PANORÁMICA DEL PAÍS

HUNGRÍA: GUÍA DE NEGOCIOS 2000

Rafael Cañete Sánchez

Oficina Comercial de España en Budapest

Enero de 2001

 

 

 
 


INDICE DE CONTENIDOS

 

I. Panorama General.

I.1. Situación, superficie y clima                                                                 3

I.2. Demografía y sociedad                                                                        3

I.3. Población activa                                                                                    4

I.4. Organización político-administrativa                                                   5

I.5. Relacionas internacionales y regionales                                           7

 

II. Marco económico.

II.1. Estructura de la economía                                                                  9

II. 2. Principales sectores de la economía                                               12

II.3. Sector exterior                                                                                      14

II. 4. Comercio bilateral Hispano-Húngaro                                               18

 

III. Establecerse en…?

III.1. El mercado                                                                                          23

III.2. Canales de distribución                                                                      26

III.3. Importancia económica del país en la región                                  27

III.4. Oportunidades de negocio                                                                28

III.5. Servicios a la empresa                                                                       30

Transporte                                                                                       31

Publicidad                                                                                        33

Ferias                                                                                               34

III.6. Parques industriales                                                                           34

 

IV. Importación.

IV.1. Tratamiento de las importaciones                                                    36

Licencias de Importación                                                              37

IV.2. Regímenes económicos aduaneros                                               37

Zonas y depósitos francos                                                            37

Importación temporal                                                                     39

IV.3. Normas y requisitos técnicos                                                            39

 

V. Inversiones extranjeras.

V.1. Marco Legal                                                                                        41

VI.2. Repatriación de capital y control de cambio                                   42

Convertibilidad del forinto                                                              44

Transacciones corrientes                                                              44

Transacciones de capital                                                              45

V.3. Incentivos y ayudas a la inversión                                                    46

V.4. La creación de empresas en Hungría                                             48

Tipos de sociedades                                                                     54

V.5. Propiedad Industrial (marcas, patentes, diseños, licencias,etc)   56

 

VI. Sistema Fiscal.

VI.1. Impuesto de Sociedades                                                                  59

VI.2. El Impuesto sobre la Renta                                                               60

VI.3. Impuestos indirectos                                                                          60

VI.4. Acuerdos en materia de doble imposición                                     61

 

VII. Financiación.

VII.1. Sistema crediticio                                                                               62

VII.2. Intermediarios del sistema                                                                64

VII.3. Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación          68                  

El Programa PHARE. Sus nuevas funciones y actividades       71

Banco Europeo de Inversiones                                                     73

Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo             73

Participación española en operaciones con financiación Multilateral  73

VII.4. Acuerdo Hispano-Húngaro para la Promoción y Protección  Recíproca de las Inversiones  74

 

VIII. Legislación laboral.                                                               75

 

IX. Información práctica.

IX.1. Costes de establecimiento                                                                77

IX.2. Información general                                                                           79

IX.3. Direcciones útiles                                                                               82

IX.3.1. En España                                                                           82

IX.3.2. En Hungría                                                                          83

IX.3.3. Principales Empresas Húngaras de

 transporte por carretera                                                                86

IX.3.4. Principales Parques Industriales en Hungría                  96

 

X. Bibliografía.                                                                               102

 

        

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                              

 

    

I. PANORAMA GENERAL

 

I. 1. Situación, superficie y clima.

 

Situada estratégicamente en el centro de Europa, la República de Hungría cubre un área de 93.036 km2. Limita al norte con Eslovaquia y Ucrania, el este con Rumania, al sur con Croacia y Serbia y al oeste con Eslovenia y Austria.

 

Sus principales ríos son el Danubio y el Tisza, que atraviesan el país de norte a sur y constituyen importantes vías de transporte fluvial. Un 70% del territorio es una planicie muy fértil y apta para la agricultura continental. Un 18% lo constituyen bosques.

 

El clima es continental, con una temperatura media de 12ºC, siendo el mes más frío enero (mínimas de -20ºC) y el más cálido agosto (máximas de 38ºC).

 

I. 2. Demografía y Sociedad.

 

Hungría cuenta con 10.044.000 habitantes, de los cuales casi 1,9 millones viven en Budapest. Las principales ciudades (Debrecen, Miskolc, Szeged, Pécs y Györ), no superan los 200.000 habitantes. La densidad es de 109 habitantes/km2. Durante los últimos años, la tasa de mortalidad ha superado a la de natalidad, por lo que la población está decreciendo.

 

La población es bastante homogénea. Unas 200.000 personas pertenecen a minorías étnicas (gitanos, eslovacos y alemanes).

 

La población activa oscila (según las fuentes) entre 4.564.800 y 4.010.000 personas. El principal empleador es la industria, con un 28%, seguido del comercio con un 13% y la agricultura con un 7%. Otros servicios importantes son la administración pública (8%), transporte, correos y telecomunicaciones (8%) y la construcción (6%).

 

El desempleo, desconocido hasta 1990, osciló en los últimos años entre el 8,5 y el 10,5%, según la fuente. El pasado año la cifra oficial fue el 9,6% y se prevé un 9% para 2000. La renta per capita ronda los 5200 USD, pero una vez incluida la economía sumergida, el PIB per cápita se calcula en unos 5.700 USD -6.000 USD.

 

I. 3. Población activa.

 

En los años 80 el empleo alcanzó los 5,5 m. en una idílica situación de pleno empleo y frecuente pluriempleo pero que enmascaraba una baja productividad. Con el cambio de sistema, se abrió paso a un desempleo creciente e importante. En un sistema en el que el paro era oficialmente desconocido, éste creció con rapidez (entre 1990 y 1994 Hungría perdió el 26,1% del número total de empleos), alcanzando el máximo en 1993 con un 13% de paro.

 

La población activa a comienzos de 1997 era de 4.452.600 personas, un 43,8% de la población total. El principal empleador es la industria, con el 26%, seguido del comercio con un 13,3%. La agricultura representa un 8,3%. En el sector servicios, el transporte, correo y telecomunicaciones emplean un 8,8%, la administración pública un 8,4% y la construcción un 5,9%. Tras algunos retoques metodológicos recientes, la población activa bajó hasta los 4.462.000 en 1997 según la Oficina Nacional de Estadísticas. Esto representaba una tasa de actividad aún elevada, casi el 44% del total o el 66% de la población entre 15 y 60 años.

 

El desempleo en 1998 supuso el 9,1% de la población activa. En 1998 totalizó 313.000 parados, aunque hay que tomar estas cifras con precaución debido a la economía sumergida. A finales de 1999 el número de desempleados ascendió  a un 9,5% de la población activa. El paro se reparte desigualmente por el país: Budapest y la zona oeste tienen las tasas más bajas (4.9%), mientras que en norte asciende al 11% La caída del empleo ha venido acompañada de un aumento de la productividad, gracias a la renovación tecnológica protagonizada por la inversión extranjera y los bajos salarios (a finales del año 2000 el salario medio bruto apenas superaba los 85.000 HUF o lo que es lo mismo 56.600 ptas.).

 

El creciente desarrollo del sector servicios, en especial el turístico está siendo cada vez más la causa de un paro estacional que se suele producir en los meses invernales.

 

 

I. 4. Organización político-administrativa.

 

Hungría ha sido el país políticamente más estable de la región en los últimos años. Tras 20 años de reformas económicas, la transición política húngara fue la menos traumática de la región. Tras la sustitución en 1988 del Secretario General, Janos Kadar, el POSH renuncio a su ²papel dirigente², pactando una nueva Constitución (23 de Octubre 1989) y la transición hasta las elecciones democráticas que supusieron la victoria de la oposición de centro-derecha. El traspaso de poderes en 1990 discurrió sin sobresaltos. Un nuevo gobierno, coalición socialista-liberal, asumió sus funciones en 1994 sin ningún problema dando una prueba mas de estabilidad institucional. La constitución establece la democracia parlamentaria multipartidista y la economía de mercado.

 

El presidente de la República es Jefe del Estado y símbolo de la unidad nacional. Su papel es básicamente representativo, pero tiene poder de veto sobre las principales decisiones. El poder Ejecutivo lo ejerce el gobierno, presidido por el Primer Ministro. Puede legislar por decreto. El Gobierno garantiza el orden político y social y establece las políticas nacionales.

 

El Parlamento unicameral empezó su andadura democrática en 1990 y su segunda legislatura en 1994. Se compone de 386 miembros elegidos por periodos de cuatro años. El poder Judicial es ejercido por los tribunales locales y de condado, el Tribunal Municipal de Budapest, el Supremo y el Constitucional. Los jueces son nombrados por el Presidente de la República. Cada provincia (19 además de Budapest) cuenta con un consejo local. Estas corporaciones locales son elegidas por sufragio universal.

 

Pese a su mayoría absoluta conseguida en las elecciones de 1994, los socialistas optaron por ceder a los liberales de la ADL un papel importante con el objetivo de mantener la confianza de los inversores extranjeros. La oposición no consiguió coordinarse y hubo de resignarse a hacer una política de vigilancia y crítica con escasa eficacia.

 

En febrero de 1995 se recompuso el equipo económico, dejando paso al ajuste macroeconómico, a la vez que se iniciaba la reforma del Estado de Bienestar. Su coste político fue importante y el  PS vio muy erosionada su popularidad.

 

                            En mayo de 1998 se celebraron nuevamente elecciones, que ganó La Federación de Jóvenes Demócratas-Partido Cívico Húngaro (FIDESZ-MPP), de centro-derecha, con el 38% de los votos (147 escaños). Esta gobierna en  coalición con el MDF-Foro Democrático Húngaro-(17 escaños) y con el FKGP-Partido de los Pequeños Propietarios-(48 escaños). En la oposición están el MSZP-Partido Socialista-(134 escaños), el SZDSZ-Alianza de Demócratas Liberales-(24 escaños) y el MIÉP-Partido de Justicia y Vida-(14 escaños).

 

Tras las elecciones se constituyó un gobierno de centro-derecha, con Viktor Orbán (FIDESZ-MPP) como Primer Ministro, que viene desarrollando una política tendente a un mayor acercamiento al sistema político, social y económico de la Europa Occidental. Esto ha conducido a que Hungría sea en estos momentos considerada como el país mejor adaptado para su incorporación a la UE, de entre todos los del antiguo bloque soviético.

 

El  primer Presidente de la República, Árpád Göncz, fue elegido en virtud de un acuerdo entre los principales grupos parlamentarios en 1990. En junio de 1995 fue reelegido por otros cinco años. En junio del 2000 el Parlamento eligió a Madl Ferenc, del Foro Democrático(MDF), como sucesor, y en agosto tomo posesión del cargo.

 

La actual composición del ejecutivo es la siguiente,

 

·        Primer Ministro- Viktor Orban ( FIDESZ)

·        Ministro responsable del Plan PHARE – Dr. Imre Boros ( FKGP)

·        Ministro de Seguridad Nacional- Ervin Demeter (FIDESZ)

·        Ministro del Gabinete de la Presidencia- Dr. Istvan Stumpf (FIDESZ)

·        Ministro de Interior- Dr. Sandor Pinter (FIDESZ)

·        Ministro de Sanidad- István Mikola (FIDESZ)

·        Ministro de Agricultura y Desarrollo Regional- Jozsef Torgyan (FKGP)

·        Ministro de Economía- Dr. Gyorgy Matolcsy (FIDESZ)

·        Ministro de Defensa- Dr. Janos Szabo (FKGP)

·        Ministro de Juventud y Deportes- Dr. Tamas Deutsch (FIDESZ)

·        Ministro de Justicia- Dr. Ibolya David (MDF)

·        Ministro de Medio Ambiente- Bela Turi-Kovacs

·        Ministro de Transporte y Tratamiento de aguas- János Fónagy (FIDESZ)

·        Ministro de Asuntos Exteriores- Dr. Janos Martonyi (FIDESZ)

·        Ministro de Finanzas- Mihaly Varga (FIDESZ)

·        Ministerio para la Herencia Cultural Nacional- Zoltan Rockenbauer (FIDESZ)

·        Ministro para Asuntos Sociales y Familiares- Peter Harrach (FIDESZ)

·        Ministro de Educación- Zoltan Pokorni (FIDESZ)

 

 

I. 5. Relaciones internacionales y regionales.

 

Los principales objetivos de la política exterior húngara son la integración en las estructuras políticas, económicas y de seguridad europeas y la protección de las importantes minorías húngaras en los países limítrofes.

 

Las relaciones con la UE se articulan en torno al Acuerdo de Asociación y a su ejecución. Las autoridades húngaras presentaron en abril de 1994 la demanda de adhesión, siendo el primer país de Europa Central/Oriental. El consenso al respecto  tanto en el Parlamento como en la opinión pública es amplio, con leves diferencias de matiz. La opinión pública es consciente de la importancia de la aproximación a la UE, considerada como el marco de la prosperidad futura de Hungría, así como de los sacrificios que ha de comportar.

Tras la Conferencia Intergubernamental, el Consejo Europeo de Amsterdam y el dictamen de la Comisión sobre las candidaturas de adhesión, la opinión sobre la candidatura de Hungría fue la más positiva de todas y en el Consejo de Luxemburgo se decidió iniciar las negociaciones en marzo de 1998. Dada la situación económica y legislativa de partida, Hungría debería estar entre los primeros países en adherirse a la UE.

 

En cuanto a la participación en las estructuras militares occidentales, Hungría ha reafirmado su deseo de ampararse y participar en las mismas. Hungría ha participado desde su creación (1995) en la Asociación para la Paz, con contactos operativos y cediendo una base militar para el contingente estadounidense en IFOR/SFOR en Bosnia. En julio de 1997, la OTAN decidió iniciar las negociaciones para la adhesión de Hungría. La integración de Hungría en la OTAN fue aprobada en referéndum en otoño de 1997 y refrendada en 1999.

 

Con muy escaso retraso sobre la República Checa y por delante de Polonia, Hungría ingresó en la OCDE en marzo de 1996, lo que supuso un claro refrendo internacional al país y a su política de estabilización y modernización, áreas en las que se le considera el país más avanzado de los tres.

 

Además de pertenecer a las organizaciones internacionales mencionadas con anterioridad, Hungría también pertenece a las siguientes:

 

·        Agencia Internacional de la Energía

·        Comité Económico Europeo de las Naciones Unidas

·        Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo

·        Instituto de las Naciones Unidas para el Desarrollo

·        Cámara de Comercio Internacional

·        Firmante de la Carta Europea de la Energía

 

 

A escala regional, Hungría participa en el grupo de Visegrád (Hungría, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia y Rumania), al que pronto se adherirá Bulgaria, y en su Acuerdo de Libre Comercio, que está resultando ser un proceso de creciente liberalización comercial regional, aunque los intercambios intrarregionales aún son escasos.

 

Las difíciles relaciones con sus vecinos están muy influidas por el espinoso tema de las minorías húngaras en Rumania (Transilvania), Serbia (Vojvodina) y Eslovaquia. Tras años de acritud, se ha entrado en una etapa de mejores relaciones en el marco de la OSCE y del Pacto de Estabilidad. La mejoría de relaciones en la región es real y les permitirá avanzar en su aproximación al bloque político occidental, aunque el problema de los húngaros transfronterizos subsiste en su importancia para la sensibilidad húngara.

 

 

 

II. MARCO ECONOMICO

 

II. 1. Estructura de la economía.

 

De 1990 a 1993 la evolución del PIB fue negativa (entre -0,8 y -11,9%) debido a la baja demanda interna, la privatización y liquidación de empresas y las reformas estructurales. En 1994 se produjo un crecimiento del 2,9%, que se redujo al 1,5% en 1995 y al 1,3% en 1996. En 1997 experimentó un fuerte aumento alcanzando el 4,6 %. En 1998 el aumento fue del el 5,1%. En 1999, a pesar de que las primeras previsiones apuntaban a un crecimiento inferior al 4 %, el crecimiento total del PIB a lo largo del año alcanzó un 4’5 %. Las estimaciones de crecimiento para el presente año superan ampliamente, con un 5’5 –6 %, las de años anteriores.

Las principales ramas de actividad, en lo que su aportación al PIB se refiere, son la Industria, minería y la construcción las cuales aportan en conjunto un 25,01% al total. Por su parte los servicios financieros e inmobiliarios  suponen un 16,86% y otros servicios entre los que se incluyen la electricidad, el gas y el agua alcanzan el 16,39%. Por ultimo cabe destacar los transportes y las comunicaciones que rozan el 9%.

 

En lo que se refiere a la inflación tal vez los resultados puedan ser menos llamativos. Aunque la situación mejora año tras año con una constante tendencia decreciente. La alta inflación de años anteriores era consecuencia de la rápida y radical transformación económica. La situación inflacionista llegó a sus extremos durante el primer lustro de la década de los 90, cuando el crecimiento interanual del IPC llegó a superar el 30 %.

El año pasado, sin embargo, el crecimiento del IPC se redujo hasta un 10,4 %. Las previsiones mas optimistas a comienzos de este año 2000, en atención a la tendencia de años anteriores, situaban este índice por debajo de los 9 puntos porcentuales. Desgraciadamente, debido a la escalada de precios de los combustibles y del valor del dólar, estas previsiones han tenido que ser revisadas al alza fijando las ultimas estimaciones un aumento del IPC interanual para el año 2000 del 9,8 %. Estimaciones que, a la vista de los últimos resultados recogidos en noviembre de este año 2000 (10,6%), quedaran muy por debajo del resultado real a finales de año. 

 

 

En resumen puede hablarse de una economía que, tras el ajuste, disfruta de un crecimiento económico con base sólida pero que tendrá que profundizar en el ajuste para no dificultar la estabilidad, sus transformaciones estructurales y su apertura comercial, todas ellas necesarias para las negociaciones de adhesión y para converger pronto hacia los criterios de la UE. En cuanto a las transformaciones estructurales hay que indicar que Hungría es generalmente reconocido como el país más avanzado de la región tanto en los aspectos cuantitativos como cualitativos.

 

El siguiente cuadro resume las principales macromagnitudes y su evolución en el último quinquenio.

