telegráfica del Presidente de la República.  El juez de paz de Cotabambas que era partidario de los Montesinos, inició un proceso contra los partidarios de Grau por sedición y motín.  El presidente ordenó la destitución del subprefecto Moreno y del prefecto Chávez Cabello.  Los hermanos Montesinos y Moreno fueron encarcelados.  La noticia causó conmoción en los círculos oficiales y políticos de Lima y también en el Cuzco en donde Grau era muy querido..   Tumultuosas multitudes salieron en airada protesta en la ciudad imperial el 5 de marzo y la intervención de la policía dejó un saldo de varios muertos y heridos, mientras que los negocios que los Montesinos tenían en el Cuzco fueron saqueados.

En Piura, la noticia se propagó pronta y rápidamente, por tratarse del hijo del Héroe de Angamos y del hermano del prefecto, la noticia conmovió a todos los círculos sociales. La prefectura se vio atestada de gente que iba a dar su pésame y su sincera voz de protesta...

 

 

Prefecto Grau renuncia

INICIO

El 5 de marzo se conocieron en Lima los sucesos de Palcaro.   El 7 renunció el ministro de Gobierno, porque como es de rigor en estos casos, se consideraba responsable político.

 

Rafael Grau era miembro de la directiva del Partido Unión Cívica que formaba parte de la oposición.

 

Pardo, por un elemental sentido de consecuencia para con su representante político envió al prefecto de Piura, Oscar Grau, el siguiente sentido telegrama:  Palacio, 6 de marzo de 1917.- Prefecto Grau.- Piura.  Con el más profundo sentimiento presento a Ud. mi más sentido pésame por la dolorosa pérdida que ha sufrido Ud. con la muerte de su hermano Rafael.  Crea Ud. que deploro profundamente esta desgracia y puedo asegurarle que no omitiré esfuerzo para que los responsables de estos sangrientos sucesos sufran la sanción de las leyes.  José Pardo.

 

El prefecto Oscar Grau, había conocido el infausto suceso el día anterior y se encontraba profundamente dolido

 

Tanto el prefecto Grau como el resto de la familia consideraba que el Presidente de la República era culpable de no haber tomado las medidas adecuadas de precaución, por eso al recibir el telegrama  indignación de Rafael Grau  no tuvo límites.  Contestó por lo tanto, haciendo cargos al presidente Pardo, y renunciando  la prefectura.  Don José Pardo envió a Piura un nuevo telegrama que decía:  Prefecto Grau.- Piura.-  Comprendo su emoción pero procede Ud. con informes apasionados e inexactos.  Periódicos de hoy publican todo lo que el Gobierno había hecho para prevenir esos desgraciados sucesos, en los cuales el Gobierno no tiene ninguna responsabilidad.  Espero que modifique su actitud hasta conocer detalles.-Pardo.

 

El día 7 estaba ya en Paita el prefecto renunciante esperando barco para viajar a Lima.  Desde allí respondió en el siguiente sentido:  Presidente de la República.  Lima. Intenso dolor no perturba serenidad de mi criterio. Íntimamente convencido de su responsabilidad en el crimen de mi infortunado hermano, desoyendo justísimas reiteradas demandas, negóse separar subprefecto Moreno, ex –presidiario.  Mantengo invariable mi actitud. Rafael Grau

 

En Lima, Miguel Grau Cabero, otro hermano de la víctima iniciaba desde el diario “El Tiempo” de la capital, una violentísima campaña contra Pardo y parodiando al gran escritor francés Emilio Zola, llegó a poner en grandes titulares “Yo, Miguel Grau, acuso a José Pardo del asesinato de mi hermano Rafael Grau”.  Más tarde, como senador suplente por  Amazonas, fue un furibundo enemigo del Gobierno.

 

El 24 de noviembre  del mismo año se dio la ley 2584, disponiendo la adjudicación a la viuda e hijos de la víctima, de terrenos urbanos en Lima y que el Estado asumiera los gastos de educación de los hijos hasta terminar la superior.

 

 

Cambios parlamentarios

INICIO

El año 1917, la diputación de don Julio Rodríguez quedaba vacante por efecto de la renovación por tercios.  Para cubrirla se presentaron a las elecciones parlamentarias de ese año dos personas muy conocidas:  don Miguel F.Cerro que ya había sido diputado en 1909 y don Ricardo César Espinosa, que se había prestigiado como alcalde.

 

Era prefecto de Piura, en reemplazo de Oscar Grau, el coronel Emilio de Tena  y como subprefecto, don M. Jaramillo Cabrejos, los que  dieron amplio apoyo al doctor Cerro.

 

Don Ricardo César Espinosa que pertenecía al opositor Partido Liberal, tenía el apoyo de su periódico “El Deber” con el que hizo intensa campaña.

 

En 1917 falleció el coronel Fernando Seminario Echandía, que era senador desde 1907.  Para cubrir esa vacante subió el suplente don Alberto Franco Echandía..El deceso del coronel Fernando Seminario fue muy sentido y a su sepelio concurrió un mar humano, sobre todo gente de la gallinacería. El famoso coronel, notable por su valentía había cubierto un importante capítulo de la historia de Piura.

 

Don Víctor Eguiguren Escudero, que también era senador por Piura, entró en aguda pugna con el Ejecutivo, y como protesta abandonó su curul que permaneció sin cubrir hasta 1919.

 

Miguel Grau Cabero, en las elecciones por el tercio, postuló por el departamento de Amazonas y ganó.

 

Presidente de Ecuador visita Tumbes

INICIO

Ecuador había entrado por un periodo de estabilidad política.  Entre 1912 y 1916 el general Leonidas Plaza Gutiérrez había cumplido normalmente su periodo de gobierno.

 

El mismo año 1916 se celebraron las  elecciones y ganó el candidato auspiciado por el gobierno, que era el  doctor Alfredo Baquerizo Moreno.

 

En ese año, Ecuador había logrado el 15 de julio celebrar un tratado con Colombia, poniendo punto final a la cuestión de límites que tenía desde 1830.

Continuando con la política de acercamiento con los países limítrofes, Baquerizo, hizo en julio de 1917 y con motivo de Fiestas Patrias del Perú, una visita a Tumbes.

