Censo de Población

La principal fuente de información demográfica es el Censo de población. Su utilidad más directa es elaborar tablas y cuadros estadísticos, tasas y números índices en relación con las variables que se preguntan en el cuestionario del censo.

La información que se obtiene de un censo de población permite tomar decisiones en relación con los siguientes aspectos, entre otros:

  • Equipamientos sociales
  • Política educativa
  • Política sanitaria
  • Planificación económica
  • Administración y gestión estatal o provincial
  • Conocer los movimientos migratorios
  • Política de vivienda

El último censo de población en España se efectuó con referencia al 1 de marzo de 1991, y el primero en 1857.

Desde el año 1900 se empezaron a realizar en los años acabados en 0 hasta 1970, y todos con referencia al 31 de diciembre del año en que se hace el censo. En 1981 se comienza a hacer con referencia al 1 de marzo para evitar los problemas ocasionados por la gran movilidad de personas en el periodo navideño y para adaptarlo a la normativa de la Unión Europea.

La ventaja que presenta el censo de 1991 es que los datos censados se graban por primera vez en formato magnético.

Con los datos relativos al censo se elaboran tasas entre las que destacan la de escolaridad, analfabetismo, actividad económica, paro...

Una tasa es el cociente entre el número de individuos que cumplen un determinado requisito dentro de un intervalo de edad y el número total de individuos de ese intervalo.

Para que los datos del censo estén continuamente actualizados, los Ayuntamientos realizan  el Padrón Municipal de Habitantes. Es muy similar al censo y se realiza entre un censo y otro sobre todo por motivos electorales. El Padrón se establece, se realiza y casi anualmente se verifican los datos.

 

 

¿Para qué sirve la Estadística? Censo Página Principal