ESCUADRONES DE LA FE DE JESUCRISTO | PAGINA INICIAL| ¡EL DIA GLORIOSO DE SU RETORNO! (NUEVA)| SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO II | SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO | EL CALENDARIO PROFETICO BIBLICO | EL CALENDARIO Y EL CODO BIBLICO II | ¿LA IGLESIA VERDADERA DE JESUCRISTO? | ¡LA FALSA DEL SUCESOR DE PEDRO! (nueva) | LA CIENCIA Y LA BIBLIA |¡EL MENSAJE DE LA PROSPERIDAD! | EL RAPTO: ¿FALSA DOCTRINA? | EL REGRESO DEL MESIAS | EL JUICIO FINAL DE LA HUMANIDAD | ESTADOS UNIDOS Y LA BIBLIA | EL ARCA Y EL REBAÑO | PROFECIAS DE DANIEL | LOS TRES TEMPLOS DE JERUSALEN | LOS 144,000 (nueva) | LA ESPADA Y LA BESTIA | LA BESTIA Y EL 666 | LA BESTIA, IRAQ, EL LIBANO Y TIRO (nueva)| | DESTRUCCION DE SATANAS | LAS MUJERES EN LA BIBLIA Parte I | LAS MUJERES EN LA BIBLIA -PARTE II | LAS MARCAS DEL TERRORISMO | LOS ROSTROS DE LA GUERRA | EL PERFIL DEL ANTICRISTO (nueva) | ¡SADAM Y LAS PROFECIAS! (nueva) | | ¡"JESUS CON TODOS"!| | EL NUMERO DEL TERROR (11) (nueva) | | ¡MI JESUS EN TODO! (nueva) | ¡LA SEÑAL DE SU REGRESO! (nueva) | ¿CUANDO NACIO Y MURIO JESUCRISTO? (nueva) | ¡JEZABEL Y LA IGLESIA MODERNA! (nueva) | ¡LOS DICTADORES Y LA BIBLIA! (nueva) | ¡LAS ZORRAS TIENEN GUARIDAS! (nueva) | ¡LA OVEJA PERDIDA! (nueva) | ¡EL GRAN JUICIO FINAL! (nueva) | CRISTIANOS RENOVADOS (nueva) | LA FALSA DEL PROYECTO 666 (nueva) | LA IGLESIA UNIVERSAL DE CRISTO (nueva) | LA SEÑAL DEL RETORNO DE JESUCRISTO (nueva) | LA CIUDAD DEL FALSO PROFETA (PROCESO) | ¡LAS DOCE MARAVILLAS DE LA BIBLIA! (nueva) | ¡LA MUJER Y EL DRAGON! Apocalipsis 12(nueva) | ¡TIRO! ¿LA BESTIA?(nueva) | ¡MULTITUDES! (nueva) | ¡EL MANTO DE ELIAS! (PROCESO) | LAS BIENAVENTURANZAS (nueva) | | Ministerio:¡Fuente de Agua Viva! | ¡HABLAR EN LENGUAS! (nueva) | ¡ARMAGEDON! (PROCESO) | ¡EL LIBRO DE LA VIDA (nueva) | EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESUS (nueva) | CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS | ¡JESUS Y NICODEMO ! (nueva) | ¡PABLO Y LOS FILOSOFOS GRIEGOS! (nueva) | JESUS Y MARIA MAGDALENA (nueva) | ¡El FIN DEL MUNDO Y LOS FALSANTES! (nueva) | JUDAS ISCARIOTE (nueva) | EL MALTRATO (nueva) | OSAMA BIN (nueva) | ¡EL SACRIFICIO PERFECTO! (nueva) | EL CAMINO SIN DIOS (nueva) | ¡LOS FALSOS PROFETAS! (nueva) | LAS SIETE IGLESIAS (nueva) | ¡LA TENTACION DE JESUS! (nueva) | EL HIJO PRODIGO (nueva) | EL LADRON DE LA CRUZ ( nueva) | JESUS Y NICODEMO (nueva) | ISRAEL Y LOS ARABES (PROCESO) | YO ACUSO A TV : CANAL 5 DE ESPAÑA |
 
¿CUANDO NACIO Y MURIO JESUCRISTO? (nueva)
 
 
imagen




¡LAS SAGRADAS ESCRITURAS TIENEN LA RESPUESTA!



imagen




Las Sagradas Escrituras son las revelaciones que Dios le ha dejado a la humanidad para que ésta pueda comprender su historia, su propósito y su destino final sobre este planeta. Ellas dan testimonio de lo que fue, es y será. Dan testimonio de las grandezas de nuestro Dios, de la condición moral de la raza humana y nos revela el plan de salvación que nos llevará de nuevo ante la presencia del Creador.

Las Sagradas Escrituras dan testimonio de Cristo y nos presentan la divinidad de su persona. No hay un escrito sobre la faz de la tierra más importante que este libro maravilloso. Durante miles de años nos ha hablado y señalado el acontecer histórico.

Dios en su inmensa misericordia nos ha permitido conocer sus planes antes de llevarlos acabo. Todo cuanto está escrito es palabra inspirada, palabra que cambia, palabra que edifica, palabra que asombra, palabra de vida, palabra firme y contundente. Dios nos dice que esta palabra no cambiará, "el cielo y la tierra pasarán más mis palabras no pasarán".

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las conyunturas, y los tuétanos y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia, antes bien todas las cosas están desnudas y abierta a los ojos de aquél a quien tenemos que dar cuenta.
Hebreos 4:12-13

Las interrogantes mayores del ser humano están reveladas en esta obra tan extraordinaria. Cada pregunta encuentra en ella un respuesta que nos asombra.

Jesús le dio una importancia muy profunda a la palabra de Dios. Decía: "si no quieren creer en mí, crean en mis palabras, porque son las palabras de mi Padre".

En una ocasión dijo:

Escudriñad las escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí. S.Juan 5:39

Así que es de vital importancia estudiar profundamente las Escrituras. Jesús sabía que hay un mensaje muy significativo y profundo detrás de cada palabra. Jesús sabía muy bien que la palabra de Dios ha sido escrita en dos lenguajes importantes, el lenguaje de las palabras y el lenguaje de los números. El lenguaje de las palabras es obvio, uno lee la información que aflora a la superficie, ese lenguaje es limitido, puede interpretarse de muchas formas, puede alterarse, puede cambiar de acuerdo al idioma que se escriba. Es un lenguaje arbitrario, las palabras pueden tener diferentes significados, ese lenguaje verbal puede ser adulterado, corrompido, cambiado, mal interpretado. En fin, puede ocurrir que te salves o te pierdas. La palabra es espada de dos filos. Aquí esta claramente establecido, dos filos, el bueno y el malo, dos lenguajes, el verbal y el de los números.

Espada de dos filos que puede ser usada para permanecer en la verdad o en la mentira, en el camino de Dios o en el camino de Satanás. Satanás es el mayor estudioso de la palabra de Dios, la estudia para corromperla, para enseñarla a sus seguidores en forma incorrecta, con propósitos malos. Fue tan atrevido que se la citó a nuestro Señor en el desierto, pero le citó lo que le convenía.

Así que Dios tuvo sumo cuidado al redactar su palabra, la escribió en dos lenguajes distintos, uno verbal y otro numérico, el verbal cambia, el numérico permanece sin cambios, no importa el idioma, el lugar , la época, las ideas representadas por los números no cambian, pueden cambiar los símbolos que representan esas ideas, pero las ideas siguen siendo las mismas.

Así que Dios nos da en su palabra la clave para poder descifrar este código numérico que se encuentra en la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis. Es un código claro y fácil de descodificar, no es un código complejo ni tampoco se necesita un ordenador para descifrar el mismo.

Este código numérico es maravilloso, le da validez a la palabra de Dios, nos revela que las Sagrdas Escrituras son el producto de una mente superior, de un ser que conocía y conoce cada detalle relacionado con la humanidad, con su historia, con su conducta moral, con su destino.

Dios nos dio su palabra y con ella un código y una clave que nos permiten comprender la majestuosidad de su persona y la evidencia contundente de que Cristo era el Mesías, el Ungido que había de venir.

Esa clave que nos permite comprender las profecías de Dios, que nos permite visualizar la historia de la humanidad, que nos permite establecer los sucesos históricos está vinculada con la medida del codo y el calendario bíblico. No podemos comprender muchos sucesos de la biblia si no conocemos el valor real del codo, no es la medida asignada por los hombres sino la medida asignda por Dios, tampoco podemos comprender el orden cronológico de la historia de la humanidad si utilizamos un calendario diseñado por los hombres e ignoramos el calendario que Dios nos provee en las Sagradas Escrituras.

Tanto el codo como este calendario nos permiten un visión clara, completa, extraordinaria de la verdad que encierra la palabra de Dios.

Este código nos ha de permitir encontrar una respuesta para establecer el año en que nació nuestro Señor y el año en que murió en la curz del monte Calvario.







¡TODO COMENZO EN EL EDEN!



imagen




Todo comenzó en este hermoso lugar que la Biblia denomina con el nombre de Edén. Fuimos privilegiados entre todas las criaturas del tercer cielo, pues Dios nos construyó una hermosa arca repleta de vida, de belleza, de paisajes extraordinarios, nos dio animales de compañía los cuales no nos hacían daños sino que compartían este planeta.
Aquí fuimos creados, dotados de sabiduría e inteligencia. Aquí formulamos nuestras primeras hipótesis, aplicamos el método científico, conocimos la ciencia del mal, aquí nos corrompimos y de la primera pareja apareció el primer criminal que perdió el respeto por la vida y echó sobre nosotros la maldición. Esa maldición que ha sido una sombra durante estos seis mil años en el calendario divino, sombra de crimen, de violencia, de guerra, de injusticia. Caín representa todo lo malo que cayó sobre los seres humanos, fue el primero que llegó hasta el abismo al matar a su hermano por envidia, por celos, por soberbio, por inicuo, por charlatán y abusador.

Caín representa esa maldición simbolizada en su frente, simbolizando al hombre de pecado que saldrá de Satanás.

El huerto del Edén encierra grandes misterios, encierra el futuro de la humanidad, aquí están las raíces del bien y del mal, aquí está representada la lucha entre Cristo y Satanás, aquí se establecieron los dos caminos, las dos rutas, las dos avenidas, las dos veredas, la vereda de luz y la vereda de las tinieblas.

Aquí nacieron las dos cuestiones fundamentales de la existencia: creación o evolución. Aquí se estableció la verdad de Dios, la verdad de un ser inteligente que creó todo lo creado. Aquí se planteó el tema de la libertad, el libre albedrío, aquí se estableció el primer dilema del ser humano, o escuchar la voz de Dios o escuchar la voz del maligno. Aquí cometimos la primera equivocación, dimos la primera excusa y rehusamos aceptar la responsiblidad por nuestros actos.

Aquí nació la primera célula social, la familia, aquí se estableció el propósito y la santidad del matrimonio, aquí se establecieron los principios morales del grupo familiar. Aquí ocurrió el primer ataque para destruir la unidad familiar.

El huerto del Edén se encierra la semilla de todo o que iba a acontecer. Estudiar este momento nos permite comprender la grandeza y el amor de Dios. El hombre y la mujer optaron por el camino de la perdición, abandonaron todos sus derechos y privilegios que tenían sobre este planeta y el sistema solar, lo dejaron todo por seguir el camino equivocado, hoy todavía estamos haciendo lo mismo, escogemos lo equivocado, lo dañino, lo perjudicial, lo que nos aleja de Dios, lo que nos malchita, lo que nos enferma, lo que nos empuja a odiar, a la venganza, a la corrupción, hoy estamos en el mismo dilema o enseñamos a nuestros niños la creación o la evolución.

Hemos permitido que los hombres de ciencia con sus teorías absurdas dirijan el pensamiento humano y hemos descartado a la inteligencia mayor que todo lo sabe, que todo lo controla, que todo lo hizo. Hoy escuchamos a hombres que creen ser los dueños del universo y todavía no pueden lanzar una nave al espacio con seguridad.

Hemos descartado la inteligencia, la sabiduria de Dios por la inteligencia y la sabiduría corrompida de Satanás, Hoy hacemos lo mismo que esta primera pareja, lo mismo que hizo Caín, lo mismo que hicieron los seres del tiempo de Noé y cometemos los mismos pecados que Sodoma y Gomorra

La historia del huerto del Edén no es una fábula, ni un anécdota, ni una leyenda, ni un cuento de caminos, la historia del Eden es la historia revelada por Dios a su creación.

Todo se explica cuando creemos lo que aquí se nos afirma que fue. Sabemos que la gallina fue primero que el huevo, sabemos que todos los seres humanos descienden de una misma mujer, sabemos que toda célula viva desciende de otra célula viva, sabemos el origen de la mujer y el hombre, sabemos el origen de todo, una narración clara, una narración muy armonizada. En cambio la evolución es un laberinto sin salida, un callejón de oscuridad. Vale la pena preguntar a las eminencias que sostienen esa teoría y a los intectuales que la enseñan con tanta emoción como si fuera una verdad comprobada:¿Quién fue primero, el huevo o la gallina?¿El hombre o la mujer?¿Dónde está la primera célula viva que dio origen a todas las demás?¿Cómo de un sola célula pudieron evolucionar tantas diferentes células?¿Quiénes fueron primeros,los microsroganismos, las bacterias,los virus?¿Cómo el hombre pudo aprender su lengua sino existía nadie antes que él?¿Dónde apareció esa primera célula?¿Por que los seres humanos hablamos tantos idiomas diferentes si pasamos por el mismo proceso de evolución que los animales?,¿Por qué eso no sucede con los animales de una misma especie?¿Por qué el proceso de selección natural escogió el cerebro humano para ser superior?¡Diablo!, ¿De dónde vino la luz, las oscuridad?¿Por qué ese proceso se dio tan diferente en nuestro planeta y en otros lugares no fue así?, ¿De dónde surgió el tiempo, el espacio?¿De dónde surgieron los elementos que provocaron el Big Bang?¡Caramba!, ¿Por qué no hemos podido escapar del fantasma de la idea de Dios? ¿Por qué las diferencias en tamaño, en color, en niveles de inteligencia en toda la creación?¿Cómo el proceso de evolución encerró la energía nuclear en un átomo?¿Cómo el DNA se formó?¿Cómo surgió la metamorfosis de las mariposas?
¡Señores sabios de la tierra!,¿Por qué tengo que envejecer cuando renuevo mis células todos los día?¿Por que tengo que envejecer si la vejez nada tiene que ver con el tiempo que vivo?¿Por qué tengo que morir?¿Dónde está el cráter enorme que debió formarse hace 65 millones de años cuando ustedes afirman que fuimos impactado por un meteoro que hizo desaparecer a los dinosaurios?¿Un crácter así no pudo borrarse y ustedes lo saben muy bien.

Hay miles de preguntas que ustedes amigos que adoran la evolución deben contestar antes de pedir explicaciones de las cuestiones planteadas en la palabra de Dios.

Sus explicaciones son tan absurdas como sus ideas del cosmo y del desarrollo de la historia de la humanidad. Dicen que pasaron millones de años para que se formaran los glaciares y los polos de la tierra cuando eso se pudo formar en un instante, con solo reducir un poco la temperatura las aguas del diluvio pudieron congelarse.No era necesario para que la tierra se dividiera y surgieran las continentes y las islas que pasaran millones de años, en el diluvio cayó tanta agua que partió la tierra e impulsó a los fragmentos a separse dando origen a nuestra actual geografía. Uno podría especular como ustedes lo hacen sin respeto a la inteligencia de los demás.Hay que ser morón, incauto para creer en el proceso evolutivo. Nadie niega cambios, pero esos cambios pueden tener otra explicación que ustedes no quieren explorar.
¿Por qué los historiadores, arqueólogos, paleontólogos dicen que fue en el neolítico que el hombre aprendió a utilizar el bonce, hierro para fabricar armas cuando la Biblia afirma que era un elemento utilizado por los hombres en tiempo de Adán?¿Por qué afirman que estos primeros seres no eran hombres complemanete sino semimonos, si la Biblia dice que estos primeros hombres ya conocían y fabricaban instrumentos musicales?¿Por qué dicen que no conocían los hombres del peleolítico,el cultivo, la ganadería, y vivían en cuevas cuando la Biblia afirma que construían tiendas y se dedicaban a la ganadería?

Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre de los que habitan en tiendas y crían ganado.
Génesis 4:20

Ya el hombre había domesticado a los animales en estos tiempos bíblicos y no en el neolítico como afirman los historiadores.
'
Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta. Génesis 4:21

Y Zila también dio a luz a Tubal-cain, artífice de toda obra de bronce y hierro; y la hermana de Tubal-cain fue Naama.
Génesis 4:22

¿Por qué algunos afirman que el hombre en un principio adoraban fuerzas naturales cuando la Biblia nos dice que los seres humanos comenzaron a adorar a Dios cuando nació Enós, hijo de Set, tercer hijo de Adán.

Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.

Génesis 4:26

Podemos rescontruir nuestra historia durante estos seis mil años en forma armoniosa, sabiendo la razón de ser de la humanidad, su propósito, sus carácter moral si respetamos lo que nos dice la palabra de Dios.

Es una pena que muchos que dicen creer en un Dios Topoderoso doblen las rodillas ante la ciencia porque se sienten miserables creyendo que somos producto de la creación. No se sienten bien pensando que un ser inteligente nos creó. Prefieren creer en historietas de hombres monos, o de eslabones perdidos. Hay menos evidencia para probar lo que dice la ciencia que lo que dice la palabra de Dios.

Ningún historiador puede señalar una linea recta de la historia de la humanidad. No pueden organizar los eventos de estos seis mil años con claridad, mas en la Biblia hay un calendario que nos permite reconstrir la historia esencial de la humanidad.

Apenas pueden organizar los datos de la fundación de Roma que sucedió hace poco comparablemente y pretenden organizar una supuesta "historia de la evolución de millones de años".

Nuestros estudiantes esconden la Biblia cuando llegan a las Universidades y uno lo ve como leen con orgullo, vanidad y soberbia a los autores ateos que nada bueno han aportado a la humanidad, sino un rosario de ideas contraria a las Sagradas Escritura. No hay libros que haya influenciado tanto como la palabra de Dios, los mismos ateos en sus rincones ocultos la leen buscando fallas para abrir sus bocotas y proclamarlas en sus salas de clases. Pero nadie ni nada opacará la verdad que proclama: Fuimos creados por un Dios y no somos el capricho de la naturaleza.











¡DIOS NOS DEJO SU CALENDARIO HISTORICO!



imagen




El nacimiento de Jesús fue profetizado por Dios mismo en el huerto del Edén en presencia de tres testigos y en presencia de los ángeles de Dios. Ese día, el mismo día en que la pareja cayó en pecado, y en presencia de Adán, Eva y Satanás la profecía fue dada unos 3995 años después de Adán.

Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; está te herirá en la cabeza, y tu la herirás en el calcañar. Génesis 3:15

Dios mismo le profetizó a Satanás y le anunció de que de la mujer iba a salir una simiente que lo destruíría.

Sobre esa simiente, que era la roca se establecería la iglesia, que es el cuerpo de Cristo, que el cuerpo de Cristo iba a ser herido por Satanás, perseguida, pero no destruida, sobre la cabeza no tendría potestad alguna, pues Jesús es la cabeza de la iglesia. En cambio la simiente de la mujer destruiría la cabeza del reino del mal y esa cabeza era Satanás.

Ya vemos aquí que tarde o temprano Satanás será destruido y que la iglesia de Jesucristo pemernacerá victoriosa sobre las fuerzas del mal.

Es maravilloso, el hombre cae en pecado e inmediatemente Dios busca un remedio para regresarlo ante su presencia. Esa simiente que traerá de nuevo al hombre ante su Creador será Cristo, simiente de Eva y de Adán.

Pero el nacimiento de nuestro Señor sería anunciado de nuevo por varios profetas. Profecía que se cumpliría en el año 3995 después de Adán.

He aquí mi siervo, yo le sostendré, mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento, he puesto sobre él mi Espíritu; el traerá justicia a las naciones.

Isaías 42:1

Y vendrá el Redentor a Sion, y a los que se volvieren de su iniquidad en Jacob, dice Jehová. Isaías 59:20

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos y a los presos apertura de la cárcel;

a proclamar el año de la buena voluntad de Dios nuestro, a consolar a todos los enlutados...
Isaías 61:1-2

Por tanto el Señor mismo os dará una señal: He aquí que la virgen concebirá un hijo, y llamará su nombre, Emanuel.
Isaías 7:14.



¡Oh gloria a Dios!,¡Cuán maravillosos son tus caminos! No puedo entender como todavía la humanidad no reconoce a Jesús como el Ungido de las naciones. No existe ninguna religión del mundo cuyo fundador pueda reclamar que viene de Dios y que su advenimiento haya sido anunciado desde la misma creación.

El fundador del islam no fue anunciado en el Corán, ya que el Corán se escribió después de su llegada, mucho más tarde que el nacimiento de Cristo. Tampoco el fundador del budismo fue anunciado como fue anunciado el nacimiiento de Cristo.

No solamente se anunció su nacimiento sino que su nombre fue profetizado. La palabra de Dios nos muestra la majestuosidad del Hijo de Dios. Su llegada al mundo fue anunciada mucho antes de que ocurriera, pero no solamente fue anunciado su nacimiento sino que también fue anunciada su muerte.

Este hecho es profetizado en forma verbal, pero también Dios permitió saber el año en que Cristo nacería. Por eso nos dio un calendario, por eso nos dio la clave del codo. Podemos determinar el año en que nació Cristo mediante la profecía de Daniel de las setenta semanas y la aplicación del calendario divino y la medida del codo.

Esto sería imposible si utilizamos el calendario de los hombres y la medida que le asignan al codo, que es un poco distinta a la que nos da las Sagradas Escritura.

Si es evidente la certeza y la veracidad de las palabras que identifican a Jesús como el Ungido que había de venir, este lenguaje numérico confirma evidentemente este hecho irrefutable.

El calendario que utilizré es el calendario dado en la palabra de Dios que comienza en el año cero (0) y que nos indica todos los sucesos de importancia relacionados con la historia de Israel que también es la historia de toda la humanidad. La medida del codo que utilizaré sera de 22.2 " o 1'.85" o su equivalente que es (12).

Es imposible estudiar los periodos proféticos utilizando los calendarios humanos. Es imposible, las diferencias entre ellos son sustanciales. El calendario de Dios abarca 7000 años, Seis mil años desde Adán hasta el regreso de Cristo a buscar su iglesia (0-6000) y el milenio (1000).

La diferencia entre el calendario bíblico y el calendario que utilizamos hay una difrencia en días de: (6000 x 360 =2,160,000) y (6000 x 365.25 =2,191,500), esto nos da una diferencia de: (2,191,500 - 2,160,000 =31,500 días)

La diferencia en días entre ambos calendarios es de 31,500. Esto en años en ambos calendario es de : (31,500/360 = 87.5) y (31,500/365.25 = 86.2)

Una vez aclarado que existe esta diferencia vamos a ver como Daniel nos permite establecer la fecha exacta de Cristo. Un detalle interesante es que cada cuatro cientos años hay una diferencia de 6 años entre ambos calendarios. En 15 periodos de 400 años hay (15 x 6 =90). Es curioso que este periodo profético de Daniel tenga (490 años) y no 400 como es evidente los periodos proféticos largos en la Biblia. La historia de Israel parece estar dividida en periodos de 400 años.

De acuerdo a los historiadores el profeta Daniel se ubica en el siglo VI antes de nuestra era. Exactamente en tiempo de Nabucodonosor en 605 AC. Si utilizamos estas fechas es imposible que esta profecía de las setenta semanas se pueda cumplir.