 

Baquerizo había estado visitando las islas Galápagos y mostrando mucho dinamismo, en los primeros meses de su gobierno.

 

Como el crucero “Grau” se encontraba por entonces en Paita, recibió orden de trasladarse a  Puerto Pizarro, para rendir homenaje al ilustre visitante, al que las autoridades de Tumbes atendieron con toda cordialidad.

 

La visita de Baquerizo, mostraba por lo tanto que las relaciones del    Perú con el Ecuador, siempre tan tirantes, pasaban por un buen momento.

 

Sangrienta huelga de petroleros

INICIO

Ya nos hemos referido a la huelga que estalló en Talara y Negritos en 1916, y que terminó por un acuerdo entre la compañía y el sindicato.

El principal dirigente de la huelga de 1916, fue Martín  Chumo que fue prácticamente fusilado el   31 de mayo de 1916, en la entrada del túnel  Talara Negritos. Pero la compañía incumplió el pacto y los enfrentamientos recrudecieron.

 

En abril de 1917, los obreros petroleros de Negritos y Talara, en coordinación con los de Lobitos, presentaron a sus empresas un pliego de reclamos pidiendo un aumento del 30% en sus remuneraciones.

Como era norma para la compañía extranjera, se opuso cerradamente a todo trato con los obreros, motivando un paro preventivo.

 

            Con posibilidades de llegar a un acuerdo transcurrió casi todo el año, pero a fines de octubre la empresa de nuevo se opuso a las principales reclamaciones de los obreros.  Ante esta situación, fue declarada una huelga indefinida.

 

            La empresa contrató obreros rompehuelgas, para mantener la producción de los asientos petrolíferos y el prefecto de Piura, don Emilio Tena, envió las fuerzas policiales que pedía la empresa para garantizar el orden.

 

            Al finalizar la semana los obreros que eran llamados amarillos, concurrieron a la caja de la compañía para recibir sus jornales.  Eso se hizo en medio de la hostilidad de un grupo muy numeroso de huelguistas.  Momentos antes, los obreros en conflicto habían concurrido a una cita para    elegir una comisión que debía ir a Piura a solicitar su amigable intervención al prefecto De   Tena.

 

            Frente a la caja de la empresa se produjo una reyerta entre  obreros “amarillos” y huelguistas, obligando a intervenir a la policía.  Se produjo una refriega con saldo de muertos y heridos en Talara, situación que se prolongó por varias horas, pues los obreros se reagrupaban en las calles.

 Oficialmente se dijo que se habían producido 11 muertos y 15 resultaron heridos.  Un número considerable de obreros fue arrestado.  Recién a mediados de diciembre se fue restableciendo la normalidad en los asientos petrolíferos.

 

            En las cámaras legislativas el problema dio motivo a agitados debates, pues eran muchos y muy buenos oradores, los opositores a las empresas extranjeras.  Al fin, lograron el 22 de noviembre de 1918, que se diera la Ley 2847 disponiendo el corte de juicio contra los obreros y su inmediata libertad, pues hacía un año que estaban presos.

 

Aparece el Diario “El Tiempo”

INICIO

En 1916 Piura era una apacible población , pero  que tenía mucho interés en conocer los sucesos que pasaban en Europa donde se combatía fieramente, y también lo que sucedía en el resto de la República, sobre todo en Lima, lo mismo que en el departamento y en la propia ciudad. Esta clamorosa necesidad fue satisfecha .el 9 de enero de 1916 cuando apareció el diario “El Tiempo”

En la tarde del domingo 9 de enero de 1916 fue voceado por las calles de Piura, en medio del general alborozo de la población que arrebató los 1.500 ejemplares de esa primera edición.

Era director su   propietario don Luis Carranza y que tenía como único redactor a Eduardo López. Y como administrador a  Héctor Salazar-  En la primera pagina se informaba con bastante amplitud los sucesos de la Guerra Mundial.. También breves noticias provenientes de Paita, Sullana, Sechura, La Huaca, Catacaos y el Callao

En el primer editorial escrito por Luis Carranza: decía: “Un espíritu de optimismo nos ha guiado al emprender la obra de dotar a Piura de un diario completamente ajeno a todo compromiso de bandería; sin más norte que hacer una labor sana y sin más aspiración que la de un servicio de informaciones imparcial y verídico”.

En medio de las luchas políticas que también alcanzaron a Piura, pudo el diario mantenerse independiente.

En el año de 1929 don Federico Helguero Seminario adquiere la propiedad del diario y se convierte en su director. Hasta la fecha (2008) se encuentra en poder de la familia.Helguero.

El diario siguió editándose en  los bajos de la casona de la calle Libertad, frente a la plaza de armas,  donde estaba el Mascarón de Belén.

El Tiempo, era de tamaño tabloide de 27 x 36 con tipo de 12 y disponía de servicio cablegráfico. Cada ejemplar costaba 4 centavos y la suscripción mensual un sol.

 

Se crea el distrito de Lancones

INICIO

La provincia de Sullana creada en 1911 tenía en 1917 dos distritos: el cercado y Querecotillo .

 

            Una de las tareas que se impuso el primer diputado por esa provincia, el doctor F. Augusto Arrese y Vegas, fue la creación del distrito de Lancones.  Por eso, tan pronto como fue elegido en 1915, lo primero que hizo fue presentar el 13 de octubre de ese año, un anteproyecto en su Cámara, para crear el distrito de Lancones, cuya jurisdicción comprendía una buena cantidad de tierras pertenecientes a la gran hacienda Mallares, de la que el abogado Arrese era uno de los propietarios.

 

            El 25 de octubre de 1917, por fin el Congreso aprobó la ley, y el 3 de diciembre el presidente don José Pardo y su ministro Germán Arenas, la promulgaba.

 

            El texto de la ley es el siguiente:

 

            Artículo 1º.- Créase el distrito de Lancones, en la provincia de Sullana del departamento de Piura.  Tendrán por capital el caserío de Lancones y se compondrá de los caseríos Cóndor, Huaipirá, Lancones, Solana, Jaguay Negro, Pilares, Encuentros y haciendas anexas, ubicadas en la margen derecha del río Chira y de los caseríos y haciendas anexas Romeros, Sipiones, Solana y Huaipirá en la margen izquierda del mencionado río.