 

 

 

INDICADORES MACROECONÓMICOS

 

 

 

 

Año

1996

1997

1998

1999

2000

Población (millones de habitantes)

10,21

10,17

10,1

10,03

10,04

PIB (millones de USD)

45.000

45.733

47,04

49.764

52.411

PIB por habitante (USD)

4.347*

4.504

4.651

4.787

5.220

Crecimiento económico - PIB (%)

1,3

4,6

5,10

4

5,32

Producción industrial  (%)

3,4

11,1

12,5

8,8

12,8

Déficit Presupuesto/PIB (%)

3,3

4,6

4,67

3,9

3,5

Deuda Pública/ PIB (%)

75,5

64

61

59,1

-

Precios al consumo media anual (%)

23,6

18,3

14,6

12,5

9,8

Precios a la producción industrial (%)

20,1

20,4

11,3

10,8

18

Población activa   (%)

42,9

43,7

43

40,8

45,44

Desempleo (%)

10,7

8,7

7,8

7

6,7

Tipo medio de cambio HUF /USD

152,64

186,79

214,45

237,31

282,17

Salario bruto mensual medio (HUF)

46.837

57.270

67.749

77.187

85.107

Déficit presupuestario (% del PIB)

1,9

4,1

5,5

4,2

3,3

Importaciones (miles de millones de USD, precios FOB)

16,83

21,37

22,87

24

27086*

Exportaciones (miles de millones de USD, precios FOB)

14,18

19,64

20,75

22

24933*

Déficit Balanza comercial (miles de millones de USD, precios FOB-FOB)

2,64

1,73

2,12

2

2152*

Déficit Balanza por cuenta corriente (mil de millones de $)

1,68

0,98

2,3

2,1

1321*

Déficit por cuenta corriente (% del PIB)

3,7

2,2

4,9

4,3

2,4*

Reservas internacionales (millones de USD)

9.751

8.429

9.341

9.000

12.432*

Cobertura de importación (meses)

7,7

6,6

3,6

3,7

-

Deuda externa bruta  (millones de USD)

27.646

23.747

26.747

27.500

27470*

Deuda externa bruta (% del PIB)

62,5

51,9

56,1

56,3

49,79

Deuda neta (millones de USD)

14.258

11.156

12.344.

12.100

11.703*

Servicio deuda (% del PIB)

54,7

24,6

22,9

20,4

-

 

 

 

 

 

 

* ; En millones de Euros hasta noviembre de 2000

 

 

 

 

Fuente: Magyar Nemzeti Bank (Banco Nacional Húngaro)/BERD/FMI.

 

 

 

 

II. 2. Principales sectores de la economía.

 

El sector de las manufacturas, que aporta casi el 90% del total de la producción industrial, creció el año pasado un 13%. Dentro de este sector algunos subsectores se destacan con respecto a los otros por sus expectativas de crecimiento en los próximos años.

 

Entre los mencionados se encuentra el de la manufactura de sistemas de comunicación( transmisión de datos, aparatos de emisión de señales, teléfonos, etc.). También se incluyen dentro de éste los bienes electrónicos de consumo (televisores, reproductores de vídeo, receptores de radio, reproductores “compact-disc”, etc..), componentes electrónicos y piezas (semiconductores, condensadores, resistencias, etc.). El valor de la producción de estos bienes en Hungría se ha multiplicado casi por ocho durante los últimos 6 años. La mayoría de la producción es destinada a los mercados exteriores.

 

Otro de los subsectores que destaca es el de la producción de “Hardware” y “Software”. Desde 1989 prácticamente el conjunto de las multinacionales de este sector han establecido una filial en Hungría o han abierto sucursales. Esto explica que cerca del 90% del capital invertido en la fabricación de ordenadores o sus componentes provenga del exterior. Por el contrario la inversión extranjera en el sector del software y consultoría apenas alcanza el 50%. La expansión en el caso del hardware se hace notar especialmente en los ordenadores personales, servidores y periféricos para oficinas. El interés por este sector esta creciendo. Desde 1997 el valor de la producción de ordenadores o sus componentes ha aumentado en casi un 90% y las exportaciones se han multiplicado por dos.

 

El sector de la automoción representa el 30% de la producción industrial en Hungría. Dentro de éste, el sector de los componentes de automóvil ha experimentando en los últimos tres años un rápido crecimiento. Un desarrollo aun más positivo ha sido el que ha experimentado el subsector de los componentes electrónicos para coches. Las compañías más importantes a escala mundial ( Ford, General Motors, Audi, Suzuki) han hecho grandes inversiones en plantas de ensamblaje o de fabricación de componentes. Además de lo anterior estas mismas empresas están buscando mas proveedores húngaros de componentes para  sus modelos. La razón de este interés reside en la abundancia de mano de obra cualificada a un precio relativamente bajo y a la situación geográfica favorable de este país.

 

Por ultimo, el Turismo es uno de los sectores productivos cuya evolución ha sido constante desde el cambio de sistema político. A pesar del ligero descenso que  sufrió recientemente  causado por la cercanía del conflicto de Kosovo, la recuperación no se ha hecho esperar. El año pasado  aproximadamente 29 millones de personas visitaron Hungría. Este turismo supone alrededor del 10 % del PIB y coloca a Hungría en el sexto puesto mundial como receptor neto de visitantes. Esta tendencia se aprecia claramente en el aumento de la capacidad hotelera (un 38% por ciento con respecto al año anterior en hoteles de 4 y 5 estrellas).

 

 

 

 

 

 

II. 3. Sector exterior.

 

Desde los años 60 la economía húngara fue la más abierta del bloque socialista. Actualmente se trata del país centroeuropeo con el comercio más liberalizado, alcanzando actualmente a la práctica totalidad de productos. El comercio exterior se caracteriza desde 1989 por su reorientación hacia Occidente, en especial hacia la UE, con la que Hungría tiene un Acuerdo de Asociación desde 1991. Además hay un cierto resurgir de las relaciones comerciales con los países del grupo de Visegrád con quienes se firmó un Acuerdo del Libre Comercio en 1992. En 1993 se firmó un acuerdo similar con la EFTA.

 

La Comunidad Europea es el primer socio comercial de Hungría. La UE de 15 miembros supone aproximadamente dos tercios de la importación y tres cuartas partes de la exportación.

 

El saldo comercial con la UE pasó de un superávit en 1992 a ser deficitario en el período 1993-6. Hasta 1992 el sector exterior compensó otros problemas de la economía húngara. La balanza comercial fue superavitaria entre 1987 y 1992. En 1993 la situación se agravó, el déficit comercial supuso un 9% del PNB, lo que se repitió en 1994. En 1995 se moderó dicho déficit gracias a las medidas de política comercial adoptadas (devaluación, recargo a las importaciones y descenso del consumo interno, liberando excedente exportable). En 1996 el déficit comercial fue 2.659 m. $ con unas exportaciones de 15.956 (+ 11.6%) y unas importaciones de 18.813 m. $  (+12.2%). Las cifras de 1997 incluyen por primera vez las operaciones con y desde zonas francas con lo que aparece una balanza más equilibrada, incluso un pequeño superávit a favor de Hungría. En 1998 los intercambios crecen hasta superar los 16.000 m.$ en ambas direcciones manteniéndose un pequeño superávit a favor de Hungría. En 1999 los intercambios vuelven a incrementarse con un superávit para Hungría superior a los 1.000 m$.

 

Por lo que respecta a los saldos bilaterales, Hungría tiene déficit comercial con Francia e Italia y superávit con Alemania y Holanda. Con los demás países de la UE el comercio es bastante equilibrado. El superávit comercial con Alemania alcanzó en 1998 un volumen de más de 1.170 millones de dólares con unas exportaciones húngaras de 8.420 m.$. En 1999 ascendió a 1.411 m$ con unas exportaciones húngaras de 9.600 m$.

 

La exportación húngara a la UE sigue un patrón por productos similar al global con especial sensibilidad de los productos agrícolas y ganaderos y del textil y siderurgia. Por países, Alemania supone más de la mitad de la UE, con Austria en un muy distante segundo plano e Italia en tercero, seguidos de Francia, Reino Unido, Holanda y Bélgica. España iría a continuación dejando a Irlanda y Finlandia, Suecia, en el siguiente grupo y  los restantes tendrían un intercambio marginal.

 

Su importación procedente de la UE sigue el patrón del conjunto, excepto para la energía, suministrada por la CEI. El crecimiento fue similar al del conjunto (+13,1%) en 1997. Alemania sigue suponiendo un 45% seguido por Austria e Italia y los mismos grupos de países que en el caso de la exportación, es decir, a cierta distancia Francia, Reino Unido, Holanda y Bélgica. España  pasó de ser el 9º país exportador a Hungría en 1991 al 7º puesto en 1993 y 1994 y de nuevo al 9º en 1995-6 con la UE a 15 miembros, cayendo al 10º en 1997. En 1998 España ocupó el puesto nº 16 entre los proveedores de Hungría.

 

De utilizar fuentes comunitarias el análisis podría ser ligeramente distinto para países y productos concretos pero parece que en cómputo global no son demasiado dispares.

 

Según fuentes aduaneras húngaras, la evolución del comercio con la Unión Europea es la que recoge el siguiente cuadro:

 

 

 

COMERCIO UNION EUROPEA-HUNGRÍA (m.$) Datos Aduanas Húngaras

 

1994

1995

1996

1997

1998

1999

Exportación comunitaria

6.599

9.514

11.671

13.203

16.479

18.049

Importación comunitaria

5.456

8.075

10.912

13.583

16.782

19.068

Saldo para UE

+ 1.143

+1.439

+759

-380

-303

-1.019

 

Los datos de 1994-5 no incluyen las zonas francas. Los de 1996-7-8-9 si lo hacen.

(en dólares de cada año)

 

Hasta 1995 se desarrolló una fase de equipamiento de la industria local, fundamentalmente por los inversores extranjeros, que importaron maquinaria de la UE. A partir de 1995 y más aún a partir de 1996 empezaron con fuerza las exportaciones hacia la UE, fenómeno que continúa en el presente y es de creer que en el futuro continúe. En todo caso, se observa un excelente dinamismo (a medio plazo) de los flujos comerciales en ambas direcciones.

 

Las principales exportaciones comunitarias en 1999 se refieren esencialmente a maquinaria y aparatos eléctricos, material de transporte, equipamiento y material para oficina, equipamiento audiovisual y de telecomunicaciones,  productos químicos, metales, textiles.

 

Principales importaciones comunitarias: maquinaria y material eléctrico y electrónico, confección, metales, material de transporte,  productos químicos y plásticos, químicos, alimentos, etc.

 

Hungría tiene un superávit tradicional y de importancia aunque decreciente en productos agrícolas (es el único país, junto con Bulgaria, en tenerlo) y déficit en químicos, estando la mayoría de las secciones arancelarias próximas al equilibrio, aunque en varios casos esto se produce gracias al tráfico de perfeccionamiento. Las exportaciones se centran en maquinaria (44% del total, con un fuerte crecimiento reciente), productos industriales e intermedios (37%) y agroalimentarios (16%). En las importaciones el petróleo ocupa el primer lugar, seguido de la maquinaria mecánica y el material eléctrico. Los automóviles han pasado a ocupar el cuarto puesto con casi el 5,9% del total. Siguen los plásticos, papel y cartón y productos químicos y farmacéuticos.

 

 

El siguiente cuadro muestra la distribución del comercio exterior húngaro durante el año 1999.

 

Importaciones (1999)

 

Unión Europea

64’40%

Alemania

29’21%

Austria

 8’91%

Italia

 7’71%

Francia

 4’68%

Reino Unido

 3’04%

Bélgica

 2’59%

Países Bajos

 2’51%

España

 1’67%

Resto de la U.E.

 4’08%

Rusia

 5’86%

Japón                                                                  

 4’10%

Estados Unidos

 3’45%

República Checa

 1’89%

Resto del Mundo

20’3 %

 

 

Exportaciones (1999)

 

Unión Europea

 71’2%

Alemania

 37’2%

Austria

 11’4%

Italia

   6’1%

Francia

   3’7%

Reino Unido

   3’3%

Bélgica

   2’4%

Países Bajos

   2’8%

España

   1’5%

Resto de la U.E.

   2’8%

Rusia

   5’0%

Estados Unidos

   3’2%

Polonia

   2’7%

Resto del Mundo

  17’9%

 

 

Fuente: Ministerio de Asuntos Económicos

 

 

 

II.4. Comercio bilateral Hispano-Húngaro.

 

Los acuerdos y convenios de contenido económico más importantes entre los dos países son:

 

- Acuerdo de Cooperación en Materia Turística (20-9-82)

- Convenio Doble Imposición y Represión de Evasión Fiscal (9-7-84)

- Acuerdo de Promoción y Protección Reciproca de Inversiones (9-11-89)

- Memorándum Cooperación Industrial, Energética y Técnica (9-11-91)

- Acuerdo de Amistad y Cooperación (6-2-92)

- Acuerdo de reciprocidad en devoluciones de IVA en operaciones comerciales y de servicios (V-94).

- Convenio de Colaboración entre ICEX e ITD-H (Sociedad Pública de Inversión y Desarrollo de Comercio) (XII-99).

 

En el periodo comprendido entre los años 94-99 la exportación húngara con destino a España se multiplicó por 3’7 veces, pasando de 109’7 a 406’6 millones de dólares al final del mencionado periodo. Paralelamente las exportaciones españolas  experimentaron un crecimiento 3’2 veces superior al de años anteriores, sumando un total de 468’6 millones de dólares en 1999. Este aumento ha favorecido el que en los siete últimos años las relaciones políticas bilaterales se hayan intensificado con una mayor frecuencia de visitas al más alto nivel, motivadas además por el interés mutuo de profundizar los lazos entre los dos países de cara a la próxima adhesión de Hungría a la Unión Europea.

 

Para 1997 se esperaba que con la mejoría de la situación económica y la rebaja de aranceles y recargos, las exportaciones españolas continuasen progresando. Así fue, tanto según datos españoles como húngaros. El total de intercambios fue 660 m.$ según datos españoles, con un aumento de la exportación del 32% en $ hasta 281 m. (56% en ptas. hasta 41.929 m.) y de la importación del 12,8% hasta 377 m.$ (32,8% hasta 56.246 m. ptas.). Los datos húngaros (que ya incluyen los intercambios con y desde zonas francas) se aproximan cada vez más a los españoles, aunque en 1997 seguían infravalorando sus exportaciones hacia España.

 

En 1998 todas las expectativas de que esta dinámica continuase se cumplieron ampliamente tanto por la liberalización comercial en Hungría como por la dinámica de aumento de la importación que propició la mejor situación económica. Se confirmaron pues nuevos crecimientos de nuestra exportación. El mantenimiento de nuestra importación no se vio afectado por cambios importantes.

 

Con datos disponibles hasta Noviembre de 1999 las exportaciones españolas incrementaron en un 6,7% (57.238m. ptas.) y las importaciones procedentes de Hungría lo hicieron de manera importante hasta 62.264 m Ptas. (+19,4%).

 

En el contexto regional, ha pasado de ser nuestro sexto cliente absoluto, tras la URSS, Yugoslavia, Rumania, Polonia y Checoslovaquia, al cuarto tras Polonia, Rusia y la República Checa.

 

Desde la perspectiva húngara somos su  16º suministrador con un 1,58% de sus importaciones, de nuevo en gran mejoría respecto a las cuotas y volúmenes del pasado. Entre los países comunitarios somos su    proveedor con un 2’36% del total (2’13% en lo que se refiere a exportaciones húngaras y un  2’60 en cuanto a nuestras exportaciones). Según los últimos datos recogidos por el Ministerio de Asuntos Económicos correspondientes a los primeros cinco meses de 2000, la balanza comercial bilateral ha cambiado su tendencia, situándose España como parte deficitaria. El crecimiento de las exportaciones húngaras ha sobrepasado el 38%, mientras que el crecimiento de nuestras exportaciones apenas ha superado el 22’5%.

 

Las principales exportaciones españolas según los datos más recientes (Estadísticas de noviembre 1999) son: Coches (22%); Impresoras (4,9%); Frutos (2,8%); Componentes para equipos eléctricos (2,3%)

 

En cuanto a las importaciones españolas cabría señalar que desde los años 1996-7 se vino registrando una cierta diversificación: las 10 primeras partidas sólo representaban el 71% del total frente al 86% de 1995.  Las 20 primeras suponían el 84 % frente a casi el 92%.  Ello se produjo tanto por el descenso de las ventas de motores como por el aumento de las de electrónica, papel y cartón, productos químicos, trigo, automóviles y otros.

 

En 1999, entre las importaciones españolas de Hungría, destacan: Electrónica de consumo (14,4%), Motores (13,3%) Carnes (9,1%); Maíz (5%); Radioteléfonos (4,8%)

 

 

 

 

 

 

 

 

Valor mill. Ptas

% Variación 1998

Exportaciones españolas 1999 (FOB):

64180

10%

 

 

 

 87. Vehículos automóviles, tractores, ciclos…

23721

-18%

 84. Reactores nucleares, calderas, maquinas…

12934

49%

 85. Máquinas, aparatos y material eléctrico…

5733

33%

 08. Frutos comestibles; cortezas de agrios…

2167

70%

 39. Materias plásticas y manufacturas ….

2087

30%

 69. Productos cerámicos.

1512

13%

 94. Muebles; Mobiliario médico…

1320

42%

 30. Productos farmacéuticos.

1257

7%

 64. Calzado, polainas, botines…

1028

-10%

 73. Manufacturas de fundición, de hierro …

1025

22%

 Restantes exportaciones.

11396

13%

 

 

 

Importaciones españolas 1999 (CIF):

69733

18%

 

 

 

 85. Máquinas, aparatos y material eléctrico…  

24783

26%

 84. Reactores nucleares, calderas, maquinas…

15886

64%

 02. Carne y despojos comestibles.

6239

44%

 87. Vehículos automóviles, tractores, ciclos…

3947

58%

 10. Cereales.

3228

65%

 39. Materias plásticas y manufacturas …

2745

-28%

 40. Caucho y sus manufacturas.

1519

30%

 29. Productos químicos orgánicos.

1420

-24%

 41. Pieles (excepto peletería)

1182

-15%

 90. Instrumentos y aparatos de óptica…

1116

92%

 Restantes exportaciones.

7670

20%

 

 

 

Fuente: ESTACOM

 

 

 

 

 

Los protagonistas de este flujo han cambiado en los últimos años como resultado, primero, de la ruptura de los monopolios de exportación anteriores y de las quiebras y liquidaciones de empresas y, sobre todo, del nuevo patrón de comercio intraindustrial. En línea con la concentración por productos, la concentración por exportadores húngaros/importadores españoles no ha hecho sino aumentar.

 

De las empresas españolas más importantes que participan de forma directa, aportando capital español a la economía húngara, 14 ejercen su actividad en la industria de producción y/o elaboración (fabricación y montaje de componentes electrónicos, manufacturas de cuero y madera, viticultores, etc.)., 12 en el sector de los servicios (auditoría-consultoría, transporte, publicidad, etc.), 3 en los servicios turísticos (hostelería y tour-operadores).

