Huapangos
EL SON HUASTECO
Por tener amor al arte
me metí de huapanguero
me metí de huapanguero
por tener amor al arte...

Introducción.
Ivan Cruz, ENAH

          La presencia del son en México se remonta a la época  de la Colonia. Según nos dice el investigador Manuel Alvarez Boada [1985] en su estudio sobre la música en la huasteca veracruzana :

          "Con la llegada de los españoles y el establecimiento de su hegemonía, se implantan como dominantes los modelos de cultura europea y una concepción de la música a partir del sistema temperado occidental. Los instrumentos de cuerda de aquella época, tales como arpas, cítaras, vihuelas, rabeles y demás fueron introduciéndose -unos antes, otros más tarde- y compenetrándose en la cultura musical naciente en la Nueva España, producto del mestizaje. Algunos de estos instrumentos conservan aún su forma original, fieles a los antiguos tipos, mientras que otros irían evolucionando, transformándose a lo largo de cuatro siglos hacia las variantes regionales y específicas que actualmente conocemos en la Huasteca".
           Al son, en la región occidental de México, se le llama huapango. Existen varias versiones acerca del origen de la palabra huapango [Moreno Rivas, 1989]; una de ellas dice que etimológicamente la palabra deriva del vocablo nahuatl cuauhpanco, que designa el lugar donde se coloca la madera para bailar; otra versión afirma que la palabra se usó para designar el arte de los indígenas huastecos asentados junto a las márgenes del río Pango o Pánuco; una última versión nos dice que la palabra corresponde a la transformación de la palabra fandango.
Foto: Ivan Cruz, 2000
Huapangueros de la Sierra Norte
          El área geográfica a la que corresponde ésta música comprende los Estados de Tamaulipas, Hidalgo, San Luis Potosí, Veracruz, el este  y parte de la Sierra Norte del Estado de Puebla, parte de Querétaro y  en Guanajuato la Sierra de Xichú.
           La investigadora Yolanda Moreno Rivas nos dice que en las partes centro y sur de Veracruz al son se le denomina huapango, son jarocho o baile de tarima.  Existe una gran diferencia entre lo que es el son jarocho y lo que es el son huasteco por las características que adopta cada uno de ellos además de los instrumentos con que ambos son ejecutados.
 
Foto: Ivan Cruz, 2000
Huapangueros de la Sierra Norte
           En lo que respecta al son huasteco los instrumentos utilizados son el violín, instrumento que lleva la melodía, del que según Boada se generalizó su uso a partir del sigo XVIII con la influencia francesa; la jarana, que según el mismo autor adquiere su forma anterior a la creación de la guitarra sexta junto con la huapanguera, que además son instrumentos melódico-armónicos o de acompañamiento, y ésta última mencionada. Para el son jaroho los instrumentos utilizados son el arpa, que en este caso es quien lleva la melodía; el requinto, guitarra de son o leona, y una o varias jaranas que se designan con diferentes nombres de acuerdo a su resonancia (chaquiste, jarana primera, segunda, tercera).
           A su vez, las coplas o versos que se interpretan en estos sones se distinguen por su estructura y ritmo, que en muchos casos pueden ser parecidos. La música se acompaña del baile zapateado sobre la tarima, que dista en ambos sones tanto por su ejecución como por su ritmo.
 
           El huapango huasteco, como el son jarocho, ha sufrido transformaciones y modificaciones por parte de sus intérpretes que lo llevan a la zonas urbanas a raíz de un interés por el conocimiento del son en las diferentes regiones del país (interés que bien pudiera ser comercial) al parecer desde los años veinte.  A partir de este suceso surgen la llamada "canción huapango", que es la fusión del son huasteco con la canción ranchera comercial   conservando el ritmo del son y el falsete como herencia [Moreno Rivas, Op. Cit.]. Esta canción huapango se ejecuta en los tríos huastecos junto con el son.
           La temática de los sones puede variar adaptándose al contexto en que se encuentre el versador, ya que otra característica de los sones huasteco y jarocho es la improvisación de versadas. Además de ejecutar los sones, los tríos de música huasteca adoptan otro tipo de géneros musicales adaptándolos algunas veces a ritmo de son, como lo menciona Álvarez Boada [Op. Cit.]:
          "Efectivamente, con este trío podemos escuchar también la interpretación de polkas, corridos , canciones, y hasta cumbias, con una influencia más notable en las áreas periféricas de la huasteca, debido tal vez al contacto con otras zonas culturales del altiplano central y del norte del país. . .".