 

            Artículo 2º.- Los límites del nuevo distrito serán los mismos que de los distritos de Sullana y Querecotillo, salvo el lindero meridional, que será la Quebrada del Cóndor que lo separará de Querecotillo en la margen derecha del río Chira y en la izquierda la línea divisoria entre Huaipirá y Pelados, que igualmente lo separará de Sullana.

            Artículo 3º.- La urbanización del distrito que por Ley se crea, se sujetará a lo dispuesto en la Ley del 19 de noviembre de 1839.

 

            De esa manera, los distritos de Sullana y Querecotillo que antes eran fronterizos dejaron de serlo, porque Lancones se encontraba ubicado entre ellos y la frontera norte.

 

            La ley del 19 de noviembre de 1839, que sirvió de precedente para la urbanización de muchas poblaciones de Piura y del resto del Perú, disponía que los pobladores de Sullana, pagasen al propietario José Lama, el justiprecio de las tierras urbanas que ocupaban, para convertirse en propietarios de las mismas.

 

            El doctor Arrese regaló a los vecinos del caserío de Lancones, las tierras que estaban ocupando.

 

            Cuando se tuvo que construir la represa de Poechos, el área en donde estaba la capital distrital quedó bajo las aguas.  Fue necesario cambiarle de ubicación más al sur y se la ubicó en el lugar ocupado por el caserío de Poechos.  Mucho se ha especulado de que este lugar se encuentra dentro de la jurisdicción de Querecotillo.  De ser así habría que ir a una corrección de la ley de creación, modificando la linderación.

 

Termina la guerra mundial

INICIO

En 1917, los submarinos alemanes hundían en el Atlántico a todo barco, de cualquier nacionalidad, que llevase abastecimientos a los países aliados.-Fueron muchos los barcos norteamericanos que fueron hundidos sin que valieran las protestas de Washington.

Entonces el 6 de abril los Estados Unidos  declaró la guerra a Alemania y a sus aliados.. La intervención de Estados Unidos decidió el triunfo de las potencias aliadas. 

-El 4 de febrero fue hundida en la costa Atlántica de España, la barca de bandera peruana “Lorton” por un submarino alemán.  Nuestra misión diplomática elevó la enérgica protesta contra el Gobierno alemán en Berlín exigiendo desagravio e indemnización.  El Perú rompió relaciones con Alemania el 5 de octubre de 1917

El Perú al igual que otros países latinoamericanos, iban en realidad a la zaga de Estados Unidos en asuntos diplomáticos.

 

En enero de 1918, el Perú se incautó de diez barcos mercantes que se encontraban en costas peruanas, entre ellos el “Anubis” de ocho mil toneladas  que estaba en Paita. Esos barcos fueron incorporados a la marina mercante peruana.

En el Perú y en Piura, la noticia s recibió con muestras de regocijo. Las campanas se echaron al vuelo y la gente saió a las calles abrazándose.

 

Sucesos diversos en 1917

INICIO

-El 1º de enero de 1917 se inaugura la remodelación de la plaza de armas de Huancabamba.  En realidad se trataba de algo nuevo, pues la anterior no merecía llamarse tal.  Al nuevo paseo le pusieron el nombre de “José Pardo”, se le colocaron baldosas de cemento y una pila del mismo material con tres fuentes.   La financiación de la obra fue lograda con partida presupuestaria obtenida por el diputado Benjamín Huamán de los Heros.  En 1935 en lugar de la pila de cemento se construyó una de azulejos.

 

 

-En julio, el prefecto de Piura, coronel  Emilio De Tena inicia la construcción del monumento al pintor Luis Montero en Castilla, busto que fue hecho por el escultor Luis  Agurto.  El 4 de junio de 1918 se inauguró el monumento siendo padrinos el  presidente de la República, don José Pardo y su esposa doña  Carmen Herrera de Pardo, que fueron representados por el  nuevo prefecto Bruno Vargas y su esposa.

 

-El 14 de noviembre se dio la ley 2522 que creaba   el primer juzgado de primera instancia de Sullana.

 

-El 19 del mismo mes, se da la ley 2550 que manda construir la cárcel de Piura.

 

-También por ley se exonera del pago de derechos de importación a la efigie de San Pedro para Paita y del reloj de la iglesia de Amotape.

 

-Otra Ley (2652) del 17 de diciembre, autoriza al Ejecutivo para que apruebe la cesión de terreno que hace la municipalidad de Piura a la Confederación Obrera “Unión y Confraternidad”.Grau

 

 

Crean Comisiones Técnicas

INICIO

El 4 de enero de 1918 se dio la Ley 2674 mediante la cual se creaban Comisiones Técnicas formadas por ingenieros, en los departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Ancash, Lima, Ica, Arequipa y Moquegua.  Su labor era la de administrar la distribución del agua de regadío, lo que se haría con sujeción a los Códigos de Cerdán y del Dean Saavedra.  También tendrían a su cargo la construcción de las obras de defensa, la instalación de bocatomas, compuertas y medidores, la limpia y conservación de cauces. Los litigios por aguas de los regantes igualmente deberían ser resueltos por la respectiva comisión, que para labores de vigilancia y control, contaría con un cuerpo especial de policía.

 

El valle de Tumbes, tenía un río con aguas permanentes de tal manera que en esos lugares no había problemas por falta de agua para el riego.  Otro tanto sucedía en el valle del Chira, pero en cambio en el valle del Piura el problema era muy diferente.

 

En este valle había vastas zonas de cultivo, tanto en su parte  alta como baja.   Los diversos  afluentes del río Piura, no obtenían sus aguas por deshielos de la cordillera, sino por las lluvias que en forma periódica se presentaba en la región, de tal modo, que cuando no llovía, no había agua en el cauce del río, sobre todo en la parte baja en donde no había ni para las necesidades ordinarias de la vida en poblaciones importantes como Piura, Castilla, Catacaos, La Unión y Sechura.

 

Las pocas aguas que a veces tenían los afluentes no llegaban al cauce del río Piura, porque los hacendados del Alto Piura, las represaban poniéndoles tapas.  Los propietarios de esas haciendas eran en su mayoría  ricos terratenientes que vivían en la capital departamental.  La construcción o destrucción de tapas, la apertura de bocatomas y compuertas y en fin la disputa del agua, se resolvía en el mismo lugar de los hechos a tiro limpio, por las peonadas de las diversas haciendas.

