ESCUADRONES DE LA FE DE JESUCRISTO | PAGINA INICIAL| ¡EL DIA GLORIOSO DE SU RETORNO! (NUEVA)| SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO II | SEIS MIL AÑOS DE HISTORIA EN EL CALENDARIO DIVINO | EL CALENDARIO PROFETICO BIBLICO | EL CALENDARIO Y EL CODO BIBLICO II | ¿LA IGLESIA VERDADERA DE JESUCRISTO? | ¡LA FALSA DEL SUCESOR DE PEDRO! (nueva) | LA CIENCIA Y LA BIBLIA |¡EL MENSAJE DE LA PROSPERIDAD! | EL RAPTO: ¿FALSA DOCTRINA? | EL REGRESO DEL MESIAS | EL JUICIO FINAL DE LA HUMANIDAD | ESTADOS UNIDOS Y LA BIBLIA | EL ARCA Y EL REBAÑO | PROFECIAS DE DANIEL | LOS TRES TEMPLOS DE JERUSALEN | LOS 144,000 (nueva) | LA BESTIA Y EL 666 | LA BESTIA, IRAQ, EL LIBANO Y TIRO (nueva)| | DESTRUCCION DE SATANAS | LAS MUJERES EN LA BIBLIA Parte I | LAS MUJERES EN LA BIBLIA -PARTE II | LAS MARCAS DEL TERRORISMO | LOS ROSTROS DE LA GUERRA | EL PERFIL DEL ANTICRISTO (nueva) | ¡SADAM Y LAS PROFECIAS! (nueva) | | | EL NUMERO DEL TERROR (11) (nueva) | | ¡MI JESUS EN TODO! (nueva) | ¡LA SEÑAL DE SU REGRESO! (nueva) | ¡LOS DICTADORES Y LA BIBLIA! (nueva) | ¡LAS ZORRAS TIENEN GUARIDAS! (nueva) | ¡LA OVEJA PERDIDA! (nueva) | ¡EL GRAN JUICIO FINAL! (nueva) | LA FALSA DEL PROYECTO 666 (nueva) | LA IGLESIA UNIVERSAL DE CRISTO (nueva) | LA SEÑAL DEL RETORNO DE JESUCRISTO (nueva) | LA CIUDAD DEL FALSO PROFETA (PROCESO) | ¡LA MUJER Y EL DRAGON! Apocalipsis 12(nueva) | ¡TIRO! ¿LA BESTIA?(nueva) | ¡MULTITUDES! (nueva) | ¡EL MANTO DE ELIAS! (PROCESO) | LAS BIENAVENTURANZAS (nueva) | | Ministerio:¡Fuente de Agua Viva! | ¡HABLAR EN LENGUAS! (nueva) | ¡ARMAGEDON! (PROCESO) | ¡EL LIBRO DE LA VIDA (nueva) | EL NACIMIENTO DEL NIÑO JESUS (nueva) | CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS | ¡JESUS Y NICODEMO ! (nueva) | ¡PABLO Y LOS FILOSOFOS GRIEGOS! (nueva) | JESUS Y MARIA MAGDALENA (nueva) | ¡El FIN DEL MUNDO Y LOS FALSANTES! (nueva) | JUDAS ISCARIOTE (nueva) | EL MALTRATO (nueva) | ¡EL SACRIFICIO PERFECTO! (nueva) | EL CAMINO SIN DIOS (nueva) | ¡LOS FALSOS PROFETAS! (nueva) | LAS SIETE IGLESIAS (nueva) | ¡LA TENTACION DE JESUS! (nueva) | EL LADRON DE LA CRUZ ( nueva) | JESUS Y NICODEMO (nueva) | ISRAEL Y LOS ARABES (PROCESO) | NACIONES SIN DIOS | EL NUMERO DEL TERROR (11) 2DA. PARTE | | EL EVANGELIO Y LAS RELIGIONES | EL TERCER CIELO | LAS FALSEDADES DEL 666 | HASTA LUEGO | ARMAGEDON Y GOG Y MAGOG | EL FALSO CRISTO BORICUA
 
JESUS Y MARIA MAGDALENA (nueva)
 
 
imagen
Uno de los personajes bíblicos más interesantes es María Magdalena o Mariam de Magdala. Una sombra de misterio rodea a la persona de esta mujer que mostró el más grande amor por el Señor. Mucho se ha especulado sobre ella. Algunos afirman que fue una de las fundaras de la iglesia cristiana, otros que era " el discípulo amado" y que escribió el cuato evangelio, el evangelio atribuido a Juan. Otros que es la misma pecadora que ungió los pies de Jesús y la misma mujer cogida en adulterio que los judíos querían matarla.