De acuerdo al calendario bíblico Daniel se ubica en el año 3,600 DA. (400 x 9 =3600). Este periodo puede confirmarse con la medida de la longitud del arca de Noé. El arca de Noé tenía una longitud de 300 codos. (300 codos x 22.2/1.85 =3,600) o (300 x 12 = 3,600). Daniel recibe la profecía de las setenta (70) semanas en el mismo momento que la profecía de los setenta años del cautiverio de Israel bajo el imperio de Babilonia acababa de finalizar. Esta profecía de los setenta años comenzó en el año 3530 DA, que era el primer año del reinado de Nabucodonosor. En el año 3548 el templo de Jerusalén fue destruido. Interesante es que en ese mismo año el profeta Zacarías había tenido una visión donde vio un lienzo cuya medida era de 20 codos de largo por 10 codos de ancho en el cual se representaba la maldición.(20 x 10 = 200 codos) y (200 x 22.2/1.85 =2400).
Si ubicamos a Zacaría en este año (3,600 DA), ya que Daniel es contemporáneo con Zacarías. Ambos periodos nos indican que la maldición de la tierra comenzada en el año (0) tiene su fin en el año 6000. 3,600 + 2,400 = 6000).

Así que ubicaré a Daniel en el añ 3,600 recibiendo dos profecías muy importantes. La profecía de las 2,300 tardes y mañanas y la profecía de las setenta semanas (490 años). Esta está contenida en la profecía de las 2,300 tardes y mañana. Si Daniel es ubicado en esta fecha, esta profecía nos lleva al (5900) o al 1900.

Por alguna razón, aquí, al esta profecía tener 490 años, nos hace que ambos calendarios armonisen. No solamente que ambos calendarios concuerdan sino que nos permite interpretar esta profecía de Daniel y estbalecer exactamente el año del nacimiento de Cristo.











¡AQUI NACIO EL SALVADOR Y REDENTOR!



imagen




Es asombroso como las Sagradas Escrituras nos muestran el escenario en el cual iba a ocurrir el más importante suceso de la humanidad. No podemos imaginar que un hombre podía tener la capacidad por sí mismo de visualizar los eventos que estaban ocurriendo en Israel en tiempos del Señor Jesucristo.

Isaías no podía visualizar lo que escribió sobre la pasión y muerte del Señor si no hubiera sido inspirado por Dios. No fue un detalle, ni dos detalles lo que vio, sino una película de cada momento que vivió mi Señor. Dios no le reveló a Isaías el tiempo en que eso ocurriría, sólo le mostró el escenario, las escenas impresionantes de aquel vil asesinato que todavía hoy nos espanta y nos llena de horror.

Pero Dios le permitió a Daniel establecer cuando este evento iba a ocurrir y le dio detalles que no le dio a Isaías. Tanto Isaías como Daniel fueron isnpirados por el mismo autor, Dios.

Nadie podía conocer tantos detalles sobre los sucesos que ocurrieron en Jerusalén en aquellos días en que Jesús habitó en medio de la humanidad.

No solamente es grandioso saber que cada detalle fue profetizado cientos de años, algunos seiscientos años antes, otro miles de años antes y otros cuatrocientos años antes, sino que el escenario debía ser preparado. El templo que había sido destruido en el año 3548 DA debería ser reconsturuido, el segundo templo de Jeresulén debería estar construido y listo para que Cristo se presentara en el año 7 de la era cristiana como aquel Cordero que debía de ser sacrificado. Y eso lo hizo a la edad de doce años, ya que nació en el 3995 después de Adán.

Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.

Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.

Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el sentuario; y su fin será con inundación y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones.

Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que vengan la consumación y lo que está determinado se desarrame sobre el desolador.
Daniel 9:24-27

Quizás una de las profecías más importantes es esta de las setentas semanas. Es importante porque en ella está profetizado la muerte del Mesías, el nuevo pacto, la expulsión definitiva de Satanás del tercer cielo, la destrucción del templo antes de la llegada del Mecías y la reconstrucción del mismo, además nos habla de la unción del Ungido, el Santo de los santos. Además nos brinda informacián que nos permite establecer el año de la muerte de Cristo, el año de su nacimiento, el tiempo de su ministerio y la destrucción del diablo.

Es una profecía que ha sido interpretada de muchas formas,e inclusive algunos postulan que la semana número 70 se refiere a la semana de la Gran Tribulación y que el desolador es el anticristo. Así que como todas las profecías bíblicas ésta puede ser interpretada de muchas formas. Es por eso que Dios, además de redactar su palabra en un lenguaje verbal, también lo hizo, como he planteado muchas veces, en un lenguaje númerico que no puede ser alterado, que no tiene múltiples interpretaciones, sino que sostiene el verdadero significado de la profecía y nos permite determinar el tiempo de la profecía, el tiempo de su cumplimiento.

No trataré de discutir otras interpretaciones de esta profecía sino que tratré de analizar la misma de acuerdo con la información dada en el lenguaje verbal y con la ayuda del lenguaje numérico.

Ya establecí que de acuerdo con el calendario bíblico el profeta Daniel está ubicado en el siglo IV antes de Cristo y no en el siglo VI como afirman los historiadores.

El profeta Daniel había buscado en los libros cuándo iba a terminar el cautiverio de Israel en Babilonia, buscó la profecía de Jeremías y comprendió que en aquel momento la misma terminaba. Así que dobló sus rodillas para pedir por su pueblo. Allí recibe la profecía de las 2,300 tardes y mañana y la profecía de las setenta semanas que está contenida en el periodo de la anterior.

Así que la profecía de las setenta semanas (70) se extiende del año 3,600 DA hasta el año 4090 DA. Pero como afirmé, es curioso que esta profecía tuviera una duración de 490 años cuando las profecías y los periodos históricos de Israel son de 400 años. Y si Daniel recibió la profecía 3600 y si la profecía hubiera cubierto un periodo de 400 años, dicha profecía se hubiera extendido desde el: (3,600 al 4000). Además aclaré que la diferencia de ambos calendario en 400 años es de 6 años ( 400 x 360/365.25 = 394)
En 6000 años se acumulan 90 años de diferencia entre ambos calendarios.
Así que podemos cambiar el periodo de esta profecía al calendario romano, ya que en ese tiempo era el tiempo que regía. Satanás ha metido la mano en las cuestiones de los calendarios. Dios nos dio uno, pero el mismo fue cambiado, al ser cambiado es muy difícil comprender las profecías y los tiempos históricos en que vivimos.

Así que podemos establecer el periodo de (3600-4090) a (3548-4031), un periodo de 483 años. Es curioso todo, pues pasaron desde el nacimiento de Abraham y la liberación de Israel de mano de los babilónicos:(3548-1948 = 1600) 4 periodos de 400 años.

Otro dato curioso es que el templo de Salomón fue destruido en el 3548 del calendario divino, no cambiado al romano, como este 3548, y que psaron 430 años desde su inicio de construcción en el 3118. El templo tardó en construirse siete años (3118-3125), estos nos da que transcurrieron 423 años desde la terminación de la casa de Jehová hasta la destrucción del templo en tiempo de Nabucodonosor.

Además pasaron 1500 años desde el nacimiento de Isaac hasta la destrucción del templo. (3548-2048 = 1500 años)También desde la destrucción de Sodoma y Gomorra hasta la destrucción del templo pasaron 1500 años.
ya que la destrucción de estas dos ciudades ocurrieron en el 2048 DA.

Interesante además es que desde la destrucción del templo de Salomón hasta el año en que las Naciones Unidas reconocieron el Estado Judío pasaron 2400 años. (5948-3548 =2400 años), osea 6 periodos de 400 años. Es sorprendente que cuando aplicamos el calendario dado en la Biblia todas las fechas importantes de Israel se relacionan y nos dan luz sobre la historia profética, cosa que no podemos hacer si aplicamos el calendario romano.

























`







¡Y EL NIÑO NACIO DE UNA JOVEN VIRGEN!



imagen




Esta profecía de Daniel de las setenta semanas es importante ya que nos permite, no solamente saber que el Mesías iba a ser matado, sino que nos permite determinar la fecha de su nacimiento y el periodo de su ministerio. La profecía nos dice todos los eventos o sucesos que se han de cumplir, es una profecía abarcadora que nos permite conocer el tiempo en que vivió Cristo y el final de los siglos.

Durante este tiempo señaldo por el profeta Daniel han de acontecer las siguientes cosas:terminará la prevaricación,se pondrá fin al pecado,expiación de la iniquidad, traer justicia perdurable, sellar la visión, sellar la profecía, ungir al Santo de los santos.

Además nos señala la profecía que acontecerán otros sucesos muy importantes:se edificará la plaza y los muros del templo de la ciudad que había sido destruidos,que será tiempos angustiosos para Jerusalén,se quitará la vida del Mesías, Jerusalén será destruida antes de la llegada del Mesías,se realizará un nuevo pacto, cesará el continuo sacrificio y la ofrenda, Satanás será echado del tercer cielo a la tierra y al final del tiempo el desolador (Satanás) será destruido).


El 99% del contenido de esta profecía ya se cumplió, sólo falta el juicio y la destrucción de Satanás, sucesos que ocurrirán después del milenio, cuando Satanás reúna a los reyes del norte para pelear contra Jesús, entonces Dios mismo destruirá a los ejércitos del maligno y éste será echado al lago de fuego y azufre.

Es muy interesante que el profeta Daniel nos indica que se le quitará la vida del Mesías, en otras palabras el Mesías será asesinado, esto descarta el suicidio que algún falso profeta pudiera cometer para engañar a la humanidad.

Como afirmé anteriormente Dios, como sabiendo las intenciones del diablo de cambiar los tiempos, de cambiar el calendario que él nos dejó, permite un periodo profético de 490 años. Ya que la Biblia demuestra que Dios dividió la historia de Israel en undidades de tiempo de 400 años. Hizo divisiones mayores como 2000 años (5 x 400 = 2000), de 1000 años ( 6 x 1000 = 6000),(15 x 400) = 6000).

Así, que la diferencia en esos 15 periodos de tiempo de (400 años) son 90 años. ( 6 x 15 =90). Esto nos permite armonizar los dos calendarios en ese momento, ya que los romanos habían impuesto sus leyes, entre ellas el uso de su calendario.

Así que ahora tenenmos (3600 + 490 = 4090)
cambiado nos da (3548 - 4031). La diferencia se reduce a siete años. El tiempo de la profecía armonizada con el tiempo romano es de 483 y no 490. Claro eso no cambia las setenta semanas que incluye la profecía.

(4090 - 3600 = 490) y (4032 -3548 = 483)


Ahora podemos aplicar el calendario divino para dteterminar el año en que murió Jesús, los años de su ministerio, el año en el cual se presentó en el templo, el año de su nacimiento, el año en que Satanás fue expulsado, y el periodo de los primeros tres años y medio de la iglesia, la llegada del Consolador.

El año 4031 marca el fin de la profecía. Marca el periodo de la última semana (70). Daniel dice que a mitad de la última se le quitaría la vida al Mesías. Así que podemos determinar el año en que Jesús murió a la edad de treinta y tres años. Podemos obtener esa fecha de la siguiente forma: (4031-3.5 = 4027.5) (4028). Cristo probablemente murió en el año 28 DC. Si Jesús murió en el año 28 DC y tenía 33 años, entonces nació (4028-33 = 3995 AC o DA). En el calendario divino Cristo nació en ese año, lo que armoniza con esta fecha.

Ahora es interesante que si aplicamos la medida del codo a la edad de Cristo nos da: (33 x 22.2/ 1.85 = 396). Si sumamos este número al año en que Daniel recibió la profecía eso nos da: (3600 + 396 =3996). En este año Jesús debió cumplir su primer cumpleaños.Podemos obtener el mismo resultado si aplicamos la unidad de 12. ( 33 x 12 = 396). Es algo maravilloso, el hecho que no podemos afirmar categóricamente que Jesús murió a los treinta y tres año, lo cierto es que esa edad está íntimamente relacionada con la fecha en que el profeta recibió la profecía.

De acuerdo con el calendario bíblico el Señor debió haber nacido en el año (3995) y debió haber muerto en el año (4028) osea (5 A.C. - 28 D.C) lo que confirma su edad de 33 años.

Ahora podemos establecer que se presentó al templo precisamente en el año 7D.C. Siendo ese el año el año en que los judíos debían presentar un cordero al sumo sacerdote para que lo sacrificara, de esta manera sus pecados eran perdonados. Cristo se presentó exactamente ese año como el Cordero que iba a ser sacrificado, desgraciadamente los judíos de aquel tiempo no pudieron entender la presencia de Jesús,simplemente se maravillaron de su sabiduría e inteligencia, aun María y José tampoco lo entendieron, por eso le reclamaron al níño por haberse alejado de ellos durante tres días. Tres días que simbolizaban el tiempo que estaría en la tumba su cuerpo, tres días que armonizan con la señal de Joná
s, tres años que simbolizan los tres días de la profecía de Oseas.

Nos dará vida después de dos días; y en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. Oseas 6:2

Tres días que simbolizan tres mil años(3000), en los cuales se incluyen los 2000 años desde el nacimiento de Cristo hasta su regreso y los 1000 mil años en que personalmente Cristo reinará con el remanente de Israel para cumplir la promesa que Dios le hizo a David que nunca faltaría rey sobre Israel.

En ese año Jesús estaba cumpliendo el mandato de su Padre, fue el momento en que Jesús aceptó su misión de ser el Redentor de la humanidad, cosa que provocaría que en vez de un cordero animal, fuera él quien aceptara el lugar, pagando con su vida el perdón de los pecados, no solamente de Israel, sino de toda la humanidad.

Allí estaba en aquel majestuoso templo que era la admiración de todos. Templo construido por Herodes para ganarse el favor de los judíos, ahí estaba el niño, como el mismo decía, " en los negocios de mi Padre", allí estaba el niño sabiendo que aquéllos que le escuchaban con tanta admiración serían los mismos que lo iban a crucificar, la víctima se enfrenta a sus victimarios, el inocente frente a los criminales, el Hijo de Dios frente a los asesinos de aquel pueblo que tanto Dios había amado.

Nadie entendió aquel momento, y simplemente porque Satanás había cambiado el calendario y era imposible determinar aquel año con el calendario romano.

Jesús inició su ministerio en el año: (4028-3.5 =4024.5), lo que nos permite establecer el periodo en que nuestro Señor estuvo predicando antes de morir en la cruz.
(4024.5 - 4828), o seas tres años y medio 0 1260 días 0 42 dos meses. Ese es el mismo periodo de tiempo que tendrá su enemigo Satanás para reinar sobre la tierra durante la Gran tribulación (1260 días) y es el mismo periodo de tiempo que tendrán los dos olivos para llevar su mensaje a Israel durante el reino de la Bestia (1250 días) o 42 meses (3.5 años).

Esta profecía es vital pues en ella sse encierra la confirmación de la llegada del Mesías. Podemos rechar el lenguaje verbal, lo podemos cambiar, podemos interpretarlo de mil formas, pero esta información obtenida del lenguaje matemático no puede ser alterada, ni ahora ni nunca, pues son ideas de cantidad que permancen igual independientemente del tiempo, del idioma, de la época, la idea de dos, es dos siempre no importa como la representemos.

Así que nuestro Señor nació en el año 3995 DA p en el 5 AC de nuestra era, Se presentó como el Cordero de Dios en el año 7 DC, inició su ministerio en el año 24.5 DC y finalizó el mismo con su muerte en el año 28 DC, muriendo a la edad de 33 años, edad que nos indica el año de su nacimiento y de su primer cumpleaños. (33 x 22.2/1.85/ = 396),

ya que esto sumado a la fecha en que Daniel recibe la profecía nos lleva al (3600 + 396 =3996), si cumple aquí su primer año, entonces nació en el 3995DA como se puede establecer en el calendario divino.

No podemos determinar el mes o el día del nacimiento, eso no es relevante, pero ciertamente que no nació en el mes de diciembre. Las condiciones climáticas la noche en que los magos vieron la Estrella de Belén no eran las condiciones adecuadas para pastorear ovejas.

La celebración del nacimiento de Cristo en diciembre es producto de la tradición católica, tradición que tiene sus raíces en el paganismos, ya que ese día se celenra el nacimiento del sol.

Lo que es evidente y de suma importancia profética es que nació en el 3995 DA o en el año de nuestra era cristiana. (5A.C).

Ahora la Biblia nos permite, no solamente establecer el año de su muerte, sino el día en que nuestro Señor murió y el día en que resucitó. Esto era vital, pues habían profecías que debían cumplirse.








¡Y FUE LLAMADO EMANUEL!



imagen




No existe en la historia ningún personaje cuyo nacimiento en la tierra haya sido anunciado miles de años antes. El nacimiento de Jesús, como ya dije, su llegaba fue prometida desde el mismo momento en que el ser humano cayó de la gracia de Dios. El advenimiento de Cristo es la respuesta a la maldad de Satanás, Dios no lo había destruido, sólo lo había echado fuera del cielo, pero ahora le estaba notificando oficialmente en el huerto que sus días estaban contados, que un día, de esa mujer que había hecho caer en desobediencia, saldría una simiente que lo pisotearía en la cabeza. Así que Satanás había escuchado de la voz de Dios que sería destruido por la simiente de la mujer, que es Cristo.

Así que un Adán moría, un Adán sería el medio para que el pecado entrara a todos los seres humanos y otro Adán había de nacer en estado de perfección para acabar de una y por toda con el causante del pecado, Satanás, si se acaba la causa del pecado el pecado sería quitado como profetizó Daniel en la profecía de las setenta semanas.

Así que ya el nacimiento de Cristo había sido anunciado desde el mismo principio. Luego Dios estaría recordando esa promesa a través de sus hijos, a través del rey David en sus salmos y de todos los profetas. Un día vendría al mundo el Hijo de Dios a poner la casa en orden y para volver el sistema de cosas a un estado de perfección, donde ya no más existiría el pecado ni el reinado del Querubín Protector, mejor conocido por los motes o apados de: el maligno, el diablo, la serpiente, el dragón, el enemigo de las almas, el Padre de Mentiras, el Príncipe de las Tinieblas, el Príncipe de este mundo.

Y tu Belén de Judea;No eres la más pequeñas entre los príncipes de Juda: Porque de ti saldrá un guiador., Que apacentará a mi pueblo Israel. S.Mateo 2:6

Esta profecía había sido dada al profeta Miquías muchos años antes del nacimiento de Cristo. (Miquías 5:2)
No solamente fue anunciado el año, el nombre, sino el lugar de su nacimiento. (Belén).

Es la primera vez que una estrella se convierte en la señal del nacimiento de un humano y dirige a tres magos al lugar excto donde se encontraba el niño. Es impresionante, no sólo estos magos ven la estrella, sino que dejan sus tareas en el campo para seguirla hasta Belén. Ellos fueron recibidos por el rey Herodes, quien perturbado porel anuncio de los magos al decir, que el niño que había nacido era el Rey de los judíos. En ese instante se turbó, Satanás lo turbo y turbó a toda Jerusalén y el diablo le puso en la mente que matara al niño.Esto está de acuerdo con la profecía de Daniel de que al Mesías se le quitaría la vida y también es la confirmación de la profecía de Isaías que anunció casi 700 años antes la muerte y pasión del Mesías.

Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos,

diciendo:¿Dónde está el Rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.

Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. S.Mateo 2:1-3

La impresión causada por estos tres magos en Herodes fue tremenda. En su cara le acababan de anunciar que otro rey había nacido, que no reconocían a Herodes como el rey de Israel, sino que aquel niño sería el nuevo monarca. Claro Satanás estaba detrás de todo e hizo creer a Herodes que Cristo venía a establecer un reino terrenal sobre Jerusalén, no sólo turbó al rey sino a las autoridades de Israel, al pueblo religioso y no religioso. Desde ese momento ya no hubo paz ni tranquilidad en el palacio de Herodes.

He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel, que traducido es Dios con nosotros.
S.Mateo 1:23













¡Y EL NIÑO FUE BUSCADO PARA SER ASESINADO!



imagen




Nunca he podido comprender cómo fue posible que los judíos rechazaran a Jesús como su Mesías con tanta evidencia que había y que Dios les había dado a través de los profetas.
Es como si Dios les hubiera mostrado un lienzo de fotografías sobre las señales que debían saber de antemano para poder identificar al Ungido que había de venir.

Pablo nos explica ese fenómeno, pues realmente, no hay explicación para comprender este rechazo de todo una nación, no sólo que lo rechazaron, sino que prefirieron a un ladrón, a un criminal como Barrabás cuando Pilato le dio a escoger y luego sometieron a Cristo a nueve horas de horror hasta que lo mataron en la cruz. Y peor aún ellos vieron las señales de la naturaleza, el cielo se había nublado desde las doce del día, hubo truenos y relámpagos a la hora de su muerte y muchas tumbas fueron abiertas y aun así no creyeron, ni tampoco creyeron que había resucitado, aun cuando habían más de quinientos testigos que afirmaban que lo habían visto caminando por las calles de Jerusalén, prefirieron creer la mentira de que su cuerpo había sido robado. Pero si eso fuera poco no se dieron cuenta de que algo había ocurrido con los seguidores de Cristo, que se enfrentaban a las autoridades y preferían ser azotados, puestos en la cárcel, asesinados que antes de negar que Jesús había resucitado y que era el Mesías.

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis ignorantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;

y luego todo Israel será salvo, como está escrito:

Vendrá de Sion el Libertador. Que apartará de Jacob la impiedad, y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados.

Romanos 11:25-27

Esta es la única explicación posible, que Dios les endureció sus corazones, cerró sus entendimientos para que no aceptaran a Jesús, esta actitud de los judíos permitió que el resto de la humanidad (gentiles) pudieran participar del plan de salvación de Cristo.

Ya pronto esta dispersación terminará, el tiempo de los gentiles acabará con el regreso de Cristo, tan pronto la iglesia sea levantada, entonces Dios trabajará con Israel.

Por esta razón es que aquéllos que predican una segunda oportunidad de salvación para los gentiles durante el reinado de la Bestia no saben lo que predican, esa es una enseñanza de error, una doctrina de demonios, no sólo es una falsedad sino que menosprecian la sangre de Cristo y su sacrificio, pues podemos, luego de ver que Cristo era quien realmente era, dejarnos matar para poder entrar al reino de Dios. Pues déjame decirte que en este periodo serán los corazones y las mentes de los gentiles, que no creyeron, los que serán endurecidos. La Biblia nos dice que las personas sólo maldecirán a Dios por causa de las plagas y no se arrepentirán, sino que adorarán a la bestia.

Podemos comprender porque todavía el pueblo judío no acepta a Jesús y no lo va a aceptar hasta que no pasen por la Gran Tribulación.Ahora hay miles de judíos que aceptan a Cristo y muchos miles lo aceptarán antes del regreso del Señor, pero la gran mayoría seguirá endurecida hasta que acepten a la Bestia y se den cuenta que es un falsante, entonces buscarán al Señor y tendrán que pagar el precio de la salvación con su sangre, eso fue lo que sus padres en el tiempo de Cristo pidieron, que la sangre cayera sobre ellos y sus hijos.

Así, que apesar de que todo indicaba que Jesús cumplía con todas las profecías fue rechazado. No solamente que cumplía con lo profetizado, sino que al momento de su nacimiento fueran dadas muchas señales.

Una de las señales extraordinarias que se relacionaban con la profecía de Daniel de las setenta semanas era la destrucción del templo y de la ciudad antes de la muerte del Mesías, Esta profecía se cumplió cuando Antíoco conquisto a Jerusalén y profanó el templo cuando ofreció carnde de puerco en el altar. Daniel no se refiere a la destrucción de la ciudad de Jerusalén y del templo del emperador Tito, en el año 70 D.C. Ya que está destrucción fue profetizada por Jesús y no por Daniel. Además esta destrucción llevada acabo por Tito fue la destrucción del templo reconstruido por Herodes, no por los judíos en tiempos de Esdras y Nehemías.

Ahora el templo destruido debería ser reconstruido de nuevo antes de la llegada del Mesías, luego de las sesenta y dos semanas de Daniel haber recibido la profecía. Lo que implica que el templo debía ser levantado de nuevo después de (434 año) (62 x 7 = 434). Si Daniel, como he afirmado recibió la profecía en el 3600 DA, de acuerdo al calendario divino) el templo debería empezar a ser recontruido en el año (3976 DA, (3600 + 434 = 3034), si cambiamos la fecha al calendario romano sería:
(4034 x 360/365.25 = 3976 AC) o el año 24 AC.