 

Las poblaciones y agricultores del Bajo Piura, demandaban que se dejase correr el agua por el cauce, porque estaba en juego la vida misma de sus habitantes.

 

Las Comisiones Técnicas que al principio fueron resistidas, terminaron al fin por imponerse, pero el problemas de la construcción de “tapas” no fue eliminado del todo y sólo durante el Gobierno del general Juan Velasco Alvarado en que se hizo la derivación de las aguas del Chira al Piura, y se dotó a este último de aguas permanentes; fue que el problema concluyó, pues las aguas del río, quedaron   para la agricultura y poblaciones del Alto Piura.

 

 

Aparece “La Industria” en abril de 1918

INICIO

El doctor Miguel F. Cerro era un abogado huancabambino que había logrado mucha notoriedad tanto en el departamento de Piura como en La Libertad, a las  que había representado en el Congreso.

 

En 1905 había adquirido la propiedad del diario “La Industria” de Trujillo.  Allí sirvieron como directores, paisanos del doctor Cerro como Víctor Sánchez Condemarín, notario de profesión y José Eulogio Garrido.  Otro huancabambino que trabajó en el diario trujillano fue don Néstor Martos.

 

Como ya lo hemos mencionado, en 1904 había sido elegido el doctor Cerro, diputado por Huancabamba, luego en 1917 diputado por Piura y en 1939 sería senador por el departamento.

 

La Industria” de Piura empezó a vocearse el 17 de abril de 1918, y funcionó en la calle Lima por más de medio siglo hasta su cierre.  Era de tamaño standard, es decir grande, de cuatro páginas, costaba 5 centavos y empezó saliendo por las tardes.

 

Su primer director fue don Víctor Sánchez Condemarín.  El diario traía noticias del exterior, nacionales y locales.  Con “El Tiempo” que se editaba en la esquina de las calles Libertad-Huancavelica (frente a la plaza de armas) cubrían todas las necesidades de los lectores piuranos y de promoción comercial.

 

 

Fiebre amarilla y bubónica

INICIO

Dos terribles plagas aparecieron en el departamento en 1918.  Se trataba de la fiebre amarilla y la bubónica.

La primera a la que también se le llama vómito negro por ser este una de las manifestaciones finales de tan terrible dolencia, es propia de climas cálidos y en las primeras décadas del siglo XIX eran endémicas en Cuba por sus cañaverales y también en Panamá y Guayaquil por sus pantanos.  En 1881 el doctor cubano Carlos Finlay llegó a establecer que era la dolencia transmitida por un zancudo llamado stegomia fasciata y varios años más tarde se precisó que el causante era un virus.

 

El causante de la peste bubónica es un bacilo descubierto a fines del siglo XIX    por el doctor Yersin.

 

Hay 4 formas de peste, la bubónica llamada así porque en ciertas  partes del cuerpo aparecen bubones. La neumónica que ataca a los pulmones y la septicémica que se ubica en el estómago e intestinos.  La más común y la menos grave es la forma bubónica que generalmente es contraída por las ratas y luego las pulgas que tienes estos roedores la propagan a los seres humanos.  La forma septicémica, se propaga por las  deyecciones o también por picaduras de pulgas a hombres enfermos y la neumónica se propaga por el aire, que se infecta cuando el paciente tose.

 

En el verano de 1918 apareció la fiebre amarilla en todos los valles costeños del norte del Perú.  Parece que la infección llegó de Guayaquil.

 

Los últimos meses de 1917 era alcalde de Piura, el ciudadano inglés don José Hope, funcionario de la firma Duncan Fox, que se dio por entero para luchar contra la fiebre amarilla que se había iniciado y también contra la bubónica que se mantenía latente y amenazaba con frecuentes brotes.  Las acciones se ejecutaban con su personal presencia y en muchas oportunidades con su propio peculio atendía la campaña sanitaria, sobre todo cuando los dolientes eran pobres.  La ocasión mostró pues una nueva característica de su personalidad:  su espíritu filantrópico.  Hasta entonces, en Piura se conocía al  señor Hope como un entusiasta promotor deportivo que en 1903 introdujo en Piura el fútbol, fundando el Club Unión.

 

Al frente de la alcaldía sucedió en 1918 en Piura al señor Hope, uno de los primeros futbolistas integrantes del Club Unión.  Fue don Ricardo Seminario Seminario, que le tocó actuar cuando la epidemia se había desatado.

 

Como la fiebre amarilla en 1918 había aparecido también en Lima, incluso en las provincias serranas de ese departamento, el Gobierno contrató los servicios del médico sanitarista Henry Hanson que había luchado contra el mal en África.  En realidad el doctor Hanson, estaba al servicio de la Fundación Rockefeller, la que celebró el convenio con el Gobierno del Perú.

 

Estaba Hanson en los valles de Lima, cuando fue enviado de urgencia a Piura en donde el mal estaba causando verdaderos estragos.  Como en la capital departamental no existía un hotel apropiado, se alojó en la casa de un conocido vecino.

 

Estando en Piura  luchando contra la fiebre amarilla, Hanson contrajo el mal y casi muere, pero repuesto, continuó en la brega.  Tan generalizado  estaba el mal y  tanto empeño había puesto el médico norteamericano en la lucha contra el mal, que al mes se había enfermado.  Era tan alto el porcentaje de mortalidad, que se estimaba que de  100 infectados sólo 20 lograban sobrevivir.

 

Hanson enviaba a la Fundación Rockefeller, frecuentes informes sobre la evolución del mal, por cuyo motivo la organización internacional humanitaria considerando la gravedad del caso, envió a Piura a nada menos que al sabio japonés Ideyo Noguchi que era Jefe del Departamento de Bacteriología de la mencionada Fundación.  Lo acompañaba otro científico, el doctor Israel Krigler.  Los dos médicos fueron recibidos en 1919 por el prefecto accidental José Vicente Rázuri.

 

La lucha contra la fiebre amarilla fue larga y sólo en 1922 se consideró que había sido dominada.  El doctor Ideyo Noguchi marchó entonces al África y allí murió atacado del mal que combatía: la fiebre amarilla.

