DOLORES DE ESPALDA

En el mundo hay millones de personas que padecen de dolor de espalda. Diversas estadísticas confirman que más del 80% de los individuos han tenido algún dolor en la columna o provocado por la misma a lo largo de su vida. A la difícil adaptación antropológica que supone caminar sobre dos piernas, se añade la vida sedentaria y la reducción del esfuerzo corporal de muchas personas. Se recomiendan multitud de exámenes para valorar la causa de un tipo de dolor de espalda en particular y hay diferentes tratamientos eficaces. Lo que si está claro es que lo primero que debe de saber el paciente es por qué tiene dolores, de donde proviene el dolor, qué lo causa y cual es el tratamiento. Es decir, antes de iniciar cualquier terapia hay que estudiar muy bien al enfermo. Es importante encontrar las alteraciones patológicas pero es igual de importante descartar otros procesos.

FISIOLOGÍA DE LA COLUMNA VERTEBRAL

La columna vertebral está formada por 33 vértebras y divididas en 5 regiones. De arriba abajo, las primeras 7 vértebras constituyen la región cervical y soportan el peso de la cabeza. A continuación tenemos la región dorsal, con las siguientes 12 vértebras, de menos movilidad. La región lumbar constituye las siguientes 5 vértebras, es la que se lesiona con más facilidad. Por último, la región sacra y la región coxígea son las zonas mas inferiores de la columna.

PRINCIPALES CAUSAS DE UN DOLOR DE ESPALDA

El dolor de espalda puede tener varias causas o etiologías. Muchos de estos trantornos no tienen porqué llevar obligatoriamente a la intervención quirúrgica y pueden ser aliviados por otro tipo de tratamientos. Los adelantos científicos han permitido aclarar muchos de los mecanismos de producción del dolor de espalda. Son esos nuevos conocimientos los que han permitido encontrar nuevas pautas de tratamiento.

La causa más común de dolor de espalda es una alteración muscular, ya sea distensión muscular (producido por un sobre esfuerzo) o desgarro muscular (daño a nivel de los ligamenteos, Las fibras que conectan el músculo con el hueso) o lo que comúnmente llamamos una contractura (producida por exceso de tensión nerviosa). La columna vertebral posee un gran número de paquetes musculares que le ayudan a posicionarse y a moverse. Cuando durante un descuido, estos músculos son desgarrados, causan espasmos muy dolorosos, una causa muy frecuente de incapacidad laboral en adultos. De hecho, los problemas de espalda son en estos momentos la segunda causa de absentismo laboral.

Los problemas musculares generalmente tienen una duración de 2 a 4 semanas. Si este es el tipo de dolor que sufres, la primera recomendación es RELAJACIÓN, aunque puedes hacer bastante más.

Otras causas de los dolores de espalda pueden ser producidas por un daño en un disco intervertebral y presentarse una hernia o el pinzamiento de un nervio. Los cambios óseos en las vertebras suelen ser irreversibles y muy dolorosas. Otro desgaste de la columna es la artrosis. Si los síntomas de dolor van acompañados de una pérdida de control de la vejiga o el intestino, si de repente aparece debilidad en alguna de las extremidades, si el dolor es excesivamente fuerte o si no desaparece en una semana, es necesario acudir a un especialista.

No permitas que un dolor de espalda te debilite o impida que hagas tu vida normal. A continuación te recomendamos 9 maneras de ayudarte.

9 CONSEJOS QUE PUEDEN AYUDARTE A EVITAR Y/O MEJORAR LOS DOLORES DE ESPALDA

1. HACER EJERCICIO REGULARMENTE. El ejercicio es la base para prevenir o solucionar un problema de espalda y se ha mostrado muy efectivo, tanto en la prevención como en el tratamiento del dolor ya establecido. Hoy se sabe que las personas involucradas en actividades físico-deportivas poseen mayor densidad ósea que las sedentarias, a la vez que en las primeras la desmineralización del hueso se produce más lentamente. Además, tienen mayor musculatura, lo cual protege a la columna en gran medida. Todo esto ayuda mucho a evitar la aparición de un dolor de espalda a corto y sobretodo a largo plazo. Los ejercicios más importantes son los abdominales, teniendo en cuenta que la espalda debe permanecer siempre totalmente apoyada en el suelo y no arquear la espalda, lo cual sería más perjudicial que beneficioso. La grasa del vientre constituye un problema para la columna vertebral. También son importantes los ejercicios dorsales. Unos buenos músculos dorsales y espinales se logran con un mínimo de 200 abdominales diarios y además se evitan alteraciones en la columna ya sea por alteraciones congénitas o por alteraciones de posición. El ejercicio aeróbico también es muy recomendable. De cualquier forma, la práctica del ejercicio de cualquier modalidad es necesario y beneficioso en todo momento de nuestra vida. es importante realizar calentamientos antes del ejercicio para adquirir flexibilidad, y estiramientos después del mismo para evitar la sobrecarga en la espalda. La natación es un deporte excelente para todas aquellas personas que tengan problema de columna, en especial la modalidad de espalda. Es desaconsejable para las alteraciones en la zona lumbar la equitación, el tenis, el esquí y el ciclismo de montaña.

