Hablas de Extremadura en la red

HABLAS DE EXTREMADURA EN LA RED

Antología

 de Antonio Viudas Camarasa

 

Extremadura y la cultura hispánica

Por Antonio Viudas Camarasa

Publicado en el diario HOY, Lunes, 1 de abril de 2002

 

 

 

Extremadura y la cultura hispánica

Antonio Viudas Camarasa

La ciencia filológica y la política lingüística siempre han tenido sus divergencias. Vivimos tal vez un proceso aletargado en Extremadura en relación con la conservación del patrimonio. El poder ha querido, con buena intención y firmeza, defender los derechos de la minoría de los hablantes de A fala, declarándola Bien de Interés Cultural. 
 
Algunos miembros temerosos de la comunidad se encuentran ante un conflicto abierto y espinoso para ellos. Piensan y así lo manifiestan que hasta que ellos no han aparecido en la escena oficial, España culturalmente no ha existido. Ignorantes de siglos de Historia, son incapaces de comprender estampas como Las siete sillas de Laborde y el estreno de Medea en la voz de Margarita Xirgu, hiriendo las piedras del teatro romano y deleitando los oídos de Unamuno, Azaña y Elías Tormo. Sería mucho pedir que analizaran con objetividad la presencia de poemas de Gabriel y Galán, alternando en los extraordinarios de ABC (1933), con inéditos de Rafael Alberti y Antonio Machado. Se sienten incapaces de releer y situar en su significado histórico la monografía dialectal El habla de Mérida y sus cercanías (1943) de Alonso Zamora Vicente.
 
Se observa atrofia hipercrítica y excluyente en la pluma de algunos escritores y estudiosos, apegados a cierto triunfalismo, que no soportan un avance liberal de la sociedad civil ante el fenómeno ya evidente del 11 de septiembre, que demanda una nueva confrontación de ideas basada en la solidez de los argumentos y en la elegancia de las formas. Como esto no se enseña en las aulas, menos se practica en el ágora.
 
¿Estamos, salvando las distancias --el fenómeno del botellón y su movida tiene en vez de liberada, aletargada a cierta juventud-- en el mismo debate intelectual de la España de 1932? Tal vez, pero con una gran diferencia. La Universidad Española del 2002 ofrece un debate intelectual muchísimo más pobre que la de La Segunda República. Algo extraño observo en el paisaje de las ideas y en la ética de las conductas: no encuentro Unamunos, Ortegas y Zubiris donde asirme, ni Gómez MorenosPedro SalinasMenéndez Pidales que emular. Se aprecia que todo chirría y necesita ser engrasado, mientras oigo el susurro de pájaros madrugadores que me recuerdan que la naturaleza sigue viva.

 

 
 

IR A LA PORTADA