ESCUADRONES DE LA FE DE JESUCRISTO | PAGINA INICIAL| ¡EL DIA GLORIOSO DE SU RETORNO! (NUEVA)| SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO II | SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO | EL CALENDARIO PROFETICO BIBLICO | EL CALENDARIO Y EL CODO BIBLICO II | ¿LA IGLESIA VERDADERA DE JESUCRISTO? | ¡LA FALSA DEL SUCESOR DE PEDRO! (nueva) | LA CIENCIA Y LA BIBLIA |¡EL MENSAJE DE LA PROSPERIDAD! | EL RAPTO: ¿FALSA DOCTRINA? | EL REGRESO DEL MESIAS | EL JUICIO FINAL DE LA HUMANIDAD | ESTADOS UNIDOS Y LA BIBLIA | EL ARCA Y EL REBAÑO | PROFECIAS DE DANIEL | LOS TRES TEMPLOS DE JERUSALEN | LOS 144,000 (nueva) | LA BESTIA Y EL 666 | LA BESTIA, IRAQ, EL LIBANO Y TIRO (nueva)| | DESTRUCCION DE SATANAS | LAS MUJERES EN LA BIBLIA Parte I | LAS MUJERES EN LA BIBLIA -PARTE II | LAS MARCAS DEL TERRORISMO | LOS ROSTROS DE LA GUERRA | EL PERFIL DEL ANTICRISTO (nueva) | ¡SADAM Y LAS PROFECIAS! (nueva) | | | EL NUMERO DEL TERROR (11) (nueva) | | ¡MI JESUS EN TODO! (nueva) | ¡LA SEÑAL DE SU REGRESO! (nueva) | ¡LOS DICTADORES Y LA BIBLIA! (nueva) | ¡LAS ZORRAS TIENEN GUARIDAS! (nueva) | ¡LA OVEJA PERDIDA! (nueva) | ¡EL GRAN JUICIO FINAL! (nueva) | LA FALSA DEL PROYECTO 666 (nueva) | LA IGLESIA UNIVERSAL DE CRISTO (nueva) | LA SEÑAL DEL RETORNO DE JESUCRISTO (nueva) | LA CIUDAD DEL FALSO PROFETA (PROCESO) | ¡LA MUJER Y EL DRAGON! Apocalipsis 12(nueva) | ¡TIRO! ¿LA BESTIA?(nueva) | ¡MULTITUDES! (nueva) | ¡EL MANTO DE ELIAS! (PROCESO) | LAS BIENAVENTURANZAS (nueva) | | Ministerio:¡Fuente de Agua Viva! | ¡HABLAR EN LENGUAS! (nueva) | ¡ARMAGEDON! (PROCESO) | ¡EL LIBRO DE LA VIDA (nueva) | EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESUS (nueva) | CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS | ¡JESUS Y NICODEMO ! (nueva) | ¡PABLO Y LOS FILOSOFOS GRIEGOS! (nueva) | JESUS Y MARIA MAGDALENA (nueva) | ¡El FIN DEL MUNDO Y LOS FALSANTES! (nueva) | JUDAS ISCARIOTE (nueva) | EL MALTRATO (nueva) | ¡EL SACRIFICIO PERFECTO! (nueva) | EL CAMINO SIN DIOS (nueva) | ¡LOS FALSOS PROFETAS! (nueva) | LAS SIETE IGLESIAS (nueva) | ¡LA TENTACION DE JESUS! (nueva) | EL LADRON DE LA CRUZ ( nueva) | JESUS Y NICODEMO (nueva) | ISRAEL Y LOS ARABES (PROCESO) | NACIONES SIN DIOS | EL NUMERO DEL TERROR (11) 2DA. PARTE | | EL EVANGELIO Y LAS RELIGIONES | EL TERCER CIELO | LAS FALSEDADES DEL 666 | HASTA LUEGO | ARMAGEDON Y GOG Y MAGOG | EL FALSO CRISTO BORICUA
 
LA IGLESIA UNIVERSAL DE CRISTO (nueva)
 
 
imagen
imagen
Dios nos ha legado un testamento en el cual se encuentra su verdad, no una verdad relativa, sino la verdad absoluta. Es sencillo, si Dios es el autor de la vida, el Creador de todo lo creado, entonces Dios tiene control de todo. Dios no habita en el vacío, no es una energía como algunos pregonan, Dios es un ser espiritual de inmensa sabiduría que fue capaz de crear la materia, establecer sus leyes, controlar los tiempos. Un ser inteligente creó un ser inteligente.

