ESCUADRONES DE LA FE DE JESUCRISTO | PAGINA INICIAL| ¡EL DIA GLORIOSO DE SU RETORNO! (NUEVA)| SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO II | SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO | EL CALENDARIO PROFETICO BIBLICO | EL CALENDARIO Y EL CODO BIBLICO II | ¿LA IGLESIA VERDADERA DE JESUCRISTO? | PEDRO: EL APOSTOL INQUIETO (nueva) | ¡LA FALSA DEL SUCESOR DE PEDRO! (nueva) | EL BAUTISMO | LA CIENCIA Y LA BIBLIA |¡EL MENSAJE DE LA PROSPERIDAD! | SANSON,GOLIAT, LA SUPER FE Y JESUCRISTO (nueva) | ¡LOS DEMONIOS! | LA MUERTE | LA SALVACION | EL RAPTO: ¿FALSA DOCTRINA? | RUMBO AL TERCER CIELO | ¡SALID DE ELLA, PUEBLO MIO! (nueva) | EL REGRESO DEL MESIAS | EL FIN SE ACERCA | EL JUICIO FINAL DE LA HUMANIDAD | LOS MILAGROS DE JESUCRISTO (nueva) | ESTADOS UNIDOS Y LA BIBLIA | LAS SIETE PALABRAS DE JESUS (nueva) | EL CAMINO DE LA VIDA, EL CAMINO DE LA MUERTE | EL ARCA Y EL REBAÑO | PROFECIAS DE DANIEL | LOS TRES TEMPLOS DE JERUSALEN | LOS 144,000 (nueva) | EL MILENIO E ISRAEL | LA ESPADA Y LA BESTIA | LA BESTIA Y EL 666 | LA BESTIA, IRAQ, EL LIBANO Y TIRO (nueva)| LA MALDICION SOBRE LA TIERRA (nueva) | DESTRUCCION DE SATANAS | CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA | LA MUJER DE CAIN | LAS MUJERES EN LA BIBLIA Parte I | LAS MUJERES EN LA BIBLIA -PARTE II | LAS MARCAS DEL TERRORISMO | LOS ROSTROS DE LA GUERRA | EL PERFIL DEL ANTICRISTO (nueva) | ¿EXISTE UN DIOS TRINO?(nueva) | LOS VICIOS: ¡ARMAS DESTRUCTIVAS DE SATA NAS! | ¡SADAM Y LAS PROFECIAS! (nueva) | EL MENSAJE ¿SEMBRAR LA SEMILLA? (nueva)| ¡"JESUS CON TODOS"!| | EL NUMERO DEL TERROR (11) (nueva) | | ¡MI JESUS EN TODO! (nueva) | ¡LA SEÑAL DE SU REGRESO! (nueva) | EL ARCA DE LA SALVACION (nueva) | ¿CUANDO NACIO Y MURIO JESUCRISTO? (nueva) | ¡JEZABEL Y LA IGLESIA MODERNA! (nueva) | ¡LOS DICTADORES Y LA BIBLIA! (nueva) | ¡LA TIERRA PROMETIDA (nueva) | ¡LAS ZORRAS TIENEN GUARIDAS! (nueva) | ¡LA OVEJA PERDIDA! (nueva) | ¡LOS EXTRATERRESTRES Y LA BIBLIA (nueva) | ¡EL GRAN JUICIO FINAL! (nueva) | CRISTIANOS RENOVADOS (nueva) | SOLDADOS DE JESUCRISTO ( nueva) | LA FALSA DEL PROYECTO 666 (nueva) | LA IGLESIA UNIVERSAL DE CRISTO (nueva) | LA SEÑAL DEL RETORNO DE JESUCRISTO (nueva) | LA CIUDAD DEL FALSO PROFETA (PROCESO) | ¡LAS DOCE MARAVILLAS DE LA BIBLIA! (nueva) | ¡LA MUJER Y EL DRAGON! Apocalipsis 12(nueva) | ¡TIRO! ¿LA BESTIA?(nueva) | ¡MULTITUDES! (nueva) | ¡EL MANTO DE ELIAS! (PROCESO) | LAS BIENAVENTURANZAS (nueva) | | Ministerio:¡Fuente de Agua Viva! | EL CODIGO 11 Y LOS DICTADORES (PROCESO) | ¡HABLAR EN LENGUAS! (nueva) | ¡ARMAGEDON! (PROCESO) | ¡EL LIBRO DE LA VIDA (nueva) | EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESUS (PROCESO) | CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS
 
SANSON,GOLIAT, LA SUPER FE Y JESUCRISTO (nueva)
 
 
imagen
imagen
El pueblo de Dios debe seguir el consejo que el apóstol Pablo escribió para evitar caer en las redes de Satanás, para evitar caer en error y la mentira. Este ser está lleno de una sabiduría corrompida, su inteligencia es mayor que la de muchos ángeles y sobre cualquier nivel de inteligencia humana. Pablo estaba consciente de eso, de sus maquinaciones, de sus trabajos, el apóstol sabía que Satanás se presentaba como ángel de luz, que venía con "buenas intenciones", que podía ocultar la mentira detrás de " una verdad a media".

Satanás había hecho caer a la pareja con un "verdad a media", indujo a Caín a matar a Abel, indujo a Jacob a engañar a su padre, indujo a los hermanos de José a venderlo, indujo a Moísés a matar a un egipcio, a romper las tablas de la ley, Satanás indujo a David a ralizar un censo del peublo que Dios no había ordenado, indujo al pueblo a rebelarse y a darle la espalda a Dios, Satanás indujo a Sansón a fijarse en una mujer filistea, Satanás fue capaz de presentarse en el desierto donde estaba Jesús ayunando, Satanás fue capaz de usar a los díscípulos de Cristo, Satanás no respetó la cruz y habló a través de uno de los ladrones.

Toda la historia de la humanidad ha sido impactada por este ser corrupto y por sus ejércitos de ángeles caídos y por sus demonios.

No descansa, mientras las iglesias adoran a Dios dos, tres días, cinco, el trabaja las veinticuatro horas y los siete días de la semana rondando la tierra buscando a quién destruir, que nueva guerra comienza, que nuevo grupo terrorista entrena, que nuevos empresarios reúne, que nuevo laboratorio inventa, que nueva fórmula se inventa y da a sus seguidores.

Si alguien se dedica con ahinco y entrega total a su trabajo es este ser maldito cuyo objetivo en la tierra es la destrucción de la iglesia de Jesucristo, la destrucción de la raza humana.

Sin embargo, es increíble el concepto que tienen muchos de este ser. Sabemos que la palabra de Dios nos dice que fue vencido en la cruz, que Cristo le arrebató todos los reinos que había usurpado con sus mentiras de Adán y Eva. Sabemos que no tiene poder contra la iglesia verdadera de Cristo porque ésta está llena del Espíritu Santo, pero nunca se da por vencido. No tiene reinos, ni riquezas, ni nada, no puede expedir ni un cheque por la cantidad de un centavo, pero tiene un poder de adquirir riquezas increíble, sabe el negocio de bienes raíces, anda por el mundo ofreciendo lo que no tiene,ofreciendo bonos y acciones que carecen de valor, pero ha logrado tener a muchos aliados entre los humanos, aliados poderosos, ricos, gobernantes, sus mejores servidores se encuentran en muchas iglesias, en las universidades, en los medios de comunicación, entre las naciones más poderosas y también entre las más pobres.

El mundo está bajo su mando. Ha creado un reino de tinieblas. Un mundo donde llaman a la verdad mentira y a la mentira verdad, un mundo que afirma que el hombre es "la medida de todas las cosas", un mundo que dice, que la religión es "el opio de las naciones", un mundo en el cual reina la injusticia, la maldad, la soberbia, el egoísmo, la vanidad, la locura, la droga, la hechicería, el satanismo.

Pablos afirma:

Para que Satanás mo gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones. 2Corintiod 2:11

Hermanos, hermanas, amigos y amigas ciertamente no podemos dar cabida a Satanás ni tampo ignorar que está rondando todo el tiempo velando que el cerco que nos rodea se debilite. Su astucia ha hecho caer a grandes hombres de Dios a través de la historia humana y continúa haciéndolo. Busca la oportunidad para intrucir sus mentiras en la iglesia No cesa su maldad, sus maquinaciones, sus mentiras y engaños.

Hoy hay muchos predicadores que se han apartado de las enseñanzas bíblicas, del fundamento del evangelio, predican ideas y técnicas de mercadeo como si la iglesia fuera una gran empresa, predican un evangelio adulterado, una falsa fe, predican cosas terribles creyendo que es una verdad bíblica. Usan un verso aquí y otro allá para justificar una mentira. Eso es obra de Satanás, Satanás siembra la duda con sus preguntas retóricas, pero Cristo siempre respondía: "Escrito está", esa es la verdad de Dios, todo cuanto Dios nos tenía que revelar, escrito está en su palabra.

Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino, que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos de Cristo.
2Corintios 2:17

Amados es triste ver en la televisión o leer algunos libros en los cuales se presenta a personajes importantes que predican la palabra a nivel internacional. Toman cinco y diez minutos para enumerar sus títulos, porque creen como creen en el mundo, que los títulos hacen que las cosas sean verdad.
Dicen: Si lo afirma fulano de tal es cierto, es una verdad de Dios. ¡Cuán engañados están!, ¿Qué título o estudios universitarios o teológicos tenía Pedro?

Esto no quiere decir que no es importante estudiar, conocer la sabiduría del mundo, no podemos ser ignorantes, el conocimiento nos da el poder de romper con la ignoracia. Pero ciertamente para Dios, de nada nos sirve si él no nos revela su palabra.

Así que predicar basado en mis conocimientos humanos de nada sirve, son palabras huecas, palabras perfumadas pero no son palabras de poder. El evangelio es poder, la palabra de Dios es poderosa, la sabiduría divina nos conduce a Dios, la sabiduría humana es torpe y nos aleja de Dios.

Porque éstos son falsos apóstoles, obreros faudulentos que se disfrazan como apóstoles de Cristo.

Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz,

Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será cnforme a sus obras. 2Corintios 11:13-15

Ciertamente que Pablo estaba muy consciente de que Satanás también administra en las iglesias que no tienen el poder ni los dones espirituales para poder discernir entre un ministro de Dios y un ministro de Satanás. Dos instrumentos le da Dios a la iglesia para no ser engañada. Dios nos ha dado su palabra, es vital que cada uno de nosotros se alimente del pan espiritual, del maná, pero la palabra de Dios debe ser escudriñada bajo la dirección del Espíritu Santo de Dios, la verdad de la Biblia es revelada. Podemos hacer hermosas interpretaciones, llegar a conclusiones, escribir bonitos sermones, tener un estilo único de predicación, un lenguaje de refinada oratoria, un estilo poético, exquisito, pero de nada sirve si no son palabras isnpiradas por el Espíritu Santo.
Además debemos pedir el don del discernimiento de espíritu. Sin este don Satanás entra como oveja, se sienta en el altar, da un hermoso sermón pero siembra una semilla dañina, él sabe como distorsionar la palabra sin que nos demos cuenta. Eso está pasando hoy con muchos predicadores en todo el mundo. Reúnen a miles en un estadio y le dan a comer un pan extraño que adultera la palabra del Señor.

Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo. 1 Corintios 17

Porque la ppalabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.

Pues escrito está:
Destruiré la sabiduría de los sabios,

y desecharé el entendimiento de los entendidos. 1 Corintios 1:18-19

Sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;


y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,

a fin de que nadie se jacte en su presencia.
1Corintios 27-29

Dios escogió a hombres y mujeres cuyos corazones y sus mentes estaban totalmente entregados a él. Gente humilde, hombres y mujeres que apenas tenían estudios pero fueron llenos de la sabiduría de Dios, hombres y mujeres que hablan con poder del cielo, que no son orgullosos ni soberbios, ni vanagloriosos, gente humilde que proclama la verdad bíblica y no ideologías humanas carentes de todo valor para la salvación.

No hay dos palabras, no hay dos evangelios, no hay dos tipos de fe, no hay dos iglesias de Jesucristo. Sólo hay un evangelio que contiene un mensaje claro: arrepentíos y convertíos que el reino de los cielos se ha acercado, predican que Cristo es el Redentor del mundo, que es el único en el cual hay vida eterna, vida en abundancia, sólo Cristo salva, sólo Cristo puede interceder por nosotros,que resucitó de los muertos, que ascendió a los cielos, que está sentado a la diestra de su Padre y que un día muy pronto vendrá a buscar a su iglesia.

Qué sólo hay una iglesia universal que no pertenece a ninguna denominación exclusiva, una iglesia cuyas ovejas están esparcidas por los cuatro puntos cardinales que se reunirá para ser llevada al cielo cuando su Pastor venga a buscarla con poder y gloria.

Es una iglesia santa, sin dogma, sin jefes terrenales, una iglesia donde todos son iguales, donde todos tienen la misma importantacia, donde todos llevan a cabo el mismo trabajo, rescatar las almas de las redes de Satanás, para eso fuimos salvos, para formar parte del ejárcito de Cristo, somos un ejército que está vigilantes los siete días a la semana, las veinticuatro horas, esta iglesia no descansa, esta iglesia de Cristo esta dotada de la fe verdadera,está llena del Espíritu Santo de Dios, conoce la palabra verdadera.

Nadie se engañe creyendo que su denominación es esta iglesia. Sálo Dios la conoce, súlo Cristo la conoce, sólo el Espíritu Santo la conoce, esta iglesia está unida, prevalece sobre las puertas del infierno.

Fuimos llamados a predicar el evangelio del arrepentimiento, no un evangelio contaminado con mensajes de super fe ni de prosperidad. La prioridad del creyente es duplicar, multiplicar el talento, ¿Cuál talento?, el talento que Dios nos dio cuando creímos en su Hijo, nuestra salvación. Fui salvo y debo luchar para que otros sean salvos, esa es la prioridad, ganar alma, no estar pidiendo riquezas para construir templos de hermosa arquitectura, eso es bueno, pero no debe ser nuestra meta, ni nuestro objetivo. Hay millones que no conocen el evangelio de Cristo o están creyendo en religiones falsas que no salvan.

Dice la Biblia, que dos estarán el campo trabajando, uno será tomado y otro será dejado. Dos iglesias, una que ha sido la creación de los humanos compuesta por todo tipo de ideologías y la iglesia universal de Cristo que estará hasta el último momento tratando de arrebatarle las almas que están cautivas por Satanás.

Dos estarán trabajando, unos estarán construyendo grandes edificaciones; pero otros estarán en las calles, en las comunidades, en las selvas, en todos los rincones del planeta luchando en la gran guerra contra Satanás, porque Satanás lucha con toda su fuerza para ganar almas y llevarlas a la condenación eterna.

Dos estarán en el campo trabajando, uno será tomado y el otro dejado, si dos, unos visitando las prisiones, los hospitales, los puntos de drogas, las plazas, los bares, las cunetas, los puentes, buscando a las almas esclavizadas por el diablo y su ejército de demonios y otros estarán celebrando maratones, conciertos. enseñando ideologías humanas, buscando un título, o en vacaciones espirituales.

No es la hora para estar en el campo haciendo cosas que no sea rescatando a la oveja perdida, a la descarriada, a la que no conece el camino al rebaño.


ABRAHAM: EL PADRE DE LA FE VERDADERA
Imagen
Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.

Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de los que no se veía.

Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caí, por lo cual alcanzó testimonio de que era de que era justo, dando Dios testimonios de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.

Por la fe fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de las cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase, y por esa fe condenó al mundo y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.

Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia, y salió sin saber a dónde iba.

Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, cohedederos de la misma promesa,

porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. Hebreos 11:1-10

Pablo nos hace un maravilloso recuento de todos aquellos seres que vivieron en fe. La fe no es un mecanismo para hacer grandes cosas, grandes milagros, la fe es una forma de vida, es vivir creyendo que Dios puede hacer todas las cosas posible, porque Dios gobierna lo visible y lo invisible.

Ellos estaban seguro que había un ser Creador que impartía las leyes sobre toda realidad física y espiritual. Era un certeza de que todo es posible para Dios, que el poder de Dios es infinito y que el ser humano simplemente debe creer que todo es posible para Dios.

Cuando vivimos de esa forma Dios se agrada de nosotros. NO se habla de una fe para conseguir cosas, bienes materiales, salud, autos, casas, lujos, prosperidad, la fe en nada tiene que ver con eso. La fe es la certeza de que Dios puede hacerlo todo. Si creemos en esa realidad entonces realmente nuestras vidas están sobre el fundamento verdadero.

La fe es fuerza vital que transforma la realidad material obviando las leyes que la gobiernan, no hay ley física, ni química, ni biológica que Dios no pueda alterar.

Lo maravilloso de eso es que nyestro Señr nos dijo que nosotros podemos hacer uso de ese poder maravilloso qyue nos concede la fe genuina para lograr grandes cambios.

Inclusive Jesús dijo que podríamos hacer mover un monte de su lugar original si creemos que eso es posible.

Moisés creyó que Dios podía abrir el mar en dos y abrir paso para salvar a su pueblo de los egipcios.

Pero Abraham, el Padre de Fe, nos demostró la verdadera fe. Abraham no pidió nada a cambio por creer, simplemente creyó y caminó sin saber quién lo llamaba ni adonde lo enviaban, simplemente creyó que debía obedercer, que debía vivir creyendo que Dios ssabqa el lugar a donde lo enviaba.

Abraham no negoció su fe sino que obedeció. Es triste vere hoy como predicadores internaciones, hombres de Dios, hombres dotado de poder e inteligencia tropiezan y afirman cosas increíble que van en contra de la palabra de Dios.

Predican una fe ligada a un negocio. Recibiré " una casa si ofrendo mil dólares", "recibirá un auto nuevo", "recibiré un buen trabajo", si eso es así entonces doy diezmos y ofrenda.

Hay dos verdades en esto. Debemos aportar para la obra de Dios y ciertamente Dios nos bendecirá, pero no podemos dar para recibir.

Abraham simplemente caminó, escuchó la voz de Dios y entregó su vida,y estaba dispuesto a dar todo, hasta a su hijo, porque él comprendía que Dios actuaría con justicia y lo llevaría a donde él creyera conveniente.

Abraham vivió todo el tiempo en fe. NO fue un momento de fe, fue una vida de fe, una vida en la cual siempre confió en Dios.

Cuando Dios le pidió a Isaac para el sacrificio no cuestionó, no preguntó, no dudó ni por un segundo. Se levantó de mañana, tomo a dos siervos, tomo el asno, la leña y al niño, pero siempre tuvo la certeza de que Dios iba a proveer el cordero y Dios lo dejó hasta el final, hasta el momento de levantar el cuchillo para degollar al niño.

Eso es fe, fe verdadera, Abraham no esperaba recompenza por su acto de ofrecer a Dios lo mejor de su casa, a su hijo.

Cuando vivimos en fe jamás clamamos o ptotestamos por lo que nos sucede. Simplemente confiamos y damos lo mejor a Dios. Le damos a Dios sin esperar nada a cambio. Salomón sólo quería gobernar con justicia a su pueblo y pidió sabiduría, él quería dar lo mejor de su vida al servicio de Israel, su juventud, pero era necesario que Dios estuviera n el asunto, así que pidió sabiduría, no le importaba los bienes materiales, pero Dios le dio sabiduría, poder y riquezas.

Esa es la fe verdadera, la fe de Abraham y de los patriarcas. Vivir en fe, es vivir en obediencia a Dios creyendo que él siempre está tomando acciones para bendecirnos, aun cuando estemos en enfermedad, dificultades.

La fe verdadera nos conduce a Dios, la fe verdadera no es un objeto para lograr cosas, las cosas vienen por añadidura.
LA FE DE JOSUE
imagen
Josué conocía del poder de Dios, había sido testigo de cuan poderoso Dios era, había visto como Israel fue libertado de la mano de Faraón, Josué vivía en fe, sabía que podía tener plena confianza en Dios.

Esa certeza de que Dios puede cambiar todo, transformar la realidad, alterar las leyes que gobiernan la naturaleza es lo que agrada a Dios. Por eso Josué en medio de la batalla, cuando ya la noche parecía que comenzaba a devorar el día clamó a Dios y el sol y la luna se detuvieron.

Es algo asombroso y poco creíble para los que no tienen fe, pero no para un hombre que había vivido todo el tiempo bajo la experiencia divina de haber visto la nube sobre el monte Sinaí, haber visto la columna de fuego, la nube que los protegía cuando escapaban de las tierras de Egipto, Josué había visto el mar abrirse para darle paso a su pueblo, Josué había visto el rostro brillante de Moisés, el brillo de sus ojos, el poder de su palabra. Josué sabía que aquel era el mismo Dios que abrió la tierra, que envió maná del cielo, que estaba en el arca de la alianza.

Esa certidumbre que Dios estará ahí, en el momento oportuno, que Dios nos responderá es vivir en la fe verdadera. La fe no es un objeto, la fe es la certeza de que las cosas que no se ven están presente, es creer que se harán manifiesta, la fe verdadera es aquélla que se convierte en una manera de vivir bajo la presencia de Dios.

Es la fe la fuerza que permite cambiar la realidad física, material en forma sobrenatural, donde falla el conocimiento humano, allí la fe se manifiesta en gran manera.

Creer que las cosas que no se ven son, creer que las cosas imposible son posibles, creer que lo que no es será, creer en la existencia de una realidad espiritual aunque la misma no pueda ser percibida por los sentidos.

Es la fe la sustancia constante que nos acerca cada instante más a Dios. Vivir en la fe como vivió Abraham, como vivieron los hombres y mujeres en tiempos de los patriarcas, en tiempo de Cristo.

La fe es la obediencia a la voz de Dios, a su palabra sin cuestionar, sin aplicar el razonamiento légico, por la fe creemos que lo ilógico es la lógico, que lo que no se puede comprender es lo comprendido, que lo que es adsurdo es lo que acontecerá, la fe es ciertamente la verdad de Dios, Dios es lo que es y Dios es lo que no es, en Dios nada deja de ser, todo es en todo tiempo. Vivir para Dios, por Dios obedeciendo sin preguntar esa es la fe verdadera.

