Escribenos


C. Naturales

Reptiles

Anatomia general interna de un reptil.

La mayoría de los reptiles son ovíparos (ponen huevos), pero muchas especies de serpientes y lagartos son ovovivíparas (alumbran crías vivas). Los reptiles existentes se caracterizan por el desarrollo de dos membranas embrionarias: un amnios protector y un alantoides respiratorio, o membrana vascular fetal. El amnios, común a los reptiles, aves y mamíferos, impide que el huevo se seque, de modo que las primeras fases del ciclo vital de estos animales no tiene que depender del agua. En la mayor parte de las serpientes y algunos lagartos sólo hay un pulmón funcional; en otros reptiles, ambos pulmones están igualmente desarrollados. El tórax y el abdomen no están separados por un diafragma y la respiración se realiza con la ayuda de músculos de la pared del cuerpo.
Dado que dependen de la temperatura de su medio ambiente, los reptiles hibernan en las regiones donde el invierno es frío; algunas especies estivan -es decir, asumen un estado latente- en regiones muy calientes y secas. Es común referirse a los reptiles como animales de sangre fría, pero esto no es exactamente así ya que algunos de ellos, cuando están activos, pueden tener una temperatura corporal superior a la de la mayoría de los mamíferos. La diferencia importante en lo que se refiere a la fisiología de la temperatura corporal es que los reptiles dependen de fuentes externas de calor para mantenerla, mientras que los mamíferos generan el calor por procesos internos. Los reptiles regulan su temperatura aprovechando diferentes fuentes de calor externo, como la luz solar directa o las piedras, los troncos y el suelo calentados por el sol. Mediante el uso equilibrado de estas fuentes, las diferentes especies de reptiles mantienen una temperatura corporal más o menos constante, característica de cada especie, que suele ser superior a la del aire que la rodea. Sólo cuando el animal está en estado latente o inactivo la temperatura de su cuerpo es más o menos igual que la de su entorno.
El esqueleto de los reptiles está osificado casi en su totalidad (no es cartilaginoso). Su cráneo está unido a la columna vertebral por un único cóndilo, o superficie articular, como ocurre también en sus descendientes, las aves. Las costillas torácicas están unidas al esternón y, cuando existe un hueso sacro (parte de la espina dorsal conectada a la pelvis), las costillas sacras se articulan con la cintura pélvica. Pueden tener dos juegos completos de extremidades o haber perdido uno o ambos, como ocurre en las serpientes y algunos lagartos. Su piel está cubierta de escamas y pueden tener placas óseas debajo de la piel.
El corazón de los reptiles está formado por tres cámaras: dos aurículas y un ventrículo. En los crocodilios, no obstante, el ventrículo está casi totalmente dividido en dos cámaras por un septo o tabique. Los dos arcos aórticos embrionarios (ramas arteriales presentes en los embriones de los vertebrados) persisten en los reptiles, contrariamente a lo que ocurre en las aves y los mamíferos, en los que sólo se desarrolla uno. La sangre venosa retorna al corazón desde la cola y las extremidades traseras, pasando por los riñones, a través de un sistema renal portal (venas-capilares); la sangre procedente de la región abdominal retorna por un sistema portal que atraviesa el hígado. La vejiga urinaria sólo está presente en las tortugas y los lagartos.

Huevo de reptil.

Huevo de reptil Un avance evolutivo crucial para los animales terrestres fue el del huevo amniótico del reptil, hoy característico también de las aves y algunos mamíferos. El embrión, puede sobrevivir fuera del agua en diversos hábitats protegido contra la desecación. El vitelo le provee de alimento y el albumen de agua y nutrientes. Los desechos se almacenan en el alantoides, una extensión del intestino del embrión. El oxígeno se difunde a través de la cáscara. Su paso al embrión es regulado por el corion.

Cráneos de Cocodrilo.

Los crocodilios son un grupo de reptiles anfibios acorazados que comprende los cocodrilos, aligatores, caimanes y gaviales. La forma del cráneo es uno de los rasgos que separa a los cuatro grupos. En los cocodrilos (izquierda), el hocico es largo y ahusado. El cráneo del aligátor (siguiente) tiene un hocico más redondeado. El cráneo del caimán es corto y ancho. El del gavial es fácil de distinguir del de los demás crocodilios por su hocico, muy alargado, y sus dientes afilados.