Dios habita en el tercer cielo. Un lugar que no podemos imaginar. Un lugar espiritual no material, un lugar donde hay otras leyes distintas a las leyes del Universo. Es un lugar fuera del alcance de la tecnología humana, no hay instrumento capaz de detectar ese lugar maravilloso.

Allí no existe el tiempo como en la tierra, un segundo puede ser años en la tierra. Allí no hay distancias imposibles de recorrer, no hay naves espaciales, todo es a través del poder de la mente.

No existe la ocuridad, todo es luz, transparencia, es algo grandioso. No hay nada que perturbe, nada que agobie, es algo que sólo aquéllos que creen por fe pueden sentirlo, percibirlo.

Nosotros fuimos ubicados fuera del tercer cielo. Fuimos ubicados en el planeta tierra, fuimos ubicados en el Universo. El ser humano sólo habla del Universo creado por la llamada explosión del "big bang", en un abrir y cerrar de ojos apareció una explosión y todo fue creado, eso mismo dice la palabra de Dios, el Universo fue creado al instante por la palabra de Dios. Dios dijo que las cosas fueran y fueron las cosas. Claro, la ciencia sabe que surgió el Universo en un instante, pero lo explica con una gran explosión. Claro, no puede explicar cómo de la nada surgieron elementos explosivos que provocaron la aparición de todos los cuerpos celestes con sus leyes que los rigen. Eso no lo cree ni Juan Bobo, ni un tonto, sólo uno que no quiere aceptar la existencia de Dios ni del tercer cielo.

El apóstol Pablo nos habla de ese lugar, él fue llevado en el espíritu, él escuchó voces celestiales, él quedó asombrado con lo que veía, ya el apóstol Santiago, mientras era asesinado a pedradas, decía que veía a Jesucristo sentado a la diestra del Padre, el apóstol Juan nos habla de se lugar al cual tuvo el privilegio de subir, el vio el trono de Dios, vio un gobierno constituido, vio los ejércitos celestiales.

Me asombra que hoy las personas, alguien dice que vio a un fantasma, a un extraterrestre, a una nave espacial, a la virgen María y lo creen, cuando todo es una mentira del demonio, sin embargo, lo que estos varones de Dios afirman haber visto parece no importarles.

Pero no importa si creemos o no creemos. Si Dios existe nadie podrá cambiar eso. Y todos los que creemos sabemos que existe, Jesús confirmó que Dios existía, que Dios era su Padre, que él venía de ese lugar, lugar al que volvió cuando resucitó.

El mismo Dios se ha encargado registrar su existencia en la mente de todos los seres humanos, no importa cuan desarrollado sea la cultura de un pueblo, todos de alguna forma creen en la existencia de una vida espiritual, en la existencia de un Creador.

Nadie ha podido borrar esa idea de la mente de las personas, aun en los países ateo han fracasado, no importa que usen la fuerza para erradicar la idea de Dios, Dios se levanta como el Ave Fénix. Jamás podrán evitar que los seres humanos en todo el mundo reconozcan esta verdad absoluta.

La Palabra de Dios nos enseña que el ser humano fue echado de la presencia de Dios. Nos dice que Dios expulsó a la primera pareja del Paraíso. Sin embargo Adán y Eva no se olvidaron de Dios, le enseñaron a sus hijos a honrarle y a adorarle y a llevarle ofrendas.

Adán y Eva siguieron fieles a Dios, aun cuando habían sido expulsados. Luego de la muerte de Abel en manos de su hermano Caín, nació Set. Set tuvo un hijo llamado Enós. Desde ese momento los seres humanos comenzaron a invocar el nombre de su Creador.

Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.
Génesis 4:26

Desde entonces muchas han sido las religiones establecidas en el planeta. Todos los pueblos de la historia de la humanidad han tenido alguna forma religiosa, han tenido sus dioses, sus ídolos. Esa creencia en un ser sobrenatural siempre ha existido en la conciencia de todos los seres humanos.

Así que los incrédulos, los tontos, los enajedados, los ciegos por su soberbia, su iniquidad, su orgullo pierden el tiempo tratando de evitar que Dios siga latente en la vida de los humanos.
Pero la religión ha sido el mejor medio que tiene Satanás para echar a las personas lejos del Señor, la religión no salva, la religión puede hacer bien, pero puede ser un veneno mortal en manos de los hijos de Satanás. Millones de religiosos del mundo viven en la más densa oscuridad, en la ignorancia, viven engañados por falsos líderes religiosos.
La Biblia nos narra la historia de Israel, la forma en que este pueblo tuvo el privilegio de conocer a un Dios vivo que los guíaba por todas partes, que los bendecía, que le daba la victoria sobre sus enemigos, que lo libertaba de los opresores, sin embargo, abandonaron a un Dios de poder por ir detrás de los baales, de dioses falsos, de dioses de madera, de oro, plata y bronce.

Los líderes religiosos de Israel apartaron al pueblo de su Dios verdadero, llegaron al punto de matar a los profetas que les eran enviado y llegaron al colmo de los colmos: ¡Mataron a su Mesías!

Hoy sucede lo mismo, Las Sagradas Escrituras nos habla de una Iglesia Universal, una iglesia que nadie conoce, que no tiene estructura organizativa, que no tiene un lugar específico para ubicarse, una iglesia sin mancha, pura, una iglesia que trabaja las veinticuatro horas en la viña del Señor, que se afana buscando a las ovejas perdidas, una iglesia guiada por el Espíritu Santo, dotada de los Dones Espirituales, una iglesia edificada sobre la roca que es Cristo. Es una iglesia en la cual no hay títulos de poder, todos son servidores, todos son siervos de Jesucristo, todos hablan el mismo lenguaje, el lenguaje de las Sagradas Escrituras. Es una iglesia que está esparcida por todo el mundo, cuyos creyentes pertenecen a diversas iglesias e instituciones religiosas, pero se mantiene lejos de la levadura de los fariseos, son obedientes a las Sagradas Escrituras. En esa iglesia no hay conflictos ni divisiones, pues es dirigida por el Espíritu Santo, es la iglesia que Cristo compró con su sangre y que pronto vendrá a buscar.

Dios no se esconde destrás de una religión, las religiones son organizaciones humanas con sus fallas y virtudes. Son estructuras de poder, de poder religioso y hasta de poder político. Tienen sus propias reglas, sus propios ritos, sus propias interpretaciones. Son a veces clubes sociales, culturales y hasta cívicos. Hacen las mismas cosas que hace el mundo, no pueden llamarse legítimamente cristianas, pues no permanecen en la palabra de Cristo.

Un día, muy pronto esa Iglesia dispersa por el mundo verá la señal del Hijo del Hombre, escuchará su voz y será reunida en el rebaño para ser llevada ante el Padre Celestial.



imagen
No podemos confundir el evangelio de Jesucristo con una religión, el evangelio no es una religión más, el evangelio es un estilo de vida de santidad, de amor, de misericordia, de justicia, de libertad. Jesús no organizó una institución religiosa, no estrableció jerarquías de poder, Jesús les enseñó a sus seguidores que todos eran iguales, que todos eran servidores.

El evangelio de Cristo es una fuerza tranformadora, una fuerza de cambio, una fuerza dinámica, una fuerza poderosa. El evangelio cambia a las personas, las hace nuevas criaturas, si no hay un nuevo nacimiento no puedes decir que eres cristiano, que eres seguidor de Jesús.

Las religiones han existido siempre, antes de la llegada de Jesús habían religiones milenarias, pero sólo eran eso, una religión, una amalgama de ritos huecos, vacíos, una amalgama de creencias, una mezcla sin sentido, esas religiones fueron preservadas por los pueblos que la practicaban, no salían de sus fronteras, de sus contornos, eran prácticas religiosas basadas en la ignorancia.