Esta fecha parece armonizar con los comentarios de burla que hicieron los fariseos cuando Jesús dijo :

Respondiendo Jesús y les dijo:

Destruid este templo y en tres días lo levantaré.
Dijeron luego los judíos: En cuarentiséis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantará?
Mas él hablaba del templo de su cuerpo.
S.Juan 2:19-21

Así que las fechas que podemos obtener aplicando el calendario divino armonizan y están de acuerdo con la profecía de Daniel. El templo se comenzó a contruir en el año (3976 + 46 = 4022), o el año 22 DC.

Si cambiamos 46 años al calendario divino podemos obtener ( 46 x 365.25/360 =46.67) 0 47 años. Entonces obtenemos el año 23 DC.
Esta fecha concuerda, aunque haya un margen de error muy pequeño, ya que Jesús inció su ministerio en el año 24.5 DC.y estás palabra debieron ser dicha después de haber comenzado su ministerio. Ahora es maravilloso como todo está entrelazado.
Lo importante es que el templo fue reconstruido para que Jesús pudiera entrar al mimso y presentarse como el Cordero de Dios en el año 7 DC.

Como dije anteriormente el profeta Daniel no se refiere a la destrucción del templo construido por Herodes, sino a la destrucción del templo por Antíoco antes de la llegada de Cristo. Ese templo que había sido reconstruido por Nehemia y Esdras no fue el destruido pore el emperador Tito en el año 70. El templo que fue destruido en el año 70 por Tito fue el templo construido por Herodes, sobre ese templo fue que Cristo profetizó,

Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo.

Respondiendo él les dijo:¿Véis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre pieda, que no sea derribada.

S.Mateo 24:1

Esta es la profecía que se refiere a la destrucción del templo de Jerusalén por el emperador Tito. Es curioso parece que en este momento Jesús comenzaba de lleno su ministerio ya que no conocía los eficios del templo, por eso los discípulos querían mostrárselos para impresionarlo, pero Jesús parece que no se entusiasmó mucho por aquella obra de arte y la condenó a la ruina.
Es posible que Satanás estuviera alentando a esos discípulos para tratar de cambiar el destino del templo que ya estaba destinado a la destrucción. Es incríble, pero 42 años después todo estaría en ruinas. Digo increíble porque este número 42 armoniza con el tiempo del ministerio de Cristo que fue de tres años y medio (42 meses), un año por cada mes del ministerio de Cristo, también el tercer templo será sitiado por (42 meses) tres años y medio, o 1260 días.

Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles, y ellos hollarán la ciudad santa por cuarenta y dos meses (42). Apocalipsis 11:2

Nada parece estar fuera de este calendario que Dios nos ha dado para entender su palabra con más claridad.









¡Y TODOS ESTABAN ASOMBRADOS POR SU SABIDURIA E INTELIGENCIA!



imagen




La pregunta que se apoderó de toda Jerusalén era ésta: ¿Quién es este hombre?¿De dónde obtiene tanto poder y sabiduría? Estas preguntas bullían en la mente del pueblo judío desde que Jesús tenía doce años. Nadie había perturbado tanto a esta nación como la llegada de Cristo. Muchos, conociendo las profecías de un Ungido, habían salido por las calles de la ciudad engañando a muchos, pero nadie había demostrado tanto poder como Jesús. Nadie se había atrevido decir que Dios y él eran la misma persona, que el que lo había visto a él había visto a Dios, que era antes de Abraham, que destruiría el templo en tres días, cuando había tardado 46 años en ser levantado, nadie se había atrevido realizar obras de caridad en el día de reposo, nadie se había atrevido a decir que tenía potestad para perdonar, nadie se había enfrentado a los fariseos y los doctores de la ley como hizo este hombre.
La presencia de Cristo revolucionó la historia, no solamente de Israel, sino de toda la humanidad.

Cristo cambió el curso de la historia, cambió la visión del mundo, cambió el concepto de las religiones, cambió la mentalidad de los pescadores, de los borrachos, de las rameras, de los leprosos, de los ricos y poderosos, de los maestros, en fin, Jesús transformó la vida de millones y hoy lo sigue haciendo con la misma fuerza, con la misma intensidad, con el mismo amor, con la misma justicia, con la misma piedad.

Jesús trajo un mensaje transformador, un mensaje poderoso, un mensaje de cambio, Jesús no creó una institución religiosa ni dejó a ninguna que lo representara, Jesús dejó al Espíritu Santo para dirigir a los creyentes en todo el mundo, conviertiendo esa fuerza en el ejército más poderoso de la humanidad, ejército que pelea la más terrible de las guerras, no una guerra contra sus hermanos de carne y hueso, sino una guerra contra las fuerzas del mal, contra Satanás y sus huésted de maldad. Es una guerra sin cuartel las veinticuatro horas rescatando las ovejas atrapadas por el diablo en maldad, en pecado, en vicios, en angustia y dolor, una fuerza que da de comer al hambriento, de beber al sediento y que viste al desnudo.

¿Quién era este hombre que podía reprender al viento, apaciguar las olas del mar, caminar sobre el agua, transfigurase, moverse de un sitio a otro sin ser visto, multiplicar los peces y los panes, sanar todo tipo de enferemdad?¿Quién era este hombre que aun los demonios temblaban al escuchar su nombre?¿Quién era este hombre que decía que debemos amar a los enemigos, dar la mano al extranjero, caminar dos millas cuando nos pidan que caminemos una?

¿Quién era este hombre a quien le seguían miles y miles alocados por las calles polvorientas de Jerusalén?¿Quién era este hombre que un rico corrió por las callejuelas de la ciudad para subirse a un árbol y verlo?¿Quién era este hombre que una ramera lavó sus pies y lo ungió con un perfume de trescientos denarios?¿Quién era este hombre que podía leer el pensamiento de los humanos?¿Quién era este hombre que provocaba que los seres humanos pusieran a sus enfermos en camillas y se subieran por los techos para llegar a él?¿Quién era este hombre que hacía que una mujer tratara de tocar el borde de su túnica para ser sanada?¿Quién era este hombre que se enfrentó a la más vil gentusa de su tiempo y no sintió rencor por ellos, sino que los perdonó?¿Quién realmente era aquel niño que dejaba atónitos a los sabios de Israel?¿Quién era aquel hombre de cabellera larga, de mirada profunda que aun en la cruz podía tener compasión por un ladrón y prometerle una morada en su reino?

¿Quién era este hombre que podía convertir el agua en vino?¿Quién era este hombre que durante tres años y medio sabía que uno de sus discípulos le robaba y lo iba a vender y nunca hubo una palabra de reclamo?¿Quién era este hombre quien durante nueve horas soportó tanto dolor, tanta burla, tanto menosprecio y no abrió su boca para reprochar ni maldecir?,¿Quién era este hombre que en la cruz del Calvario sintió compasión por la humanidad y pidió perdón pora ella?

¿Quién fue este hombre que venció la muerte y resucitó al tercer día?¿Quién fue este hombre que ascendió al cielo en una nube y dijo que regresaría?

Es hasta cierto punto gracioso, que los sabios de Israel y el pueblo judío se hicieran esta pregunta cuando los mismos demonios sabían quién era Cristo?

Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino.
Y clamaron diciendo:¿Qué tienes con nosotros Jesús, Hijo de Dios. Has venido acá a atormentarnos antes de tiempo?
S.Mateos 8:28-26

Estos dos endemoniados, no sólo sabían quien era ese Hombre, sino que sabían que Jesús los iba a destruir, pues al final de los tiempos así sucederá, por eso dijeron: "has venido antes de tiempo", inclusive estos demonios profetizaron que hay otro día en que Jesús regresará a enjuiciarlos y a destruirlos, se referían a los tiempos del fin.

Más tarde esa declaración de los demonios es validada por Pedro:
Respondió Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios viviente.

S.Mateo 16:16


Cuando entró él a Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo:¿Quién es éste?

Y la gente decía: Este es Jesús, el profeta, de Nazaret de Galilea.
S.Mateo 21:10-11

Es curioso que el supuesto "ángel Gabriel" le dijera a Mahoma, que Jesús era un profeta pero él era el Ungido de Dios. También hoy los Testigos de Jehová hacen esta misma afirmación, cuando hasta los demonios declaraban que era el Hijo de Dios, la segunda persona de la Trinidad.












¡Y FUE CARPINTERO DE OFICIO COMO SU PADRE!



imagen




Nunca he podido entender la hipocresía de los hombres que han tenido el privilegio de estudiar, de adquirir un alto nivel de desarrollo intelectual, que han obtenido múltiples estudios, que han escrito libros, que han viajado por todo el mundo, que tienen un alto nivel de inteligencia, que enseñan en los mejores y más prestigiosos centro de educación superior. Nunca he podido entender a esos historiadores que hablan de personajes de la historia que apenas hay evidencia escrita de que exisieron y hablan de ellos como si tuvieran el privilegio de haber obtenido una biografía particular del muerto.

Hablan, hablan, hablan de seres que vivieron hace 4 mil millones de años y los describen como si tuvieran fotografías o evidencia sustancial para fundamentar todas esas historietas que se inventan. Nunca cuestionan la existencia de esos personajes, nunca exigen mayores evidencia y sus textos se utilizan en los centros de estudios como si tal cosas que dicen pudieran sostenerse.

Pero cuando se trata de Jesucristo, no quieren aceptar los cuatro testimonios escritos sobre su persona, y son tan atrevidos y desvergonzados que algunos se levantan en las aulas universitarias a decir cosas sobre Jesús y hasta negarle el derecho a la existencia. No importa cuanto se haya escrito sobre él, siempre tienen un actitud negativa, ahora que aparezca cualquier escrito de la época de Cristo, escrito por un enemigo de Jesús, no importa si tienen evidencia que lo escrito es verdadero, lo utilizan para desmentir los relatos de la palabra de Dios. Como si por el hecho de haberse escrito en el tiempo de Jesús eso le da validez. ¿Acaso quienes más mentiras y calumnias escriben de los hombres no son sus contemporáneos?¿Acaso porque aparezca un pergamino en el mar Muerto diciendo cosas contrarias a las ya están escritas, eso significa que ese pergamino es válido? Será un escrito de su tiempo, un escrito original, pero eso no le da validez alguna por sí solo.

No ha existido un ser humano a quien miles y miles le hayan querido robar el derecho a vivir, el derecho a existir, el derecho a la libertad de expresión, el derecho a organizarse, el derecho a decir lo que le diera la gana?¿Por qué tanta envidia? Hombrecitos y mujeres que pasarán por este mundo como sombras, que nadie los recordará porque nada han hecho por la humanidad le quieren robar el derecho de ser al más grande de los hombres y al ser que más ha influenciado en la historia de los pueblos del mundo.

Cuando Jesús vino a la tierra su gente, los judíos, el pueblo que Dios había amado, el pueblo que Dios había cogido por las manos y lo sacó de la esclavitud de Egipto, de los Asirios, de los filisteos, de Babilonia, de los Medas y Persas, de los Griegos, de los romanos, el Dios que los libró de tantas persecuciones y el Dios que los reunió de nuevo en nuestros tiempos, fueron los mayores enemigos de Cristo.

Satanás cegó al pueblo judío y a los romanos desde el mismo momento del nacimiento de este niño maravilloso. Toda una nación, toda una institución religiosa procuraba matarle desde su nacimiento. Hicieron todo lo posible para que no viviera, querían negarle el sagrado derecho de vivir. Aquel niño, llamado Rey de los judíos por los tres magos que habían sido guiados por una estrella,había nacido en un pesebre, entre animales. Y mientras los animales se alegrban de su nacimiento, el odio, la venganza, el crimen se había apoderado de los hombres.

Pero Dios había planeado el destino de aquel niño de otra forma y envió a los ángeles para que lo cuidaran y lo protegieran, a él y a su familia. Entonces quien procuraba matarle por envidia, por temor a perder su trono, fue sacado del escenario por la mano divina. Aquel Herodes perverso que mandó a matarle y que mató a los niños menores de dos años en toda Jerusalén pintando las calles y los pisos de los hogares con sangre inocente.

Aquel niño creció en poder y sabiduría. Era brillante, nunca fue a una institución universitaria, ni tuvo estudios académicos, ni estudió teología ni filosofía, pero nadie formuló jamás ideas más altas y admirables que él. No hay hombre en la historia de la humanidad que haya hablado como este ser maravilloso.

Jerusalén se levantó contra él como había escrito el salmita miles de años antes. "Los perros me han han rodeado", sí, muy pronto aquel carpintero sería rodeado por una jauría de perros que gritarían a todo pulmón: "¡Crucifícale!¡Crucifícle!,¡Crusifícale!.

Mucho se ha escrito sobre la vida de mi Señor, especialmente sobre el tiempo de su adolescencia. Unos dicen que después de cumplir sus doce años se fue a la India o estuvo con una secta de rabinos, o fue a tal parte. Los seres humanos no saben todos los detalles de la mayoría de los grandes hombres y mujeres y no les preocupa eso. Pero cuando se trata de la vida de Jesús quieren saber: su nombre con sus dos apellidos, su tipo de sangre, su seguro social, sus certificado de estudio, sus diplomas, sus entretenimientos,el número de su pasaporte, en fin, hay que darles todos los detalles y al final, aunque les presentemos un vídeo desde su nacimiento hasta su muerte, no creerán, y dirán:¡Oh, pero que vaina, eso es un vídeo pirateado!,¡oh, no, no, chama, yo no puedo creer en eso!,pero boludo, esos son cuentos callejeros,¡ay bendito tú crees que estamos en los tiempos en que los perros se amarraban con longaniza!. Así es el mundo, pensarán y actuarán como los judíos del tiempo de Jesús y como actuó Tomás, si no le veo y meto mis dedos en sus heridas, no creeré.

El hecho de que no sepamos con certeza la vida de Jesús durante este periodo de casi diez y ocho años nada significa, nada cambia su historia, nada cambia su majestuosidad, nada cambia su vida, su propósito. Jesús era un hombre sencillo, un ser común, Jesús tenía un plan organizado por Dios, una agenda de trabajo. Jesús sabía cuando iba a iniciar su ministerio como supo que tenía que ir al templo a la edad de doce años. Así que durante ese tiempo permaneció con su familia, trabajando duramente junto a su padre José, cuyo oficio era ser carpintero, eso hacían la mayoría de los jóvenes, aprender el oficio de sus padres. Los judíos sabían que Jesús trabajaba con su padre, que vivía con su familia. Lo habían visto con sus hermanas y hermanos. De hecho, uno de los argumentos expuesto por los sacerdotes y los fariseos era que Jesús y su familia eran conocidos y que él no era Hijo de Dios sino de José, que tenía más hermanos y hermanas, no hermanos de fe como alegan los católicos sino hermanos de madre. Si hubieran sido hermanos de fe, ellos hubieran creído en Jesús y las Sagradas Escrituras nos dicen: "que aun sus hermanos no le creían".

Así que Jesús probablemente estuvo todo ese tiempo haciendo lo que hacían los jóvenes de Israel, aprender y trabajar con sus padres.

Jesús era el Hijo de Dios, su gurú estaba en el tercer cielo, no en la India. Su sabiduría provenía del cielo como la sabiduría que recibió Salomón, fue dotado de inteligencia mayor, fue dotado de un lenguaje de poder, capaz de convetir la palabra en materia, capaz de penetrar la mente y los corazones de las personas y cambiarlos. Jesús no necesitaba maestro alguno, pues él era en más grande de los maestros, un ser autodidacta, un ser cuyos conocimientos fueron revelados por su Padre.¿Quién podría enseñar al más sabio de los sabios?¿Quién podría enseñar a aquél que todo lo sabía?

No hermanos y amigos, Jesús no tenía que ir a la India ni a comprar un "hot dog", pues con sólo pensar podría convertir las piedras en un suculento manjar.

Muchas mentiras fueron escritas sobre él en su época, unos escribieron que su madre había sido violada y él había sido el fruto de esa violación, otros que tenía a un hermano gemelo, otros que tenía demonios, otros que no había muerto en la cruz, que su cuerpo había sido hurtado por sus seguidores, otros que no resucitó, en fin, se escribieron y se escriben falsedades y más falsedades, hasta en nuestros tiempos los hijos de Satanás siguen escribiendo mentiras y calumnias, hasta han llevado al escenario obras en la que insinúan que era gay, que era afeminado, lascivo, lujurioso, que tenía relaciones sexuales con las mujeres como la Magdalena, la Samaritana. Esas mentes "sucias" y oscuras que arderán como arden las antorchas olímpicas alumbrando el camino del lago de fuego por donde irá su jefe, Satanás a las pailas del mismo infierno si no se arrepienten, porque mi Cristo es tan misericordioso que los perdonará como perdonó a los que le crucificaron.

Así que no importa lo que digan las Sagradas Escrituras, no importa lo que digan los seres que han sido cambiados y transformados por él, siempre hablarán mentiras sobre su persona. Pero de la misma forma que fue librado de la muerte, de la misma forma que la enorme piedra frente a su tumba fue derribada, de la misma forma que fue arrebatado en una nube hacia el cielo, de esa misma forma maravillosa sus enemigos serán aplastados.
Jesús vive hoy más que nunca y millones caen de rodillas con lágrimas en sus ojos para darle gracias por su amor, por haber dado su vida por nosotros, por habernos redimido del pecado y haber roto las cadenas que nos ataban a las tinieblas. Hoy más que nunca millones levantan sus manos al cielo y gritan llenos de emoción:¡Jesucristo vive para siempre!¡Santo, Santo, Santo es el Señor!¡ y millones exclaman: ¡Ven pronto Jesús!







¡Y FUE BAUTIZADO POR JUAN EL BAUTISTA!



imagen




La llegada de un Mesías había sido profetizada, como dije anteriormente, desde el mismo momento que la pareja pecó en el huerto del Edén. Dios le dijo a la serpiente que de la mujer iba a nacer una cimiente que la iba a destruir. Aquella serpiente, quien el profeta Ezequiel la identifica como el Querubín Protector, el ángel más hermoso y sabio que Dios había creado estaba allí presente ese día de nuestra creación.

En Edén, en el huerto de Dios estuviste...
Ezequiel 28:13

Esa promesa fue continuamente reafirmada por los profetas que Dios le enviaba a los judíos. De hecho la misión de los profetas era esa principalmente, anunciar la llegada de un Pastor que recogiera a las ovejas descarriadas, la llegada de un Mensajero de Dios que iba a anunciar las buenas de salvación, la llegada de un Cordero que sería sacrificado por toda la humanidad.

Así que Dios a través de 4000 años estuvo anunciando la llegada del Mesías prometido. pero Israel nunca le hizo caso a esa advertencia, en vez de consagrarse a Dios, en vez de acecarse a Dios lo que hicieron fue corromperse, irse detrás de los dioses de piedras de los filisteos y de otras naciones, se hundieron en la idolatría, el pecado y la maldad, sus reyes se corrompieron y se olvidaron de todas aquellas cosas que Dios había hecho con ellos.

Los judíos pidieron un rey como las demás naciones y rechazaron el camino por el cual Dios los dirigía,rechazaron a un Dios vivo y poderoso por un hombre de carne y hueso que pronto se iba a corromper y cuyo fin terrible iba a ser el suicidio. El ungido de Dios se perdería en el abismo de las tinieblas, quiso hacer las cosas a su manera y no a la manera de Dios, quiso ser más misericordioso que Dios, y perdonó al rey y se apoderó de las mejores ovejas.

Sin embargo, nunca Dios cortó la comunicación con Israel, Israel actuó como una ramera, fornicó con las demás naciones, al alejarse de Dios e ir en pos de Baal y Astarot.

Todos los profetas anunciaron la llegada del Salvador, todos dieron los más mínimos detalles sobre su personalidad, sobre su ministerio, sobre su poder, sobre su pasión y muerte. El profeta más extraodinario fue Isaías quien nos presentó una película exacta de todo lo relacionado con la muerte de Cristo. Daniel nos habló de su asesinato, del momento de su nacimiento, del escenario en el cual el Mesías iba a llevar a cabo su ministerio.

Y finalmente Dios escogió a Juan el Bautista como el último profeta que anunciaría la llegada del Mesías. Después de Juan no más profetas. El ministerio profético terminó con Juan el Bautista, el vino a anunciar el camino del Señor, vino a preparar la llegada de Jesús, la misión del profeta era identificar al Mesías, una vez el Mesías fuera identificado se sellaría la profecía como dijo Daniel.

Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.

Daniel 9:24

Juan cumpliría con una doble misión: identificar al Cordero de Dios y ungir al Santo de los santos en las aguas del bautismo. Lo que no pudieron hacer los judíos en el año siete (7DC), cuando Jesús se presentó en el templo lo tuvo que hacer Juan en el Jordán.
Hoy, como en tiempos de Cristo se han levantado muchos falsos profetas, hombres y mujeres que dicen han sido levantados por Dios y se pasan profetizando y diciendo cosas que ya están profetizadas por Cristo, no se como se atreven a decir que Dios le dijo que iba a ocurrir un terremoto, cuando ya está escrito que habrán terremotos por todas partes del planeta. Ya lo que iba a ser profetizado fue profetizado, Dios nos habla hoy en día a través del Espíritu Santo, la iglesia tiene el don de profecía que Dios le ha dado para su edificación como tiene muchos otros dones espirituales, pero eso es distinto al decir que Dios a escogido a tal persona para traer un nuevo mensaje para este tiempo. Una de las primeras advertencias que hace Cristo es que en estos tiempos se levantarán muchos falsos profetas que aun pueden engañar a los escogidos. De hecho el último de estos falsantes será el falso profeta que se unirá a la Bestia.

Dos apestos de la profecía de Daniel de las setentas semanas se cumplirían con la presencia de Juan el Bautista. Su profecía de las setentas semanas se cumplirían con la llegada del Mesías, terminaría el ministerio profático y su visión de los hechos relacionados con Cristo serían sellados, en otras palabras se cumpliría todo lo visto por le profeta.

En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea,

y diciendo: Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado,

Pues éste es aquel de quien habló el profeta Isaías cuando dijo:
Voz del que clama en el desierto:Preparád el camino del Señor, Enderezad sus sendas.

S.Mateo 3:1-3

Juan el Bautista vino a preparar el camino del Señor, vino a identificar al Cordero, vino para bautizar y ungir al Santo de los santos, vino a iniiciar el mensaje del evangelio de arrpentimineto y perdón, tan pronto Juan el Buatista cumpliera con su misión sería asesinado, entonces se abriría la puerta para que Jesús iniciara su ministerio de 1260 días sobre la tierra.

Con la muerte de Juan se sellaba el ministerio de los profetas de Israel, el último profeta a quien los judíos han de recibir, no será un profeta de Dios, sino el falso profeta que actuará bajo el mandato de Satanás, ese falso profeta ha de preparar el camino del anticristo, ya Juan Pablo II preparó el camino para que se manifieste, luego del retorno de Cristo, ese falso mensajero que podrá realizar señales y prodigios con los cuales engañará a la humanidad.

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. S.Jua 1:29

Aquí vemos como Juan al ver a Cristo reconoce que él es el enviado de Dios, el Deseado de las naciones, el Redentor, el Mensajero que había sido anunciado por los profetas, el Rey de reyes y Señor de señores, el Lirio de los valles, la Estrella de la mañana, el León de Judá, el Alfa y Omeja, el Cordero de Dios.

Y Juan sabía que el Mesías era Cristo, no porque se lo dijeran los religiosos del tiempo, que no lo hicieron, sino que le fue revelado por el mismo Dios.

También dio Juan testimonio, diciendo: Vi el Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él.

Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar con agua, aquel me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu, y permanece sobre él, ése es quien bautiza con el Espíritu Santo.

S. Juan1:32-33

Así que no había dudas para Juan el Bautista que Cristo era en Ungido de Dios, el Mesías que había de venir. En ese momento se cumplía parte de la profecía de Daniel: Sería ungido el Santo de los santos.

Es interesante, Juan conoce muy bien su ministerio, predicar y bautizar en agua, y reconoce que sólo Jesús bautizaba con el Espíritu Santo. Entender estos dos bautismos es de suma importancia para los creyentes Satanás se ha inventado su forma de bautismo en las aguas y su bautismo en el espíritu de error.

Jesús no iba a las aguas para borrar su pecado original, ya que no fue concebido en pecado alguno. Esto invalida la creencia de la Iglesia Católica de bautizar a los niños para borrar el pecado original. Además los niños no son culpables de pecado hasta que no sepan distinguir entre el bien y el mal. Así que Jesús, ni se bautiza cuando era níño, ni se bautiza para borrar pecado alguno.