Otros afirman que era una "ramera", en fin, ya no encuentran que decir. Hasta en el cine se ha insinuado que era amante de Jesús. Esa barbaridad sólo puede ser concebida por uno endemoniado que desconoce las cosas de Dios.

Debemos tener cuidado. A los seres humanos nos gusta repetir lo que algunos llaman las voces de las "autoridades"...¿Quién se atreve a declarrse una autoridad en las cuestiones de Dios y del evangelio?¿Por qué debemos aceptar lo que dice una persona porque ha tenido la oportunidad de alcanzar un alto nivel intelectual y de conocimientos? Eso sirve para el mundo. Los grados, los diplomas, los doctorados, las cátedras tienen valor para el mundo, no para las cuestiones del Señor.

El conocimiento de Dios es revelado. La verdad de Dios es revelada. Dios mismo es quien nos guía a toda verdad. Jesús dijo que se iba y mandaría al Espíritu Santo para que lo representara y dirigiera a la iglesia a la verdad, además el Espíritu Santo iba a declarar todas las cosas a los creyentes.

La autoridad es el Espíritu Santo, representa al Señor y él habita dentro de nosotros. En verdad, con el respeto que se merecen los que se dedican a estudiar las cosas de Dios, no tenemos la necesidad de ir a ninguna parte para recibir el conocimiento que ya está escrito en la Palabra de Dios.¿Qué sabían los discípulos?¿Quién les ortogó el permiso para predicar?¿Qué grado universitario tenían ellos?

Dios, cuando realmente hemos creído y caminamos en obediencia,nos enseña su palabra de la misma forma que fueron enseñados los dscípulos.

Debemos ser cuidadosos, hay un autor que conoce la historia de la iglesia, conoce cada detalle, cada profecía bíblica, cada salmo, cada proverbio. Ese ser tiene mayor sabiduría que el mundo, una sabiduría corrompida. Disfruta con tratar de corromper las Escrituras y le encanta estar dándole a los seres humanos mensajes para que funden una secta o una religión. Así, que no podemos estar confiando en escritos, que, aunque puedan ser del tiempo de Cristo, eso nada tiene que ver, eso no le da validez alguna.

Debemos recordar que los judíos desde el mismo principio empezaron a decir barbaridades de Jesús, cuando resucitó dijeron que el cuerpo del Señor fue robado mientras los guardias dormían. El hecho de que aparezca un pergamino del tiempo de Cristo eso no significa que lo que se escribió fue así.

Hablaré de María Magdalena desde el punto de vista de lo que está escrito en los cuatro evangelios. En la palabra de Dios no hay nada que indique que ella fuera una prostituta ni tampoco que era el "discípulo amado", eso está descartado como veremos más adelante.

María Magdalena es un símbolo de lo que es la Iglesia Universal de Cristo. Ella se entregó en adoración al Maestro. Jamás lo abandonó. Nunca perdió su fe, sabía que su Señor resucitaría como había dicho.

Mientras los díscipulos huyeron cuando tomaron a Cristo prisionero, ella lo siguió hasta el monte Calvario, estuvo cuando José y Nicodemo bajaron el cuerpo de Cristo de la cruz, cuando José de Arimatea y Nicodemo se fueron, ella se sentó frente al sepulcro, ella fue la primera en ver a Cristo resucitado.

Así que esta mujer tiene muchas cosas que enseñarle a la iglesia de Cristo. De la misma forma que ella llegó hasta el monte Calvario así debe hacer la iglesia, debemos cargar la cruz hasta el Calvario, hasta el fin, no podemos retirarnos a coger vacaciones, debemos mantenernos firme hasta el final.

Luego, cuando ella se sentó sobre la roca frente al sepulcro, sola con la otra María, mientras el resto se escondía ella esperaba, así debe ser la iglesia, la iglesia de Cristo no puede perder la fe, la esperanza, debemos esperar hasta el regreso como Magdalena esperó hasta la resurrección. Ella creyó en las palabras de Cristo de que resuccitaría al tercer día, así la Iglesia debe esperar hasta la Segunda Venida del Señor.
El encuentro de Magdalena con Cristo aquel domingo en la mañana es símbolo del encuentro de la iglesia con el Señor que pronto regresará.
imagen
Las Sagradas Escrituras, como he sostenido en todos mis escritos, constituyen la fuente verdadera del conocimiento que todo creyente debe conocer. En ella podemos encontrar las repuestas a nuestras preguntas. La Palabra de Dios fue inspirada por el Espíritu Santo, así que debemos confiar en que la misma puede ser comprendida si estamos dirigidos por él.