En muchas de ellas podíamos encontrar ciertas práctica de caridad, pero en muchas de ellas hasta sacrificios humanos se hacían.

En tiepo de Jesús existían poderosas religiones, incluso los mismos judíos mantenían sus prácticas religiosas, una serie de leyes que ni los mismos sacerdotes podían cumplir. La religión ha esclavizado a mucho como lo ha echo el ateímo.

Muchos no tienen una forma religiosa tradicional, pero tienen sus propias creencias, la ciencia es una religión en la cual el dios es el mismo hombre, la filosofía es una religión cuyo dios es la bésqueda del conocimiento, la política es una religión en las cual los dictadores son los dioses que gobiernan el planeta, el ateímo es una religión cuyo dios es el razonamiento lógico.

No importa como se llamen, ciertamente no hay ninguna diferencia con la religión.

Pero el evangelio que predicó Cristo es algo diferente, es una fuerzas que abarcó a todo el mundo conocido de su época, penetró al imperio romano, y de ser un movimiento proscrito y perseguido, se adoptó como la religión oficial del imperio.

Muchos son los enemigos del cristianismo, muchos son los enemigos de Cristo, pero ninguno ha podido evitar que esta fuerza transformadpra siga hacia adelante rompiendo las cadenas de la esclavitud del pecado.

Satanás ha tratado de corromper el evangelio. Cuando vio que no podía deterner a aquéllos mensajeros de Jesús, cuando vio que no podía detener ese movimiento maravilloso, entonce se metió dentro del movimiento y organizó una horrible institución religiosa que ha corrompido las sanas doctrinas del evangelio.

Ellos se han autoproclamado la iglesia universal de Cristo, ¿Cómo se atreven a llamarse la iglesia de Cristo cuando no permanecen en su palabra?

La Iglesia Universal de Cristo nació el día de pentecostés cuando aquellos 120 fueron llenos del poder del Espíritu Santo. Desde entonces esa iglesia, que no pertenece a ninguna denominación religiosa, ha seguido predicando el mismo evangelio que Cristo predicó, un evangelio de poder. Algunos no comprenden la majestuosidad de Dios, una iglesia no es poderosa porque tenga millones de feligreses, una iglesia es poderosa cuando permanece en la alabra de Cristo, cuando está llena del Espíritu Santo, cuando recibe los Dones Espirituales.

Debemos dejar a un lado aquellas cosas que nos apartan del camino correcto. Todos podemos formar parte de esa iglesia de Cristo si permanecemos y somos fieles a las Sagradas Escrituras.
imagen
No existe en el registro de los anales de la historia de la humanidad un ser como Jesús. Es casi imposible creer que este humilde carpintero realizara la obra que realizó en su tiempo. Jesús nació en un tiempo muy difícil de la historia de Israel. Fueron tiempos como los tiempos en que nació Moisés.

Tanto Moisés con Jesús fueron condenados a muerte antes de nacer. Pero en ambos casos intervino la mano de Dios y les preservó la vida. Cuando Moisés nació el pueblo judío estaba oprimido por el imperio más poderoso de la época. Egipto había mantenido el dominio sobre los judíos durante 400 años.

Cuando Jesús vino al mundo Jerusalén estaba bajo el dominio de uno de los imperios más poderosos de la historia del ser humano. Roma era implacable con sus enemigos. El pueblo judío vivía bajo el temor de ser destruido por los romanos.

En este ambiente de temor e inseguridad, en este ambiente en que los judíos temían al emperador romano, en este ambiente de persecución, de dolor, de esclavitud, se levantó este humilde carpintero, este humilde Maestro.

Quien crea que es fácil convertirse en un líder en estas circunstancias está equivocado. Un hombre humilde enloquece a toda una nación, a todo un gran imperio.

Este hombre era muy especial, desde su niñez causó asombro por su inteligencia, su sabiduría, su autoridad. A los doce años se presentó en el gran templo de Jerusalén cautivando a los máximos líderes religiosos de Israel.