El baustimos es para reconocer que uno ha vivido en pecado, que uno reconoce que fue expulsado de la presencia de Dios, que uno reconoce que es un reo de muerte, que uno reconoce que no es parte de la iglesia de Cristo y que uno reconoce que al ir a las aguas, sepulta el viejo hombre y renace a una vida de santidad y de obediencia a Dios. El bautismo no es un juego, es algo serio, con el bautismos llevamos nuestros pecados a enterrar.

Cristo fue a las aguas, no para borrar pecado alguno cometido por él sino a recoger todos los pecados de la humanidad desde el principio hasta el final, y llevarlos en su cuerpo para ser crucificados y redimidos con su sangre en la cruz del calvario.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino, mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

Angustiado él, y afligido, no abrió su boca, como cordero fue llevado al matadero, y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció y no abrió su boca.

Isaías 53:6-7

Ese es el significado real del bautismo en agua. Es reconocer que somos pecadores, que estamos en tinieblas, que nuestro hombre carnal está podrido de pecado, esa condición está simbolizada en el cuerpo cubierto de lepra de Lamán, fue en las aguas turbias y sucias del Jordán que Lamán encontró la sanidad para su cuerpo lleno de llagas, cubierto de lepra pestilente.

De la misma forma nosotros estamos enfermos, podridos de lepra pecaminosa, en esa forma no podemos formar parte del cuerpo de Cristo, pero cuando vamos a las aguas del bautismos entonces dejamos esa lepra, resurgimos nuevos, libres de pecado, entonce nacemos de nuevo,entonces deberemos dar frutos del espíritu y abandonar los frutos de la carne. El bautimo en las aguas nos dota de un nuevo cuerpo espiritual tal como el de Jesucristo. Por eso es que el bautismos es un acto voluntario, consciente, es una toma de decisión del pecador, un niño no tienen conciencia de lo que es malo y de lo que bueno. El bautismo en las aguas tiene que llevarse acabo en la adultez y no en la niñez. Los niños se presentan a Dios a los ocho días de nacidos como fue presentado Jesús, como fue presentado Isaac.

Una vez el hombre es bautizado en las aguas, una vez el cuerpo ha sido limpio se convierte en templo del Dios viviente, entonces es que recibimos el Bautismo del Espírit Santo, si la persona continúa viviendo en pecado,aunque diga que le sirve a Dios, el Espíritu Santo se aleja, entonces entra el espíritu de maldad, el espíritu de error, entonces el"perro vuelve a vómito", entonces si mueres en ese camino, aunque tu nombre fue escrito en el libro de la vida, eres borrado, el cuento de que " una vez siempre salvo" es un cuento de malandrines que le hacen el juego a Satanás, pues cuando los discípulos regresaron asombrados por todos los milagros que hacían, Jesús les dijo: "que se alegraran de que sus nombres no fueran borrados del libro de la vida", pues realmente todos los seres humanos fuimos inscrito en ese libro, simplemente para poder permancer en él deberemos ser fieles hasta el fin, hasta el día de nuestra muerte. "Sed fiel hasta la muerte y te daré la vida eterna".


Es tan necesario ser bautizado en el Espíritu Santo, pues sin ese bautismo somos presas fáciles de Satanás y no podremos adquirir los dones espirituales y tampoco podremos permanecer en el camino de la verdad. El Espíritu Santo nos protege como estaba protegido Job por el cerco, como estaba protegido el pueblo judío cuando salió a medianoche de Egipto, una columna de fuego y una nube los protegía, Y debemos estar protegido pues, hay un león rugiente que trabaja las veinticuatro horas del día buscando a quien devorar.

No sé como hay organizaciones religiosas que no creen en el Espíritu Santo, son nubes sin agua, flores marchitas, hojas llevadas por el viento. El bautismo en agua y el bautismos en el Espiritu Santos son necesarios para estar vinculados al cuerpo de nuestro Señor y recibir sus ricas bendiciones.








¡ENTONCES COMEZO SU MINISTERIO DE PODER!



imagen




Israel estaba bajo el gobierno de los romanos. El imperio había conquistado a los judíos y estos no se sentían cómodos por la presencia de un ejército extranjero en medio de la ciudad santa. Ya habían experimentado la crueldad de uno de sus gobernantes (Antíoco) quien había profanado el templo al sacrificar carne de cerdo.Ellos también vieron como casi la totalidad de sus líderes religiosos fueron asesinandos por Herodes. Así como Daniel lo había profetizado, eran días angustiosos para el pueblo de Dios. Muchos falsos profetas se habían levantados y el Mesías que ellos esperaban no aparecía por ningún lado.

Ese ambiente de incertidumbre era el que imperaba en la tierra santa. Algunos judíos estaban muy descontentos y se habían organizado, lo que mantenía a la ciudad en una expectativa de terror, pues si los romanos descrubrían algún mivimiento separatista de seguro los iban a destruir. Así que el miedo, la intolerancia y la persecución de los romanos hacían que la vida en Jerusalén en esos tiempos fuera de dolor, sufrimiento y de miseria.

Además aquel pueblo invasor era uno que no había respetado al principio sus ideas religiosas. Habían profanado el templo varias veces,Pompeio había profanado el Lugar Santísimo, lo habían saqueado, matado al Senhedrin (Herodes)y robado los untesilios sagrados. Aquel templo que Zorobabel había levantado fue destruido, pero Herodes para estar bien con los judíos lo levantó de nuevo para cumplirse la profecía de Daniel, que sería reconstruido el templo en tiempos malos, en tiempos de sufrimiento.

La historia de los templos de Jerusalén son muy importantes para comprender las profecías bíblicas. Es interesante que el templo de Salomón se había empezado a construir 480 años después que Moisés los sacó de Egipto. En el calendario bíblico nos indica que esa fecha de salida fue el 14 de abid del 2638 DA. Así que el templo se comenzó a edificar en el año (3118 DA) ya que ese era el cuarto año del reinado de Salomón. ( 3114 - 3154 DA) y (3638 + 480 = 3118) y se terminó en el año (3125 DA) ya que tardó Salomón en construirlo siete (7) años. Es curioso que este majestuoso templo fuera saqueado treita y tres años más tarde por el rey de Egipto, Sisac,

Al quinto año del rey Roboam subió Sisac rey de Egipto contra Jerusalén

y tomó los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros de la casa real., y lo saqueó todo, también se llevó todos los escudos de oro que Salomón había hecho.
1Reyes 14:26-26

Precisamente esa era la edad que iba a vivir el Mesías (33 años), su templo sería saqueado, maltratado, golpeado y crucificado en una cruz. Cristo, una vez más es asociado a la historia del templo y una vez más ese lenguaje numérico nos confirma los hechos.
Si el templo se terminó de construir en el año 3125 DA, entonces ese hecho debió de ocurrir en el año (3125 + 33 = 3158 DA), luego el templo será destruido en el 3548 DA por Nabucodonosor, hecho que ocurrió 390 años más tarde.

Lo importante no es saber las fechas relacionadas con el templo sino que este templo, el segundo debía estar listo en tiempos del Mesías y así sucedió. Ya que Herodes lo reconstruyó.

Ya Jesés se había presentado en el mismo a la edad de doce años.

Como les decía eran tiempos muy agitados en Jersusalén, los soldados romanos, aquellas legiones enormes y poderosas vigilaban las calles de jerussalén. Estaban pendiente a todos los movimientos de los judíos.

Los judíos esperaban a un Mesías que los libaría de la opresión de los romanos como fueron librados de la opresión de los egipcios. Esperaban a un político y no a un profeta. Ellos tenían la confianza de que ese líder covertiría a Israel en una nación idestructible, una nación capaz de enfrentarse a los romanos como lo habían hecho contra los imperios anteriores.

Cuando Jesús aparecién en Jerusalén realizando tantas señales y prodigios muchos pensaron que el Mesía había llegado realmente, muchos se unieron a cristo pensando que se trataba del rey que reinaría sobre Isarael en aquellos tiempos. Estuvieron un tiempo a su lado y luego muchos lo abandonaron.

Miles seguían a este hombre por toda Jerusalén, y cuando los líderes religiosos y las autoridades del estado vieron a las multitudes seguirle se alarmaron y tuvieron miedo de que los romanos interpretaran aquello como un movimiento libertador, y ante el temos de ser destruidos por el imperio romano, entonces algunos pensaron que era mejor que muriera un líder por la nación y no una nación por un líder.

Así que inician el més vil y menospreciable plan de fabricarle un caso al Señor por sedición. Hacen lo mismo que Jezabel hizo con el pobre Nabot, buscaron testigos falsos y lo acusaron antes las autoridades romanas.

Nada había en su contra. Sus delitos amar a la humanidad, enseñarle el camino recto al ser humano, sanar a los enfermos, dar de comer a los hambrientos, dar una esperaza a los marginados de la sociedda, tener compasión de los leprosos y sanarlos. Su pecado era haber desenmascarado a los religiosos hipócritas de su tiempo, a los legalista, a los que no aman pero acusan de no guardar el sábado, de comer alimentos que Dios limpió, su pecado era haber dicho que era Hijo de Dios.

Su gran pecado era sentarse en el monte y allí asombrar a sus seguidores con su gran sabiduría, con su inteligencia, con aquella capacidad de explicar las cosas en una forma sencilla, su pecado era haber silenciado la voz de las autoridades religiosa de su tiempo, de haber puesto en evidencia el error de los sacerdotes de ceer que guardar la ley era mós importante que vivir para amar, para dar la mano al prójimo, aquellos hombres decían que guardaban los mandamientos, pero perseguían a una mujer para matarla, oseas que ellos combatían el mandamiento de no "adulterará" con otro mandamiento que decía: "no matará", pero ellos mataban, ese fue su error, su error fue decir que su reino no era del mundo, que el no tenía nada que ver con las tinieblas del mundo, su reino venía del cielo, y su reino era espiritual no terrenar.

Pero los judíos no entendieron, no comprendieron, se equivocaron, pues aquel hombre que ellos crucificaron se levantó
de entre los muertos y siempre Jerusalén fue destruida, no por causa de Jesús, sino por la maldad de los romanos, por eso en el año 70, el emperador Tito destruyó el gran templo de Jerusalén y destruyó la ciudad, un millón dicen que crucificó frente a las ruinas de Jerusalén y se llevó a más de 800,000 en cautiverios como esclavo para trabajar en los proyectos de Roma, y desde ese año hasta el año 1948, los judíos vivieron errantes por el mundo. Pero Roma no disfrutó mucho su victoria, porque más tarde fue quemada y el volcán Besubio enterró a dos ciudades importantes, una de ellas, Pompeya. Y en el año 476 aquel terrible Imperio Romano cayó y Roma fue consumida por el fuego.

Jesús fue rechazado por la nación judía, fue crucificado en un madero, fue acusado injustamente por el sistema judicial romano, sistema hipócrita que pudo garantizarle un juicio justo, pero no le hiciero. Testigos falsos con falsas acusaciones, fue entregado como un perros a aquellos enloquecidos, que aceptaron a Barrabás y no al Señor. Sin emabargo aquel rechazo significó la oportunidad para que otro pueblo lo recibiera como el Salvador, el pueblo gentil.








¡HIZO GRANDES MILAGROS, SEÑALES Y PRODIGIOS!



imagen




Una de las cosas que demostraban que Jesús no era un hombre común y corriente era su poder para realizar milagros, para dominar la naturaleza, para expulsar a los demonios, para dar respuesta a todas las preguntas mal intencionadas que le hacían sus enemigos, su capacidad para amar, para tratar a todo el mundo con la misma vara.
Jesús era un ser extraordinario, no tiene comparación alguna con ningún otro líder religioso. Nunca perdió el control de la situaciones, siempre podía lidiar con la adversidad con una calma increíble, sólo hay un momento en que actúa aisrado y es cuando descubre que los judíos han tomado la casa de oración como una plaza pública, uno de los atrios del templo se había convertido en un lugar de ventas de animales que se utilizaban en los sacrificios. Es el único momento y es como un aviso para las futuras generaciones, especial ésta, que duro será el castigo para aquellos que hagan de la casa de de Dios un lugar de comercio, de venta, en propaganda para obtener ganancias.

La casa de Dios es un lugar sagrado, un lugar santo, el altar del templo es el lugar santo que todavía hoy permanece. El templo no es un lugar para llevar a acabo actividades que nada tienen que ver con la adoración y la predicación del mensaje de Dios. Hoy se ha cogido hasta para tribunas políticas, he visto como en los periodos eleccionarios los políticos visitan los templos y se les permite subir al altar a profanarlos, a hablar cosas ajenas al culto y a la adoración de Dios. De esta forma violentan la advertencia de Dios :

Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,

ni los pecadores en la congregación de los justos. Salmo 1:5-6

Otros creen que el altar es una platea, un escenario de un teatro y se pasan haciendo chistes, monerías, hasta hacen ejercicios, llevan objetos para representar acciones y hasta se pasean con sus carteras o un billete como si se tratara de una compañía de productos.
Si Jesús se molestó con aquellos seres humanos a los que les llamó mercaderes y los expulsó de la casa de Dios,¿ cuánto no hará con aquéllos, sabiendo que eso está mal, se deleitan en hacerlo?

Cuando Jesús comenzó su ministerio había sido bautizado en las aguas y había sido ungido. Su misión había comenzado. Desde aquel momento en que Juan lo identificó como el Cordero de Dios comenzó la obra redentora del Señor, y aunque en aquel momento miles le seguían, al final sólo quedaron 120 veinte que fueron llenos del poder del cielo. La multitud que le seguía por todas partes iba detrás de milagros, de panes y pescado. Iban por curiosidad, iban porque era agradable escuchar a aquel nazareno de cabellera larga, de mirada profunda y de dulce sonrisa. Eran miles que se dejaban ir por la emoción pero realmente seguían viviendo en el viejo hombre, no había en ellos arrepentimiento, Jesús lo sabía, por eso les dijo la parábola de la cizaña. Hay que dejar que la buena semilla crezca en medio de la hierba mala, si sacamos la hierba mala podemos hacerle daño a la buena semilla. Por eso cuando Jesús comenzó sus enseñanzas muchos se fueron y le dejaron.

Así sucede hoy, el ser humano es el mismo, no ha variado mucho en su condición moral y espiritual. Hacemos las mismas cosas. Hoy muchos creen que porque sus congregaciones son enormes tienen la bendición de Dios y se burlan de las congragaciones pequeñas y se atreven a decir que no progresan porque son del viejo odre, o fundamentalistas, son iglesias muertas, sin fe, que no aspiran a nada, hasta dicen que están en pecado. Pero esas apreciaciones no son correctas como no es correcto pensar que la santidad y las bendiciones de Dios se manifiestan por el número de hermanos.La Biblia afirma: "que hay más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por los noventa y nueve justos que no nicesitan arrepentimiento" Hay quien tiene sus templos repletos de personas porque han abandonado el mensaje de Dios, y no enseñan las doctrinas apóstólicas.

Les gustan citar los textos relacionados con diezmos y ofrendas, los textos relacionados con prosperidad, con semillas, para eso el Antiguo Testamento está en vigencia, pero para otras cosas no lo consideran así.
Por eso nunca le citarán a sus congregaciones los versículos que ellos no cumplen ni enseñan porque sus templos se vaciarían.

No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace. Deuteronomio 22:5

Vuestro atavío no sea externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos.
1Pedro 3:3

Estas palabras son también palabras inspiradas por Dios y todavía hoy tienen vigencia como toda palabra que es inspirada. El cielo y la tierra pasarán más mis palabras no pasarán.

No solamente es convertir la casa de Dios en un nido de mercaderes sino entrar a ella en una forma que Dios rechazó al pueblo judío y también rechaza en el pueblo gentil No hay dos palabras, las que nos convienen y la que no nos convienen, no hay dos varas, no hay dos Biblias.

Estas cosas eran lo que le molestaban a los judíos, Jesús los comparaba como sepulcros, limpios por fuera podridos por dentro, hay que estar limpios por fuera y limpios por dentro.

Los judíos se daban con las manos en el pecho porque guardaban los diez mandamientos, pero Jesús enseñó que eso no era suficiente, así le dijo al joven rico: "sólo te falta repartir tus riquezas con los pobres", entonces se fue triste, esperaba que Jesús le dijera,¡Sí, que bien guardas la Ley, hoy te digo que estrás conmigo en el paraíso", pero Jesús no le dijo eso a este joven rico que guardaba la ley, pero no estaba arrepentido, no tenía a Dios en su corazón, sino que su dios eran las riquezas, en cambio al ladrón, que de seguro no había guardado ninguno, no había orado, ni ayunado, ni se había bautizado, ni dado ni un centavo de diezmos o de ofrenda, pero que reconoció a Cristo como Salvador, Jesús le dijo: "hoy estarás conmigo en el paraíso".

Es que cuando estamos en el espíritu , cuando ha nacido otra criatura aprendemos a reconocer que los frutos de la carne no agradan a Dios, entonces nos convertimo en enemigo de las cosas del mundo y buscamos cada día acercarnos a Dios y vivir de acuerdo a sus sanas doctrinas observadas por la iglesia primitiva, no doctrinas modernas que se apartan de las palabras de Cristo. Y si nos apartamos de las palabras de Cristo, no podemos llamarnos discípulos del él.

Jesús enseñaba con autoridad, enseñaba la verdad, no estaba predicando lo que los fariseos ni los judíos querían escuchar, no le iba a aceptar la conducta de aquellos religiosos que con sus actuaciones negaban el amor de Dios, Jesús no lns iba a complacer, Jesús le predicaba la verdad y por eso se llenaban de odio, de rencor hasta el punto que muchas veces no le soportaban y querían lanzarle piedras y se rompías sus ropas encimas devorados por la ira y la impotencia de no poder hacer callar a aquel hombre que los hacía quedar en ridículos delante el pueblo y de las autoridades romanas.

Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese yo soy.

Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salio del templo; atravesando por en medio de ellos, se fue.

S.Juan 8:58-59

Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen,
y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Yo y mi Padre uno somos.
Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle.

Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostardo de mi Padre. ¿Por cuál de ellas me apedreáis?

Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tu siendo hombre, te haces Dios.

S.Juan 10:27-34

Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.

Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo:¡Ah blasfemado!¿Qué más necesidad tenemos de testigos?He aquí ahora mismo habéis oído su blasfemia.

¿Qué os parece? Y respondieron ellos, dijeron:¡Es reo de muerte!

Entonces le escupieron el rostro. y le dieron de puñetazos, y otros le abofeteaban,
diciendo: Profetízanos, Cristo,¿ quién es el que te golpeó? S.Mateo 26:64-68







¡SU FAMA SE EXTENDIO POR TODA JERUSALEN!



imagen




Los fariseos seguían a Jesús por todas partes, buscaban la ocasión de hacerle caer, buscaban la ocasión de encontrarle falla, para acusarle, pero siempre Jesús salía victorioso. No había pregunta a la cual no recibiera una respuesta inmediata, una respuesta contundente, una respuesta que dejaba maravillados hasta los mismos enemigos.

Estaba lleno de sabiduría, de inteligencia, tenía el más alto grado de razonamiento lógico, dominama el arte de la palabra, era un orador prodigioso, sus palabras no se quedaban en el oído sino que penetraban como espada afilada hasta el tuétano de los huesos y lo profundo del corazón, tenía el poder infinito de leer las mentes de los humanos, tenía el poder infinito de conocerlo todo. Sin embargo, la humildad fue su mayor virtud, con tanto poder, con tnta sabiduría, con tanta inteligencia nunca se vanaglorió de la misma. Compartía con sabios y con los ignorantes, platicaba con ricos y poderosos y con las rameras de Israel, Tenía una palabra dulce para el leproso, para los enfermos, para los niños, pero tenía la palabra dura para los falsos religiosos, para los hipócritas,para los que enseñaban doctrinas de error.

Nadie podía acallar su voz, enmudecían ante sus respuestas, perdían la noción del tiempo y de la realidad. Aquél humilde carpintero tenía a la nación judía perturbada. Jesús era una luz brillante en meio de las tinieblas en las cuales se encontraba Israel, era la esperanza del pobre, del enfermo, del marginado, era el defensor de la mujer perseguida y maltratada por las injusticias de un sistema que tenía dos formas distintas de aplicar la vara de la justicia, una para los hombres y otra para las mujeres, los hombres adulteraban y se hacían de la vista larga, pero si sorprendían a una mujer adulterando había que matarla a pedrada.

Hoy no hemos cambiado mucho esa situación, hay países que tratan a la mujer como un objeto cuyo único valor es satisfacer los deseos sexuales, se le esclaviza, se le niega el derecho a disfrutar la vida, se le maltrata, se le priva del derecho a tomar decisiones y desgraciadamente esa actitud la justifican con principios religiosos, le privan del derecho a votar, de escoger a los gobernantes, le roba el sueldo, pues le pagan menos por las mismas tareas que nosotros los hombres realizamos,se le privan de ocupar puestos de poder en la sociedad, en algunas iglesias, Dios no esclaviza al ser humano, por el contrario tanto el hombre como la mujer tienen los mismos derechos, Dios dijo: "y se unirá el hombre a su mujer y serán una misma carne", el hombre y la mujer tienen la forma del cuerpo diferente, pero aun sus cuerpos están constituido de los mismos organismo, excepto los órganos reproductivos, tanto el hombre como la mujer tienen la mente de Cristo, tienen la misma capacidad de aprender, de actuar con sabiduría, tienen los mismos niveles de inteligencia. Jesús le dio ese trato especial, por eso era amado y seguido por ellas.

Cuando los fariseos, aquellos seres que decían que amaban a Dios y respetaban la ley de Moisés, las perseguían para matarlas, Jesús tenía una dulce voz de perdón, cuando ellos las perseguían como una jauría de perros para asesinarlas a pedrada, Jesús las recibía para darle abrigo y protección, cuando una mujer venía a él, la recibía y no la echaba fuera.








¡Y TENIA LA POTESTAD DE PERDONAR LOS PECADOS!



imagen




Si algo llenaba de ira a los enemigos religiosos de Jesús era su afirmación de que tenía la potestad de perdonar pecados. Los sacerdotes de Israel consideraban esto como un blasfemia, pues sólo Dios tiene esa potestad para hacerlo. Jesús va a transformar esta práctica, Jesús intodujo una manera distinta del proceso de perdón, Jesús estableció un concepto distinto del perdón. Los fariseos no podían aceptar lo que el Señor afirmaba y por tales cosas querían matarle.

Los judíos habían estado practicado una forma de expiar sus pecados mediante un acto de un sacrificio de un cordero, era necesario derramar la sangre de un animal para que Dios perdonara los pecados de los hombres, Sólo el sumo sacerdote podía inmolar un Cordero por el perdón del pueblo.

Hoy hay unos que creen que tienen esa potestad todavía. Engañan a millones que van de rodillas a un rincón para pedir perdón por sus pecados, hacen de este acto uno sin valor alguno, pues cada domingo regresan llenos de pecados y desobediencia al mismo lugar, como si Dios se agradara de esto. El concepto del perdón es distinto, el concepto de perdón es un acto muy profundo. El ser humano no puede ir a otro hombre para que perdone sus faltas, ese hombre a quien van millones no tienen esa potestad y menos algunos que están corrompidos por el pecado y la maldad.

