COCA

 LA HOJA SAGRADA DE LOS INCAS

Por Aymin Vargas Rodriguez

Quimico Farmaceutica - Lima - Perú

 

 

LOS ESPAÑOLES Y LA COCA

 

A la llegada de los españoles al Perú se constató que los indígenas masticaban las hojas secas de un arbusto a la que más tarde los científicos denominarían "Erythroxylon" y hoy es universalmente conocida como coca que sabemos es una planta medicinal originaria del Perú. 

 

 

REGALO DE LOS DIOSES

 

Los cronistas de la época dejaron constancia de que el uso de la coca, bajo el concepto de derecho divino, era exclusivo para los "principales" del Tahuantinsuyo, quienes estaban convencidos de que la coca era un regalo de los dioses. En efecto, los incas prohibían el uso de la coca entre las castas inferiores de su Imperio y la prescribían sólo en casos especiales. 

El Inca Garcilaso de la Vega, historiador y cronista peruano, ratificó en uno de sus escritos esta afirmación: 

"...la hierba llamada coca, que los indios comen, la cual entonces no era tan común como ahora, porque no la comía sino el Inca y sus parientes y algunos curacas (autoridades indígenas), a quienes el rey, por mucho favor y merced, enviaba algunos cestos de ellas por año". 

Consumada la conquista del Imperio Incaico, los hijos del Sol obsequiaron a los españoles esta planta asombrosa, "que sacia a los hambrientos, da fuerzas nuevas a quienes están fatigados o agotados y hace olvidar sus miserias a los desdichados". Con el transcurso del tiempo, el uso de las hojas de coca empezó a extenderse en las tierras conquistadas, donde las autoridades de la colonia incentivaron entre los indígenas que trabajaban en las "encomiendas" y la explotación de las minas de plata, habida cuenta que los mitayos, que masticaban hojas de coca, no comían tanto y aguantaban mejor el trabajo al cual eran sometidos a sangre y fuego. 

 

 

DETRACTORES Y DEFENSORES DE LA COCA

 

Entre los españoles existieron siempre dos corrientes de pensamiento para explicar el fenómeno de la coca. Algunos, como Juan de Matienzo o Juan de Solórzano, defendían la costumbre de masticar coca sosteniendo que el zumo de las hojas de coca le quitaba al indígena parte de su debilidad natural y pereza innatas, ante lo cual trabajaba mejor. Por el contrario, Huamán Poma de Ayala atacaba ferozmente su consumo, ya que afirmaba que "quitaba las ganas de comer", ante lo cual los consumidores morían por inanición. La Iglesia, para finalizar, tampoco veía con buenos ojos el uso de la coca: el primer Concilio eclesiástico de Lima (1551) condenó su uso por las claras vinculaciones con las religiones (satánicas) paganas. Sin embargo, y dados los ingentes beneficios que proporcionaba su cultivo y comercialización, las quejas de los detractores de la coca siempre cayeron en saco roto. Esto ayudó a que, con el tiempo, la sociedad hispano-criolla fuera aceptando la coca. Ya en 1590, y basándose en la observación comparativa, el padre Acosta daba por ciertas las propiedades estimulantes de la coca. A lo largo de los siglos XVII y XVIII se extendió el uso de la coca entre las clases medias de la población (criollos y mestizos). Incluso la medicina la adoptó como fármaco, bajo la forma de inhalaciones, infusiones o cataplasmas, frente a males tan diversos como el asma, las hemorragias, el dolor de muelas, fracturas diversas, vómitos o diarrea. La hoja de la coca se había introducido en el mundo colonial español, junto al tabaco y al cacao. 

 

 

LOS MACERADOS DE COCA

 

Preparar macerados es una costumbre común en zonas agrícolas y vitivinícolas, donde se destinan a este fin los excedentes de las cosechas y los aguardientes. Suelen hacerse para el consumo familiar y la intención original de su preparación en el campo no solo es, aprovechar los mencionados excedentes y mejorar el sabor y aroma del alcohol, sino también mantener de una forma saludable los componentes activos que tienen las plantas medicinales que se emplean. 