Desgraciadamente hoy cometemos el error de creer que fuera de ella podemos encontrar dichas respuestas. Queremos confiar en seres humanos que se han constituidos en autoridades en los asuntos de Dios. No es malo conocer lo que los hombres dicen, máximo cuando son personas que han pasado toda una vida dedicada a la búsqueda de la verdad. No me refieron a eso. Me refiero a que si el conocimiento no viene a través de la revelación divina nos corremos el riesgo de buscar a Dios por el camino equivocado.

Muchos teólogos estudian el contenido bíblico a través de la tradición, a través de muchos escritos que no son parte de la palabra de Dios, escrito que son contemporáneos con la Biblia. El error no es estudiar los mismos, sino creer que dichos escritos necesariamente son verdaderos. La validez de un escrito no reside en la época en que se escribe el mismo, sino en que dicho escrito recoge la verdad y eso es muy difícil de comprobar hoy.

Los judíos, los romanos y todos los enemigos de Cristo escribieron muchas falsedades. La Biblia nos habla de esas mentiras. Mentiras que iban a desprestigiar a Jesús. Mentiras que iban a desprestigiar a los seguidores de Cristo. La iglesia fue perseguida, desprestigiada, culpada de todos los males de Roma. Muchas mentiras fueron propagadas después de la resurrección de Jesús.

He leído muchos escritos en los cuales algunos sostienen teorías contradictorias a lo establecido en la Palabra de Dios. Esos autores se sienten confiados para sostener sus mentira en tales o cuales escritos encontrados de la ápoca del Señor. Pero la Palabra de Dios siempre ha permanecido inalterable. "El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán.

Afirmar categóricamente como algunos lo hacen de que María Magdalena era era una ramera no tiene el respaldo de la Palabra de Dios. Ella no era una prostituta, tempoco fue curada de alguna enfermedad física, a través de la Palabra de Dios vemos a una Magdalena saludable, resistente, fuerte. Estuvo todo el tiempo detrás de Jesús, desde la madrugada hasta que fue enterrado. Cuando todos se retiraron ese viernes, ella se mantuvo hasta el oscurecer en la tumba.
Ella no desfalleció, no se escondió a llorar como hicieron los demás, inclusive María, la madre de Jesés se retiró. Ella madrugó el domingo, el tercer día, fue y compro especias y fue a la tumba. Salió de la tumba corriendo para dar las buenas nuevas de que Jesús había resucitado.

Así que todas estas acciones prueban que ella gozaba de buena salud. María Magdalena fue liberada de siete demonios, siete espíritu inmundo que la atormentaban. La Biblia no dice que eran siete enfermedadades, sino siete tormentos.

Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas predicando y anunciando el evngelio del reino de Dios, y los doce con él,

y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios.

Jaana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes. S. Lucas8:1-3

Aquí deja claro que María Magdalena no fue sanada de una enfermedad física. El escritor nos dice que en este grupo de mujeres que seguían a Jesés habían unas que habían sido sanadas de enfermedades y en el caso particular de la Magdalena nos dice que fue liberada de sietes espíritus,
Una de las cosass ue debemos comprender sobre el tiempo en que nuestro Señor vivió, es que Jerusalén fue invadida por demonios y espíritus malignos. Muchos judíos fueron dominados y poseídos por demonios. Ellos necesitaban un cuerpo, una mente para tratar de destruir la obra de Jesús. Ellos estaban presente en todas partes. Jesús se enfrentó a muchos en su ministerios. Muchos fueron liberados, Los demonios son entidades sin cuerpos, para poder manifestarse y hacer el daño necesitan una mente, legiones de espíritus pueden poseer la mente de una persona. Así que muchos en aquel momento, como sucede hoy, fueron poseídos. No eran enfermedades mentales, eso es otra cosa, cuando una persona está poseída no hay siquiatra en el mundo que pueda liberar a la misma. Son entidades que sólo salen con el poder de Dios.

Es por eso que una de las señales que iban a seguir a todos los cristianos era que podía expulsar a los demonios. Dios nos dio poder contra ellos. Desgraciadamente ya ni la iglesia cree en los mismos. Ahora los llevan a un hospital, le endilgan unas pastillas, debilitan el cuerpo, pero nada puden hacer por la persona que está poseída. Hay trastornos emocionales que pueden ser tratado con medicamentos, pero a una persona poseída no hay pastillas en este mundo que los libere del mal.

Jesús siempre fue perseguido por los demonios, éstos lo mismo usaban a personas fuera del grupo de Jesús que a sus seguidores. Judas fue poseído por un demonio, su avaricia dio cabida para que esto ocurriera, Pedro fue utilizado varias veces, los discípulos también. Nadie se escapa de estas influencias a menos que tenga el Espíritu Santo.

No hay peor error que ignorar la existencia de estos seres. No es un invento, Jesús mismo siempre hablaba de ellos y de su maldad.