Acabo de leer una noticia que la Iglesia Católica pagó 56 millones por demandas contra sacerdotes que habían abusado de muchos niños. Esto ocurrió en San Francisco, Estados Unidos. ¿Cómo estas personas podían perdonar los pecados de los miles de feligreses que iban de buena fe ante ellos para ser perdonados?. Dios nos perdona nuestras ofensas cuando cada uno de nostros haya perdonado a sus hermanos. Cada ser tiene el único derecho de perdonar a los que le han ofendido, cada uno de nosotros debe perdonar porque la falta fue contra uno, la persona fue la ofendida y entonces el ofendido hace un acto de amor y perdona a los que nos hacen mal, a los que nos dañan, a los que nos hieren y calumnián. Es lo que nos enseñó Jesús, es lo que nos enseña la Biblia. La Iglesia Católica fue más lejos, convirtió el perdón de los pecados en un vil negocio. Durante mucho tiempo vendían las "indulgencias", "un boleto especial" para que nuestros pecados fuera borrados y perdonados, el perdón se compraba por una módica suma de dinero. Así que no sólo se pagaba por el perdón, sino que esto le garantizaba un "apartamento" en el Paraíso de Dios. Vendían el perdón por todas partes, esto fue uno de los puntos que llevó a Martín Lutero a denunciar a la iglesia y romper con ella. La iglesia de San Pedro, obtuvo el dinero para su construcción de esta práctica. Durante las Cruzadas, el Papa Urbano II promulgó un edicto en el cual decía que todo aquél que formara parte del ejército de los cruzados serían salvos, ya que sus pecados serían perdonados una vez se inscribieran en el ejército de Dios, este mentiroso papa afirmaba que Dios le había ordenado participar en aquellas guerras, echando por el piso el mandamiento de "amar a nuestros enemigos", mandamiento dado por Cristo a sus seguidores.

El perdón es un acto de caridad, de bondad, de humildad, el perdón es un acto supremo, debemos perdonar a nuestros deudores como Dios nos perdona, no importa la falta, aun cuando maten o hieran a uno de los nuestros, el perdón el más noble acto de espiritualidad, Juan Pablo II fue a la prisión para perdonar al que lo hirió de muerte, fue un buen ejemplo para la humanidad, ejemplo que tampoco hemos aprendido, pues en vez de perdonar buscamo la venganza, buscamos la destrucción del prójimo. Sentir odio, venganza es fácil, pero, cuán difícil resulta perdonar a los que nos hacen mal.

Las Sagradas Escrituras nos hablan de momentos hermosos en los cuales el acto de perdón iluminó a los seres humanos y cambiaron su actitud y Dios trajo paz entre ellos. El perdón es una luz que ilumina las tinieblas, es una pequeña estrella reluciente, una brecha en la pared, es una brisa suave y delicada, perdonar es invitar a Dios a cenar con nosotros, perdonar es llegar al más alto grado de espiritualidad, perdonar es honrar a Dios.

Los hermanos de José habían cometido un acto de barbarie movido por la envidia. Ellos intentaron matar al joven a la edad de 17 años, lo echaron en un hoyo en el desierto y lo dejaron que muriera, Pero Dios tenía otros planes para aquel muchacho de buen corazón y temeroso del Creador. Así que Dios lo libertó y lo puso en manos de faraón. Allí fue bendecido. Cuando llegó el tiempo de las siete vacas flaca hubo gran hambre y Jacob y su familia tuvieron que ir a Egipto. Así que ahora Dios reunía a esta familia con el hijo que daban por muerto, pero que ahora era un personaje importante, y sería su arca de salvación. Pero cuando muere Jacob, sus hijos temen, pues saben que habían hecho mucho mal al niño, pensaron que una vez muerto Jacob, José iba a tomar venganza contra ellos.

Viendo los hermanos de José que su padre era muerto. dijeron: Quizá nos aborrecerá José, y nos dará el pago de todo el mal que le hicimos.

Y enviaron a decir a José: Tu padre mandó antes de su muerte, diciendo:

Así diréis a José: Te ruego que perdones ahora la maldad de tus hermanos y su pecado, porque mal te trataron; por tanto, ahora te rogamos que perdone la maldad de los siervos del Dios de tu padre. Y José lloró mientras hablaban.

Vinieron también sus hermanos, y se postraron delante de él, y dijeron: Henos aquí por siervos tuyos.

Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios?

Vosotros pensastéis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho mucho.
Génesis50:15-20

Una historia hermosa en la cual se establece el concepto de perdón que Jesús ejerció sobre el pueblo judío. Los hermanos de José sabían que ellos habían ofendido a su hermano y fueron ahora, llenos de terror, a declarar su falta, a aceptar su pecado, entonces el ofendido los perdonó, pues no estaba en sus manos el castigo sino el castigo es de Dios. Lo hermoso de todo esto es que cuando perdonamos a una persona Dios acepta esto como pago, y no toma acción contra el pecador. Cuando perdonamos a una persona, Dios también lo perdona, eso fue demostrado por Jesús.

Otra historia preciosa es la historia de dos hermanos. Jacob y Esaú. Esaú juró matar a su hermano Jacob por todo lo que le había hecho sufrir, por haberle robado la bendición de su padre Isaac. Esaú se consumía pensando en el día que su padre muriera, pues entonces tomaría venganza contra su hermano y lo matearía, Jacob, estaba atemorizado y aconsejado por su madre se fue a tierra de Labán. Una familia de Dios, unida, temerosa ahora es destruiada por Satanás y la alegría de aquellos padres se convierte en un cruel sentimiento de dolor, de angustia y desesperación.
Pero una vez más el acto de perdonar nos libera de la esclavitud del maligno, nos libera de las ataduras del mal. El acto de perdonar es un acto de libertad, rompe las cadenas de los malos pensamientos, rompe las cadenas de los malos sentimientos, rompe las cadenas que nos atan al abismo de las tinieblas.

Y el dijo: Vino tu hermano con engaño, y tomó tu bendición.

Y Esaú respondió: Bien llamaron su nombre Jacob, pues ya me ha suplantado dos veces; se apoderó de mi primogenitura, y he aquí ahora ha tomado mi bendición. Y dijo:¿no has guardado bendición para mí?

Génesis 27:35-36

Y aborreció Esaú a Jacob por la bendición con que su padre le había bendecido, y dijo en su corazón: Llegarán los días del luto de mi padre, y yo mataré a mi hermano Jacob.

Géenesis 27:41

Una vez más Satanás aprovecha un problema familiar para poner las mismas ideas que puso en la mente de Caín, cometer un crimen horrendo contra su hermano. Pero Dios estaba en el asunto y Jacob estaba protegido por el cerco de Dios, Dios tenía otros planes para Jacob, primero debería pagar sus faltas y pecado, entonces el engañador fue engañado y tuvo que pagar por lo que hizo. Trabajo siete años por el amor de Raquel y cuando llegó el momento de su boda, fue engañado, en vez de Raquel le fue dada por esposa a Lea. Así que debió trabajar siete años adicionales y seis más para poder salir con todas su familia de las tierra de su suegro. Veinte años le costó su engaño. Ahora Dios preparaba el camino para liberarlo de aquella angustia de sentirse perseguido por Esaú, liberarlo del temor que lo tenía prisionero por aquellos veinte años, ahora temía, no solamente por él, sino por su familia, por su hermosa familia que salían sin rumbo fijo de aquella tierra en la cual había prosperado, pero que no le había dado paz ni tranquilidad a causa de sus pensamientos.

Alzando Jacob sus ojos, miró, y he aquí venía Esaú, y los cuatrocientos hombres con él; entonces repartió él los niños entre Lea, Raquel y las dos siervas. Génesis 33:1

Y él pasó delante de ellos y se inclinó a tierra siete veces, hasta que llegó su hermano.

Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le beso; y lloraron. Génesisi 33:4

Es curioso que exactamente muy pronto el pueblo judío entraría a Egipto y sería esclavizado por 400 años, cada uno de los guerreros de Esaú representaba un año de cautiverio.

Esta escena me emociona mucho, es una de las escenas más hermosas de la Biblia. Dos hermanos separados por la maldad, por la avaricia, dos hermanos seprados por una bendición del padre, dos hermanos que eran los hijos de Isaac, un hombre temeroso de Dios, dos hermanos gemelos, dos hermanos que compartieron su níñez se habían separado, uno lleno de temor y el otro lleno de odio y con un deseo inmenso de venganza. Ahora, luego de veinte años se encuentran en el camino.
Jacob con toda su familia, sus dos esposas, sus dos siervas, sus doce hijos y su hija y por otro lado Esaú con cuatrocientos guerreros.

En este escenario ocurre el más tierno acto de perdón y de reconciliación. Esaú corre en busca de su hermano y con lágrimas en los ojos se abrazan fuertemente.

Es este un acto de perdón que libera el alma de todo pensamiento maligno, que trae la paz, que trae el amor, que libera y que transforma. Ese es el resultado de perdonar, liberar el alma de sentimientos que nos hieren y nos consumen y no nos permiten ser felices. El perdonar nos permite echar fuera toda raíz de amargura que nos atormenta y no nos deja vivir en paz y en armonía con Dios.

Los discípulos estaban atentos a Cristo mientras les hablaba de tantas cosas hermosas relacionadas con la conducta moral que deberíamos tener si queríamos agradar a Dios y entrar a su reino. Las cosas no eran tan deliciosas como para no preocuparse. En la antigua ley era "ojo por ojo" y "diente por diente", tener enemigo no era algo para preocuparse, pues la ley del talión decía como había de actuarse con los enemigos. Pero Jesús cambió las fichas, amar a los amigos es cosa fácil, así que les enseñó que cosa mayor era amar a los enemigos, perdonar a los que nos ofenden, nos maltratan, nos hieren y nos odian.

Entonces, Pedro, que parece que no le gustaba lo que Cristo le había enseñado, le preguntó:

Entonces se le acercó Pedro y le dijo:¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí?¿Hasta siete?

Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta hasta setenta veces siete.

S.Mateo 18:21-22

Esto significaba que debemos perdonar a nuestros hermanos siempre. Si un una persona peca contra nosotros 490 veces, debemos perdonar a la misma.¡Wao!, a Pedro le sonaron los oídos.

Una de las escenas del Nuevo Testamento que nos conmueve es la escena en la cual Jesús perdona a la pecadora. La ley de Moisés decía que si una mujer era sorprendida en adulterio debería ser apedreada hasta la muerte. Eso se había estado haciendo casi por dos mil años, y nadie jamás lo había cuestionado, Miles de mujeres habían sido asesinadas de esta forma brutal. Todavía hoy hay bárbaros, que bajo la sombra de principios religiosos, practican este crimen.



Pero Jesús tuvo el valor de cuestionar este acto horrendo. Se enfrentó con un poder persuasivo único en la historia. Una respuesta dulce afloró a sus labios y aquella jauría de rabiosos perros se detuvo, se pasmaron, se congelaron, sus rodillas temblaron, sus mentes dejaron de funcionar, estaban inmóviles con sus lenguas pesadas y sus neuronas echaban humor, pues no pudieron responder al Maestro.

Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio.

Le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.

En la Ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres, Tú, pues, ¿que dices?

Mas esto decían tentádole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en el suelo con el dedo.

Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.

Pero ellos al oir esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó sólo Jesús y la mujer que estaba en medio.
Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿Dónde están los que te acusaban?¿Ninguno te condenó?

Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno, vete y no peques más.

S.Juan 8:2-11

He ahí una de las lecciones más hermosas que nos legó Jesucristo. Todos nosotros vivimos en pecados, podemos caer y caer en pecado, nadie tiene el derecho de acusar a otro.

José le dijo a sus hermanos: "¿Acaso soy yo Dios?, queriendo decirles, sé que ustedes pecaron, me hicieron mal, pero yo sólo puedo perdonerles, y les perdono, pero Dios es quien juzgará vuestro pecado. Así hizo Jesús, ¿quiénes son ustedes para juzgar a esta mujer y quererla matar? Y parece que Jesús escribía el pecado de cada uno de los que allí estababan y éstos desistieron de su maldad.

Es absurdo que dos mil años más tarde, en pleno milenio, en el año 2005 DC, todavía esta ley criminal sea aplicada en muchos países del mundo en nombre de Dios.

Jesús cambió el odio por el amor, la venganza por la justicia, Jesús estableció el perdón como medio de sanar las heridas entre todos los seres humanos, quien no sea capaz de perdonar no podrá recibir el perdón de parte de Dios.

Por tanto, si trae tu ofrenda al altar, y allí t acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,

deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.
S.Mateo 23-24

Así que perdemos el tiempo cuando vamos al altar a pedir perdón por nuestros pecados y nos acordamos que tenemos algún enemigo, y no nos reconciliamos con él. Es por eso que la práctica de ir a otro hombre para que nos perdone no tiene validez alguna, pues quien nos debe perdonar es la persona a la cual ofendimos.

No entiendo como algunos ministros que dicen ser ministros de Dios van con los presidentes y gobernadores de la tierra a orar para que Dios traiga la paz cuando ellos, precisamente son los causantes de las guerras, son los que mandan a lanzar las bombas, a destruir, a sembrar el odio y la muerte, el hambre y la desesperación
Lo correcto sería ir a donde el emimgo y tratar de convencerlo y armonizar con ellos, haciéndoles saber que le perdonamos sus faltas y pecados contra nostros. Entonces Dios se agradará de nosotros y tomará el juicio en sus manos y hará lo que se ha de hacer.

El perdón trae paz, el perdón trae liberación, el perdón nos acerca a Dios. No importa cuanto mal nos hagan, si somos capaces de perdonar, entonces estaremos listos para obtener una morada en el reino de los cielo. Perdona quien verdaderamente ha nacido de nuevo y ha alcanzado la gracia de Dios.








¡Y SE TRANSFIGURO EN EL MONTE!



imagen




Hay que estar ciego para no aceptar que aquel humilde caminante, que aquel prodigioso pescador, que aquel carpintero no fuera el Mesías prometido, el Ungido de Dios, el Santo de los santos. Jesús desde el mismo día de su nacimiento estuvo involucrado en muchas señales que indicaban que era el Hijo de Dios.
Fue concebido sin mancha ni pecado. Su nacimiento fue profetizado por su Padre desde el mismo principio de la creación.

Su nacimiento violentó todos los principios de la reproducción humana, no estuvo presente un espermatozoide que fecundara el óvulo de María, aunque esto parezca imposible, hoy sabemos que es posible que un día no haga falta el espermatozoides, inclusive el óvulo para crear a un ser humano. Hoy el proceso de clonoje nos permite la reprodución y podemos en los laboratorios fertilizar un óvulo sin la presencia de un hombre. Claro que se utiliza el esperma humano.

Una prueba de que Jesús no fue concibido como la Biblia nos narra, es haciendo la prueba del DNA de la sangre de Cristo. Esto nos revelaría si en su sangre estaban presente los 46 cromosomas o sólo 23 cromosomas. Si aparecen 46 cromosomas entonces no era el Mesías, pues había sido concebido en pecado, y había sido producto de la relación de María con otro hombre, aunque no fuera José. ¿De dónde obtener una gota de sangre de Jesús? Ese es el problema mayor, pero no imposible. La iglesia Católica alega que tienen el manto de Jesús, el famoso "sudario de Cristo", ese manto con el cual fue cubierto su cuerpo está manchado de sangre, hablan de una prueba de carbono 14 que lo ubica en la Edad Media, aunque muchos alegan que es auténtico, otro rumor que he escuchado es que los judíos encontraron el arca de Cristo en el monte Calvario donde fue oculta en tiempos de Sa1omón con el resto de los tesoros del templo, para que no fueran saqueados ni robados por los enemigos de Israel, como había sucedido en tiempos del rey de Egipto, Sisac. Dicen algunos que cuando Cristo murió la tierra se abríó; y gotas de sangre cayeron sobre el arca, luego la tierra se cerró y el arca permaneció oculta en ese lugar. La fuentes alegan que hace poco unos arqueólogos encontraron el arca en unas excavaciones realizadas en el monte Calvario y encontraron el arca. Entonces las autoridades del gobierno de Israel incautaron la misma. Crearon un grupo de inventigación y ordenaron un estudio del arca, estudio que comprendía un análisis de las manchas de sangre que estaban en el arca. Los resultados fueron sorprendentes, pues sólo pudieron identificar 23 cromosomas en esas mancha, lo que indicaba que Jesús había sido concebido como narraba la Biblia y eso demostraba que era el Mesías.

El gobierno de Israel al enterarse de los resultados ordenó que todo permanecciera en secreto para evitar un convulsión en Israel, uno de los investigadores dio a conocer estos sucesos, pero nunca se le ha dado importancia al asunto.
¿Cierto o falso?, para mí es indiferente. La Biblia dice que el arca de la alianza fue levantada por Dios al cielo, y se encuentra en el templo de la nueva Jerusalén y no escondida en el monte del Calvario donde murió nuestro Señor.

Otra fuente que podría suministrar sangre de Cristo sería encontrar parte del madero en el cual fue crucificado. Sólo han pasado 2000 años y es posible que esa madera se haya conservado.

Y el templo de Dios fue abierto en el cielo. y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizao.
Apocalipsis 11: 19

Así, que de la misma forma que el Paraíso fue llevado al tercer cielo, así parece que el arca, en la cual estaban las tablas de ley, Dios se la llevó de igual forma.

Ahora, nosotros creemos por fe, que Jesús era quien él afirmaba que era, pues lo demostró durante todo el tiempo que estuvo en medio de nosotros. No tenemos ni exigimos una prueba de su divinidad como la exigió Tomás, no tenemos que meter nuestros dedos en su costado y sentir las heridas en su cuerpo, pues sentimos en nuestros corazones aquel fuego que sentían los dos discípulos camino de Emaús:

Y he aquí, dos de ellos iban el mismo día a una aldea llamada Emaús, que estaba sesenta estadios de Jerusalén.

E iban hablando entre si todas las cosas que habían acontecido.

Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos.

Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen.

Y les dijo:¿Qué pláticas son éstas que tenéis entre vosotros mientras camináis, y porque estáis tristes?

Respondiendo uno de ellos, que se llamaba Cleofas, le dijo:¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días?

Entonces les dijo"¿Qué cosas?
Y ellos le dijeron: De Jesús nazareno que fue varón profeta, poderoso en obra, y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo.

y cómo le entregaron los principales sacerdotes y nuestros gobernantes a sentencia de muerte y le crucificaron.

Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimil a Israel; y ahora,además de todo hoy es el tercer día que esto ha acontecido.

Aunque también nos han asombrados unas mujeres entre nosotros, las que antes del día fueron al sepulcro;

y como no hallaron su cuerpo, vinieron diciendo que también había visto visiones de ángeles, quienes dijeron que él vive.

Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro y hallaron así como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron.

Entonces les dijo:¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!

¿No es necesario que el Cristo padeciera estsa cosas, y que entrara en su gloria?

Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.

Llegaron a la aldea a donde iban, y él hizo como que se iba más lejos.

Mas ellos obliigaron a quedarse, diciendo: Quédate con nosotros, porque se hace tarde, y el día ya ha declinado. Entró, pues, a quedarse con ellos.

Y aconteció que estando con ellos en la mesa, tomó el pan y lo bendijo, lo partió, y les dio.

Entonces les fueron abierto los ojos, y le reconocieron; más él desapareció de su vista.
S.Lucas 24:13-31

se decían uno al otro:¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?

Estanarración es muy importante ya que nos habla del escenario que imperaba en aquellos tres días relacionados con la muerte de Cristo. El diálogo de estos dos discípulos nos revela el estado de ánimo en el que se encontraban los seguidores de Jesús. Nos revela además que el acto de la la crucificación de nuestro Redentor fue la noticia del día pata toda Jerusalén y las naciones que estaban cerca. Todos los extranjeros que estaban en aquel momento en Tierra Santa sabían lo que había acontecido, por eso estos dos discípulos no pudieran comprender como aquel hombre que los acompañaba ignoraba los acontecimientos.

Estos confirmaron el ministerio de Cristo, su poder, su autoridad, hasta el punto que ellos habían Crído que era el Mesías que había sido anunciado.

Esta historia demuestra además que habían perdido la fe, que se sintieron hasta un punto engañados, pues Cristo fue crucificado y habían pasado tres días y para ellos dos nada había pasado , aunque estaban hablando con Jesús sin saberlo, pues sus ojos fueronn velados por Dios para que no le reconocieran.
Estos dos se habían apartado de los once díscipulos que estaban reunidos para recibir a Cristo, pues ya sabían que Jesús había resucitado, sólo la duda permanecía en Tomás que había afirmado que hastaque no lo viera y viera y tocara sus heridas no creería, si aquel Jesús que ellos decían había resucitado, su cuerpo debería tener las marcas, eso le era suficiente a Tomás para creer.

Así que a estos dos no le llamó mucho la atención el anuncio de las mujeres de que Jesús no estaba en el sepulcro. Eso había ocurrido por de mañana y ya era tarde cuando se dirigían a esta aldea. Así que parece que tampoco habían creído en la resurrección. Confirma además que Jesús resucitó al tercer día, porque ellos dicen que hacían tres días que habían crucificado a Jesús.

Ellos estaban muy triste y al llegar la tarde, casi de noche invitaron a Jesús a quedarse con ellos. Entonces fue que Jesús se les descubrió y los llamó insensatos, porque no habían creído en las profecías que habían sido dadas sobre lo que le acontecería al Mesías.

Y ellos confirmaron que ciertamente Cristo había resucitado y que Jesús era el Mesías, pues cuando caminaban a su lado sentían que
sus corazones ardían.

Una de las evidencias más contundente de la Biblia antes de que Jesús resucitara es la transfiguración. En el monte Jesús revela su verdadera personalidad, su verdadera grandeza. Jesús les descubre a varios apóstoles que realmente él es parte de la Trinidad, que él es la Segunda Persona de un Dios Trino. Que posee un cuerpo glorificado.
La transifuración es un aviso de que un día Jesús se revelará como Dios a toda la humanidad, que vendrá en las nubes y que todo ojo le verá.

Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Jacobo y a Juan, su hermano, y los llevó aparte a un monte muy alto;
Y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz.

Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.

S.Mateo 17:1-3

Este acto es uno profético. Jesús les estaba diciendo a estos tres hombres, de la misma manera que ustedes me ven , la huminidad me verá al culminar los seis días (6000 años) en el calendario de mi Padre. Este anuncio de que el año del regreso de Jesús será el año 6000 se mantiene constante en simbolismos. El hombre fue creado en el sexto día, Cristo murió en el sexto día, seis (6) eran las tinajas que Cristo convirtió en vino y el regreso de Cristo está detallado en el sexto sello del libro que el Cordero abrió. El seis (3) veces nos da el número de la Betia (666). La historia de la humanidad está dividida en seis perioso de (1000 años) y la diferencia de años en periodos de 400 años en los dos calendarios es de años seis. (400 x 360/365.25 = 394)

Así que el hecho de que Jesús se transfiguró después de seis días, podemos entender que nos daba una señal del fin del sistema de todas las cosas. Además la presencia de Elías y Moisés se relacionan con el Periodo de la Gran Tribulación durante el cual, es posible que ambos sean los dos profetas, los dos santos que la bestia derrotará momentáneamente, pues luego serán resucitados.

Hay una secta falsante que niega un Dios Trino, aunque en las Sagradas Escrituras hay mucha evidencia que sostenga esta verdad. El hecho que los humanos no podemos comprender un enigma como éste no quiere decir que no tiene un explicación lógica y razonable. La electricidad es una misma y se manifiesta como calor, luz, frío. Una misma sustancia puede asumir las tres formas: líquido, gaseoso, gas (agua). Así que eso no significa un obstáculo real para comprender que la Trinidad es una verdad y que aceptamos por fe como todas las demás verdades de la palabra de Dios.

En ese momento, en ese monte habían ocho personas presentes como habían ocho personas en el arca de Noé.

Estaban Elías, Moisés, Dios Padre, Espíritu Santo, Jesucristo, Pedro, Juan y Jacob. Había una cumbre de altos dignatarios. Los apóstoles no resistieron la presencia de Dios.

Allí, Juan, Jacobo y Pedro recibieron una certificación oficial y verdadera del mismo Dios, que aquél hombre que los había llevado al monte decía la verdad y era quien afirmaba ser, que no le quedara duda alguna, Jesús era el Hijo del Dios Altísimo.

Mientras él aun hablaba, una nube de luz los cubrió, y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oid. S.Mateo 17:5

Dios ahora confirma que Jesús es su Hijo del cual se siente orgulloso. Lo reconoce delante de tres testigos: Pedro, Juan y Jacobo. Esto es importannte porque pronto Jesús será crucificado. Este reconocimiento de Cristo por el Padre fue el segundo, ya que cuando Juan lo bautizó y lo identificó como el Cordero también estuvieron presente: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, en el bautismos el Espírito Santo se representa como una paloma y ahora en en monte se representa en una nube.

Jesús en el bautismo fue sumergido bajo el agua del río Jordán, allí recogería todos los pecados de la humanidad y los llevaría sobre su cuerpo al monte del Calvario.

