HABLAS DE EXTREMADURA EN LA RED

HABLAS DE EXTREMADURA EN LA RED

Antología

 de Antonio Viudas Camarasa

 

 

Antología de textos

 

 

El Prencipinu en alto extremeño (1)

 

Recién estrenado el año dos mil, con las discusiones pseudointelectuales acerca de que si era el último año de un siglo o el primero de otro, recibí una carta y un ejemplar de Le petit Prince, en traducción al alto extremeño de Antonio Garrido Correas. Era una obra a la que le había cogido cariño desde mi adolescencia, en que conocí la versión castellana y catalana del libro de Saint-Expéry, autor con el que aprendí, en su Vol de nuit, mis rudimentos de francés, edición con tapas plastificadas, que adquirí en una librería especializada en novedades parisinas situada en Las Ramblas de Barcelona.

 

Me dije: ¡qué curioso! Voy a hojearlo. Lo leí y creí oportuno que esta joya la saborearan mis alumnos de Dialectología Española, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Extremadura en Cáceres. Y así es cómo se acercaron por primera vez a mis clases las melodías del acento extremeño que puso en armonía de lujo hacía un siglo José María Gabriel Galán y que escuchaban con deleite dos oídos procedentes de la periferia peninsular: Miguel de Unamuno y Joan Maragall.

 

 Le escribí una carta al traductor, Antonio Garrido Correas, natural de Jarandilla de la Vera, a quien por mis aficiones a la antroponimia mi imaginación situó genealógicamente hablando como descendiente de Gonzalo de Korreas, natural del vecino pueblo de Jaraíz, revolucionario de la ortografía española, antes de que se ocuparan del asunto Sarmiento, Juan Ramón Jiménez y Gabriel García Márquez.

 

Emplacé a Garrido Correas para que divulgara su obra en una de mis clases a los futuros filólogos. Aceptó y un día de marzo del año de dos mil mis alumnos se ilustraron con algo poco habitual. Aquel día una persona entusiasta les contó la intrahistoria de cómo se gestó esta traducción y qué significaba para él la aventura de poner en alto extremeño una obra que amaba desde pequeño. Los alumnos en su Cuaderno de investigación, en la evaluación de junio, me deleitaron con sus opiniones la mayoría positivas hacia el esfuerzo realizado en solitario por el traductor.

 

En noviembre de 2001, cuando todavía existe tanta ignorancia, afectos y desafectos lingüísticos ante las lenguas minoritorias del mundo, quiero dejar constancia con mi participación cibernética que en unas jornadas sobre el dialecto extremeño, organizadas en Badajoz en 1980, alguien del público asistente me preguntó si se podría llegar a escribir en las variantes del extremeño. Contesté que si los extremeños comenzaban a escribir en sus variedades lingüísticas habría literatura dialectal de creación, del mismo modo que los dialectólogos recogíamos versiones orales de los hablantes de Extremadura. No en balde había aprendido de mis maestros que las lenguas adquieren el prestigio que les quieren dar sus propios hablantes.

 

Antonio Garrido Correas ha sido el primer traductor de una obra a una variedad del dialecto extremeño. Les aseguro que tiene musicalidad el texto recreado por Correas, que es fruto meditado y pensado. Que el traductor ha realizado muchísimo trabajo de campo antes de fijar la traducción, que ha conseguido una versión normalizada al alto extremeño, sin haberse fijado ni quisiera antes la ortografía. Que no es lenguaje artificial, que lo leímos en clase e hicimos la prueba de la conmutación para experimentar si era lenguaje artificial y no encontramos nada extraño a las modalidades lingüísticas regionales. Resultado pedagógico: el que suscribe creía que estábamos asistiendo a unas prácticas de transcripción fonética en un alfar de Ahigal en los años ochenta.

 

Claro está que, como la lengua siempre está cargada de afectos e ideología, todo depende del color del cristal con que se mire, pero lo importante en la vieja pedagogía es dejar mirar, no imponer, sino fomentar la creatividad. Resulta curioso que en los albores del siglo XXI, la norma y lo homogéneo pretenden imponerse frente a la libertad y originalidad creativas. La estética de lo cotidiano homogéneo quiere asfixiar la originalidad creativa y libre. Dejemos que los humanos se encuentren a sí mismos en la búsqueda de nuevas formas de lenguaje.

Antonio Viudas Camarasa

12 de noviembre de 2001

 

Hablas de Extremadura en la red

 URL: http://www.galeon.com/hablasdeextremadura/index.html

Web realizada con fines didácticos y sin ánimo de lucro

©Antonio Viudas Camarasa 2001

viudas@eresmas.net

 

Página inaugurada 

el día 27 de octubre de 2001

Última actualización: 21 de noviembre de 2001

Correos electrónicos: viudas@eresmas.net; aviudas@unex.net

Página personal: URL: http://idd004q0.eresmas.net

Redirección URL:  http://aviudas.sitio.net

 

Enlace de poesía visual: http://www.galeon.com/elgalomoribundo/

Mapa del Web: Página principal | Inicio  | Portales lingüísticos extremeños | Hablas fronterizas | Visión de conjunto | Reportaje radiofónico "El Prencipinu"  | El extremeño literarioComo en los viejos tiemposDiccionarios y notas léxicas  |  NoticiasAcuse de recibo  | Herramientas

                                                             

VOLVER AL PRINCIPIO DE ESTA  PÁGINA