Hablas de Extremadura en la Red

HABLAS DE EXTREMADURA EN LA RED

Antología

de

Antonio Viudas Camarasa

Como en los viejos tiempos (3)

Las lenguas no deben imponerse

A fala, bien de interés cultural

 

"... para garantizar su defensa y protección de modo que "Lagarteiru", "Mañegu" y "Valverdeiru" sigan siendo una realidad mientras sus habitantes así lo quieran"

 

"Las lenguas no deben imponerse ni restringirse en su uso desde los poderes políticos o culturales, pese a que haya sido una constante tentación en todos los momentos de la historia"

 

Artículo único. Decreto 45/2001, de 20 de marzo, Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura (DOE, 27 de marzo de 2001)

 

 

El castúo y el señor Valverde

Manuel Trinidad Martín

 

EL CASTÚO Y EL SR. VALVERDE (Escrito original)

 

El pasado  8 de septiembre, día de Extremadura acudíamos prestos a adquirir el ejemplar especial del periódico Extremadura y nos encontrábamos en la sección de opinión el artículo del Sr. Alvaro Valverde, escritor placentino, que se despachaba muy a gusto contra las personas que a su entender hacían una defensa desaforada del castúo.

 

El habla extremeña tiene unas profundas raíces leonesas con importantes arcaísmos fonéticos y gramaticales como ha sabido muy bien reflejar la profesora de la Universidad de Extremadura Pilar Montero en su tesis doctoral Vocabulario de Madroñera.

 

Predominan los rasgos que autorizan a encajarla en el leonés oriental, siguiendo la división establecida por Menéndez Pidal. Los fenómenos leoneses son, como era de esperar, mas abundantes en tierras de Cáceres, mientras que en los de Badajoz ya se insinúan los andaluces.

 

 Típica del norte de Cáceres es la conservación leonesa de la g-, f- + palatal (giernu, gielnu, giela, gencias, gelmanu, etc), representativa del habla jurdana y en general de la vertiente sur de la Sierra de Gata También es leonesa la transformación de la d implosiva en l = bieldu, mielga, portalgu, mayoralgu. La aspiración de la f inicial, muy leonesa, ("el que no diga jigu y jiguera, no es de mi tierra" dice el refrán) es general en las dos provincias.

 

Como fenómeno lingüístico interesante  podemos mencionar “A fala” que se habla en el extremo occidental de la Sierra de Gata,  y que es hablada en tres pueblos: Valverde del Fresno, Eljas y San Martín de Trevejo. A Fala ha sido reconocida recientemente por la Unión Europea que ha otorgado una línea de subvenciones para que en las escuelas de estos tres pueblos, los alumnos de  Enseñanza Primaria puedan acceder al conocimiento de su lengua materna, aunque el Sr. Valverde quiera ver “el puñetero castúo” lejos de las escuelas.

 

Estos rasgos son como Vd. muy bien sabe,  propios del habla extremeña, que evidentemente no es una lengua, ni un dialecto ¿pero a mí que me importa? así se expresaba mi abuelo y así le hablaban sus padres y los padres de sus padres  y al margen de arengas patrioteras para mí merecen un infinito respeto todas las personas que aunque quizá puedan estar equivocadas en sus conceptos, tienen  un denominador común: su amor a Extremadura y defienden nuestra habla, ya sean nuestros amigos de Guareña (patria chica de Luis Chamizo) con páginas webs, con periódicos en castúo, o la encomiable labor de traducción del Principito al Castúo, que a Vd. Sr. Valverde al parecer le produce indignación y digno de risión y mofa ...

 

 Todas estas peculiaridades del habla extremeña están desapareciendo a ritmo agigantado,  ya que utilizarla  tiene muy poco prestigio social y la gente joven piensa desgraciadamente, que tiene una connotación pueblerina y paleta. Defendamos lo nuestro Sr. Valverde como hacen en otros comunidades (Cataluña o País Vasco) incluso superando los límites constitucionales, porque como diría Luis Chamizo: Y sus dirá tamién cómo palramos los hijos d'estas tierras, porqu'icimos asina: jierro, jumo y la jacha y el jigo y la jiguera.

 

Manuel Trinidad Martín

Cáceres

Fuente: Correo electrónico remitido por el autor

manuel.trinidad@jara.unex.es

martes, 30 de octubre de 2001 14:17

 

El Periódico Extremadura

11 de septiembre de 2001

[[CARTAS AL DIRECTOR

El castúo y el señor Valverde

 

El pasado día 8 encontrábamos en la sección de opinión de EL PERIÓDICO un artículo del señor Álvaro Valverde, escritor placentino, que se despachaba a gusto contra las personas que hacían una defensa desaforada del castúo.

 

En el habla extremeña predominan los rasgos que autorizan a encajarla en el leonés oriental, siguiendo la división establecida por Menéndez Pidal. Los fenómenos leoneses son mas abundantes en tierras de Cáceres, mientras que en los de Badajoz ya se insinúan los andaluces.

 

Como fenómeno lingüístico interesante podemos mencionar 'A fala', que se habla en el extremo occidental de la Sierra de Gata, y que es hablada en tres pueblos: Valverde del Fresno, Eljas y San Martín de Trevejo. 'A fala' ha sido reconocida recientemente por la UE, que ha otorgado subvenciones para que en las escuelas de estos tres pueblos, los alumnos de Primaria puedan acceder al conocimiento de su lengua materna, aunque el señor Valverde quiera ver 'el puñetero castúo' lejos de las escuelas.

 

Estos rasgos son propios del habla extremeña, que evidentemente no es una lengua, ni un dialecto, ¿pero a mí qué me importa? Para mí merecen un infinito respeto todas las personas que, aunque quizá puedan estar equivocadas en sus conceptos, tienen un denominador común: su amor a Extremadura y defienden nuestra habla.

 

Todas estas peculiaridades del habla extremeña están desapareciendo a ritmo agigantado, ya que utilizarla tiene muy poco prestigio social y la gente joven piensa, desgraciadamente, que tiene una connotación pueblerina y paleta. Defendamos lo nuestro, señor Valverde, como hacen en otras comunidades, incluso superando los límites constitucionales. MANUEL TRINIDAD MARTÍN. Cáceres ]]

 

Fuente: El Periódico Extremadura 11/09/01 

http://www.elperiodico.es/EDEXTREMADURA/portada.htm?l=CAS&f=010911

SEGUIR