En el monte de la trasfiguración aparece entre Elías y Moisés pero en en monte del Calvario aparecerá entre dos ladrones. Dos escenarios maravillosos que armonizan como todos los sucesos de la Biblia.

Nuestra mirada corre desde el monte Ararat con el Arca y aquellos ochos seres humanos que fueron salvados, el Monte Moraih donde Abraham iba a sacrificar a Isaas, el Monte Sinai, donde Moisés habla con Dios y recibe las tablas de la ley, el Monte Nebo desde donde Moisés contemplaba la la tierra prometida, el monte donde Elías se enfrentaba a los profetas de Baal, aquí en este monte en el cual se manifiesta el poder y la gloria de Dios y finalmente el monte del Calvario donde pronto se levantará victorioso Jesús sobre un madero, victorioso porque su muerte no fue una derrota sino la mayor victoria de su vida. Venció al Príncipe de las tinieblas y lo condenó a la destrucción para siempre.









¡Y ENTRO A LA CIUDAD EN UN POLLINO!



imagen




Jesús vivió muchos momentos interesantes, muchos momentos de gozo, de alegría y otros no muy buenos que digamos, no fue enemigo de nadie y no le faltaban enemigos por todas partes, unos lo aclamaban, lo admiraban y otros querían matarlo a pedrada, irónicamente sus perores enemigos eran los que decían temer a Dios y guardar los mandamientos, aquella patrulla religiosa, cuyos dioses eran ellos mismos, eran soberbios, engreídos, torpes, insensibles, crueles, injustos, vestían sus túnicas hermosas de sacerdotes pero sus vestiduras por dentro estaban podridas, hicieron de todo por acallar la voz de Cristo, pero siempre fueron avergonzados delante del pueblo. No dormían buscando la forma de acusarlo, de llevarlo a las autoridades para que lo metieran en la cárcel y lo mataran.

Aquellos religiosos, que decían que obseravaban los diez mandamientos serían los mismo que le gorpearían a puñetazos su rostro, quienes lo iban a escupir, los que le iban a poner una corona de espinas, eran los mismos, que como Jezabel, iban a buscar falsos testigos para mentir delante de las autoridades romanas para que lo condenaran.

Pero el pueblo conocía una parte buena de este hombre, él vivía lo que predicaba, predicaba el amor y el los amaba, los sanaba de toda enfermedad, los libraba de la opreción de los demonios, les daba de comer, no los echaba fuera, para él todos los seres eran iguales. A todos les hablaba por igual, a todos les respondía sus preguntas, entraba a la casa del pobre como en la casa del rico, hablaba con la ramera como hablaba con un ilustre de su tiempo. Aquel hombre bueno, trabajador y honrado era distinto a todos los demás.

Por eso aquel día que entró a la ciudad en su flamante pollino lo recibieron como lo que realmente era, el Rey de los Judíos, título que luego, en forma de burla, colocarían sobre su cabeza ensangrentada.

Mientras se movía victorioso, sus enemigos se mordían sus lenguas de rabia e incrementaban sus planes para asesinarlo como había sido profetizado por Isaías y por Daniel.

Mientras se movía sobre su pollino nervioso cientos le daban el aplauso final antes de cambiar los aplausos por aquellos horribles grito que le darían en la cruz del calvario. Aquella multitud que había conocido el camino de la vida, que había conocido la luz,muy pronto Satanás la enloquecería y le quitarían la vida al autor de la vida.

Jamás en la historia un ser inocente fue víctima de tanta maldad, de tanta crueldad, de tanta injusticia, de tantas humillaciones, de tanta burla, nueve horas de martirio y sufrimiento le esperaban a aquél que se movía triunfante en el pollino.

Jesús sabía muy bien que pronto no iba a ser recibido de esa misma forma, sabía, podía oler el sudor de las turbas que se arremolinarían alrededor de él para gritarle insultos, para burlarse, para herirlo, escupirlo y patearlo.
¿Cuántas veces había leído aquellas palabras de Isaías?¿Cuántas veces pensó en su muerte descrita por los profetas?

Fueron los que habían sido enviados, y hallaron como les dijo.

Y cuando desataban el pollino. sus dueños les dijeron;¿Por qué desatáis el pollino?

Ellos dijeron: Porque el Señor lo necesita.
Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino subieron a Jesús encima.

Y a su paso tendían sus mantos por el camino.
Cuando llegaban ya cerca de la bajada del Monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto.

diciendo:¡Bendito el rey que viene en nombre del Señor, paz en el cielo y gloria en las alturas!

Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos.
El respondiendo les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían.
S. Lucas 19:32-40








¡AQUELLA NOCHE LLORO LAGRIMAS DE SANGRE!



imagen




La carga emocional del Señor era muy pesada la víspera de su muerte. Su entrada triunfal a la ciudad de Jerusalén le provocó muchas emociones encontradas. Alegría a ver a aquella multitud alabar a Dios, alegría a ver a toda una ciudad correr por aquellas calles de Jerusalén infectadas por los soldados romanos con sus rostros de no muy buenos amigos, alegría de ver el gozo en los rostros de sus discípulos.

Aquel pollino se movía como Rocinante llevando sobre su lomo al Ilustres hidalgo don Quijote de la Mancha, se sentía un privilegiado de la especie, se sentía orgulloso de llevar sobre su lomo al Rey de Reyes, cuántas veces había visto a los gobernantes montados sobre aquellos enormes caballos, él no tenía el privilegio de una buena comida, condenado al trabajo duro, etigmatizado como poco inteligente, en fin, todos sus complejos habían desaparecido, pues ahora llevaba al más grande de los hombres, al más sabio e inteligente, al dueño de todos los reinos del mundo, al Hijo de Dios. Así, que apesar de la multitud, el calor y la incomodidad seguía su paso firme, cumpliendo con aquella misión sagrada que recaía sobre sus lomos.

Jesús se perdía en su mar de pensamientos. Sabía que aquéllos que ahora le gritaban, ¡Hosanna!¡Hosanna!, serían los mismos que le gritarían:¡ crucifícle!, ¡crucifícale!, serían los mismos que lo golpearían sin piedad, serían los mismos quienes le darían de puñetazos, serían los mismos quienes le escupirían en el rostro, los mismos quienes se burlarían, se reirían de él, serían los mismo quienes se burlarían cuando vieran sobre su cabeza ensangrentada y al borde de reventar aquel título:INRI, Jesús Nazareno Rey de los Judíos.

El pollino seguía su curso y la multitud tiraba sus ramas de palmas, sus mantos y proclamaban a Jesús como Rey, cosa que no le gustaba a los fariseos, pues temían que aquella manifestación provocara a ira a los romanos. Jesús pensaba, sabía que aquel acto de amor, de admiración y respeto era la antesala al más cruel tormento, Recordaba las páginas del profeta Isaias, cada imagen venía a su mente, sería una copa muy difícil de beber, su mente se detuvo ante las imágenes terrible que se adueñaron de su pensamiento, aquella hermosa ciudad sería consumida, destruida sin compasión, aquellos seres que ahora celebraban la entrada triunfal de su líder no sabían que muy pronto la ciudad sería consumida, que su glorioso templo sería saqueado, devastado y que toda una nación sería esparcida por el mundo hasta el año 1948 DC. Jesús podía escuchar los gritos de los niños asesinados por los romanos durante la invasión del emperador Tito en el año 70, por eso les diría a las mujeres que le seguirían cuando estuviera cargando la cruz y que lloraban sin consolación por él" "no lloréis por mí, llorad por vuestros hijos". El las podía ver huyendo desesperadas con sus niños mientras los asesinos les privaban de la vida.

El día era caluroso, las calles polvorientas, el sol castigaba con fuerza, pero el pollino cruzaba trazando la trayectoria y llegaron a la ciudad y cuando Jesús vio la ciudad lloró por ella, su corazón estaba desgarrado por lo que había visualizado cuando entraba en medio de la multitud.

¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz!Mas ahora está encubierto de tus ojos.
Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán,

y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti, piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.
S.Lucas 19:42-44

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados!¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de sus alas y no quisiste!

He aquí vuestra casa será dejada desierta

Porque os digo que desde ahora no me veréis hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

S.Mateos 23:37-39

La noche estaba triste, presentía lo que se aproximaba, la noche devoraba los segundos, los minutos, las horas, en el tercer cielo había un silencio total, Gabriel preparaba los ejércitos celestiales, se aproximaba la gran batalla para echar del cielo a Satanás y a sus ejércitos del mal. Los buitres con el traidor daban sus toques finales a su canallada, Judas ensayaba la seña con la cual vendería a su Maestro, aquel beso traidor, los discípulos se iban de cabaeza, estaban cansados, asustados por las palabras de Cristo, asustados porque Jesús en la Cena les había dicho que uno de ellos lo vendería.

El viento era suave, silencioso, angustiado. Jesús no podía más, supervisaba a su escuadrón, Pedro dormía pero estaba preparado, había llevado consigo una espada, estaba dispuesto a defender a su Maestro, con él no se podía venir con cuentos callejeros, el que tocara a Jesús le iría mal, se había olvidado de las palabras de Cristo, de amar a los enemigos, no sería la primera ni la última vez que metería la pata, ya era costumbre, apenas podía conciliar su sueño, las palabras de Cristo de que lo negaría tres veces antes de que el gallo cantara lo sacó de quisio, eso no podría ser, el Maestro estaba equivocado, él no era Judas, él amaba a su Maestro, sabía quién era, lo vio en el monte transfigurarse, lo vio caminando sobre el mar, lo vio reprendiendo la tenpestad y los vientos, lo vio realizando milagros, recordaba la pesca milagrosa, lo vio multiplicar los peces y los panes, pero el sueño pudo más y se durmió.

Y hubo silencio, las estrella se paralizaron, los ángeles hicieron silencio y todas las miradas se concentraron aquella noche en medio del monte de los Olivos, allí estaba Jesús, solo, angustiado, temeroso, buscando otra salida, allí estaba sobre las piedras del monte mirando al cielo, buscando el rostro de su Padre, y allá en el cielo el Padre se movía inquieto ante el asombro de las criaturas de su reino. No podía escuchar las palabras de su Hijo, no podía ver aquellas lágrimas de sangre que caían lentamente sobre el rostro de Jesús llegando a sus labios tránsidos y entrando por sus labios hasta cubrir su corazón destrozado. Allí estaba Jesús orando, allá dormían los apóstoles y en la ciudad, bajo la dirección de Satanás, estaban los cuervos, los buitres, los hipácritas religiosos, allá estaba el traidor de Judas contando sus malditas treinta monedad de plata que nunca podría disfrutar.

La noche avanzaba en silencio, se arrastraba sobre el monte, los insectos nocturnos,si alguno, no cantaban, todo era expectativa, el cielo jamás había sido testigo de una noche como aquella. Y Jesús se levantó y fue a ver sus discípulos, pero dormían y no quiso despertarlos...

Y se escucharon unos pasos,pasos, pasos de asesinos y ladrones, y el sonido cada segundo aumentaba, el olor a las antocha se podía percibir, el ruido aumentaba, Jesús se levantó, fue hasta sus discípulos, se acercaba el traidor con paso firme, sujetando la bolsa donde tenía el precio que había pagado por Cristo, treinta monedas de sucia plata.







¡ Y LO ARRESTARON COMO A UN CRIMINAL!



imagen




Aquella noche parecía interminable, cansado, agotado, su túnica manchada con las gota de sudor convertidas en gotas de sangre,su ojos secos, pues no tenía ya lágrimas que vertir, apenas gotas de sangres habían sido sus últimas gotas de lágrimas. Había orado al Padre, le había suplicado, implorado que apartara aquella copa, su oración subía envuelta en el silencio de la noche, pero no recibía respuesta, ¡sólo el eco de sus palabras quedan impregndo en su oído!, entoces se levantó con hidalguía, con valor, con determinación, que fuera la voluntad del Padre.

Y despertó a sus discípulos que dormían mientras él le oraba al Padre para anunciarle la hora, la hora en que aquél hijo de las tinieblas lo iba a entregar con un beso, aquel traidor que permitió que Satanás entrara a su mente.

Allí estaban, la guardia romana, los sacerdotes, los escribas y fariseos, allí estaba un joven que cubría su cuerpo con una sábana, allí estaba la turba con palos, antorchas, espadas, piedras para hacer prisionero al Hijo de Dios y aquellas palabras de Cristo retumbaron en los oídos del que lo vendió:

¿Como contra un ladrón habéis salido con espada y con palos para prenderme?
S.Mateos 14:48

Entonces Jesús le dijo: Judas, ¿Con un beso entregas al Hijo del Hombre? S.Lucas 22:48

Hubo resistencia de parte de Pedro. Pedro estaba decidido a convencer a su Maestro que sus palabras no habían sido vanas, que lo seguiría a donde quiera y que estaba dispuesto a morir por él, pero nunca lo negaría. Extrajo la espada y le cortó una oreja al siervo del sumo sacerdote que se llamaba Malco. Aquella espada, que junta a otra los discípulos las mantenían en secreto, y que ya Jesús había decubierto, cuando sabiamente hizo que ellos dijeran que las tenían.

Entonces ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él les dijo: Basta.
S.Lucas 22:38

Entonces Jesús tomó aquella oreja que todavía estaba caliente y volvió a colocarla en el rostro de Malco, siendo aquel su gran último milagro delante de sus enemigos, pero aun así lo tomaron prisionero y se lo llevaron.

Y se cumplió su profecía de que sus discípulos lo abandonarían, todos corrieron, hasta el joven que llevaba una sábana cubriendo su cuerpo, cuando vio que los guardias arrestaron a Jesús salió desnudo corriendo.

Entonces Jesús les dijo: Todos vosotros os escandalizaréis de mi esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersas.
S.Mateo 26:31

Respondiendo Pedro le dijo: Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré.

S.Mateos 26:33

Ciertamente que la profecías fueron cumplidas cabalmente y todo ocurrió como Cristo lo había dicho. Pedro siguió a la turba que llevaba prisionero a Jesús, él era amigo de Caifás, el sumo sacerdote, así que logró entrar al atrio y confundirse en la madrugada con los que allí estaban. Pero, por más que trató de esconderse fue identificado como uno de los seguidores de Cristo. Así que cuando fue confrontado tres veces, juró no conocer al Maestro, entonces el gallo cantó, el discípulo que había jurado que estaba dispuesto a morir por él, ahora lloraba amargamente, sin embargo, unos años más tarde este hombre valientemente, ante la sentencia de muerte, decía: "no soy digno de morir como mi Maestro, y fue crucificado con la cabeza hacia abajo, según cuenta la tradición de la época.

Y allí estaba aquella guarida de homicidas,de hombres vestidos bajo el manto, de lo que hacían, lo hacían en el nombre de Dios, en defensa de los postulados de su religión, allí los buitres acompañados del traidor que ya daba indicio de arrepentimiento tardío, allí estaba la guardia romana, los religiosos enfurecidos, allí estaba aquella gentuza abusadora empujando al Deseado de las naciones, al Hijo del Dios Altísimo llevando acabo aquella acción abominable. Pero como siempre decía mi Señor, escrito está y todo debe cumplirse.

Mientras Jesús era llevado para ser acusado ante la autoridad de Israel, sus seguidores huían asustados, y buscaban a dónde esconderse, sabían que después de Cristo serían ellos los próximos acusados y asesinados.

Jesús caminaba erguido, silencioso, tal como lo había dicho el profeta Isaias unos setecientos años antes.

Angustiado él, afligido, no abrió su boca, como cordero fue llevado al matadero, y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció y no abrió la boca. Isaías 53:7

Allí estaba el Cristo de la gloria indefenso, el hombre que tenía un ejército de ángeles que le acompañaban por todo lugar, una legión de ángeles que podía libertarlo de aquellos pobres infelices que se creían tener el poder sobre él. Así se lo había dicho a Pedro cuando éste sacó la espada e hirió al siervo del sumo sacerdote.

Entonces Jesús le dijo: Vuélve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán.
¿Acaso piensas que no puedo ahora orar al Padre, y aquél no me daría más de doce legiones de ángeles?
¿Pero, cómo entonces se cumplirían las Escrituras, de que es necesario que así se haga? S.Mateo 26:52-54

Jesús tenía a su servicio a 144,000 ángeles especiales que tenía cuerpos humanos glorificados como el que iba a recibir al resucitar. Estos ángeles siempre estaban con él, estuvieron en su nacimiento, en la huída a Egipto para librarlo de la muerte, estuvieron en el desierto, y al terminar su ayuno le servían, iban a estar en su tumba, lo verían resucitar, estarían cuando ascendiera al cielo y estarán durante la Gran Tribulación llevando un mensaje final al remanente de Israel durante el reinado de la Bestia.

Así que Jesús tenía el poder, no sólo para acabar con aquellos cuatro gatos soberbios, sino para destruir a todo el imperio romano.

Ya estaba en manos de Anás, allí estaban los falsos testigos con testimosnios contradictorio, diciendo mentiras y calumnias. Anás lo enviá a Caifás, ya había conseguido a dos engedros de maldad que aseguraban que habían escuchado decir a Cristo: "que no había que pagar tributos a César y que él era el Rey de los judíos", otros que afirmaban que había dicho: "derribaré el templo y en tres días lo levantaré". Esos eran los testigos de reputación con los que contaba el sumo sacerdote y su guaridad de demonios.

Así que Caifás lo envía a Pilato, y Pilato no encuentra causa contra él, Pilato se da cuenta que todo es envidia. Entonces Pilato, que está enojado con Herodes, se entera que éste está en Jerusalén, y envía a Jesús para que lo juzgue, ya que Jesús es galileo, y es Herodes quien tiene la potestad de juzgarlo.

Herodes había escuchado hablar de Cristo y de sus milagros, así que deseaba verlo realizar tales prodigios, pero Jesús no abre su boca ni dice una sóla palabra. Herodes se burla de él, le pone una túnica sobre su cuerpo y burla.

Como no encuentra causa alguna para sentenciar a Jesús lo devuelve a Pilato de nuevo. Pilato le ofrece a los judíos una solección. De acuerdo a la costumbre los judíos en el día de la pascuas liberaban a un preso. Así que Pilato encontró buena esa solución. Pero el pueblo, al ver a Pilato indeciso, lo amenzaron con el ir a César. Así que Pilato se lava las manos y le entrega a Cristo a estos rufianes, a estos perros hambrientos de sangre. Una vez Jesús es sentenciado a muerte comienza el más vil asesinato de la historia de la humanidad en estos 6000 años.

Allí tienen al Cristo, al Hijo de Dios, le han arrebatado la manta que Herodes le había puesto, le han colocado una corona de espinas
y van a destrozar su cuerpo a latigazos. El silencio se comió todo leve sonido en el tercer cielo, el sol dejó escapar un rayo de lágrimas, el pollino que había llevado triunfante a Cristo estaba sobre el pesebre angustiado, las mujeres que lo habían seguido lloraban, los apóstoles miraban de lejos. Allí en medio de los perros estaba el Señor en silencio, más fuerte que nunca, era el Cordero de Dios, que aquél día iba a ser inmolado por los pecados de la humanidad.










¡Y REVENTARON SU CARNE A LATIGAZOS!



imagen




Establecer exactamente el día en que Jesús fue crucificado es de vital importanciam no así la fecha de su nacimiento. Estos es así porque nuestro Señor afirmó categóricamente que se levantaría de entre los muertos el tercer día. Los cuatros evangelios nos dan suficiente prueba para afirmar que tal como Jesús dijo ocurrió. Jesucristo resucitó al tercer día. Esta es la profecía más importante para iglesia de Jesucristo. Pablo dijo: "Si Cristo no resucitó, en vano predicamos". Si Cristó no resucitó entonces todo ha sido una gran mentira, y en vano seguimos adorando a un hombre y no a Dios.
Ahora, no basta conque haya resucitado el tercer día, debemos establecer que sería tres días desde el momento en que fue crucificado. ¿En qué día realmente murió Cristo? Mucho se ha escrito sobre este particular, algunos afirman que no murió un viernes como la mayoría lo afirman, usan hasta medidas astronómicas para determinar el día. Ante esa diferencia de interpretaciones debemos ir a la palabra de Dios, la Biblia tiene la respuesta para todo, si queremos creer en lo que ella dice bien, sino, Dios nos juzgará.

Como he dicho Dios nos habla con dos lenguajes diferentes : un lenguaje palabras y un lenguaje de números. El lenguaje verbal es arbitrario, puede prestarse para diversas interpretaciones, el código verbal puede ser descodificado de acuerdo a nuestra cultura, nuestro tiempo, nuestro lugar de nacimiento, una misma idea puede ser expresada por distintos códigos o símbolos. Así que a veces si no somos honesto interpretamos el código a nuestra conveniencia. Eso pasa con el día en que murió Cristo. El día de la pascua lo estableció Dios la noche que liberó al pueblo judío de la esclavitud de Egipto. Cada familia hebrea debía pintar el dintel y en los dos postes de su casa con la sangre de un cordero, esto para protegerlos del castigo que caería sobre todas las familias egipcias. El día que fue establecido fue el 14 de Abid ( el primer mes en el calendario de Dios. Ese mes corresponde al nuestro al que denominamos abril (4).

Cada siete años harás remisión de pecados.
Deuteronomio 15:1
Guardarás el mes de Abib, y harás pascua a Jehová tu Dios; porque en el mes de Abib te sacó Jehová tu Dios de Egipto de noche.
Deuteronomio 16:1

Estas son las fiesta solemnes de Jehová, las cuales proclamaréis en sus tiempos;

en el mes primero, a los catorse días del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová.

Y a los quince días de este mes,es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura.

En el primer día tendréis santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis.
Levítico 23:5-5

Estas son las fiestas solemnes de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos:
en el mes primero a los catorce días del mes, entre las dos tarde,pascua es de Jehová.

Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura. Levítico 23:4-6

De acuerdo al calendario bíblico Isaac nació en el 2048 AD y murió a la edad 180 años en el 2228. (2048 + 180 +2228). Diez años más tarde Jacob entra a Egipto debido a una gran hambre en el año 2238. Esta fecha la podemos deducir tomando como refrencia que Jacob le dijo a Faraón de que los años de su vida eran 130 años. Así, que como sabemos la fecha de nacimiento de Jacob (2108) podemos obtener la fecha en que entró a Egipto. (2108 + 130 =2238 años DA). Ese año sólo entraron con Jacob 70 personas, su hijo José se encontraba al servicio de faraón para ese año. Los judíos estuvieron 400 años de cautiverio, así que salieron de Egipto en el año 2638. (2238 + 4000 = 2638 DA).
Ahora podemos establcer exactamente que Dios sacó a Israel del territorio egipcio el 14 de abril del año 2638 DA a la media noche.
(2638 x 360/365.25 = (26000DA) 0 (1400 AC)
Cristo nació 1800 años después de Isaac, el hijo de Abraham que iba a ser sacrificado en el monte Moriah. (4048 - 2228 = 1800 años)
(4.5 periodos de 400) (4.5)(400) = 1800

Así que ya tenemos establecido el día oficial en el cual Dios le dijo que celebrara la pascua: el 14 de abril. No podemos saber si es:( lunes, martes,miércoles, jueves, viernes, sábado o domingo) este día 14 . Lo único que podemos afirmar es que la pascua, en el calendario bíblico, fue establecida ese día 14 del mes de Abid. (abril)

Ahora para poder establecer el día en el cual murió nuestro Señor la Biblia nos da varias claves importantes: ( el número seis, el número tres, el sábado y el primer día de la semana).

Una vez Jesús fue entregado al pueblo judío para ser crucificado ya había recibido múltiples golpes: le habían abofeteado varias veces, le habían propinado puñetazos en la cara, lo habían escupido en el rostro, lo habían pateado, le habían puesto una venda en los ojos y le golpeaban y se burlaban para que les dijera quién era el que le golpeaba, Herodes le había puesto un manto sobre su cuerpo, en fin había sido sometido a una tortura física y sicológica terrible. Le golperaron la cabeza con el palo que le dio de cetro Herodes. Fue algo brutal, indigno, borchonoso para la humanidad, finalmente le colocaron una corana de espinas, aquellas espinar largas, afiladas que atravesaron su piel provocando dolorosas heridas y bañando su rostro de sangre, entonces la perversidad del ser humano se volcó sobre aquel inocente, entonces la multitud, que antes le gritaba :¡Hosanna!¡Hosanna!, ahora le gritaba al oído:¡ Crucifícale!.