Los macerados sirven como digestivo. Se toman después, nunca antes de las comidas. De preferencia, las botellas y bidones deben taparse con corcho, permitiendo que todas las complejidades de la fruta se concentren. Los macerados pueden ser de frutas, de hierbas, o la combinación de ambos. La idea es que estos ingredientes suelten su aroma y se combinen, no que compitan y se neutralicen. Es así que en nuestro país podemos rendirle tributos a la Hoja Sagrada de los Incas, la COCA (Erythroxylum cocae Lam). Si lo acompañamos en forma de macerado o en forma ya de un aperitivo como lo es el COCA SOUR. 

 

 

COCAINA

 

LA COCAÍNA La cocaína (clorhidrato de cocaína) es el principal de los 14 alcaloides de la coca. Se aisló y clasificó por primera vez en Alemania, en 1862. En 1884 Karl Koller usó por primera vez las propiedades anestésicas de la coca en la cirugía, creando la anestesia local. Simultáneamente la coca era cada vez más apreciada como reconstituyente y estimulante. En ese mismo año (1884) Sigmund Freud publicó un ensayo titulado Ueber Coca, en la cual analizaba las propiedades de la coca y la recomendaba para tratar la Neurastenia, nombre por el cual se entendía en la época una serie de malestares físicos ocasionados por la tensión nerviosa y la fatiga. (En gran parte, nuestro famoso "estrés"). Sin embargo, Freud cometió el error de definir la cocaína como una esencia o concentrado de la coca, con sus mismas propiedades y sin una personalidad propia. Este error de apreciación, resultó fatal para el futuro de la coca. La información dada por los medios de comunicación estadounidenses desde mediados del siglo pasado, para identificar la coca con la cocaína dejo de lado a los otros 16 componentes de la droga, sólo la vieja y sagrada hoja de coca es producida en América del Sur, mientras los otros 15 elementos, legales todos, son importados de Estados Unidos y Europa, generando prejuicios en cuanto al uso de la planta en forma natural, tal como lo han venido haciendo por cientos de años los pueblos indígenas de nuestra América mestiza. 

 

 

COCA: COMO UN CAFE CONCENTRADO

 

La concentración de cocaína en la hoja, es muy baja, y por lo tanto, ingerida en forma natural, no produce toxicidad grave ni genera dependencia. Actúa como estimulante leve, mejora la atención y la coordinación de ideas, es algo así como tomarse un café concentrado. 

 

 

BONDADES Y USOS DEL MATE DE COCA

 

 

El mate de coca puede ser ingerido indistintamente por adolescentes, adultos y ancianos en una cantidad aproximada de tres bolsitas diarias para recibir sus beneficios. Es notoria la baja incidencia de las enfermedades cardiovasculares en los indígenas mascadores de hojas de Coca. También es notoria la poca frecuencia de caries dentales. 

El mate de coca es muy utilizado por sus bondades digestivas, circulatorias, antifatigantes y antiestrés, con ligeros pero significativos efectos estimulantes del estado de ánimo. Puede tomarse a cualquier hora del día y preferiblemente después de las comidas como estomáquico. También está indicado en caso de indigestiones, cólicos y estados diarréicos. Consumida en forma de macerado, no solo se logra ingerir sus principios activos que resultan ser medicinales, sino que también se puede apreciar el sabor de sus aceites esenciales y aromas que se impregnan en un macerado hecho con pisco, que luego de las comidas pesadas o muy condimentadas (recordemos que nuestra exquisita comida Peruana esta hecha a base de aderezos algo cargados para algunas personas) se logra disipar agregándosele al té una copita de macerado de coca. Además de sus propiedades medicinales, la podemos incluir como aperitivo luego de las comidas asentando muy bien en la digestión pro lo cual hace de la Hoja de Coca una de nuestras plantas medicinales más recomendables. 

  

 

COCA SOUR

 

Receta Ingredientes: 4 onzas de macerado de coca. 1 onza de jugo de limón. 1 onza de jarabe de goma. 1 clara. 5 cubitos de hielo. Batir en coctelera el hielo con el macerado de coca, el jugo de limón y el jarabe de goma. Añadir la clara de un huevo, y servir colando sobre la copa, espolvorear con coca molida. Agradecemos por anticipado la difusión de la presente a los interesados.

                            

 

HAGA CLICK AQUI PARA VOLVER AL INICIO

 

 

                      PERUNATURAL.net, Revista Digital de Medicina Natural

                    Telefax:  511-4872242

                        Celular:   511-98577979

                        E-mail:    informes@perunatural.net

                        Web:       http://www.perunatural.net