JINTAI KYUSHO

Existe la unánime certeza de que todo lo que nos rodea -sean personas, animales o cosas- tiene puntos débiles. La fortaleza ilimitada es una utopía absoluta. Todo y todos tenemos puntos débiles que nos hacen vulnerables a nuestros adversarios. Los más sofisticados aparatos de seguridad son vulnerables en alguno de sus puntos, según nos enteramos de vez en cuando en la prensa, en la sección de sucesos, cuando escriben que a pesar de los medios de seguridad han entrado a robar en tal establecimiento. El perro más terrible es vulnerable si se le ataca en el hocico.

Esta vulnerabilidad universal de todo t de todos no pasó desapercibida en las escuelas tradicionales japonesas de artes marciales, y provocó que se realizaran estudios en profundidad en los cuales no se ha dejado de investigar ningún punto o zona presuntamente vulnerable de ser atacada con diferentes tipos de ataque.

A los puntos vulnerables del cuerpo humano se les denomina, en japonés, Jintai-Kyusho.
  • Jin: Persona
  • Tai: Cuerpo
  • Kyu: Rápido o urgente
  • Sho: Lugar o situación

De la traducción literal se puede concluir que Jintai-Kyusho son los puntos rápidos del cuerpo humano o los puntos de las urgencias. Si relacionamos estos enunciados con el combate contra un adversario, nos conduce a definir los Kyusho como los puntos del adversario que al atacarlos nos pueden facilitar de forma rápida la victoria.

Al atacar los Kyusho, los efectos san rápidos, neutralizantes y visibles. Estos puntos están en contraposición con los que, la leyenda esotérica de las artes marciales, describe como los puntos de la muerte aplazada. En estos puntos los ataques provocaban lesiones degenerativas de órganos internos, como los riñones, hígado, bazo, etc. Lesiones que eran invisibles para las técnicas médicas de épocas pasadas. En la actualidad, estas lesiones degenerativas son descubiertas y curadas sin que pueda evolucionar la lesión negativamente. Quedan para la leyenda las técnicas denominadas: San-Nen-Goroshi (muerte en tres años) o Jun-Nen-Goroshi (muerte en diez años). Estas técnicas consistían en atacar con el puño o las manos al adversario, pero en puntos que si bien no sentían dolor en el momento del ataque, al pasar el tiempo, tres o diez años, el adversario moría con dolores en el lugar donde había sido atacado en el pasado.

Los Kyusho no son de efectos aplazados, sino de inmediata resolución; al atacarlos obtendremos comparativamente más efectividad que si el mismo ataque se dirigiese a un punto que no sea Kyusho.

JINTAI KYUSHO, Los puntos vulnerables del cuerpo humano Autor:

PAU-RAMON PLANELLAS

EDITORIAL ALAS

Volver