¡LA FUERZA DE SANSON!
imagen
Sanson es un buen ejemplo de lo que sucede cuando no entendemos lo que es vivir en fe. Fue escogido por Dios desde su vientre y dotado de una fuerza extraodinaria. Podía destrozar un león con sus manos, pelear con miles y derrotarlos, pero Sansón no vivía en la fe verdadera.

Creyó que su fuerza estaba en ál, actuó siguiendo sus propios impulso, se vanagloriaba de una fuerza que Dios le hab↓a dado.Sansón sabía que poseía una fuerza descomunal pero no vivía de acuerdo a los preceptos de Dios.

Los deseos de la carne lo llevaron a la muerte, los placeres, las mujeres, su ansias de probar su poder, sus mentiras, todo eso aruinó una vida que Dios quería bendecir.

Hoy pasa lo mismo, hombres y mujeres de Dios recibe un don y creen que ellos son los que tienen el poder de hacer cosas maravillosas, alardean de su fe, y hasta algunos se aprovechan y viven del fruto de ese regalo de Dios.

Los dones espirituales nada tienen que ver con nuestra fe, la fe no es un don espiritual, es una forma de vivir con la certeza de que Dios lo puede todo. Eso que muchos llaman fe o super fe es una desviación muy peligrosa, porque puede llegar el momento que Dios nos quite el don y entonces abandonemos su camino porque ya no podemos hacer lo que antes hacíamos.
La fe siempre es, será mientras nosotros actuemos en armonía y obediencia con Dios.

Sansón creyó que su fuerza era para siempre, pues creía que dependía de él, la fe es algo muy distinto, algo divino, algo que nace en nuestro espíritu, la fe no tiene que ver nada con lo carnal sino con lo espiritual.

La fe se alimenta por nuestras buenas obras, por la caridad, por la justicia, por el amor. La fe sin obra es muerta. Vivir en fe es cultivar los frutos del espíritu sabiendo que Dios se agrada de nosotros. La fe no se predica, no se grita, no se vende ni se mercadea, la fe se vive en plenitud y en comunión con Dios.

Decir lo que he escuchado por algunos programas cristianos es algo que no debe ser. A veces nos emocionamos mucho, pero no debemos caer en el error, no podemos tratar de demostrar que estamos llenos de fe para tratar de conseguir una ofrenda, un donativo. La fe es silenciosa. No es correcto decir: "Hermanos si envían una ofrenda de 1000.00, escribiré su nombre en un papel y me echaré sobre el mismo y Dios le dará lo que pida: un auto nuevo, una nueva casa, un buen empleo. ¡No hermano!, eso es un negocio no un acto de fe.

Usted dé sus mil dólares porque ha escuchado la voz de Dios, Dios le ha puesto eso en su corazón, actúe en fe porque es bueno ayudar a promover el evangelio de Cristo, el mundo aporta millones para promover la maldad, pero no espere nada a cambio, si Dios quiere darle una recompenza, lo hará, fue lo que hizo con Salomón. No podemos mercadear la fe, no podemos darle a Dios esperando que él nos dé lo que pidamos. Dios es justo y misericordioso, Dios sabe lo que necesitamos pero Dios espera que vivamos en fe y no que vivmos de la fe.
DALILA
imagen
Sansón se creyó invensible. A veces escucho a predicadores alardear de su fe. Hay algunos que afirman que tienen a Satanás bajo la plantas de sus pies. Si eso fuera así Dios no hubiera enviado al Espíritu Santo. Satanás no es ningún muñeco de trapo. Tiene inteligencia, sabiduría y puede ejercer sus poderes. Satanás sólo será aplastado por nuestro Salvador.

La Biblia nos dice:" recistid al diablo y huirá de nosotros", no que podemos agarrarlo por el cuello y pisotearlo. Eso creyó Sansón, estaba confiado en su super fuerza, en su super fe, no había filisteo ni ejército que lo pudiera derrotar. Confió en él y no en Dios.

Así que Dalila fue utilizada para castigarle. Le mintió a esta mujer, se jactaba, le decía mi fuerza reside aquí, debes hacer esto, aquello y perderé la misma. Sansón se sometía al juego y cuando venían los filisteo Dalila se daba cuenta que él le mentía y la engañaba.

Este hombre ignoraba la verdad de Dios. Aquella fuerza no estaba en su cuerpo, ni en su cabello, ni en sus manos, aquella fuerza no le pertecía, era dada por Dios.

Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho. Jueces 14:6

Sansón se enalteció, quiso sacarle provecho a su fuerza, se corrompió. Participó en un banquete y allí propuso un enigma, pero es víctima de su mujer y pierde su apuesta, entonces mata para robar treinta túnicas que había apostado a que nadie adivinaba su enigma. Como resultado de esta acción hasta pierde a su esposa, que es cedida a su amigo por su suegro.

Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y descendió a Ascalón y mató a treinta hombres de ellos; y tomando sus despojos, dio las mudas de vestidos a los que habían explicado el enigma; y encendido en enojo se volvió a casa de su padre.

Y la mujer de Sansón fue dada a su compañero, al cual él había tratado como su amigo. Jueces 14:19-20

Todo esto fue causado por su soberbia, por creer que todo lo podía hacer. Dios le dio a este hombre una fuerza para combatir a los filisteos pero él se corrompió.

Luego Sansón va detrás de una ramera. Se enamora de una mujer de Gaza. Aquí casi lo hacen prisionero pero logra escapar de noche de la ciudad.

Desde Gaza partió al valle de Sorec donde conoció y se enamoró de Dalila.
LA SOBERBIA DE SANSON
imagen
Sansón había sido escogido por Dios para juzgar a Israel y librarlo de los filisteos.Pero ocurrió lo mismo que le ocurriría a Saúl, Después de los Jueces los judíos clamarían por un rey como tenían las demás naciones. Entonces Dios escogería a Saúl. Lo bendijo y lo llenó de gracia y de muchas bendiciones. Pero Saúl se salió de la voluntad de Dios, dejó de vivir en fe, en la confianza de Dios. Tomó decisiones personales sobre asuntos que concernían a Dios, quiso ser más justo que Dios, mós piadoso, más precavido.

Y Saúl y el pueblo perdonaron a Agag, y a lo mejor de las ovejas y del ganado mayor, de los animales engordados y de todo lo bueno, y no lo quisieron destruir, mas todo lo que era vil y despreciables destruyeron.
1Samuel 15:9

Y vino palabra de Jehová a Samuel diciendo:

Me pesa haber puesto por rey a Saúl, porque se vuelto de en pos de mí, y no ha cumplido mis palabras. Y se apesadumbró Samuel, y clamó a Jehová toda aquella noche.

1Samuel 15:11

No basta conque Dios nos dé una bendición, no basta con tener confianza en Dios por un tiempo, hay que ser fiel a Dios, confiar en su palabra todo el teimpo, Dios no es hombre para mentir, pero a veces creemos que podemos hacer las cosas mejor que Dios y mós rápido. No sabemos evaluar ni apreciar lo que Dios nos da.

Sansón se dejo ir por los deseos de la carne, se preocupó por saciar su sed de placer y se olvidó de su misión e hizo mal uso de la fuerza que Dios le dio. Así pasa con los llamados defensores de la predicación de la super fe. Predican prosperidad, predican con la pobreza es pecado, predican que podemos hacer pacto con Dios por bendiciones materiales, pero se olvidad de la ml misión que Dios nos ha dado, ganar almas, pedir las cosas del cielo, la fueerza del amor, de la justicia, de la caridad, se olvidad que nop somos de este mundo, que nuestro reino está en los cielos, pero ellos dicen que no, que este es el reino prometido y aquí es que vamos a disfrutar de la abundancia, enfermarse es estar en pecado, no deb existir los pobres, cunado Cristo dijo: "siempre habrá pobre entre vosotros", se enaltecen por sus grandes ministerios, porque tienen sus iglesias repletas de personas que realemnte no han nacido de nuevo, engañn y son engañados, anuncian al que ha ofrendado mil dólares pero no mencionan al que donó un dolar, forman algarabía como los profetas de baal cuando alguien da una gran ofrendan, hacen lo mismo que Saúl y su pueblo conservaron lo bueno, lo rico, pero destruyeron lo débil, lo de menos valor.

Sansón tenía su esposa y se fue tras una ramera, tenía la oportunidad de hacer mucho por su pueblo, pero anduvo en senderos de maldad. Dios le bendijo grandemente pero se olvidó de obedecerle.

Así que en su juego con Dalila, Dios le castiga. Estaba no se levantaría y vencería a los filisteos, esta vez no se levantaría para vencer sino para ser vencido, esta vez no engañaría más a Dalila, esta vez comprendería su error, su pecado. Esta vez de ser el que hacía estremecer, sería el haz me reir de todos.

Sí, cuando Dios nos da un tesoro debemos guardarlo con esmero, vigilar para que no nos corrompamos, si oramos por un enfermo no fui yo, fue el Espíritu de Dios que mora uno. Si se llena mi iglesia no es por mí sino porque Dios ha querido que sea así.

No podemos dar cabida al diablo, Sansón se alejó del cerco de Dios y cayó en la trampa de Satanás.

Y le dijo:¡Sansón, los filisteos sobre ti! Luego que despertó él de su sueñ, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él.

Mas los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le atadron con cadenas para que moliese en la cárcel.

Y el cabello de su cabeza comenzó a crecer, después que fue rapado. Jueces 16:20-22

¡Qué cosa terrible apartarse de los propósitos de Dios! Es dura cosa utilizar los dones que Dios nos da como si fueran nuestros, son herramientas de trabajos puestas en nuestras manos por Dios.

Sansón se burlaba de Dalila, hacía que creyera que le había descubierto el secreto de su fuerza pero todo era engaño.

De las misma manera que Dios nos da un don, de esa misma manera nos lo puede quitar, de la misma manera que nos escoge para una misión, de esa misma manera nos puede echar fuera de su presencia como le hizo a Adán y a Eva, como le hizo al pueblo de Israel que salió de Egipto, como lehizo a Saúl, de los cinco mil que fueron tras él por los panes y lo s peces sálo quedaron 120 en pentecostés.

Pero Sansón reconoció su falta, su pecado, su soberbia, reconoció que el poder no emanaba de su cuerpo sino del Espíritu de Dios.

Y aconteció que cuando sintieron alegría en su corazón, dijeron: Llamad a Sansén de la cárcel, y sirvió de juguete delante de ellos, y lo pusieron entre las columnas.

Jueces 16:25

He aquí lo que sucede cuando nos llenamos de vanagloria con la obra de Dios. Jactarse en un púlpito de que su iglesia está llena y menospreciar a aquellas cuyas congregaciones son pequeñas, jactarse de que visten bien, tienen buenos autos, buenas casas y menospreciar al que camina en el : carrito de Fernando", un ratito a pie y otro andando, puede caer en las redes en las cuales cayó Sansón y Saúl.