 

Es de señalar que el crecimiento de las exportaciones españolas a Hungría tiene lugar a pesar de la subsistencia de barreras de entrada, que afectan principalmente al sector agroalimentario, al de bienes de consumo y a las compras públicas. Estas barreras son de una gran diversidad; desde las puramente técnicas, derivadas de la incompleta adopción de las normativas comunitarias, hasta las puramente burocráticas. No obstante, se sabe que estas barreras acabarán por desaparecer en un futuro próximo y se ha intensificado la labor promocional de manera muy notable en 1999 (dieciocho misiones comerciales directas y seis inversas). Si fuera posible mantener en el año 2000 la intensidad promocional, sus resultados se sumarían a la desaparición o relajación de las principales barreras de entrada.

 

III. Establecerse en…?

 

III.1. El Mercado.

 

La población húngara era, a comienzos del año 2000, de 10.044.000 habitantes, frente a los 10.374.800 habitantes registrados a finales de 1990. Se encuentra prácticamente estancada alrededor de esta cifra, con un ligero decrecimiento anual lo cual en cierta medida influye lentamente en la demanda de bienes de consumo. Los grupos de población más numerosos son los comprendidos entre los 15 y 29 y los 40 y 59 años.

 

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN POR SEXO

(1 de enero) Año

TOTAL

HOMBRES

MUJERES

1980

10.709.500

5.188.700

5.520.800

1990

10.374.800

4.984.900

5.389.900

1997

10.174.400

4.863.300

5.311.200

1998

10.135.400

4.841.900

5.293.500

1999

10.091.800

4.817.600

5.274.200

2000

10.044.000

4.790.988

5.253.012

Fuente: Oficina Central de Estadística

 

 

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN POR EDADES Y SEXO

AÑO

0-4

5-9

10-14

15-29

30-39

40-59

60-X

HOMBRES

1980

445.315

397.569

362.508

1.202.100

739.900

1.283.600

757.800

1990

375.932

364.603

349.865

1.053.900

812.300

1.241.100

787.300

1995

306.339

315.131

334.883

1.173.500

690.300

1.299.700

783.800

1998

279.478

312.366

315.264

1.183.316

637.389

1.345.538

768.555

1999

269.644

309.093

314.680

1.172.192

639.335

1.348.227

764.391

MUJERES

1980

420.389

375.111

340.281

1.153.900

736.700

1.422.000

1.072.400

1990

366.989

337.749

335.362

1.011.900

809.600

1.355.800

1.172.600

1995

292.165

300.938

320.471

1.120.900

687.300

1.417.700

1.202.500

1998

264.425

298.220

301.972

1.130.666

629.722

1.459.036

1.209.411

1999

254.995

295.256

300.958

1.119.646

630.380

1.459.809

1.213.183

Fuente: Oficina Central de Estadística

 

El 63,5% de la población vive en núcleos urbanos. Esta disposición tiene consecuencias importantes sobre los gustos y el poder adquisitivo ya que es en las ciudades donde se está produciendo el crecimiento y desarrollo de la clase media que representará un tirón de la demanda.

 

La renta per cápita media en términos de paridad de poder de compra (PPP) fue en 1998 de unos 10.660 USD (incluyendo la economía sumergida que se estima en torno al 25-30%), 660 USD por encima de la del año anterior, que se situó en 10.000 USD.

 

Los salarios reales han experimentado la siguiente evolución. En 1998 y según datos oficiales, el salario medio bruto fue de 813.168 HUF anuales y el salario medio neto fue de 541.944, lo cual supuso un incremento neto del 3,6% respecto a 1997 teniendo en cuenta la inflación. Distinguiendo entre trabajadores de fábrica y de oficina, los primeros obtuvieron unos ingresos anuales brutos de 593.074 HUF y 423.960 HUF netos, mientras que los segundos, tuvieron unas ganancias de 1.112.532 HUF brutos y 702.432 HUF netos.

 

En 1999, el salario medio bruto ascendió a 926.244 HUF anuales, un 13,9% por encima de 1998, mientras que el salario medio neto ascendió a 600.912 HUF anuales, un 10,88% por encima de 1998 (un 2,5% si tenemos en cuenta la inflación).

 

En enero del año 2000, el salario mensual de los trabajadores del sector privado ascendió a 77.324 HUF brutos, un 13,9% más que en enero del año anterior (55.122 HUF netos, un 11,7% más que en 1999). El salario bruto de los trabajadores del sector público fue de 86.979 HUF, un 5,2% más que en 1999 (55.707 HUF netos, un 4,6% más que el año anterior).

 

Tras la contracción del consumo en 1995-96, a partir de 1997 se fue produciendo una lenta recuperación, motivada por el incremento de los salarios. Como hemos señalado anteriormente, en 1998, el salario medio bruto fue de 813.168 HUF anuales y el salario medio neto fue de 541.944 HUF. En 1999, el salario medio bruto ascendió a 926.244 HUF anuales, mientras que el salario medio neto ascendió a 600.912 HUF anuales. La renta per cápita media en términos de paridad de poder de compra (PPP) fue en 1998 de unos 10.660 USD (incluyendo la economía sumergida que se estima en torno al 25-30%), 660 USD por encima de la del año anterior, que se situó en 10.000 USD.

 

La economía húngara está creciendo aproximadamente un 4% al año. Esta tendencia va a continuar en los próximos años y factores como la moda o la calidad pasarán a ser más importantes.

 

La liberalización del mercado ha estimulado el consumo en general aunque se espera que continúe mejorando en los próximos años cuando el aumento de la capacidad de compra sea mayor. Hay que tomar en consideración que pasados algo más de once años desde el histórico cambio del sistema de económico, el entorno empresarial y económico de Hungría está muy cerca del grado de madurez de otros países occidentales.

 

No hay que olvidar que este desarrollo es fácilmente apreciable en la capital, Budapest, y en la región del Transdanubio Norte. Aunque la situación en el resto de las regiones está mejorando rápidamente, las principales ciudades húngaras todavía se encuentran considerablemente retrasadas con respecto a las dos zonas anteriormente mencionadas, en términos de oferta de bienes y servicios. Budapest es el centro, no sólo administrativo, sino también demográfico del país, aglutinando alrededor del 20% del total de la población húngara (10’1 millones de habitantes). Las siguientes ciudades en importancia apenas rebasan la cifra de 225.000 habitantes ( Debrecen, Miskolc, Szeged, Pécs y Györ).

 

Dejando a un lado las consideraciones demográficas, el mercado húngaro en general presenta abundantes nichos de mercado. Este cebo está atrayendo no sólo a grandes empresas sino también a abundantes PYMES.

 

 

III.2. Canales de Distribución

 

La principal característica de principios de la década de los noventa fue la descentralización del comercio: privatización espontánea, preprivatización y reorganización del comercio. Como consecuencia de ello durante el periodo comprendido entre los años 1990 y 1997 se cuadruplicó el número de pequeñas empresas de explotación familiar. Esto unido a otra serie de factores dio como resultado una red comercial fragmentada y poco eficiente.

 

El comercio minorista y mayorista en Hungría, aún a pesar de que su desarrollo está fuertemente influenciado por  estándares occidentales, todavía guarda ciertas peculiaridades. Como consecuencia de un tejido comercial joven y poco desarrollado no es extraño encontrar que una misma empresa realiza las funciones de venta minorista y  mayorista. La habitual pirámide de distribución de los países desarrollados no está por el momento presente en la mayoría de los productos. Se prevé que la presión de las grandes cadenas multinacionales de distribución asentadas en el mercado húngaro (AUCHAN, IKEA, BAUMAX, OBI, HUMANIC, CORA, PENNY MARKET, TESCO y MARK&SPENCER), sobre sus proveedores locales obligue a éstos a ir progresivamente adoptando el patrón de distribución típico de las cadenas de distribución occidentales.

 

El típico canal de distribución húngaro (ya en declive) comenzaría con el importador- mayorista el cual suministraría directamente al minorista o incluso sustituiría con un establecimiento propio a éste, aglutinando una sola entidad todo el proceso de distribución hasta el cliente final. Los importadores-mayoristas en Hungría suelen recurrir al proveedor extranjero para que éste asuma el coste de publicidad y promoción del producto, llegándose en algunos casos hasta solicitar financiación de aquél  para la introducción del producto.

 

El uso de agentes puede ser recomendable en aquellos casos en los que no se pretenda establecer una filial.  En la mayoría de los casos las compañías húngaras que buscan la representación de productos extranjeros solamente están dispuestas a actuar bajo comisión ya que la mayoría no cuenta con los recursos necesarios para mantener un stock de mercancía importante, además los costes de financiación en Hungría son todavía demasiado altos para tenerlos en consideración.

 

Los agentes suelen establecer una comisión que oscila entre el 5 y el 8 % de las ventas, lo que supone un coste menor que el margen que establecen los distribuidores dependiendo de los sectores. El uso de esta figura de la distribución está más extendido en sectores como el de máquina-herramienta y de construcción.

 

Por lo que se refiere a franquicias, en la actualidad están en funcionamiento un total de 400 franquicias aproximadamente. Las más importantes pertenecen al sector de la alimentación (PIZZA HUT, MACDONALD’S, BURGUER KING, etc.). Este puede ser un buen medio para penetrar en el mercado húngaro teniendo en cuenta la inclinación de los húngaros al autoempleo. El obstáculo principal en este aspecto sería la falta de financiación, por esto es recomendable que si se opta por la introducción utilizando el instrumento de las franquicias los cánones no han de ser elevados.

 

 

 

 

III.3. Importancia económica del país en la región.

 

Hungría fue el primer país de la región en comenzar la transición hacia la economía de mercado y es seguramente el más avanzado en la transformación estructural, realizada de forma gradual y sin convulsiones políticas, aunque con las lógicas dificultades económicas.

 

Ha mantenido relaciones comerciales tradicionalmente intensas con los países del COMECON, parte de las cuales se han renovado con la firma, en 1993, del Tratado de Libre Comercio del grupo de Visegrád (República Checa, Eslovaquia, Polonia, Eslovenia y Hungría, al que acaba de unirse Rumanía y pronto se unirá Bulgaria). Hungría también tiene la ventaja de tener buenas relaciones con Rusia, Ucrania y el resto de países que integraban la ex-URSS.

 

Además de haber estado siempre en primera línea de la integración en la OTAN, y haber alcanzado ésta con general satisfacción, Hungría fue el primer país de la zona en presentar la demanda formal de adhesión a la Unión Europea y el más activo en este acercamiento.

 

Desde 1990 ha sido el país más atractivo para el capital extranjero, captando casi la mitad de la inversión occidental que se ha realizado en la región. Hungría sigue siendo el primer receptor de inversiones per capita, aunque en términos absolutos ha sido sobrepasado por Polonia y Rusia, países de mucho mayor tamaño.

 

 

 

 

III.4. Oportunidades de Negocio.

 

Se consideran con mayor potencial para las empresas españolas todos los sectores relacionados con la construcción. El Plan de Desarrollo ( Plan Szechenyi) tiene previsto construir alrededor de unas 40.000 viviendas en los próximos tres o cuatro años. Por esto sectores como  el de revestimientos cerámicos, mueble de hogar, material  sanitario y de fontanería y calefacción, carpintería de taller, pinturas e  impermeabilizantes, electrodomésticos, etc… gozaran de un aumento en la demanda que los situara como principales sectores objetivo para las empresas españolas. No hay tampoco que olvidar que con la reciente rebaja de los aranceles a la importación del vino, y la gran tradición vitivinícola de este pueblo, los caldos españoles pueden encontrar en este mercado una oportunidad inmejorable de aumentar sus ventas. Tenemos que recordar también que debido a diversos incumplimientos de los compromisos alcanzados con la U.E. por parte de las autoridades húngaras, éstas se han visto obligadas a aprobar un contingente de arancel 0 para los vinos de origen comunitario de 14.000.000 litros. No se prevé que este arancel se vaya a aplicar pasado el año en curso, por lo que el año 2001 puede ser aprovechado por las empresas españolas del sector para iniciar su penetración en el mercado. Prueba de esto último es el creciente número de peticiones de información sobre bodegas españolas llegadas a la OFCOMES Budapest de importadores y distribuidores húngaros. Otros sectores interesantes para el exportador español serán:

 

§        Hortofrutícolas: cítricos, tomate y pepino de invierno, melones y sandías,   etc.

§        Agrícolas transformados: licores, pastelería industrial, aceites, conservas  vegetales

§        Productos del mar: conservas de pescado y de mariscos, pescados y mariscos congelados

§        Maquinaria para las industrias química y agroalimentaria

§        Maquinaria agrícola y ganadera

§        Maquinaria para la industria de plástico

§        Material de electrónica

§        Equipamiento para colectividades

§        Material médico para hospitales; ingeniería clínica

§        Calzado

 

Por lo que respecta a las inversiones los sectores que se muestran más interesantes para los inversores españoles son los relacionados con la industria hotelera y los servicios turísticos. Volviendo al Plan de Desarrollo “Szechenyi”, otras inversiones atractivas serían las referentes a las de infraestructuras como aparcamientos, autopistas y tratamiento de residuos urbanos. Por último en el sector de la industria agroalimentaria hay que destacar las posibilidades que presenta Hungría como posible proveedor de materia prima.

 

 

 

 

 

III.5. Servicios a las empresas.

 

Bancos.

 

Los cinco mayores bancos de Hungría por depósitos son:

 

q       OTP- Banco Comercial Nacional de Ahorros (6.900 mill. USD)

q       MKB- Banco Húngaro de Comercio Exterior (2.500 mill. USD)

q       K & H- Banco Comercial y de Crédito (2.000 mill. USD)

q       CIB Bank (1.700 mill. USD)

q       ABN Amor Bank (1.600 mill. USD)

 

La disponibilidad de capital para financiación es creciente gracias a una cada vez mayor presencia de entidades extranjeras, a unos tipos de interés a la baja y a una creciente competencia en el sector. A pesar de lo anterior los intereses crediticios siguen manteniéndose en niveles prohibitivos, entre el 10 y el 15 % por encima del nivel de inflación (9’8 en el 2000). Por esto es normal que las empresas extranjeras soliciten financiación fuera de las fronteras húngaras a unos tipos considerablemente más bajos. Como resultado de esto cada vez más entidades crediticias extranjeras abren sucursales en el país (sobre todo en la capital).

 

El mercado de seguros también se está desarrollando rápidamente, y al igual que en el sector bancario, la mayor parte de las compañías son de propiedad extranjera.

 

 

 

Transportes.

 

El transporte desde España presenta las siguientes dificultades, comentadas por todos los distribuidores del sector:

q       La distancia que separa ambos países

q       El volumen de comercio entre ambos países, que hace difícil la localización de retornos

q       La inexistencia de una adecuada articulación entre la posibilidad de emplear compañías húngaras y compañías españolas en el transporte. 

 

El coste de traer un camión desde la península hasta Hungría es aproximadamente el doble de lo que supone el transporte desde Italia, y encarece los productos alrededor de un 20%. El precio aproximado de un camión desde España sería de 3.500-4.000 DEM. Aunque el consumidor de productos de lujo o exclusivos es menos sensible al precio, es un factor a tener en cuenta porque puede dificultar la introducción de un producto en el mercado. No obstante, se trata de precios aproximados que pueden ser menores según las compañías transportistas. Para aquéllas empresas interesadas en realizar cargas parciales, existen en Hungría empresas transportistas que ofrecen este tipo de servicio. Los nombres y direcciones de estas empresas aparecen en el anexo de direcciones útiles de este estudio.

 

El transporte húngaro es el preferido por los importadores húngaros por la diferencia de precio entre compañías húngaras y españolas

 

El transporte desde España se suele realizar por camión en el 99% de los casos ya que el ferrocarril, es más caro y la duración del trayecto es mayor. Las carreteras son buenas, y nuevas autopistas se están construyendo con fondos comunitarios. La tupida red de ferrocarril no es lo suficientemente flexible para ser coste-eficiente en un país de reducidas dimensiones y la infraestructura y los servicios necesarios no existen para convertir al ferrocarril en una alternativa viable. Además, el transporte por ferrocarril normalmente conlleva importantes pérdidas de producto.

 

Sin embargo una alternativa que parece ir tomando forma es la combinación de transporte por carretera y por ferrocarril, existiendo ya algunas empresas que lo realizan con un ahorro importante en costes.

 

Existen también compañías austríacas (por ejemplo, LKW Walter) que realizan viajes mixtos hasta Viena y ofrecen la posibilidad de continuar hasta Budapest. El punto de agrupación suele ser Barcelona.

 

La documentación aduanera necesaria incluye carnet TIR, CMR (cumplimentado con cifras reales), factura, certificado SOIVRE, permisos de los países que los requieran (Eslovenia, Croacia, Hungría, y eurocupones en Austria), E-1 y la liquidación aduanera para salir.

 

El tratamiento en frontera al entrar en Hungría es mejor que en cualquier otro PECO, tanto en términos de espera (burocracia rápida, agentes constantemente presentes en los puestos aduaneros), como de seguridad o de instalaciones. En la UE el peso máximo por eje es de 40 toneladas, siendo las multas muy elevadas en caso de transgresión de la cantidad; en Hungría el peso por eje máximo es de 10 Tm., estando el control computerizado. Las multas por esta razón son frecuentes, aunque no suponen grandes cantidades. Estas multas tienen en cuenta el kilometraje recorrido en el país. Así, un exceso de 500-600 kilogramos durante 250 kilómetros puede estar penado con unos 12.000 HUF

 

En Hungría, al contrario que en otros países del grupo de los PECO, no existe tasa de circulación para camiones.

 

La ruta normalmente utilizada es Francia-Italia-Eslovenia, con una duración aproximada de 3-4 días. La ruta austríaca es más rápida (normalmente ahorra un día), pero más cara, aparte de los problemas burocráticos por cuestiones relacionadas con el medio ambiente: existen restricciones según horarios y trayectos, siendo necesarios certificados "L", que aseguran un grado de contaminación mínimo, y que exigen haber pasado la ITV en dicho país para camiones con motorización que no cumplan los requisitos pertinentes. Para cruzar por Austria, además, son necesarios eurocupones.

 

Los accesos por la ruta esloveno-croata hacia Hungría son complejos por no existir división entre camiones que transportan perecederos y transportistas que portan bienes no perecederos. Los agentes aduaneros, además, se niegan a firmar los retrasos en el CMR, que pueden llegar a extenderse hasta 48 horas, generándose por este motivo pérdidas del 30% de la mercancía.

 

Los camiones húngaros no sufren esperas, pudiendo tomar un "atajo" en teoría prohibido para camiones; en caso de uso de esta vía alternativa por parte de camiones extranjeros, se procede a la denuncia pertinente y se vuelve al “parking” de espera. Intentos de "saltarse la cola" son tratados de manera violenta por los otros transportistas.

 

 

Publicidad.

