Se trata, explica Luis Larios, titular de Larios’ Karate Club, del conocimiento de 361 puntos ubicados en todo el cuerpo, conectados a las áreas del cerebro que controlan ciertos órganos, como los riñones, los intestinos, el estómago y el corazón; y su aplicación en las artes marciales para inmovilizar al oponente.
La técnica de los Puntos de Presión estuvo, por cientos de años, reservada para una élite de peleadores, principalmente orientales. Hasta los años setenta, era difícil que un peleador occidental tuviera acceso a su conocimiento, una técnica ancestral, originada en la acupuntura.
Fue Dillman uno de los primeros afortunados en que se le abriera la puerta al conocimiento, afirma Larios, su alumno, ahora el principal promotor de su enseñanza en la región.
El peleador que domina los Puntos de Presión, sabe qué parte del cuerpo del oponente golpear, presionar o tallar, para que, desde ahí, se envíe una información al cerebro para que interrumpa o acelere su función, provocando, principalmente, que caiga sin sentido.
Se basa en la teoría de los meridianos del cuerpo y los flujos de energía, explica. Se trata de dominar sin lastimar; en una clase de defensa personal “humanitaria”, porque no tiene los mismos efectos secundarios que el knockout del boxeador, al no dañar al cerebro.
Larios, miembro del Salón de la Fama de las Artes Marciales, enseña la técnica a sus alumnos más avanzados, y lo hace con la certeza de que será bien utilizada, porque su uso está prohibido en competencias, y puede ser letal si se ignora cómo revitalizar oportunamente al oponente.
“Si se conoce bien la técnica, al oponente puede provocársele reacciones diversas, como la orina o hasta la diarrea; no hay quien venza a un peleador que conoce el cuerpo humano”, asegura.
Vista en combate, la técnica parece simple y requiere sólo provocar en el oponente una posición adecuada para llegar hasta el punto que se quiere golpear; en unos segundos, se le ve desplomarse como dormido, vencido sin mucho esfuerzo.
Con el rango de master, Quinto Dan, Larios, es maestro de Kempo Karate y Jiu Jitsu, y frecuentemente instruye en defensa personal a corporaciones policíacas de ambos lados de la frontera.
El conocimiento de los Puntos de Presión es una oportunidad de conocer más profundamente las capacidades y limitaciones del cuerpo humano: podemos creer o no creer, pero la acupuntura tiene milenarias aplicaciones curativas, “el dolor hace creyentes”, dicta una frase en las artes marciales, sobre la faceta destructiva de la técnica.

Contacte a Luis Larios en:

Larios’ Karate Club
2241 South, Ave. A
Suite 9. Yuma, Arizona

Teléfono: (928) 726-1258

master.larios@larioskarate.com