Mientras mós bendicioines tienes mós te debes cuidar de que el diablo no te tire sus darnos venenosos. Puedes caer en el pecado de la soberbia. Lo que tienes no es tuyo sino de Dios, y cuando Dios quiera añade o te quita todo.

Ahora vemos a este hombre que podía enfrentase a un león, un hombre que con una quijada mató a mil guerreros, un hombre que podía ganar una batalla, ciego, débil, angustiado, abandonado por Dios, ahora vemos a Sansón como el hazme reir de aquéllos que temblaban cuando escuchaban su nombre. Eso sucede hoy en día. He visto a grandes predicadores que han sido empujados por Satanás y han hecho lo malo delante de Dios y han sido el objeto de risa, de burlas de los demás.

Pero Dios en su inmensa misericordia escuchó por última vez a Sansón y le dio respuesta a su oración.

Entonces clamó Sansón a Jehová, y dijo: Señor Jehová, acuérdate ahora de mí, y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos.

Jueces 16:28
Sansón había estado no sólo ciego del cuerpo sino del alma. No pidió para librar a Israel de los filisteos sino que pidió para tomar venganza por lo que le hicieron al sacarle los ojos. Así que Sansón no será librado de los filisteos sino que moriró con ellos.

Y dijo Sansón: Muera yo con los filisteos. Entonces se inclinó con toda su fuerza, y cayó la casa sobre los principales, y sobre todo el pueblo que estaba en ella. Y los que mató al morir fueron mucho móás que los que había matado durante su vida.

Jueces 16:30

La historia de Sansón es triste, triste porque Dios lo había escogido y dotado de una fuerza descomunal para luchar contra los enemigos de Dios. Pero se enalteció y no supo vivir en fe sino que anduv por los caminos de su corazón.


LA MALDAD DE GOLIAT
imagen
La soberbia es el peor enemigo de los seres humanos, hace creer que uno es autosuficiente, importante, que todo lo tiene bajo su control. El soberbio trata de probar que es alguien importante no importa a quien se lleve por el lado. Es arrogante, mentiroso, exajerado. El soberbio no agrada a Dios.

El mós grande los soberbios es Satanáa, su belleza, su sabiduría y su inteligencia lo llevaron a creer que era dios, que podía hacer lo mismo que Dios, que no tenía por qué servirle y adorale a Dios. Se enalteciá hasta corromperse.

Los mismo sucedió con Goliat. Este hombre enorme, de una fuerza descomunal creía que podía jactarse ante los judíos, que podía retar el poder de Dios. Goliat creyó que su fuerza y grandeza era única y que podía burlarse de los demás.

Hermanos, hermanas, amigos y amifgas, Dios sabe que no tengo nada contra los ministerios grandes y poderosos, no se trata de eso, se trata de aquellos que creyéndose especiales se burla de las iglesias pequeñas, se burlan de los pobres, se jacta de sus congregaciones, de sus propiedades, de sus grandes templos, de su super fe en Dios. Hablo de esos que se pasean por el altar haciendo bromas de los demás, que no entienden la palabra de Dios, que predican que no podemos estar en sufrimiento ignorando la vida de la iglesia primitiva. El apóstol Pablo hace un resumen de su vida y fue terrible. Recibió 195 latigazos, fue perseguido, apedrado, acusado, llevado a la prisión y sobre todo Dios no quiso quitarle un aguijón del cuerpo que le atormentaba. ¿Quién se atreve a predicar que Pablo no tenía fe por eso no se sanaba?.

Nadie lo hará porque Pablo toda su vida, luego de conocer a Cristo, vivía en la fe, creyendo todo cuanto Dios le decía. Pablo fue llevado al tercer cielo, escuchó el gozo y la alegría de los que estaban en el Paraíso.

Nunca se vanaglirio de ser el apóstol que más hizo por la iglesia primitiva.

Pero aquellos que han caído en la trampa de la soberbia actúan como Goliat. Creen ser poderoso y uno los escucha hablando como si nunca fueran a caer.

La soberbia es mala, corrompe, nos empuja al abismo de la destrucción, nos lleva por el camino espacioso que conduce a condenación. Dios bendice a sus hijos porque siempre lo ha hecho. La fe es una y no es burlona, nio cruel, ni rencillosa.

Vivir en fe es vivir en victoria continua bajo el abrigo de Dios, vivir en soberbia es vivir en sombra. Los bienes materiales en nada tienen que ver con la fe, ni la super fe, pues entonces los ricos del mundo fueran los hijos prediclectos de Dios.

Escuchá a uno de estos predicadores decir que Jesucristo era rico en la tierra, hasta tenía un tesorero, que entró a Jerusalón en un asno porque en aquella ápoca no habían cadilac. ¡Qué ignorancia de la palabra de Dios! Si Jesús hubiera querido entrar en limosina a Jerusalen sólo tenía que pedirlo al Padre y de seguro baja el último modelo. Esas cosas son las que profanan el altar de Dios, esas cosas son las que convierten a la casa de Dios en un centro comercial.

Goliat creyó que podía insultar a Israel, que podía burlarse, que podía menospreciar a David, al pequeño David que luchaba contra los leones para salvar a sus ovejas.

Pero como los soberbios siempres subestiman al enemigo, siempre llevan un "sólo saco", el de ganar, son víctimas de su propia torpeza.


LA FE DE DAVID
imagen
Goliat hacía temblar a Saúl y al pueblo de Israel. Estuvo cuarenta días insultando, jactándose, blasfemando el nombre de Dios, retando a los guerreros de Saúl, pero ninguno tenía el valor de enfrentarse al gigante, ninguno se acordaba de Dios, ni aun el rey a quien Dios había escogido. Galiat caminada sobre el monte y miraba hacia los judíos, gritaba y ellos se morían de miedo. No había entre ellos ningán hombre que se atreviera a pelear con goliat.

Pero Dios siempre está presente y en Israel vivía un hombre fe, un muchaco decidido, lleno de valor pero cuyo pensamiento estaba con Dios. David sabía que el Dios de Israel era poderoso, David tenía fe, él iría en nombre de Jehová y se enfrentaría al temerario, al incircunciso, se enfrentaría a Goliat como se había enfrentado a los osos y leones que buscaban destruir el rebaño de sus ovejas.

Y cuando David llegó al campamento sus hermanos lo menospreciaron, siempre es así, siempre hay quien mira las apareciencias, prácticamente le ordenaron que regresara a su casa.

Pero el joven David sabía que estaba allí, no por casualidad, no por curiosidad, sino porque aquel día Dios lo había escogido para mostrar la gloria del Rey de Irael, Jehová de los ejércitos.

Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, se encendió en ira contra David y le dijo:

¿Para qué has descendido acá?¿Y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la malicia de tu corazón, que para ver la batalla has venido. 1Samuel 17:28

Satanás utiliza a su hermano mayor para entorpecer la misión que debía cumplir, lo acusa de soberbio cuando el soberbio era Goliat, lo menosprecia, no cree que David pueda hacer algo en aquella batalla. Pero estaba equivocado.

Tampoco el rey Saél pensaba que el muchacho pudiera hacer mucho por la causa judía. Todo estaba perdido, aquel hombre destruirá a sus hombres.

Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él es un hombre de guerra desde su juventud.

1Samuel 17:33

Saúl menosprecia la juventud de David, no hay posibilidades de triunfo alguno, ademés de Goliat ser un enorme hombre era un guerrero desde su juventud, todo el tiempo había estado batallando. Así que la causa estaba perdida.

Pero David vivía en fe, creía firmente en Dios, sabía que el sálo sería un instrumento en las manos de Dios y podría vencer a ese terrible enemigo. A ese blasfemo, a ese soberbio, a ese hombre asesino.

David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada,

salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca, y si se levantaba contra mí, yo le echaba la mano de la quijada, y lo hería y lo mataba.

Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente.

Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de ese filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.

1 Samuel 17:33-37
LA VICTORIA DE LA FE SOBRE LA FUERZA
imagen
El joven David habló con tanta seguridad de que Dios le daría la victoria que Saúl le permitió enfrentarse al gigante. Es maravilloso, David no dudo en ningán momento, no era nada para Dios, de la misma manera que David reconocía que cuando peleaba con un león o un oso, él no lo hacía sino Dios, de esa misma forma lo libraría de esta terrible batalla.

¿ Y dijo el filisteo a David:¿Soy yo perro, para que vengas a mí con palos? Y maldijo a David por sus dioses.

Dijo luego el filisteo a David: Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo.

Entonces dijo David al filisteo: Té vienes a mí con espada y lanza y jabalina, mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.

!Samuel 17:43-45

¡Gloria a Dios!, vemos como la soberbia de este hombre lo llevará a la muerte segura. Ha menospreciado al enemigo por ser un muchacho, ha subestimado al enemigo en el campo de batalla. ¿Cuántos errores han cometidos generales que han subestimado al enemigo porque sus fuerzas tienen la mejor tecnología y el enemigo sólo confía en su coraje, en su entrega total, en la confianza que triunfará? En el campo de batalla dijo alguiem=n: "no hay enemigo pequeño".

Pero lo que no sabía este hombre era que se enfrentaría al más Grande de lso Generales, a Dios.

A David lo movía la fe en su Dios, a Golia lo movía la soberbia. La fe se impuso sobre la fuerza.

David creyo antes de enfrentase a Golia que ya Dios se lo había entregado, que ya Dios le había dado la victoria sin haber lanzado la primera piedra. Esa es la fe verdadera, creer que ya Dios ha actuado antes de que le pidamos algo. Creer que lo imposible para nostros es posible para el Creador.

Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel.

1Samuel 17:47

Y aconteció que cuando el filisteo se levantó y echó a andar para ir al encuentro de David, David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo.

Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, he hirió al filisteo en la frente, y la piedra quedó clavada en la frentes y cayó sobre su rostro en tierra.

1Samuel 17:48-49

Así terminan los soberbios, aquéllos que se vanagloria del poder, de sus riquezas, de sus grandes ministerios, así terminan los burladores, los que han negado la verdadera fe y predican una contaminada, una fe comercial, de bienes raíces.

David era un hombre de fe, su fe estaba puesta en el poder de Dios y no en su propia astucia como pastor. Dios bendijo al muchacho, pues luego fue rey de Israel y su hijo Salomón le construyó un templo majestuoso a Jehová.

LOS CUERVOS ALIMENTAN A ELIAS
imagen
Uno de los profetas que demostró el poder de la fe fue Elías. Este profeta realizó una serie de milagros, mas su vida en muchas ocasiones carecía de la fe necesaria, hasta llegó a desear la muerte por causa de la maldad de Jezabel y de las continuas persecusiones que tuvo.

Elías tenía poder para hacer descender fuego del cielo, poder para sanar, poder para resucitar muertos, pero Elías sabía que ese poder provenía de Dios. Nunca se vanaglorió de esos poderes que Dios le había concedido.

Para los de la super fe Elías debería ser considerado como un pecador que estaba mal delante de Dios, pues Elías vivió en la más terrible de las pobreza, inclusive vivía una cueva y su único alimento era el que Dios le enviaba con los cuervos.