 

El funcionamiento del mercado publicitario húngaro está regulado en el marco de la ley LVIII/1997. El objetivo de esta ley es proteger los intereses de los consumidores y fomentar la competencia del mercado. Así mismo, trata de proteger los intereses de las empresas, facilitar la venta de bienes y servicios, y lograr una buena comunicación con los consumidores.

 

Existe abundante número de publicaciones para profesionales de los respectivos sectores lo cual supone un excelente medio para dar a conocer productos de nueva introducción en el mercado húngaro.

 

Por lo que se refiere a la publicidad destinada a los consumidores en general, se puede decir que en Hungría, los anuncios en la prensa y televisión suponen el 42% de la publicidad. La publicidad en la calle supone un 8%, los anuncios radiofónicos el 7% y en el cine el 0,6%. Teniendo estos servicios una estructura similar a la de cualquier país de la U.E.

 

 

 

Ferias.

 

Las principales ferias que se celebran en Hungría tienen lugar en el recinto ferial de HUNGEXPO en Budapest. Para recibir información de las mismas puede dirigirse a la dirección que le detallo más abajo.

 

HUNGEXPO Company Limited for Fairs and Publicity

H-1101 Budapest, Expo tér 1. (Albertirsái út 10)

Dirección de correos: h-1441 Budapest Aptdo. de correos 44
Tel.: (00 36) 1-263 60 00; Fax: (00 36) 1-263 60 98

Correo Electrónico: hungexpo@hungexpo.hu.

Página web: www.hungexpo.hu

 

Aparte de las ferias organizadas por Hungexpo, también se organizan otras de menor entidad. De éstas últimas puede recabar información en la siguiente dirección.

 

ASOCIACIÓN HÚNGARA DE ORGANIZADORES DE FERIAS Y EXPOSICIONES.

H-1101 Budapest, Expo tér 1. . (Albertirsái út 10)

Tel.: (00 36) 1-263 62 57; Fax: (00 36) 1-263 63 68.

Correo Electrónico: info@mkvsz.hu

Página web: www.mkvsz.hu

 

 

 

 

III.6. Parques Industriales. 

 

La aparición de los parques industriales en Hungría se remonta a diez años atrás cuando su desarrollo se vio apoyado por una serie de factores como la reutilización de plantas que habían sido abandonadas, el desarrollo de regiones atrasadas y el fomento del empleo.

 

En la actualidad se han concedido cerca de 112 licencias para Parques Industriales. La superficie total de éstos alcanza las 6700 ha. Las 970 empresas que están presentes en estos parques han realizado unas inversiones de carácter productivo por valor 238.000 millones de ptas y ocupan a unos 81.000 trabajadores.

 

Aunque hay variaciones de unos a unos, en general los parques industriales ofrecen las siguientes ventajas a los inversores:

-         Infraestructura completa, desde el abastecimiento de agua y electricidad hasta la disponibilidad de naves para fabricación y almacenes.

-         Conexiones con las autopistas o carreteras nacionales y con la red de ferrocarril.

-         Subvenciones para la adquisición de terrenos.

-         Asistencia de los gestores del parque en los trámites previos a la inversión.

-         Importantes incentivos para la contratación de trabajadores en forma de exenciones en cargas sociales y subvenciones directas a la contratación.

 

Las direcciones de los parques industriales más importantes se encuentran en el anexo de direcciones útiles que se encuentra al final de este estudio.

 

 

 

 

 

IV Importación (Régimen de Comercio Exterior).

 

La ley de Aduanas, procedimiento aduanero y administrativo fue aprobada en diciembre de 1995, entrando en vigor el primero del cuarto mes siguiente a su promulgación. Esta ley sustituye a la anterior ordenanza de procedimiento, la cual fue en innumerables ocasiones reformada, que ya se mostraba obsoleta teniendo en cuenta los requerimientos  de armonización correspondientes a la normativa aduanera comunitaria.

 

IV.1. Tramitación de las importaciones.

 

La ley de aduanas declara el principio de satisfacción anticipada de la deuda aduanera. Dentro de este concepto no sólo se incluye el arancel, sino también otras obligaciones como el impuesto general de facturación, el I.V.A., el impuesto sobre el consumo, la tasa de estadísticas y la tasa de desembolso aduanero. La valoración aduanera se realiza ad valorem.

 

En el caso de que el obligado no goce del permiso para diferir el pago de la deuda deberá satisfacer ésta en un periodo máximo de cinco días laborables después del momento del devengo.

 

La inspección de los bienes sujetos a arancel puede realizarse de dos maneras, directa o indirectamente. La inspección será directa si los bienes sujetos a arancel se encuentran almacenados en los depósitos aduaneros. La inspección será indirecta en caso contrario. De acuerdo con la ley en el caso de inspección indirecta la deuda aduanera debe estar depositada en garantía. Además de en este caso hay otros en los que la ley establece la obligación de depósito previo de la deuda aduanera:

 

q       Bienes sujetos al régimen de importación temporal.

q       Bienes sujetos al pago de Accisa (Carburantes, bebidas alcohólicas y derivados, tabaco y sus derivados).

q       Exportación de bienes sujetos a la Accisa.

q       Bienes a los que ya se le haya dado el despacho de libre práctica pero cuyo valor declarado sea inferior en más de un 20 % al valor fijado por las autoridades aduaneras (5% en el caso de productos agrícolas).

q       Bienes destinados a zonas y depósitos francos.

 

La deuda aduanera puede ser garantizada a través de efectivo, garantía bancaria, factura del depósito aduanero o aval. El pago de la deuda aduanera puede diferirse en el tiempo hasta un plazo máximo de 15 días pasado el momento del devengo. La posibilidad de satisfacer de esta manera la deuda aduanera depende de una autorización emitida a discreción por las autoridades aduaneras.

 

Las exenciones son similares las exenciones establecidas en el TARIC.  Por último el pago de la deuda debe realizarse en las instalaciones de la autoridad aduanera, o en el lugar designado para la inspección o en las instalaciones del destinatario de la mercancía si es así solicitado por él mismo. La dirección de la Guardia de Aduanas en Budapest es la siguiente:

 

Vámõrség Fõvárosi Parancsnoksága

H-1084 Budapest, Auróra u. 29-31

Tel: 00 36 1-210 00 85

 

Licencias de importación.

 

Se requiere la posesión de licencias para la importación de determinados bienes como automóviles, productos textiles manufacturados y calzado. Otros productos especiales (armas, explosivos, drogas de uso medicinal, materiales radiactivos, etc..) también se encuentran sujetos a las licencias de importación. La lista de productos sujetos a este tipo de licencias está contenida en una anexo publicado por el Ministerio de Asuntos Económicos (www.gm.hu).

 

 

IV.2. Regímenes económicos aduaneros.

 

Zonas y depósitos francos.

 

El nuevo régimen de zonas y depósitos francos entró en vigor en 1996 y está regulado por la Ley C/95. Se adecua a la legislación europea, diferenciándose zonas francas comerciales e industriales.

 

Las zonas francas comerciales o depósitos aduaneros pueden ser generales o privados. En el general o público se pueden almacenar mercancías propiedad de cualquier persona o entidad, mientras que en el privado sólo pueden almacenarse mercancías propiedad de su titular. En los privados no se pueden almacenar productos sujetos a impuestos especiales (bebidas alcohólicas -excepto vinos -, tabaco, café, productos petroquímicos). Existe un régimen especial para el almacenamiento de estos  productos, fuera de las zonas y depósitos francos. Las zonas francas comerciales están aconsejadas cuando para reexportación, flujos comerciales entre una empresa ubicada en terreno nacional y su filial extranjera, venta en consignación, servicios  postventa, etc. Actualmente operan 263 depósitos públicos y 1.126 privados, aunque el objetivo es reducir este número tan elevado. El descenso general de aranceles hará menos atractivo el mantenimiento de las zonas francas comerciales.

 

En las zonas francas industriales se transforman materias primas importadas en productos destinados a la exportación y se realizan actividades de tráfico de perfeccionamiento. En algunos casos especiales se permite la utilización de materias primas húngaras y la venta del producto terminado en el mercado nacional. Varias firmas multinacionales, como por ejemplo GM, trabajan de esta forma. El número actual de las zonas francas industriales es de 91.

 

Para el establecimiento de zonas francas, se exige licencia de la Dirección General de Aduanas, con aprobación de los Ministerios de Industria, Comercio y Turismo, Interior, Medio Ambiente, Infraestructuras y Agrícola. En el caso de los depósitos francos privados, los permisos se obtienen en las Direcciones Territoriales de Aduanas. Además, se requiere que el operador disponga de una garantía bancaria por un determinado tanto por ciento de los ingresos anuales y de un terreno/almacén en propiedad o alquiler de al menos 2000 m2, que no tenga antecedentes penales ni deudas de impuestos o seguridad social, y que no esté en procedimiento de liquidación.

 

 

 

Importación temporal.

 

Los bienes destinados a importación temporal están exentos de la obligación aduanera (Bienes destinados a ferias o exposiciones, etc…). La fecha límite para la salida de éstos del territorio húngaro es de 24 meses. Este plazo puede aumentarse tras petición razonada. El resto de características son de carácter similar a las de cualquier país de la U.E.

 

IV.3. Normas y requisitos técnicos.

 

Los acuerdos europeos de aceptación y conformidad fueron adoptados por las autoridades húngaras de común acuerdo con la U.E. el 10 de julio de 2000, entrando en vigor el primero de enero de este año 2001. Sobre la base de los acuerdos de mutuo reconocimiento, ambas autoridades se comprometen a reconocer como válidos los controles efectuados sobre los bienes por cada autoridad. Los acuerdos afectan a productos pertenecientes a siete sectores productivos (maquinaria, aparatos de gas, equipos para trabajar en ambientes fácilmente inflamables, fármacos para consumo humano, hervidores de agua y componentes y maquinaria médica)

 

En sectores como los productos alimenticios procesados se establece la obligación por parte del importador de acompañar los productos de una declaración emitida por el ministerio de salud. A cada uno de los productos se le adjudica un número OETI (Instituto nacional para la Alimentación y Nutrición) que debe figurar en el envase de cada uno de los productos . Por tanto la adquisición de esta certificación supone un coste adicional sobre el producto.

 

En el caso de las importaciones de productos agrícolas se requiere una certificación sanitaria específica que sólo es emitida por las autoridades húngaras.

 

En el caso del vino los controles de calidad exigidos por las autoridades húngaras  suponen conseguir una certificación del Instituto Nacional para Calidad del Vino (OBI). A comienzos del pasado año 2000 se llegó a un acuerdo con las autoridades comunitarias para que se reconocieran los certificados de Denominación de Origen de los vinos por parte de las autoridades húngaras. Para esto se debe aportar un certificado expedido por las respectivas autoridades nacionales al paso de la mercancía por la frontera, cuyo formato, contenido e impreso están estrictamente definidos por el acuerdo entre la Unión Europea y Hungría publicado en el decreto 132/1999.(VIII.31.) del Gobierno Húngaro.

Para más información dirigirse a:

 

GAZDASÁGI MINISZTÉRIUM     (Ministerio de Economía)

Engedélyezési Fôosztály              (Dpto. de Permisos/Licencias)

Fax: 00 36 1 375.50.02

Atn.: Sra. Éva PÁSZTOR

Idioma: inglés

Tel.: 00 36 1 356.55.66 / ext.4501

E-mail: eva.pasztor@ikm.x400gw.itb.hu

 

KERMI KFT.                     (Instituto de Certificación de Calidad Comercial)

Élelmiszer Szakág                        (Dpto. de Productos de Alimentación)

Atn.: Sra. Mária VENESZ

Idioma de contacto: inglés

Fax: 00 36 1 314.38.20

Tel.: 00 36 1 210.03.70

 

INSTITUTO NACIONAL PARA LA HIGIENE ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL (OETI)

Att.: Sr. Janos Peterfi

1476 Budapest, Gyali ut 3ª

Tel.: 00 36 1 215 41 30

Fax: 00 36 1 215 15 45

 

 

 

V Inversiones Extranjeras

 

V.1. Marco Legal.

 

En Hungría no se necesitan permisos especiales para invertir. El único requisito es el registro en el Tribunal de Registro de Firmas, del Ministerio de Justicia, que ejerce el control de la legalidad de los estatutos de la sociedad.

 

Ningún sector está cerrado a la inversión extranjera, aunque algunos requieren licencia especial (defensa, ciertos servicios básicos, transporte, telecomunicaciones, oleoductos, electricidad, industrias extractivas y juego). Las empresas que operan en estos sectores tienen la obligación de adoptar una forma societaria específica y aceptar ciertos requisitos de supervisión.

Para las actividades bancarias, aseguradoras, inmobiliarias y de juego, es necesaria una autorización especial. En general, los inversores extranjeros no encuentran grandes problemas en obtenerlas.

Las compañías sujetas a la Ley de Inversiones Extranjeras pueden adquirir tierras y edificios, siempre que los necesiten para los fines de la actividad registrada. No pueden, sin embargo, adquirir terrenos agrícolas, áreas naturales protegidas y propiedades inmobiliarias como inversión de capital o para la especulación.

Es posible, incluso frecuente, la inversión extranjera al 100%.

 

Movidos por un marco legal y de incentivos atractivo, por una gran estabilidad político-institucional, por una aceptable infraestructura de transportes y comunicaciones y por unos recursos humanos de calidad a bajo coste, los inversores extranjeros han dirigido su atención a Hungría. Pese al reducido tamaño del país, en los últimos ocho años se han recibido desembolsos por unos 18.000 m.$, casi el 40% del total invertido en la región.

 

La legislación básica, cuyo origen se sitúa incluso antes del cambio de sistema económico, está constituida por las siguientes normativas, dos de las cuales (modificadas posteriormente), que sentaban las bases de la política de atracción del capital extranjero, tienen fecha anterior a 1989:

-          Ley VI/1988 de Sociedades (Company Act) y

-          Ley XXIV/ 1988 de Inversiones Extranjeras.

En 1998 entraron en vigor:

-    Ley CXLIV/1997 de Empresas (Business Act) y la

-    Ley CXLV/1997 de Registro de Sociedades.

También se debe tener en cuenta el marco legal de la privatización:

-          Ley XIII/1989 de Transformación de sociedades económicas y compañías,

-          Ley LXXIV/1990 de Privatización de Empresas de propiedad estatal y

-          Decreto gubernamental Nº41/1991 del Fondo de Promoción de Inversiones.

 

 

V.2. Repatriación de capital y control de cambios.

 

Está garantizada la repatriación de dividendos y pagos de royalties en divisas, incluso si la empresa no los ha generado, aunque en algunos casos se les somete a una retención.

 

Los inversores también tienen garantizado el derecho a repatriar el resultado de la venta de parte o de toda la compañía, incluyendo la indemnización recibida en caso (improbable) de nacionalización. No existe restricción alguna sobre la cantidad de divisas a repatriar.

 

En lo que se refiere al control de cambios, éste está regulado por La Ley de divisas - Ley XCV de 1995, modificada por la Ley CXLVII de 1997. El Banco Nacional de Hungría es la autoridad competente en la materia, y desarrolla la política del control de cambios en cooperación con el Ministerio de Hacienda.

 

Los principios del funcionamiento de bancos e instituciones financieras no difieren de los de los bancos occidentales. La ley establece la convertibilidad del forinto para las operaciones corrientes de pago, de acuerdo con las normas de la OCDE.

En la interpretación de la ley la convertibilidad del forinto significa ante todo libertad de transferencia. Las eventuales restricciones que se produzcan atienden a otros motivos.

 

Las disposiciones de la Ley difieren según se trate de residentes o no residentes.

Es residente la persona física que disponga de un documento de identidad concedido por la autoridad competente húngara. Además son residentes establecimientos de compañías extranjeras que operan en Hungría, salvo los establecimientos que exploten un contrato de comercio exterior.

 

La Ley regula de distinta forma el comercio de bienes inmuebles según se trate de residentes o no residentes. Según una ley especial, el no residente puede adquirir propiedad inmobiliaria, salvo tierra cultivable y áreas de conservación natural, bajo determinadas condiciones: pagar el precio de compra en moneda convertible, obtener el permiso del municipio competente, y  licencia del condado o la Administración estatal en ciertos casos.

 

El no residente puede abrir cuentas en divisas, en cualquier moneda convertible que pueda ser registrada y devengue intereses, cuentas en forintos no convertibles y cuentas en forintos convertibles que devenguen intereses. En este último caso el no residente puede cambiar los forintos en cualquier momento y transferirlos. El no residente puede sacar del país los bienes adquiridos con moneda convertible. Por lo tanto, el extranjero debería declarar sus objetos de valor al entrar en el país.

 

Las compañías con participación extranjera y las no residentes tienen la opción de colocar los ingresos recibidos en divisas por exportaciones y  créditos en cuentas en divisas, en un plazo de 8 días. De no hacerlo, deberán cambiarlo por forintos.

 

Las compañías con participación extranjera(CPE), como cualquier otra: deben notificar a la autoridad de control (Banco Nacional) la toma de un préstamo en el extranjero con vencimiento superior al año. Para tomar préstamos extranjeros con vencimiento inferior a un año se necesita licencia de la autoridad de control. De acuerdo con la ley de cambios vigente, la compañía con participación extranjera puede recibir préstamos del extranjero sin restricciones.

 

El residente puede prestar a no residentes con licencia de la autoridad de control. Un residente puede participar en negocio extranjero sólo si adquiere un mínimo de 10% de participación y el negocio esta situado en un país donde se garantice la propiedad del inversor húngaro y no existan restricciones a la transferencia de los beneficios. El accionista extranjero de una CPE puede transferir la remuneración por enajenación de su participación  a través de cualquier institución húngara de crédito.

 

Sólo las oficinas de cambio autorizadas y las instituciones de crédito pueden realizar servicios de cambio de moneda.

 

Convertibilidad del forinto

 

Aunque las operaciones comerciales estaban de hecho liberalizadas desde hacía varios años, la plena convertibilidad del forinto para operaciones corrientes no se produjo hasta 1996, y en la actualidad se están liberalizando buena parte de las operaciones de capital.

 

Transacciones corrientes

 

Los ciudadanos húngaros y extranjeros pueden salir del país  con una cantidad limitada de dinero sin certificación bancaria, hasta 350.000 HUF más el equivalente a 50.000 HUF en divisas. Los ciudadanos húngaros pueden comprar una cantidad ilimitada de divisas en instituciones de crédito, cuya certificación se le puede exigir al cruzar la frontera. Los trabajadores extranjeros pueden convertir sus salarios en forintos a divisas sin límite. Los ciudadanos húngaros pueden comprar divisas fuertes con el propósito de pagar a abogados, servicios médicos y otros servicios en el extranjero. Los extranjeros pueden tener cuentas en divisas, en forintos, y en forintos convertibles

 

Antes de la nueva legislación las empresas húngaras ya podían conservar las divisas obtenidas de actividades de comercio exterior en una cuenta en divisas; las divisas también  pueden ser adquiridas en bancos para pagar a proveedores extranjeros.

