ARROZ EN URUGUAY

ARROZ EN URUGUAY

 

Uruguay posee una excelente reputación -a nivel internacional- como país productor y exportador de arroz. Esto ha sido logrado, fundamentalmente, en base a la calidad de producto y procesos: en efecto, los controles aplicados a la producción de la semilla, el uso de tecnología de última generación para los procesos de sembrado, cosecha, secado y de molinería, y los cuidados relativos al transporte y comercialización, han sido la causa principal para el actual posicionamiento en el mercado internacional.

Asimismo, el estricto cumplimiento de los compromisos asumidos ha generado un ambiente de alta credibilidad con los agentes internacionales, hecho que se refuerza en el reconocimiento de los compradores y consumidores de la excelente calidad del arroz uruguayo.
El arroz en Uruguay es plantado desde 1919. Tiene una sola cosecha por año, abarcando un área aproximada de 150 mil hectáreas y una producción de más de 1 millón de toneladas. El cultivo es 100% irrigado y la cosecha -que tiene lugar en los meses de marzo a mayo- es totalmente mecanizada y granelizada. Inmediatamente después de su recolección, la producción atraviesa secadores que reducen su humedad hasta un máximo de 14%. La temperatura y humedad de este arroz "paddy" son permanentemente controladas en forma electrónica.

El proceso de molinería se realiza de acuerdo con las órdenes de compra recibidas, no habiendo "carry overs" de una cosecha a la otra. Sin dudas, todos estos cuidados no solo contribuyen a la excelente calidad, sino que hacen a la misma.

Tradicionalmente, el área sembrada se ha localizado en la región este del país. Sin embargo, en la última década la expansión del cultivo abarcó las zonas norte y centro, las que representaban solamente el 9% -cada una- del área total, mientras que en la actualidad representan el 21% y 14% respectivamente.

Los rendimientos alcanzados son de los más altos en el mundo: 6,25 toneladas por hectárea. Hace algunos años, la variedad "Blue Belle", de excelente calidad pero bajo potencial, ocupaba la mitad del área cultivada. En la actualidad, el 60% del área es ocupada con la variedad "Paso 144" y un 30% corresponde a la variedad "Tacuarí".

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MGAP) garantiza -a través de controles obligatorios y la emisión de certificados oficiales- los aspectos fitosanitarios de la producción, al cual se suman las agencias internacionales que operan en el país.

La cadena agroindustrial ha logrado un alto grado de integración. A nivel institucional, existen acuerdos entre los cultivadores (Asociación de Cultivadores de Arroz) y los molinos (Gremial de Molinos Arroceros), los que establecen -entre otros aspectos- los procedimientos de análisis del arroz "paddy" recibido por los molinos, asegurando de esta manera la calidad de la materia prima a ser elaborada.

La industria del arroz en Uruguay se compone de más de 20 molinos, una de las cuales produce solamente arroz parboilizado. Las exportaciones de arroz alcanzan el 90% de la producción nacional y el 10% del total de bienes exportados, posicionando al Uruguay en el 6° lugar en la lista de principales países exportadores de arroz a nivel mundial.
El sector industrial cuenta con una capacidad instalada de 200 ton/hora de arroz "paddy", suficiente para el procesamiento de la producción actual de más de 1 millón de toneladas anuales.Las exportaciones han experimentado un continuo ascenso.

Los mercados de destino más importantes son Brasil, Perú, Irán, países centroamericanos como Trinidad y Tobago y Haití, y países africanos como Sudáfrica y Senegal.

Las perspectivas de futuro del sector arrocero uruguayo son alentadoras, a pesar de la situación coyuntural -como consecuencia de las devaluaciones en países asiáticos y en Brasil- que ha afectado el nivel de precios internacionales. En la década del 90 la oferta y demanda mundial de arroz muestran importantes cambios: la producción creció un 12%, el comercio un 100% y el consumo un 14%, mientras que la relación stock/consumo bajó del 17 al 13%.Nuevas estrategias de diferenciación se presentan en el sector para el corto y mediano plazo: la búsqueda por la incorporación de mayor valor agregado y el desarrollo de los co-productos asociados a la producción de arroz. Es aquí donde se presentan las mejores oportunidades de negocios, basadas en una materia prima abundante y de excelente calidad: el arroz del Uruguay.

El arroz es una de las actividades agropecuarias de mayor dinamismo en el Uruguay, al punto que se ha constituido en el tercer rubro de exportación. Un factor clave para explicar este desempeño es la peculiar interacción positiva que ha existido entre el sector primario y el sector industrial.

Esta articulación facilitó definir estrategias que se demostraron correctas para aumentar en forma sostenida la participación del arroz uruguayo en el mercado externo. La institucionalidad se construyó en base a fuertes actores representativos de las fases primarias e industrial de la cadena (ACA y Gremial de Molinos), con una participación importante del sector público. Se generó así un ambiente propicio para el desarrollo de una competitividad que se ha mantenido a lo largo del tiempo, basada en la innovación tecnológica impulsada tanto desde el sector industrial como del agrícola. La industria también jugó un papel importante como facilitadora del acceso de los productores al financiamiento, a los insumos y a otros servicios clave como maquinaria, almacenaje y secado. Una mención particular merece el mecanismo de "precio-convenio" como un instrumento que otorgó condiciones de previsibilidad a la industria en la captación de materia prima, lo que hizo viable la expansión sostenida de sus inversiones. El Estado jugó aquí un papel relevante al establecer el marco regulatorio necesario para hacer operativo dicho mecanismo, a través de la obligatoriedad de registro de las condiciones de todas las operaciones de exportación.

roducción primaria
Industria
Comercio exterior