Elías sabía que le servía a un Dios viviente, un Dios de poder, un Dios que caminaba con él, Elías se enfrentó a los profetas de Baal y los venció, sin embargo, huía de Jezabel.

La vida de Elias es una de las cual podemos aprender mucho. La realización de milagros es obra del Espíritu Santo de Dios, los milagros son la manifestación del poder de Dios y no de ningún ser humano. El hombre creyente, obediente, el ser humano que cree en el Señor puede realizar muchas señales y prodigios. Jesús lo prometió cuando dijo "Estas señales seguirán a los que creen""en mi nombre echarán fuera demonios y sanarán a los enfermos". No es un regalo especial para grandes evangelistas, es una promesa para todos los que creen y la clave para que esto ocurra es estar llenos del Espíritu Santo y creer que para Dios todas las cosas son posibles.

Pero el hacer milagros no salva, pues la Biblia nos dice que Jesucristo le dirá a algunos: "apartaos de mí hacedores de maldad"nunca os conocí".

Elías tenía el poder para abrir el Jordán con su manto, hacer que cesara la lluvia, hacer que el aceite se multiplicara, sin embargo, pasaba terribles hambres.

Dios lo levantó en vida y lo trasladó al cielo.

Y él se fue por el desierto un dí de camino,y vino y se senté debajo de un enebro; y deseando morirse dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padre. 1Reyes 19:4

Elías había dejado de vivir en fe, aunque tenía el poder de Dios para realizar milagros. Estaba cansado, hambriento, al borde de dejarse morir, temeroso de Jezabel que buscaba para matarlo, pero Dios se le envié un ángel con alimentos y luego habló con él en la cueva.

Alí habló con Dios, le dijo que estaba triste por el pecado de Israel, porque habían derribado los altares de adoración y porque habían matado a los profetas y sélo él quedaba.

Elías había perdido la fe pero Dios no le abandonó, sálo estaba confundido, Dios le dijo no, no queda súlo tu, hay siete mil que no han doblado su rodilla a Baal.

Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodilas no se doblarán ante Baal, y cuyas bocas no lo besrán.

iReyes 19:18

Dios nunca abandona a sus hijos. No importan la condición, Dios está presente en nuestras vida. Elías había sufrido persecusión, fue acusado por el rey Acab de estar turbando a Israel, Jezabel juró matarlo, se echó a morir bajo un enebro en el desierto y llegó a creer ue estaba sólo.

Hermanos no es cierto que los hombres de Dios tienen que vivir como príncipes porque son hijos de un Príncipe.No es cierto que los hijos de Dios no puede enfermarse porque eso es indicativo de que viven en pecado, Pablo estaba enfermo. Timoteo estaba enfermo, el cristiano pasa por grandes tribulaciones, lo importante es que se permanezca fiel creyendo siempre que Dios está en nuestras vidas en la abundancia o la escasez, en la victoria o la prueba, en el tiepo de la alegría como en el tiempo del dolor. La victoria llega cuando hayamos entregado nuestra cruz a Cristo Rey.
ELISEO SEPARA LAS AGUAS DEL JORDAN
imagen
Otro de los grandes profetas que Dios dotó de un gran poder fue Eliseo. Eliseo sabía que Elías estaba lleno del poder de Dios, conocía su historia, sus sufrimientos, sus limitaciones. Tenía fe en Dios y vivía lleno del Espíritu Santo.

Eliseo estaba con Elías cuando éste fue arrebatado por un torbellino de fuego. Había pedido una doble porción del poder que Dios le había dado a Elías.

Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal.

2Reyes 2:1

Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.

2Reyes 2:11

¡Qué maravilloso es nuestro Dios!.Eliseo pudo ver la gloria de Dios, Elías habí insistido que Eliseo se quedaran pero Eliseo siempre decía que seguiría a Elías, que no lo abandonara. Ahora puede ver el fruto de su insistencia, estar al lado del profeta de Dios, ser testigo de rapto de Elías.

Algunos ignorantes utilizan este pasaje para decir que fueron "extraterres que se llevaron a Elías", quizás tengan razón, pues los ágeles de Dios están fuera de este planeta, viven en el tercer cielo. Eíias fue separado por un tiempo, porque Elías tiene una misión durante el periodo de la Gran Tribulación, durante el reinado de la Bestia. Elías ser uno de los dos profetas que Dios le enviará a Israel y que será asesinado por la Bestia pero lugo será levantado al cielo desde la plaza de Jerusalán donde su cuerpo será exhibido.

Eliseos recibe el manto de Elías que quedó sobre la tierra cuando fue levantado. Eliseos recibe doble porción de poder. Ha sido revestido del Espíritu Santo y realiza muchos milagros.

Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, , y volvió, y se paró a la orilla del Jordán.

Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo:¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y al otro lado, y pasó Eliseos.

2Reyes 2:13-24
LOS MERCADERES DEL TEMPLO
imagen
Vivimos en una época en la cual las personas atesoran obtener riquezas, poder, fama. Es un afán desmedido por cosas materiales que son efímera, temporales, que pasan y se esfuman como la belleza de las flores que se malchitan y mueren.

El afán por ohtener riquezas, fama, poder ha llevado a miles al fracaso, a la desgracia, al crimen, al adulterio, a la soberbia, a declarar guerras. Esa levadura amenaza a la iglesia. Esa levadura dañina se cierne como una sombra sobre muchos predicadores de la palabra de Dios.

El ansia de riquezas, de poder, de fama ha llevado a muchas iglesias a caer en la trampa de la super fe y la prosperidad. He visto como desde el altar de Dios se promueve la venta, el mercadeo, las bienes raíces. A veces utilizan más tiempo para la propaganda comercial que para la predicación. No organizan escuadrones para ir en pos de las ovejas perdidas pero si organizan grupos de ventas. Es increíble como esta plaga a penetrado a la casa de Dios.

Han convertido la casa de oración en un centro de venta. Pero eso no es nuevo, no es un estilo exclusivo de hoy.

Y entrando en el templo, comenzó a echar fuera a todos los que vendían y compraban en él.

diciéndoles: Escrito está. Mi casa es casa de oración; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

S.Lucas 19:45-46

Dios tiene celo por su casa. El templo es un lugar sagrado, es un lugar para darle gloria a Dios, para rendirle culto al Creador. Es muy lamentable ver a alguno que convierte el altar en una platea de teatro o estudio de televisión, bromean, dicen tantas cosas paganas delante de Dios, hasta hacen chistes.

Dios es muy estricto con su casa. La Biblia nos habla de aquellos que cojen la la casa de Dios para otros propósitos que no sean la adoración.

En el altar de Dios no se levantarán los pecadores y hay iglesias que entregan el altar a los políticos para dar mensajes, no importan cuan hermosos sean esos mensajes, Dios ha expresado su desagrado con esta práctica.

Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
Ni los pecadores en la congregación de los justos. Salmo 1:5

El templo es la casa de oración, es el Lugar Santo donde podemos hablar con Dios.

Jesús no les habló a los discipulos sobre prosperidad, sobre acumular riquezas, Jesús dijo todo lo contario.

Vended lo que poséis y dad limosnas; haced bolsas que no se envejezcan, tesoros en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye,

porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

S.Lucas 12:32-34

LA INCREDULIDAD DE TOMAS
imagen
Si la fe nos acerca a Dios, la incredulidad nos aparta de él. El incrédulo es soberbio, se vasta de sus razonamientos lógicos, quiere aplicar la razón a todo, nada que recista a la razón, a la lógica, al razonamiento científico tiene validez. Todo debe ser pagmático, todo debe ser probado. El incrédulo cree que piensa lógicamente pero es un necio. La palabra de Dios dice: " Dijo el necio en su corazón no hay Dios".

El incrédulo cree en los cinco sentidos, en lo que puede percibir, ver, tocar, oler, su estructura cerebrar no resiste la creencia por sí misma. Si veo creo y si no veo no creo. Está en ese pensamiento simplista, puesto que existen tantas cosas que no podemos percibir con los sentidos. La vida microscópica no se ve a simple vista, hay cientos de ondas de sonidos en el espacio que no podemos escuchar con nuestros oídos, cientos de colores que no podemos percibir, así que el hecho de tener cinco sentidos no nos da la seguridad de poder percibirlo todo.

El incrédulo no agrada a Dios, pues Dios no está en sus pensamientos.

Cuando el Señor resucitó y varios discípulos y mujeres lo vieron de nuevo caminando por las calles de Jerusalén, hubo uno que dijo que no creería sin antes verlo, tocarlo, meter sus dedos en sus heridas. Este Tomás representa el pensamiento científico, lógico, representa al razonamiento, creeré si veo sus heridas, si veo sus marca, si lo toco.

Así que mientras el resto gozaba por la resurrección de Cristo, éste era atormentado por la duda, la duda, la incrudulidad son las cizañas sembradas por Satanás para que no creamos en la majestuosidad de nuestro Señor. La duda nos aparta de Dios, la incrudlidad mata la fe, la certeza, el gozo.

Pero Tomós, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino.

Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.

S. Juan 20" 24-25

Este apóstol parece que no estaba muy convencido de que Cristo era quien decía que era. No estaba con el resto de los discípulos, parece que al morir el Señor trató de apartarse. Estaba muy confundido, volvió a reunirse con ellos pero no tenía la esperanza de ver de nuevo al Maestro. Había perdido la fe, porque podemos perder la fe de la misma forma que podemos dejar de ser incrédulos.

Tomás quería estar seguro que el Cristo que estuvo en la cruz era el mismo que se le había aparecido a sus discípulos. Hoy hay millones que han sido engañados y no creen en Jesús, desean verle personalmente, tocarle sus heridas. Eso se cumplirá, pues verán al crucificado, pero cuando lo vean venir con gloria en los cielos ya será muy tarde para creer.

Es fácil ver para creer. Es fácil ver un milagro, pero es muy difícil creer que ese milagro pueda ser realizado. La fe es creer que ya el milagro está consumado, creer que ya estamos sanos de una enfermedad, actuamos en fe cuando creemos que ya lo que pedimos ha sido concedido.

Jesús le dijo a Tomás ocho días después:

Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y con ellos Tomás. Llegó Jesús estando las puerta cerradas, y se puso en meddio y les dijo: Paz a vosotros.

Y Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos: y acerca tu mano, y mételas en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.

S.Juan 20:26-27

Entonces Tomás respondió y dijo:¡Señor mío, y Dios mío!

Jesús le dijo: Porque me has visto Tomás, creiste, bienaventurado los que no vieron, y creyeron. S.Juan 20:28
LA VERDADERA FE
imagen
La fe es un acto maravilloso que nos permite creer que todas las cosas son posibles para Dios. Es creer en lo que no es como si fuera. Es creer sin la necesidad de pedir pruebas. Es un acto maravilloso en el cual todas las cosas son posibles, aun las sobrenaturales. La fe mueve montañas, pero también nos permite ser sanos, liberados. La fe es un acto de gracia, no un acto de comercio.