Lagartos.

Los lagartos se caracterizan por los siguientes rasgos: cuatro patas, párpados móviles, escamas en los costados y abdomen, cola larga y desechable y mandíbula inferior con estructura esquelética rígida. Aunque algunas especies, como la víbora de cristal (arriba, centro), carecen de patas, son lagartos por poseer párpados móviles y una mandíbula inferior que no se separa al engullir grandes presas. En la imagen (arriba, de izquierda a derecha), el camaleón, la víbora de cristal, el varano, la iguana, el monstruo de Gila y el geco.

El Caimán.
Nombre común de tres tipos de reptiles del orden de los cocodrilos. Son muy similares al aligátor, excepto por las escamas óseas que tienen en la zona ventral. Todos viven en los trópicos americanos. El más grande es el caimán negro de los ríos Orinoco y Amazonas, cuya longitud puede superar los 4,5 m; está en peligro de extinción. El más pequeño, con cerca de 1,5 m de longitud es el caimán almizclado, que tiene la piel fuertemente osificada. Una de las especies más numerosas es el caimán de anteojos, así llamado debido al saliente que tiene entre los ojos, que recuerda vagamente a unos anteojos.

Anfibios.

Los miembros de la clase Anfibios son los vertebrados terrestres más primitivos. Hay tres órdenes: Caudados o Urodelos, o anfibios con cola, que incluye sirenas (arriba, izquierda), salamandras (arriba, derecha) y tritones; Anuros, o anfibios sin cola, que incluye ranas y sapos (abajo, izquierda); y Gimnofiones, que incluye anfibios muy modificados similares a gusanos llamados cecilias (abajo, derecha ). Aunque pasan buena parte de su vida en o cerca del agua, algunos, como los sapos, salamandras y tritones, pueden pasar periodos considerables en tierra.

Huevos de anfibio en el agua.

Una masa de huevos de anfibio, que parecen pequeños puntos negros, está contenida en el seno de una masa gelatinosa mientras se incuban en un estanque de agua dulce. Reciben escasa o nula protección y no tardarán en producir pequeños renacuajos.
En lo que se refiere a la obtención de comida y apareamiento, los anfibios son bastante activos durante la noche. La mayoría de ellos pasa al menos parte de su vida en ambientes húmedos y suele poner sus huevos, frágiles y gelatinosos, en el agua. En la mayoría de las especies, de éstos salen larvas llamadas renacuajos, que respiran por medio de branquias y sufren una metamorfosis, es decir, sus cuerpos cambian y se transforman hasta convertirse en adultos que respiran en el medio aéreo. Algunos anfibios, no obstante, maduran sexualmente durante la fase larvaria y jamás experimentan la metamorfosis. Los anfibios adultos son carnívoros y se alimentan sobre todo de insectos, babosas y gusanos; los renacuajos son básicamente herbívoros. La mayoría de los anfibios vive en regiones cálidas y húmedas, pero unos cuantos viven en la zona templada y la distribución de algunas ranas llega hasta regiones muy septentrionales.

Transformación en Rana.

Los renacuajos no tienen patas, salen de una masa flotante de huevos de rana y constituyen la fase larvaria del animal. Tienen cola y branquias, que desaparecen con el desarrollo. Cuando aparecen las extremidades y los pulmones, como parte de la llamada verdadera metamorfosis del animal, la rana, ya una réplica de sus progenitores, sale del agua a tierra.

.

Ranas y Sapos.

Aunque ambos son anfibios, hay diferencias anatómicas entre ellos. La piel lisa y húmeda de las ranas cubre las patas, especializadas en el salto y la natación (izquierda). La piel del sapo, como la del sapo verde, (derecha), es seca y está cubierta de proyecciones glandulares llamadas verrugas. Los sapos tienen el cuerpo algo grueso y compacto. Carecen de la capacidad saltadora de las ranas y son sobre todo terrestres y de hábitos nocturnos.

VegetaciónSerpientesAracnidosInsectosMamiferosReptilesAvesPecesC. Naturales

D.R. Alma rosa Gomez y Guillermo Flores