Comunidad Religiosa: "EVANGELIZADORES DE JESUS"
WHERE ARE OUR MISSIONS SITUATED?
GALERIAS DE FOTOS
LAS CULTURAS Y SUS EXPRESIONES RELIGIOSAS
NUESTRAS DIRECIONES
LAS CULTURAS Y SUS EXPRESIONES RELIGIOSAS

DATOS PERSONALES
E) LA ZONA DE TRABAJO EN LA ACTUALIDAD.

Es la selva en la ciudad de Tingo Maria, zona azotado por el terrorismo e invadido por el narcotráfico, pueblos que quedaron en extrema pobreza y que necesitan el apoyo moral y material de nosotros.

Nos encontramos incluso en las puerta del martirio por ser una zona peligrosa, que corrientes ideológicas como el marxismo que conllevaron a los jóvenes y adultos a verse involucrados en esta realidad por falta de formación humana.

Pueblos a veces solos y desamparados, sin sentidos en su historia, sin proyectos que saquen del atraso económico. Sumergido en una pobreza e ignorancia se ven obligados a emigrar a las ciudades, dejando sus terrenos y casas, yéndose a lugares que desconocen como son las ciudades.

La parte andina y la parte selva oriental son las partes más abandonadas por las misiones y las mismas autoridades políticas, la Iglesia tiene la obligación de fomentar y preservar las culturas en todo sentido de la palabra y al hombre en especial .
 
   
DIOS Y EL DIALOGO RELIGIOSO CULTURAL
EL DIALOGO CULTURAL:

Si convivir es algo màs que tolerar la presencia de los que son diferentes, parece que el camino para ello pasa por la comunicación, que os hace capaces de entendernos y crecer como personas. Sólo desde ahí las diferencias entre personas, culturas y pueblos se pueden convertir en algo enriquecedor y no en una fuente de temores, recelos y discrepancias.

A este diaólogo humano no puede ser ajeno a la religón, la relación del hombre con Dios, en la unidad más profunda que orienta nuestro vivir y que si expresa tambien en costumbres,cultura,tradiciones. Hoy nos encontramos con estas expresiones religiosas a poco que viajemos o sepamos de otras culturas, ya incluso en nuestras ciudades o quizá en el trato con algunas personas. Y se siente la urgencia del diáologo entre las distintas culturas y sus expresiones religiosas, para esa dimensión tan personal contribuya a hacer un mundo más humano.

DIOS ES AMOR Y DIALOGO:
En los últimos años se ha ido abriendo una actitud de apertura y comprensión entre las distintos credos y culturas del mundo, de estima de valores que se encuentran en unos y otros, de búsqueda de puntos en común. Poco a poco en especial desde el Concilio Vaticano II, se va despertando también en la Iglesia la conciencia de que el diáologo con otras expresiones culturales no significa debilidad de las propias convicciones o renuncia a evangelizar:al contrario, es consecuente de nuestra misma fe, fe en un Dios Trinidad, que es comunión de personas(Padre, Hijo y Espíritu Santo), por tanto es comunicación. Creemos en un Dios que ha entablado un diálogo con la humanidad, que no ha dudado en hacerse igual al hombre para transmitir su palabra y escuchar su voz.Y apunta el Concilio en la Gaudium et Spes (n.22), que "con su encarnación" se ha unido,en cierto modo, con todo hombre y su salvación,"vale no solamente para los cristianos, sino también para todos los hombres de buena voluntad".

Debemos creer que Dios actuaba antes en el mundo es decir antes del cristianismo y que sigue actuando también fuera de los límites visibles de nuestra Iglesia. Nuestra misma fe,por tanto, nos impulsa al respeto y el diáologo con las expresiones de otras culturas.

 
     
   
EN LA BUSQUEDA DE LA VERDAD
Si exceptuamos a las sectas, que manipulan a la gente para aprovecharse de ellos, y a los fanatismos y trivializaciónde la religión, encontramos en todas las culturas, en sus expresiones religiosas un camino hacia lo más auténtico de la vida y de la persona, la dimensión más profunda(se le llame Dios, O Brahman, o Espíritu...) desde la que se invita a vivir con profundidad,equilibrio e intensidad de vida.

En todas las culturas se han forjado mujeres, y hombres cuyo esfuerzo vital y sensibilidad humana nos permiten atisbar esa presencia de Dios siempre creativa, siempre liberadora y lleno de paz, que cautiva y atrae. Y cuando alguien se acerca a otras culturas intentando dejar a un lado recelos y preficios, halla ciertamente expresiones, ritos y costumbres diferentes, a veces difíciles de comprender; pero se encuentra sobre todo, una experiencia de dondad, de misericordia,de hermosura infinita: el testimonio de Alguien que libera y enciende el amor en el corazón humano; que fascina. Una experiencia, en fin que evoca la mejor de nuestros sentimientos y de nuestra tradición religiosa y a ala vez descubre aspectos nuevos.