Algunos piden muchas cosas a Dios, cosas que pueden suceder, pero piden cosas vanas, cosas materiales. Jesús nos dijo: "Pedid y se os dará", pero en la oración del Padre Nuestro nos enseñó qué cosas debemos pedir en la oración:

Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman en orar en pie en las sinagogas, y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de ciertos os digo que ya tienen sus recompensa.

Mas tú, cuando ores entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Y orando no uséis vanas repiticiones como los gentiles, que piensan que por sus palabrerías serán oídos.

No hagáis semejantes, pues, semejante a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes de que vosotros las pidáis.

S. Mateo 6:5-8

Dios conoce nuestras necesidades, así que sólo debemos creer que Dios manejas nuestros asuntos. Dejamos a Dios todos nuestros problemas y necesidades, y vivamos en la fe, en la certeza que Dios nos ayudará.

No podemos sobornar a Dios como a veces escucho. Si ofrendas mil dólares Dios te dará un auto nuevo, un buen trabajo, sanará tus enfermedades. Eso es terrible, es tratar de comprar un milagro, una bendición.

Si usted siente el deseo de dar una ofrenda, no importa la cantidad, hágala, pero no pida nada a cambio, en cambio si Dios ve que la hizo de corazón ciertamente que le bendecirá.

Sólo debe dar con gozo y con alegría, hacer como la viuda, dio todo lo que tenía y no lo que le sobraba como hacían los ricos.

El reino de Dios no es un negocio donde usted puede hacer pactos con Dios. Dar para recibir.Dios le dará porque como Jesús dijo: "Las aves no trabajan" pero nunca le ha faltado el alimento.

La fe sencilla, la fe sincera, la fe verdadera es un acto divino. Es ir ante Dios sabiendo que antes de que pidamos las cosas, Dios las ha concedido.

Es dejar que Dios tome el mando en nuestras vida, que hagamos su voluntad y no la nuestra, que él tome las decisiones y no nostros. Es dejar que Dios se mueva en nuestras vidas, que la ordene, que la ponga en el lugar correcto, Dios sabe el tiempo cuando nuestras peticiones deben contestarse, a veces ocurren al instantes, pero otras veces pasan muchos años, pero Dios nunca nos falla.

Vivamos en esa fe sencilla, sin vanagloria, creyendonos que somos Sansón y Goliat. La fe verdadera no alardea, no es impulsiva, no entra en negociaciones ni pacto con Dios, es un acto de creer que todo es posible, aun cuando ni siquiera exista. Es creer que lo que no es, es, es creer sin ver, simplemente tener la convicción que en el plano divino todo puede ser real.

Por eso los ciegos veían, los mudos hablaban,los cojos andaban, los endemoniados eran liberados, Jesús es la fuente de la fe verdadera, para él nada era imposible, sin embargo, nunca se vanaglorió de su fe.

La Palabra de Dios nos cuenta historias fascinantes de seres que representan esta fe pura, limpia, de esta fe que agrada a Dios, de esta fe que nos hace sentir que estamos viviendo para Dios, que Dios se agrada de nosotros. Es la fe que nos hace creer en las maravillas de Dios sin ver, Creemos en su palabra, no la cuestionamos, creemos en Jesús no lo cuestionamos, creemos en sus profecías, no lo cuestionamos. Creemos en el reino de Dios, no lo cuestionamos. Sólo creemos, sólo Satanás siembra la semilla de la duda, la cizaña, cuando vivimos en fe no hay cuestionamientos, ni preguntas, escuchamos la voz de Dios como la escuchó Abraham, sin preguntar, sin preocupaciones, sólo obedecemos. Esa es la fe verdadera, creer en la voz de Dios sin detenernos a preguntar.

La Biblia nos habla de esta mujer sunamita, una mujer rica pero una mujer temerosa de Dios, Ella veía pasar al profeta Eliseo por su casa y le invitaba a cenar. No solamente le invitaba a cenar, sino que habló con su esposo para que le construyera un aposento al profeta.

Cuando Eliseo le dijo a su siervo Giezi que le preguntara a esta mujer que ella quería que Eliseo hiciera por ella, ella le dijo que no tenía necesidad, pues ella reinaba entre su gente.

Pero esta mujer no podía tener hijos, así que el profeta le dice que Dios le dará uno.Y aunque ella en el principio dudó del profeta y le dijo que no se burlara de ella, concibió a un niño como Eliseo le había profetizado.

Pero una mañana el niño se queja de un fuerte dolor de cabeza. El padre preocupado lo envía a su madre. Esta lo cuida y el mediodía el pequeño muere.

Pero esta mujer no pierde la fe, tiende al niño sobre la cama de Eliseo y va en su búsqueda. Desesperada le implora al profeta para que éste vaya y ore por el niño. Ella sabe que Eliseo es un profeta de Dios, que le había profetizado que daría a luz a un niño y esa profecía se cumplió. Así que la fe de esta mujer hace que Eliseo ore por el niño y el pequeño vuelve a la vida.

Ese es el poder de la fe, esta mujer vive en fe, ella ofrece alimento, hogar al profer=ta de Dios, pero no pide nada a cambio. Pero Dios sabía su necesidad, Dios sabía que ella quería un bebé y Dios le concede el mismo. La fe es algo poderoso que nos acerca más a Dios.
LA FE DE LA MUJER CON FLUJO DE SANGRE
imagen
Cuando tenemos fe en Dios todas las cosas son posibles. Uno siente una paz interna maravillosa, ríos de agua viva corren por nuestro interior, vemos el mundo desde otra perspectiva, nos forjamos una nueva cosmovisión, una nueva visión del hombre y del mundo. Vivir en fe es renunciar al viejo hombre, dejar de vivir para el mundo y vivir para Dios.

La fe nos libera, nos acerca a Dios, la fe echa fuera el miedo, el temor al fracaso, aumenta nuestra autoestima, vivir en fe es algo muy profundo, es vivir en el espíritu, es reconocer que Dios es nuestro Creador, cuando vivimos en fe nos sentimos maravillosamente bien, aun en los momentos difíciles.

La fe nos trasforma, nos cambia, nos liberta, nos acerca al Dios Todopoderoso. Caundo fallan las capacidades humanas, la fe entra en acción. Es tan lindo sentir la presencia de Dios, saber que él está pronto a darno la mano, a levantarnos de nuestras caídas, es tan maravilloso saber que donde falla la ciencia, la medicina, la siquiatría, la psicología, todavía podemos contar con un Dios Poderosos. Lo triste es que vamos en busca de los hombres, en vez de ir primero a Dios. Esa falta de fe hace que el dolor, que la enfermedad, que el problema se se prolongue. El mundo confía en la ciencia, nosotros confiaos en Dios. Donde ellos dicen ya no podemos hacer nada, Dios nos dice yo puedo, yo puedo curar tus sufrimientos, tu dolor, tu angustia, yo puedo liberarte, yo te puedo sanar, yo te puedo dar paz, tranquilidad, sociego. Cuando ya la esperanza parece perdida, ahí está la luz divina para sacarlos del abismo de las tinieblas. Cuando la ciencia dice ya no podemos, la causa está perdida, Dios nos dice:¡Mentira!, tienes una opción, una alternativa, tienes a mi Hijo Jesucristo. Sí, Cristo es la solución a todos los males. Debemos confiar y creer que Jesús está atento a nuetras oraciones y reclamos.

La Palabra de Dios nos habla de una mujer que estuvo muy enferma con flujos de sangre incontrolable, había visitado a muchos médicos y gastado todo su dinero, pero la medicina de los hombres nada podía hacer para curarla.

Un día esta mujer se entera que Jesús está cerca, pues, se dirige a la casa de Jairo donde su hija había muerto. Un gran multitud seguía al Cordero de Dios, al Rey de reyes y Señor de señores.

Ella estaba desesperada, ya no había nada que hacer con los mádicos pero ella había escuchado hablar de este hombre maravilloso, de voz suave y mirada angelical, había escuchado que el Hijo de María y de José, que el Maestro de Galilea que era admirado por todos, aun por sus enemigos,estaba en camino. Ella había escuchado como echaba fuera a los demonios, sanaba a los enfermos, hacía caminar a los cojos, le daba vista a los ciegos y hacía escuchar a los sordos, había hablado que aquel profeta de Dios podía levantar a los muertos y sabía de como hasta los mismos demonios le reconocían como el Hijo del Altísimo.

Ella muy asustada, entre aquella multitud luchaba por llegar cerca de Jesús, apenas podía caminar entre la gente, pero su fe era increíble. Entre dientes murmuraba, si sólo pudiera tocar su túnica, si sólo mis dedos pudieran tocar su túnica me sanaré.

Ella sabía, estaba convencida que su única esperanza era aquel predicador. La imagino haciendo el esfuerzo por tocarlo sin que él se diera cuenta, sólo deseaba aquel toque sublime, aunque sea la puntita de sus dedos, si lo tocaba sanaría, de eso estaba segura.

Cuando volvió Jesús, le recibió la multitud con gozo; porque todos le esperaban.

San Lucas 8:40

Mientras Jesús caminaba una varón, principal de la sinagoga se acercó a Jesús y cayó de rodillas, su hija de doce años se estaba muriendo.

Mientras tanto esto pasaba la mujer se iba acercando, su temor, su miedo, su desesperación iba en aumento, pero le faltaba poquito para estar cerca del Maestro. ¡Si pudiera tocarlo!, sólo deseaba tocar la túnica. La multitud era enorme, apenas podía avanzar, su flujo de sangre no se detenía pero ella tenía fe, tenía fe en que si lograba tocar su túnica quedaría sana. No podía detenerse, volver atrás, darse por vencida, ella llegaría cerca, le faltaba muy poco.

Entonces sintió que su flujo de sangre había cesado. Había tocado la túnica del Maestro, del Redentor del mundo, del Lirio de los valles, había tocado el manto del Hijo del Altísimo, sintió ríos de agua viva correr por su cuerpo, sintió una inmensa alegría.

Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años y que había gastado en médicos todo cuanto tenía,. y por ninguno había podido ser curada.

Se acercó por detrás y tocó el borde de su manto, y al instante se detuvo el flujo de su sangre. S.Lucas 8:43-44

Doce años de sufrimiento, doce años confiando en los mádicos y sus métodos, doce años de angustia en los cuales había gastado todo su dinero, doce años de dolor y ahora, en un instante ve como queda sana con sólo tocar el borde del manto de Jesús.¡Gloria a Dios!, ese es nuestro Salvador, no estuvismos allí ese día, pero sentimos en el espíritu que fue maravilloso, me imagino ver a aquella mujer disfrutando de la sanidad que había buscado por todas partes pero que sólo Jesús le pudo dar.

Pero el gozo fue momentáneo. De pronto escuchó la voz de Cristo, empezó a temblar, tuvo miedo, ella había tocado a Jesús por la parte de atrás del manto, ella pensaba que nadie la había visto, quería pasar sin que nadie lo notara. Así que al escuchar la voz de Cristo tuvo mucho miedo.