Así que la Magdalena fue liberada de siete demonios como fue liberado Legión, que tenía, no siete, sino cientos.

María Magdalena no era una mujer de la calle, siempre estaba rodeada de mujeres que ocupaban algún puesto en la sociedad judía, aquí la vemos junto a Juana, esposa del intendente de Herodes. Ella tenía riquezas, riquezas que las había puesto al servicio de Jesús y sus apóstoles.

Estos versículos desmienten a los que afirman que María Magdalena era el llamado:"discípulo amado". Esto era imposible, el discípulo amado estaba entre los doces apóstoles. Aquí nos dice que Jesús estaba con los doces y con varias mujeres, entre ellas la Magdalena. Así que si están los doce y María Magdalena, es imposinle que ella fue el "discípulo amado"

Si algo hay cierto sobre esta admirable mujer era su compromiso con la obra de Dios. Ella abandonó su vida de lujos, de riquezas y se entregó al Maestro quien la había liberado del tormentno, tormento que sus riquezas ni los médicos de su tiempo pudieron sanar.

Ella escuchó hablar de Jesús, de sus milagros. Ella era residente de Magdala, ciudad cerca de Capernaum, la cual Cristo había visitado. Es posible que escuchara hablar de este hombre maravilloso que tenía autoridad sobre toda enfermedad, que tenía autoridad para sanar a los endemoniados. Ella fue a Cristo y el Señor la liberó.
imagen
La figura de María Magdalena se resalta en los cuatro evangelios. Siempre que mencionan a un grupo de mujeres ella aparece primero, lo que significa que era muy apreciada por los discípulos. Ella había nacido de nuevo realmente. Su transformación era evidente. Ella no hizo lo que hiceron muchos de los que fueron sanados, luego se olvidaron de Jesús. En cambio ella lo dejó todo por seguir al Maestro de Galilea. Jesús era su Estrella, Estrella que la guiaba, que la inspiraba. El Señor la había librado de aquel tormento que nadie podía librarla, que su rquezas no podía comprar la cura para el mismo. María Magdalema se ganó la admiración y el respeto de Jesús.

No hay en la Biblia, mujer o hombre, que se haya entregado con más devoción que ella. Devoción que fue recompenzada ya que nuestro Señor la escogió a ella para darle la bienvenidad de entre los muertos. Fue ella quien lo vio primero.
Esa entrega es la que Jesús requiere de todos los creyentes. Esa fe, ese amor, esa seguridad. María sabía del tormento del cual Jesús la había libado, sabía de las tinieblas en que Satanás la había empujado, sabía del dolor, del sufrimiento, Ella podía ver todas sus riquezas y no poder sentir la felicidad por su tormento. Las riquezas de nada le servían si estaba atada por aquellos siete espíritus del demonio. Su posición de privilegio en la sociedad judía de nada le servía si no podía ni siquiera conciliar su sueño.

Era un alma atada por estos demonios, pero al final vio la luz, la esperanza. Escuchó hablar de un hombre que daba vista a los ciegos, que hacía escuchar a los sordos, que limpiaba la lepra, que sanaba a los que no podían caminar, que detenía a los vientos, que caminaba sobre las aguas del mar. María había escuchado la historia de todoa aquellos que Jesús había sanado, sabía que este hombre podía echar fuera demonios. Y ella tuvo fe, creyó y se acercó a mi Cristo. Y Jesús vio su corazón y tuvo misericordia de aquella rica mujer, que no puso su mirada en su dinero sino en él, entonces la sanó.

Y en aquel mismo momento murió la vieja Magnadelena y surgió una santa mujer que fue fiel al Señor y jamás se apartó de su camino.

Ella hizo del evangelio de Jesucristo un estilo de vida. Ella se consagró y Dios le recompenzó en público.
imagen
Aqiella mujer que había sido atormentada por mucho tiempo por aquellos siete engedros del mismo infierno había recibido libertdad de parte del Señor. Había sido sanada y librada de las cadenas de las tinieblas. Había escuchado de labios del Maestro aquellas palabras de liberación y había visto en los ojos de Jesús la luz que iluminó su alma, luz que nunca se apagó a partir de aquel momento.

Ahora camina lentamente, con sus ojos cansados, secos, ya no hay lágrimas para derramar, ha sufrido mucho al lado de aquellas mujeres que tuvieron el valor de permancer cerca de Jesús mientras era conducido como Cordero al matadero.

Ella sabía de la traición de unos de los doce discípulos, la traición de aquel Judas que por treinta miserables monedas de plata lo había vendido. Ella sabía de las mentiras y calumnias con las cuales su Maestro había sido condenado, ella sabía de los golpes en el rostro de Cristo propinados por aquella pandilla de abusadores, ella sabía y sentía sobre su espalda los azotes implacables de aquel látigo infernal que sostenía el guardia romano, ella vio brotar la sangre de Cristo cuando le colocaron la corona de espina. Ella vio como su pueblo escogió al homicida de Barrabás y rechazba al Santo, al Hijo de Dios.