Cuando la fiebre amarilla estaba en todo su furor, aparece en 1919  nuevamente la bubónica en Paita, y rápidamente se propaga a Sullana, Sechura, Piura, Catacaos y otras localidades.

En los valles de Lambayeque, también se había enseñoreado la bubónica desde 1918 y era la hacienda Pomalca de los señores Piedra, uno de los principales focos.  En Piura se encontraba el estudiante de los últimos años de medicina don Manuel Ato Cueva, pasando una temporada por el cierre de la Universidad de San Marcos.  En su tierra natal adquirió experiencia en combatir a la bubónica y tal fue su éxito en Pomalca, que la familia Piedra facilitó el viaje de Ato Cueva a España para que terminase sus estudios en la Universidad de San Carlos de Madrid entre los años 1921-1923.

 

En Sullana, fue el municipio el que asumió todo el peso de la lucha contra la bubónica.  Fueron varios los alcaldes que se sucedieron en los años de 1918 y 1919 en el cargo de la alcaldía, unos por pocos meses, pero todos muy activos, como los señores Belisario Lama, Juan R. Houghton, Isaías Garrido y Amaro Velasco.

 

Se estima que el brote de bubónica se inició en Paita, traída por un barco infectado. El puerto se llenó de ratas enfermas y hasta Hanson se sintió impotente.

 

El doctor Hanson llegó a Paita  en 1919 cuando  la fiebre amarilla estaba en todo su furor. Casi desanimado dijo:  He visto condiciones sanitarias precarias en África pero nada parecido a esto”.

Para Hanson solamente seis casas eran habitables en Paita, lo que indudablemente era una exageración y una vez más, se propuso como solución la quema de todo el puerto, es decir unas 700 viviendas.  Por entonces el puerto tenía unos 3 500 habitantes y moría un promedio de 5 personas diariamente, cuando la peste estaba en su punto culminante.  Casa en donde se producía un deceso era quemada, lo que  dio origen a que cada día hubiera varios incendios provocados.

 

Don Augusto Leguía que recién se había encargado del poder, mediante golpe de Estado del 4 de julio de 1919, se opuso terminantemente a la quema total de Paita.

 

Antes de terminar el año 1919, la peste amarilla ya había principiado a declinar.

Estuvieron en Piura, el doctor Golgas, uno de los que había tenido a cargo el saneamiento de la zona pantanosa del Canal de Panamá y también nos visitaron los laboratoristas y bacteriólogos doctores Cartter y Namuch.

 

 

Sangrientos sucesos  en Catacaos

INICIO

En el Bajo Piura, había una constante pugnacidad entre empresas concesionarias de tierras y la Comunidad Indígena San Juan Bautista, que consideraba se afectaba los derechos de sus integrantes.

 

En junio de 1918, esa lucha se había centrado contra la Compañía Irrigadora que había colocado cercos a sus tierras, lo que hacía resguardar con gente armada.

 

En acción sorpresiva un grupo de mujeres en número de un centenar bajo la conducción de Micaela Yarlequé y Aurora Suyón, destruyeron en la noche del 14 julio, esos cercos tras de bloquear la vivienda del guardián Juan Saravia, que nada pudo hacer para impedirlo.

 

Se produjo entonces un clima de tensión en la zona.  Llegó así el amanecer del 15 de julio y mientras los hermanos David y Nicolás Suyón Poicón se dirigían a sus chacras, fueron emboscados y matados a tiros de carabina.  Lo cierto fue que Nicolás murió en el acto y su hermano falleció en el  hospital.  Los Suyón eran parientes de las dos mujeres protagonistas de los sucesos de un mes antes.  De inmediato enfurecidos campesinos empezaron la persecución de Francisco Nunura Olazábal que se consideraba que era el autor del doble homicidio.  Como el propósito no fue logrado, la ferocidad de la turba se volcó contra Miguel Carrión y Manuel Mena, a los que se suponía cómplices .los que fueron asesinados. Los cadáveres fueron arrastrados por las calles de Catacaos sin que la policía rural pudiera hacer nada, dado el número de indígenas y solamente atinó el capitán Fox a atrincherarse en la comisaría.  La enfurecida multitud roció con kerosene el cadáver de Mena y prosiguió su recorrido.  La población quedó como tierra de nadie hasta que en la tarde llegaron soldados procedentes de Piura por el ferrocarril, y a tiros lograron el desbande de los levantados.  Luego vino la represión y gran cantidad de campesinos fueron apresados. Micaela Yarlequé y Aurora Suyón fueron buscadas pero no encontradas.

 

Días más tarde llegó procedente de Lima el doctor Manuel Yarlequé Espinosa que se hizo cargo de la defensa de los campesinos.

 

Se siguió juicio contra 6 comuneros apresados y 7 ausentes y contra Francisco Nunura también ausente.  La versión oficial decía que los hermanos Sullón Poicón habían muerto cuando al frente de numerosos indígenas atacaban el fundo “Olivares”.

 

El 1º de octubre se expedía sentencia.  El principal acusado era Natividad Sullón Poicón hermanos de los que fueron matados.  Se le acusó de haber matado a palos a Carrión, de haber estrangulado a Mena y quemado y arrastrado su cuerpo. Se consideró atenuante el estado emocional que le causó el asesinato de sus hermanos, habiéndosele condenado a 13 años de penitenciaria.  Otro reo, Manuel Asunción Yovera, cuñado de los Sullón, fue condenado a 12 años.  A dos más, a sólo 4 meses de cárcel.  Los dos sentenciados fueron enviados a Lima a purgar su pena en la Penitenciaría.  El extinto escritor cataquense, Jacobo Cruz Villegas se ocupa ampliamente de esos sucesos en “Catac-ccaos”.

 

 

Autorizan arbitraje para caso de la Brea y Pariñas

INICIO

Como hemos ya manifestado en noviembre de 1917, la Cámara de Senadores con algunas modificaciones aprobó un proyecto del Ejecutivo por el cual se entraba en una transacción con IPC que explotaba el petróleo.  Según ese proyecto se reconocía la existencia de 41 614 pertenencias, pero sólo pagarían como canon 30 soles anuales las pertenencias que estuvieran en explotación y 75 centavos las que estuvieran sin trabajar.