Entonces Jesús dijo:¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro la multitud te aprieta y oprime, y dices:¿Quién es el que me ha tocado? S.Marcos 8:46

Una vez más Satanás utiliza a Pedro. Pedro le dice al Maestro delante de todos. No, estás equivocado, nadie te ha tocado, es la multitud que te oprime. Me imagino la situación, el ambiente, ellos creen que Jesús está molesto porque alguien le tocó, pero ciertamente no es eso. La mujer está angustida, pero tiene el valor de hablar, pudo haber callado, partir a su casa sana, pero ella con humildad y temblorosa le dice a Cristo:

Entonces cuando la mujer vio que no había, vino temblando, y postrádose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué le había tocado, y como al instante había sido sanada.

Y él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz. S.Marco 8:47-48

Nada oculto hay para Dios. Jesús sabía que alguien le había tocado. Estaba seguro. No era la multitud que lo apretaba, habían sido unos dedos temblorosos que rozaron su manto. El sintió el toque y la virtud que salió de su cuerpo.

Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí. S.Marcos 8: 46

Es maravilloso este evento. Una multitud camina tras Jesús hacia la casa de Jairo. Y esta mujer enferma, atormentada por un flujo de sangre hacía doce años y que nadie había podido curar, se mueve con dificultad entre aquella multitud esperando tocar el manto de Cristo.

Ella debía testificar, dar testimonio de las maravillas de Dios, ella ten=a que decirle a aquella gente que había sido sanada.

Amigos, amigas, hermanos y hermanas, Dios puede sanarte, no importa que te hayan dicho que pronto morirás o que tu enfermedad es incurable, mentiras del diablo, para Dios no hay nada imposible. Cristo dijo que si pides con fe al Padre, Dios te contestará, Dios pondrá su mano sobre el lugar de la enfermedad y sanarás al instante. Esta mujer sufrió por doce años de esa terrible dolencia, pero Dios la sanó al instante.

La fe mueve montes, llanuras, isla, la fe no tiene límite. Sólo confieza que Cristo te ha sanado y serás sana, Créelo de todo corazón. La mujer sólo pensaba, si toco su manto, sanaré. Ella no le importaba la multitud, se abriría paso, vencería las piedras en el camino, lucharía por llegar a su meta, llegaría y tocaría el borde.

Por eso sanó, porque creyó. La salvación es gratuita, los milagros son gratuitos, Dios no te pide nada, Dios te da la salvación y la sanidad. Sólo debes tener fe, una fe pura, una fe que no necesita que tu dé nada a cambio, una fe que transforma tu mente y tu corazón.
LA FE DE LA MUJER CANANEA
imagen
La fe es algo glorioso, es la certeza de pensar y creer que todo es posible, es ver las cosas que no se ven, es creer que lo imposible es posible. Hace poco una dama decía en un programa de radio que:"no hay evidencia o prueba del regreso de Cristo". Ella neciamente afirmaba que Cristo no volvería de nuevo.

Los incrédulos nunca creerán, aunque vean que las cosas ocurren, las negarán, cuando los fariseos veían los milagros que Jesús realizaba no podían negar que éstos eran llevados a cabo. Ahí estaban los enfermos sanos, allí estaban los endemoniados sanados, allí estaban los cojos, los mudos, allí estaban los leprosos curados, pero ellos no querían creer, no podían refutar que ciertamente Jesús realizaba milagros, así que entonces buscaban una explicación para aquello que no podían negar. Entonces decían que aquellas obras prodigiosas eran hechas en el nombre del demonio.

Así son los incrédulos, la estrella de Belén fue una realidad física, está registrada en los anales de la historia, pero ahora los científicos dicen que fue "una nova", no pueden negar que hubo una ciudad llamada Jericó y que fue destruida, pero no aceptan que fue Dios quien la destruyó sino un terremoto. No importa lo que sea, si es una historia bíblica buscarán cualquier cosa para no aceptar esas verdad.

El incrédulo es así, cree todas las pamplinas humanas y rechaza toda verdad de Dios. Pero la fe es mucho más contundente. No necesitamos evidencia empírica para creer que nuestro Cristo volverá por la iglesia, creemos que nuestro Dios nos ama, nos guía, nos sana, nos libera de todo mal. Nuestra confianza es ciega, creemos en la misericordia, la compasión, la justicia y en la protección de Dios.

La fe es una fuerza que nos atrapa y nos permite aceptar la realidad espiritual, podemos afirmas esas verdades eterna, la fe libera al alcohólico, al drogadicto, la fe libera al enfermo, al endemoniado,al afeminado, la fe libera a la lesbiana, la fe nos transforma en nuevas criatura, no hay nada más poderoso que la fe que actúa en nuestras vidas.

Es esa fuerza de confianza en que sólo Dios nos liberará del pecado, de nuestra maldad, de nuestra soberbia, sin fe es imposible agradar a Dios, por fe vivimos, por fe sabemos que Cristo viene pronto, por fe nuestras vidas han sido transformadas, hemos nacido de nuevo.

Esa fuerza vital fue la misma que movió a la cananea correr tras aquel hombre del cual ella había escuchado que hacías cosas maravillosa. Estaba al borde de la desespración. Su hija estaba atormentada por un demonio, un demonio que la tenía prisionera. Nadie podía hacer nada por ella, no hay medicina, ni psicología, ni siquiatra que pueda hacer algo por una persona endemoniada. Los demonios no salen con pastillas, los demonios no salen encerrando entre barrotes al poseído, el demonio sale por el poder de Dios. Sólo huyen cuando escuchan el nombre de Jesucristo. La iglesia tiene poder sobre los demonios, todos los que creemos en Cristo tenemos toda potestad sobre las legiones del infierno, nada puede hacer la medicina por liberar al un poseído.

Pero la cananea sabía que este hombre al cual llamaban Jesús lo podía hacer. Había escuchado historias maravillosas del Maestro y cuando supo que estaba en la región de Tiro y Sidón fue tras él. Jesús quedó asombrado de la fe de esta mujer.

Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y Sidón.

Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, dicieándole:¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mi! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio!

Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercádose sus discípulos, le rogaron diciendo: Despídela, pues da voce tras nosotros.
S. Mateo 15:21-23

Vemos como esta mujer sigue al Maetro, ella clama, sabe que es su Señor, ella no desmaya, hace rato que estaba clamando, pero los discípulos estaban molestos al escuchar sus gritos. ¡Despídela!¡Echála fuera!, Ay, que equivocados estaban, aquella mujer sabía que la única oportunidad que tenía su hija de ser sanada era aquel ser maravilloso.¡Señor ten misericordia de mí!, gritaba la cananea.

El respondió, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

Entonces ella vino y se postró ante él diciendo:¡Señor, socórreme!

Respondiendo él dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.

Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.

Entonces respondiendo Jesús dijo:

Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora. S.Mateo 15:24-28

Vemos aquí la acción de la fe verdadera. Ella sabía que Jesús respondería a su súplica, insistió. Sí, Señor, sé que no soy de la casa de Israel, que no tengo derecho a comer del pan de ellos, sé todo eso mi Señor, y sé que el pan es de los hijos, pero aun los perros se alimentan de las migajas. Cuando Jesús escuchó esa frase se estremeció, pues descubrió la fe de esa mujer.

Así actúa la fe, es una fuerza divina que nos acerca a Dios, que nos permite creer que todo es posible cuando nos ponemos en las manos de Dios, que no hay montaña que no podamos remover, problema que resolver, enfermedad que no pueda ser curada. La fe es la clave del cristiano, es el mecanismo para que Dios tenga misericordia, para que Dios nos escuche, para que Cristo haga un milagro en nuestras vidas.

Esta mujer sabía que sólo si confiaba en Jesús su hija sería liberada de aquel demonio que la atormentaba.

Dios nos puede libertar de todo mal, de toda fuerza del diablo, de toda enfermedad, Dios nos puede levantar del fango, del lodo, del pecado, del vicio, del adulterio y la fornicación, Dios nos puede libertar de la soberbia, de la avaricia, de la hechicería, de la brujería, la idolatría y del satanismo. Dios nos puede hacer libre de las cadenas de Satanás, la cananea seguía a Cristo, clamaba y gritaba: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!. Jesús escuchó sus reclamos y actuó misericordiosamente con ella.
LA FE DEL CENTURION
imagen
Nuestro Señor Jesucristo mostró amor por todos. El amaba a todo el mundo, a ricos, pobres, enfermos, amaba a los que le buscaban para matarlo. Su justicia era para todos por igual. Durante su ministerio jamás hizo diferencia entre los seres humanos. Por eso venía a él en busca de ayuda todo el mundo, todos querían sentir su mano sanadora.

Cuando Cristo caminaba por tierras de Jerusalén su luz iluminaba el camino, sanaba a todos, daba de comer al hambriento, echaba fuera demonios y proclamaba el evangelio del amor, de la verdad, del evangelio del arrepentimiento.

Jesús nunca predicó la super fe, ni la prosperidad. Su mensaje era un mensaje de salvación, de perdón, de justicia, un mensaje que transformaba y cambiaba a ser humano, el mensaje de prosperidad es uno que agrada a la carne pero no al espíritu, nuestra preocupación no debe ser eso, qué tenemos,qué comeremos, qué vestiremos, si tenemos una choza para vivir o un palacio, nuestra preocupacién debe ser permanecer firmes en la fe de Jesús, velad y orad en todo tiempo, trabajar en el campo buscando a las ovejas perdidas. Las ancias de riquezas y prosperidad nos aleja de Dios.
Nosotros no predicamos la pobreza, la pobreza no es una maldición, en esta tierra todo fue maldito por Dios. La tierra fue maldita pero al final del tiempo esa maldición cesará, así que creer que ser pobre es estar maldito es una falsa interpretación. Jesús dijo: "siempre habrá pobres entre vosotros".
Desautorizó a Judas por sus comentarios sobre el perfume que fue derramado por la mujer pecadora.

Ese amor, esa dedicación, esa justicia de Cristo es lo que nos hace servirle, odorale y honrarle.

En una ocasión Jesús entró a Capernaum y ahí se encontró con un centurión de la guardia quien le buscaba. El hombre tenía a un siervo a quien amaba mucho. Este siervo estaba muy enfermo. El centurión conocía de los milagros de Cristo, sabía de su poder y envió a unos de los ancianos judíos a pedirle que fuera a su casa.

Este cinturión romano amaba a la nación, se portaba muy bien con los judíos, hasta les había construido una sinagoga.

Cuando Jesús escuchó esto se encaminó a la casa del hombre. Cuando ya estaba cerca de la casa el centurión envió a Cristo unos amigos.

Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judios, rogédole que viniese y sanase a su siervo.
S.Lucas 7:3

Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entre bajo mi techo;

por lo que ni aun me tuve por dgno de venir a ti; pero di la palabra, y mi siervo será sano. S.Marcos 7:6-7

Al oir esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. S.Marcos 7:9

Esa es la fe genuina. Este hombre era romano, no se sentía digno de pedirle a Jesús que entrara a su casa. Pero el centurión sabía que Jesús tenía tanto poder que no era necesario que fuera a su casa y tocara a su siervo, simplemente con sólo Jesús declararlo sano el siervo sería sano.
El centurión sabía que Jesús tendría misericordia con su siervo, sabía que para el Señor todos tenían la misma oportunidad.
Y al regresar a casa los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo.