Jesús demostró su verticalidad siempre, Jamás dijo algo ofensivo, jamás pudo ser silenciado, tenía una respuesta para cada pregunta, una palabra dulce para un oprimido, tenía una palabra fuerte para aquéllos que buscaban cogerlo en falla para acusarle.

Este hombre caminaba por las calles de Jerusalén y sus alrededores sanando a todos los enfermos, no importaba la condición, él tenía la cura, Jesús combatió los prejuicios, sanó y convivió con los leprosos, que habían sido condenados a vivir fuera de la sociedad, combatió las leyes de los judíos que carecían de amor, perdonó los pecados, detuvo los vientos, caminó sobre las aguas y echaba fuera a los demonios.

Jesús nos dio una nueva visión del mundo, una nueva forma de convivencia social, Jesús nos enseñó que la paz es mejor que la guerra, que la justicia es mejor que la injusticia, que el perdón es mejor que la venganza, que el amor es mejor que el odio.

Cambió la ley del "ojo por ojo y diente por diente". Nos enseñó a amar a nuestros enemigos, a los que nos hacen daño, nos enseñó a compartir nuestras riquezas con los menos privilegiados.

No enseñó el camino que conduce al Padre, nos enseño a luchar por nuestros ideales y al final dio su vida por toda la humanidad.
imagen
No hay en la historia de la humanidad un individuo con la personalidad de Cristo. Su vida fue una cristalina, transparente, una de trabajo, de sacrificios, de limitaciones, una de pobreza. El dueño del Universo, el Rey de Reyes vivió en la pobreza, su grandeza era su capacidad de amar, su capacidad de tolerancia, su capacidad de comprensión.

Jesús vivió con nobleza, con hidalguía. El pueblo judío ni la humanidad habían conocido antes un profeta tan extraordinario como Cristo. Su pasión eran los niños. Exigía ser como un niño s sus seguidores, su mundo, su filosofía estaban adornada con la inocencia de los pequeños.

Entonces le fueron presentados unos niños para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron.

Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí; porque de los tales es el reino de los cielos.

Y habiendo puesto sobre ellos las manos salió de allí. S. Mateo 19:13-15

De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él.
S. Lucas 18:17

En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es mayor en el reino de los cielos?

Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos,

y dijo:De cierto os digo que si no os volvéis como niño no entrarés al reino de los cielos.

Así que,cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.

Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como éste, a mí me recibe.

S.Mateos 18:1-5

Esa mentalidad de pureza, de humildad hace de Jesús único. Sus seguidores deberían ser como niños, sin maldad, con inocencia, abiertos a recibir la palabra de amor. Sus seguidores serían hombres y mujeres sin ambiciones personales, seres capaces de amar, de mostrar caridad, seres dispuestos a compartirlo todo. Nadie sería mayor entre ellos.

No hay otro lider como Cristo. Me asombra que la humanidad no le haya dado el sitial que merece. La vida de este hombre debía ser enseñada en todos los centros educativos, debería ocupar un asiento de privilegio en las universidades del mundo. He visto como algunos se desviven por hablar de personajes de la literatura universal como si se tratara de seres reales, sin embargo, ni una palabra de la la grandeza de Cristo.

Los intelectuales en las universidades hacen alarde de sus conocimientos, se apasionan por los personajes de la historia, los defienden, inducen a los alumnos a estudiarlos, personajes que en su mayoría fueron asesinos, gente que sembró la muerte por todas partes, personajes cuyas vidas fueron un bochorno. Esos profesores que dan tantos honores a esos individuos son los mismo que se llenan las bocas de necedades para tratar de destruir la fe cristiana, de destruir la imegen de Jesús.

Hablan de otros fundadores de religiones como si se trataran de dioses, hombres que no vivieron en santidad, sino que estaban sumergidos en el lodo, en el fango, en el cieno, algunos de ellos asesinos y promotores de las guerras.

Jesús brilla en medio de esa galería de seres que vivieron en la más densa oscuridad.