 
La sirena se embarcó
en un buque de madera...

 
LA LEVA, D.P.

Soy soldado de levita
de las tropas de San Ciro
de las tropas de San Ciro
soy soldado de levita

Me borraron de la lista
porque ya no acerto el tiro
ando enfermo de la vista
yo nomás muchachas miro

Si nos vieran algún día
en la calle platicando
en la calle platicando
si nos vieran algún día

Les dirás que te debía
y que te estaba pagando
los besos del otro día
y otros que te estaba dando

El que ama a mujer casada
siempre anda descolorido
siempre anda descolorido
el que ama a mujer casada

El amor le ha revelado
esos celos del marido
de eso yo no digo nada
por que a mí me ha sucedido
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 


LA PETENERA, D.P.

Conocí la embarcación
que el Rey de España tenía
conocí la embarcación
que el Rey de España tenía

Y también a su patrón
ay la, la, ay la, la, la
y también a su patrón
que era quien la dirigía
que fue Cristóbal Colón
que en el barco de España vivía

La sirena se embarcó
en un buque de madera
la sirena se embarcó
en un buque de madera

Como el viento le faltó
ay la, la, ay la, la, la
como el viento le faltó
no pudo salir a tierra
a medio mar se quedó
cantando la petenera

Mi huasteca es huapanguera
no se le puede negar
mi huasteca es huapanguera
no se le puede negar

Les canto la petenera
ay la, la, ay la, la, la
les canto la petenera
pa’ que puedan zapatear
la huasanga, el aguanieve,
la levita y el caimán
 

 

LA ROSITA, D.P.

Al pasar a un jardín
una rosita corté
una rosita corté
al pasar a un jardín

Ayer vide mi violín
y éste huapango toqué
seguiré cantando así
y siempre les cantaré

La chuparosa y la flor
se crían como dos amantes
se crían como dos amantes
la chuparosa y la flor

Mi cariño con tu amor
son como perlas brillantes
son como perlas brillantes
que nos dan su resplandor

Eres rosa colorada
del jardín de pueblo viejo
del jardín de pueblo viejo
eres rosa colorada

Dicen que estás enojada
porque me voy y te dejo
ahí vendré en la madrugada
cuando esté roncando el viejo
 
 
 
 
 

 

LA PRESUMIDA, D.P.

La presumida de Puebla
esa la conozco yo
esa la conozco yo
la presumida de Puebla

Señora que no se acuerda
de los besos que me dió
debajo de aquella hiedra
que hasta la hiedra floreó

La mujer que es presumida
siempre se anda confundiendo
siempre se anda confundiendo
la mujer que es presumida

Si está en la cama dormida
nomás se está retorciendo
tocándose la barriga
pa' ver si le está creciendo

Por tener amor al arte
me metí de huapanguero
me metí de huapanguero
por tener amor al arte

Por tener amor al arte
me metí de huapanguero
me metí de huapanguero
por tener amor al arte

Si me voy para otra parte
al decirte soy sincero
mi vida siento dejarte
pero llevarte no puedo

EL CABALLITO, D. P.

Tengo un caballo muy bueno
que se llama el Pavorreal
que se llama el Pavorreal
tengo un caballo muy bueno

Este no sabe de freno
sabe de puro bozal
me paseo en cualquier terreno
nunca me hace quedar mal

Voy a salir a campear
al paso de la barranca
al paso de la barranca
voy a salir a campear

A ver si puedo lazar
un caballo carablanca
que se salió del corral
junto con una potranca
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

más información en preparación...

© Ivan Cruz