 

El proyecto pasó a la Cámara de Diputados en donde las discusiones fueron largas, habiéndose presentado 5 dictámenes, en todos los cuales se rechazaba el proyecto aprobado en el senado.  Tampoco los personeros de la IPC estaban de acuerdo con las enmiendas que se  habían introducido al proyecto.

 

La empresa principió a presionar reduciendo grandemente su actividad en los yacimientos al mismo tiempo que trasladaba a gran parte de  su personal técnico extranjero a sus yacimientos en Ecuador.  Muchos empleados y obreros petroleros fueron despedidos en 1918 y los combustibles escasearon motivando las protestas de amas de casa y de los industriales.  En total 30 pozos quedaron paralizados.  El combustible subió de precio y fue racionado.  La Peruvian Corporation que tenía la concesión de los ferrocarriles subió las tarifas de  pasajeros y carga en el F.C. de Paita a Piura y en el resto del país, en las líneas que controlaba.  Los tranvías en Lima disminuyeron las horas de servicio.  En suma hubo malestar general.

 

Ante el rechazo de la Cámara de Diputados el problema había quedado a fojas cero.  Se inició entonces en esta Cámara un nuevo debate en octubre de 1918.  Los debates fueron muy agitados.  En esos momentos intervino como amigable componedor la legación de Estados Unidos.  Eso podía ser el principio de una intervención más profunda y no deseada.  El 4 de diciembre, todas las anteriores propuestas fueron retiradas del debate y sólo quedó una que decía:  Autorízase al Poder Ejecutivo para pactar con el Gobierno de Su Majestad Británica el sometimiento al fallo definitivo de un arbitraje internacional la controversia pendiente entre el Estado y la empresa minera La Brea y Pariñas”.  En el mismo día se aprueba la propuesta por 52 votos contra 32.  Entre estos últimos estuvo el diputado de Huancabamba don Benjamín Huamán de los Heros.  Del resto de nuestros diputados, unos votaron a favor y otros no estuvieron presentes.

 

De inmediato, el diputado Teobaldo Pinzas presentó un proyecto que fue aprobado autorizando al Poder Ejecutivo, a expropiar los yacimientos de la Brea y Pariñas.  Fue aprobado.

 

El proyecto fue enviado a la Cámara de Senadores y esta aprobó el 5 de diciembre, la no insistencia por 25 votos a favor, 5 en contra y 6 abstenciones.

 

El 26 de diciembre de 1918 como Ley 3016 se  aprobó lo siguiente:

 

Artículo Único.- Autorízase al Poder Ejecutivo para pactar con el Gobierno de Su Majestad Británica el sometimiento de la controversia pendiente entre el Estado y la empresa minera “Brea y Pariñas”, al fallo definitivo de un arbitraje internacional.

 

De esa manera el Perú renunciaba a una de sus legítimas facultades y derechos de soberanía y permitía que un asunto que era jurisdicción interna del Estado y de nuestro Poder Judicial, pasase a la jurisdicción internacional.

 

El asunto se reactualizaría en 1921.

 

 

Alumbrado eléctrico para Piura

INICIO

Durante todo el año 1918, o mejor dicho hasta ese año, la ciudad de Piura había alumbrado sus calles con 200 faroles de kerosene de los que 30 estaban en la plaza de  armas. No se usaba combustible nacional, sino uno especial importado de los Estados Unidos.  En las noches de luna, al igual que en otras poblaciones, no se daba servicio.

 

Casi desde comienzos de ese año había llegado a Piura procedente de Lima un alto funcionario de la firma Graham Rowe y Cia. y comenzó la instalación de grupos electrógenos y posteriormente hizo el tendido de cables por las calles utilizando postes de madera.   La Graham Rowe y Cia.  llegaba como Empresa de Luz Eléctrica y tenía como Gerente a don Gabriel Tudela.

 

El 31 de diciembre de 1918, cuando en Piura se despedía al Año Viejo y se celebraba el advenimiento del Año Nuevo, siendo las 7 de la noche;  el señor Tudela accionó una palanca, y las calles y parques de la ciudad quedaron inundados de luz, en medio de la alegría general.  Tan magno acontecimiento fue celebrado por el señor Tudela y autoridades de Piura con una champañada en el Centro Piurano.

 

 

Sucesos diversos en 1918

INICIO

-En 1918 hubo cambio de prefecto.  Salió el coronel Emilio de Tena y entró Bruno Vargas.

 

-Parece que el primer automóvil en el Perú, circuló en Arequipa a fines de 1913, y su propietario Fernando Ortiz de Zevallos, piloteando un Ford T, e impecablemente vestido, hizo fantásticas demostraciones como bajar y subir las gradas de la iglesia de la Ciudad Blanca.  En 1914, tres pilotos de autos de diversas marcas subieron el Cerro San Cristóbal, y el último empleó sólo 7 minutos.  En 1915 se escaló en auto el Morro Solar y se hizo el raid Lima-Cerro de Pasco sin haber carretera.  En esta época llegaron al Perú los tractores a gasolina que reemplazaron los arados  tirados por bueyes.

 

-Cuando don Gabriel Tudela llegó a Piura trajo también un Ford T y luego sería un agente de las marcas Essex, Dodge, Hudson y Studebaker.

 

Otro que poseía en Piura un automóvil fue el ingeniero Leykum representante de la casa comercial limeña G. Menchaca y Cia.  que en julio de 1918 unió en un raid Piura con Morropón, pasando por Tambogrande y Chulucanas.  Como cabe suponer aún no existía carretera entre los dos lugares.

 

-En agosto de 1918 llegó a Piura el poeta ayacuchano Abraham Valdelomar que el día 18 de ese mes, se sumó al agasajo que en el municipio de Catacaos se tributaba al maestro Ciro Tito Andrade. Al  año siguiente, Valdelomar moría en un accidente.

 

-En 1918, el ciudadano alemán Carlos Roesch, construyó en la esquina Callao y Tacna el Cine-Teatro de Piura.  Allí la Filarmónica formada por caballeros y damas piuranas, dio varios conciertos, contando como siempre con el apoyo desinteresado del señor Roesch.