S.Mateos 7:10


imagen
Hay tantas formas gloriosas de cosechar el fruto de nuestra fe que me asombra. Una persona puede ir ante la presencia de Dios y con su fe lograr que Dios le conceda su petición, podemos ser sano con sólo confesarlo delante de Dios. Pero en otras ocasiones Dios concede nuestras peticiones cuando otros llenos de fe oran a Dios para que nuestras peticiones sean contestadas.

Lo importante es que lo que pidamos sea para edificación de nuestras vidas, para acercarnos más al Creador. Dios responderá a aquellas peticiones que nos edifican, que nos acerque más a él, Jesús dijo que aquéllos que creyeran en él tendrían poder para echar fuera demonios y para sanar enfermos.

Ese es el poder que Dios nos ha dado a todos los que creemos en Jesucristo. Poder para sanar, poder para echar demonios, Dios no nos ha dado el poder de pedir riquezas, ni autos, ni casas, ni trabajos. Eso viene por añadidura cuando vivimos trabajando para la obra de Dios. A veces debemos carecer de todo, pues Dios sabe, que la abundancia nos podría hacer perder del camino correcto.

Amados debemos orar como Jesús nos dijo. La Palabra de Dios es clara. Nuestro compromiso con Dios es ir en pos de las ovejas perdidas, lo importante es recatar almas, no me pidirá la cuenta de banco sino que hice con mi talento. Debemo presentar los talentos multiplicados, los talentos son las almas que logramos rescatar de las garras del diablo. Debemos pedir a Dios amor por las almas, amor por los descarriados, amor por los caminan por el mundo sin rumbo fijo, pedir por los que lloran, sufren y viven bajo el terror de la guerra, del hambre, de la enfermedad, debemos pedir por nuestras familias, amigos y vecinos, debemos pedir que Dios nos llene de amor, de justicia, que podamos sentir el dolor ajeno como propio.

De nada nos sirve un auto nuevo, una amplia casa, una cuenta bancaria sino tengo amor por los que se pierden, si no uso de mis riquezas para dar de comer a los pobres, a los niños que se mueren de hambre, de qué me sirven las riquezas sino no doy para cuidar al necesitado.

Dios quieres que seamos ricos, pero nuestra riqueza debe ser amor, misericordia, justicia, perdón, piedad. Esa es la prosperidad que Dios quiere que poseamos. Una del espíritu y no de la carne.

Así que es bueno orar en grupo con fe y Dios realizará grandes prodigios y señales. Es una promesa, no fue una promesa exclusiva para los apóstoles y la iglesia primitiva, es una promesa para todos, todos los que creen en Jesucristo y lo reconocen como su Señor podrá realizar cosas más grandes que la que Jesús hizo. Debemos tener fe, es cierto lo que nos dice la promesa, inclusive si tuviéramos fe podrías hasta resucitar a un muerto.

La Biblia nos habla de unos hombres que buscaban a Jesús. Estaban desesprados. Llevaban en una camilla a un enfermo. Aquellos hombres apenas podían con el paralítico ya que había mucha gente. Pero ellos no perdieron la fe, hicieron como la mujer del flujo, ella se movió con dificultad entre la multitud y logró tocar el borde del manto de Jesús. Estos hombres no podían entrar por la puerta de la casa donde estaba Cristo. Sabían que dentro de aquellas cuatro paredes estaba Jesús. Habían llegado pero no podían entrar.

No se desanimaron, no perdieron la fe, ellos debían llevar el enfermo. Fue entonces que tomaron la decisión de llegar de cualquier manera.

Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico, precuraban llevarle y ponerle delante de él.

Pero no hallando como hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús.

Y al ver él la fe de ellos, le dijo:
Hombre, tus pecados te son perdonados.

Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar diciendo:¿Quién es éste que habla blasfemia?¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?Jesús entonces, conociendo los pensamientos de ellos, respondiéndoles les dijo:¿Qué caviláis en vuestros corazones?

¿Qué es más fácil, decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda?Pues para para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa.

Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.

Y todos sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas.

S.Lucas 5:17-26
imagen
Una de las historias más interesantes de la Biblia es la del peqeuño Zaqueo. Este hombre demostró tener la certeza de que Cristo era el Redentor. Zaqueo había corrido por toda la ciudad para tratar de ver a Jesús. La multitud que seguía a Cristo no le permitía verlo. Necesitaba Zaqueo ver a Jesús, hablar con él, sentir su presencia.


Zaqueo tenía riquezas, pero no amaba sus riquezas, no pedía riquezas, sólo ver a Jesús. ¡Qué hermoso sería que toda la humanidad deseara ver al Maestro! Zaqueo sabía que la felicidad ni la salvación estaba en poseer bienes materiales, de nada servían las riquezas en un corazón ausente de Dios. Hay un espacio en el ser humano que nada puede llenar, es un espacio separado desde la ceación del hombre para Dios. Ese espacio está en todos los seres humanos pero debemos descubrirlo y abrir las puertas para que Dios habite en el mismo. Fuimos creado para adorar a Dios. De la misma manera que Dios ordenó a Moisés que construyera el tabernáculo y dentro del tabernáulo separó un Lugar Santísimo y en ese Lugar Santísimo colocó el Arca de la Alianza, de la misma manera debemos hacer de nuestro cuerpo un tabernáculo y dentro de este templo debemos dejar el espacio para que Dios habite en el arca de la alianza que ahora está en cada ser humano. Pero para que Dios viva en nosotros debemos comenzar a sacar todas las inmundicias de nuestras vidas, debemos iluminar nuestro cuerpo con la luz divina, debemos estar limpios para que el Espíritu Santo more en nosotros.

Cuando el hombre limpia el cuerpo de los vicios, los placeres desmedidos, cuando el hombre se convierte en obediente y reconoce que Cristo es el Salvador y Redentor entonces Dios habita en el arca de nuestro templo.

Zaqueo sabía que existía este espacio, pero estaba vacío, no podía sentirse realizado, feliz, algo faltaba en su vida, lo tenía todo, pero no tenía a Dios.

Así que no espera que Dios vaya donde él sino que sale a correr en busca del Señor. Sabe que eso es lo que le falta, le falta la presencia de Dios en su vida. Zaqueos cree, tiene fe, confía en Jesús y va a su encuentro.

Cuando ve que es imposible verlo ya que es muy pequeño y que ha hecho todo lo posible por alcanzar verlo, decide subirse a un árbol. Zaqueo corre, recuerda el árbol, sabe que la ruta que lleva el Maestro lo llevará a pasar por el árbol, así que se adelanta y se sube al árbol.

¡Oh Dios, que maravilloso!, ¡Cuanta fe! ¡Qué deseo tan grande de ver a Cristo!.


Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.

Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,

procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.

Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.

Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo:

Zaqueo, date prisa, desciende,porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.

Entonces descendió aprisa, y le recibió gozoso.

Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.

Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo el Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.
Jesús dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

S.Lucas 19:1-10

Este es el amor de Dios. Dios quiere que todos sean salvos, ricos, pobres. grandes, pequeños, negros, blancos, en fin, la salvación es para todos, todos fuimos inscritos en el libro de la vida cuando Jesús murió en la cruz, pero Dios nos dice que podemos ser borrados si no aceptamos el sacrificio de Cristo. Hay que reconocer a Cristo como Redentor y Salvador para que nuestros nombres no sean borrados del Libro de la Vida.
¡MI SEÑOR YA VIENE DE CAMINO!
imagen
Hay cientos de ejemplos en la Palabra de Dios que nos hablan de hombres y mujeres que siempre confiaban en Dios. Eran mujeres y hombres llenos de fe. Creían en el poder divino, creían en la intervención del Todopoderoso. La Biblia es clara la fe es la certeza de creer en las cosas que no se ven, que no son pero serán, es creer en la intervención divina antes de que ocurra lo que estamos pidiendo. La fe es fruto del espíritu por lo tanta nada tiene que ver con poseer riquezas. La fe es la base de la salvación, nos salvamos por fe y por la gracia. Cristo pagó el precio, su sacrificio fue perfecto, simplemente debemos aceptarlo tal como él dijo. Aceptar que es el Hijo de Dios, que murió por mis pecados y enfermedades, que resucitó al tercer día, que fue levantado al Padre y que pronto volverá a buscar el fruto de su sacrificio, a buscar a sus rebaño, a su iglesia. Esa es nuestra fe, creer que él pronto regresará.

La fe no es un negocio, si da, te doy, si inviertes cien dólares Dios te dará mil, si das mil él te dará un auto, una casa, ropa cara y joyas. Eso es comercio, la fe no se comercial.

La fe nada tiene que ver con cuanto dinero tenga, si tu iglesia es enorme, si tienes muchos recaudos, es más aunque en tu iglesia se vean milagros, se eche fuera demonios, eso no es indicativos que estés siendo bendecido por Dios. El reino de los cielos nos es apariencia, el reino de los cielos no trata de prosperidad ni super fe, el reino de los cielos sólo admite hombres y mujeres llenos del Espíritu Santos, hombres y mujeres que se preocupen por ir detrás de las ovejas descarriadas que reunir a los ya salvados en grandes estadios. Si esos millares salieran por las calles, bares, centros de diversiones a buscar a los perdidos, Dios se agradaría mucho más. Las ovejas perdidas están perdidas en la selva, no en el patio del templo, huyen despavoridas, huyéndole al león rugiente.

Hermanos, hermanas, amigos y amigas la tarea más importante de un cristiano es multiplica r el talento que Dios nos ha dado, y ese talento nada tiene que ver con riquezas materiales sino con ganar almas.

La samaritana escuchó el mensaje de Cristo, corrió a su gente y les dijo lo que Jesús había hecho y cientos vinieron a donde Jesús y creyeron, no porque ella les había contado, sino porque ellos habían escuchado de labios de Cristo las palabras de salvación.

Eso es lo que Dios quiere, que llevemos la semilla verdadera, ya que hay uno que siembra la mala semilla, y mientras ellos van casa por casa sembrando esa semilla letal, la iglesia que no ha adulterado el evangelio se entretiene haciendo fiestas, reuniones, conferencias, conciertos, concentraciones, y las almas que necesitan alimento nada reciben, es triste que demos de comer a las noventa y nueve que estén salvas y protegidas y nos olvidemos de aquéllas que están fuera del redil.

Sansón y Goliat fueron destruidos porque se vanagloriaron de su poder, usaron su poder para su propio beneficio, para hacer lo malo. Dios nos da dones espirituales y algunos quieren sacar provecho de ellos, es dura cosa caer en las manos de Dios, y no importa cuanto amor Dios nos haya mostrado, si hacemos lo malo delante de él, nada nos librará de su ira.

Debemos estar en oración, orando por lo que Dios nos ha dado, mientras mayor sea el ministerio mayor responsabilidad. En la oración y en el ayuno podemos encontrar las herramientas para mantenernos firmes, no flaqueando en la fe como le sucedió a Pedro cuando intentaba caminar sobre las aguas.

Nuestro fe debe permanecer firme para así agradar a Dios y derrotar a Satanás.
¡CRISTO ESTA A LAS PUERTAS!
imagen
imagen
imagen