Hoy los héroes de los niños son personajes de la televisión, de muñecos, los héroes de los jóvenes son ídolos, artistas, deportistas, los héroes de la humanidad son seres que muy poco han hecho por todos. Sin embargo, rechazan a Jesús, lo echan de sus hogares, de sus escuelas, de sus naciones.

Jesús fundó el más grande movimiento de cambio de la raza humana. Se enfrentó a la tiranía del mal, transformó la mentes torcidas de muchos, creó un movimiento universal, uno que nos permite regresar a la senda de la vida.

Jesús no fundó una religión hueca, vacía, fanática, Jesús no fundó una religión llena de ritos absurdos. Jesús nos dio la verdad de su Padre. Nos enseñó el propósito de la raza humana en este planeta, nos enseñó el mejor estilo de convivencia social. Nos enseñó que todos éramos iguales, que nadie es mayor que su hermano. Nos enseñó la esencia misma del amor, del amor puro, del amor que no espera ser correspondido, nos enseñó a vivir con justicia, nos habló de la verdadera libertad, nos sacó del camino de la inmundicia, la intolerancia, la avaricia.

Jesús fundó una Iglesia Universal en el planeta. Una iglesia basada en la fe, la gracia, las buenas obras, una iglesia de perdón, de igualdad. Una iglesia en la cual la salvación es gratis, una iglesia que se mantiene en sus palabras, que obedece lo establecido en las Sagradas Escrituras. Es una iglesia que no tiene nacionalidad humana, sus miembros son ciudadanos del reino de Dios.

La iglesia que Cristo nos dejó tiene una misión, buscar a los que están perdidos en el camino del error, de la ignorancia, de las tinieblas. Es una iglesia que está en el mundo pero no hace las cosas del mundo, es una luz en medio de la oscuridad. Esta iglesia sólo tiene un pastor, Jesucristo.

Mirar a Dios a través de las religiones y sectas del mundo es estar ciego. Si miramos a las religiones del mundo jamás vamos a creer en Dios. Religiones que patrocinan las guerras, que guardan sus riiquezas mientras millones mueren de hambre, religiones que llevan a sus seguidores a ejecutar ritos y ceremonias carentes de todo sentido, religiones que persiguen a los que no piensan de la misma forma.

Buscar a Dios en medio de una religión humana es buscar un punto negro en medio del día reluciente y brillante. Las religiones nos apartan de la verdadera esencia. Nos apartan del único camino de salvación.

Sólo hay un sendero para llegar al cielo, sólo hay uno que nos puede llevar al Padre. El vino del Padre, él tiene su reino, él es el Redentor de la raza humana, él es el "Cordero de Dios que quita el pecado del mundo", él es Jesús de Nazaret.
imagen
Jesús antes de morir les dijo a sus discípulos que era necesario que esperaran hasta que llegará el Consolador. Serán muy pocos los que obedecieran a este pedido de Jesús, pues tan pronto fue hecho presionero, muchos de los que le siguieron se apartaron. Sólo un grupo pequeño iba a volver a reunirse. Los díscipulos se habían dispersados cuando Jesús fue arrestado. Al morir Cristo muchos pensaron que todo había terminado, su fe se desplomó, sus esperanzas comenzaban a disiparse. Pero algunos de ellos esperaban que llegara el tercer día, pues el Señor había dicho que iba a resucitar.

Es increíble que fuera María Magdalena la única que con mayor fe creyó en estas palabras de Cristo. Esta maravillosa mujer había sido liberada por Jesús de siete demonios. Desde entonces le fue fiel al Maestro, lo seguía por todas partes y el día que Jesús fue sepultado permaneció sentabda frente a la tumba. Sufrió la muerte del Maestro pero sabía, estaba convencida que Cristo sería resucitado.

Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia.

Y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue.

Y también estaba allí María Magnadalena y la otra María, sentadas delante del sepulcro.

S.Mateo 27:59-61

Estas dos mujeres fueron extraordinarias. Nunca perdieron su fe. Estaban sentada sobre la roca, es como simbolizar a la iglesia que se edifica sobre el fundamento que es Cristo, es la iglesia universal que pronto arropará a todo el Imperio Romano, estas dos mujeres, sobre la roca frente al sepulcro, representan a los fieles que nada los aparta de su fe inquebrantable, no hay viento, ni huracán, ni tempestad que los aparte del amor del Señor.