 

-Don José Vicente Rázuri, dice que en 1918 se formó la Junta de Progreso con el objeto de embellecer la plaza de  armas.  Presidió esta junta don Víctor Eguiguren que era senador por Piura, pero no asistía a su Cámara en una muestra de protesta contra el Ejecutivo.  Secundaron al doctor Eguiguren los señores Eduardo Reusche, Walter Ostendorf,  Manuel Helguero, Eduardo Jara y Francisco Guzmán.  Se reunían en el Centro Piurano y luego se eligió una directiva que presidía siempre el doctor Eguiguren, vice-presidente Gabriel Seminario, tesorero Eduardo de la Jara, secretario Juan Velasco y vocales  Hugo Sommerkamp, Alberto Temple, Carlos López Albújar, José Andrés Lama y Abraham Castillo.  Gracias a la actividad de esta junta se empezó a colocar loseta a la plaza.  Fatalmente, el doctor Eguiguren murió en 1919 y la junta. Dejó de funcionar.

 

-En Sullana, entra en funcionamiento el local del Camal, que en su época fue el mejor del departamento.

 

También en Sullana inicia su funcionamiento la Escuela Taller ocupando el local del C.E. 1032, pero que tuvo corta duración.

 

-Se inicia en Sullana la construcción de la Cárcel Pública, frente al Parque Principal. En el segundo piso se instaló la subprefectura.

 

-El párroco de Huancabamba, padre Fulgencio Ruiz García construye de su propio peculio la casa parroquial. El mencionado religioso fue párroco de esa ciudad desde 1910 hasta 1920.

 

-El 11 de noviembre de 1918, Alemania ya vencida solicitó la paz, mediante el llamado armisticio.  En Lima se supieron los hechos el día 12 y hubo júbilo general.  El Gobierno declaró feriados los días 15, 16 y 17 en todo el territorio nacional mediante Ley 2841.  El Perú había roto sus relaciones diplomáticas con Alemania el 5 de octubre de 1917 y de inmediato ordenó la captura de 10 naves de ese país que estaban en puertos peruanos, entre las que estaba el “Anubis” de 8 000 toneladas surto en Paita.  De igual modo  y por ley 2696 del 30 de enero de 1918 se dispuso la expropiación de bienes de empresas alemanas.  En Piura había una numerosa colonia alemana que había logrado gran estimación.  Algunos de sus miembros se vieron obligados a salir del país y otros cerraron sus negocios.

 

-Por todo eso la  terminación de la guerra también fue celebrada en Piura sobre todo entre los miembros de las colonias italiana, inglesa y norteamericana que igualmente eran numerosos.

 

-Con Resolución Legislativa 2680 del 7 de enero de 1918, se otorga un premio pecuniario a los nietos del coronel Francisco Bolognesi.  Varios de esos nietos que residían en Paita se beneficiaron.

 

-Con Resolución Legislativa 2715 del 9 de febrero, se da permiso al doctor Julio Villegas para que asuma el cargo de vice-cónsul de Colombia en Paita.

 

-Con Ley 2699 del 26 de enero de 1918, se dio partida para un puente sobre el río Chira.  No se cumplió.

 

 

Agitada lucha electoral

INICIO

Los últimos días de 1918 y  primeros de 1919, se caracterizaron por una acentuada agitación del naciente proletariado nacional, en demanda de la jornada de trabajo de 8 horas diarias, lo que se logró el 15 de enero mediante Decreto Supremo.

 

Estos sucesos fueron el preludio de lo que podía suceder más tarde en el campo político, pues se tenían que realizar elecciones para presidente de la República.

 

Las elecciones se señalaron para mayo y fue precisamente desde el 25 de ese mes que recomenzó la agitación obrera y el 27 se decretó un paro general, que se caracterizó por actos violentos, saqueos, choques con la policía y el ejército y la aparición de la bandera roja en los mítines.  Se estiman en 40 muertos y 70 heridos los que se produjeron como consecuencia de los choques. La situación de agitación duró hasta el 5 de junio. En Piura no tuvo mayo eco salvo en los asientos petrolíferos.  Hay que tener en cuenta que en nuestro departamento la clase proletaria estaba todavía en formación y por otra parte la lucha contra la fiebre amarilla mantenía y concentraba toda la atención.

 

Por ese entonces en el panorama político limeño, actuaban el Partido Liberal comandado por Augusto Durand que había permanecido fiel al presidente José Pardo; el Partido Constitucional fundado por el general Cáceres y que en 1918 obedecía al doctor Arturo Osores;  el Partido Nacional Democrático jefaturado por el doctor José de la Riva Agüero que patrocinaba la candidatura de don Manuel Villarán, el Partido Civil que al igual que antes apoyaba a don Antero Aspíllaga que era el principal opositor del gobierno, los restos del Partido Demócrata con don Isaías de Piérola a la cabeza, grupos obreros y billinghuristas que postulaba a José Carlos Delgado y el ex–presidente Augusto Bernardino Leguía también en la oposición y que se encontraba en el extranjero.

 

Como se recordará, el presidente José Pardo había sido propuesto en su elección por una Convención de Partidos, y creyó que lo mismo se podía hacer, para cerrarle el paso a Leguía, pero en esta oportunidad el presidente Pardo no tuvo éxito en su propuesta.

 

Las simpatías políticas se fueron polarizando en torno a Leguía y Aspíllaga.  El 9 de febrero retornó Leguía a Lima y fue recibido por una gran manifestación.  Las actividades políticas se iniciaron con gran actividad.  En Piura el leguiismo era bastante fuerte, y personajes de muy destacada actuación pública se enrolaron en sus filas.

 

El pueblo limeño siempre voluble, ya se había olvidado de 1912 cuando al culminar su primer mandato Leguía, fue objeto de múltiples manifestaciones de repudio.

 

Las elecciones se realizaron en mayo, para presidente de la República, y no para parlamentarios, pues en ese tiempo no había coincidencia entre ambas elecciones.  Por lo tanto seguía funcionando el Parlamento que no era adicto a Leguía.

 

En las elecciones ganó Leguía, pero el recuento de votos tenía que pasar por dos cribas: el Jurado Nacional de Elecciones y el Congreso.  Ambos eran contrarios a Leguía.