Y la furia del látigo golpeó su espalda dejando surcos de carnes brotados al contacto de la finas piezas de metal en la punta de aquella arma infame con la cual le golpeaban, y cada azote producía un ruido que se enrollaba como un relámpago que subía hacia el tercer cielo, iluminando la ventana solitaria de la gran sala del palacio de Dios. Nadie miraba hacia la tierra, aquél espectáculo era insoportable, el ruido se movía como una culebra levantando el polvo al pasar, aquel ruido infernal se apoderó del oído del dulce pollino que estaba recostado, soñando con la dulzura del jinete que lo había montado, recordando su suave contacto, su sonrisa, recordando la suavidad de sus manos mientras lo manejaba, no pudo más y salió corriendo y se perdió en la llanura, hasta que Juan Ramón Jimenéz lo encontrú cerca de una cascada llorando todavía y lo bautizó como Platero, los golpes sonaban y sonaban, la sangre corría tenuemente, el día comenzaba a morir, las horas estaban cansadas, el sol caía sin fuerza, y mi Cristo hacía lo imposible por soportar tantos azotes. Eran ya tres horas de sufrimientos, desde las seis de la mañana hasta la hora tercera de la mañana, eran casi las 9:00 de aquel 14 de Abid del 4028 DA,(28DC), tres horas que marcaban el paso del tiempo, tres veces el Señor se había levantado para observar a sus discípulos que dormían mientras el oraba y sudaba gotas de sangre, tres hombres importantes habían intervenido con él aquella mañana: Caifás, Pilato y Herodes, tres hombres habían participado en su gran último milagros: Pedro, que cortó la oreja a Malco, Marco, el siervo del sumo sacerdote y el mismo Cristo, tres días le dijo Dios a Moisés que guardara los corderos para el sacribicio, desde el día 10 de Abid hasta el día 14 (11,12,13), tres fueron los grandes patriarcas de Israel: Abraham, Isaac y Jacob, tres sus grandes líderes en el desierto: Moisés, Aarón y Josué. Tres cruces se levantarían en el Calvario, tres hombres estaban sobre ellas, tres días estuvo Jonás en el vientre de la ballena, tres personas sobrevivieron a la destrucción de Sodoma y Gomorra, tres fueron los ángeles enviados a Abraham para anunciarle el nacimiento de Isaac, tres disc!pulos estuvieron en el monte el día de la trasfiguración (Pedro, Juan y Jacobo), tres estuvieron allí. pero en el cielo: Elías, Moisés y Cristo, tres iban camino de Emaús: dos discípulos y Cristo, en tres días dijo Cristo que destruiría el templo y lo volvería a levantar, tres días estuvo perdido cuando tenía doce años y tres fueron los días que dijo que estaría en la tumba y luego se levantaría. En tres día dijo el profeta que Israel sería restaurado, tres son: Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres son la trilogía del mal: Satanás, la Bestia y el falso profeta.

Ese es el lenguaje de los números, todos esos eventos están identificados con el número tres. Jesús sería crucificado a la hora tercera, tres horas más tarde (sexta hora) el cielo se cubriría de nubes y tres horas más tarde (9), Jesús entregaría su espíritu a su Padre, completando así su plan de salvación y ganando la batalla de las batallas, pues en esa novena hora, de ese 14 de Abid del año 4028DA (28DC),los ángeles de Dios, comandado por el ángel Gabriel, echarían a patadas al patán de Satanás del tercer cielo a la tierra.

Si el tres nos da información valiosa sobre Jesús, de igual forma el número seis encierra muchos mensajes. En seis días Dios hizo la Creación, seis días que simbolizan seis mil años de historia (6000), en el sexto día Jesús se transfiguró, anunciando de esta forma que así se presenatría al final de los 6000 años en el calendario divino, seis eran las tinajas conteniendo agua y que él convirtió en vino, el vino significa la sangre de Cristo, esto lo confirmó en la Ultima Cena, cuando partió el pan y tomó vino con los dscípulos, era la sangre que cubriría los pecados de todos los seres humanos nacidos en esos seis mil años de hitoria,seis serían las seis horas de sufrimientos que pasarían desde que lo crucificaron hasta morir en la cruz, estuvo desde las nueve hasta las tres sobre el madero. Y sin duda murió en el día sexto del año 28DC o (4028DA). Y ciertamente regresará a buscar a su iglesia en el día sexto, o el año 6000 en el caledario de Dios.

El mensaje numérico es claro, hay un patrón que armoniza. El sexto día armoniza con todo, no el día cinco, ni el cuatro, ni el siete, ni el dos, ni el uno, es el día sexto que nos brinda la verdad del Señor. Y esa verdad es que murió en el sexto día del calendario de Dios.








¡Y LE HICIERON CARGAR UNA PESADA CRUZ!



imagen




Y luego de azotarlo, de ponerle la corona de espinas, le obligaron a cargar la pesada cruz. Las risas, los gritos, los golpes, la saliva, los empujones, toda aquella barbarie hizo que la propia naturaleza se avergonzara de nostros.

Allí, en medio de una multitud enloquecida levaba su cruz con dificultad, Jesús apenas distinguía los rostros de aquéllos a los que le había dado de comer, a aquúllos que había sanado, que había perdonado, que se había sentado en la orilla del mar y les había hablado del amor a los enemigos, Jesús apenas veía esos rostros desfigurados por la maldad, el odio, la venganza, la envidia, pues si aquella mutitud lo injuriaba, allí, en forma invisible, estaba una multitud de demonios que se mofaban también, que lo presionaban para que abandonara la cruz y actuara como Dios, allí estaban miles y miles de ángeles caídos tratando de evitar que Cristo llegara con su cruz al Calvario.

Esos infelices habían sido convocados por Satanás, tarde se dieron cuenta que habían metido la pata, pues la muerte de Cristo en la cruz significaba su derrota, su destrucción, y mientras estos demonios se arremolinaban alrededor de la multitud, la plana mayor de Satanás se preparaba para la gran batalla en el tercer cielo, sólo le quedaban horas para que el maligno perdiera todos sus reinos, sólo faltaban horas para, de una vez por toda, fuera echado del cielo, ya su sentencia estaba dictada, así que Cristo tenía un horrible peso sobre su espalda, por eso Jesús no miraba al lado, sino que seguía triunfante hacia el Gólgota, era como una gran pelea de boxeo, faltaba poco para el último "asalto", ya podía saborear la dulzura de la victoria, escuchaba a las mujeres gemir y las miraba y les decía: "no lloréis por mí", y seguía con su cruz, y se caía, y se levantaba, y la jauría de perros seguía blasfemando, seguía gritando, pero él estaba con su mirada fija en el monte, subiría la cruz, no abandonaría el camino, sabía que su Padre amaba a la humanidad, sabía de ese amor tan profundo que su Padre sentía por nosotros, lo comprendió cuando sintió en el monte de los Olivos, mientras oraba, que su oración no había recibido respuesta.

El día iba perdiendo la fuerza, el día lloraba en silencio, el viento no silbaba, gemía, las nubes se habían detenido allá en lo alto, todo era solemne, apesar del ruido y de la locura colectiva. Allá María con su corazón destrozado, junto al discípulo amado que siempre la acompañaba, allá ,en algún lugar, Pedro lloraba por haberlo negado, allá Tomás, quizá pensaba que había sido engañado por aquel hombre que se decía ser el Hijo de Dios, se resistía a pensar en eso, y el resto de los discípulos esperaban el desenlace. Las mujeres lo seguían más de cerca, la mujer que lo ungió para su muerte, todavía sentía la suavidad de su cabello, sus pies cansados por sus largas caminatas, todavía podía aspirar el perfume caro, el perfume de 300 denarios que Judas había ambicionado, todos estaban a la expectativa mientras el viento movía el cuerpo de Judas de un lado a otro, pues se había ahorcado, luego de comprender lo que había hecho, vender a su Maestro por treinta monedas de plata.

Y mientras Jesús seguía, paso a paso, firme con el madero sobre sus hombros, Satanás tragaba hondo, ya podía sentir las llamas del lago de fuego, ya podía percibir el olor a azufre, ahora Jesús, mientras más cerca estaba del monte en el cual iba a ser sacrificado más fuerza recibía, podía escuchar a sus ángeles, podía escuchar sus voces celestiales entonando el himno del triunfo, podía escuchar sus ruegos. Y mientras la multitud le golpeaba, se reía, lo pateaban, se burlaban, Jesús seguía como lo había dicho el profeta Isaías, seguía como un cordero, como una oveja que va a ser trasquilada.

Ciertamente llevó nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros lo tuvimos por azotado, por herido de Dios, y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecado, el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por sus llagas fuimos nosotros curados.
Isaías 53:4-5

A veces no comprendo a los seres humanos, siempre vamos en oración a Dios para que nos quite la cruz que debemos cargar, no queremos cargar la cruz, a veces empezamos a llevarla al monte pero no llegamos, nos apartamos, perdemos la fe, creemos que Dios no nos escucha. Dios no escuchó a Jesús cuando éste le pedía que apartara aquella copa, pero Dios sabía que sólo Jesús podría vencer a Satanás y lograr establecer un plan de salvación para todos los seres humanos.
A veces tenemos una enferemdad y lo primero que hacemos es pedir a Dios que la quite, si Dios no la quita nos da pena, perdemos la fe y nos apartamos. Pablo tenía una enfermedad y nunca Dios lo libró de ella, Timoteo estaba enfermo del estómago, podía orar por otros y sanaban, pero él no sanaba. En vez de pedir a Dios que nos quite esa cruz, lo que debemos hacer es pedir fortaleza para llevarla al Calvario, entonces vendrá la victoria y no la derrota.

Tal como Cristo llevó su cruz al final y alcanzó la victoria, cada ser humano debe hacer lo mismo. Dios ha puesto sobre nuestras espalda la cruz que debemos cargar.

Y el Señor seguía lentamente, seguro de sí mismo, seguro de que estaba llegando a la meta, a la victoria. Aquella multitud pensaba que estaba derrotado, pero estaban muy equivocados, cada paso con aquella pesada cruz, significaba que se acercaba a la gran hora de la victoria final. La cruz de Jesús no significa derrota ni muerte, sino victoria y vida eterna.








¡Y LO CRUCIFICARON VILMENTE!



imagen




Entonces el reloj de Dios marcó la hora aquel día sexto a la hora tercera de la mañana. Y ahí estaba el Maestro exhausto, agotado, su cuerpo ensangrentado, bañdo en sudor y la multitud todavía cegada por Satanás seguía gritando, seguía la mofa, la risa, seguía cantando victoria, y allí mi Señor en el tope de la colina.

Era una escena impresionante, en medio de los lobos y buitres humanos se mantenía en pie al lado del madero el el más noble ser que este planeta haya conocido.

Entonces alzó su mirada y vio a dos ladrones crucificados, dos ladrones que pagaban por sus delitos y ofrensas, dos hombres que habían tomado el camino equivocado. El viento soplaba y acariciaba su rostro adolorido, casi desfigurado por los golpes, la sangre, el calor, había silencio, en el cielo todo era calma, la hora había llegado, ahora el Hijo de Dios sería atravesado por los clavos.

Y fue tirado sobre la cruz, y el árbol del cual sacaron la madera para hacerla, se lamentaba de haber nacido, y el hierro de aquellos clavos sentía verguenza de haber sido utilizado para traspasar la piel del Hijo de Dios.

Ahora el Señor estaba sobre el madero, arriba miraba el cielo, sentía las lágrimas de las nubes que lloraban sin consuelo, pero estaba cercano el fin, pronto todo terminaría, pronto podría sentir el gozo de la victoria, pronto vería una sonrisa dibujada en los labios de su Padre, pronto terminaría el plan de redención.

Era la hora tercera cuando lo crucificaron.
S. Marcos 15:25

Y le dieron a beber vino mezclado con mirra; mas él no lo tomó,
Cuando lo le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suerte sobre ellos para ver que se llevaría cada uno. S.Marcos 15:23-24

Y los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza y diciendo:¡Bah! tú que derribas el templo de Dios, y en tres días lo reedifica,

sálvate a ti mismo y desciende de la cruz,

De esta manera también los principales sacerdotes, escarneciendo, se decían unos a otros, con los escribas: A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar. S.Marcos 15:29-31

El Cristo, Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, para que veamos y creamos. También los que estaban crucificados con él le injuriaban. S. Marcos 15:32

Y pusieron sobre su cabeza su causa escrita: Este es Jesús, El Rey de los Judíos.
S.Mateo 27:37

Los soldados también le le encarnecían, acercándose, y presentándole vinagre.
S.Lucas 23:36

Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. S. Juan 19:34

El cuerpo de Cristo estaba molido como había profetizado Isaías, los golpes contundentes lo habían llenado de marcas que se hinchaban, su rostro apenas podía distinguirse, sélo la luz de sus ojos iluminaban su alma, sintió los golpes cuando le quebraban los pies a los dos ladrones para acelerar la muerte ya que debían morir antes de que comenzara el día de reposo, pero sus pies no fueron quebrados porque estaba escrito que eso no pasaría. Entonces sintió aquella lanza que penetraba su costado y sintió su sangre caliente, sangre mezclada con agua simbolizando la redención y el bautismo.

El día seguía devorando los segundos, los minutos y las horas, las nubes empezaban a oscurecer y aquellos delincuentes empezaron a sentir temor, empezaron a sentir el peso de sus conciencia, habían crucificado a un hombre que sólo les hizo bien. Habían pasado tres horas desde las nueve en que fue crucificado y seis horas desde que fue hecho prisionero.

Aquella multitud estimulada por los falsantes religiosos, por aquellos vestidos de piedad y defensores de la ley muy pronto verían que aquel hombre al cual habían acusado injustamente, con testimonios falsos, era lo que afirmaba que era, el Hijo de Dios.

Entonces el sol se cansó de ver tanta maldad y en pleno mediodía la noche se echó en su lecho, y hubo oscuridad por todas partes y las tinieblas cubrieron el día para que cumplieran las profecías.

Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena,
S.Mateos 27:45

Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.

S.Lucas 23:44

Acontecerá en aquel día, dice Jehová el Señor, que haré que el sol se ponga a mediodía, y cubriré de tinieblasla tierra en el día claro.
Amos 8:9

Nueve horas de sufrimientos, de angustia, de dolor, de burlas. Nueve horas que significaban las nueve horas que faltan en el reloj de la humanida, pues los días son de 24 horass, y sólos se nos ha de permitir estar en este planeta quince horas. (15). Así es: (9 x 400 =3600 años) faltan en nuestro reloj: (15 x 400 = 6000 años). La historia de la humanidad debería extender nueve horas más;( 24 x 400 = 9600 años). Parece como si Dios nos haya quitado 400 años por cada hora de sufrimientos de nuestro Señor.¿Se salvaría alguien si Jesús tardará en regresar 3600 años más?

De esas nueve horas seís las pasó sobre la cruz (6), una hora de sufrimiento por el pago del pecado de los hombres durante estos seis (6) milenios. ( 6 x 1000 = 6000). Seís horas derramando la sangre preciosa del sacrificio de redención, seis horas derramando sangre como había sido simbolizado en la boda de Caná cuando convirtió en vino aquellas seis jarras de agua. Seís horas en las cuales Satanás, al darse cuenta de su error, ahora trataba de tentarlo para que se bajara de la cruz, ya no gritaban:¡Crucifícale!¡Crucifícale!, era era:¡Bájate de la cruz!, si eres el Rey de los Judíos, sálvate a ti mismo!. Satanás estaba desesperado, ya el tiempo estaba determinado, ya poco para que perdiera todos los reinos de la tierra, ya pronto sería echado del cielo, así que utiliza a un ladrón para molestar e injuriar a Jesús, para tratar de que reaccionara como Dios y se bajara de la cruz.

Pero Jesús, aunque estaba al borde de la muerte sabía, que aquel ladrón no era el ladrón, sino que allí estaba Satanás como había estado en el último día del ayuno, cuando él estaba sediento y hambriento.

Pero como ocurrió en el desierto Satanás fue vencido, no pudo tentarlo, no pudo hacer que actuara como Dios.

Entonces Dios dejó que Jesús sintiera alegría antes de morir, que supiera que su muerte no había sido en vano, y ahí mismo la primera semilla, la buena semilla, la semilla que había caído en tierra fértil comenzaba a germinar. Y mientras la multitud permanecía incrédula he aquí que el otro ladrón reconocía a Cristo como su Salvador.
Este ladrón se convierte en el primero que recibe el beneficio de la muerte de Cristo, pues Jesús le prometió la vida eterna, le prometió una morada en el Paraíso. Aquí Dios estableció el requisito indispensable para la salvación, reconocer el sacrificio de Cristo.

Este hombre nada hizo, ni guardó la ley, ni el sábado, ni dio ofrendas, ni diezmos, ni asistió a un templo, ni hizo largas oraciones, ni ayunó, ni hizo obras de caridad, en fin, nada hizo porque nada se puede hacer para ser salvo, sólo reconocer que Jesús es nuestro Salvador.

Mientras esto ocurría, mientras el mismo diablo en persona tuvo que venir al monte Calvario y poseer la mente del ladrón, allá en el tercer cielo el óngel Miguel daba sus últimas instrucciones a los ejércitos celestiales. Pronto se iniciaría la batalla de las batallas, por fin Satanás sería sacado del cielo, no era la primera evz, pero esta sería la última, pues luego será destruido, luego del milenio.

Ya Dios lo había expulsado de su monte santo cuando se corrompió y quiso sentarse en su trono, pero logró el derecho de acceso cuando hizo caer a la pareja, por eso lo vemos tentando a Job, lo vemos tentando a David, eso era lo que hacía, subir y bajar a la tierra para ir a acusar al ser humano delante de Dios, pero ya pronto eso terminaría y él lo sabía, por eso su insistencia en que Jesús se bajara de la cruz.

Hermanos, no fueron minutos los que Jesús estubo crucificado, fueron seis horas, desde la hora tercera (9:00 a.m. hasta las 3:00 p.m). Dios sabía que un día la maldad de los hombres y su incredulidad los empujaría a levantar falsos testimonios, a desmentir las Sagradas Escrituras, hoy muchos ignorantes sostienen que Jesús fue bajado con vida de la cruz. Eso es imposible, este hombre estuvo sangrando por espacio de seis horas y la herida del costado prácticamente lo desangró, no solamente fueron las heridas de los clavos, las heridas causadas por las espinas, las heridas de su espalda, sino que fue sometido a golpes contundentes, aquellos soldados romanos eran hombres muy fuertes, ellos no se cansaron de golpear a Jesús en la cabeza y el rostro,¿Qué ser humano podía sobrevivir a este martirio?

Y la hora definitiva llegó, las tinieblas se comieron el día, hubo silencio en el cielo, y Jesús levantó su rostro, sabiendo que todo había concluido y con fuerza y emoción gritó:

Entonces Jesús, clamando a gran voz dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu, y habiendo dicho esto, expiró.
S.Lucas 23:46

Y el sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad. S.Lucas 23:45

Y el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios. S.Marcos 15:39

Y toda la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que había acontecido, se volvían golpeándose el pecho. S.Lucas 23:48

Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.

Y he aquí el velo del templo se rasgó en dos de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron;

y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron,

y saliendo de los sepulcros después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.
S. Mateo 27:50:53

Aquel grito de Jesús entregando su expíritu a su Padre fue el sello de su victoria sobre las huested de Satanás, fue el aviso que el ángel Miguel y los ángeles de Dios esperaban para echar fuera a aquél inicuo y a sus sabandijas de las moradas celestiales.


Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;

pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo, y Satanás, el cual engaña al mundo entero, fue arrojado a la tierra con él.

Entonces oí una gran voz en el cielo: Ahora ha venido la salvación, el poder, el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios de día y noche.

Y ellos han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos y menospreciaron su vida hasta la muerte.

Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos.¡Ay de los moradores de la tierra y del mar porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo. Apocalipsis 12:7-12

Esa fue la gran victoria de Jesús en la cruz, vencer a Satanás y lograr su expulsión difinitiva del tercer cielo y condenándolo al lago de azufre y fuego en el cual será echado al final del milenio y permitiendo que el ser humano alcanzara el perdón de sus pecados y pudiera ser redimido para Dios.








¡ENTONCES FUE SEPULTADO CON DIGNIDAD!



imagen




Y mientras escribo estas líneas mis mente viaja en el tiempo, mi espíritu se remonta a la llanura frente a la ciudad de Jerusalén, puedo notar que las tinieblas que habían cubierto la ciudad desde las doce del día se van disipando y el sol lentamente se está ocultando, con la muerte del Señor comienza a morir aquel día tan agitado.

Cansado, angustiado camino con lentitud, quierollegar antes que la noche se trague el día, entonces siento un leve golpe en mi espalda, asustado miro y veo que es un pequeño pollino, lo miro fijamentente, me parece que lo conozco, él me mira y baja su cabeza, levanta sus orejas y mueve su cola, entonces compredo que me está brindando su lomo para llevarme a la ciudad. Sentí al tocar su lomo que era el mismo pollino que había llevado triufalmente a Cristo a Jersusalén.

Mientras caminaba veía a la multitud correr, golpeando sus pechos, gritando:¡Era el Hijo de Dios y lo matamos!, cada vez los gritos se escuchaban más fuertes, apenas podía entrar a la ciudad, había llanto por todas partes, aquellos rostros con sus miradas brotadas me asustaban.

El pollino parecía que conocía la ruta del Calvario, pues con dificultad subió la colina. Allá, bajo las tres cruces un grupo de personas bajaban el cuerpo de Cristo, estaban las mujeres, estaba José de Arimatea, uno de los miembros del Consejo pero que nada tuvo que ver con su muerte, era discílulo de Cristo en secreto, también estaba Nicodemos quien había ido a Jesús de noche a preguntarle:¿qué era necesario hacer para ser salvo? Todavía recordaba la respuesta de Jesús, una respuesta que no entendió en el momento pero que luego comprendió muy bien y creyó.: "Es necesario nacer de nuevo".

José de Arimatea había ido a donde Pilato para que le permitiera bajar el cuerpo de Jesús, ya era tarde, el día de reposo pronto comenzaría y ya no podrían bajar el cuerpo. Pero Pilato accedió y José de Arimatea llegó al lugar y el cuerpo fue bajado. Entonces Nicodemos saco un compuesto de mirra y áloes, como de cien libras y el cuerpo del Señor fue envuelto con especias aromáticas, según era la costumbre entre los judíos.

Me bajé del pollino y me acerqué, Me abrí paso entre los que allí estaban y me encontré con el Maestro. Su rostro desfigurado, pero proyectaba paz interna, proyectaba victoria, proyectaba amor. Caminé y como lo haría Tomás más tarde me arrodillé ante el cuerpo inerte de mi Señor, las lágrimas brotaron de mis ojos cansados y lentamente metí mis dedos en su herida en el costado. Sentí que algo penetró en mi cuerpo y desperté de nuevo. Estaba aquí, escribiendo estas líneas.

Aquel momento era sublime, el amorr que demostraban aquellos seres por Jesús, su dedicación, su dulzura. Entonces, una vez pusieron sus especias sobre su cuerpo, lo envolvieron en el lienzo. Ya se acercaba el día de reposo, por lo tanto no daba tiempo para llevarlo a su tierra, aquella tierra que lo vio nacer, entonces había un sepulcro nuevo y allí fue colocado. José de Arimatea colocó un enorme roca en la entrada y se fue, las mujeres esperaron un rato más.

Jesús nació en la pobreza pero su sepultura fue entre los ricos. Así se cumplia la profecía de Isaías.

Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo mal, ni hubo engaño en su boca.
Isaías 53:9

Allí quedaba el cuerpo del Maestro, puesto en una sepultura digna y enterrado por dos hombres ricos. Allí estaba el cuerpo tendido y protegido por aquella piedra enorme que José de Arimatea había colocado en la entrada de la tumba, allí quedaba el cuerpo de mi Señor en el silencio de la sepultura, allí estaba su cuerpo, mas su espíritu estaría con su Padre hasta que llegará el momento de vencer la muerte.

