PANORAMA ECONÓMICO

PANORAMA ECONÓMICO

LOS SALARIOS HÚNGAROS, INFERIORES AL RENDIMIENTO
DE LA ECONOMÍA

En su valor nominal los salarios húngaros no superan el 10 por ciento de la media de la Unión Europea y en su valor paritario apenas llegan al 30 por ciento de aquella. Los salarios húngaros son inferiores a los que rigen en Polonia, la República Checa y Eslovenia. Según los expertos, al rendimiento del país corresponderían salarios más altos y una reforma salarial no desalentaría a los inversores de capital extranjero.

Los índices macroeconómicos positivos de Hungría –al igual que en los años anteriores– en 2000 tampoco se tradujeron en el incremento del ingreso real de los ciudadanos. El Producto Interno Bruto (PIB) aumentó en 5,2 por ciento, pero los salarios sólo lo hicieron en 1,5 por ciento. Según los expertos, los salarios húngaros aún no han superado el choque que supuso el programa de estabilización económica de 1995 y 1996, cuando en el curso de dos años el valor real de los ingresos disminuyó en 16 por ciento.

Del análisis realizado por la consultora austriaca RegioPlan Consulting se deduce que en la región centro-oriental de Europa los salarios húngaros son los que tienen el menor valor adquisitivo, eso que ni en Eslovenia –país que con salarios más altos– llega al 55 del austriaco. En la República Checa el valor adquisitivo de los ingresos de la población llega al 44 del de Austria. En el caso de Croacia este porcentaje es de 33 por ciento, en Polonia de 31 por ciento, en Eslovaquia de 26 por ciento y en Hungría de 22 por ciento.

En el segundo trimestre del año pasado, la Union Bank of Switzerland (USB) realizó un análisis sobre precios y salarios en 58 ciudades del mundo. Según la USB en Budapest el salario neto medio por hora es de 0,9 dólares, lo que está al nivel del de Moscú y sólo es superior a los salarios de Yakarta, Indonesia, y Bombay, India. En Lisboa, la capital de la Unión Europea que tiene el nivel salarial más bajo, el salario neto medio es casi cinco veces superior al de Budapest. En la capital húngara hay que trabajar 82 minutos para comprarse una hamburguesa, 25 minutos para comprar un kilo de pan y 42 minutos para comprar un kilo de arroz.

Un estudio reciente realizado por el Ministerio de Economía húngaro sobre los distintos sectores ocupacionales del país refleja igualmente la chocante diferencia entre los salarios de Hungría y la Unión Europea. Un soldador húngaro gana entre el 26 y el 28 por ciento de lo que cobra un inglés del mismo oficio; un panadero gana el 22-23 por ciento de lo que gana su colega británico; a su vez, el sueldo base de un médico húngaro apenas llega a más del 10 por ciento de lo que cobra un facultativo británico, y sus ingresos tampoco superan el 14 por ciento de los de un colega inglés. En Hungría el sueldo básico de un profesor de enseñanza secundaria y superior equivale al 15-16 por ciento de uno de Alemania. El sueldo de un profesor húngaro de enseñanza media equivale al 34 por ciento de su colega italiano.

Los expertos destacan que en la actualidad, el bajo nivel de las remuneraciones salariales ya no ejerce mayor fuerza de atracción sobre el capital extranjero. Polonia y la República Checa se adelantaron a Hungría en la importación de capital activo precisamente en los últimos años, cuando en dichos países los salarios aumentaron. (En el caso de la industria procesadora, entre 1995 y 1999 en Polonia los salarios subieron en 55 por ciento; en la República Checa en un 48 por ciento, mientras que en Hungría sólo aumentaron en un 16 por ciento.)

El PIB per capita húngaro equivale a casi el 20 por ciento de la media de la UE, pero el salario medio sólo llega al 10 por ciento de la media de la UE. Al valor adquisitivo paritario el PIB per capita se aproxima al 50 por ciento de la media de la UE, pero el valor adquisitivo de los salarios sólo llega al 30 por ciento. A base de ello, los economistas calculan que en el plazo de 20-25 años los salarios húngaros sólo llegarán al 60 por ciento de la media de la UE. En lo que respecta el valor adquisitivo de los salarios, también tendrán que pasar entre 20 y 25 años para alcanzar una proporción similar.

La UE no fija obligaciones en este terreno para los países candidatos, sin embargo, la opinión generalizada en la Unión es que los salarios de los nuevos miembros deben llegar al 60-70 por ciento de la media comunitaria para que no surjan tensiones graves en el mercado laboral. Según estas opiniones, si los salarios no llegan a dicho nivel, se iniciará la migración de mano de obra hacia los países más desarrollados.

El gobierno húngaro sostiene que el acercamiento al nivel salarial de la UE se realizará como parte del desarrollo económico general, dependiendo de la situación económica del país. El crecimiento actual y futuro del PIB, superior a la media comunitaria, permitirá que los salarios reales húngaros aumenten en mayor medida que los de la UE y de esta manera se acortarán distancias.

Este año el salario mínimo interprofesional subió en 57 por ciento, a 40.000 forintos (unos 130 dólares), lo que estimulará la demanda interna . El gobierno anunció una subida del 2,5 por ciento en el salario real de las instituciones públicas; en la sanidad, la asistencia social y la enseñanza habrá aumentos mayores. Seguramente este aumento salarial será seguido también por el sector empresarial. Se calcula que en 2001, los salarios reales aumentarán entre un 4 a un 4,5 por ciento. Según datos de la Oficina Central de Estadística, en enero de este año el salario bruto medio fue de 94.625 forintos (unos 200 dólares). El valor real de los salarios fue en 4,2 por ciento superior al de un año antes.