María Magadalena vio como las sombras cubría el día, Desde lejos seguía con su vista a aquellos endemoniados llevar a Cristo hacia el monte del Calvario. Podía escuchar las burlas, los gritos, podía sentir en carne viva los golpes que le propinaban a Jesús mientras cargaba la cruz. María posiblemnte estaba entre las mujeres que se lamentaban detrás de Cristo, y posiblemnete escuchó las palabras de él cuando exclamó: "No lloreés por mí".

Fue un día angustioso. Maria Magdalena no vio a Pedro cerca, sabía que lo había negado y huido asustado, no vio a muchos de sus díscipulos, María pudo ver a Juan y a María entre la multitud que seguía al Señor.

La noche como loba habrienta se acercaba, pronto debería regresar a sus hogar ya qye era víspera del sábado. El sol moría lentamente con Jesús. Las nubes se secaron de tanto llorar, el viento gemía... era un día terrible para el mundo, pero era un día maravilloso en el cual Jesús iba a vencer a Satanás y éste sería echado fuera definitivamente. Aquél día era el el Día de la Redención. Cristo moría en la cruz para darnos vida y la esperanza de una vida eterna.

Allí estaba aquella mujer que había comido del maná del cielo, que había conocido a Jesús, que había escuchado de sus labios aquellas palabras que la liberaron, que la convirtieron en una nueva criatura. Allí estaba viendo a José de Arimatea y a Nicodemo bajando el cuerpo de Cristo. Allí estaba cuando fue ungido para ser enterrados entre los ricos para que se cumpliera la profecía.

imagen
Y estaban allí María Magdalena, y la otra María, sentadas delante del sepulcro.
S.Mateo 27:61

Esta escena es una de las más impresionantes de la Biblia. Frente al sepulcro dos mujeres que vieron todo un día de martirio y sufrimiento. Dos mujres que no se conformaron con acompañar a su Maestro a la cruz, sino que esperaron hasta el último momento de aquel viener en que la tierra se puso su gran vestido negro, vestido de luto por el Rey de reyes y Señor de señores. Y mientras Satanás seguía engañando al mundo de su victoria sobre Jesús, había fiesta en el cielo, pues aquel malvado había sido echado del Tercer Cielo al cual tenía permiso para entrar hasta que Jesús expiró en la cruz.

Había gozo en em Tercer Cielo, pues Cristo completó su jornada de salvación, aquel día Jesús estableció de nuevo un lazo de la humanidad con su Creador. No más ley esclavizante, no más sumos sacerdotes para interceder por los pecados del mundo, no más barraeras, no más intermediarios, ahora Dios había establecido el camino de retorno ante su presencia, Jesús se convirtió en el Sumo Sacerdote, en el intermediario, en el abogado de los pecadores. Ahora aquel ser despreciable no podía subir al cielo a acusar a la humanidad, pues ya Jesús había establecido la senda de la salvación.

Esa es la gran victoria del Górgota, aunque los discípulos no entendieron al principio la razón de la muerte de su Maestro, ciertamente que ese día se selló la victoria más grande de la humanidad. Fuimos aceptados a la gracia de Dios a través del sacrificio de Cristo. Quien hoy sea condenado al juicio eterno es porque lo ha decidido, pues basta con aceptar a Cristo como el Redentor y seguir sus pasos, viviendo como una nueva criatura, dando frutos del espíritu y enterrando el viejo homnre.

Allí estaban aquellas dos mujeres silenciosas, observaban a José de Arimatea, aquel rico que se puso al servicio de Jesús, aquel rico que no pensó en sus riquezas, ni en el que dirán los de su clase, aquel gentil caballero que fue a donde Pilato a pedir el cuerpo del Salvador y Pilato se lo concedió. Alí estaban aquellas dos mujeres solitariias viendo a José y a Nicodemo, aquel otro hombre importante, rico también y sobre todo, un maestro de l Ley. Allí estaban colocando la gran roca a la entrada de la tumba. Ellas miraban el esfuerzo de aquellos varones, su humildad apesar de ser ricos. Pera la profecía tenía que cumplirse, comoo aquélla que decía que Jesús sería crucificado entre ladrones,"sería sepultado entre los ricos". Y ciertamente en aquella hora de la sepultura habían cuatro seres que gozaban de riquezas, las dos María y estos dos caballeros. Mi Señor tuvo una muerte entre ladrones, pero su sepultura fue hecha entre ricos.