Diálogo, que no propaganda o competencia de proselitismo. No se trata de intentar "ganarse" al otro, de "convertirlo" a toda costa y convencerle de que está en el error y nosotros en la verdad. Tampoco es una actitud de ceder en las propias convicciones, ni una especie de "negociación" en que se intenta llegar a una imagen de Dios por "convenio". Ambas actitudes falsean el diálogo y la búsqueda de Dios: la primera, por falta de lealtad y respeto al otro, en quien se hace presente Dios;la segunda, por no tomarse con seriedad a Dios, no ser honrado con las propias convicciones en algo que requiere tanta sinceridad.

El diálogo intercultural nace de esa actitud de búsqueda compartida, ese talento de testimonio que supone ofrecer con sencillez lo que uno lleva y acoger la búsqueda, la experiencia y la sabiduria que viven otras culturas.
 
     
   
UN DIOS, MUCHOS CAMINOS
Desde esa disposión de respeto y apertura par comprender lo diferente se llega a descubrir una misma raíz, una misma inquietud y una parecida experiencia que late en culturas muy distintas y en personas de todo tiempo y lugar.

Se podría hablar de una sed que lleva al encuentro con un Misterio que está en el mismo fundamento de la propia vida, que se hace presente e todo lo que vive la persona. Se podría hablar de algo o Alguien que nadie puede definir, que está más allá de nuestras palabras, y no podemos controlar o manipular, pues a la vez se hace trascendente cercano. Alguien o algo que remite siempre a algo más, que a quién vive desde él le abre una libertad nueva y una nueva forma de estar y relacionarse con todo. cabría hablar de una experiencia profundamente personal e íntima, y la vez comunitaria, que lleba al encuentroy al compartir con los demás, y que se expresa a través de unas creencias compartidas, de unos ritos, de unos símbolos que evocan y ayudan a vivir ese encuentro.

Sería pues superficial que "todas las religiones en el fondo son lo mismo" , o pensar en llegar a ua relión común. Para entendernos podríamos poner el ejemplo de un monte que en sus distintas vertientes tiene diversos caminos, y sólo en la cumbre se encuentra. Algo así nos paso con Dios: los hindúes, los budistas, los musulmanes...viven una vertiente de El diferente de la que nosotros vivimos; desde esa vertiente pueden aportarnos o recordarnos dimensiones que hagan más profunda nuestra experiencia de Dios; pues tiene tambien elementos que no podemos asumir sin dejar de ser fieles ala experiencia que Dios nos ofrece, porque chocan con nuestras formas de vivir la fe.

Suena parádogico y extraño que el mismo Dios que nos llama al amor, ala comunión, nos llame por caminos distintos y para nosotros imposibles de vivir. Pero la unidad a la que llama Dios no es quizás lo de la uniformalidad, sino la de la caridad. Al fin, Dios es Misterio,más grande que nuestra lógica, que nuestra mente, que las limitacioes que inevitablementetiene nuestro pensar y nuestro crecer, y en El puede unirse lo que notros no sabemos ni podemos compaginar.

Sabemos que Jesucristo es el camino, la verdad y la vida(Jn14,6). Lo que no sabemos como pued ehacerse presente ese camino en el andar de otros creyentes cómo su verdad acoge la búsqueda y la autenticidad de otras expresiones religiosas, cómo su vida está latiendo en otros ritos, en otros cultos y oraciones. La presencia de otras religones y el diálogo con ellos nos hace una evángelica invitación a la humildad: creemos en Cristo, y eso no significa que ya lo conoscamos del todo, que lo tengamos comprendido y encerrado en nuestros dogmas y nuestras ideas. Ante todo significa estar, como discípulos, a la escucha. Como los primeros discípulos, que aun después de la Resurrección no entendieron muchas cosas, a nosotros nos falta lo más por descubrir de Cristo y de la Trinidad, de Dios que se nos revela Jesús. Parodogicamente, algo de ese saber y su presencia de Crisato pued eunirnos a través de culturas y religiones que no confiesan su nombre, pero también han recibido de su Espíritu.
 
     
   
INFORMÁTICA
Tratamiento de textos: Word Perfect

Hoja de cálculo: Excel

Base de datos: Access
 
     
   
IDIOMAS
Francés: hablado y escrito.
 
OTROS DATOS DE INTERÉS
Voluntaria de la Cruz Roja

Socia de la ONG. Psicólogos Sin Fronteras