Cuando llegó la noche, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús.

Este fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo.

Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia.

Y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepúlcro se fue.

Y allí estaban allí María Magdalena, y la otra María, sentadas delante del sepulcro.
S.Mateo 27:57-61

Ahora mientras José y Nicodemos se alejaban pensativo incrédulo de aquello que había sucedido, María Maddalena y la otra María permanecían a la puerta del sepulcro, nunca lo abandonaron, nunca se alejaron del Señor. ¿Dónde estaba María su marde?¿Dónde estaban los hermanos y hermanas del Señor?¿Dónde estaba Pedro y el resto de los díscipulos? Sólo aquella dos mujeres aguardaban la caída de la noche y la llegada del día de reposo.

El silencio cada segundo era más profundo, más misterioso, todavía se podía percibir el olor fragante de las especias. Las mujeres no hablaban, todavías sus légrimas bajan en silencio por sus mejillas, jamás habían conocido a un ser como Cristo.

Ya moría aquel sexto día, un día negro para los impíos pero un día de gozo y alegría para aquellos que aceptan a Jesús como el Redentor y Salvador de sus vidas,

Y allá en la ciudad se preparaban los dogmáticos, los religiosos, los que obedecían el mandamiento del sábado pero habían quebrantado el de : "no matarás", ¿Se atriverían a ofrender a Dios un cordero cuando habían asesinado a su Hijo en la cruz del Calvario?.
Sí, lo harían, sin el menor peso de sus conciencia, así son los religiosos, los dogmáticos, los fanáticos, matan creyendo que le hacen un buen servicio a Dios. Eso no ha cambiado. Hoy cientos se preparan en sus escondites para salir a matar a sus hermanos en el nombre de su Dios.

Y allí estban aquella dos mujeres como símbolos de la esperanza, de la fe, todavía recuerdan las palabras de Cristo de que se levantaría al tercer día, sólo faltaba esperar, esperar, esperar:¡el tercer día!








¡Y AL TERCER DIA VENCIO LA MUERTE!



imagen




Mientras María Magdalena permanecía sentada junto a la entrada de la cueva con la otra María y se acercaba la noche y el día de reposo entraba en vigor, los fariseos y los religiosos del templo se acordaron de las palabras de Cristo de que resucitaría al tercer día. Este recuerdo atormentó a las autoridades religiosas de los judíos y fueron a donde Pilato para que pusiera guardias a la entrada de la tumba para evitar que el cuerpo de Jesús fuera robado por los discípulos y después dijeran que había resucitado.

Al día siguiente, que es después de la preparación, se reuneron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato,
diciendo: Señor, nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré.

Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche y lo hurten, y digan al pueblo:Resucitó entre los muertos. Y será el postrer error, peor que el primero.

Y Pilatos les dijo:Ahí tenéis una guardia, id, aseguradlo como sabéis.

Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia, S.Mateos 27:62-66

Dios es maravilloso. Todo lo tiene perfectamente delineado, planeado, ni un detalle de más ni un detalle de menos.
Era preciso que estuviera en la mente de los enemigos de Cristo de que su resurrección no iba a poder ser debatida, negada por nadie. Una vez finalizado el sexto día, éstos, unas horas más tarde de que Cristo muriera, comenzaba el próximo día, estos hombres van a Pilato,
Delante de Pilato aceptan que habían cometido un grave error al crucificar a Cristo, habían sido testigos de la manifestación de poder de Dios y habían visto a la multitud correr gritando que habían dado muerte al Hijo de Dios. Así que ahora no iban a cometer otro error más grande.
Entonces deciden, con la autorización de Pilato, ir a la tumba de Jesús, Cuando llegan allí ven la enorme roca que José de Arimatea y Nicodemo habían colocado en la entrada de la tumba. Sellan la piedra para que no pueda ser removida y ponen una guardia en la noche. Luego se van tranquilos, pues de esa forma estarán seguros de que el cuerpo de Cristo no podría ser hurtado por sus seguidores.
¿Para qué iban a robar el cuerpo de Cristo sus apóstoles si Cristo había sido enterrado en una tumba para ricos? Jamás ellos habrían podido darle una sepultura tan digna al Maestro. Además ellos estabana atemorizados que ni siquiera tuvieron el valor de la Magdalena de acercarse a la tumba.
Así que aquella noche y todo el día de reposo los guardias permanecieron frente a la tumba vigilando. Estos eran unos guardias especiales que sabían que si no cumplían con su trabajo pagarían con su vidas. Así que no había excusa si dejaban que el cuerpo de Jesús fuera robado.

Transcurrió el día de reposo y llegó la noche. Los guardias recordaban todo lo que habían visto, recordaban el rostro del Mesías, recordaban como la ciudad fue cubierta por las tinieblas, recordaban cuando se compañero hirió el costado de Cristo, recordaban cuando echaron suerte sobre sus vestiduras, recordan la figura del nazareno, entre tanto la Magnalena no conciliaba el sueño, tenía esperanzas de ver a Cristo resucitado, ella más que nadie sabía del poder de Jesús, ella lo sabía, sabía que era el Hijo de Dios y que su Padre lo levanatará de entre los muertos, ella lo sabía, pues fue testigo del dominio que tenía Jesús sobre los demonios, la había liberado de siete demonios y desde entonces ella era libre, por eso aquel amor tan grande que sentía por Cristo. Había estado atormentada por siete espíritus del diablo, esclava de los demonios, siendo infeliz y pensando que la vida no valía la pena, pero aquél dulce hombre una vez la vio y la liberó.

Los guardias estaban pendiente, cualquier ruido los ponía en alerta. La noche caminaba en puntilla, las estrellas a lo lejos aumentaban su brillo, las nubes se vestían de gala, el sol tenía su mejor traje, sería un domingo maravilloso, las flores adornaban los prados, el rocío jugaba sobre las hojas, todo era alegría, la Magdalena podía percibir aquella paz en su interior que sólo Cristo podía transmitirla.

En el cielo se preparaban la comitiva de ángeles, estaban listos, vestidos de blanco reluciente como la luz, allí estaban aquellos mensajeros del cielo, despidiéndose de los millones de ángeles que estaban listos para cantar el coro, el himno, estaban anciosos, era el momento esperado, era el momento de regresar a Cristo de nuevo a la vida.

El Padre estaba contento, orgulloso de su Hijo, tomando a aquellos mensajeros los abrazó y sintió la más profunda emoción que provocó que una pequeña lágrima como una perla brillante brincara de sus ojos.

Abajo los guardias daban vueltas y vueltas, estaban nerviosos, no sabían porque, pero podían percibir que algo iba a suceder, podían presentir algo espectacular.

Entonces la mañana devoraba los minutos, la noche ya estaba al borde de desfallecer y caer vencida por los primeros rayos del sol.
La Magdalena se levantó y pensó en el Maestro, entonces se encaminó a la tumba...

Y los guardias escucharon un ruido extraño, algo estaba sucediendo dentro de la tumba, pero la tumba estaba sellada, no podrían entrar al su interior. Y la Magnalena fue a buscar a su amiga, la otra María y ambas sentían algo especial en sus corazones, los discípulos dormían, ni se acordaban que era el tercer día, aquel día en el cual Jesús había dicho que se levantaría de los muertos...
Y María Magdalena y la otra María, la madre de Jacob se acordaron de Salomé, y fueron a buscarla y a comprar especias aromáticas... pero estaban preocupadas, pues no podrían remover la piedra y se preguntaban: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro?...

Entonces allá en la tumba pasó algo impresionante.
Y hubo un gran terremoto; porque el ángel del Señor descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.
Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.

Y de miedo de él los guardias temblaron y se quedaron como muertos.
S.Mateo 28: 2-4

Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían visto.

Y reunidos con los ancianos, y habido consejo dieron mucho dinero a los soldados, diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos,

Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo.

Y ellos tomando el dinero se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy.
S.Mateo 28:11-15
He aquí la maldad de estos hombres, de los llamados religiosos que están dispuesto a mentir y a pagar para que se mienta. Creen que el dinero lo puede todo, inclusive comprar la mentira para que brille sobre la verdad. Pero todos sus intentos de negar aquel hecho sorprendente fue en vano. Pues Cristo se le apareció a sus discípulos y más de quinientos testigo testificaron que lo habían visto.

Tomás tuvo la oportuidad de enterrar su incredulidad cuando aquella tarde Jesús se les apareció por tecera vez y él pudo meter sus dedos en sus heridas,entonces comprendió que verdaderamente había resucitado. Cristo venció la muerte.

Ahora la Biblia nos afirma que resucitó el primer día de la semana, después del día de reposo, y no hay duda alguna que el día de reposo es el sábado. Así que si resucitó el primer día de la semana, entonces murió el día sexto, en el calendario de Dios. sólo el séptimo día recibe nombre, sábado.

Así que podemos estar seguros de que Jesús murió el sexto días a las tres de la tarde y que resucitó el primer día muy temprano en la mañana. Muchos afirman que eso no cumple con los tres días, pero es una apreciación falsa. Un minuto después del día anterior ya se considera que estamos en el próximo día. Así que daba lo mismos que muriera el sexto días a las nueve de la mañna o que muriera a las tres, lo mismo que daba lo mismo que resucitara el primer día de la semana a las ochos o a las seis de la tarde. Transcurrieron tres días desde el sexto día hasta el primer día de la semana. Esto cumple con el lenguaje núrtico aplicado en la biblia, y cuya clave es (3,6).

Mientras aquella gentuza religiosa planificaban otra mentira més para difamar a los discípulos acusándolos de haber robado el cuerpo de Cristo, María Magdalena, María, la madre de Jacob, y Salomé corrían al sepulcro para llevar las especias y perfumar el cuerpo del Maestro. Estas dos mujeres, María Magdalena y la otra María que habían permanecido sentadas en la roca cerca de la entrada de la tumba el día en que Jesús fue enterrado por José de Arimatea y Nicodemo, quizá eran las dos únicas personas que realmente creyeron que Jesús resucitaría de entre los muertos. Nadie más estuvo más pendiente al cuerpo de Cristo que estas dos mujeres, es por eso que Jesús se les aparece por vez primera a ellas y no a los díscipulos ni a su madre, ni a sus hermanos.

Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María al sepulcro.
S.Mateos 28:1

Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres:No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado,
No está aquí, pues ha resucitado, como dijo: Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.

E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho.

Entonces ellas saliendo del sepulcro con temos y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a los discípulos, y mientras iban a dar las nuevas a sus discípulos,

he aquí Jesús les salió al encuentro diciendo:¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron.

Entonces Jesús les dijo:No teméis; id, dad las nuevas a mis hermanos para que vayan a Galilea y allí me verán.

Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle.

Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol.
S. Marcos 16"1-2

Habiendo, pues resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios. S. Marcos 16:9

¡Oh que maravilloso es nuestro Señor! Aquella mujer, quien había sido prisionera de siete demonios y a quien Jesús había liberado, se había convertido en la primera persona en ver a Jesús después de resucitado. Ella nunca perdió la fe, ella nunca se alejó del Señor, ella estuvo antenta aquellos tres días, sentía en su corazón que su Maestro iba a resucitar. Mientras ella abrigaba esa esperanza el resto de los discípulos, incluyendo a María, la madre de Jesús, parece que habían perdido la fe, y no estaban seguros que Cristo resucitara.
Allí estaban reunidos, triste, llorando, pues había llegado el día tercero, y Jesús no se había presentado. Ellos esperaban que Jesús se les presentara primero a ellos, pero no fue así, aquel privilegio le tocaba a aquella mujer que nunca lo abandonó, que estuvo al lado de la cruz, que estuvo cuando lo enterraron y permaneció sentada por largo rato, aquella que esa mañana era la primera que estaba en la tumba.

Entonces la Magdalena corrió a donde estaban reunidos, pero no le creyeron lo que les dijo, para ellos era imposible que Cristo se le apareciera a ella antes que a ellos, pero estaban equivocados, aquella mujer les decía la verdad.

Yendo ella., lo hizo saber a los que habían estado con él, que estaban tristes y llorando.
Ellos cuando oyeron que vivía y que había sido visto por ella, no le creyeron.
S.Marcos 16:10:11

Pero después apareció en otra forma a dos que iban de camino, yendo al campo.

Ellos fueron y lo hicieron saber a los otros, y ni aun a ellos creyeron.
S.Marcos 16:12

Y he aquí, dos de ellos iban el mismo día a una aldea llamada Emaús, que estaba a sesenta estadios de Jerusalén.

E iban hablando sobre sí todas aquellas cosas que habían acontecido.

Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí. Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos.

Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen.
Y les dijo:¿Qué platicas son estas que tenéis entre vosotros mientras camináis, y por qué estáis tristes?

Respondiendo uno de elllos, que se llamaba Cleofas, le dijo:¿Eres tu el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días?Entonces él les dijo:¿Qué cosas? Y ellos dijeron: De Jesús nazareno,que fue varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo.
y cómo le entregaron los principales sacerdotes y nustros gobernantes a muerte, y le crucificaron.

Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel; y además de todo esto, hoy es el tercer día que esto ha acontecido.
Aunque también nos han asombrado unas mujeres entre nosotros, las que antes del día fueron al sepulcro;
y como no hallaron el cuerpo vinieron diciendo que también habían visto visiones de ángeles, quienes dijeron que él vive.

Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro, y hallaron así como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron..
S. Lucas 13-24

Este suceso demuestra que los discípulos de Jesús dudaban de que hubiese resucitado. Estos parece que no le dieron importancia al anuncio de las mujeres que Jesús había resucitado, pues parece que regresaban a sus labores aquel primer día de la semana. Al igual que el resto de los discípulos éstos también estaban tristes. Ya era de tarde y el Maestro no se había presentado, aunque Cristo hacía rato que caminaba junto a ellos.
Así que entre los apóstoles y el resto de los seguidores de Jesús reinaba la tristeza, la angustia y la incredulidad. En principio nadie le daba credibilidad a la Magdalena ni al resto de las mujeres. Así que cada hora era mayor la incredulidad entre ellos.

Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos, por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio les dijo:Paz a vosotros.

Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.
S. Juan 20:19

Pero Tomás, uno de los doce, llmado Dídimo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.

Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiese mis dedos en el lugar de los clavos, y metiese mi mano en su costado, no creeré.
S.Marcos 20:24:25

Ya no quedaba duda en la mente de los discípulos, Jesús habéa resucitado, ocho días después Tomás pudo confirmar que verdaderamente todo era cierto y que el Hijo de Dios había sido levantado.

Esa es la grandeza de Jesús, venció la muerte, resucitó de entre los muertos y así poder darnos la victoria a todos los que creemos en él.

No hay duda que Jesús murió al sexto día y resucitó el primer día de la semana. Eso estaba claro en la mente de los díscipulos, pues sabían claramente que desde su muerte hasta su resurrección había transcurrido tres días como Jesús había dicho cuando les dio la señal de Jonás, quien estuvo tres días en el vientre de la ballena.








¡Y ASCENDIO AL CIELO EN UNA NUBE!



imagen




¡MUY PRONTO RECOGERA EL FRUTO DE SU SACRIFICIO!







Lo impresionante de la vida de Cristo es que pudo crear el más grande movimiento religioso de la historia. Jesús no creó una religión de dogmas, de jerarquías, Jesús no creó una secta religiosa, sino un estilo de vida. Las enseñanzas de Jesús no iban a fundar un institución humana religiosa llena de hipocresía, eso fue lo que encontró en su pueblo, una institución religiosa capaz de llegar al crimen por sus dogmas sin sentidos.

Por eso lavó los pies a sus discípulos y les dijo que el que quisiera ser el mayor sería el más pequeño. Los seguidores de Jesús eran hombres y mujeres sinceros, valientes, seres humanos comunes y corrientes, pero que estaban entregados a su obra.

Cierto que cuando murió, todos huyeron, todos fueron dispersos como él mismo había profetizado.

Entonces Jesús les dijo: Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño, serán dispersas.

Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea.
S.Mateo 26:31

Mas todo esto sucede, para que se cumplan las Escrituras de los profetas.Entonces todos los discípulos, dejándoles, huyeron.
S.Mateo 26:56.

Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán. S.Mateo 28:10

Cada palabra que Jesús les dijo a sus discípulos se cumplieron al pie de la letra. Fueron palabras verdaderas. El fue hecho prisionero y sus discípulos lo abandonaron, Pedro lo negó, aunque lo siguió de cerca, el resto no apareció, sólo algunas mujeres nunca se apartaron de él, resucitó y fue a Galilea en donde se le apareció luego de habérsele aparecido a María Magdalena en la mañana.

No fue fácil para los seguidores de Cristo, ellos no esperaban que con el poder que Jesús tenía se dejara tomar prisionero y menos que se dejara crucificar, aun cuando Cristo se lo había dicho varias veces.

Estaban asustados, temían a los judíos, ellos sabían que no podrían enfrentarse al imperio y menos a los principales sacerdote sin Jesús, así que se escondieron, tres días estuvieron asustados, tristes, llorando, sin esperanza, atemorizados sin saber lo que les esperaba, hoy es fácil creer y hablar de Cristo, pero en aquel tiempo era algo blasfemo.
El ambiente era de confusión, los principales sacerdotes había regado la mentira de que los discípulos se habían robado el cuerpo de Cristo, esa mentira fue creída ya que Jesús no se apareció en Jerusalén ni a nadie que no fueran parte del grupo de los apóstoles.

Así que fueron tres días de larga espera. Su fe había sufrido un duro golpe con la muerte del Maestro. Pero había una mujer entre ellos que nunca perdió la fe, una mujer extraordinaria que amaba al Maestro, que sabía que Jesús resucitaría de los muertos, ella estaba temprano en el sepulcro con sus amigas, María y Salomé.. Ellas fueron las primeras en saber que Cristo había resucitado, ellas fueron las primeras en adorarle después de resucitado, y ellas fueron las portadoras del mensaje de Cristo de que había resucitado y se reuniría en Galilea con sus hermanos.

Así que el domingo fue un día muy especial para la iglesia, fue un día de frustraciones, de alegrías, de incredulidad, Pedro había corrido al sepulcro cuando las mujeres le habían informado que Jesús no estaba en el sepulcro, corrieron desesperamente, pues esperaban ver, no al sepulcro vacío, sino a su Señor, pero cuando llegaron encontraron la tumba vacía pero no vieron a Cristo.

Así que la incredulidad era mayor y regresaron al escondiste, una vez la tristeza se apoderó de ellos, sólo las mujeres que lo habían visto estaban seguras que había resucitado de entre los muertos.

Jesús se le apareció a dos de ellos, pero no se identificó, quiso escuchar qué tenían que decir de lo que había acontecido. Ellos estaban triste, incrédulos, tampoco habían creído en el anuncio de Magdalena. Pero luego Jesús se les reveló.

Varios días Jesús estuvio en la tierra después de haber resucitado. Logró unir a su escuadrón, ya no quedaba dudas en los discípulos, Cristo era el Mesías, Cristo era el Hijo de Dios, allí estaba de nuvo en la mesa, cenando con ellos como lo había hecho antes de morir en la Ultima Cena. Allí estaba el humilde carpintero, el Maestro de Galilea, allí estaba el Señor de señores, ya Tomás no dudaba, la Magdalena y las demás mujeres volvían a servile, todo era gozo, todo era alegría. Entonces Jesús les dio instrucciones, sólo quedaban 120. Así que les ordenó que no salieran a predicar el evangelio hasta que no recibieran el poder del Espíritu Santo, Cristo sabía que Satanás había sido echado a la tierra con todos sus títeres y que estaba muy airado, y trataría de destruir a la iglesia. Así, que como el desolador profetizado por Daniel había llegado, ahora Dios enviaría al Consolador, al Espíritu Santo para que dirigiera a su naciente iglesia, una que comenzaría con 120 feligreses hasta convertirse en una poderosa que estaría por todo el mundo.
El Señor ahora podría subir al lugar que su Padre le tenía preparado, ahora se sentaría a la distra del Padre como más tarde lo ver£a Santiago mientras era asesinado a pedradas.

Y los sacó fuera hasta Betanía, y lazando sus manos, los bendijo.
Y aconteció que bendiciédolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo.

Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo;
y estaban siempre en el templo.,alabando y bendiciendo a Dios. Amén

S.Lucas24:50-53

Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios. S.Mateo16:19

Y antes de subir al cielo les dijo:

Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura, el que creyere y fuere bautizado, será salvo, mas el que no creyere será condenado,

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán en las manos serpientes y si bebieren cosas mortíferas, no les hará daño, sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán.
S.Marcos 16:15-18









¡Y VENDRA EN LAS NUBES CON PODER Y GLORIA!



imagen




La primera oveja que se benefició de la muerte de mi Señor fue el ladrón en la cruz. Toda aquella multitud que le gritaba lo había escuchado, había escuchado sus palabras de sabiduría y de poder, toda aquella multitud había sido testigo de los milagros que Jesús había realizado, muchos comienron de los panes y peces producto de sus milagros, muchos habían sido sanados,pero se olvidaron de todo y se dejaron ir por aquellos falsos religiosos, que sólo pensaban en ellos y sus posiciones, que deseaban agradar a las autoridades romanas y no a Dios.
Pero dentro de aquella multitud surgió un rayo de esperanza para un hombre que estaba al borde la muerte, estaba acabado, condenado por sus hechos a la muerte, sin esperanza, sin saber a dónde iba después de expirar, sin haber sentido nunca el amor, ahora estaba allí viendo todas aquellas injusticias que se cometían contra Cristo, entonces sintió un enorme deseo de que aquél que estaba a su lado lo escuchara, no cuestionó nada, sólo aceptó su culpa, sólo aceptó su pecado, mientra en el otro hablada la soberbia, en éste hablaba la humildad, mientras el otro quería escapar de su justo castigo, úste aceptaba la paga de sus actos, mientras el otro blasfemaba, éste suplicaba el perdón, mientras él otro quería una demostración de poder de parte de Cristo, éste sabía del poder que había en aquél que estaba en medio de la cruz, mientras el otro comenzaba a hundirse en el abismo de la perdición, éste empezaba a ver la luz al comienzo del túnel, mientras el otro se dejó utilizar por Satanás, éste confiaba en Dios.

Jesús no escuchó al necio, al que estaba sumido en la soberbia, Jesús sabía que allí estaba el mismo Satanás tratando de echar a perder el plan de salvación, por eso ni le contestó, en cambio movió su cabeza y le dijo aquel hombre que lo había impresionado: "hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso". En ese mismo instante un nuevo rebaño se estableció en la tierra, una nueva arca fue construida sobre la amplia llanura de Jerusalén. En ese instante se abrió la puerta por la cual millones de ovejas de todo el mundo, de toda raza, nación, tribu o lengua iban a entrar. Un sólo rebaño y un sólo Pastor.
Allí, en el monte Calvario Dios le mostró a Jesús que la buena semilla había empezado a germinar, fue el primero en sentir la salvación de cerca, aquel pecador era el primer fruto de la muerte del Señor. Así comenzó la verdadera iglesia universal de Jesucristo, su primera oveja descarriada fue un ladrón y cuando aquel ladrón reconoció el sacrificio de Cristo hubo gran alboroto en los cielos, hubo aplausos, gritos, silbidos, porque una oveja descarriada, que estaba atrapada en el monte fue desatada y traida sana y salva al rebaño. Hay alegría en el cielo cada vez que logramos rescatar a una oveja descarriada, no hay alegría por tener 10,000 en el redil, no hay alegría porque construyamos un hermoso templo, o porque hayamos predicado a multitudes, hay alegría cuando realmente rescatamos a una oveja que está siendo acorralada por el león rugiente.

Así que el rebaño fue establecido y la misión de los creyentes es ir detrás de la oveja descarriada, la perniquebrada, la indefensa, la iglesia no puede esperar que ella vaya al templo, hay que llevar el templo a ella.
Hoy Jesús está llamando a sus ovejas al rebaño, ya ha reunido a las noventa y nueve y está en busca de la número 100, cuando ésta entre, entonces, tal como sucedió con el arca de Noé, que luego de cerrada la puerta nadie pudo entrar, así sucederá con el redil, cuando entre la última, entonces vendrá nuestro gran Pastor, a conducir ese hermoso rebaño ante el Padre Celestial.



imagen
imagen
imagen