María Magdalena lloraba, ya no habían lágrimas, sólo el brillo de la última lágrima que se había cristalizado. Su corazón palpitaba. Todo volvía a la normalidad. El día de reposo pronto comenzaría. Ellas pensaban en el Señor, sabían que Jesús dormía y que sería levantado. Mientras ellas suspiraban mirando aquella enorme roca en la entrada del sepulcro, se escuchaban los pasos de la guardia romana. Los judíos se acordaron de las palabras dee Jesús de que al tercer día iba a ser levantado. Así que Satanás puso en sus mente que los discípulos se robarían el cuerpo. Cada segundo los pasos eran mayores, ya podían escuchar las carcajadas de aquellos malvados... Allá, en una casa escondidos, llorosos, terriblementes conmovidos estaban los apóstoles y los demás.Esperaban lo peor, temían por sus vidas. Era un cuadros conmovedor, era un moento muy emocionado. Ellas se fueron sigilosamente para no ser vista por los guardias.

Entonces la noche se tragó al día, entonces se escuchó el coro nocturno, entonces los ángeles tocaron las trompetas en el cielo mientras el Maestro estana envuelto en un ropaje ungido.

Entonces Magdalena caminaba a su casa, a su vivienda... Pensaba, escuchaba las palabras de su Maestro, recordaba la mirada de sus ojos cuando la sanó, cuando echó fuera a los siete demonios. Entonces caminaba en silencio, mientras sus pies eran aligerados. Allá iban las dos mujeres, silenciosas, tristes, angustiadas, pero con una luz de esperanza, debían esperar al tercer día a ver qué pasaba...
Ellas siguieron su rumbo mientras que en la tumba aquellos delincuentes reían, hacían bromas, recordaban al crucificado... y en el cielo la luna miraba detrás de una nube, y el cielo se cubría de oscuridad, pues aquel terrible día fallecía en medio de la noche.

imagen
Es posible que el sábado después de la muerte de Cristo fue uno muy diferente para este grupo de seguidores de Jesús. Ellos guardaban el sábado, todavía estaba vigente el antiguo pacto, ya que la resurrección de Cristo no se había cumplido. Así que ellos debían guardar el sábado, ya que Jesús había dicho que él no había venido a derogar la ley sino a cumplirla. Tan pronto Cristo resucitara, entonces comenzaría el nuevo pacto basado en la gracia y no en la ley.

Ellos esperaban todos reunidos. Estaban profundamente conmovidos, llorosos, tristes, asustados. No sabían que sería de ellos, sabían que los judíos buscarían la forma para acabar con todo aquello relacionado con Cristo.

Pero la Magdalena nunca perdió la fe. Espera la llegada del domingo para saber si ciertamente Jesús era quien dijo que era, para saber si Jesús cumpliría su palabra de levantarse de entre los muertos.
Ella estaba triste, pero abrigaba la esperanza de volver a ver a Jesús. Así que mientras el resto sufría amargamente ella hacía preparativos para madrugar e ir al sepulcro. Así que había planificado con la otra María comprar especias e ir a ungir a Jesús en su tumba. Su amor por Cristo era mucho más profundo que el amor de otros seguidores y seguidoras. Ella iría al sepulcro el domingo independientemente que Jesús resucitara o no.

Y llegó el domingo, y llegó el nuevo día, el primer día de la semana, y llegó la brisa y allá iban las mujeres para ungir al Maestro, temerosas, no sabían qué iban a encontrar, sólo pensaban en la enorme piedra, ellas serían incapaces de mover la misma. Habían visto el esfuerzo de José de Arimatea y de Nicodemo colocar la misma. Pero eso no las detuvo, alguien les ayudaría. Así que corrieron al sepulcro llenas de amor hacia el Rey de reyes.

Pasado el día de reposo, al amanecer, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.

Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando removió la piedra, y se sentó sobre ella.

Su apecto era como un relámpago y su vestido blanco como la nieve.

Y de miedo de él los guardia temblaron y se quedaron como muertos.

Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; por qué yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.

No está aquí, pues ha resucitado, como dijo, Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.
S. Mateo 28:1-6

¡Gloria a Dios!¡Jesús había resucitado!

Ese es el momento más significativo de la historia de Jesús. Allí estaba la timba vacía, en el suelo yacía los que antes se reían, los que antes se burlaban, unos tirados en el suelo y otros temblando ante la presencia de aquel resplandeciente ánge,l quien había sido enviado para anunciar a aquellas dos mujeres que Cristo había resucitado. La evidencia mayor de que Jesús era quien dijo que era es este momento. Pablo dijo: "Si Cristo no resucitó en vano predicamos este evangelio".
El acto de resurreción es el hecho que miles han tratado de desprestigiar. Pero no es algo nuevo, pues en tiempo de Jesús habían muchos que no creían en la resurrección de los muertos, los filósofos estoícos y epicúreos que invitaron a Pablo para que les hablara de aquel nuevo Dios, dejaron de escucharlo cuando Pablo les hablá de la resurrección de Cristo.