2. CUIDAR LA POSTURA ES FUNDAMENTAL. Los problemas posturales pueden deberse a alteraciones congénitas (pie plano, malformación de la columna, alteración en la cadera) o a malos hábitos erróneos de postura como es el pasar tantas horas sentados delante del ordenador, o incluso muchas horas seguidas de pie. Intenta sentarte siempre apoyando la espalda totalmente en el respaldo de la silla y tener la mesa de trabajo a una altura adecuada. Intenta levantarte de vez en cuando para estirar las piernas y la columna. En el coche es importante el apoya cabezas en el asiento.

3. DORMIR SOBRE UNA BASE PLANA Y COLCHÓN FIRME ( elegir una almohada también plana para que la cabeza no se incline en exceso). No escatiméis a la hora de comprar un colchón o una cama, pensar la cantidad de horas de nuestra vida que pasamos durmiendo.

4. RESPIRAR BIEN: Cuando tenemos dolor, la ansiedad acorta nuestra respiración, lo cual tensa aún más nuestros músculos. La respiración profunda nos ayuda a relajarnos a la vez que incrementamos la oxigenación de la zona dañada, mejorando la situación dolorosa.

5. UTILIZAR TÉCNICAS DE RELAJACIÓN; fundamental para liberar tensiones y contracturas musculares. Debemos tener en cuenta que los músculos de la espalda son 10 a 20 veces más sensibles que los músculos del resto del cuerpo e hiper reaccionan frente al estrés y las situaciones traumáticas.

6. VIGILAR EL SOBREPESO. El sobrepeso añade kilogramos a nuestra columna y dificulta el movimiento muscular y el equilibrio. Cualquier kilogramo en exceso que se acumule, perturba el equilibrio natural de esfuerzo y obliga a la columna vertebral y a los músculos circundantes que, a la larga, pueden originar dolores y lesiones por sobreesfuerzo. Una dieta sana y equilibrada con un aporte de calorías adecuadas y una correcta elección de los nutrientes evitará el exceso de peso y nos mantendrà más ágiles y dinámicos.

7. UTILIZAR SUPLEMENTOS ADECUADOS para los problemas óseos y musculares.

- Cartílago de tiburón: el cartílago de tivurón favorece la inhibición sobre los mediadores del proceso inflamatorio y por tanto, reducen la inflamación además de activar el sistema inmunológico. Esto es fundamental a nivel de lesiones o alteraciones musculares y articulares. La dosis recomendada es de 500 mg. 3 veces al día con las comidas.

- Glucosamina: La glucosamina, (que es un amino-sacárido, es decir unión de un grupo amino y una molécula de glucosa), es una de las mejores "materias primas" para la fabricación de lubricantes necesarios para cartílagos y articulaciones. Está demostrado que el sulfato de glucosamina puede detener e incluso revertir la progresión de las alteraciones de la columna vertebral. Tomar 500 mg. 3 veces al día con las comidas.

- OKG (ornitina-alfa-ceto-glutarato): el aminoácido OKG disminuye la pérdida de proteína muscular y favorece la recuperación tisular. Es muy útil en lesiones musculares articulares y óseas. La recuperación y cicatrización de la lesión se ve acelerada. Debe utilizarse en dosis de unos 40 ó 50 mg por kg de peso y día.

-Magnesio: Mineral muy importante en numerosos procesos metabólicos y en la construcción de nuevos tejidos musculares así como para la transmisión del impulso nervioso y la producción de energía. Favorece la absorción del calcio, es esencial para el funcionamiento normal del corazón y los músculos ya que es necesario para la contracción muscular. Actúa relajando los músculos después de que el calcio estimule su contracción y mantiene la estructura ósea. Los requerimientos diarios para deportistas están situados entre los 600 a 700 mg/día (divididos en dos tomas).

- MSM (metilsulfonilmetano): Se utiliza fundamentalmente para revertir el dolor muscular y articular. Actúa deteniendo los impulsos dolorosos antes de que lleguen al cerebro, es decir, actuando como analgésico/antiinflamatorio. Se recomienda una dosis de 2,250 mg al día. Los resultados se ven al mes de comenzar la utilización del suplemento.

- Hierbas como el Arnica montana, la enzima Bromelaína son antiinflamatorios naturales muy efectivos.

8. RECOMENDACIONES DEL DÍA A DÍA: Ponerse en cuclillas si tienes que agarrar algo en el suelo o debes levantar un objeto, en lugar de agachar la parte superior del cuerpo. Sentarse siempre con la espalda completamente apoyada en el respaldo de la silla. Mantener una inclinación adecuada en la mesa de trabajo.

9. EVITAR LLEVAR CARGAS PESADAS: Si tienes problemas de espalda, intenta evitar las cargas pesadas. Si no tienes más remedio, intenta equilibrar el peso entre ambos brazos e incluso utilizar fajas o cinturones especiales para dolores de espalda.

 

Autor: NIEVES LÓPEZ CILLANUEVA (LICENCIADA EN FARMACIA)

Publicado: SPORT NUTRITION

Medicina

Busca en éste Portal

   powered byFreefind