 

Transacciones de capital

 

Los individuos y compañías húngaras pueden adquirir propiedad en empresas extranjeras sin autorización previa del Banco Nacional Húngaro, si se cumplen ciertas condiciones. Tampoco se necesita autorización para obtener un crédito en el extranjero superior a un año, pero hay que informar al Banco Nacional de Hungría en los 8 días siguientes a la conclusión del contrato.

 

El valor de las herencias de extranjeros puede ser convertido a divisas y transferido libremente al extranjero.

 

La Ley de Inversiones garantiza a los extranjeros el derecho a repatriar, en la moneda de la inversión, los dividendos, beneficios tras impuestos y cualquier otro ingreso derivado de la inversión o de su venta. Los residentes húngaros pueden comprar o construir bienes inmuebles en el extranjero, pero hay que informar al BNH.

 

El no residente puede adquirir propiedad inmobiliaria, salvo tierra cultivable y áreas de conservación natural, bajo determinadas condiciones: pagar el precio de compra en moneda convertible, obtener el permiso del municipio competente, y  licencia del condado o la Administración estatal en ciertos casos.

 

El no residente puede abrir cuentas en divisas y en forintos. En este último caso el no residente puede cambiar los forintos en cualquier momento y transferirlos.

 

El no residente puede sacar del país los bienes adquiridos con moneda convertible. Por lo tanto, el extranjero debería declarar sus objetos de valor al entrar en el país.

 

 

V.3. Incentivos y ayudas a la inversión.

 

Los incentivos fiscales se aplican tanto a compañías locales como extranjeras. El inversor puede beneficiarse de los siguientes incentivos:

 

q       Reducción del 50% de la carga fiscal durante los cinco años siguientes a una inversión productiva de al menos mil millones HUF(aprox). 4 millones USD), cuando los ingresos aumenten al menos en un 5% del valor de la inversión. La reducción es aplicable hasta el año 2002

 

q       Reducción del 50% de la carga fiscal durante los cinco años siguientes a una inversión en establecimientos hoteleros de al menos mil millones HUF(aprox). 4 millones USD), cuando los ingresos aumenten al menos en un 25% respecto del año anterior o al menos en 600 millones HUF(2’5 m. USD). La reducción es aplicable hasta el año 2002

 

q       Reducción del 100% de la carga impositiva para inversiones a gran escala, de la que se puede beneficiar el inversor durante 10 años. Requisitos: que se acometa una inversión productiva de más de 10 mil millones HUF(aprox). 40 millones USD, que los ingresos netos aumenten al menos en un 5% del valor de la inversión, y se creen (para aplicarse el segundo año) al menos 500 puestos de trabajo. La reducción es aplicable hasta el año 2011.

 

q       Las empresas situadas en zonas empresariales, o en regiones prioritarias, tienen una reducción del 100% del impuesto sobre los beneficios de una inversión nueva o en establecimientos hoteleros durante 5 años. La reducción se aplica siempre que los ingresos aumenten con respecto al año anterior en un porcentaje del valor de la inversión, un 1% en el caso de las zonas empresariales y un 5% en el caso de las regiones prioritarias. La reducción es aplicable hasta el año 2002.

 

q       Reducción del 100% de la carga impositiva durante 10 años para inversiones productivas de más de 3 mil millones HUF(aprox). 12 USD en una zona designada por el Ministerio de Hacienda para los programas de desarrollo regional. Requisitos: que los ingresos aumenten al menos en un 5% del valor de la inversión respecto al año anterior y se creen (para aplicarse desde el segundo año) al menos 100 puestos de trabajo. La reducción es aplicable hasta el año 2011.

 

q        Reducción del 6% del valor de la inversión realizada en una zona empresarial o en una región prioritaria, sobre el valor de la maquinaria instalada. La reducción es aplicable hasta el año 2002.

 

Actualmente existen varios incentivos financieros adicionales, para empresas húngaras y mixtas, destinadas a apoyar algún objetivo prioritario del Gobierno:

q       Para fomentar el desarrollo económico se financia la promoción comercial para la exportación y la reestructuración de empresas.

q       Para fomentar el desarrollo de las regiones más deprimidas se subvencionan inversiones en el sur, este y noreste, especialmente en creación de empleo y desarrollo de infraestructuras.

q       El Fondo Central para la Protección de Medio Ambiente subvenciona inversiones para la protección del medio ambiente o la comercialización de productos ecológicos hasta de un 30% de la inversión.

 

Existen distintos tipos de ayudas, incluidos préstamos a tipos preferenciales, ayudas reembolsables, ayudas no reembolsables y subvenciones de tipos de interés.

 

Adicionalmente, algunas autoridades locales conceden incentivos en forma de terrenos a precio bajo o reducción de impuestos locales.  3Hay que tener en cuenta, a pesar de lo anterior, que todo este sistema de incentivos para atraer la inversión está siendo evaluados por las autoridades comunitarias, especialmente en el sector del automóvil donde se creen excesivas. Es por esto que a corto plazo estos incentivos pueden desaparecer

V.4. La creación de empresas en Hungría.

 

Las compañías establecidas con:

- participación extranjera y húngara en el capital

- exclusivamente con capital extranjero

- y las compañías en que la parte extranjera adquiere participación en una compañía húngara ya existente o adquiere la totalidad de la compañía

 

Son consideradas como empresas con participación extranjera y/o empresas de propiedad exclusivamente extranjera.

 

Las nuevas compañías pueden adoptar cualquiera de las formas previstas en la Ley de Sociedades de 1988(VI/1988, modificada por la CXLIV/1997). Las compañías con participación extranjera generalmente adoptan la forma de sociedad anónima(capital mínimo: 20 millones HUF), sociedad de responsabilidad limitada (3 millones HUF) o lo que se conoce como sociedad personal(no se exige capital mínimo).

 

La Sociedad Anónima es menos popular, incluso inapropiada cuando se trata de un número pequeño de inversores. Las empresas extranjeras pueden establecer filiales y representaciones comerciales. Su funcionamiento se regula en el marco de la ley CXXXII/1997. Estas entidades también han de inscribirse en el Registro Mercantil.

 

La legislación mercantil en cuanto a creación de empresas, se recoge principalmente en las siguientes leyes:

 

-Ley VI de 1988 (Company Act) y Ley CXLIV de 1997 (Business Act) sobre organizaciones empresariales.

-Ley XXIV de 1988,con sus modificaciones, sobre la inversión extranjera en Hungría.

-Ley CXLV de 1997 sobre el registro de empresas.

 

Hay que resaltar algunos aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de establecerse en Hungría:

 

q       En Hungría no se necesitan permisos especiales para invertir. El único requisito es el registro en el Tribunal de Registro de Firmas, del Ministerio de Justicia, que ejerce el control de la legalidad de los estatutos de la sociedad.

 

q       Los estatutos y la escritura de fundación deben ser redactados con la asistencia de un abogado, que debe refrendar los documentos. Las solicitudes de registro incorrectas son rechazadas y el procedimiento de registro deberá iniciarse otra vez para corregir los errores.

 

q       Deben prepararse cinco ejemplares firmados ante notario público.

 

q       El establecimiento de una compañía en Budapest deberá ser notificado a las siguientes agencias:

 

- Oficina Central de Estadísticas (KSH)

H-1024 Budapest, Keleti Károly u. 5/7.

Tel: (+36-1)345-6000, fax: (+36-1)345-6378 

 

- Dirección de la Seguridad Social(Társadalombiztosítási Igazgatóság) de Budapest y del Condado de Pest.

H-1081 Budapest, Fiumei út 19/a.

Tel: (+36-1)210-1630 

 

- Oficina de Inspección Fiscal y Financiera (APEH), Dirección Nacional

H-1054 Budapest, Széchenyi u. 2.

Tel: (+36-1)269-2568, fax: (+36-1)302-2583 

 

- Oficina de Inspección Fiscal y Financiera (APEH), Dirección Sur-Budapest

H-1096 Budapest, Haller u. 3-5.

Tel: (+36-1)216-8400, fax: (+36-1)312-6409

---------- o ----------

Oficina de Inspección Fiscal y Financiera (APEH) Dirección del Condado de Pest

H-1132 Budapest, Váci út 48/c-d.

Tel: (+36-1)269-8888, fax: (+36-1)215-8297 

 

- Tribunal del Registro(Cégbíróság), Tribunal de Justicia de Budapest

H-1051 Budapest, Nádor u. 28.

Tel: (+36-1)331-1150

---------- o ----------

Tribunal del Registro del Tribunal de Justicia del Condado de Pest

H-1064b Budapest, Rózsa u. 79.

Tel: (+36-1)312-1629, fax: (+36-1)312-6409 

 

Al que se dirige la solicitud de registro.

 

q       Desde el registro, las compañías se convierten en miembros de la cámara de comercio regional correspondiente, dependiendo de su actividad. Sin embargo a partir de finales de este año la adscripción a las cámaras será voluntaria.

 

Cámara de Comercio e Industria de Hungría (Magyar Kereskedelmi és Iparkamara)

H-1055 Budapest, Kossuth tér 6-8.

Tel: (+36-1)353-3333, fax: (+36-1)269-4628

Correo electrónico: mkik@mail.mkik.hu 

 

Cámara de Agricultura de Hungría (Magyar Agrárkamara)

H-1036 Budapest, Lajos u. 160-162.

Tel: (+36-1)368-6890, fax: (+36-1)388-6554 

 

Cámara de Artesanos de Hungría (Magyar Kézmûveskamara)

H-1101 Budapest, Salgótarjáni út 20.

Tel: (36-1)260-5660, Fax: (+36-1)262-4497 

 

q       Hay que abrir una cuenta bancaria para la nueva compañía

 

q       Después de la solicitud de registro, debe pedirse el número fiscal a la APEH correspondiente.

 

q       Si la compañía se establece fuera de Budapest, las solicitudes y notificaciones se dirigirán a la Dirección de la Seguridad Social del Condado correspondiente, al Tribunal de Registro del Tribunal de Justicia del Condado, a la Dirección correspondiente de la APEH y a la Oficina de Estadísticas. En el caso del Condado de Pest, la Dirección de la Seguridad Social coincide con la de Budapest.

 

q       La compañía empieza a existir con el registro de la misma en el Registro de Empresas, conforme a la resolución del Tribunal de Registro.

 

- En Budapest:

 

Tribunal de Registro del Tribunal de Justicia competente.

H-1051 Budapest, Nádor u. 28.

Te: (+36-1)331-1150 

 

- Fuera de Budapest: Tribunal de Registro del Tribuna de Justicia competente.

 

q       La compañía puede iniciar su actividad simultáneamente a la presentación de la solicitud de registro, independientemente de la fecha en que el tribunal de Registro emita la resolución. De acuerdo con la sección 16 de la Ley CXLV de 1997 sobre compañías, la creación una compañía debe ser comunicado al Tribunal de Registro en un plazo máximo de 30 días desde la conclusión de los estatutos de fundación. De acuerdo con la sección 42 de la misma ley, el Tribunal de Registro deberá tomara una decisión dentro de los 38 días siguientes a la recepción de la solicitud en caso de sociedades limitadas, y dentro de 68 días en el caso de sociedades anónimas. Si en este tiempo el Tribunal no hubiese adoptado decisión alguna, la compañía quedaría establecida en virtud de la ley, en la forma indicada en la solicitud. Durante el procedimiento de registro el nombre de las compañías podrá ser utilizado con la indicación "bejegyzés alatt" o "b.a." (en proceso de registro).Conforme a la sección 14 de la Ley CXLIV de 1997 sobre organizaciones empresariales, hasta el registro la junta directiva actuará en nombre y por el bien de la compañía. De acuerdo con la sección 15, si la solicitud de registro es rechazada, los miembros(los accionistas) asumirán la responsabilidad por cualquier deuda o responsabilidad derivada de las obligaciones asumidas por la junta directiva, conforme a las reglas aplicables en caso de disolución. La sección 35 de esta misma ley prevé la notificación de la creación de la empresa y otra serie de aspectos a la cámara y autoridades fiscales correspondientes, a la organización que le otorga un número de cuenta corriente para la seguridad social y a la Oficina Central de Estadísticas.

 

q       La misma ley sobre organizaciones empresariales estipula que el registro de debe ser solicitado con estatutos que correspondan al concepto empresarial.

 

q       Antes del registro las aportaciones no dinerarias se pondrán a disposición de la nueva compañía(sin que tengan que estar físicamente en Hungría). En el momento de creación de la compañía, las aportaciones dinerarias deberán ser al menos de:

 

- 50% del capital registrado, o al menos 1 millón HUF, en el caso de una sociedad limitada

 

- 30% del capital registrado o al menos 10 millones HUF, en el caso de sociedades anónimas

 

En cualquiera de los dos casos estas sumas deberán estar en la cuenta bancaria de la compañía y demostrarlo con certificación bancaria.

 

q       En el caso de creación de empresas especiales, será necesario además obtener la licencia de la oficina o autoridad competente.

 

- En caso de actividad bancaria:

 

Supervisión Estatal Bancaria y del Mercado de Capitales

H-1027 Budapest, Csalogány u. 9-11. u. 28.

Tel: (+36-1)267-2888, fax: (+36-1)267-2927 

 

- En caso de aseguradoras:

 

Supervisión Estatal de Seguros

H-1051 Budapest, Nádor u. 15.

Tel: (+36-1)331-1392, fax: (+36-1) 331-2568 

 

- Para zonas francas:

 

Sede Nacional de la Guardia de Aduanas y Finanzas (VPOP)

H-1095 Budapest, Mester u. 7.

Tel: (+36-1)218-0017 

 

- Para compañías offshore, aquéllas constituidas al amparo de la legislación mercantil húngara, con domicilio social en el país, pero con capital detentado por personas no residentes y con actividad siempre fuera de sus fronteras:

 

Ministerio de Hacienda (Pénzügyminisztérium)

H-1051 Budapest, József Nádor tér 2-4.

Tel: (+36-1)318-2066 

 

Tan pronto como se obtenga la licencia, la empresa deberá ser registrada:

 

Dirección Norte-Budapest de APEH

H-1138 Budapest, Madarász Viktor u. 30-36.

Tel: (+36-1)360-3233 

 

q       Algunas actividades de exportación-importación requieren permiso especial del Ministerio de Economía (Decreto Gubernamental 221/1997):

 

Ministerio de Economía, División de Licencias.

(Gazdasági Minisztérium, Engedélyezési Fõosztály)

H-1024 Budapest, Margit krt. 85.

Tel: (+36-1)356-5566, fax: (+36-1)375-5528 

 

[Fuente: Ministerio de Economía y Agencia de Promoción de las Inversiones y el Comercio]

 

Tipos de sociedades.

 

Las nuevas compañías pueden adoptar cualquiera de las formas previstas en la Ley de Sociedades de 1988(VI/1988, modificada por la CXLIV/1997).

 

q       La Sociedad Anónima, (Részvénytársaság, Rt) se funda al menos por dos socios, aunque puede constituirse una Rt. de un socio. El capital mínimo para su constitución es 20 m. HUF y el desembolso inicial mínimo es el 30% del capital o 10 m. HUF. El resto debe hacerse efectivo en el plazo de un año. Pueden emitirse acciones preferenciales para trabajadores y acciones con interés fijo. Los extranjeros sólo pueden adquirir acciones nominativas. Todas las acciones son libremente transmisibles. La Asamblea General debe convocarse al menos una vez al año para aprobar las cuentas anuales, repartir beneficios y elegir o renovar a gerentes o administradores. El Consejo de Administración lo componen un mínimo de 3 miembros y un máximo de 11. La Comisión de Control, formada por al menos 3 miembros, es obligatoria, así como la realización de Auditoría. Los requisitos de funcionamiento de estas sociedades son complejos, por lo que sólo se recomienda en caso de tener intención de cotizar en bolsa o cuando esta forma social venga impuesta (bancos y aseguradoras).

 

q       La Sociedad de Responsabilidad Limitada (Korlátolt Felelõsség Társaság, Kft.) puede estar formada por un sólo socio y requiere un capital mínimo de 3 m. HUF. El valor mínimo de cada participación es 100.000 HUF. El desembolso mínimo en la constitución es de 1 m. HUF. El resto se puede aportar, en metálico o en especie, como máximo en un plazo de un año desde su constitución. En el caso de que la sociedad sea unipersonal, el desembolso inicial será por el total. Las participaciones individuales no pueden ser inferiores a 100.000 HUF, y los títulos han de ser libremente transferibles. La Asamblea General debe convocarse una vez al año. La Comisión de Control es obligatoria si el capital social supera los 50 m. HUF, o los trabajadores los 200. La revisión de las cuentas ha de realizarse por un auditor si la cifra de capital inicial supera los 50 m. HUF.

 

q       La Sociedad Comanditaria (Betéti Társaság, BT) se funda por al menos un socio interno con plena responsabilidad, y otro externo con responsabilidad limitada. No requiere capital mínimo.

 

q       La Filial (Fióktelep) carece de personalidad jurídica propia, pero en la relación con la empresa matriz recibe el mismo tratamiento administrativo que las empresas fundadas en Hungría. Lleva a cabo actividades lucrativas.

 

q       La Representación Comercial (Kereskedelmi Képviselet) únicamente se dedica a actividades de promoción, preparación de contratos e intermediación entre la empresa matriz y otras empresas del país. No puede facturar por los servicios prestados.

 

q       Existen otras formas de asociación con ciudadanos húngaros bajo una misma entidad, como son los consorcios ( Egyesülés en húngaro) o las “ Joint-Venture” (Közös vállalat) pero su complejidad legal y los requisitos necesarios de constitución la hacen poco atractiva como forma de establecerse en el mercado húngaro.

 

 

V.5. Propiedad Industrial ( marcas, patentes, diseños, licencias, etc..)

 

Después de la transformación del sistema económico la situación ha cambiado radicalmente como era de suponer en lo que se refiere a este aspecto. Hungría, forzada por la necesidad de adaptarse a las exigencias de una economía de mercado, y por el deseo de una pronta integración en la Unión Europea, estableció una legislación que se adaptaba a los requisitos de la legislación correspondiente establecida con anterioridad en la U.E.

En lo que se refiere a las patentes el sistema puede todavía provocar situaciones de inseguridad e indefensión para los titulares de patentes, agravadas si se tratan de empresas o personas extranjeras, y muy especialmente si se tratan de patentes farmacéuticas.