Hoy cientos de falsantes tampoco creen que Jesús resucitó, algunos van más allá de toda mentira, cuando afirman que Cristo tenía un "hermano gemelo". Pero la Biblia es clara, Dios sabía que esas voces se iban a levantar, Así que nos narra la hisoria de la incredulidad de uno de los seguidores de Cristo. Todos los apóstoles habían visto a Jesús resucitado, menos Tomás. Pero Tomás no creía en el cuento de la Magdalena y menos en el cuento de Pedro. A él no lo iban a engañar. Su actitud de incredulidad lo mantuvo al margen de aquel maravilloso acontecimiento. No importaba que el resto afirmara que Jesús había resucitado, él no se iba a tragar el cuento. No solamente bastaría con verlo, sino que tenía que ver las heridas en el mismo lugar que fueron hechas. Los clavos en las manos, la herida del costado. Si aquel ser que los discípulos decían que era Cristo tenía esas marcas, entonces y sólo entonce él creería, de lo contrario no iba a caer en el engaño.

Tomós amaba mucho al Señor, era un hombre práctico, un pensador, un razonador, que es un prototipo del hombre moderno, del hombue que afirma: "ver para creer", pero Tomás fue más lejos:"Ver y tocar, para poder creer".

Este discípulo pone en prueba la fe. No basta la fe, no basta creer por creer, debo comprobar. Es la misma actitud de los científicos, nada es verdadero sino pasa la prueba de la razón, del pensamiento lógico.

Así que Jesús se presenté y Tomás tuvo la oportunidad de comprobar que verdaderamente aquel hombre era su amado Maestro que había vencido la muerte como les había profetizado. Tomás tuvo esa oportunidad de ver yy tocar para creer, pero aquellos que crean que tendrán otra oportunidad cuando vean a Jesús regresar en una nube, están equivocados. Debemos creer por fe que Jesús ha de regresar como lo hizo de entre los muertos. La diferenciaes que ahora vendrá como Rey de reyes, con poder y gloria y todo ojo le verá.

Si Jesús podía resucitar a los muertos,¿Cómo no podí el mismo ser levantado por su Padre que es Todopoderoso? La prueba más grande de que Jesús resucitó es lo que aconteció luego de su muerte y lo que hoy sigue sucediendo. Algo muy poderoso tuvo que ocurrir para que aquellos 120 que andaban escondidos, llorosos, que habían abandonado a Cristo ahora se lanzaban a las calles a testificar que había resucitado. Ellos no estaban locos, ellos perdieron todo sus temores y se entregaban para ser matados. Pablo es una evidencia de que Jesús resucitó, el que hoy hayan millones que adoran y le sirven a Dios es evidencia de que Cristo resucitó. En la tierra si dos testigo afirman algo es creíble en un tribunal, y la Palabra de Dios dice que más de 500 vieron a Jesús caminando entre su gente y los discípulos vieron como Jesús ascendía al cielo en una nube.

Asi que María Magdalena tiene el privilegio de recibir la noticia de parte de este éngel que Jesús había sido levanntado. No podía buscar entre los muertos al que vivía. Jesús dijo en una ocasión: "Dios no es Dios de muertos sino de vivos".

Es algo maravilloso ver esta escena. Un hermoso y reluciente ángel vestido de blanco sentado en el sepulcro , ver a los "valentones romanos" temblando como gallinas con frío, unos tirados en el suelo y otros muriéndose de miedo, y a estas dos mujeres asustadas. Es maravilloso escuchar al ángel afirmar que mi Señor estaba entre los vivos, pues había resucitado comolo había dicho.
imagen
Aquel glorioso domingo de resurrección fue el día del corre y corre, Tres carreras se llevaron acabo en la mañana, tres carreras que se relacionaban con el sepulcro y la resurrección del Señor.

Tres grupos distintos se movieron a gran velocidad por la llanura de Jerusalén, quizás mientras muchos dormían, ya que era de madrugada, estas personas avanzaban velozmente, unas con una alegría que no se puede describir, otros temblando, asustados, temerosos de ser castigados y otro dos hombres llenos de dudas, de interrogantes, llenos de sentimientos encontrados. Dos grupos salían del sepulcro y uno corría hacia el sepulcro. Era algo majestuoso ver los rostros de todos aquéllos y aquéllas que habían recibido al nuevo día en esa forma.