Allá en aposentos ocultos permanecían los seguidores de Jesús, aun aquéllos que le dijeron en la última cena que no lo dejarían solo, se escondieron, estaban asustados, temerosos, pensando que les ocurriría lo mismo que le había ocurrido a su Maestro.

Allá estaban, sin ánimos, llorando, lamentándose, fue horrible la experiencia de ver a su Salvador durante nueve horas de suplicio, de maltrato, fue horrible ver la corona sobre su cabeza, ver su espalda triturada a latigazos, fue horrible, espantoso ver como le enterraban la espada en su costado, fue terrible escuchar como lo insutaban, lo escupían, le pateaban el cuerpo, fue algo espantoso verlo en la cruz en medio de dos ladrones, ellos no esperaban eso, esperaban que Cristo se defendiera, utilizara el poder que había demostrado durante aquellos tres años y medio. ¿Cómo era posible que aquél que podía detener a los vientos, caminar sobre las aguas, sanar a los enfermos, echar fuera a los dmonios no se librara de aquel sufrimiento?

Mientras ellos se escondían estas dos mujeres permanecían sentadas frente a su tumba. Allí estaban llorosa pero con la certidumbre que volverían a ver a su Señor.

Y ellas fueron al tercer día a la tumba. Magadalena y la otra María tenían la fe, creían que Jesús cumpliría su palabra. Y fueron al sepulcro y no encontraron a Jesús, la tumba estaba vacía, Jesús se había ido, Jesús había rescucitado.

Y allí estaba el ángel de Jehová para darles la buena noticia de que su Señor había resucitado.

Es a la Magdalena que Jesús se le aparece primero, no se apareció a su madre María, ni a Pedro, ni al discípulo amado, se le apareció primero a aquella mujer que lo amaba tanto, que nunca perdió la fe en él.

María Magdalena es símbolo de esa Iglesia Universal cuya esperanza y fundamento es Cristo, Una iglesia que no pierde la fe, una iglesia que está de pie mirando al cielo, sabiendo que un día Jesús regresará a buscarla. No es una iglesia que se ha olvidado de la promesa de su regreso, es una iglesia, que igual que la Magdalena, espera, espera a que su señal aparezca en los cielos.

Jesús había visto a esta mujer esperando cerca de su tumba, la vio correr al tercer día de nuevo al sepulcro, podía percibir los latidos de su corazón. María Magdalena estaba convencida de que vería de nuevo a su Señor. Y mientras en la madrugada corría al sepulcro los díscipulos lloraban.

Sobre esa fe es que se funda la Iglesia Universal de Cristo, no hablo de una iglesia universal de hombres, no hablo de una organizacián religiosa llamada iglesia universal, en Estados Unidos hay una iglesia llamada universal que permite y nombra ministros homosexuales, en Brasil hay una iglesia llamada universal que mercadea con los milagros, ¡No!, no hablo de esas iglesias universales, hablo de la iglesia que nació en Jerusalén, la iglesia que Jesïs bautizó con el Espíritud Santo.

La Iglesia Universal de Cristo comenzó con 120 feligreses, ciento veinte hermanos que quedaron de los miles que seguían a Cristo. Hablo de aquella iglesia primitiva que recibió el poder del Espíritu Santo, hablo de auella iglesia sin jerarquías, sin denominaciones, hablo de una iglesia en la cual todas las cosas eran comunes, donde existía el amor, la igualdad, en la que se repartían los bienes, en la que se cuidaban a los huérfanos, a las viudas, a los más necesitados.

Hablo de aquella iglesia que predicaba un evangelio limpio, de sanas doctrinas, de una iglesia dotada de poder, de dones espirituales. Hablo de una iglesia que fue capaz de llevar el mensaje de salvación por todas partes, una iglesia que no adulteró la palabra de Dios.