Podemos llegar a resumir en algunos puntos las particularidades del sistema de registro y protección de patentes y marcas. Por lo que se refiere a las marcas:

 

q       Al igual que en la mayoría de los países desarrollados, los derechos son otorgados una vez registrado el signo distintivo (ya sea denominación, gráfico o mixto) ante la Oficina Húngara de Patentes, siendo la situación de una marca no registrada, aún siendo utilizada, extremadamente débil.

q       Por lo anterior, la mejor medida a tomar será la de solicitar la marca tan pronto se tenga intención de introducirse en un país, antes de que se haya iniciado cualquier operación comercial. No sólo por su carácter protector frente a la posible mala fe de terceros sino también porque una marca registrada siempre pasará a convertirse en un activo de la empresa independientemente de su posterior utilización.

q       Debido a la necesidad del ordenamiento jurídico húngaro de adoptar el acervo comunitario en la materia de cara a su futura adhesión, las características del sistema de protección que vamos a encontrar van a ser muy similares a las de otros sistemas de países de nuestro entorno.

q       A la hora de solicitar el registro de una marca en Hungría, generalmente, y siempre que se cumplan los requisitos establecidos, resultará más barato y ventajoso realizar una solicitud de marca internacional a través de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

q       El principal problema con el que un particular se encuentra a la hora de proteger su marca registrada en el mercado húngaro, es el de la permeabilidad de sus fronteras. Esto hace que sea relativamente fácil la entrada de productos  “piratas” por sus fronteras.

 

En el tema de las patentes los puntos más importantes a señala serían:

 

q       Como ya hemos observado al comienzo de este epígrafe, la práctica del sistema establecido en Hungría, demuestra que existe todavía un vacío considerable entre lo que establece la letra de la ley y el modo en que ésta es aplicada.

q       Hay que destacar, en relación al punto anterior, el deficiente funcionamiento de unos tribunales que se muestran inoperantes debido a la lentitud de sus procesos, inoperancia cuyos efectos se agravan  por la negativa de aquéllos a establecer medidas cautelares en espera de un pronunciamiento firme sobre el litigio. Esto se aprecia claramente en los litigios sobre patentes farmacéuticas en los que los tribunales a menudo fallan favoreciendo injustamente a los productores nacionales.

q       De las dos posibles vías para registrar una patente en Hungría, la del PCT (Tratado de cooperación en materia de patentes) representa la opción más beneficiosa para el solicitante, no sólo por ser menos gravoso sino también por ofrecer mayores posibilidades de protección al solicitante.

q       A pesar de la ya mencionada situación de indefensión en la que se encuentran a menudo los solicitantes patentes de fármacos, es de esperar que la situación mejore ostensiblemente de seguir la U.E. manteniendo su inflexibilidad de cara a las negociaciones de adhesión (sobre todo en lo que se refiere al Certificado de Protección suplementaria de las patentes farmacéuticas).

 

Lo anteriores aplicable a los modelos de utilidad con las salvedades propias de éstos. Mencionar por último uno de los temas que, dentro del campo de la propiedad industrial, más relevancia está adquiriendo en los últimos tiempos, en virtud del desarrollo de Internet y del comercio electrónico, los nombres de dominio. A finales del primer trimestre del año pasado entró en vigor la nueva norma reguladora en este campo, que ha introducido una casi total liberalización del sistema, que si bien va a favorecer la aparición de los inevitables “hackers”, ha conseguido que el procedimiento de registro se haya acelerado enormemente.

 

 

VI. Sistema Fiscal.

 

Los impuestos más importantes a efectos de una empresa establecida en Hungría son el Impuesto de Sociedades, el Impuesto sobre la Renta y el IVA. El Convenio de doble imposición existente entre Hungría y España proporciona algunas ventajas fiscales a las empresas españolas que se establezcan en Hungría.

 

En 1988 se introdujeron los Impuestos sobre la Renta y el Valor Añadido, y en 1989 entró en vigor la nueva Ley de Fiscalidad Empresarial. Desde entonces, se han ido retocando casi todos los impuestos.  En 1997 se puso en práctica otra importante reforma disminuyendo los altos tipos impositivos del impuesto sobre la renta al objeto de reducir la elevada evasión y fraude fiscal.

 

Hungría tiene suscrito un convenio para evitar la doble imposición con España, recogido en el Decreto Gubernamental Nº12/1988(III.10).

 

 

 

 

VI.1. Impuesto de sociedades.

 

Actualmente está regulado por la Ley LXXXI/96, con la reforma introducida por la Ley CVI/97 ( Impuesto sobre los Beneficios de las Sociedades y los Dividendos).

 

Afecta a todas las sociedades, con independencia de su estructura legal, a las empresas estatales, y a las asociaciones económicas. Los autónomos deben declarar su actividad en el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Los residentes están sujetos al impuesto por todos sus ingresos, originados tanto en Hungría como en el extranjero, mientras que para los no residentes sólo se tendrán  en cuenta los ingresos originados en  Hungría.

 

Tanto las empresas húngaras como las sucursales y filiales de empresas extranjeras que operan en el país están sometidas al Impuesto de Sociedades al 18% sobre los beneficios. La ley del impuesto establece una serie de deducciones para calcular los beneficios sujetos al impuesto, y los límites para la deducción. El año fiscal va del 1 de enero al 31 de diciembre.

 

El cálculo de la base impositiva es análogo al Impuesto de Sociedades español.

 

Los dividendos repartidos a no residentes o a personas físicas residentes están sometidos a un 20% de retención. Si el perceptor es una empresa residente no se efectúa retención. Los inversores extranjeros pagan un tipo especial gracias a los convenios para evitar la doble imposición. En caso de participación española, el tipo a pagar es del 5% si el beneficiario posee más del 25% del capital de la sociedad que reparte los dividendos y del 15% en los demás casos.

 

En el caso de intereses y royalties, el tipo de retención es del 18% para perceptores no residentes y nulo para los residentes. En el caso de España, por el convenio de doble imposición, este tipo es nulo.

 

VI.2. El Impuesto sobre la renta.

 

Se introdujo en 1988 y actualmente está  regulado por la Ley CXVII/1995, modificada por la Ley CX/1997, del Impuesto sobre la renta personal (Impuesto sobre la Renta de las Personas).

 

Están sujetos al impuesto las personas físicas residentes por todos sus ingresos. En principio, se considera residente a efectos fiscales a quien permanece en el país más de 183 días de un año natural. Los no residentes sólo pagarán por los ingresos de origen húngaro.

 

Como regla general se puede decir que un no residente, trabajador de una empresa de otro país, que se encuentre en Hungría menos de 183 días al año, no paga impuestos en Hungría.

 

La tarifa es de tipo progresivo pero muy elevada, pese a su reciente descenso. Aunque hay  varias deducciones, los tipos marginales van del 20% hasta el 42%(a partir de 1.100.000 HUF). Los beneficios en especie también están sujetos al impuesto, aunque hasta un límite están exentos. El ejercicio fiscal es el año natural.

 

VI.3. Impuestos indirectos.

 

En 1988 se introdujo el Impuesto sobre el Valor Añadido, ÁFA en húngaro. Actualmente está regulado por la Ley LXXIV/1992, modificada por la Ley CVII/1997. La estructura del impuesto se parece cada vez más a la del resto de países europeos.

 

Están sujetos al impuesto la venta de bienes y la prestación de servicios, y las importaciones, realizadas en el ejercicio de actividades profesionales. Por regla general el impuesto será pagado por el consumidor final. Los pagos hechos por intermediarios podrán ser deducidos o reclamados.

 

Existen distintos tipos impositivos:

- un tipo normal del 25%

- un tipo reducido del 12% para ciertos productos y servicios(la mayoría de los productos alimenticios,  parte de los productos farmacéuticos, libros, suministro de energía y agua, etc).

- un tipo nulo para las exportaciones de productos, algunos productos médicos y farmacéuticos y servicios de transporte internacional.

 

Las empresas mixtas o extranjeras establecidas en el país tienen derecho a la devolución de la totalidad del  IVA por las compras o servicios considerados como inversiones. Para ello, los bienes adquiridos no podrán ser enajenados en un período de tres años. Las empresas españolas también pueden obtener la devolución del IVA soportado en operaciones comerciales y de servicios gracias a un acuerdo de reciprocidad entre España y Hungría.

 

La declaración del IVA se hará cuatrimestralmente, salvo en caso de ingresos muy altos, en cuyo caso se hará mensualmente, o ingresos muy bajos, en cuyo caso se hará anualmente.

 

Hay impuestos especiales sobre gasolina y derivados del petróleo, alcohol, tabaco, café‚ joyería, metales preciosos, etc. Algunos de los tipos han bajado recientemente y en general no superan los niveles habituales en Europa.

 

 

VI.4. Acuerdos en materia de doble imposición.

 

Hungría ha concluido acuerdos para evitar la Doble Imposición con los siguientes países: Albania, Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Corea, China, Chipre, Dinamarca, Egipto, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Federación Rusa, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, India, Indonesia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Kazajastán, Kuwait, Luxemburgo, Malasia, Malta, Marruecos, Moldavia, Mongolia, Noruega, Paquistán, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Vietnam y Yugoslavia.

 

El convenio para evitar la doble imposición y la prevención de evasión de impuestos en lo referente a los impuestos sobre la renta y patrimonio entre Hungría y España, firmado el 9 de julio de 1984, está recogido en el Decreto Gubernamental húngaro 12/88 (III.10) Según este tratado los porcentajes de retención que se aplican a las rentas pagadas por sociedades residentes en Hungría a personas o entidades residentes en Hungría a personas o entidades residentes en España que no estén sujetas a impuestos en Hungría son los siguientes:

 

q       Por dividendos y distribuciones de beneficios: 5% si la participación en el capital de la empresa húngara es mayor o igual al 25%, y 15% en el resto de los casos.

q       Por intereses: 0%

q       Por pago de asistencia técnica: 0%

 

 

 

VII. Financiación.

 

VII.1. Sistema crediticio.

 

Desde el comienzo de las reformas, a finales de los 80, el sistema bancario ha experimentado un gran desarrollo, impulsado por la privatización, la entrada de la banca extranjera y las reformas legislativas orientadas a la armonización con las normas europeas.

 

La reforma del sistema bancario comenzó en 1987, con el establecimiento de un sistema de dos niveles. Hasta 1986, el Banco Nacional de Hungría ejerció de banco central, de emisión y de banca comercial, pero a partir de este momento comienza la separación de las funciones comerciales del Banco Nacional de Hungría, que dará lugar al establecimiento de tres nuevos bancos que surgen de los departamentos del propio BNH: El Banco de Crédito Húngaro(MHB), el Banco Nacional de Comercio y Crédito(OKHB) y el Banco de Budapest(BB).

 

A estos grandes bancos, junto con el Banco de Comercio Exterior se les asignaron en 1989 como clientes las empresas públicas. Los servicios bancarios a personas y empresarios privados fueron confiados a la Caja Nacional de Ahorros (OTP) y las Cooperativas.  Desde 1991, el BNH quedó como banco central y director de la política monetaria, con independencia aunque en coordinación con el Gobierno.

 

Sin experiencia en el análisis de riesgos, los bancos concedieron generosos créditos que resultaron  incobrables. Con la estricta ley de Quiebras de 1992, las numerosas bancarrotas y liquidaciones afectaron a los bancos cuyo capital sufrió una erosión que imposibilitaba su privatización (salvo el Banco de Comercio Exterior). Los pequeños y medianos tuvieron otros problemas y los extranjeros no tuvieron estas dificultades.

 

Para preparar su privatización se articularon la "consolidación de créditos", que consistió en la venta de los préstamos fallidos al Banco Húngaro de Inversión y Desarrollo (BHID), y la "recapitalización bancaria", que afectaba a sólo 10 bancos, y pretendía elevar el ratio de capital al 4%. La consolidación y la recapitalización fueron muy onerosas para el Estado sin crear un sistema bancario eficaz y sólido. En 1994 el nuevo Gobierno prefirió acelerar la privatización, forzando a los bancos en crisis a asumir su situación, incluso si ello suponía el cierre de algún banco siempre que ello no pusiera en peligro el sistema

 

Las reformas legislativas se materializaron en 1991, año en que el Parlamento aprobó la legislación sobre instituciones financieras, Banco Central, contabilidad y fondos de inversión. La legislación fue posteriormente modificada para adaptarla a los parámetros de la UE.

 

La ley de 1991 exigía la privatización de los bancos antes de 1997 pero, hasta 1995, el progreso fue escaso. El Banco de Comercio Exterior fue el único que sobrevivió sin ayuda gubernamental y fue el primero en ser privatizado: en 1994, el Bayerische Landesbank tomó una participación del 25% y el BERD otra del 17%. En 1996, Bayerische aumentó su participación hasta el 55%. La privatización del Banco de Budapest tampoco se concretó hasta fines de 1995, con la oferta de GE Capital y el BERD por el 60%. La Caja de Ahorros OTP comenzó su privatización en 1995 con la  venta de un paquete en la bolsa de Budapest y otro en una colocación privada en Londres, con lo que el 25% estaba ya en manos privadas. Otro banco mediano (Dunabank) fue adquirido por el ING holandés a comienzos de 1996. A finales de 1996 se vendió el Hitel Bank al ABN-AMRO holandés y en 1997 se  vendieron el Takarekbank a un consorcio austríaco-alemán y el K&H Bank, el último de los grandes, a un consorcio belga-irlandés, también apoyado por el BERD.

A principios de 1998 la privatización estaba prácticamente completa, y en la actualidad el Estado sólo participa en el capital de dos grandes bancos: El Banco Nacional de Ahorros y Comercio(OTP Bank) y la Corporación Caja Postal y de Ahorros.

 

Como consecuencia de la privatización y la introducción de los grandes bancos extranjeros, los servicios bancarios también se han desarrollado, pero todavía no han alcanzado el nivel de los países comunitarios y, de momento, los ingresos bancarios provienen mayoritariamente de intereses de préstamos concedidos y, en menor medida, de los servicios bancarios.

 

 

VII.2. Intermediarios del Sistema.

 

El Banco Nacional de Hungría

Es responsable del diseño y ejecución de la política monetaria, y de realizar otras funciones tradicionales de un banco central. Es responsable de la política monetaria y de crédito, la política de cambios y crédito externo y de determinar el tipo de cambio oficial del forinto.(HUF)

 

 

 

Instituciones de crédito y empresas financieras

En 1996 se introdujo la Ley CXII sobre instituciones de crédito y empresas financieras, reformada en 1999 para adecuar la legislación a las normas de la UE. Los principios del funcionamiento de bancos e instituciones financieras no difieren de los de los bancos occidentales. La normativa se ha vuelto más restrictiva en aspectos como capital mínimo registrado, licencia y limitaciones de responsabilidad. Por otra parte los riesgos referentes a los préstamos  garantizados, adquisición de propiedad, financiación e inversión están limitados por ley.

 

La ley divide a las compañías financieras en dos grupos básicos: instituciones de crédito(bancos e instituciones de crédito con licencia para todo tipo de servicios de depósito y pago, instituciones de crédito especializadas e instituciones de crédito cooperativas) y empresas financieras.

Los bancos son las instituciones que prestan un mayor abanico de servicios financieros; además, por regla general, actúan de forma más prudente y conservadora.

 

Las compañías extranjeras pueden actuar en Hungría como institución de crédito o empresa financiera a través de su sucursal húngara, y puede ofrecer todo tipo de servicios financieros.

 

Un banco puede ser fundado con un capital autorizado de al menos 2 mil millones de HUF. El capital mínimo para instituciones de crédito cooperativas es de 100  millones, y de 20 millones para negocios financieros. Un ley especial regula el caso de las instituciones especializadas

 

Un requisito previo para la concesión de la licencia a la institución de crédito es ser miembro de la OBA, el fondo húngaro de depósito de ahorros. El OBA asegura los depósitos hasta 1 millón de forintos por cliente e institución

 

La Supervisión del Mercado de Capitales y Dinero Estatal concede las licencia para el establecimiento y actuación de las instituciones de crédito y negocios financieros, y también puede revocar esa licencia.

Se necesita la autorización de la Supervisión para la fusión, disolución, adquisición de participación significativa o aumento significativo en la participación  por el cual las acciones en derechos de voto o capital alcanza el 15%, 33%, 50% o 75%. También se necesita autorización para la reforma de los estatutos de fundación de las instituciones de crédito, su ámbito de operaciones, o su adquisición de una participación significativa en negocios no residentes.

 

Un accionista no puede adquirir una participación de derechos de voto superior al 15% en el capital autorizado de la institución. Esta restricción no se aplica a la adquisición por otras instituciones de crédito, compañías de seguros, compañías de inversión, y en casos específicos, el Fondo Nacional de Seguro de los Depósitos(OBA) y el Estado húngaro. El Estado puede superar este 15% de participación sólo si la cuota de mercado doméstico de la institución de crédito en servicios esenciales alcanza el 25%. Además, el Estado puede adquirir participaciones mayores durante tres años para evitar situaciones que amenacen todo el sistema bancario.

 

Bolsa de Valores de Budapest(BÉT).

En funcionamiento desde 1990, el mercado de valores está regulado por la Ley CXI de 1996 de valores, servicios de inversión y bolsa, modificada por la ley CLI de 1997.

 

La protección de los inversores es el principal objetivo de esta ley, que somete la bolsa al control de la Autoridad de Supervisión Estatal del Dinero y el Mercado de Capitales., exige mayor información de los emisores, establece la obligación para las compañías de servicios financieros de establecer un fondo de protección del inversor, etc.

 

En la Bolsa de Budapest se pueden negociar todo tipo de valores: acciones, bonos, obligaciones del Estado, etc.

 

Bolsa de Mercancías de Budapest(BÁT).

Se estableció en 1989 como mercado privado según el modelo americano, y está regulado por la Ley XXXIX de 1994.

 

Asociación de capital-riesgo.

La asociación se fundó en 1992 por 5 miembros, siguiendo las tendencias internacionales y con el fin de prestarse una cooperación técnica mutua. La asociación tiene por objeto la representación del interés común de los miembros, el desarrollo de pautas de ética en los negocios, la introducción de  instrumentos de capital-riesgo en Hungría, etc.

 

La ley de capital-riesgo, Ley XXXXIV de 1998, ha sido principalmente diseñada para promover el aumento de los fondos necesarios para el desarrollo de pequeñas y medianas empresas a través de la promoción de la actividad de las compañías de capital-riesgo.

La ley establece los requisitos para la actuación de las compañías de capital-riesgo y fija los límites a la inversión de estas compañías. La ley les ofrece incentivos fiscales.

 

 

Instituciones de garantía.

Existen tres instituciones financieras con capital estatal que cuyo fin es apoyar los préstamos a pequeñas y medianas empresas prestando garantías a los créditos concedidos por las instituciones  de crédito.

