Platos de orquesta

 

    Los platos de orquesta tal y como los entendemos hoy en día, no tienen nada que ver con los platillos que antiguamente se usaron para actividades religiosas en el antiguo oriente. De ahí es de donde se supone que provienen y parece ser que sus antecesores fueron unos pequeños discos de bronce que datan del tercer milenio antes de Cristo, descubiertos en el noroeste de la india y que probablemente se utilizaban como señales sonoras.

Crótalos

    Más tarde, este tipo de instrumento se extendió a Asia menor, Egipto, Grecia y después a Roma. Finalmente penetran en occidente a través del Imperio Romano, pero se pierden al ser prohibidos por la iglesia y no se recuperan hasta que de nuevo son introducidos por los cruzados.

    Sin duda alguna la evolución histórica de los platillos en occidente es la más bonita de todos los instrumentos de percusión que usamos hoy en día. Desde su nacimiento en antiguo oriente como crótalos tocados con los dedos, hasta los grandes platillos de origen turco que conocemos en las orquestas sinfónicas, pasando por los platos utilizados en las orquestas de Jazz y música moderna.  

 

Ir a página de técnica y ejecución

Los platillos en la percusión Sinfónica

    Su uso orquestal se debe a la gran popularidad que en la segunda mitad del S. XVIII tuvo todo lo que provenía de Turquía, (la moda, la comida, la belleza) y la música se dejó influenciar por el ambiente Turco que invadió Europa.

    Llegaron los platillos, los triángulos, las panderetas, etc. Y esta sonoridad empezó a ser utilizada por los compositores de la época, como es el caso de Strunk en "Ester", Keiser en "Claudius", Gluck en "Ifigenia en Táuride", Mozart en "El rapto de Serrallo" o Haydn en la sinfonía militar. Su evolución ha sido paralela a la evolución de la sonoridad orquestal, con los cambios de los estilos musicales el uso de los platos se fue introduciendo de lleno en las composiciones, encontrando en el siglo XX ejemplos de una gran multitud de usos (entrechocados, suspendidos, con clavos, golpeados con todo tipo de baquetas, etc.)

    Los platos de orquesta actuales están construidos de una mezcla de cobre, plata y estaño, y aunque cada fabricante tiene sus propias aleaciones y modelos, se imponen sobre todas tres formas de construir y nombrar estos instrumentos:

1.- Franceses: poco pesados y de sonido claro-agudo.

2.- Vieneses: Son los más habituales de uso general.

3.- Alemanes: Los más pesado, de sonido oscuro-grave.

    El tamaño de estos instrumentos influye directamente en la sonoridad, encontraremos más poder de explosión y sonido mas grave conforme vayamos añadiendo pulgadas de tamaño y grosor en la aleación.  

Los platillos en la percusión Moderna (batería)

    Pero si se trata de hablar de los platillos su verdadera evolución e importancia la reciben de su uso en el instrumento de percusión más moderno y avanzado que conocemos con el nombre de Batería. En este instrumento se usan los platos en todas sus modalidades:

  • suspendidos
  • entrechocados
  • golpeados con todo tipo de baquetas
  • Claveteado
  • De todas las formas posibles. (Chino, grandes, pequeños, etc. ).

 

    Los patos suspendidos que se usan en la batería son de todo tipo y tamaño, y reciben

el nombre de pendiendo de su uso, así los más grandes son los Ryde, o platillos de acompañamiento, con la función de colorear y fragmentar el ritmo que se está llevando. Otros platos algo más pequeños y más ligeros reciben el nombre "onomatopéyico" de crash, debido a su sonoridad explosiva y rápida, siendo usados para los cortes de ritmo y momentos de gran euforia y velocidad. Los platos denominados "chinos", como su nombre indica tienen la característica de su sonido de sabor oriental, seco y a la vez abierto, son usados a la hora de conseguir un efecto distinto en color y sonido. El uso entrechocado de los platos se le deja al instrumento conocido como "Charles", que consiste en dos platos unidos por una barra, accionados por un mecanismo desde el pie. En la fotografía podemos ver un Charles accionado por medio de un cable. Esto se utiliza para poder accionarlo con el pie, pero poder estar

situado en cualquier espacio de la batería, pudiendo, así ser colocado a la distancia que requiere el interprete, para su mayor comodidad de ejecución.

    Los platos, como en todo, también han evolucionado en la batería, ya que (y sobre todo el Charles) se han tenido que ir acomodando a las necesidades de, la música en primer lugar, y sobre todo los interpretes que, poco a poco fueron demandado comodidad, sonoridad, respuesta, etc. En la actualidad, esta sonoridad y respuesta, está muy estudiada por los fabricantes, teniendo en el mercado multitud de platos que responden a los diferentes estilos musicales, Pop, Jazz, Rock, Salsa, etc.