1. El sistema político de la Restauración.

Problemas de la Restauración

Crisis

Índice Restauración

 

Esquema

 


 

Antonio Cánovas del Castillo (1828-1897)

 

Introducción: La Restauración borbónica.

1.1. Partidos políticos: bipartidismo y turnismo

El creador del sistema fue Antonio Cánovas del Castillo. Sólo gobernaron dos partidos políticos, leales a la Corona, llamados partidos dinásticos, ambos liberales y apenas diferenciados en la ideología: el conservador y el liberal. Están de acuerdo en no elaborar leyes que uno de los dos partidos pueda derogar cuando llegue al gobierno.

BIPARTIDISMO

 

PARTIDO CONSERVADOR

Líder

Composición política

Bases sociales

Ideología

 

Cánovas del Castillo

Liberales moderados, unionistas y parte de los progresistas.

 

Burguesía latifundista y financiera, aristocracia y jerarquía católica.

autoritarios, defensores del orden social y público, además de los valores establecidos por la Iglesia.

 

 

PARTIDO LIBERAL (-FUSIONISTA)

Líder

Composición política

Bases sociales

Ideología

 

Práxedes Mateo Sagasta. Funda el partido en 1876.

Parte de los progresistas, demócratas y ex republicanos moderados.

 

Burguesía industrial y comercial, profesiones liberales y funcionarios.

Abogan por las reformas sociales, la educación y un cierto laicismo.

 

Todos los otros partidos políticos quedan fuera del sistema político, al que se oponen: carlistas, republicanos, regionalistas, nacionalistas, y el movimiento obrero socialista y anarquista.

TURNISMO                  

 

Alternancia entre 1875-1902.

Años

Gobierno (Presidente)

1875-1881

Conservador (Cánovas)

 

1881-1884

 

Liberal (Sagasta)

1884-1885

Conservador (Cánovas)

 

1885-1890

 

Liberal (Sagasta)

1890-1892

Conservador (Cánovas)

 

1892-1895

 

Liberal (Sagasta)

1895-1897

Conservador (Cánovas)

 

1897-1902

 

Liberal (Sagasta)

1902-1903

Conservador (Silvela)

 

Turnismo: los dos partidos dinásticos se turnaron en el poder con los mecanismos propios de un sistema parlamentario. En la práctica, esta alternancia se construyó sobre el fraude electoral y el caciquismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Año de elecciones, tipo de sufragio, partido ganador y gobernante

Universal

Censitario

Universal

PARTIDOS

1876

1879

1881

1884

1886

1891

1893

1896

1898

1899

1901

1902

 

Conservador

333

293

39

318

67

262

61

279

84

236

87

240

 

Liberal

32

63

297

67

288

83

281

88

266

122

245

102

 

Republicanos

1

7

32

5

22

31

47

1

14

18

19

36

 

Otros

25

23

24

2

15

23

11

33

37

26

50

25

 

Total de escaños

391

392

392

392

392

399

400

401

401

402

401

403

 

 

1.2. La Constitución de 1876

Constitución de 1876

Contexto histórico

Restauración. Sistema político creado por Cánovas basado en la imitación del modelo parlamentario británico, pero desvirtuado por el fraude electoral.

Vigencia

1876-1931

Soberanía

Compartida entre el rey y las Cortes

Ideología

Liberal moderada

Poder ejecutivo

Rey (nombra y separa libremente al presidente del gobierno)

Poder legislativo

Rey (iniciativa legislativa y derecho de veto por 1 legislatura) con las Cortes

Corte bicamerales:

Congreso de diputados (electo por los ciudadanos)

Senado:

Senadores “por derecho propio”: Grandes de España y alta jerarquía eclesiástica.

Senadores vitalicios, nombrado por la Corona.

Senadores elegidos por ciudadanos (los mayores contribuyentes)

Poder judicial

Jueces y tribunales

Procedimiento

Electoral

Se remite a ley electoral posterior.

Jefatura de Estado

Monarquía hereditaria.

 

Derechos y

Libertades

Estado confesional católico, pero tolerancia religiosa

Reconocimiento formal de una larga y prolija serie de derechos. Estos derechos se remiten a una regulación posterior (leyes) que restringieron su aplicación, en especial la libertad de reunión y asociación, y la libertad de expresión e imprenta.

 

Texto completo de la Constitución de 1876:

En archivo: Constitución1876.htm

En la web: http://cervantesvirtual.com/portal/constituciones/pais.formato?pais=Espanya

1.3. Fraude electoral y caciquismo.

En el turnismo pacífico de los partidos dinásticos pactaban el acceso al gobierno sin recurrir a los pronunciamientos militares. También se conseguía que la monarquía no se identificase con un solo partido.