1) Credit Guarantee Co. Ltd(Hitelgarancia Rt.)- proporciona garantías a préstamos a empresas sin la suficiente cobertura.

2) Hungarian Export Credit Insurance Ltd.(MEHIB)-  asegura créditos a la exportación3) Hungarian Export-Import Bank Ltd.(EXIMBANK)- presta una serie de servicios  para facilitar la exportación e importación

 

 

 

 

Compañías de seguros

El mercado de seguros también se está desarrollando rápidamente, y al igual que en el sector bancario, la mayor parte de las compañías son de propiedad extranjera.

 

 

VII.3. Líneas de crédito, acuerdos multilaterales de financiación.

 

El programa Joint Venture Programme (JOP) ofrece ayudas susceptibles de financiar acciones previas a la inversión en proyectos promovidos por PYMES españolas que quieran establecer empresas mixtas en este país. Entre las acciones que pueden financiarse con este instrumento están: la realización de estudios de previabilidad, estudios de viabilidad y de mercado y asesoramiento legal. El programa también ofrece ayudas para financiar acciones relacionadas con el desarrollo de los recursos humanos de las empresas conjuntas: la realización de programas de formación y la transferencia de tecnología y know-how para estos proyectos.

Las pymeS españolas pueden obtener con cargo a este programa anticipos sin intereses para cubrir hasta el 50% de los costes elegibles relacionados con las acciones que se lleven a cabo. En determinados casos, este anticipo es transformable en subvención y puede llegar a cubrir el 100% de los costes elegibles. El límite máximo de esta ayuda es de 160.000 ECUs en la fase de pre-inversión y de 100.000 ECUs en la de post-inversión.

El programa JOP se gestiona de forma descentralizada por una red de Instituciones Financieras seleccionadas por la Comisión Europea, a las que deben dirigirse necesariamente las empresas interesadas en obtener los apoyos que el programa ofrece. De esta red forman parte 7 Instituciones Financieras españolas, entre ellas COFIDES. Está previsto  a corto plazo la modificación de este sistema debido a sus resultados no del todo satisfactorios.

 

En los casos en que por cualquier circunstancia no pueda utilizarse el programa JOP, existe la posibilidad de obtener una ayuda para esta misma finalidad del Programa de Apoyo a Proyectos de Inversión (PAPI) del ICEX. Dicha ayuda puede alcanzar también el 50% del coste de las acciones realizadas, con un máximo de 10 millones de pesetas.

 

La línea ICO-ICEX para la internacionalización de la empresa española ofrece préstamos al inversor español o a la empresa participada mayoritariamente por ella a tipos de interés fijos o variables, a plazos de 5/7 años, con uno o dos años de carencia. La línea ICO-ICEX es gestionada en España por COFIDES y otras instituciones financieras a las que pueden dirigirse las empresas interesadas en obtener financiación para sus proyectos de inversión en este país.

 

COFIDES(Compañía Española de Financiación del Desarrollo) puede cubrir parcialmente las necesidades de financiación a largo plazo de estos proyectos a través de diferentes productos financieros :

 

q       Participaciones en el capital social de la empresa establecida en este país participada por la empresa española. Estas participaciones son siempre minoritarias y transitorias y no suponen en ningún caso compromiso de COFIDES en la gestión diaria del proyecto.

 

q       Préstamos a medio y largo plazo a la empresa participada establecida en este país. Estos préstamos pueden ser simples (con remuneración predeterminada, fija o variable) o de coinversión (con remuneración parcialmente ligada a los resultados del proyecto).

 

q       Préstamos simples al inversor español, con la finalidad de refinanciar parte del esfuerzo financiero que éste debe realizar para aportar fondos al capital de la empresa resultante del proceso de inversión.

 

Para financiar estas operaciones COFIDES utiliza, los siguientes instrumentos financieros:

 

q       Línea ICO-ICEX para la internacionalización de la empresa española.

 

q       Línea COFIDES-ICEX para la inversión productiva de empresas españolas en países menos desarrollados. Con cargo a esta línea es posible financiar operaciones a un máximo de 8 años, con un periodo de carencia entre 1 y 3 años. El máximo por operación es de 300 millones de pesetas.

 

q       Línea COFIDES/BERD de cofinanciación de inversiones españolas en países de Europa Central y Oriental. A través de esta línea el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) cofinancia en los mismos términos y condiciones en que lo haga COFIDES las necesidades de financiación a largo plazo de los proyectos de inversión promovidos por empresas españolas en este país, mediante participaciones en el capital social y préstamos simples o de coinversión a la empresa participada. La cuantía máxima del apoyo es de 2.000.000 de ECUs por proyecto.

q       El fondo para Inversiones en el Exterior (FIEX), establecido por la Ley 66/1997 y regulado por el Real Decreto 3815/1998, permite apoyar los proyectos de inversión española en este país a través de participaciones en capital u otros instrumentos participativos. El volumen máximo de apoyo por operación de 3.750 millones de pesetas.

 

q       De forma similar, el Fondo para Operaciones de Inversión en el Exterior de la Pequeña y Mediana Empresa (FONPYME), establecido por la citada Ley y regulado por el mencionado Decreto, ofrece para los proyectos de inversión de pequeñas y medianas empresas españolas en este país participaciones en capital y otros instrumentos participativos, siempre en términos de cofinanciación con COFIDES. El volumen máximo por proyecto con cargo a este fondo es de 350 millones de pesetas, al que deben añadirse las cantidades que aporten en cada caso COFIDES u otros cofinanciadores.  

 

También debe mencionarse el Programa de Financiación de Inversiones en el Exterior (PROINVEX) del ICO, orientado a grandes proyectos de inversión española en el exterior. Este programa ofrece financiación para inversiones españolas en este país a través de préstamos simples (a tipo de mercado más un margen en función del riesgo del proyecto) y garantías a medio y largo plazo, con un importe mínimo de operación de 750 millones de pesetas.

 

Cobertura del riesgo político de la inversión

 

CESCE (Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación S.A.) puede cubrir los riesgos políticos de las inversiones de empresas españolas en este país mediante su Póliza de Seguros de Inversiones en el Exterior. Esta póliza ofrece cobertura para dichos riesgos hasta un porcentaje máximo del 99%, sin que exista un límite mínimo o máximo de inversión susceptible de cobertura.

 

Las inversiones asegurables pueden tomar la forma de aportaciones de capital (monetarias o no monetarias); préstamos de la empresa matriz española a su filial extranjera, o avales prestados por la matriz ante instituciones financieras por préstamos concedidos a la empresa filial.

 

Este país es miembro de MIGA (Multilateral Investment Guarantee Agency), organismo perteneciente al grupo del Banco Mundial, que ofrece cobertura a largo plazo con el fin de aminorar los riesgos políticos ligados a las inversiones en países en desarrollo.

 

No existe límite mínimo por operación. El límite máximo es de 50 millones de dólares USA, aunque este límite puede sobrepasarse substancialmente, si ello es necesario, a través de diversos mecanismos de coaseguro y reaseguro.

 

El Programa PHARE. Sus Nuevas Funciones y Actividades.

 

Hungría es, junto a Polonia, el país para el que se creó el PHARE en 1990 y desde entonces uno de sus principales beneficiarios. Se trata de donaciones para Asistencia Técnica con el fin de facilitar las transformaciones económicas e institucionales hacia la economía de mercado. Ha concedido 750 m.ECUs a una amplia gama de sectores: privatización, reestructuración y promoción de empresas, medio ambiente, agricultura y educación superior. Por componentes, la asistencia técnica supone el 40%, los equipos y suministros el 30%, los créditos el 15% y la formación el 15% restante. 

       

Sin embargo la ejecución de proyectos y programas es bastante lenta. A fines de 1997 sólo se habían adjudicado contratos por unos 490 m.ECUs. Mientras los programas de 1990, 91, 92, 93 y 94 están totalmente adjudicados y desembolsados, del de 1995 sólo lo había sido el 60%, del de 1996 el 30%, del de 1996 y 1997 estaba en sus fases iniciales.

 

Los principales beneficiarios de estos contratos son empresas húngaras (a veces empresas mixtas europeo o americano-húngaras) seguidas de británicos, alemanes, holandeses, daneses y franceses. En nuestro caso, sólo se han logrado unos pocos contratos, dispersos por sectores y más bien pequeños, salvo uno en el sector financiero. En cuanto a suministros, no se conoce ningún contrato. El total es inferior a tres m. ECUs (un escaso 0,6%), bien por debajo de la baja participación española en el conjunto del PHARE.  Esta tasa de participación es alarmantemente baja. Aunque no se tiene derecho a ningún "retorno" estatutario, sí puede utilizarse este argumento para pedir el apoyo de autoridades húngaras y funcionarios europeos para incluir en lista corta a las empresas españolas interesadas cuando éstas lo demuestren visitando y ofreciendo sus servicios.

 

De las 3.500 empresas inscritas en Bruselas en la "lista larga", hay poco más de 300 españolas. Más escasa aún es la cifra de las que sido seleccionadas por las Agencias Ejecutoras para las "listas cortas". No hay datos sistemáticos, pero seguramente son pocas, fundamentalmente por la poca frecuencia con que visitan a las Agencias Ejecutoras y Oficinas de Gestión de Proyectos para mostrar su interés y capacidad.  Y esta es la principal carencia: hay que incrementar mucho la frecuencia de visitas para mostrar a las autoridades locales que hay experiencias españolas que pueden serles de gran interés, especialmente en cuanto a la aproximación a la UE. 

 

Para el futuro a corto plazo, se esperan importantes cambios en la actuación del PHARE como parte de la estrategia de preadhesión. Con recursos cada día más importantes, se financiarán inversiones en infraestructuras y desarrollo institucional con vistas a la aplicación del acervo comunitario, así como programas de colaboración y hermanamiento entre instituciones públicas húngaras y las de países miembros, utilizándose cada día más funcionarios y menos consultores privados.

 

 

 

 

Banco Europeo de Inversiones.

 

Desde 1990 Hungría ha tenido acceso a los préstamos del BEI. Para el período 1994-96 han sido 6 préstamos por 475 mECUs, básicamente en infraestructuras (carreteras, telecomunicaciones, control de tráfico aéreo), energía y crédito a la pequeña y mediana industria. Para el trienio 1997-2000 hay acceso al programa de 3.500 mECUs para toda la región con perspectivas de que las operaciones en Hungría sean de creciente importancia en el contexto de la estrategia de preadhesión, en cuyo marco podría incluso aumentarse la dotación de recursos. En todos estos proyectos, hasta ahora, las empresas españolas han brillado por su ausencia. 

 

Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo.

 

Hungría es socio fundador del BERD y uno de los países en los que sus operaciones han sido más importantes (casi 1.000 mECUs en 44 proyectos). En el sector privado se cuentan numerosas operaciones (préstamos y participaciones de capital), algunas tan importantes como la planta de General Motors, las autopistas en régimen de concesión, algunas privatizaciones, etc.  En el sector público se cuentan préstamos para las infraestructuras de carreteras, telecomunicaciones, transporte urbano y agricultura. El programa del BERD continúa en el sector privado y el público, desde la rehabilitación y desarrollo de infraestructuras y de servicios públicos, incluidas las concesiones hasta el sector financiero. Los sectores prioritarios serán el transporte ferroviario, transporte urbano, medio ambiente (tratamiento de residuos), generación y distribución eléctrica, etc.  

 

Participación Española en Operaciones con Financiación Multilateral.

 

La ejecución de proyectos depende de las Agencias locales que regularmente convocan concursos para la provisión de bienes y la contratación de obras y servicios de consultoría. La única vía para participar en estas oportunidades es mantener contacto regular con ellas y presentar ofertas. Es una estrategia costosa en términos de tiempo y esfuerzo de promoción, pero buscar vías alternativas de resultados rápidos y fáciles gracias a un "contacto" resulta tan vano como ingenuo.

 

Ni los suministradores de bienes y equipos ni los constructores y consultores han prestado gran atención a estos concursos. Tampoco lo han hecho como financiadores de inversiones en empresas mixtas medianas y grandes. Salvo los contratos financiados por el Banco Mundial en los 80, no se conoce ninguno, ni público ni privado, ni de suministro ni de obras y sólo unos muy pequeños en consultoría. Se está aún muy lejos de que esto vaya a cambiar. Pese a la divulgación de oportunidades realizada por el ICEX, el interés suscitado por estas oportunidades es muy bajo, a juzgar por la escasa participación en los concursos. Tal situación es consecuencia y causa a la vez de la escasez de los contactos establecidos con las agencias ejecutoras y los ministerios que las tutelan.

 

Poco se conseguirá hasta que las empresas pasen a la acción. No se puede ir más allá de obtener y distribuir información sobre los programas y concursos. La organización y financiación parcial de viajes de prospección, en fase de estudio, podría tener cierto efecto si bien al final serán la agresividad comercial y la competitividad los factores determinantes. No se debe ser derrotista, pero tras la experiencia reciente hay que ser escépticos sobre las posibilidades en este área, salvo que finalmente se intensifique esta labor.

 

 

VII.4. Acuerdo Hispano-Húngaro para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones.

 

España y Hungría Suscribieron un Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones en noviembre de 1989 ( BOE, 9-9-92).

 

Hungría ha firmado, además otros Tratados bilaterales de protección de inversiones con los siguientes países: Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Bulgaria, Canadá, Corea, China, Chipre, Dinamarca, Egipto, Eslovaquia, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Holanda, Indonesia, Israel, Italia, Kazajastán, Kuwait, Luxemburgo, Malasia, Marruecos, Moldavia, Mongolia, Noruega, Paraguay, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Suecia, Suiza, Tailandia, Turquía, Ucrania, Uruguay, Vietnam y Yugoslavia.

 

 

VIII. Legislación Laboral.

 

 

La legislación laboral actual se aproxima mucho a la vigente en Europa Occidental y las prácticas no son especialmente rígidas. Se configura así un mercado flexible, de un coste total muy  superior al salarial (por la elevada seguridad social e impuestos sobre la renta) pero aún muy razonable y con recursos humanos, sobre todo a nivel técnico, de elevada calidad. En cambio, es más difícil encontrar personal con experiencia en temas comerciales, financieros y de gestión de empresas.

 

Los principales aspectos de este marco laboral son los siguientes:

 

q       Comité de Empresa.  Según el modelo alemán, para las empresas con más de 50 trabajadores. Su composición varía de 3 a 13 miembros. Si la empresa tiene entre 15 y 50 empleados, se elegirá un representante laboral por cada centro de trabajo. Deben ser consultados sobre privatización, adopción de nueva normativa, formación, etc. Las empresas con más de 200 trabajadores deben crear un Comité Supervisor participado en un tercio por los trabajadores. Sus miembros deben ser elegidos por la Junta de Accionistas.

 

q       Condiciones laborales y salariales. El salario mínimo es 19.500 HUF al mes ó 112,5 HUF/hora. El medio es bastante bajo (entre 50 y 80.000 HUF brutos para las categorías intermedias) aunque las empresas con participación extranjera suelen pagar algo más. El personal cualificado, especialmente en  áreas directivas, financieras y comerciales, tiene remuneraciones superiores, pero siempre menores a las habituales en España. En el pasado, se concedían numerosos beneficios adicionales en especie que se mantienen actualmente en algunas empresas para eludir la elevada tributación.

 

q       La jornada es de 40 horas semanales. El trabajador tiene derecho a 15-24 días laborables de vacaciones según el sector. Las regulaciones de seguridad e higiene en el trabajo varían en función de cada industria con reglamentos especiales para profesiones de elevado riesgo.

 

q       Es obligatorio redactar un contrato laboral. Se puede determinar un período de prueba de 3 meses no prorrogable. Hay un plazo de 1 mes para comunicar el despido en caso de que se haya trabajado 3 años, prorrogable progresivamente hasta 3 meses para los que llevan 20 años. En regulaciones de empleo, el plazo es superior (hasta 6 meses), debiéndose discutir el asunto con el Comité de Empresa. La indemnización por despido ha de pagarse tras tres años de empleo y oscila entre uno y seis meses. Las empresas extranjeras suelen pagar indemnizaciones mayores para facilitar despidos. Desde 1993, el subsidio por desempleo es de 3 meses hasta un año máximo. Su monto es del 65% del salario de los últimos cuatro trimestres (mín. 12.330 y max. 24.660 HUF).

 

q       Seguridad Social.  Todos los empleados, salvo los extranjeros, están cubiertos por la Seguridad Social. Sin embargo, el Estado del Bienestar socialista está  siendo desmantelado con una reducción de prestaciones. Así, está  aumentando progresivamente la edad de jubilación, hasta los 62 años (antes se establecía en 55 años para las mujeres y 60 para los hombres), se está  regulando la incapacidad laboral por enfermedad y accidente, y se están recortando la asistencia sanitaria y las ayudas familiares. Los permisos de maternidad remunerados son normalmente de 24 semanas pero pueden llegar hasta los tres años.

 

q       Contribuciones sociales - Las contribuciones sociales en Hungría a cargo del empleador son las siguientes: 11% del salario bruto, de contribución a la seguridad social, 22% de contribución al fondo de pensiones, 3.900HUF (aprox. 2500 pts.) por persona y mes, 3% para el  fondo de desempleo, 1,5% para el fondo de formación profesional. Además, el empleador retendrá un 3% del salario de contribución a la seguridad social y un 8% de contribución al fondo de pensiones, que corren a cargo del empleado.La contribución a cargo del trabajador es del 10%, con un máximo de 156.585 HUF al año, más 1,5% para desempleo.

 

q       Sindicatos. Tras un intento fallido de establecer un pacto social en 1994, han perdido mucha fuerza y sólo son relevantes y reivindicativos en algunos sectores en los que ha habido algún conflicto reciente. La mala imagen heredada del período anterior y la situación del mercado laboral les hace todavía poco atractivos para los trabajadores, especialmente en las pequeñas y medianas empresas. La misma situación se da en cuanto a las huelgas y manifestaciones. La conflictividad es escasa y las huelgas son esporádicas, siendo en su mayoría cortas y relacionadas con crisis específicas de ciertas industrias y sectores.

 

q       Contratación de personal extranjero. Se necesita visado y permisos de trabajo y residencia, que se obtienen tras gestiones en la policía y en las autoridades de inmigración.

 

 

 

IX. Información Práctica.

 

IX.1. Costes de establecimiento.

 

Los costes de instalación no son más elevados de los habituales en España y probablemente menores que en muchas otras ciudades europeas. De ello dan prueba la multitud de empresas extranjeras que tienen filiales y oficinas de representación en Hungría. No es un país particularmente caro: los índices internacionales de comparación del coste de la vida la sitúan entre el 80 y el 90% del de España. Sin embargo, algunos artículos concretos (de importación) y servicios a las empresas pueden ser especialmente caros.