Mientras María Magdalena y la otra María corrían gozosas para llevar el mensaje de las buenas nuevas hasta donde se encontraban los discípulos, mientras estas dos mujeres avanzaban en veloz carrera para anunciar a los apóstoles que Cristo había resucitado, la guardia romana encargada de custodiar la tumba de Cristo iban como almas que llevan al diablo a informar todo cuanto había sucedido. Ellos estaban muy asustados, pues deberían dar una buena explicación de cómo desapareció el cuerpo de Jesús del sepulcro. Más tarde Pedro y otro díscipulo corrienron al sepulcro para comprobar lo que la Magdalena les había dicho.

Aquí podemoos ver la falsa de algunos de decir que María Magdalena era el "discípulo amados". Ya había señalado que la Magdalena estaba presente cuando estaban los doces apóstoles con Cristo, lo que descartba tal cosa, ahora vemos que María Magdalena le avisó a Pedro y Pedro y el discípulo Amado corrieron a la tumba. Discípulo amado que por ser más joven que Pedro llegó Primero a la tumba. Si María Magdalena les dio las nuevas de resurrección a Pedro y al resto de los apóstoles y Juan dice que Pedro y el discípulo a quien amaba Jesús acompañaba a Pedrp, ¿Cómo iba a ser María Magdalena el discípulo amado? Ciertamente que no puedo comprender de dónde estas personas sacan esa afirmación, pues no hay base bíblica para sostener esos argumentos.

Pero volvamos al escenario de aquel hermoso domingo en la mañana. Escenario que dividimos en tres carreras. Dos grupos corriendo para informar lo que habían visto y un grupo corriendo al sepulcro para verificar lo dicho por la Magdalena.

Los guardias llevaron el mensaje tal como vieron las cosas, pero fueron comprados, persuadidos para decir una mentira y acusar a los discípulos de haberse robado el cuerpo del Maestro. Magdalena cumplía la primera encomienda que Jesús le asignaba a una persona después de haber resucitado, llevar las buenas nuevas de su resurrección y Pedro y Juan corriendo a la tumba para verificar y ver que era cierto que Jesús había resucitado de entre los muerto.

La vida de esta mujer es una llena de maraviillas, ella lo tenía todo, tenía riquezas, ocupaba un lugar de privilegio en la sociedad judía, sus amigas eran ricas y de la alta sociedad, ellas podía gastar en perfumes caros y especia, no escatimiron gastos para adorar a Dios y para ayudar a la obra del evangelio. Siempre estaban juntas.

Es posible que la Magdalena avisara a Juana, pues uno de los evangelios dice que esta estaba con ellas, no hay contradición, pues fueron Magadalena y la otra María, que es identificada por la Madre de Jacobo, José y Salomé.

María Magdalena es un símbolo claro de lo que debe ser la Iglesia de Jesucristo, una fiel en todo momento, desintresada en las riquezas, una llena de fe, de esperanza, una iglesia incansable que predica el evangelio eterno todo el tiempo, no hay segundos para descansar, pues Satanás trabaja los siete días a la semanala veinticuatro horas. María significó la perseverancia, la paciencia, la humildad, Ella que todo tenía arriezgó su vida en todo momento, no se escondió, sabía de la persecusión de los judíos, sabía que la tumba estaba vigilada, pero ella fue aquel domingo a ungir a l Ungido de Dios.

Ella es recordada como una mujer realmente comprometida con la causa de Cristo, causa que siempre defendió. Pero ella, al igual que María, la madre de Jesús no deben ser objetos de idolatría, sino ejemplos de lo que debe ser una mujer cristiana. La idolatría es venemo que mata el alma y nos aparta de Dios, es abominación que siempre Dios castigó. Ninguna de ellas puede interceder por los pecadores, si fuera así, entonces Cristo fue un fraude, pues su sacrificio no fue perfecto. Sólo hay un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo.

La única posiblildad de ser salvo recide en aceptar a Jesús como nuestro Salvador y Redentor. Todos los creyentes a través de estos dos mil años ante Dios somos servidores, nadie es mayor que nadie, nadie puede hacer nada por otro para salvarlo, sólo llevarle el mensaje del evangelio.

No podemos aceptar las mentiras que se dicen de esta mujer, no importa quien las escriba, pues la Biblia es clara resperto a su identidad. Ella no fue una ramera, tampoco el discípulo amado, tampoco las tres Marías. Ella fue una mujer a quien Jesús libertó de siete demonios, de la misma forma que había libertado a muchos otros, incluyendo a Legión.

La Palabra de Dios debe y es la maxíma autoridad, nada que no sea respaldado por ella, aunque suene bonito e interesante, no debemos creer. Cuando la duda venga a nuestros pensamientos lo mejor es ir de rodillas y pedirle a Dios que nos dé entendimiento, pues hay un especialista en la mentira que no descansa sembarando la semilla del mal, la cizaña, la hierba mala.

imagen
imagen