Para garantizar el turno, se recurrió al fraude electoral. En este proceso, que desvirtuó el carácter democrático del sistema canovista, se utilizaron a los caciques locales o provinciales.

1.3.a. Mecanismos de fraude electoral.

Encasillado: De forma pactada, el rey encargaba la formación de un nuevo gobierno al partido que le tocaba gobernar. El jefe de gabinete convocaba elecciones con el objetivo de construirse una mayoría parlamentaria para gobernar de manera estable. Desde el ministerio de Gobernación se confeccionaba el encasillado o listas de diputados que deberían salir elegidos y ganadores en cada distrito, reservando siempre algunos a la oposición dinástica.

El encasillado se entregaba a los gobernadores civiles de cada provincia para que impusieran la lista en los ayuntamientos a través de los caciques locales.

Pucherazo: Para conseguir que el encasillado impuesto saliese ganador, los caciques recurrían a la manipulación fraudulenta de las elecciones:

  • Manipulando los censos de electores (en los que se incluían a personas fallecidas que “ejercían” el voto, o se excluían a otras vivas).

  • Coaccionando a los votantes, mediante la violencia

  • Comprando votos a cambio de favores: prometiendo empleos en el Ayuntamiento o en labores agrícolas; solucionando pleitos judiciales a favor y trámites burocráticos pendientes; librando a los amigos del servicio militar mediante la simulación de inutilidad física o el pago de la redención.

  • Cambiando las urnas con las papeletas o las actas de resultados electorales.

 

El lema del cacique, “para los enemigos la ley, para los amigos el favor”, permitió el fraude electoral tanto en el sistema de sufragio censitario inicial como en el sufragio universal posterior a 1890.

Las listas de diputados estaban formadas por miembros de la alta burguesía y aristocracia, que constituían una oligarquía política y administrativa. Al monopolizar los cargos de la administración y los escaños en Cortes cualquier asunto necesitaba de su intervención, ejerciendo el poder en beneficio de las clases dominantes a la que representaban.

Sólo en los núcleos urbanos más importantes, donde la oposición política era más fuerte, se hizo cada vez más difícil el control caciquil de las elecciones.

El régimen de la Restauración se asentó sobre la estabilidad política y el mantenimiento de un orden social cuyas clases dominantes (nobleza, alta burguesía financiera e industrial, ejército e Iglesia) participaron en el sistema político dejando sin representación política a las burguesías medias y capas populares (clases dominadas).

 

Caciquismo.

El cacique es un prohombre o una familia local que ejerce el control sobre los electores de una zona rural. Condiciona el sentido del voto mediante presiones y amenazas al servirse de su poder y su influencia para proporcionar trabajo, promover social y económicamente a sus amigos y fieles.

Controla el Ayuntamiento, siendo alcalde o nombrándolo, de manera que cualquier trámite burocrático y administrativo como pasaba por sus manos podía resolverlo rápidamente o complicarlo según quién fuera el peticionario y se sometiera a sus intereses.

Proporciona trabajo a los jornaleros agrícolas y arrendamientos a los campesinos; distribuye las contribuciones o impuesto municipales, cargando a los enemigos y favoreciendo a los fieles; del cacique depende que trabajen, paguen pocas contribuciones o vivan en la miseria y mueran de hambre.

Las “fuerzas vivas” de la aldea le obedecen:

  • El alcalde

  • El párroco

  • El maestro

  • El juez

  • La Guardia Civil.

Texto de Tuñón de Lara, M. La España del siglo XIX, Ed. Laia, Barcelona, 1974.

“El caciquismo sólo es posible en un país de gran propiedad agraria. El cacique es el ricacho del pueblo, él mismo es terrateniente o representante del terrateniente de alcurnia que reside en la Corte; de él depende que los obreros agrícolas trabajen o se mueran de hambre, que los colonos sean expulsados de las tierras o que las puedan cultivar, que el campesino media pueda obtener un crédito. La Guardia Civil del pueblo está en connivencia con él, el maestro (...) debe someterse a él, el párroco prefiere por lo común colaborar con él; en una palabra, es el nuevo feudal. (...). El caciquismo, como el feudalismo, tiene estructura piramidal partiendo del burgo o aldea; a la altura provincial hay cacique o caciques, que suelen colaborar con el “señor gobernador”.”