 

Los costes de servicios jurídicos y auditorías están en línea con los internacionales pues se trata de las mismas empresas y gabinetes que en el resto de Europa. En los casos más simples, y en algunos no tan simples, pueden contratarse con gabinetes locales de precios más razonables y, algunos, de buen servicio. Conviene tener asesoramiento legal local pues hay una tendencia a establecer contratos por escrito para muchas operaciones, incluso para aquellas que en España se harían verbalmente. Por otro lado hay que recordar que las autoridades fiscales son minuciosas en cuanto al cumplimiento de las obligaciones por las empresas extranjeras, incluso en aspectos formales. Son muchas las empresas húngaras que operan en la economía sumergida pero pocos los extranjeros que se aventuran a ello.

 

Los salarios son notablemente más bajos que en España. La mano de obra sin cualificar cuesta unas 35-40.000 Ptas mes, el personal administrativo medio unas 70-80.000 y no es difícil encontrar jóvenes titulados con idiomas dispuestos a aceptar salarios iniciales del orden de las 80.000 Ptas. El personal administrativo de nivel superior tiene salarios bastante superiores. Cierto es que las productividades pueden estar a la altura de los salarios y que no es inmediato el encontrar personal motivado. El empleador cotiza a la Seguridad Social por el 39% del salario. Junto a su propia contribución a la Seguridad Social (10%), el trabajador húngaro paga impuestos directos a tipos muy elevados.

 

Las naves industriales y los terrenos industriales tienen precios razonables, sobre todo fuera de Budapest. En las provincias el precio medio de alquiler de naves está alrededor de 200-300 pts/m2, en la capital es mucho más caro, hasta 6.000 pts/m2/mes, según la ubicación. Su compra fluctúa entre 6.000 y 25.000 pts/m2. Los terrenos tienen precios muy  variados: fuera de la capital se encuentran entre 1.200 y 4.500 pts/m2, pero en Budapest la compra de éstas puede llegar hasta 15.000 pts/m2.

 

Los precios de los alquileres de oficinas en la capital han bajado desde 1993. En el centro de Pest (V), el m2/mes ha pasado de 4.600 Pts a menos de 3.500 Pts, mientras que en los distritos VI y VII de Pest y en el I y II (en Buda) cuesta unas 2.500 Pts. La compra supone entre 92.000 y 150.000 pts/m2 en el centro de Pest y algo más barato en áreas periféricas y en Buda.

 

 El precio de la gasolina está ligeramente por encima del de España (167-170 pts/l sin plomo 98). El gasóleo de automoción ronda las 145 pts/l. La electricidad para uso doméstico cuesta 7,6 pts por kW hasta los 50 kW, 9 pts/kW entre 50 y 300 kW y 10,5 pts/kW en adelante. A estos precios hay que añadir el 12% de IVA. Hay varias tarifas para uso industrial que oscilan entre 3 y 6 pts/kW + IVA. El gas cuesta unas 22 pts/m3 para uso doméstico, para uso industrial es de unas 15 pts/m3. En ambos casos ha habido subidas muy importantes en 1995 y 1996, pero el precio sigue por debajo del de España.

 

El teléfono ha subido mucho recientemente pero sigue a precios razonables, incluso para las llamadas internacionales. Cuestan alrededor de 100 Pts el minuto con España independientemente del período del día. En cambio, para las llamadas locales y nacionales hay 4 tarifas en función de la hora. Los promedios están entre 7 y 30 pts/minuto en las horas punta, y entre 1 y 8 pts/minuto por la noche.

 

Los costes de los teléfonos de redes celulares son similares a los de España, aunque dependen de la tarifa contratada: un minuto dentro de la misma red por el día cuesta unas 21-40 pts y por la noche unas 13-23 pts. En alguna compañía para llamadas entre diferentes redes a estos gastos hay que añadir unas 4-5 pts. y en caso de llamadas internacionales unas 13 pts/minuto más.

 

 

IX.2. Información General.

 

El idioma oficial de la República de Hungría es el húngaro, idioma de raíz fino-húngara.

La moneda húngara es el forinto (HUF). Hay en circulación monedas de 1, 2, 5, 10, 20, 50, 100 y 200 Fts; los billetes son de 100, 200, 500, 1.000, 2.000, 5.000  y 10.000 forintos. Desde enero de 1996 existe convertibilidad del forinto por cuenta corriente. Para los turistas hay un límite máximo de 300.000 HUF más 50.000 en divisas con lo que tanto los extranjeros, como los húngaros pueden entrar y/o salir del país. Al salir, el visitante extranjero puede recuperar el 100% de lo cambiado al entrar, si presenta el justificante del cambio.

TIPOS DE CAMBIO: 4 de enero del 2001

100 ESP = 159,17 HUF; 1 USD = 279,68 HUF; 1 DEM = 135,41 HUF.

 

Los Enlaces desde España son los siguientes:

VIA AEREA: Iberia no vuela a Budapest. La compañía aerea húngara MALÉV opera de 3 a 5 vuelos directos desde/hacia Madrid y de 3 a 4 desde/hacia Barcelona dependiendo de la temporada. En temporada turística hay charters a Baleares, Canarias, Gerona y Málaga.

VIA MARITIMA: Desde España el transporte marítimo apenas se utiliza. El puerto más cercano es el croata de Rijeka. A partir de él, la ruta por carretera con Budapest está pendiente de la construcción de la autopista entre Croacia y Hungría.

VIA TERRESTRE: Por carretera, Madrid está de Budapest a 2.709 km y Barcelona a 2.102 km. En la frontera con Austria hay siete puestos aduaneros habilitados para efectuar despachos TIR. Existe enlace ferroviario entre España y Hungría que está siendo poco utilizado. Hungría es signatario de los Convenios CMR, TIR, ATP y ADR y tiene un Convenio bilateral con España de transporte por carretera (BOE, 4-4-80).

En lo que se refiere a los requisitos para la entrada en el país para los ciudadanos comunitarios en visitas turísticas o de negocios que no sobrepasen los 90 días, pasaporte o DNI en vigor. Para estancias más largas se necesita visado. No se  necesitan precauciones sanitarias.

 

Estos son algunos consejos prácticos para el hombre de negocios que visite la capital, Budapest, aunque también se pueden hacer extensibles a otras ciudades del país.

Se trata de una ciudad muy europea y de fáciles desplazamientos con un centro comercial y financiero muy manejable, incluso a pie. En las zonas industriales y fuera de Budapest tampoco hay mayor problema de desplazamientos. El tráfico no es peor que en cualquier otra ciudad o país de este tamaño. La Oficina Comercial está situada en pleno centro, a pocos minutos a pie desde los principales hoteles.

 

Los hoteles más recomendables para hombres de negocios están en el centro de Pest, cerca del Danubio. Salvo razones específicas, no se recomiendan hoteles en la periferia. Los precios de los hoteles de 4 y 5 estrellas son elevados. Conviene asegurarse de que se obtiene un buen precio a través de una buena agencia de viajes o de la Oficina Comercial, que tiene tarifas especiales con algunos de los principales. Pero las reservas deben de hacerse por nuestra secretaría, a posteriori es muy difícil renegociar el precio.

 

La puntualidad es una virtud muy apreciada y ejercitada por los húngaros. Esperan de nosotros un comportamiento similar. En caso de no poder llegar a tiempo a una cita, se recomienda llamar antes para avisar y en caso de no poder acudir es importantísimo cancelar. En húngaro, es normal decir primero el apellido y después el nombre aunque quienes tratan con extranjeros suelen adaptarse.

 

En el mundo de los negocios es cada día más frecuente que se hable inglés, alemán y, en ocasiones, incluso español. En otro caso será necesaria la ayuda de intérprete o traductor. No hay dificultad para conseguirles a un precio razonable y la Oficina Comercial puede ayudar a contactarles, algunos incluso disponen de coche. Se recomienda asegurarse de la precisión de traducciones e interpretaciones, especialmente en cuestiones delicadas como la negociación de contratos o temas con contenido técnico muy complejo. Para facilitar su labor en estos casos conviene facilitarles alguna documentación que les ayude a dominar el léxico.

 

Los Taxis funcionan bien en general aunque no hay que descartar la picaresca. Cada uno está pintado de un color y lleva emblemas y señales distintas. Hay grandes diferencias entre unos y otros. Los "de compañías" tienen unas tarifas fijas muy razonables pero los "libres" suelen tener tarifas más elevadas y ajustables en función del cliente. Los taxis de compañías se identifican por llevar unas marcas en las puertas (cuidado de no equivocarse). Pueden pararse por la calle o pedirse por teléfono en ingles (las dos compañías más grandes son Fö Taxi, tel. 222 22 22, y City Taxi, tel.  211 11 11). Los taxis “libres” (frecuentemente vehículos de lujo pero también algunos con apariencia normal) se encuentran en los lugares turísticos y a las puertas de los hoteles. Aunque tienen taxímetros, sus tarifas pueden más que duplicar o triplicar el precio normal.

 

Los desplazamientos del/al aeropuerto pueden hacerse en taxis (las principales compañías y hoteles tienen vehículos a precio fijo, en función del tipo de vehículo) o con un servicio de minibus muy eficaz por 1.800 Forintos por persona.

 

Las tarjetas de crédito son cada día más aceptadas pero, en algún caso, se aceptará sólo una, en algún caso se preferirá American Express sobre Visa. El mejor cambio de moneda puede hacerse en los bancos.  Los hoteles suelen tener tipos menos favorables. Abundan las agencias de cambio en las zonas turísticas, aunque los tipos no son los mejores. Se recomienda declinar las propuestas callejeras que pueden resultar en una estafa.  Los cajeros automáticos funcionan con normalidad y tarjetas del tipo Cirrus o Maestro son la mejor alternativa para obtener moneda local a un buen tipo de cambio.  

 

Como compras, además de artesanías varias,  para los sibaritas del paladar puede recomendarse el hígado de oca y el vino de Tokaji que tan bien combina con él. La mejor marca es Oremus (propiedad de Vega Sicilia). Ambos se encuentran en las mejores tiendas, a veces a mejor precio que en el aeropuerto. Las compras de caviar no están exentas de riesgo.

 

IX.3. Direcciones Útiles.

 

IX.3.1 En España.

EMBAJADA DE HUNGRIA EN MADRID. Cancillería.

Exmo. Sr. Embajador: Dr. Pál Varga Koritar

E-28016 Madrid, Ángel de Diego Roldán 21

Tel: 91-413 70 11/ 413 70 99  Fax: 91-4134138

 

DEPARTAMENTO COMERCIAL DE LA EMBAJADA DE HUNGRIA EN MADRID

Consejero Comercial: D. György Zoltai.

Consejero Económico: D. Gyula Csekö.

E-28020 Madrid, Avda. de Brasil 17 - 17 izda.,

Tel: 91-556 26 08/556 26 54  Fax: 91-556 63 00

 

COFIDES, S.A.

E-28002 Madrid, Príncipe de Vergara, 132 - planta 12

Tel: 91-562 60 08/745 44 80  Fax: 91-561 0015

Correo electrónico: cofides@cofides.es

Página web: www.cofides.es

 

ICEX

E-28046 Madrid, Paseo de la Castellana, 14-16

Tel: 91-349 62 01/349 61 00  Fax:  91-435 3300/431 6128

Correo electrónico: icex@icex.es

Página web: www.icex.es

 

 

 

IX.3.2. En Hungría.

 

OFICINA ECONÓMICA Y COMERCIAL DE ESPAÑA

Consejero: Federico Povedano

H-1051 Budapest, Nádor u. 23, II

Tel: 36-1-302 00 74/75  Fax: 36-1-302 00 70

Correo electrónico: buzon.oficial@budapest.ofcomes.mcx.es

Página web: www.mcx.es/budapest

 

Embajada de España en Budapest

Embajador: Fernando Perpiñá-Robert

H-1067 Budapest, Eötvos u. 11/b.

Tel: 36-1-342 99 92/93  Fax: 36-1-351 05 72

 

Agencia Estatal de Privatización (APV Rt.)

Oficina de información

H-1133 Budapest, Pozsonyi út 56

Tel: 36-1-359 69 90  Fax: 36-1-359 69 91

 

Cámara de Comercio e Industria de Hungría

Presidente: D. Dr. Lajos Tolnay

Secretario Gral. Asuntos internacionales: Sr. D. Lajos Kustos

Kossuth Lajos tér 6/87, H-1055 Budapest

Tfno: 36-1-353 33 33  Fax: 36-1-269 46 28

 

ITD HUNGARY

The Hungarian Investment and Trade Development Agency

H-1051 Budapest Dorottya u. 4,

Tel.: 36-1-266 70 34/318 00 51 Fax: 36-1-318 37 32

Correo electrónico: itd@itd.hu

Página web: www.itd.hu

 

MINISTERIO DE INDUSTRIA ,COMERCIO Y TURISMO

Honvéd u. 13-15, 1055 Budapest V Tel: 302 2355, Fax: 302 2394 

Vigadó u. 6., 1051 Budapest V Tel: 118 50 44

 

MINISTERIO DEL INTERIOR

József Attila utca 2-4, 1051 Budapest V Tel: 332 5790, Fax: 266 5471

 

MINISTERIO DE AGRICULTURA

Kossuth Lajos tér 11, 1055 Budapest V Tel: 302 0000, Fax: 302 04 02

 

MINISTERIO DE JUSTICIA

Szalay u.16, 1055 Budapest V Tel: 332 5330, Fax: 332 8903

 

MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE Y POLÍTICA REGIONAL

Fö utca 44-50, 1011 Budapest I Tel: 457 33 00, Fax: 201 21 25

 

MINISTERIO DE TRANSPORTES, COMUNICACIONES Y GESTIÓN DE AGUAS

Dob utca 75-81, 1077 Budapest VII Tel: 322 0220 /341.43.00/342.05.20/461.33.00 Fax: 322 8695

 

MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES

Bem rakpart 47, 1027 Budapest II Tel: 156 8000, Fax: 155 96 93

 

MINISTERIO DE TRABAJO

Roosevelt tér 7-8, 1051 Budapest V Tel: 302 21 00 Fax: 311 00 63

 

MINISTERIO DE CULTURA Y EDUCACIÓN

Szalai utca 10-14, 1055 Budapest V Tel: 302 0600, Fax: 302 3002

 

MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL

Arany J.u. 6-8, 1051 Budapest V Tel: 332 3100, Fax: 302 0925

 

MINISTERIO DE FINANZAS

József Nádor tér 2-4, 1051 Budapest V Tel: 118 2066, Fax: 118 2570

 

BANCO NACIONAL DE HUNGRÍA

Szabadság tér 8-9, 1054 Budapest V Tel: 302 30 00, Fax: 332 39 13

 

 

 

 

IX.3.3 Principales empresas húngaras de transporte por carretera.

 

ÁCHIM+ÁCHIM Kft.

5600 Békéscaba, Vozárik u. 5

Tel./Fax: 36-66-32 47 81/66-44 33 44

Correo electrónico: achim@nap-szam.hu

Director: Sr. Mihály Miklós Áchim

 

ALLTRANS

1131 Budapest, Reitter F. u. 163

Dirección postal: 1558 Budapest, Pf. 15

Tel.: 36-1-350 2317/330 5065/6        Fax: 36-1-350 2318

Director: Sr. Schmidt Csaba

 

ANITA TRANZEX Kft.

4034 Debrecen, Vámospércsi út 93.

Tel.: 36-52-50 23 11/2            Fax: 36-52-50 23 38/9

Correo electrónico: anita-tranzex@matavnet.hu

Director: Sr. Miklós Tóth

 

ARES HUNGARIA SZÁLLÍTMÁNYOZÁSI KFT.

1138 Budapest, Váci út 202   

Tel.: 36-1-350 28 68   Fax: 36-1-350 28 69   Móvil: 36-20-951 2100

Contacto: Sr. Zoltán Hetesi (habla español, inglés, italiano)

Tipos de camiones que tienen: Según los pedidos.

Contactos con España: 1-10 camiones semanales. Puntos de recogida en Irún, Barcelona, Castellón, Valencia. Filial del grupo Ares que tiene oficinas en Bilbao, Barcelona, Praga y Budapest.

Otros servicios: Transporte de productos que exceden en dimensiones y en peso. Despacho aduanero y almacenamiento en zona franca a través de subcontratistas.

 

BUDACARGO KFT.

1185 Budapest, Ferihegy 1 "A" Porta

Tel.: 36-1-296.63.91/933.41.52                     Fax: 36-1-296.6392

Contacto: Sr. Zoltán Matal (Inglés) y Sr. Sandor Toronaly (Alemán)

Contactos con España: Contactos estables con Thyssen Haniel Logistic S.A. Por semana: 1-3 camiones

Puntos de recogida en Barcelona, Madrid, Valencia y Irún.

Otros servicios: Despacho aduanero, almacenamiento en zona franca y transporte aereo, grupaje, forwarding.

Representante de Burlington Air Express en Hungría.

 

CONTINENTAL CARGO

1211 Budapest, Szállítók u.4.

Tel.: 36-1-276.71.54/277.44.44 Fax: 36-1-276.69.67

Director: Sr. György Taub

Tipos de camiones que tienen: Camiones con lona de 24 toneladas.

Contactos con España: 150-200 camiones anuales.

Otros servicios: Almacenamiento.

 

CSÚCS - TEHER Kft.

Dirección: 1201 Budapest, Helsinki út 105.

Tel.: 36-1-284 39 37   Tel./Fax: 36-1-284 39 33

Director: Sr. Béla Nagy

Contactos con Espana: 10-15 camiones anualmente, Budapest.- Barcelona.

 

DANZAS Kft. (DANUBIASPED Nemzetközi Gyujtoforgalmi Szállítmányozási Kft.)

Dirección: 1158 Budapest, Késmárk u. 20-22.

Tel.: 36-1-419 53 83/6 04 14             Fax: 36-1-417 30 40/65

Correo electrónico: sped@danzas.hu

Contacto: Sra. Amália Sarkadi (habla inglés).

Tipos de camiones que tienen: camiones con lona de 20-22 toneladas.

Contactos con Espana: Línea regular BCN (viernes)-BU (lunes). También transporte desde Alicante. Representante de DANZAS S.A.

 

DANUBIASPED KFT.

1158 Budapest, Késmárk u. 11-13 Tel.: 36-1-419.53.83 Fax.: 36-1-417.30.65/30.40

Contacto: Sra. Amália Sarkadi  Idiomas: inglés

Tipo de camiones: camiones con lona de 20-22 toneladas

Representante de DANZAS, S.A. Contacto en Barcelona: Sr.  David Delgado/Sr.  Salvatore Cascino (Tel.: 93-298.28.00).

Otros servicios: Despacho aduanero, almacenamiento en zona franca.