No puedo comprender como hoy se ha cambiado ese mensaje. Escucho algunos hablar" salir del odre viejo", de beber "otro vino", de hablar de iglesia radical en la cual todos pueden ser ricos.Esos predicadores me enferman. Los veos con sus sonrisas fingidas, con su soberbia dibujada en sus rostro, burlándose de los que todavía permanecen en el evangelio de la iglesia primitiva. Hablan del poder de la capacidad del hombre, hablan de sus grandes iglesias, de sus grandes proyectos, de cómo lograr riquezas. Son nubes sin agua, aves sin alas.
Oramos a Dios para que se tornen de su mal camino, de su camino errado que los lleva a la perdición.

La iglesia de Cristo no está para ser una empresa comercial, no estamos para ser vendedores, no estamos para ambicionar las riquezas del mundo, estamos para predicar un evangelio de arrepentimiento, de perdón, de redención.

Estamos para rescatar a las ovejas perdidas, para anunciar al mundo que Cristo regresa pronto.

La iglesia está sentada como la Magdalena sobre la roca, esperando que Jesús cumpla su promesa de su retorno como cumplió su promesa de que se levantaría de entre los muertos.
imagen
Hoy al igual que en tiempo de los discípulos se han levantado muchos falsantes. Hombres y mujeres que predican un evangelio distinto, uno corrompido, uno de muerte, uno que esclaviza, uno que no permanece sobre la roca, sobre el fundamento de Cristo.

Las palabras de Dios no son relativas a las épocas, son palabras eternas, palabras de vida, palabras que no pueden ser cambiadas. El mensaje de Cristo es el mensaje apostólico y es el mensaje que la iglesia debe predicar hoy. No podemos cambiar ese mensanje, no podemos vender ese mensaje.

Nadie crea que será salvo creyendo en otro mensaje que no es el mensaje de mi Señor. Hoy hay iglesias que ni creen en el retorno de Cristo, algunos falsantes predican que ya vino, que vivimos el milenio, que vivimos la época de la prosperidad, de la abundancia, otros predican que el mundo no se terminará, otros que no hay castigo eterno, otros que debemos vivir de acuerdo a los tiempos modernos. Son falsantes que no saben de qué están hablando.

El hombre no establece las normas en el reino de Dios, las normas ya fueron establecidas, son inqebrantables, son eternas.
Debemos seguir el sendero de la iglesia primitiva predicando a un Cristo vivo, un Cristo resucitado, un Cristo que vendrá con gloria y poder del cielo acompañado de millones de ángeles.

La iglesia de Cristo al igual que la Magdalena creen en esa promesa del retorno. Estamos seguro, estamos convencidos que el tiempo del fin se acerca. Sabemos que todo aquel que ha creído al mensajes del Señor será levantado. Es hora de seguir trabajando en el campo del Señor, trabajando en el rescate de las ovejas perdidas.

Estamos aquí con esa misión, rescatar a los pecadores de la vereda que los lleva a la muerte segura. No es broma, habrá un castigo eterno, un infierno. No son cuentos callejeros ni locuras de enajenados, es una verdad que creemos porque Jesús lo dijo. Habrá vida para los que creen en él y condenación eterna para los que no crean.

No importa quien eres, puedes ser rico, poderoso, gobernante, Papa, intelectual, científico, genio o quizás un borracho, un adúltero, un homicida, un ladrón, un lujurioso, no importa tu condición actual, puesdes entrar al camino de la luz que conduce a vida eterna. Nada puede comprar la salvación, sólo hay un medio para lograrlo: Aceptar a Cristo como el Salvador de tu alma. No esperas, no hay tiempo adicional, la hora se acerca, la hora de la muerte o la hora del retorno glorioso de ese glorioso Caballero de la Cruz.

Puedes reirte, puedes burlarte como se burlaron en tiempo de Noé, no importa si te ríes o no, nadie cambiará el rumbo de la historia, nadie evitará que Jesús regrese, nadie evitará que la iglesia sea levantada hacia los cielos.

Corramos como corrió la Magdalena a buscar a las ovejas descarriadas, puede ser que en el camino veamos la señal de su regreso.
imagen
imagen
imagen