 

En Piura la campaña a favor de Leguía se hizo en el periódico “El Deber” que tenía como director propietario a Ricardo César Espinoza recordado ex alcalde.  Si bien era cierto que Espinoza era un viejo liberal, desde  1917 se había apartado de las filas de ese partido cuando los liberales apoyaron a don José Pardo, los que en ese año respaldaron en Piura,  la candidatura del doctor Miguel F. Cerro, huancabambino que era propietario del diario “La  Industria” de Trujillo y que fundó en Piura otro diario del mismo nombre.  También Espinoza se había presentado como candidato a la diputación por Huancabamba y tuvo la hostilidad del prefecto coronel Emilio de Tena y del sub-prefecto Jaramillo.  En 1919 “El Deber” por oposición a don José Pardo apoya la candidatura de Leguía.

 

Como desde 1918 funcionaba “La Industria” de Piura de don Miguel Cerro, hizo la oposición a Leguía, apoyando a Aspíllaga.

 

Como candidatos a la presidencia de la República se presentaron Leguía, Aspíllaga, Bernales y Piérola.  Ganó Leguía.

 

Empezó entonces el conteo de votos en el Jurado Nacional de Elecciones, y como era de suponer se empezó en forma sistemática a anular votos que favorecían a Leguía y fue así como al llegar el día 3 de julio ya se habían anulado 15 000 votos.

 

La intención era dejar a Leguía sin el porcentaje necesario; para que el Congreso decidiera entre los dos primeros en votación, es decir Leguía y Aspíllaga.

 

 

El golpe del 4 de julio de 1919

INICIO

En Piura también había ganado Leguía y vanos fueron los esfuerzos del mayor César Bustamante que era el prefecto que había reemplazado a don Bruno Vargas.

 

Los claros propósitos del Gobierno de don José Pardo, o más que todo de los partidarios de Aspíllaga que manejaban el Jurado Nacional de Elecciones y dominaban en el parlamento, crearon malestar general que se hizo extensivo al ejército.  Fue así como en la madrugada del 4 de julio de 1919, varias unidades de gendarmería y del ejército, decidieron actuar y un grupo de 48 soldados al mando del coronel Alvarez  tomaba Palacio, capturaba y deponía a Pardo, y reconocía como presidente a Leguía.    Cuando Alvarez actuaba en Palacio, en Lima y Callao se sublevaban otras unidades habiendo tenido destacada actuación los piuranos, coronel Antonio Castro y capitán  de navío Juan Manuel Ontaneda Vallejos, que casi de inmediato como premio a esta participación serían ascendidos a general y contralmirante respectivamente.

 Otro personaje vinculado a Piura que tomó parte importante en este golpe fue el doctor Miguel Grau Cabero, hijo del Héroe de Angamos.  Como se recordará la familia Grau Cabero estaba muy resentida con el presidente Pardo.

 

Despojado Pardo del Poder, fue proclamado como presidente provisorio el señor Leguía.

 

El Congreso fue disuelto y Leguía principió a gobernar con decretos-leyes.  Se había roto la continuidad legislativa.  A don José Pardo le faltaban pocos días para entregar el poder, pero el Congreso debía de renovarse recién en 1920. Por lo tanto el golpe del 4 de julio fue principalmente contra el Congreso.

 

Nuevas Elecciones y Plebiscito

INICIO

Tan luego se posesionó Leguía del poder, expidió el 10 de julio de 1919 un decreto por el cual convocaba a elecciones el 24 de agosto, para la elección definitiva del Presidente Constitucional y para la formación de una Asamblea Nacional.  Para el 25 de agosto, es decir para el día siguiente se convocaba a una consulta plebiscitaria, para someter a consideración del pueblo un listado de 18 puntos de modificación constitucional.

 

Leguía desdobló el Ministerio de Guerra y Marina, y nombró como 1er. ministro de Marina al piurano capitán de navío Juan Manuel Ontaneda, el mismo que con Resolución Legislativa 4050  de fecha 30 de marzo de 1920 sería ascendido a contralmirante.

 

Leguía volvió a ganar las elecciones presidenciales.

INICIO

El golpe del 4 de julio había interrumpido el mandato del senador ingeniero Enrique Coronel Zegarra, que estaba muy enfermo e iba a morir meses más tarde.  Las otras dos senadurías estaban vacantes, una por muerte del coronel Fernando Seminario Echandía y otra por haberla abandonado don Víctor Eguiguren Escudero que también moriría en 1919. Los diputados que vieron interrumpido su mandato fueron Francisco García León, Humberto Artadi, J. Francisco García Rocío, Augusto Arrese y Vega y Benjamín Huamán de los Heros.  Este que era desde años antes muy amigo de Leguía volvió a postular a la reelección.

 

En las elecciones del 24 de agosto ya no se iban a elegir diputados suplentes.  Como senadores fueron elegidos Alberto Franco Echandía y Ricardo César Espinoza el director de “El Deber”.

 

Como diputados resultaron Miguel Checa Eguiguren, Miguel Ángel Pallete, Eloy Castro, Benjamín Huamán de los Heros, Jorge Eduardo Leigh y el doctor Juan Velasco.  Todos grandes amigos de Leguía que seguirían reeligiéndose con él hasta 1930, salvo el doctor Huamán de los Heros que pasó a ministro.

 

El plebiscito proponía, primero la renovación simultánea de los Poderes Ejecutivo y Legislativo con 5 años de mandato.  La fijación del número de representantes de ambas cámaras, sin suplentes.  La contribución sobre la renta se haría progresiva.  No se podía crear moneda fiduciaria de uso forzoso.  Nadie podría tener más de un cargo público.  Sólo el Ejecutivo podía otorgar pensiones.  Prohibición para que el Congreso otorgue gracias personales o aumentos de haberes a los empleados públicos.  Las garantías personales no podían ser suspendidas.  Los conflictos de trabajo se someterían al arbitraje.  Los presidentes y parlamentarios serían elegidos por voto popular directo y no por el Congreso. Incompatibilidad entre el mandato legislativo y otro empleo.  En el punto 12, autorizando la creación de tres Congresos Regionales.  El Senado aprobaría el nombramiento de los embajadores.  El Congreso elegiría al presidente en caso de vacancia.  Se crearía el Consejo de Estado.  Los miembros del Poder Judicial se ratificarían cada 5 años.  El Congreso se reuniría para sancionar los tratados internacionales y se reconocía la autonomía tributaria de los Municipios.